Complas por la muerte de su padre; Jorge Manrique

Poesía Medieval española. Versos de pie quebrado. Ubi sunt. Brevedad de la vida. Estructura. Argumento

  • Enviado por: Norah
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad

                    V

Este mundo es el camino
para el otro, qu'es morada
  sin pesar;
mas cumple tener buen tino
para andar esta jornada
  sin errar.
Partimos cuando nascemos,
andamos mientra vivimos,
  e llegamos
al tiempo que feneçemos;
assí que cuando morimos,
  descansamos.

                   

                   

VII

Si fuesse en nuestro poder
hazer la cara hermosa
  corporal,
como podemos hazer
el alma tan glorïosa
  angelical,
¡qué diligencia tan viva
toviéramos toda hora
  e tan presta,
en componer la cativa,
dexándonos la señora
  descompuesta!

Las cuatro coplas que se observan pertenecen al conjunto de las cuarenta coplas que compuso Jorge Manrique, recogidas dentro de Coplas a la muerte de su padre. Dichas coplas se clasifican como lírica cortesana, también conocida como culta, y que se desarrolla durante los siglos XIV y XV.

Esta poesía se lleva a cabo dentro de la corte por caballeros cercanos al rey, que comienzan a interesarse por la música, las letras y las ciencias, ya que con la entrada de los Reyes Católicos perdieron poder, sobre todo en Castilla; y fomentados por los nuevos descubrimientos científicos que poco a poco respondían cuestiones monopolizadas por la religión.

En una época en la que la convivencia religiosa termina desembocando en expulsiones y en una limpieza de sangre, el honor y la vida como buen cristiano están más que valoradas.


Los poetas de este movimiento están tremendamente influidos por los trovadores, compositores de la lírica provenzal, que trabajaban, generalmente, por encargo.




VI

Este mundo bueno fue
si bien usásemos dél
  como debemos,
porque, segund nuestra fe,
es para ganar aquél
  que atendemos.
Aun aquel fijo de Dios
para sobirnos al cielo
  descendió
a nescer acá entre nos,
y a vivir en este suelo
  do murió.

               

   

VIII

Ved de cuán poco valor
son las cosas tras que andamos
  y corremos,
que, en este mundo traidor,
aun primero que muramos
  las perdemos.
Dellas deshaze la edad,
dellas casos desastrados
  que acaeçen,
dellas, por su calidad,
en los más altos estados
  desfallescen.

El autor de estas coplas, Jorge Manrique, fue el poeta cortesano más importante del siglo XV.

Su repertorio no es de los más extensos, pero ha obtenido la fama por ésta obra, donde se aleja de la temática amorosa propia de este género para dedicarle una elegía a su difunto padre.

En ella no sólo trata la muerte de su padre, sino que, desde su estado, contempla la inestabilidad de la fortuna, la fugacidad de las glorias humanas y el poder igualatorio de la muerte.

Resalta, desde la temática medieval, su trato de la muerte, no como una figura malvada y terrorífica sino como una figura consoladora; otro punto que también resalta es la fama como medio de inmortalidad, conseguida a través de las buenas obras y una vida cristiana.

Las cuarenta coplas pueden dividirse en tres grandes bloque:

El primero englobaría a las trece primeras, donde el tema principal es la muerte y lo efímero de los bienes terrenales.

El segundo grupo se extiende de la copla XIV a la XXIV, donde se halla el tópico del ubit sunt? ya que, utilizando personajes del pasado, remarca cuánto se han olvidado, y se vale de eso para redactar lo efímero de la vida y las grandezas terrenales.

La última parte hace referencia a la vida ejemplar de su padre, Don Rodrigo (siendo ésta la verdadera elegía) y de cómo perdurará su padre a través de la fama.

La métrica de las copla sorprende, ya que, para temas más importantes y serios como una elegía, lo habitual era valerse de versos de arte mayor; Manrique, lejos de usar el arte mayor, recoge sus coplas en sextillos, formados por la estrofa que recibió su nombre, manriqueña, conocida también como copla de pie quebrado, compuesta por dos versos octosílabos alternados con uno tetrasílabo.

