Comte

Filosofía y matemática. Positivismo. Sistema de política positiva. Ley de los tres Estados. Teoría sociológica

  • Enviado por: Eduardo Lopes
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 9 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información


Augusto Comte

Biog. Filósofo y matemático francés. N. en Montpellier el 19 de enero de 1798. M. en París en septiembre de 1857. Pertenecía a una familia muy católica y realista. Entró en 1814 en la Escuela Politécnica y dio grandes pruebas, no sólo de facultades especulativas, sino también de no hallarse conforme con los medios existentes de enseñanza y las formas de la sociedad, llegando a creer que estaba destinado a desempeñar en el siglo XIX la misión de Bacon, e iniciar una nueva revolución filosófica. Las Ciencias matemáticas y las Ciencias físicas ocupaban su atención, al mismo tiempo que las cuestiones sociales, y llegó a convencerse y a estar persuadido de la idea de que había llegado el tiempo en que toda ciencia y toda filosofía debía ser estudiada desde el punto de vista social, como el más importante. Con estas ideas que fermentaban en su cerebro, y siendo aún muy joven, sufrió la influencia, poderosa entonces, de la escuela San Simoniana, que comenzó a figurar en París, inmediatamente después de la restauración de 1815. El genio de Saint Simón, quien contaba entonces cincuenta y cinco o sesenta años, produjo una especie de fascinación magnética sobre un gran número de jóvenes ardientes, a quienes inició en sus doctrinas, y los cuales, aun cuando pocos de ellos al llegar a la edad madura siguieron la filosofía de su maestro, se distinguieron después por distintos conceptos. Uno de éstos, y el más joven, fue Comte, a quien se llamó el Benjamín de la escuela San Simoniana. Saint Simón cifraba en él grandes esperanzas, y cuando en 1820 la escuela dio a la publicidad, como una de sus obras de propaganda, una exposición de las bases científicas de su sistema, se encargo a Comte la preparación de la obra, que se tituló Sistema de política positiva, obra que sólo en parte satisfizo a Saint Simón, quien dijo de ella que mientras exponía las generalidades de su sistema desde el punto de vista aristotélico, examinaba sus aspectos religioso y sentimental. Lo cierto es que Saint Simón y Comte comenzaban a estar en desacuerdo. La discrepancia no se manifestó franca y decidida hasta después de la muerte de Saint Simón, ocurrida en 1825. Entonces Comte se separó en absoluto del bando San Simoniano, en el cual figuraban Enfantin, Bazard, Rodríguez y Agustín Thierry, quienes permanecieron fieles a las doctrinas de su maestro. Comte se manifestó después en completo desacuerdo con su antiguo maestro, y dijo que su temporal conexión con aquel filósofo entusiasta había sido, más que una ayuda o apoyo para el desarrollo de su inteligencia, una interrupción. Mas lo cierto es que hay tales coincidencias entre las subsiguientes obras de Comte y las especulaciones cardinales promulgadas por Saint Simón, que a no suponer que el discípulo influía sobre el maestro hasta un punto y en una extensión que no es lo probable ni lo habitual en tales casos, es imposible no acusar a Comte de cierta apariencia de ingratitud por sus alusiones a aquella parte de su educación. En 1826 sufrió una enfermedad a la que él llamó «una crisis cerebral», enfermedad que durante algún tiempo se creyó incurable, pero de la cual sanó al fin y vivió para propagar la filosofía a la cual va unido su nombre. Vivía entonces de lo que le producía una cátedra de Matemáticas que desempeñaba en la Escuela Politécnica; pero algunas diferencias que tuvo con sus colegas y el advenimiento de Luis Napoleón al Imperio, lo hicieron perder su cátedra, reduciéndole a la mayor indigencia, viviendo entonces de los donativos voluntarios de sus admiradores en Francia e Inglaterra. Publicó durante un período de veintiséis años una serie de obras dedicadas todas a dilucidar su Filosofía positiva, y en las que, aun aquellos que no simpatizan con el sistema ni en sus doctrinas fundamentales ni en su espíritu, y aun los que lo abominan, reconocen gran poder intelectual, y una extraordinaria fecundidad y facultades asombrosas de generalización. Las obras de Comte son: Sistema de política positiva; Consideraciones sobre las ciencias, los sabios y el poder espiritual, publicada en El Productor, periódico San Simoniano; Tratado elemental de Geometría analítica; Discurso sobre el espíritu positivo; Tratado filosófico de Astronomía popular; Discurso sobre la totalidad del positivismo; Sistema de política positiva, o tratado de sociología, instituyendo la religión de la humanidad; Calendario positivista; Catecismo positivista. De sus obras la más importante es la titulada Curso de filosofía positiva, cuyo primer volumen se publicó en 1839.

