Conceptos económicos

Economía. Contabilidad. Contaduría. Administración por objetivos. Gestión de control. Proceso directivo. Dirección por sistemas. Calidad de procesos

  • Enviado por: Violet
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 4 páginas
publicidad

COMPARACIÓN DE LA ADMINISTRACION POR OBJETIVOS

Y EL CONTROL DE GESTIÓN

La Administración por Objetivos “APO”, es un enfoque administrativo que toma como base el modelo de sistemas, ya que esta orientado al logro de los resultados; Y el Control de Gestión es aquella parte del proceso empresarial que contribuye al cumplimiento de los objetivos y realización de la estrategia.

Los objetivos son la categoría rectora, porque el proceso de toma de decisiones está orientado a alcanzar los objetivos marcados y luego estos son el patrón para evaluar a la gestión, o sea el grado en que los resultados de la gestión se acercan a los objetivos previamente establecidos.

Blanco (1984) plantea que la moderna filosofía del Control de Gestión, presenta la función de Control como el proceso mediante el cual los directivos se aseguran de la obtención de recursos y del empleo eficaz y eficiente de los mismos, en el cumplimiento de los objetivos de la empresa.

El Control de Gestión se relaciona con las actividades siguientes: formulación de objetivos, fijación de estándares, programas de acción (presupuestos), utilización de recursos, medición de resultados (verificación), análisis de desviaciones, corrección del desempeño o mejora.

En una empresa, lo más importante es que cada puesto, primero fije sus objetivos y desarrolle sus planes de acción, aplicando la Administración por Objetivos, para que esta actúe como “input” en la elaboración del presupuesto. Este presupuesto puede indicar condicionamientos que justifiquen una revisión de los objetivos y planes de acción definidos originalmente. La comparación de los resultados con los objetivos fijados, es la base del Control de Gestión. Esto que se acaba de mencionar se logra a través del control Presupuestario, suponiendo que el presupuesto a incorporado los objetivos pertinentes y también por medio de otros controles sobre el cumplimiento de ciertos objetivos que no surgen del Control Presupuestario, que es el caso de los objetivos no expresados en términos financieros.

En este marco se considera que la gestión comprende todos los procesos descritos anteriormente puesto que constituyen la vía para concretar y alcanzar la política general de la empresa, y por ende incluye al Control de Gestión como su herramienta para evaluar si las decisiones que se toman al asignar y utilizar los recursos, se alejan o se acercan a los objetivos. También se considera que el control de gestión no debe ser reducido a la función de Control (entendido como evaluación y corrección del desempeño solamente) sino que comprende también la fase de planificación (porque durante el proceso de definir objetivos se determinan las formas de medirlos, y su cuantificación en el estándar), que a su vez está determinada por los procesos de mejoramiento que son los que le otorgan la capacidad de diagnóstico al Control de Gestión.

La Administración por Objetivos, surgió como Método de Evaluación y Control sobre el desempeño de áreas y organizaciones en crecimiento rápido. Primeramente constituyo un criterio financiero de Evaluación y de Control. Como Criterio Financiero fue válido, pero el enfoque global de la empresa, trajo como consecuencia una distorsión profesional, pues los criterios de ganancia y de costo, no son suficientes para explicar la organización social y humana.

Como ya se menciono anteriormente, cada puesto o departamento debe definir sus objetivos en términos de resultados a lograr, estos deben ser coherentes, específicos, prioritarios, desafiantes y tendientes al mejoramiento permanente, a través de un estilo de Liderazgo que privilegia la delegación. De manera que dichos objetivos provoquen la motivación del personal, apoyen la planificación y el Control de Gestión y sirvan como marco de referencia para la administración de recursos humanos. El Control de Gestión dispara un permanente proceso de resolución de problemas o toma de decisiones. Este proceso trata de resolver los problemas “negativos” que surgen en la medida en que se logran los objetivos fijados, así como también enfrenta el aprovechamiento de nuevas oportunidades.

La Calidad de dicho proceso constituye el empleo de cierta metodología. Esta metodología requiere entre otras cosas identificar claramente los objetivos que persiguen. Aquí nuevamente la Administración por Objetivos constituye una contribución importante, suministrando al proceso el “input” correspondiente. El permanente proceso de Resolución de Problemas o Toma de Decisiones a su vez realimenta la Administración por Objetivos ya que en muchos casos la solución del problema implica un cambio en los objetivos y planes de acción.

La APO, presenta características especiales como: Establecimiento o conjunto de objetivos entre el ejecutivo y su superior; establecimiento de objetivos para cada departamento o posición; interrelación de los objetivos departamentales; elaboración de planes tácticos y de planes operacionales con énfasis en la medición y el control; continua evaluación, revisión y reciclaje de los planes; existe la participación activa de la dirección y hay apoyo intensivo del staff durante las primeras etapas.

En cambio la comparación que se pudo encontrar con el Control de Gestión, es que este tiene la Capacidad de diagnóstico para administrar el cambio y no la estabilidad, tendencia a la integración de las funciones de planificación y control más orientado al futuro, vincula el presente con el futuro como control de gestión prospectivo, utiliza indicadores financieros y no financieros, expresando objetivos y resultados de forma diversificada, se administra no sólo el costo sino el valor, el costo es generado por una combinación de factores que concurren en las actividades y procesos de la empresa, el criterio de mejora del desempeño es con respecto al cliente y a la competencia (visión desde afuera), información operativa que articula los efectos de las decisiones locales con los logros o resultados globales de la empresa, planteamiento de alternativas y cursos de acción y sistemas de gestión con apoyo de ordenadores. Integración de datos o integración global de la empresa Orientado a cambios de comportamiento de las personas, al aprendizaje además de verificar, el Control de Gestión, marca los puntos críticos e impulsa a la acción correspondiendo con la estrategia trazada, sistema de información orientado a las necesidades de dirección interna de la empresa Orientado a los procesos. Procesos de decisión sobre criterios globales de la compañía y singulares de cada proceso y función, saber distribuido, apropiado y utilizado por todos. El Control de Gestión se orienta a una organización estratégica, descentralizada y hacia el proceso de dirección.

El Control de Gestión no es único ya que es flexible, es decir, varía con el transcurso del tiempo, ya que el constante cambio del entorno empresarial conduce a una evolución en la forma de pensar y actuar, así como en los métodos y herramientas empleadas para dirigir una organización, ya que se ajusta a las necesidades. En cambio la “APO” es la estrategia empresarial, que sirve como orientadora para la acción individual de los departamentos y personas de la organización. Las necesidades de los individuos, sus objetivos vitales y de trabajo, los cuales pueden encajarse con la estrategia de la empresa como un todo.

BIBLIOGRAFÍA REFERENCIADA

Amat J.,

La importancia del control de gestión en el proceso directivo.

No 149,Mar.1989,p.135.

Control Integrado de Gestión

Iniciación a la Dirección por Sistemas

Blanco Illescas

Editorial Limusa

Año 2001.

México D.F.

Lourdes Munch Galindo

"Fundamentos de Administración"

Editorial Trillas

Idalberto Chiavenato,

"Introducción a la teoría general de la administración"

Editorial Mc Graw Hill