Con este tipo de estrofa consigue el buscado ritmo lento y solemne.

La rima es consonante dentro de cada sextillo, con el siguiente esquema: A-B-C-A-B-C

Dado que es autor optó por un lenguaje sencillo y natural, no se hallarán abundancia de latinismos, hipérboles e hipérbatos. La adjetivación también es escasa, pero elegida muy cuidadosamente y, para embellecer su composición, empleará juegos de palabras sencillos, metáforas y alegorías.

Estas cuatro coplas pertenecen al primer conjunto de ellas.

En el texto V encontramos una de las dos alegorías que Manrique utilizó y de la que, poetas posteriores también se valieron. En ella, compara las vidas con caminos, unos anchos – más lujosos-, otros estrechos-más humildes-, pero todos conducen a la misma morada. Dice que el camino comienza con el nacimiento, pero sea cual sea tu camino, llegas por él a la morada donde podrás descansar. En esta copla, se refleja muy bien su postura de observar la muerte como un descanso, ya que, después de toda la vida andando, es solo en ese momento cuando uno puede descansar.

El texto VI habla de cuidar el alma, ya que, para alcanzar la salvación habrá que ser buen cristiano en la tierra, y cita el ejemplo que dio Dios al mandar a su hijo a él.

En él, podemos hallar un hipérbaton:

‘Este mundo bueno fue
si bien usásemos dél
  como debemos’

El texto VII critica la relajación del cuidado del alma y la gran importancia que se le da al aspecto físico.

Utiliza exclamaciones para captar al espectador y resaltar la irónica diligencia con que la gente cambiaría su aspecto físico si pudiera, olvidándose por completo del interior:

¡qué diligencia tan viva
toviéramos toda hora
  e tan presta,
en componer la cativa,
dexándonos la señora
  descompuesta!’

Esta copla sostiene su punto de vista ya que, el alma es lo que realmente importa porque es lo que perdurará, y no la apariencia, que con la muerte, y antes con la vejez se perderá.

Se vale también de paralelismos para subrayar las dos posturas (cuerpo-alma):

‘poder hazer

como podemos hazer’

En la copla VIII habla del poco valor que tienen las cosas terrenales, que muchas veces, las perdemos incluso antes de morir, pese a haber estado persiguiéndolas siempre. Dice que pensando en ellas se pasa el tiempo, y ese es tiempo que no se aprovecha.

Aquí, se vale de la segunda persona del plural para hacer más cercano al oyente o lector y hacerle partícipe:

‘Ved de cuán poco valor’

También utiliza una anáfora durante tres versos para que resalten sobre el resto:

‘Dellas deshaze la edad,
dellas casos desastrados

dellas, por su calidad,’

La sencillez y claridad de su composición, así como su belleza, las hacen cercanas al lector y amenas, además de que puede verse reflejado en ellas según las lee.

Jorge Manrique tuvo la facultad de esta composición intemporal, ya que hoy día, se aboga por las mismas causas.

En una época en la que el cambio exterior es tan fácil como rápido, los hombres tienden cada vez más a los estereotipos. Se olvidan de ser mejores personas por alcanzar el modelo de belleza impuesto.

Muchos no se dan cuenta de lo inútil que es hasta que ya es demasiado tarde, hasta que el tiempo pasa y ya no se es tan joven como antes, es en ese momento, como dice Manrique, que se percata de haber perseguido un fantasma, de haber perdido el tiempo, que le faltará ahora para emplearlo en todo lo que no hizo.

El dinero y los bienes materiales mueven tanto como en la época relatada por él, y ante la perspectiva de la muerte, se busca desesperadamente una forma de sobrevivir a ella.

Don Rodrigo la logra de una forma noble, ahora parece no importar demasiado que sea una fama digna, con que sea, a muchos les basta.