En esta obra expone y desarrolla el autor su sistema filosófico, pero de una manera oscura. Ha sido precisa la pluma rápida y elegante de Littré para que los profanos pudiesen formarse de esta filosofía una idea acabada y clara. He aquí los fundamentos de la filosofía positiva: «Una hipótesis teológica y después metafísica ha presidido, dice Comte, los comienzos de la humanidad; ha sostenido sus pasos y favorecido su primer desarrollo. Después ha comenzado el estudio de las leyes reales, estudio débil en un principio, lento y mal seguro en su marcha; pero vencidas las primeras dificultades fue creciendo y engrandeciendo con gran rapidez. La confrontación fue inevitable, y, operándose por sí misma sucesivamente, hizo retroceder a la hipótesis primordial. Pero en los pasados tiempos la confrontación fue parcial solamente, y en el día es general y se verifica en todo el saber humano. Una vez en posesión de este conjunto o totalidad, las ciencias, para transformarse en filosofía, no tienen más que una cosa que hacer, y es ordenarse según un sistema determinado. Cumplida esta elaboración satisfarán todas las condiciones de una filosofía, es decir, que proporcionarán los primeros principios de todas nuestras nociones, colocadas en el orden verdaderamente natural.» Este último trabajo es el que Comte ejecutó en su obra. En primer lugar es preciso reconocer con precisión la verdadera extensión del dominio especulativo, es decir, determinar cuál es el número de las ciencias puras, de aquellas que corresponden a leyes distintas y que no se aplican a un objeto natural particular. Así, la Astronomía es una ciencia pura o especulativa, porque estudia las leyes que rigen las composiciones y descomposiciones de los cuerpos. Pero la Geología no es una ciencia pura, porque se ocupa de un objeto natural particular del globo terráqueo y acude para la resolución de todos los probleimas que le están sometidos a los medios que le proporcionan o le ofrecen las ciencias puras, por ejemplo: la Astronomía, la Física, la Química, &c. Tal es la distinción importante que debe hacerse entre las ciencias especulativas y las ciencias concretas. La Filosofía, como eminentemente especulativa, no puede incorporarse sino a ciencias especulativas. Es necesario, pues, enumerarlas para establecer desde un principio el verdadero dominio de la filosofía positiva. Comte distingue seis ciencias puras: las Matemáticas, la Astronomía, la Física, la Química, la Biología, y la ciencia social. Las Matemáticas descubren las leyes de la extensión y del movimiento. A la Astronomía corresponde el estudio de la distancia, el volumen, la forma del Sol y de los cuerpos planetarios, las órbitas que recorren y las fuerzas que los mueven. La Física estudia todos los fenómenos de la gravedad, de la electricidad, magnetismo, calórico, luz y acústica. La Química penetra en la constitución molecular de las sustancias, reconoce los elementos indescomponibles, o no descompuestos al menos, y determina las composiciones que presiden a las combinaciones definidas. La Biología investiga todas las formas que reviste la vida, desde el último vegetal hasta el hombre, abarca la jerarquía de estos seres, cada vez más complicada y elevada, se familiariza con los modos que regulan la manifestación de los fenómenos vitales, se ocupa en precisar la relación constante que existe entre la estructura anatómica y la función, presenta las facultades cada vez más superiores, según la escala zoológica, y, combinando la consideración del órgano y de las facultades, disputa el estudio del hombre intelectual y moral a la Metafísica. En fin, la ciencia social sigue la evolución de las sociedades, distingue las fases necesarias y determina y establece la ley de estos cambios. Este sucinto resumen comprende la totalidad del saber humano. Nada se omite, nada, sino lo que es inaccesible a la inteligencia del hombre: la investigación de las causas finales. Junto a esta doctrina coloca Comte a la actividad humana, pasando por tres estados correspondientes a los tres estados por que ha pasado la humanidad, y estos tres estados de la actividad los llama: actividad militar conquistadora, actividad militar defensiva y actividad pacífica.

Sin entrar en controversia alguna impropia de este lugar, se hará notar aquí que el sistema de Augusto Comte tiene analogías con la filosofía de Hegel, que consiste en la identificación de lo subjetivo (hombre) con lo objetivo (Dios y el mundo). A lo subjetivo de la filosofía alemana sustituyó Comte la humanidad. Sus discípulos, cuyo núcleo estaba en París, se impusieron la misión de propagar las ideas del maestro, ya por medio de publicaciones especiales, ya por la propaganda oral.

