Como agua para chocolate; Laura Esquivel

Literatura mexicana contemporánea del siglo XX. Narrativa. Novela romántica. Amores

  • Enviado por: Ciber
  • Idioma: castellano
  • País: El Salvador El Salvador
  • 29 páginas
publicidad
publicidad

INTRODUCCIÓN

Este libro es una novela de amor que relata la vida de una muchacha que sufre a causa de las tradiciones antiguas de que la hija más pequeña tenía que cuidar a su madre, creció en la cocina la cual era su único consuelo, sus platillos tenían diferentes efectos según el carácter y comportamiento de la persona que los comía. Cocinar, era su único escape a los problemas que le causaba haberse enamorado, al dolor de no poder estar con el amor de su vida, del golpe fatal que fue para ella saber que el hombre que amaba se casaría con su hermana, de las humillaciones y golpes de su madre y la perdida de la persona que la crío y quiso más que su propia madre; paso por tantas dificultades que cuando sintió que había encontrado de nuevo el amor se dio cuenta de que seguía amando a ese hombre que a pesar de todo era su más grande y único amor. Ella siempre luchó por romper esa tradición que parecía ser su maldición. Cuando por fin pudo librarse de todo lo que le impedía ser feliz y estuvo en el momento más culminante de su querencia, sufrió la pérdida del hombre que amaba. Al fin de la novela logra su objetivo y muere a causa del fuego de su combinación de amor y pasión.

Análisis Estructural

  1. Biografía del autor Laura Esquivel

(México, D.F., 1950) Escritora mexicana. Laura Esquivel cursó estudios de educadora, así como de teatro y creación dramática, y se especializó en teatro infantil, siendo cofundadora del Taller de Teatro y Literatura Infantil, adscrito a la Secretaría de Educación Pública.

Entre 1979 y 1980 escribió programas infantiles para la cadena cultural de la televisión mexicana y, en 1983, fundó el Centro de Invención Permanente, integrado por talleres artísticos para niños, asumiendo su dirección técnica.

Ese mismo año Laura Esquivel se introdujo en la creación de guiones cinematográficos, debutando en 1985 con el guión de la película Chido One, el Tacos de Oro, nominada por su argumento para el premio Ariel de la Academia de Ciencias y Artes Cinematográficas de México. En 1987 su obra de teatro infantil Viaje a la isla de Kolitas obtuvo una acogida muy favorable, manteniéndose en cartel durante un año en la capital mexicana.

En 1989 obtuvo un gran éxito con la novela Como agua para chocolate, que fue llevada al cine por el director Alfonso Arau, partiendo del guión escrito por la propia Laura Esquivel. El relato de una historia de amor desde los fogones de una cocina conquistó al público y a la crítica que habló, no ya de realismo mágico, sino de la magia de la literatura o la literatura mágica al referirse a esta obra. Se realizaron traducciones a decenas de idiomas y, en 1994, la novela recibió el Premio American Bookseller Book of the Year en Estados Unidos.

Su segunda novela, La ley del amor, apareció en 1994. Aquellas primeras ideas que apuntara en la obra que le dio fama, Como agua para chocolate, vuelven a aparecer en Íntimas suculencias (1998), una recopilación de cuentos que acompañan a recetas de cocina, donde la autora insiste en su máxima de que "Uno es lo que se come, con quién lo come y cómo lo come".

Le siguieron Estrellita marinera(1999), El libro de las emociones (2000) y Tan veloz como el deseo (2001). En esta última el amor, con la figura de su padre como eje central del argumento, es otra vez el tema principal de la obra.

  1. Género: Novela

Características:

  • Una narrativa extensa: las novelas tienen, generalmente, entre 60.000 y 200.000 palabras, o de 300 a 1.300 páginas o más.
  • Aparece como una trama más complicada o intensa
  • Mayor número de personajes
  • Ambientes descritos pormenorizadamente
  • Es de ficción, lo que la diferencia de otros géneros en prosa como la historia o el ensayo
  • En prosa, lo que la separa de los relatos ficticios extensos en forma rimada
  1. Movimiento

La Novela Rosa (en ocasiones coloquialmente llamada novela romántica) es un género literario narrativo occidental, conocido como romance novel en inglés, y roman sentimentalo roman à l'eau de roseen francés. Guillermo Cabrera Infante consideraba ambiguo el término novela rosa y proponía a cambio romancepara definir este género en castellano.

Se considera que proviene del Romance, género literario medieval. La novela rosa se ha originado y desarrollado sobre todo en lengua inglesa. No obstante el tema amoroso con ficción feliz es clásico dentro de la historia de la literatura.

De hecho, el origen de la novela como género literario se encuentra en narraciones de la época clásica (Grecia y Roma) que siguen un esquema parecido a las novelas rosas actuales: encuentro de una pareja de jóvenes (enamoramiento, fuga, boda), separación (en un viaje arriesgado a causa de naufragios y piratas), reencuentro de los enamorados (que han sido fieles a pesar de las dificultades) y final feliz. Ejemplo de novela pastoril que relata las aventuras de una pareja de enamorados hasta que logran el final feliz es Dafnis y Cloe, de Longo (s. IV).

En los inicios de la novela moderna se encuentran autores como los ingleses Richardson y Fielding, con obras cuya trama o personajes pueden relacionarse con el género de la novela rosa posterior. Así, Samuel Richardson (Gran Bretaña, 1689-1761) narra en su novela Pamela, o la virtud recompensada (Pamela: Or, Virtue Rewarded, 1740) la historia de una joven doncella, bella y virtuosa, que consigue reformar al héroe libertino y casarse con él, ascendiendo así en la escala social.

Características de una novela rosa

Resulta conveniente, antes de entrar en materia, distinguir la novela rosa de la novela romántica (perteneciente al período histórico-cultural del Romanticismo). Ya que la primera como define la RAE es una variedad de relato novelesco, cultivado en época moderna, con personajes y ambientes muy convencionales, en el cual se narran las vicisitudes de dos enamorados, cuyo amor triunfa frente a la adversidad. Esto es, las novelas han de atenerse a estas dos normas:

1. ª La historia debe centrarse en la relación y el amor romántico que surge entre dos seres humanos. La asociación de escritoras de novelas rosas de Estados Unidos de Norteamérica[1]consideran que, actualmente, no debe centrarse sólo en el amor romántico heterosexual, sino que, según definen, la trama principal se refiere a dos personas que se enamoran y se esfuerzan en que su relación funcione. El conflicto en el libro se centra en la historia de amor. El clímax en el libro resuelve la historia de amor. Pueden existir otras subtramas, pero la historia de amor debe seguir siendo el tema principal.

2. ª El final de la historia debe ser positivo, dejando al lector que crea que el amor entre los protagonistas y su relación perdurará por el resto de sus vidas. Según la asociación estadounidense antes mencionada, debe haber un "final emocionalmente satisfactorio y optimista". Las novelas rosas finalizan de tal manera que el lector se siente bien. Se basan en la idea de una justicia emocional innata, la noción maniquea de que la gente buena acaba siendo recompensada y la malvada es castigada. En una novela rosa, los amantes que se arriesgan a luchar por su amor y su relación acaban siendo recompensados con justicia emocional y amor incondicional.

  1. Argumento

Es una novela que trata de un libro de recetas de cocinas donde la narradora (Esperanza) cuenta las vivencias de sus antepasados más recientes y más concretamente la de su tiabuela (Tita) que es la autora del libro de recetas de cocina.

Su vida estaba ligada a la cocina desde que nació, siendo ese su lugar de nacimiento. Su amiga más incondicional era la cocinera Nacha que fue la que le vio nacer y le enseñaría todo sobre el arte de la cocina, Nacha y Tita pasaban largas horas en la cocina entre olores y sabores de distintos alimentos que allí diariamente se cocinaban, Gertrudis era su otra hermana junto a Rosaura.

Su vida se ataba a la madre por una tradición por la cual debe cuidar de la madre hasta que ella muera y sin poder contraer matrimonio, por lo que Pedro cuando vino a pedir la mano de Tita no se llevo otra respuesta que fuera no, por lo que acepto la otra proposición que le ofreció mama Elena que era la de casarse con Rosaura, él acepto de inmediato porque si no se casa con Tita de esta manera la tendría cerca de él, Tita se lleno de amargura viendo que su amor se casaría con su hermana. Aparte de esta tracción que le impedía obtener matrimonio su vida y la de sus hermanas se vería estrechada por la estricta y severa educación que le impone la mama Elena. Tita amargada desde el día que supo que su hermana se casaría con su amor los únicos consuelos que le quedaban eran, cocinar al lado de su mejor amiga( una anciana que rondaba los 80 años) y que Pedro se casara con su hermana con el único fin de estar a su lado, esto último no se cumplía con frecuencia ya que debido a la constante vigilancia de mama Elena no podían verse todo lo que hubieran querido ya que el fin de la vida de Tita era cuidar de su mare hasta el fin de sus días.

