Como un salto de campana; Víctor Carvajal

Literatura chilena contemporánea. Novela infantil y juvenil. Familia. Convivencia. Resumen

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 2 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información


Resumen Como Un Salto De Campana

Pancho es un niño que vive en Alemania y visita Dinamarca, en ese lugar conoce a la sirenita de Copenhague y al verla recuerda a su abuelito Pachi que vive en Chile, específicamente en la isla de Chiloé y le dan ganas de comunicarse con él, entonces graba en un cassette un mensaje en español, su abuelo no sabía cómo escucharlo y cuando aprendió  le compro pilas a la radio para que todo el mundo lo escuchara, la gente al escuchar la grabación pensaba que era la Pincoya. El abuelo muy contento respondió a su nieto y también le regaló  un lindo gorro chilote, que fue el primer objeto que permitió que el chico se sintiera chileno. Desde ese momento, Pancho empezó a investigar de Chile en su escuela, le pidió ayuda a su maestra y gracias a ella se informó más de su país, también constantemente le  preguntaba  a sus padres sobre la cultura, tradiciones y leyendas chilenas en especial de Chiloé.


  Cuando llegó Navidad en Alemania Pancho y su amigo recolectaron juguetes para los niños chilenos, a él le daba tristeza regalar cosas usadas, mientras tanto en Chiloé el abuelo Patricio preparaba una minga, tradición chilota en la cual se trasladaba una casa arrastrada por toros y al terminar el dueño de casa realizaba una gran celebración con los amigos que habían ayudado. Para navidad el niño recibió unos hermosos regalos de parte de don Pachi, ellos eran una bicicleta de madera y un palafito. Para imaginar mejor cómo era el hogar de sus abuelos llenó la tina de agua y puso en ella la casita que flotaba. Incluso tuvo un sueño muy particular, él estaba dentro la casa de don Pachi, en el mismo palafito que le había llegado de obsequio, sin duda, ellos tenían una conexión especial.
 
Un día llegó Kurt a la casa de Pancho, un piloto chileno que mantenía comunicado a Don Pachi con su nieto. El piloto fue muy bien recibido por todos en Alemania, porque pocas veces tenían la oportunidad de hablar con alguien que viniera desde su tierra y les contó que el abuelo había enviado un pasaje de ida y vuelta para que el pequeño fuera a visitarlo a la isla de Chiloé, en esa ocasión sus padres hablaron mucho con el piolo y Pancho notó tristeza en la conversación de sus padres con el huésped. Pronto llegaron las vacaciones para Pancho y salió de Alemania cuando era verano y llegó a Chile cuando allí era invierno. 


  El niño viajó con Kurt a Chile, allí su abuelo lo esperaba con sus amigos en la pista de aterrizaje, el niño no tuvo una gran bienvenida, sino dos, porque el pueblo vecino al ver que el pueblo de Don Pachi se reunía, hizo lo mismo. Ellos no se vieron inmediatamente, de pronto apareció el abuelo y el niño le dio un gran abrazo y desde ese momento disfrutaron muchas cosas juntos como navegar hacia otros pueblos en la chalupa blanca del abuelo, compartir tradiciones, el niño durante esta visita se esforzó por hablar español, porque le costaba mucho y por las noches cantaba en el salón canciones en Alemán, todas estas actividades se las contaba a sus padres a través de cartas tal como antes se había comunicado con Pachi.


 
Ya terminarían las vacaciones del niño y sus padres le tenían una sorpresa, porque la última carta había sido escrita desde Chile, es decir, habían regresado a su país, estaban viviendo donde una tía y habían conseguido un colegio pequeño para  Pancho, tendría que dar pruebas para saber en qué nivel se ubicaría.


Santiago era muy distinto a la isla, habían muchas construcciones y poco verde, sin embargo, el niño se adaptó bien al colegio en incluso tenía fama por dominar dos idiomas. Lamentablemente su padre no encontró trabajo en Santiago, Pancho muy triste le contó esto a su abuelo y él hablo con su hijo para que ayudara a su hermana.
 
Finalmente, Pancho se fue con su familia a vivir a Puerto Montt, pues ahí tendría trabajo su papá. Aquella ciudad quedaba mucho más cerca del abuelo, pero el niño sólo quería estar junto a Don Pachi, por eso le prometió que cuando fuera grande se iría con él a Chiloé y su abuelo Patricio  prometió esperarlo.