Su obra titulada Tratado elemental de Geometría analítica, de dos y de tres dimensiones, la publicó en el año 1843, a la cual siguió poco después un tratado popular de Astronomía, que fue muy bien recibido y mereció grandes elogios. En 1844 publicó su Discurso sobre el espíritu positivo, dando una forma popular a las doctrinas que expuso en su obra más importante. Poco después sufrió una segunda crisis, no cerebral, sino sentimental, que operó ciertas modificaciones y cambios en sus ideas. Una afección, a la que alude varias veces en pasajes autobiográficos, por cierta señorita llamada Clotilde, cuya muerte le causó gran dolor, descubrió en él lo que Saint Simón había ya previsto: la deficiencia de su filosofía bajo el aspecto sentimental y religioso. Remediar esta deficiencia fue el objeto de los últimos años de su vida, no modificando sus ideas positivistas, pero supliendo el positivo con cierta efusión del corazón. Para ello trató Comte de encontrar o fundar una nueva religión que pudiera estar de acuerdo con los principios fundamentales del positivismo; mas como su filosofía niega toda deidad o espíritu invisible, y no admite más que la humanidad, hizo a la humanidad objeto de un nuevo culto. En 1848 publicó su Discurso sobre la totalidad del positivismo, en el cual la noción de la nueva religión fue promulgada como un apéndice necesario a su filosofía. En el año siguiente, una obra muy original, cuyo título ya se ha citado, Calendario positivista, culto sistemático de la humanidad o sistema general de conmemoración pública. En esta obra proponía un sistema de culto o adoración de la humanidad por la humanidad misma, representada en sus grandes hombres de todas las edades, a doce de los cuales especificaba como dignos de presidir los doce meses del año; a otros hombres, pero de menor importancia, los designaba para presidir las semanas, y, por fin, a otros a quienes pudiera llamarse dioses menores, les hacía presidir los días de la semana. Es de notar que entre estos hombres la mayoría de ellos eran franceses. A más de esto estableció también algunas de las formalidades del nuevo culto. En 1852 apareció su Catecismo positivista, o sumaria exposición de la religión universal. Comte llegó a practicar la religión que había ideado, adjudicándose el título de pontífice de su propia religión. Sus discípulos en este punto fueron muy escasos en número. En su obra Sistema de política positiva o Tratado de Sociología instituyendo la religión de la Humanidad, cuyo primer tomo se publicó en 1851, se quejaba de la deserción de sus discípulos que le abandonaron uno tras otro, y se dolía de que no veía ni adivinaba un hombre a quien poder nombrar su sucesor en la cátedra de la nueva filosofía y el pontificado de la nueva religión.

EL POSITIVISMO

Consiste en no admitir como validos científicamente otros conocimientos, sino los que proceden de la experiencia, rechazando, por tanto, toda noción a priori y todo concepto universal y absoluto. El hecho es la única realidad científica, y la experiencia y la inducción, los métodos exclusivos de la ciencia. Por su lado negativo, el positivismo es negación de todo ideal, de los principios absolutos y necesarios de la razón, es decir, de la metafísica. El positivismo es una mutilación de la inteligencia humana, que hace posible, no sólo, la metafísica, sino la ciencia misma. Esta, sin los principios ideales, queda reducida a una nomenclatura de hechos, y la ciencia es una colección de experiencias, sino la idea general, la ley que interpreta la experiencia y la traspasa. Considerado como sistema religioso, el positivismo es el culto de la humanidad como ser total y simple o singular.

  • Evolución.

El término positivismo fue utilizado por primera vez por el filósofo y matemático francés del siglo XIX Auguste Comte, pero algunos de los conceptos positivistas se remontan al filósofo británico David Hume, al filósofo francés Saint-Simon, y al filósofo alemán Immanuel Kant.

Comte eligió la palabra positivismo sobre la base de que señalaba la realidad y tendencia constructiva que él reclamó para el aspecto teórico de la doctrina. En general, se interesó por la reorganización de la vida social para el bien de la humanidad a través del conocimiento científico, y por esta vía, del control de las fuerzas naturales. Los dos componentes principales del positivismo, la filosofía y el Gobierno (o programa de conducta individual y social), fueron más tarde unificados por Comte en un todo bajo la concepción de una religión, en la cual la humanidad era el objeto de culto. Numerosos discípulos de Comte rechazaron, no obstante, aceptar este desarrollo religioso de su pensamiento, porque parecía contradecir la filosofía positivista original. Muchas de las doctrinas de Comte fueron más tarde adaptadas y desarrolladas por los filósofos sociales británicos John Stuart Mill y Herbert Spencer así como por el filósofo y físico austriaco Ernst Mach.

  • Comte, Augusto (1798-1857).