Encontrar de sus sentimientos Tita preparaba la comida del banquete de la boda de su hermana y su amado, y mientras preparaba el banque empezó a recordar cuanto quería a Pedro y sin querer empezó a llorar desmesuradamente encima de la comida y mientras tanto Pedro entro en la cocina y le recordó que se casaba con su hermana por estar cerca de ella.

El día del banquete Tita se sentía mucho mejor debido a las palabras de Pedro en la cocina, pero los que no se sentían tan bien eran los invitados debido a una indigestión por la comida, pero poco le duró la alegría a Tita cuando vio el cuerpo de Nacha sin vida al lado de una foto de su ex novio.

Gertrudis iba a comprar alimento al pueblo (Piedras Negras), un día vio a un apuesto soldado y se enamoro de él. Un día Gertrudis se desnudaba en el patio para ducharse y se dio cuenta de que alguien la estaba observando era aquel soldado que vio en el pueblo y de pronto una pasión se desato en el patio y sin pensarlo salió de la ducha desnuda, se monto con él en su caballo y desaparecieron, semanas más tarde mama Elena se entero que estaba trabajando en un burdel y de desde entonces ya no la consideraba su hija.

Pedro y Rosaura al poco tiempo de casarse tuvieron un hijo llamado Roberto, Tita desde el día en que nació lo quiso como a un hijo, la madre por su mal estado debido al parto no le podía dar de comer y Tita hacia esa función, debido a que Roberto pasaba gran parte del día junto a Tita, Pedro también, mama Elena se percato de esto y en el bautizo de este le propuso al matrimonio que se marchara, esto supuso un gran golpe para Tita.

Desde aquel día Tita odiaba aún más a mama Elena, por el hecho de haber separado de ella a lo que más quería Pedro y Roberto.

Pasado algún tiempo llegaron al rancho malas noticias, el hijo de Pedro había muerto, Tita quedo destrozada por esta noticia y culpo a su madre de ello, debido a esto Tita se encerró en el granjero, mama Elena decidió llamar al doctor Brown para que se la llevaran al manicomio, el doctor Brown debido a que sentía un gran cariño hacia Tita decidió llevársela a su casa sin que lo supiera mama Elena.

El D. Brown era viudo y tenía un hijo, Tita desde el día que la trajo a su casa no abrió la boca nada más que para comer, allí pasa los días viendo como preparaba sus experimentos y él para entretenerla le contaba cómo se hacían, allí conoció a una persona muy especial llamada “Luz del amanecer” pero la llamaban con el mote de “la Kikapú”, un día vino a verla Chencha sin que lo supiera la madre esto supuso una gran alegría para Tita y para John ya que volvió a hablar. Chencha camino a casa no sabía que le iba a decir pero cuando llego allí se encontró con los bandidos, la violaron y a mama Elena la dejaron paralitica. Cuando Tita se entero de esto fue corriendo al rancho para cuidar de ella para entonces ella y John mantenían una relación, mama Elena no se fiaba de Tita y sumida un su mundo murió, entonces Tita al ver el rostro de su madre muerta comprendía su modo de ser y sintiéndose un poco más libre cogió su manojo de llaves, abrió un armario que nunca le dejo abrir su madre ahora fallecida y se sorprendió al ver las cartas de amor de su madre y su difunto padre y ahí descubrió que su amargada, solitaria, fría, y en el fondo querida madre tuvo un amante y queriendo guardar este secreto unos pocos años más cerro el cofrecito.

Cuando vio a su hermana Gertrudis se alegro mucho y mientras arreglaba el banquete de su sobrina Esperanza le puso al día de todo lo que ha pasado y lo que podría pasar, y ahí le conto que estaba comprometida con John pero seguía enamorada de Pedro pero no quería romper la familia que formaba Rosaura, Pedro y su sobrina Esperanza, Gertrudis le dio un consejo y siguiéndolo Tita decidió dejar su compromiso con John e intentarlo con Pedro, Rosaura sabia lo de Pedro y Tita, ella no estaba conforme con esta relación y lo único que quería era que nadie se enterara para así mantener su dignidad y la de su hija con la que quería mantener la larga tradición de su madre y eso traía de cabeza a Tita, porque ella sabía por experiencia propia lo que era eso.

Rosaura padecía una rara enfermedad que le hacía tener un apestoso aliento y unos extraños gases en la barriga y esto le produjo una trágica y desagradable muerte pudiendo Tita celebrar su boda con Pedro después de muchos años de espera, pero la muerte de este corto matrimonio se produciría en la noche de boda cuando todo el mundo estaba buscando un sitio para poder hacer el amor, Tita y Pedro estaban haciendo el amor en el cuarto oscuro (donde lo habían hecho por primera vez), cuando a Pedro se le paro el corazón Tita recordando unas palabras de john se quito la vida ingiriendo fósforos y así ardió el rancho.

  1. Sintetizacion o localización de ideas principales

Como analizamos desde los personajes, el verdadero conflicto se presenta en todos los personajes, y es la frustración hacia el amor: la forzada separación de Tita y Pedro, el asesinato (previa separación) de Elena con Treviño, el impedimento de ejercer el acto de amor por parte de Gertrudis, el matrimonio sólo por aspectos de Rosaura y Pedro, la separación de Nacha y su novio, el enamoramiento y abandono que sufre John Brown, la lucha por ganar el amor de Luz Del Amanecer y, finalmente, la violación de Chencha y su posterior encuentro con el verdadero amor. En cada historia aparece la lucha, la desesperación por ganarse en tiempos de represión, la libertad para ejercer lo más íntimo y sagrado que puede tener un ser humano, que es su derecho a amar a alguien, y a ser amado.

Cada personaje, desde su perspectiva, se relaciona con este conflicto, siendo el principal exponente del mismo en la novela la serie de desencuentros forzados de los que son víctimas Pedro y Tita, en manos de Mamá Elena.

  1. Temas principales y secundarios:

Temas Principales:

 

       El Amor Prohibido: Me pareció unos de los temas principales por como el tema lo dice "El Amor Prohibido" que existe ente Tita y Pedro debido a la condena que heredo de su madre…El permanecer soltera y al cuidado de su madre hasta que esta muera...

 También prohibido porque Pedro se casa con                                          

   Rosaura y Tita  nada pueden hacer.

       Los Aromas de la Cocina: Me pareció otro de los temas principales por la relación constante que tiene Tita con la cocina. Además de que cada capítulo está encabezado por una receta de la tradicional cocina  mexicana, la misma fue el lugar donde Tita paso toda su vida, rodeada de recetas que Nacha le había enseñado.

Temas Secundarios:

La Crueldad de Mamá Elena: Mamá Elena simboliza la falta de sentimientos, cuando Tita quiere casarse con Pedro y su madre no la deja por una tradición familiar, cuando ella intenta dar una opinión, la madre le grita, aún después de muerta, la persigue y la tortura.

  Infidelidad: La infidelidad de Mamá Elena hacia su marido y en Pedro hacia Rosaura, en ambos casos por un amor prohibido.

       La muerte de Tita y Pedro: Ella decide morir porque sabe que "con Pedro moría la posibilidad de volver a encender su fuego interior" Sabía que el calor natural que sentía se iba a ir apagando de a poco.

   El amor Eterno: La valentía de Pedro al aceptar casarse con Rosaura para poder estar cerca de Tita, y la seguridad de ella para dejarse morir en sus brazos sin que nada mas le importara.

La muerte de Nacha: Su muerte se produjo en el rancho mientras todos estaban en la fiesta de casamiento de Rosaura y Pedro, por una combinación de vejez y melancolía por el casamiento que a ella  nunca le llegó.

   Los Espíritus: Me pareció otro de los temas secundarios, ya que tanto Nacha como Mamá Elena se le aparecían, una para darle conejos buenos y otra para maldecirla y reprocharla por los encuentros con Pedro.

   La tradición familiar: Una de las desgracias que tuvo que tolerar Tita y Mamá Elena desde joven por la cual sufrieron mucho tiempo, y la que Rosaura quería para su hija Esperanza pero Tita no se lo permitió.

  1. El asunto:

No fue un simple hecho el que me inspiró para escribir esta novela, sino un conjunto de sucesos que ocurrieron en mi vida personal. Por una parte, me encontraba en un momento de mi vida en donde había perdido el gran amor de mi vida, e internamente tenía la esperanza de volver a encontrármelo y vivir con él por siempre, lo que inspiró a que escribiera una novela sobre el amor imposible; por otra, mi mamá constantemente decía que ya había perdido las tradiciones de mi país, así que eso me llevó a escribir sobre recetas muy antiguas de mi pueblo y demostrarle a mi madre lo equivocada que estaba; y así con todos los temas y personajes tratados, todos tienen un significado personal para mí, y no están ahí por casualidad.

  1. El motivo:

Esta situación se narra la tristeza de Tita ante el casamiento de Pedro y Rosaura su hermana y la crueldad de Mamá Elena al querer impedir los sentimientos de Tita y Pedro, la fuga de Gertrudis, el nacimiento de Esperanza, la interacción de Tita, la muerte de Mamá Elena, el romance de John con Tita.   

