Competencias perceptivas y atencionales de los bebés

Psicología evolutiva. Sentidos. Estimulación sensorial. Percepción visual: color, entorno, acontecimientos, profunididad. Audición. Olfato. Gusto. Sentidos cutáneos. Coordinación sensorial

  • Enviado por: Sister
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
publicidad

PSICOLOGÍA EVOLUTIVA

T I

COMPETENCIAS PERCEPTIVAS Y ATENCIONALES

  • Desarrollo de la percepción visual (vista)

Bases fisiológicas

Es fundamental desde el nacimiento, desde el nacimiento pueden seguir objetos, distinguen formas (aunque de forma relativamente pobre, como un gato). Los primeros días (2 meses) funciona con sacudidas, los ojos por falta de desarrollo fisiológico no siguen líneas.

En un breve periodo (4-6 semanas) consigue una agudeza igual a la de un adulto.

Algo similar ocurre con la acomodación del cristalino, por ello hasta los 3 meses sólo es capaz de enfocar objetos a menos de 20 centímetros (cara y pecho de la madre).

Percepción del color (desde el nacimiento)

Ven los colores enmarcados o agrupados en categorías. Tienen preferencias por los colores cálidos y los distinguen perfectamente.

Percepción del entorno

Tienden a mostrar preferencias por estímulos que tienen características relevantes para su organismo:

Estímulos brillantes. (ojos de la madre)

Que tengan contrastes.

Prefieren el movimiento.

Estímulos novedosos.

Estímulos sonoros.

Estímulos complejos.

La atención está controlada por las características de los estímulos, poco a poco la atención deberá ir siendo controlada por las características del sujeto.

Hay grandes diferencias entre unos niños y otros, lo común es la dirección (en qué sentido evolucionan, siempre avanzan) se diferencian en la pendiente.

Percepciones visuales específicas

Percepción de objetos: fenómeno de externabilidad: tendencia de los bebés a concentrar su mirada en los entornos/contornos externos de los objetos. Desaparece a los 2 meses y aumenta la exploración de los rasgos internos.

Hay contrainvestigaciones que comprobaron que el fenómeno de externabilidad es mayor si el objeto es estático. Bebés con menos de dos meses se sienten más atraídos por rasgos internos que externos.

Se normaliza, perciben los objetos como un todo, alrededor de los 3-4 meses y analizan sus componentes.

Percepción de acontecimientos (estímulos que se modifican, cambian de color, se mueven…)

Se ha realizado con estudios sobre cómo reacciona un bebé cuando desaparece un objeto y reaparece de forma imprevista. Con menos de seis meses, ya se sorprenden de que lo que sale de un extremo de un túnel sea distinto de lo que había entrado. Existe una maduración cerebral importante que permite discriminar objetos.

Percepción de profundidad

Experimento del abismo visual (mesa medio acristalada)

Más del 90% evitan la zona de abismo con aproximadamente 4-6 meses, que pueden gatear.

No está demostrado si es un componente genético o aprendido, por lo que se experimentó con animales recién nacidos, que también se paraban.

Cuanto mayor es el bebé afecta más el factor aprendizaje. No sólo se paraban, se apartaban también. No queda claro si es instinto o aprendido.

  • Audición

La audición y otras modalidades sensoriales

Los bebés oyen desde antes del nacimiento, dentro del útero. Sólo sonidos con un nivel elevado, se comportan de forma distinta ante estímulos de distinta intensidad. Ciertos tipos de música les agradan más.

Hay compositores que les calman y otros que les aceleran. Desde el nacimiento realizan conductas de localización auditiva.

Se sienten más atraídos por unos estímulos que por otros y les atraen: la voz (en concreto, la femenina) les atraen los estímulos no uniformes (capta las frecuencias en los fonemas) a los dos meses discriminan sonidos como /ba/ /ma/ /na/ frente a /ga/ /pa/

Desde pequeños discriminan sonidos musicales, indica que existe especialización hemisférica. El izquierdo busca los sonidos relativos al habla y el derecho otros sonidos.

  • Olfato

Los bebés, incluso los sietemesinos, tienen capacidad para detectar olores, siempre que sean lo suficientemente fuertes. Pero en los primeros días de vida la intensidad requerida disminuye. Tienen especial sensibilización a olores familiares (leche materna, sudor de la madre…)

  • Gusto

Desde el nacimiento se reacciona más estímulos dulces y menos a los salados, amargos, ácidos... se ha comprobado en bebés prematuros y nacidos a su término.

  • Sentidos cutáneos

Todos los sentidos relacionados con la piel son plenamente funcionales desde el nacimiento. Aunque en sus primeros días alcanza el desarrollo de adulto.

Las necesidades de frío o calor son las mismas que un adulto.

Pueden diferenciar texturas desde el nacimiento.

  • Coordinación sensorial

Las distintas modalidades intersensoriales no funcionan de modo independiente, sino de forma relacionada. Aunque son autónomos (tienen sus propios receptores, áreas localizadas para recibir esta información en el cerebro)

La información es integrada.

Siendo éste el funcionamiento, en las primeras semanas (algunos autores hablan de meses cuatro o cinco) la coordinación intersensorial alcanza su máximo desarrollo.

Experimentos:

Discrimina estímulos que ha palpado sobre otro que no sin haberlo visto entre 6 - 9 meses.

La estimulación que le llega al bebé es polimodal, pero la percepción es intermodal (integra las informaciones que le llegan por los sentidos)

Conclusiones:

Destacar la precocidad del desarrollo perceptivo atencional y su rápida maduración.

Se dice que a los cuatro - seis meses alcanza en términos globales los valores de un adulto.

Destacar la marcada orientación interactiva del sistema perceptivo de los bebés.