Filósofo positivista francés, y uno de los pioneros de la sociología. Nació en Montpellier el 19 de enero de 1798. Desde muy temprana edad rechazó el catolicismo tradicional y también las doctrinas monárquicas. Logró ingresar en la Escuela Politécnica de París desde 1814 hasta 1816, pero fue expulsado por haber participado en una revuelta estudiantil. Durante algunos años fue secretario particular del teórico socialista Claude Henri de Rouvroy, conde de Saint-Simon, cuya influencia quedaría reflejada en algunas de sus obras. Los últimos años del pensador francés quedaron marcados por la alienación mental, las crisis de locura en las que se sumía durante prolongados intervalos de tiempo. Murió en París el 5 de septiembre de 1857.

Para dar una respuesta a la revolución científica, política e industrial de su tiempo, Comte ofrecía una reorganización intelectual, moral y política del orden social. Adoptar una actitud científica era la clave, así lo pensaba, de cualquier reconstrucción.

Afirmaba que del estudio empírico del proceso histórico, en especial de la progresión de diversas ciencias interrelacionadas, se desprendía una ley que denominó de los tres estadios y que rige el desarrollo de la humanidad. Analizó estos estadios en su voluminosa obra Curso de filosofía positiva (6 vols., 1830-1842). Dada la naturaleza de la mente humana, decía, cada una de las ciencias o ramas del saber debe pasar por "tres estadios teoréticos diferentes: el teológico o estadio ficticio; el metafísico o estadio abstracto; y por último, el científico o positivo". En el estadio teológico los acontecimientos se explican de un modo muy elemental apelando a la voluntad de los dioses o de un dios. En el estadio metafísico los fenómenos se explican invocando categorías filosóficas abstractas. El último estadio de esta evolución, el científico o positivo, se empeña en explicar todos los hechos mediante la aclaración material de las causas. Toda la atención debe centrarse en averiguar cómo se producen los fenómenos con la intención de llegar a generalizaciones sujetas a su vez a verificaciones observacionales y comprobables. La obra de Comte es considerada como la expresión clásica de la actitud positivista, es decir, la actitud de quien afirma que tan sólo las ciencias empíricas son la adecuada fuente de conocimiento.

Cada uno de estos estadios, afirmaba Comte, tiene su correlato en determinadas actitudes políticas. El estadio teológico tiene su reflejo en esas nociones que hablan del Derecho divino de los reyes. El estadio metafísico incluye algunos conceptos tales como el contrato social, la igualdad de las personas o la soberanía popular. El estadio positivo se caracteriza por el análisis científico o "sociológico" (término acuñado por Comte) de la organización política. Bastante crítico con los procedimientos democráticos, Comte anhelaba una sociedad estable gobernada por una minoría de doctos que empleara métodos de la ciencia para resolver los problemas humanos y para imponer las nuevas condiciones sociales.

Aunque rechazaba la creencia en un ser transcendente, reconocía Comte el valor de la religión, pues contribuía a la estabilidad social. En su obra Sistema de Política Positiva (1851-1854; 1875-1877), propone una religión de la humanidad que estimulara una benéfica conducta social. La mayor relevancia de Comte, sin embargo, se deriva de su influencia en el desarrollo del positivismo.

  • La Ley de los tres Estados.

Según Comte, los conocimientos pasan por tres estados teóricos distintos, tanto en el individuo como en la especie humana. La ley de los tres estados, fundamento de la filosofía positiva, es, a la vez, una teoría del conocimiento y una filosofía de la historia. Estos tres estados se llaman:

  • Teológico.

  • Metafísico.

  • Positivo.

  • Estado Teológico:

Es ficticio, provisional y preparatorio. En él, la mente busca las causas y los principios de las cosas, lo más profundo, lejano e inasequible. Hay en él tres fases distintas:

  • Fetichismo: en que se personifican las cosas y se les atribuye un poder mágico o divino.

  • Politeísmo: en que la animación es retirada de las cosas materiales para trasladarla a una serie de divinidades, cada una de las cuales presenta un grupo de poderes: las aguas, los ríos, los bosques, etc.

  • Monoteísmo: la fase superior, en que todos esos poderes divinos quedan reunidos y concentrados en uno llamado Dios.

En este estado, predomina la imaginación, y corresponde a la infancia de la humanidad. Es también, la disposición primaria de la mente, en la que se vuelve a caer en todas las épocas, y solo una lenta evolución puede hacer que el espíritu humano de aparte de esta concepción para pasar a otra. El papel histórico del estado teológico es irremplazable.