  1. El Espacio Geográfico:

Los hechos se ubican geográficamente en un pueblo llamado Piedras Negras, en el límite de México con Estados Unidos (el pueblo de Eagle Pass, en Texas). La gran mayoría de los hechos toma lugar en el Rancho de los De La Garza, aunque algunas acciones se ubican en el centro del pueblo (como lugar de compras y las constantes balaceras entre federales y rebeldes), en Eagle Pass (como lugar de otras compras y la casa de John Brown) y hasta en San Antonio, donde vive el hermano de Elena con quien viven por un período Rosaura, Pedro y el pequeño Roberto.

  1. Caracterización de los personajes:

Tita De La Garza

Es una mujer espiritualmente independiente, aunque sometida a las agresivas costumbres familiares de las que es presa. Por haber nacido última, y además por ser mujer, está condenada a permanecer soltera y casta para cuidar a su madre y no caer en la desgracia de la vergüenza social.

En una época de grandes represiones ideológicas, Tita no escapa de los cuestionamientos sobre la vida misma, sobre la libertad, las injusticias y sobre todo lo que le está prohibido. No se cuestiona sobre la Revolución por la que atraviesa su país, pues le interesa hacery no filosofar. Contrariamente a esos héroes en las palabras que nos son mostrados a lo largo de la historia, Tita es quien en efecto busca cambiar las cosas. A su manera, busca la misma libertad que buscan los revolucionarios, pero ella está comenzando desde su casa, desde el Rancho, intentando cambiar las leyes represoras que le han sido impuestas, y soportando para ello los constantes abusos de su Mamá Elena.

Al nacer, Tita no pude recibir los alimentos maternos debido a una depresión de la que fue presa su madre tras enviudar. Así es como fue criada en la cocina por Nacha, su única amiga fiel y confidente, aprendiendo desde la cuna los secretos y sabores culinarios que marcan esta historia. De muy joven, a sus 15 años, Tita conoce a Pedro y se enamora perdidamente de él. El amor fue mutuo. Sin embargo, debido a la tradición familiar, Mamá Elena arregló la boda que marcaría definitivamente el odio que su hija Tita le tendría toda la vida: la de Rosaura con Pedro. Tita nunca comprendió realmente si fue cierto que Pedro se casara con su hermana para estar cerca de ella pues, víctima de los celos, Pedro habría sido en muchas ocasiones motivo de pena para Tita. Mamá Elena nunca dejó de vigilar a estos dos constantemente, ocasionando disturbios familiares al por mayor.

Además de excelente cocinera, Tita era una persona extremadamente sensible y estaba en profundo contacto con su espiritualidad. Ya que la cocina era para ella una actividad que la desvinculaba del mundo represor y le permitía el acceso a su propio y mágico, liberador mundo, era capaz de reflejar en sus platos sus estados de ánimo y contagiarlos a todos los comensales. La boda de Rosaura con Pedro fue motivo de gran tristeza para ella, e incluso de repulsión. Fue tal su sensación al preparar el pastel de bodas, que los presentes en la ceremonia, al probarlo, sintieron gran tristeza y, en busca de aliviar esta pena, se produjo una vomitona colectiva en el Rancho. Como no podía ser de otra forma, Mamá Elena culpó a Tita de haber intoxicado la comida y la castigó fuertemente. El segundo hechizo del que los comensales fueron presas se dio en el primer aniversario de Tita como cocinera del Rancho, luego de la muerte de Nacha. Pedro, tiernamente, regaló a Tita un ramo de rosas que Mamá Elena le prohibió conservar. Para no desperdiciar este gesto, algo tan rara vez observado por Tita, cocinó un platillo con los pétalos de esas rosas que había sostenido contra su pecho con tal firmeza que había salpicado con su propia y deseosa sangre, cargada de necesidades, en especial la del amor. Al probar el platillo se dio entre Pedro y Tita una relación sexual casi platónica, que fue sólo manifestada en lo físico en el cuerpo de Gertrudis, su otra hermana, el día que abandonó el Rancho.

Cuando Rosaura dio a luz a su primer hijo, Roberto, Tita se vio con gusto obligada a su alimentación, y le tomó un afecto maternal que ansiaba experimentar con todo su ser. Al verse imposibilitada de casarse y concebir, al haber recibido al niño en este mundo y al acoger a Roberto como su propio hijo su cuerpo reaccionó de una manera especial: dio leche, con la que alimentó al niño. Pero nuevamente su madre la reprimió: al ver extrañas movidas ocasionadas por los constantes roces de miradas y situaciones amorosas con Pedro, envió a la familia de su cuñado a vivir lejos. Esta separación fue doblemente dolorosa para Tita: perdía a su hombre (que no era su hombre) y a su hijo (que tampoco era su hijo). Siendo la encargada de la cocina del Rancho desde la muerte de Nacha, Tita por primera vez en su vida tenía tristeza tal que se desentendía de sus labores. La partida de Pedro y Roberto le había quitado todas sus fuerzas, a pesar de que en estos momentos de profunda pena siempre encontraba la compañía y consejos del alma de Nacha, pues su relación en vida había sido tan fuerte que incluso desde la muerte se acompañaban. Pero ni siquiera los consejos de Nacha fueron capaces de atenuar el fuego rabioso que nació de su entraña al saber que Roberto había muerto estando lejos, pues no podía ser alimentado con propiedad, mucho menos con todo el amor que él necesitaba y que sólo Tita podía brindarle. Culpó a Mamá Elena en un desenfrenado ataque de rabia y gritos, y corrió a esconderse en el palomar sobre la casa, desnuda, reflejando su decisión de separarse de todo lo que había conocido en este mundo, y quedándose rodeada de las plumas de palomas que podían volar donde quisieran, con un pichón que había quedado abandonado que acogió como su hijo, aunque estuviese muerto. Quizás, en alguna forma, se esté mostrando al lector a una Tita que refleja a su madre: dando el alimento (cuidado más básico) a un hijo diferente a ella, que está muerto (como Tita, muerta por dentro, sin poder comunicarse o su madre).

Ante el abandono que muestra su madre, la envía a vivir bajo la tutela del Doctor Brown encomendándole aislarla en un asilo mental. John la lleva, en cambio, a vivir a su casa, donde está Alex, su pequeño hijo. Tita, en su deseo de vivir en un mundo más que privado, deja de hablar incluso al tener más de sus encuentros supernaturales (aparece ante sus ojos en repetidas ocasiones la abuela de John). Se nos muestra que Tita no necesitaba de otras personas tan sólo porque sí, ya que su amor era tan generoso que podía llegar hasta a los seres que ya no estaban en este mundo. Pero sí sentía la necesidad de liberarse, de rebelarse contra una autoridad demagoga. En casa de John encuentra este aislamiento necesario que, sin ser confinamiento, funciona perfectamente como ese otro mundo que Tita buscaba: un sitio de amor y comprensión, donde aprende cosas nuevas no sólo de ciencia, sino de la relación amena de la que pueden gozar dos personas.

Luego de un desafortunado incidente en el que su madre queda paralizada de la cintura hacia abajo, Tita regresa a vivir al Rancho para continuar con sus cuidados, a pesar de que Mamá Elena la acusa sin descanso de querer envenenarla a través de la comida. Justamente a Tita, incapaz de violentarse de tal forma, y aún menos por medio de lo que representaba su unión con el Universo mismo: la cocina.

Víctima de esta sospecha, Mamá Elena tomaba sustancias vomitivas luego de cada alimento que Tita cocinaba, hasta que finalmente murió. Tita entonces se vio tan desligada de sus presiones que no supo qué sentir. Por primera vez era casi libre, por lo menos no tenía que cuidar de nadie a quien no quisiera cuidar. Podía dar su amor como a ella le placiera. La muerte de su madre tuvo muchas repercusiones, la mayor de ellas fue que Tita se encontró con una serie de testimonios del pasado de su madre que la exponían ante sus ojos como una mujer apasionada (como ella) a quien le habían negado el amor verdadero (como a ella). Y aún sabiendo esto, fue tan cruel el destino que madre había propiciado para ella que nunca podría perdonarla ni siquiera quererla, pero de todas formas en su funeral, lloró.

Quedó viviendo en el Rancho con la familia de Rosaura, quien había regresado para asistir al funeral luciendo un prominente embarazo. De allí nació Esperanza, quien al abandonar el útero había incapacitado a su madre de poder tener más hijos. Nuevamente Rosaura no tenía leche y Tita se hizo cargo de la labor de alimentarla, pero esta vez no desde su pecho, sino por medio de alimentos preparados, como Nacha hubiera hecho con ella hacía 17 años. Al ser la última criatura que nacería de ese matrimonio, Rosaura desde su llegada al mundo había pronosticado su destino: el de continuar la tradición familiar de mantenerse soltera a disposición de su madre. Fue tan grande el enojo y la frustración de Tita (sumado al hecho de que Pedro se negó a permitir el casamiento de Tita con John) que logró un nuevo hechizo alimenticio: deseando que esas palabras se pudrieran en el fondo de las entrañas de Rosaura, Tita hizo que desde ese día su hermana sufriera constantes y pestilentes contracciones digestivas.

Esa misma noche en la que John pidió (y consiguió) la mano de Tita, Pedro la sorprendió avanzada la noche y consumaron su amor en un cuarto al fondo de la casa, en un espectáculo de chispas que se desprendían de sus ardientes cuerpos que fueron confundidos con el espíritu de Mamá Elena. Luego, ante la sospecha de estar embarazada de Pedro, Tita suspenderá la boda con John, pues sería injusto entregarse en matrimonio sin ser casta (además de ser la madre del hijo de su cuñado). La soledad invade cada vez más el cuerpo de Tita, hasta que vuelve al Rancho Gertrudis, felizmente casada, marcando una esperanza para Tita. Gertrudis se encarga de propiciar el encuentro entre Tita y Pedro para confesarle este embarazo, y se marca un nuevo capítulo en la historia entre ambos. Esa noche Pedro, embriagado de alegría y de alcohol, sufre una serie de quemaduras que lo obligarían a recibir los cuidados médicos de Tita. Pero no fue tan sólo un accidente: Mamá Elena se había presentado en el mundo mortal, maldiciendo a Tita quien, finalmente, logró exteriorizar toda su furia contra Elena y hacerla finalmente desaparecer, logrando también comenzar su ciclo menstrual y entrando en razones que lo que le sucedía era un embarazo psicológico producto de su profundo deseo de poder algún día ser madre de un niño nacido del verdadero amor.

Pasados los años, Esperanza contraería matrimonio con Alex Brown en una boda que sería el desenlace de la historia de desencuentros, pues ahora quedaban tan solo Tita y Pedro en la casa. Esa noche, al consumar su amor, ambos encontrarían la muerte en lo que John describiría (mitad en forma científica, mitad en forma espiritual) como el estallido del fuego interior.

John Brown

Este ameno doctor estadounidense se aparece en las vidas de los De La Garza como la salvación, la liberación y la promesa de nuevas eras. Criado con lo moderno de la ciencia, lo normal de la familia, y lo especial de los conocimientos sobrenaturales de su abuela kikapú Luz Del Amanecer, John encarna la mezcla de todas las sensaciones de los personajes de este libro, adaptándolas y explicándolas en formas que Tita comprendía y aprehendía para poder conseguir su liberación. Se muestra comprensivo y de suma ayuda para Tita al cancelar la boda, sin rencores, sino agradeciendo poder haber estado a su lado.

Como meritorio de este personaje, cuento una historia que luego sería el botón desencadenante de la final emancipación espiritual de Tita: Al recibirla en su casa, John se enamora profundamente de ella. Trata de enseñarle, más allá de reglas y condicionamientos, las curiosidades que él había aprendido de su abuela, ya que conocía a Tita y sabía que estos datos serían de su agrado. Desde un principio vemos que John es apacible, sereno y muy predispuesto a ayudar a Tita. Podría haber sido su complemento ideal.

En el capítulo referido al mes de Junio, titulado bajo el nombre de "Masa para hacer fósforos", John explica a Tita que podemos encontrar estos componentes directamente en el cuerpo humano, y relata una historia que Luz Del Amanecer le habría enseñado, que será luego de vital importancia para comprender el desenlace del libro.

"Si bien todos nacemos con una caja de cerillos en nuestro interior, no los podemos encender solos, necesitamos [...] oxígeno y la ayuda de una vela. Sólo que en este caso el oxígeno tiene que provenir, por ejemplo, del aliento de la persona amada; la vela puede ser cualquier tipo de alimento, música [...] que haga disparar el detonador y así encender uno de los cerillos. [...] Cada persona tiene que descubrir cuáles son sus detonadores para poder vivir. [...] Si uno no descubre a tiempo cuáles son sus detonadores, la caja de cerillos se humedece y ya nunca podremos encender un solo fósforo.

"-Claro que también hay que poner mucho cuidado en ir encendiendo los cerillos uno por uno. Porque si por una emoción muy fuerte se llegan a encender todos de un solo golpe [...] ante nuestros ojos aparece un túnel esplendoroso que nos muestra el camino que olvidamos al momento de nacer y que nos llama a reencontrarnos con nuestro origen divino"1

Elena De La Garza

Habiendo sido criada en una familia de formación rígida y autoritaria, Elena se nos muestra como una mujer de similares características. Es dura, fuerte, de gran carácter, con un desenfado fenomenal a quien no cumple las reglas.

De joven había sentido el amor en los ojos de un muchacho llamado José Treviño, a quien el padre de Elena despreciaba por tener sangre negra en sus venas, y la obligó a contraer matrimonio con Juan De La Garza. Habiendo ya sido madre, Elena continuó con sus encuentros amorosos con el mulato, siendo el fruto de éstos Gertrudis. Juan ignoraba este hecho hasta que nació Tita. Al tomar conocimiento sufrió un fulminante infarto, dejando a Elena viuda desde muy joven. Esta repentina viudez la obligó a ser aún más rígida y fuerte, pues tuvo que hacerse cargo del Rancho, de sus tres hijas y de todos los quehaceres que le tocaban por el hecho de ser mujer. Como su madre antes que ella, le enseñó a Rosaura, Gertrudis y Tita los valores que eran imprescindibles para ser agraciada en la sociedad, y las tradiciones que corrían en la familia De La Garza.

A pesar de haber sido víctima de una frustración amorosa culpa de la represión paterna, Elena no se mostró como una persona necesitada de dar afecto, todo lo contrario: aparenta ser una persona renuente al mismo, ya que antes le había provocado tales sufrimientos y soledades. Quizás por eso, y en cumplimiento de las normas familiares, procuraba que sus hijas tuviesen mejor suerte, al menos un futuro más sólido que el de ella, apresurada por entregarlas a una nueva familia que pudiese dar la estabilidad necesaria para su tranquilidad y Paz. De alguna forma creo que Elena quería quedarse sola, y es por esto que ella también se mostraba infeliz con la norma familiar que imponía que Tita se quedara a su lado hasta la muerte.

Desconociendo otro modo de vida, Elena intenta todo el día enseñar e imponer lo que le fue enseñado e impuesto, no por un acto de cobardía hacia el cambio (ella podía enfrentarlo muy cómodamente), sino por un acto de su propia liberación, que esta vez no es espiritual, sino de una falsa sensación de satisfacción al verse desligada de su obligación de madre. Aún así el odio no la abandona, expresando quizás la furia contra sus padres y su difunto esposo a través del mal trato con sus hijas, en especial con la encargada de su compañía, Tita.

Pedro Muzquiz

Pedro es un joven arrebatado y apasionado, que quizás no es reflejo de su padre, un hombre paciente y contemplativo. La misma noche en la que conoció a Tita en una fiesta se decidió a proponerle matrimonio, aunque esperó que arribara la oportunidad para hacerlo a solas. Luego de paseos románticos por la plaza de Piedras Negras, Pedro y Tita fijaron un lapso de un año para dar a conocer la noticia al pedirle a Elena su mano. Pero la noche en que lo hizo, Elena propuso al Señor Muzquiz que Pedro contrajera matrimonio con Rosaura. Pedro, en un arrebatado intento por permanecer cerca de Tita, aceptó la propuesta. Sin cumplir su rol de marido, no consumó el matrimonio sino hasta meses después, gracias a las insistencias y presiones que recibía. Nunca tomó suficiente valor para hacer las cosas, es quizás quien menos piensa en las repercusiones de sus actos en toda la novela. Nunca se atrevió a huir con Tita del Rancho, ni a gritar a viva voz su amor incluso luego de la muerte de Mamá Elena. Incluso se dejaba doblegar por Elena. Como en la obra no se menciona la existencia de Señora Muzquiz alguna, presumo que esta redención a la autoridad materna era producto de haber perdido a su madre, o de la ausencia de ella.

Su inexperiencia ante el trato delicado hacia las mujeres y su anatomía lo llevaba a ser un tanto rústico en la forma de expresar su deseo hacia Tita, delirando durante mucho tiempo por una parte de la pantorrilla que le había visto alguna vez, o mirando fijamente los senos de Tita en una ocasión en la cocina. Sin el menor desdén, Pedro ayudaba a Tita a recorrer el cuerpo de él con las manos de ella, e incluso el día en que la desvirgó la tomó casi por la fuerza, de no haber sido porque Tita no puso resistencia alguna.

Es también esta actitud de niño que se hace pasar por hombre de la casa, Pedro constantemente hacía berrinches frente a la posibilidad de compartir a Tita con alguien más, representado en la novela a través de John, pero también repudiaba la falta de compañía de Tita cuando ella estaba junto a otras compañías. Era tan desenfrenado su amor, y tan tempestuosa la separación que les había sido marcada, que Pedro nunca asumió a viva voz sus sentimientos hacia Tita fuera del círculo privado que ambos formaran, y no fue sino hasta la boda de Esperanza (en la que bailó románticamente con Tita frente a todos) que demostró su amor sin importarle lo demás... ni los demás.