  • Estado Metafísico:

O estado abstracto, es esencialmente crítico, y de transición, Es una etapa intermedia entre el estado teológico y el positivo. En el se siguen buscando los conocimientos absolutos. La metafísica intenta explicar la naturaleza de los seres, su esencia, sus causas. Pero para ello no recurren a agentes sobrenaturales, sino a entidades abstractas que le confieren su nombre de ontología. Las ideas de principio, causa, sustancia, esencia, designan algo distinto de las cosas, si bien inherente a ellas, más próximo a ellas; la mente que se lanzaba tras lo lejano, se va acercando paso a paso a las cosas, y así como en el estado anterior que los poderes se resumían en el concepto de Dios, aquí es la naturaleza, la gran entidad general que lo sustituye; pero esta unidad es más débil, tanto mental como socialmente, y el carácter del estado metafísico, es sobre todo crítico y negativo, de preparación del paso al estado positivo; una especie de crisis de pubertad en el espíritu humano, antes de llegar a la adultes.

  • Estado Positivo:

Es real, es definitivo. En él la imaginación queda subordinada a la observación. La mente humana se atiene a las cosas. El positivismo busca sólo hechos y sus leyes. No causas ni principios de las esencias o sustancias. Todo esto es inaccesible. El positivismo se atiene a lo positivo, a lo que está puesto o dado: es la filosofía del dato. La mente, en un largo retroceso, se detiene a al fin ante las cosas. Renuncia a lo que es vano intentar conocer, y busca sólo las leyes de los fenómenos.

  • EL CARACTER SOCIAL DEL ESPIRITU POSITIVO.

El espíritu positivo tiene que fundar un orden social. La constitución de un saber positivo es la condición de que haya un autoridad social suficiente, y esto refuerza el carácter histórico del positivismo.

Comte, fundador de la Sociología, intenta llevar al estado positivo el estudio de la Humanidad colectiva, es decir, convertirlo en ciencia positiva. En la sociedad rige también, y principalmente, la ley de los tres estados, y hay otras tantas etapas, de las cuales, en una domina lo militar.

Comte valora altamente el papel de organización que corresponde a la iglesia católica; en la época metafísica, corresponde la influencia social a los legistas; es la época de la irrupción de las clases medias, el paso de la sociedad militar a la sociedad económica; es un período de transición, crítico y disolvente; el protestantismo contribuye a esta disolución. Por último, al estado positivo corresponde la época industrial, regida por los intereses económicos, y en ella se ha de restablecer el orden social, y este ha de fundarse en un poder mental y social.

  • EL POSITIVISMO Y LA FILOSOFIA.

Es aparentemente, una reflexión sobre la ciencia. Después de agotadas éstas, no queda un objeto independiente para la filosofía, sino ellas mismas; la filosofía se convierte en teoría de la ciencia. Así, la ciencia positiva adquiere unidad y conciencia de sí propia. Pero la filosofía, claro es, desaparece; y esto es lo que ocurre con el movimiento positivo del siglo XIX, que tiene muy poco que ver con la filosofía.

Pero en Comte mismo no es así. Aparte de lo que cree hacer hay lo que efectivamente hace. Y hemos visto que:

Es una filosofía de la historia (la ley de los tres estados).

Una teoría metafísica de la realidad, entendida con caracteres tan originales y tan nuevos como el ser social, histórica y relativa.

Una disciplina filosófica entera, la ciencia de la sociedad; hasta el punto de que la sociología, en manos de los sociólogos posteriores, no ha llegado nunca a la profundidad de visión que alcanzó en su fundador.

Este es, en definitiva, el aspecto más verdadero e interesante del positivismo, el que hace que sea realmente, a despecho de todas las apariencias y aun de todos los positivistas, filosofía.

  • EL SENTIDO DEL POSITIVISMO.

Esta ciencia positiva es una disciplina de modestia; y esta es su virtud. El saber positivo se atiene humildemente a las cosas; se queda ante ellas, sin intervenir, sin saltar por encima para lanzarse a falaces juegos de ideas; ya no pide causas, sino sólo leyes. Y gracias a esta austeridad logra esas leyes; y las posee con precisión y con certeza.

Una y otra vez vuelve Comte, del modo más explícito, al problema de la historia, y la reclama como dominio propio de la filosofía positiva. En esta relación se da el carácter histórico de esta filosofía, que puede explicar el pasado entero.

Teoría Sociológica

por: Alicia González Garza

AUGUSTO COMTE

La Sociología, la más compleja

de las ciencias es la cumbre del

método positivo, disfruta de todos

los recursos de las demás ciencias

- Augusto Comte -

Fundador de la sociología

Augusto Comte nació en 1798 en Montpellier, Francia. Su padre fue un ferviente católico, oficial del gobierno, metódico, honrado y devoto de su religión, trabajo y familia. Su padre fue un hombre que despreció la revolución, por los cambios que suscitó, fue un hombre sujeto al orden. En su madurez Augusto se vería fuertemente influido por la manera de ser de él.

Augusto, un joven enfermizo, pequeño y delicado fue inscrito en el Liceo, aunque fue un alumno dedicado, también fue el más rebelde de los estudiantes. Pronto simpatizó con las ideas republicanas.

A los 16 años compitió para ingresar a la "École Polytechnique en París"; escuela liberal que estaba en contra de la tiranía napoleónica. Comte participó en los movimientos estudiantiles como líder.

A los 18 años fue expulsado por oponerse a la forma de evaluar los exámenes del Liceo, por lo que él tuvo que abandonar la escuela.

Comte avizoró la posibilidad que en América se instalaría una Escuela Politécnica, a la cual podría acudir, pero el Congreso resolvió aplazar la idea, lo cual, frente a esta negativa se frustró. Se hizo vivir dando clases privadas de matemáticas y traduciendo libros de geometría al inglés.

En el verano de 1817, Comte conoce a Henri Saint - Simon y se convierte en el más cercano colaborador. Este de naturaleza creativa, innovadora, pero desordenado quedó deslumbrado por la metódica capacidad de trabajo del joven Comte.

Ante las dificultades económicas Saint - Simon dejó de pagarle el salario, y Comte aceptó seguir trabajando con él por razones intelectuales y con la esperanza de ser recompensado posteriormente.

Comte, un abogado republicano, con ideas de igualdad y fraternidad al contacto con Saint -Simon adquiere una concepción elitista, ésta concepción lo acompañaría toda la vida.

En 1824 rompe con Saint - Simon por una publicación en la que ambos se disputaban la autoría, cada uno la publicó con diferente título y la firmó como único autor.

Las dificultades arreciaron entre ambos por el énfasis pragmático de Saint Simon contrario al énfasis teórico de Comte.

A los veintisiete años decide casarse con Caroline Massin, pero por las constantes discusiones y separaciones temporales de la pareja deciden separarse definitivamente.

Comte buscó refugio nuevamente en las clases privadas de ingeniería química y siguió trabajando sobre su Filosofía Positiva.

Su salud mental decayó y fue internado en un hospital siquiátrico, cuando sale de este centro la depresión continuó al punto de intentar suicidarse arrojándose al Río Sena.

Entre 1830 y 1842 vivió una existencia miserable, al margen de la Academia de Científicos, dando clases particulares, al mismo tiempo escribía el curso de Filosofía Positiva, su máxima obra.

Por "higiene cerebral" decidió no leer ninguna obra científica que pudiera contaminar sus escritos, limitándose a leer ficción y poesía y a partir de 1838 leyó y releyó solamente el libro "La Imitación de Cristo".

A pesar de las dificultades Comte se hizo de discípulos extranjeros, entre ellos John Stuart Mills que en su libro Sistema de Lógica lo cita como "entre los primeros pensadores de Europa". Stuart Mills y un grupo de seguidores reúnen periódicamente sumas de dinero para sacarlo de sus problemas financieros.

Por esos años se enamora de una mujer de clase alta, que había sido abandonada por su esposo, pero ella muere de tuberculosis sin corresponder a su amor. El promete devoción a la memoria de "su ángel" y en 1844 esboza "El Sistema de Político Positivista".

Comte da un nuevo giro a su vida a raíz de este acontecimiento, ahora impera la primacía de la emoción sobre el intelecto, el sentimiento sobre la mente.

Cuando aparece finalmente El Sistema, entre 1851 y 1854, ya había perdido muchos de sus seguidores, pero eso no lo hizo caer y decidió que ahora en adelante firmaría todas sus circulares como "El Fundador de la Religión Universal, Gran Padre de la Humanidad "

Durante las pláticas que daba a los trabajadores obreros buscaba de convencerlos al nuevo credo de la Sociedad Positivista". Las reuniones se celebraban en su casa diariamente entre siete y nueve de la noche, excepto los miércoles. Los asistentes eran: antiguos politécnicos, futuros políticos. Intelectuales, trabajadores manuales, que intercambiaban entre si admiración por el intelecto de su maestro. Semanalmente enviaba mensajes a sus nuevos discípulos extranjeros como si fueran las epístolas de San Pablo. Además funcionaban misiones en España, Inglaterra, Estados Unidos y Holanda

La rebeldía que en su juventud mostró, se diluyó predicando ahora como virtudes la sumisión y el orden, El lema de la Iglesia Positivista fue: "Orden y Progreso".