Gertrudis De La Garza

Gertrudis, la segunda hija de Elena (hija de Treviño, el mulato), es una mujer totalmente desenfrenada, muy pasional y muy curiosa respecto de su propio ser y de las delicias que depararía la vida lejos de las normas.

Siempre inclinada hacia el camino rebelde, Gertrudis fue quien sucumbió ante la tentación que marcó aquél plato de Codornices en Rosas que Tita había elaborado marcando una intimidad con Pedro. Para quitarse el ardor que esta sensación provocaba en su bajo vientre, fue a darse un baño en el cuarto de patio trasero construido a tal fin. Pero era su sensualidad tan remarcada, y su deseo tan libidinoso, que el agua no podía refrescarla, representado en la novela en forma mágica: diciendo que las gotas de agua, ni bien tocaban su piel, se evaporaban. Casi explotando de pasión, fue tal el calor de su cuerpo que incendió el cuarto de la ducha. Al salir para resguardar su vida un rebelde, el capitán Juan Alejandrez (quien meses después volvería al Rancho en busca de provisiones) la subió a su caballo y se la llevó lejos del hogar, haciendo el amor a galope.

Gertrudis fue a parar a un burdel, con ansias de calmar el hambre y sed de su cuerpo. Tras pasar meses de lujuria, fue a la búsqueda de Juan Alejandrez y contrajo matrimonio, no sin antes enrolarse en el ejército rebelde y lograr, a fuerza de batallas, ascender hasta el cargo de Generala.

Siempre calculadora, pero abierta y franca a cualquier costo, Gertrudis es quien se encarga de propiciar la situación para que Pedro se enterara que Tita estaba embarazada de él, y es quien aconseja a su hermana sobre el tema antes de partir nuevamente a batallar.

Rosaura De La Garza

La más recatada y acatadora de las reglas de las tres hijas de Elena. Siendo la mayor, es la más preocupada por contraer matrimonio para perpetuar las costumbres familiares.

Rosaura, sabiendo siempre que su marido era el novio de Tita, se muestra como una mujer enfadada y con actitudes de desprecio, a pesar de haber sentido la mayor parte de su vida una terrible sensación de angustia y culpa por haber robado a Tita su amor. Sin embargo, reclamando lo que le pertenece por decisión materna, constantemente tiene enfrentamientos con Tita respecto de Pedro.

Si bien no es independiente ni luchadora, al sentirse permanentemente en desventaja con Tita siempre la trató con frialdad, indiferencia y hasta desprecio. Al temer fracasar en las áreas donde Tita tenía éxito rechazaba la ayuda de su hermana, siendo el mejor ejemplo de esto una ocasión en la que intentó cocinar y se negó a recibir ayuda o asesoramiento, produciendo una indigesta comida que su madre intentaba halagar en presencia de Pedro.

Al continuar ciegamente con la tradición familiar anunciando que Esperanza iba a mantenerse soltera hasta su muerte, Tita propició sin intención una terrible y permanente indigestión a través de su comida, que provocaba a Rosaura flatulencias y mal aliento, hasta terminar en una gran inflamación en el vientre que le provocó la muerte.

Chencha

La más joven de las empleadas del Rancho, Chencha se mantuvo siempre por el bajo, sin intentar ser protagonista de historias que no le eran suyas, pero permanentemente propagando las noticias de aquí para allá.

Exagerada y a veces mentirosa, esta meticulosa chica siempre se mostró temerosa a los regaños de Elena, lo que le hacía sentir la necesidad de inventar excusas por sus actos y por los de los demás.

Este personaje recién toma importancia en el capítulo correspondiente a Julio, cuando Tita está viviendo en casa de los Brown. Chencha preparó uno de los platos favoritos de Tita, Caldo de Colita de Res. Este plato llevaba, además del sabor, los recuerdos buenos y agradables que se necesitaron para que Tita volviera a hablar y a llorar para desahoga sus penas pasadas.

Asimismo, luego de un violento ataque donde resultó violada y a pesar de ser la única compañía con la que contó Mamá Elena durante meses, al volver Tita al Rancho Chencha fue despedida y volvió a su pueblo, donde contrajo matrimonio con un hombre honrado y bueno que la quería. Y un día, así como se fue, volvió a ayudar a Tita en cuanto podía, una vez que Mamá Elena había fallecido, acompañada esta vez por su marido.

Nacha

Es quizás uno de los personajes más importantes de la novela. Responsable por la adoración de Tita por la cocina, Nacha fue más que la cocinera del rancho: era lo que Tita reconoció como una madre, una madre amorosa que le enseñaba con paciencia, que la cubría en sus picardías, que la mimaba en sus enfermedades y la arropaba cada noche. Incluso luego de su muerte siguió acompañando y aconsejando a Tita sobre cuanto podía, y nunca la dejó a merced de las tristezas y soledades que estaban siempre rondando a Tita.

Nacha trabajaba en el Rancho desde que tenía memoria, cuando la madre de Mamá Elena era la jefa del hogar. En esos días, Nacha tenía un novio que la frecuentaba. Ante el desagrado de la madre de Elena, corrió al novio y no permitió su regreso al Rancho. Así Nacha perdió la única oportunidad de amar que tuvo en su vida, razón de más para comprender en todo sentido a Tita en la penosa situación con Pedro y el infortunado destino que había de tocarle.

La noche anterior a la boda de Rosaura y Pedro, Nacha y Tita preparaban el pastel de bodas. Tita, angustiada, lloró sobre la comida dejándole un imperceptible sabor a tristeza que luego hubo de descomponer a los invitados a la celebración. Nacha, para asegurarse del buen estado de los alimentos, probó un poco, pero lo suficiente como para irse a dormir esa noche convertida en un mar de lágrimas. Tan triste se hallaba al otro día que no puedo asistir a la boda, prefirió quedarse en cama. Tampoco se molestó por ello, visto que nunca tuvo buena afinidad con Rosaura por ser esta muy melindrosa con los alimentos desde pequeña. Nacha, como Tita, prefería cumplir con sus tareas aún siendo un espíritu libre, actuando con sutileza para lograr cambios hacia una situación mejor.

Al regresar Tita de la boda de su hermana encontró a Nacha muerta sobre su cama, abrazada a una foto de ese amor que le fue negado. Tal como ocurrió con Tita, tal como ocurrió con Elena, Nacha señala lo que puede ser considerado como una de las tres "generaciones" del Rancho marcadas por la frustración amorosa, el desencanto a la vida, y la lucha por mantener el equilibrio en situaciones entristecedoras y desconcertantes.

  1. Influencia dentro de la sociedad

La obra relata las historias vividas por una familia durante un alborotador período de la historia mexicana, la Revolución Mexicana, comprendido entre la caída de la dictadura de Porfirio Díaz en 1910 y el ascenso al poder de la burguesía, tras superar los intentos de revolución social protagonizados por los campesinos, dirigidos por Emiliano Zapata, asesinado en 1919.

El punto de partida del proceso revolucionario fueron las declaraciones realizadas por el presidente Díaz en las que afirmaba que el pueblo mexicano ya estaba maduro para la democracia y que él no deseaba continuar en el poder. En mayo de 1910 se produjo la insurrección de Emiliano Zapata al frente de los campesinos, que ocuparon las tierras en demanda de una reforma agraria. El 5 de octubre de 1910, Madero y sus colaboradores acordaron el Plan de San Luís, que llamó a la insurrección general y que logró el apoyo de los campesinos al incluir en el punto tercero algunas propuestas de solución al problema agrario. El gobierno procedió al desarme de las fuerzas revolucionarias, pero los zapatistas se negaron a ello, exigiendo garantías de que serían atendidas sus demandas en favor de una solución para el problema agrario.

En 1911 en las elecciones presidenciales resultó elegido Madero pero no logró alcanzar un acuerdo con Zapata ni con otros líderes agrarios respecto de los problemas sociales planteados por el campesinado. El 25 de noviembre Zapata proclamó el Plan de Ayala, en el que se proponía el reparto de tierras y la continuación de la lucha revolucionaria. El Ejército federal Reprimió con dureza los levantamientos, estableciendo campos de concentración, quemando aldeas y ejecutando a numerosos campesinos. En ciudad de México tuvo lugar en febrero de 1913 la que se denominó "Decena Trágica"

La construcción de la cultura mexicana es el resultado de un proceso histórico que implica relaciones de poder, intercambios pacíficos, asimilaciones de elementos culturales exógenos y reinterpretaciones de los elementos culturales preexistentes. Como es el caso de todos los países latinoamericanos, cuando México se liberó del dominio español, sus habitantes carecían de lo que se da en llamar identidad nacional. Quizá lo único que la mayor parte de los mexicanos compartían al momento de la independencia era el haber nacido en un territorio que pretendía ser un Estado, y la religión católica. Fuera de eso, los vínculos interregionales eran escasos y las identidades comunitarias y étnicas estaban muy arraigadas.