Durante la revolución de 1848 Comte repudió los hechos sangrientos, sus años de rebeldía habían quedado atrás.

A mediados de 1857 enfermó de cáncer, la enfermedad progresó rápidamente, muriendo el 5 de Septiembre de ese mismo año.

SU OBRA

El objetivo de Comte fue crear una ciencia de la sociedad en la que se pudiera predecir el curso de los acontecimietos para formular leyes. Los pilares del conocimiento fueron orden, progreso, estabilidad y cambio.

Las leyes que rigen a la sociedad debían descubrirse y ser tan exactas como las leyes naturales.

La base de la nueva ciencia es "la observación y el razonamiento debidamente combinados". Toda teoría científica se basa en la observación de hechos, pero que deben ser guiados por la teoría.

"La observación de los hechos es la única base sólida de los conocimientos humanos".

Los hechos sociales como tema de observación, la ciencia social se ocupa de establecer sus relaciones mutuas.

La observación es indispensable para conocer la realidad, Comte ataca las doctrinas empíricas y exige un cuadro teórico porque "no hay jamás acción sin una especulación preeliminar".

La ciencia se compone de leyes no de hechos, el fin de la ciencia es ampliar el dominio racional a expensas de lo experimental. El conocimiento de hace científico hasta que se organiza y generaliza. Toda observación aislada es inútil por empírica.

Ninguna observación es posible a menos que esté dirigida mediante una teoría.

A esta nueva ciencia social la llama primeramente FÍSICA SOCIAL, acuñando luego la palabra SOCIOLOGÍA

El objetivo de esta ciencia social es: mejorar la condición humana descubriendo las leyes que conseguían predecir los hechos sociales, buscando que el hombre aprenderá a utilizar estas leyes para sus propósitos colectivos.

La Sociología es la ciencia del presente.

En su libro Curso de Filosofía Positiva, escrito entre 1830 y 1842, descubre la ley de los tres estados de la humanidad o ley del progreso humano.

Las ciencias deben pasar por estos tres estados; teológico o ficticio en el se explican la naturaleza de las cosas apelando a la voluntad de los dioses o de un dios.

El estado metafísico o abstracto, los fenómenos se explican por las categorías filosóficas abstractas.

El estado científico o positivo, que explica los hechos mediante la aclaración de las causas.

La atención debe centrarse en averiguar cómo se producen los fenómenos para llegar a las generalizaciones; y que éstas puedan observarse, pero sobre todo, comprobarse. Esto último o sea la comprobación es la base de toda ciencia.

Cada uno de los estados tiene su imagen en las actitudes políticas y de comportamiento de los hombres:

El estado teológico se refleja en el derecho divino de los reyes.

El estado metafísico se refleja en los conceptos como el contrato social, la igualdad de las personas o la soberanía popular.

El estado positivo por el análisis científico o sociológico de la organización política.

Comte pugnaba para la edificación de una sociedad estable gobernada por una minoría de científicos doctos que resolvieran los problemas humanos por métodos científicos acorde a las nuevas condiciones sociales.

Aunque rechazaba la idea de un dios, Comte reconocía el valor de la religión por contribuir a la estabilidad social. En su obra Sistema de Política Positiva (1851 - 1854) propone una religión de la humanidad que lograra mejorar la conducta social y humana.

La ley de los tres estados -fundamento de la filosofía positiva- que se hace patente en el proceso histórico, también se hace extensiva a los conocimientos.

En el estado teológico todo es ficticio y preparatorio. La mente busca las causas y los principios de las cosas, lo más profundo y lejano, predomina la imaginación.

En él se dan tres fases:

Fetichismo en el que a las cosas se les atribuye un poder mágico.

Politeísmo una serie de divinidades cada una de los cuales presenta un poder: el agua, la madre tierra, el bosque, el trueno, etc.

Monoteísmo es la fase superior, en la que todos los poderes divinos se concentran en uno solo llamado Dios.

El estado Metafísico es crítico y de transición.

Explica la naturaleza de los seres, su esencia, sus causas, sin recurrir a las figuras sobrenaturales del estado anterior.

Es la búsqueda de los conocimientos absolutos.

En este estado el concepto es la naturaleza, a diferencia del concepto de Dios del primer estado.

El estado metafísico es crítico y negativo, un ensayo o preparación para llegar al estado positivo.

El estado positivo es real y definitivo la imaginación es dominada por la observación.

El positivismo busca hechos y sus leyes, no las causas y principios (1° estadio). Ni esencia o sustancia (2° estadio). Se atiene a lo positivo a lo dado, al dato, busca las leyes de los fenómenos; es decir de las relaciones invariables.