Asociados al triunfo de Revolución, aparecen nuevas maneras de concebir la identidad nacional. Uno de los pensadores clave en esta nueva etapa de la reflexión sobre lo mexicano es José Vasconcelos Calderón. Para este abogado, México era una suerte de "crisol" en el que confluían todas las razas. A la construcción de la cultura y de la historia del país habían contribuido lo mismo los europeos que los indígenas, los africanos que los asiáticos. Por lo tanto, los mexicanos por definición eran mestizos, culturalmente. Vasconcelos llamaba raza cósmica a la mestiza, aquella en que confluiría lo mejor de todos los pueblos del orbe. Su influencia se hizo sentir inmediatamente en todo el país a través de la labor de la Secretaría de Educación Pública. Desde 1920 hasta 1940, la educación en México fue empleada como uno de los mecanismos por los cuales se difundió la tesis del México mestizo.

  1. Críticas hacia los problemas actuales:

Como agua para chocolate, es una novela que logra definitivamente cautivar al lector debido a su tema que es de gran interés, el amor prohibido, y cómo el amor logra vencer por sobre todas las cosas, aún imponiéndose ante la sociedad y a todas esas reglas que impiden que este sentimiento tan puro y fuerte brote entre dos personas.

Con un vocabulario no muy complejo, y haciendo uso de una técnica innovadora, escribir a partir de recetas de cocina, es una obra ligera y fácil de leer, que logra cautivar por completo la atención del lector atrapándolo con sus fuertes emociones, y que deja muchas enseñanzas tal como el respeto obligado de las normas y las costumbres, el peso absurdo pero real que la sociedad ejerce sobre la vida de uno, el destino de uno que en algunos casos puede ser cambiado según la decisión que se tome, y sobre, el tema del amor imposible y cuán lejos puede uno llegar para alcanzarlo.

A pesar de que se puede pensar que en la actualidad ya no existen limitaciones en el amor por clases sociales, siempre se da tal vez no tan conocidos por nosotros, pero se podría aplicar al amor de adolescentes donde los padres siempre están oponiéndose al amor que surge en los jóvenes, algunas veces también se da por la clase social en que se encuentran las parejas.

Creo que una solución sería evitar la discriminación inculcar en la familia valores como la igualdad, respeto, entre otros; además de evitar los noviazgos a temprana edad.

  1. Conclusión:

Bueno esta es una novela que en nuestra forma de pensar esta interesante aunque es un relato un poco triste pues la verdad no me agradaría tener una vida llena de sufrimiento como la tuvo tita.

La novela está muy interesante y es una parte de la forma de vida de la época de la revolución. Esta novela se me hace un poco exagerada en algunas partes y pues ficticia porque hay cosas que no pueden pasar, por ejemplo que unas flores cambien su color por la sangre de alguien en un instante, el que a una mujer que no haya tenido un hijo recientemente le salga leche materna.

La historia de amor (tema de la novela) es relatada por una niña que recibe un libro de recetas de cocina e historias de amor de su abuela y decide contar su trágica historia de amos. La protagonista, al ser la menor de las hijas no puede casarse ya que debe cuidar de su madre hasta que ésta muera, sin embargo, ésta se enamora, y al no poder consumar su amor, el amante decide casarse con la hermana y así estar cerca de ella en todo momento. Después de diversos sufrimientos, y tras la muerte de la madre y la hermana, los dos enamorados logran lo que siempre habían ansiado, estar juntos hasta el día de la muerte.

Es una novela muy tierna, pero a su vez muy extraña y compleja. En los capítulos se entremezclan las recetas de cocina. Y las comidas afectan a los comensales según el espíritu con que Tita las cocine. Encontramos en ella detalles fantásticos como las apariciones de Nacha y la madre de Tita y las lágrimas de Tita que sirvieron para salar muchas comidas, el fuego cada vez que Pedro y Tita están juntos. Pero en realidad me ha gustado mucho esta difícil y complicada historia de amor.

RESUMEN

Capítulo I.-   Enero. Tortas de Navidad. 

Tita era una niña tan sensible que desde que estaba en el vientre de su madre lloraba, un día su sollozo fue tan fuerte que provoco que esta naciera antes de tiempo, nació en la cocina de su casa cuando su madre preparaba la comida, entre los olores de la comida lloraba tal vez porque desde que nació ya sabía que el matrimonio estaba negado para ella según los relatos de Nacha.

A los dos días de que nació Tita su padre murió de un infarto al enterarse que Gertrudis, la segunda hija de Doña María Elena, no era hija de él si no del gran amor de su esposa así que Nacha se tuvo que hacer cargo de la crianza de Tita ya que a su madre del susto se le fue la leche, entonces Tita se mudó a la cocina donde los olores de la comida era los que marcaban sus hábitos alimenticios, Tita creció y aprendió a conocer el mundo de la cocina perfectamente convirtiéndose este en su único mundo sin que pudiera entender muy bien el mundo fuera de la cocina todo lo contrario de sus hermanas a quienes les atemorizaba la cocina porque lo encontraban lleno de peligros incógnitos.

Un  día Tita enseñaba a sus hermanas como las gotas de agua bailaban en el comal caliente, Rosaura la miraba desde un rincón atemorizada, Gertrudis en cambio bailando siguió el juego con Tita, Rosaura al verlas se acerco al comal pero al forcejear con Tita se cayó en el comal así que Tita fue severamente castigada con una golpiza por su madre y se le prohibido que jugara con sus hermanas en la cocina.

La vida de Tita fue siempre la cocina allí creció y se enamoró  de  Pedro Musquis sin que se imaginara que el matrimonio estaría negado para ella, ya que según la costumbre de la familia de su madre era que la hija menor de la familia se tenía que hacer cargo de la madre hasta que esta falleciera.

Cuando Pedro le confesó a Tita que estaba enamorado de ella ésta se ilusionó y le dijo que hablaría con su madre para que fuera él y su padre a hablar con su madre y así poder casarse, sin embargo ella no se imaginó lo que su madre tenía destinado para ella, cuando Tita habla con su madre y le dice lo que Pedro pretende hacer la madre le recuerda la costumbre de su familia, Tita por supuesto quiere protestar y pelea su derecho al matrimonio, sin embargo su madre sin más explicaciones le ordena que se calle. Aún así al día siguiente Pedro y su padre el señor Pascual llegan a la casa de Doña María Elena decididos a pedir la mano de Tita para que se case con Pedro, sin embargo se decepcionan cuando la madre de Tita les habla de la costumbre de su familia, pero se sorprenden cuando les ofrece a su hija Rosaura que según ella está lista para el matrimonio y él mas sorprendido es Don Pascual cuando Pedro acepta a Rosaura como esposa.

Cuando se retiran Don Pascual y su hijo de la casa de Doña María Elena éste le pregunta a Pedro por que acepto casarse con Rosaura y él le contesto que al ver la negación tan rotunda de la madre de Tita esa era la única forma en la que podría estar cerca de ella, su padre sin entender muy bien la decisión de su hijo la acepto y lo apoyo en lo que él había decidido. 

Doña María Elena entró a la cocina donde estaban Rosaura, Gertrudis, Nacha, Chencha y Tita a las que dijo que Pedro se casería con Rosaura, todas se sorprendieron y Tita sintió que el mundo se le derrumbaba, pero fue advertida por su madre para que no se interpusiera ni se metiera en la decisión que ella había tomado.

Tita se la paso en su cuarto toda la noche llorando y tejiendo hasta que termino una cobija que cuando la termino se acostó a dormir, Nacha entró llevándole una charola con comida y le platicó lo que había oído decir a Pedro cuando su padre le preguntaba porque había aceptado a Rosaura coma esposa, Tita le pidió a Nacha que no le hablara de eso y que la dejara sola.

El día que fueron hacer la petición de mano oficial de Rosaura, Tita no se apareció en la sala para nada, entonces su madre entró a la cocina, la regaño y como castigo le ordenó que se hiciera cargo del banquete de la boda.

Pedro buscó a Tita para tratar de explicarle la razón de su decidió, pero Tita no lo quiso oírlo y se limitó a seguir cocinando, este al ver que ella no quería hablar con él se retiró convencido de que se estaba sacrificando por su amor, ella sólo se dejaba consolar por Nacha para quien Tita era como su hija.

 

Capítulo II.- Febrero. Pastel Chabela. 

Nacha pidió a Tita que se fuera a dormir ya que de tanto que lloraba, las lagrimas caían en la masa del pastel y le costaba más trabajo batirla, Tita se fue a dormir y Nacha al probar la masa del pastel vio que las lagrimas de Tita no habían alterado el sabor, pero sintió una gran nostalgia y recordó cada uno de los banquetes que había preparado para bodas esperando que llegara el día en que tuviera que preparar el suyo, el cual no había llegado ya que la mamá de doña María Elena se había encargado de espantar al novio de Nacha, terminó el pastel y se fue a dormir, lloró toda la noche y al día siguiente no fue a la boda. Sin embargo Tita tenía que estar allí con su sonrisa para que nadie murmurara, para que a ella no le afectara tanto recordaba su niñez y así fue un día cuando tenía 9 años en la que en una competencia ella resultó la ganadora entre las demás niñas a las que tenía prohibido hablar, a los 14 cuando pudo dominar el carruaje en el que iban sus hermanas cuando el cochero perdió el control y de éste modo pudo sonreír, hasta que le tocó darle su abrazo a Pedro él no desaprovecho y le dijo cuanto la amaba, su mamá se dio cuenta y la regaño y la amenazo; a partir de entonces trato de no acercarse a Pedro. Para Tita la fiesta tomó otro sentido por lo que le había dicho Pedro, solo esperaba el momento de servir el banquete para ir a contarle a Nacha lo que le había dicho y cuando por fin llegó el momento de comer el pastel todos los comensales entraron en una nostalgia, éste era el primer síntoma de la vomitona colectiva que sucedió, a la única que no le hizo daño el pastel fue a Tita cuando acabo de comer fue a buscar a Nacha y encontró su cuerpo sin vida con los ojos abiertos, chiqueadores puestos y la foto de su antiguo novio abrazada. Mamá Elena le puso una paliza a Tita tan fuerte que tuvo que estar dos semanas en cama, por lo que había pasado con el pastel, el incidente fue tan grande que tardaron varios meses para que se pudiera consumar la boda.

 

Capítulo III.- Marzo. Codornices en pétalos de rosas.  

A partir de la muerte de Nacha Tita se hizo cargo de la cocina totalmente, ella se sentía muy triste y sola, Pedro se daba cuenta y al cumplir un año en la cocina le regaló a Tita un ramo de rosas, a Rosaura no le fue muy grato ya que estaba esperando su primer hijo, mamá Elena le ordenó a Tita que tirara las flores a la basura; ella se fue a la cocina y las apretó contra su pecho sin darse cuenta de que sus manos le sangraban y su pacho había manchado las rosas, de pronto escuchó a Nacha que le decía al oído una receta que se preparaba con los pétalos de las rosas, que fue una mezcla explosiva Pedro expreso que era un manjar de los dioses, Rosaura se fue indignada a su habitación, Doña Elena dijo que le faltaba sal aunque sabía que no era verdad, pero en Gertrudis tuvo un efecto afrodisíaco que tuvo que darse un baño de agua fría y el calor era tanto que el baño se incendió y un olor a rosas se expandió lo que hizo que Juan fuera al rancho y al encontrar a Gertrudis corriendo desnuda la subió a su caballo y se la llevo, Pedro y Tita los miraban desde el patio y cuanto más se alejaban ellos lloraban por no haber tenido el valor de fugarse para vivir su amor como ellos; era la primera vez que Pedro veía a una mujer desnuda ya que había tenido intimidad con Rosaura por medio de la sábana nupcial la cual tenía un agujero en medio y se asomaban las partes nobles de la mujer, Pedro nunca había tenido el deseo de ver a Rosaura desnuda pero a partir de ese momento deseaba ver a Tita. 

Cuando mamá Elena preguntó lo que había pasado dijeron que los federales habían incendiado el baño y se habían raptado a Gertrudis, entonces enfermó de la pena y poco antes de morir supo que Gertrudis trabajaba en un burdel en la frontera y prohibió que se mencionara su nombre y quemó sus fotos y su acta de nacimiento. Desde entonces Tita preparaba cada año ese platillo en memoria de la libertad de su hermana.

 

Capítulo IV.- Abril. Guajolote con almendra y Ajonjolí. 

Tita se dispuso a preparar el mole para el bautizo de su sobrino Roberto, cuando estaba en el metate moliendo los chiles entró Pedro  y al verla en esa posición con los senos a la vista sus cuerpos estuvieron a punto de fundirse si no es por Chencha que llegaba del mercado, lo que pasó en ese momento le sirvió a Tita para darse cuenta de lo que Pedro sentía por ella ya que hacía mucho tiempo que no halagaba sus platillos que era la forma como ellos tenían contacto, pero Mamá Elena le había pedido a Pedro que no elogiara la comida de Tita ya que Rosaura se sentía mal después de quedar gorda por el embarazo, a Tita todo ese sentimiento de odio que sentía se le olvidó en cuanto nació Roberto una mañana de Marzo cuando Tita le daba a Nicolás una maleta de ropa de Gertrudis para que se la llevara ya que iba a salir, cuando oyó a Pedro gritar que iba por el Dr. Brown Tita subió y estuvo con su hermana esperando que no fuera por largo tiempo, pero no sería así ya que tuvo que atender el parto siguiendo los consejos de Nacha, cuando llegó su mamá con Chencha se asombraron del trabajo tan profesional que había realizado, Pedro llegó hasta el día siguiente con el doctor ya que los federales lo habían agarrado injustamente; el mismo doctor se admiro ya que Rosaura había tenido un ataque de eclampsia y estuvo a punto de morir. El doctor no sabía si estaba impresionado por el trabajo o por la belleza de Tita ya que desde hace 5 años que había enviudado no se había fijado en otra mujer. Debido a su situación Rosaura no podía amamantar al bebé, así que una parienta de Nacha fue su Nodriza, pero solo por un mes ya que una bala perdida la mató, al ver al niño desesperado por el hambre Tita se desabrocho la blusa y por increíble que parezca salió leche de su pecho virgen en ese momento entró Pedro y más que sorprendido estaba feliz los dos sintieron su amor culminado al ver al bebé, en ese momento entró mamá Elena y mandó a Pedro a que llevara al bebé con su madre y desde ese momento Tita se encargó de alimentar a Roberto. Pedro la ayudó para que nadie se diera cuenta de cómo lo hacía ella. En el bautizo Tita tomó el papel de Rosaura ya que ella seguía todavía delicada, Tita se sentía feliz ya que ese bebé la unió más a Pedro. El Dr. Brown la miraba embelesada, ella se sentía tan contenta que por un momento se le olvidó que su madre la observaba, Mamá Elena al ver las miradas tan lujuriosas que se daban Pedro y Tita decidió que se fueran a vivir a Sn. Antonio Texas con el pretexto de que si Rosaura se sentía mal no habría un doctor mientras Doña Elena lo comentaba con el cura Tita escuchó y sufrió mucho.

 

Capítulo V.- Mayo. Chorizo Norteño. 

A la partida de Pedro, Rosaura y el bebé Tita se había puesto de un animó muy malo, a Chencha le preocupaba que Doña María Elena se fuera a dar cuenta de su tristeza y de que ya no quería preparar el chorizo, de pronto llegó Rosalío para avisarle que una tropa se dirigía al rancho, Mamá Elena escondió todas las cosas de valor y metió a Tita y a Chencha en el sótano entonces junto con sus dos peones Rosalío y Guadalupe enfrentaron la tropa diciéndoles que podían tomar todo lo del granero y los corrales pero que a su casa no entraría al ver su seguridad el capitán ordenó que no tomaran nada Mamá Elena se asombró de su comportamiento sin imaginarse que era quien se había llevado a Gertrudis, Juan Alejandrez, al preguntarle si tenía 3 hijas ella respondió que la mayor y la menor estaban en E.U.A y la de en medio había muerto. Tita se sorprendió de que los revolucionarios no le habían hecho nada a su madre sin embargo en su corazón deseaba que  la mataran. Al volver a la normalidad Tita y Chencha siguieron preparando el chorizo en eso entro Doña Elena reclamándole a Tita que su baño semanal no estuviera listo ya que era todo un ritual y para acabarla a Tita le salió mal todo el ritual, en aquel momento entró Chencha para informarles que el bebé de Rosaura había muerto mamá Elena le ordenó a Tita que siguiera con el chorizo pero Tita se opuso se puso como loca diciéndole a su madre que había sido su culpa su mamá tomó una cuchara de madera y la golpeó en la cara lo que hizo que le sangrara la nariz, se fue al palomar, su mamá ordenó que quitaran la escalera para que no pudiera bajar; llamó al Dr. Brown y le pidió que se la llevara a un manicomio, cuando llegó el doctor la encontró desnuda y con la nariz sangrando, después de unas horas de platicar con ella bajo y se la llevó.

 

Capítulo VI.- Junio. Masa para hacer fósforos.  