Comte buscaba llevar al estado positivo el estado de la humanidad, la ciencia de la sociedad.

Apunta que el paso de un sistema social a otro nunca es continuo y directo. La historia de la humanidad oscila entre lo "orgánico" y "lo crítico"; Lo orgánico corresponde a la estabilidad y la armonía, en el periodo crítico, se deterioran las tradiciones, se cuestionan las certezas, la sociedad se desequilibra, desquicia, perturba.

Hay un preámbulo entre un estado y otro, es una fase de transición anárquica y que puede durar un largo tiempo, varias generaciones inclusive mientras se forja la renovación y el cambio.

La ley de Comte o de las tres fases cuando se aplica a la organización social tiene características de dominación política. En la fase teológica es dominada por sacerdotes y gobernada por militares. La metafísica situada en la edad media y el renacimiento, es dominada por sacerdotes y abogados. La fase positiva es gobernada por administradores industriales y guías morales científicas y corresponde a la era industrial.

Es como contemplar la historia de nuestra vida en la que hay una infancia teológica, una juventud metafísica y una adultez positiva o científica.

Sociológicamente en la primera fase la familia es la unidad social, en la segunda fase es la prominencia social y en la tercera toda la raza humana se vuelve la unidad social operativa.

Comte agrega que en cada fase se va incrementando la población, este aumento poblacional es el determinante del progreso social. Solo puede surgir la división de trabajo en la era industrial en los grandes conglomerados, además el constante estímulo que reciben los individuos para resolver las necesidades y las nuevas dificultades de subsistencia, cada vez con métodos más refinados que llevan al progreso, siempre mediante el orden.

Para Comte la división de trabajo lleva a la evolución social.

La ley de las tres fases también está conectada a la jerarquía de la ciencia: la primera ciencia que se desarrolla es la astronomía, luego la física, química y biología durante la segunda fase y por último la sociología en la tercera fase.

El desarrollo de las ciencias no se da en forma aislada ni lineal, hay interconexiones entre ellas, además que el surgimiento de cada ciencia depende del grado de desarrollo de la predecesora.

La Sociología, la más compleja de las ciencias es la cumbre del método positivo, disfruta de todos los recursos de las ciencias anteriores.

Usa el método histórico para conocer la influencia gradual, creciente y continua de las generaciones anteriores en nosotros mismos -base de la sociología- lo cual solo es posible a la luz del análisis histórico.

La Sociología tiene sus métodos que la distinguen de las demás ciencias; a diferencia de las ciencias inorgánicas, en que los elementos se conocen mejor que el todo, en la Sociología solo es posible ver cada elemento a la luz del sistema completo.

El hombre y la sociedad se estudian en conjunto, no por las partes que lo constituyen.

Las ciencias pueden ser estáticas o dinámicas, mientras que en la Sociología se da esta dualidad, tiene los dos aspectos en sí, la armonía y el desarrollo social, la estabilidad y el cambio, el orden y el progreso.

Comte estudió las causas de la estabilidad social.

Para él la familia es la unidad social más elemental y el prototipo de otras asociaciones humanas que formaran tribus y que a su vez forman ciudades o naciones.

El cuerpo social debido a su complejidad no esta unido por medios físicos, solo logra mantenerse unido por lazos espirituales y para lograrlo es necesario que haya un idioma que conecte entre sí a las comunidades, tanto en forma horizontal como vertical (con nuestros antepasados).

El idioma es el medio para lograr la integración, la solidaridad y los acuerdos generales en las comunidades.

Además es necesario una creencia religiosa común para superar las diferencias individuales, egoístas en pro de la sociedad. Un sistema común de creencias le da afinidad al conglomerado y apoyo espiritual al poder temporal de los hombres, porque regula el mando y la obediencia.

Además del idioma y la religión, otro factor que une al hombre con sus compañeros es la división del trabajo, que consiste en la distribución de las ocupaciones en el complejo organismo social.

Estos factores: familia, idioma, y religión, además de la división de trabajo llevan a la solidaridad humana.

Para lograrla debe haber una armonía espontánea entre las partes y el todo del sistema social.

La humanidad que es propensa al egoísmo, sustituiría estas características por el altruismo, por el orden.

La sociedad instruida sabrá dirigirse.

Según Comte, los sociólogos serán los sacerdotes científicos, los guías morales, los directores de la educación, los jueces supremos para lograr que se cumplan los deberes colectivos y anular cualquier idea subversiva sobre derechos individuales. Para lograr un reino de armonía, justicia, rectitud y equidad.

Comte se considero a sí mismo no solamente un científico social, sino un profeta y fundador de una nueva religión El positivismo.