El Dr. No la llevó a un manicomio la llevó a su casa, la cuidó, la alimentó y la bañó, durante los primero días Tita no hablaba ni siquiera para comer, parecía perdida veía sus manos y pensaba que hacer con ellas por que en casa de su madre sus ocupaciones estaban destinadas así que decidió volar se concentró de tal modo que salía humo ella creía que de sus manos pero provenía de un cuarto al fondo del patio donde encontró a una señora muy parecida a Nacha la cual le dio una taza de té. Poco a poco en lugar de ella estaba el Dr. Brown y en lugar del lugar donde estaba hirviendo el té se encontraba un laboratorio donde estudiaba las propiedades de las plantas que había aprendido de su abuela una india kikapú, su abuelo se la había robado, la familia no la quería hasta que le salvó la vida a su suegro y fue hacha el doctor de la familia. Su abuela tenía una teoría que todos nacemos con una caja de fósforos en nuestro interior, pero necesitamos oxígeno y una vela para prenderlos en este caso el oxígeno es el aliento de la persona amada y la vela puede ser música, una caricia, una palabra cada uno tiene un detonador y debemos encontrarlos porque si no esa caja se puede humedecer y jamás prenderán, Tita pesó que la suya tenía moho y se estaba humedeciendo el doctor parecía haberle leído el pensamiento y dijo por eso hay que permanecer lejos de las personas que tienen aliento gélido su sola presencia podía apagar el fuego interior, pero también una emoción muy fuerte podía prender todos de un chispazo y así terminar con la vida de dicho ser humano. Le dio un fósforo y le escribió una pregunta con este le dijo que contestara y él en la noche vería su respuesta, le preguntó PR que no hablaba, ella respondió PR que no quiero. El se puso feliz de ver que había dado su primer signo de libertad.

 

Capítulo VII.- Julio. Caldo de Colita de Res. 

Chencha fue a visitar a Tita y le llevó un caldo de Colita de Res porque siempre habían pensado que los caldos podían aliviar el corazón o cualquier enfermedad, cuando dio el primer bocado sintió que Nacha la acariciaba; mientras comía recordaba todo lo bonito que había pasado con Nacha, lloró y lloró hasta formar un río que hizo subir al doctor haber que pasaba, bendijo a Chencha y a su caldo, cuando estaba a punto de salir Tita rompió ese silencio que mantuvo por meses pidiéndole que no se fuera. Chencha le dio a Tita una carta de Gertrudis donde decía que trabajaba en un burdel por qué no saciaba su fuego interior, el señor que la recogió la tarde que se fue de su casa la había abandonado ya que casi lo mata. Tita le pidió a Chencha que le hiciera saber a su mamá que nunca regresaría al rancho, en el camino Chencha trataba de inventar algo para comunicarle la noticia cuando llegó al rancho se metieron unos bandoleros violaron a Chencha y a mamá Elena le dieron un golpe que le provocó una paraplejia que le inmovilizó de la cintura para abajo, su actitud cambio con Tita, pero pensaba que Tita y el doctor la envenenarían por lo que pidió que Chencha le cocinara los alimentos un día no aguanto y le pidió a Tita que la dejara irse, ella accedió; ninguna cocinera duró mucho por lo que tuvo que comerse lo que le cocinara Tita pero antes se tomaba un vaso de leche tibia, un vaso de vino de Ipecacuana y otro de cebolla albarrana lo que le provocó la muerte un mes más tarde. Cuando Tita preparaba a su mamá encontró dentro de un dije una llave, recordó que su madre tenía un cofre lo abrió y descubrió el gran secreto de su mamá que Gertrudis era hija del amor de su vida que se iba a fugar con él pero vio como lo mataban y no tuvo más remedio que quedarse con el papá de Tita. En el entierro Tita lloró mucho al saber que su mamá también había tenido un amor frustrado, llegaron Pedro y Rosaura quien estaba embarazada, Tita y John regresaron al rancho mientras que Pedro se decía a si mismo que nadie le iba a quitar a Tita y menos ahora que ya no existía el impedimento para su unión.

 

Capítulo VIII.-  Agosto. Champandongo. 

Rosaura dio a luz a su hija antes de tiempo igual que Tita debido al impacto de la muerte de Doña Elena, Pedro quería que le pusieran Tita Josefita que era como se llamaba Tita, al saber las intenciones de Rosaura de seguir la tradición ella se negó como también se negó a ser nodriza como con Roberto así que se hizo cargo de ella pero esta vez con atoles y té, así que a la niña le pusieron por nombre Esperanza; Rosaura empezó a sentir que Tita le estaba robando el amor de su hija por lo que le pidió que le diera a la niña, pero esta no quería estar con su madre ya que se había acostumbrado a los olores de la cocina por lo cual tuvieron que instalarle una cocina provisional en el cuarto de Rosaura. El día en que Tita preparaba todo para que John pidiera su mano la niña presentía que se iba a ir, por lo que no dejaba de llorar.  Tita subía y bajaba con la olla para que la niña la oliera en una de esas la niña de llorar y la olla del mole para el Champandongo se le calló, ella se sentó en las escaleras a ver sus 4 horas de trabajo desperdiciado cuando llegó Pedro a pedirle que no se casara ella le replico que no se había metido cuando decidió casarse con su hermana y se marchó furiosa a la cocina. El doctor estaba en el rancho con su hijo Alex que al ver a Esperanza en su cuna exclamó que se quería casar con ella. Rosaura trató de explicarle que no podía casarse por una tradición, Tita enfureció y si no es porque Chencha llegó casada con su trauma superado su esposo se llamaba Jesús Martínez,  Tita le contó que John iba a pedir su mano esa noche; Chencha le aconsejo que se arreglara y ella prepararía la cena. Tita se dio un baño de agua fría pero le extraño que empezó a salir caliente al abrir los ojos vio que Pedro la estaba observando, ella salió corriendo medio vestida del baño; más tarde Chencha le informó que John había llegado. Al entrar a la sala John le entregó el anillo de brillantes, Pedro por ser el hombre de la casa dio su aprobación y entonces cenaron. Cuando John se fue le pidió que la boda se retrasara unos días más para que fuera a E.U.A a buscar a su única tía ella accedió. Esa misma noche cuando fue a guardar los trastes al cuarto donde se guardaban sintió una presencia volteó y era Pedro quien la aventó a la cama y le robó su virginidad.

 

Capítulo IX.- Septiembre. Chocolate y rosca de Reyes. 

Tita preparaba las tablillas de chocolate mientras añoraba cuando era niña y ella y sus hermanas disfrutaban de la rosca que hacía Nacha junto a sus padres, pensaba el cómo decirle a Pedro sus sospechas de estar embarazada, extrañaba a Gertrudis y por un momento llegó a extrañar a su madre. Tita preparaba la masa para la rosca cuando llegó Rosaura para pedirle que le ayudara a seguir la dieta que le había dado el Dr. Brown para su problema digestivo, le explicó que anteriormente no lo había hecho por celos, pero como ahora la veía tan enamorada de John pensó que era absurdo; le pidió con lágrimas en los ojos que la ayudara a reconquistar a su marido, Tita por un momento sufrió por su hermana, pero cuando recordó cómo sería el destino de Esperanza tuvo que hacer un gran esfuerzo para no explotar y lo único que pudo hacer fue prometerle que le ayudaría a adelgazar y que masticara menta para el mal aliento. Al quedarse sola pensó en lo que le diría al hombre que lo único que había hecho era protegerla, se sentía tan mal que se imagino ver a mamá Elena en la ventana reprochándole, insultándola, maldiciéndola y menospreciándola, en eso entro Chencha y la visión desapareció, afortunadamente Tita no estaba embarazada solo tenía un retraso.

Con el pretexto de que alguien le ayudara con la rosca le pidió a Pedro que lo hiciera y le pidió que se vieran en el mismo lugar de la otra noche, Tita volvió a tener alucinaciones pero esta vez el perro ahuyentó a Doña Elena; se escucharon caballos y cuando salieron vieron a Gertrudis vestida de revolucionaria ya que se había vuelto genérala y se lo iba a decir a su madre sin saber que estaba muerta, iba con su esposos Juan el mismo con el que había huido, después de cenar se pusieron a bailar mientras Rosaura y Tita discutían de donde había sacado ese ritmo, Tita lo sabía y pensaba que se llevaría ese secreto a la tumba, pero no fue así ya que al año siguiente Gertrudis tuvo un hijo mulato y su esposos la iba a dejar porque pensaba que había vuelto a la vida de antes, Tita tuvo que sacar las cartas de su madre y contar la verdad para probar la inocencia de su hermana.

Tita estaba feliz ya que tendría con quien platicar y contarle todo lo que tenía, pero Chencha estaba muy disgustada al tener que atender a toda la tropa de Gertrudis.

 

Capítulo X.-  Octubre. Torrejas de nata. 

Tita preparaba el postre favorito de Gertrudis y mientras estaban en la cocina platicaban de lo que había pasado en sus vidas, Gertrudis notó a Tita preocupada; Tita le confesó que estaba embarazada (ya que eso creía) su hermana le dijo que no se preocupara ya que ahora que su mamá ya estaba muerta podía rehacer su relación con Pedro; en ese momento entró Pedro a la cocina y Gertrudis a propósito le dijo que debía decirle a Pedro lo del hijo que esperaba. Gertrudis siguió preparando las torrejas mientras Pedro y Tita daban un paseo, como a su hermana no se le daba mucho eso de la cocina llamó al sargento Treviño quien siempre había estado enamorado de ella y le ordenó que preparara el almíbar él lo hizo tan bien que hasta Tita lo felicitó, la tropa preparó un baile para despedirse del rancho al cual Tita no asistió, se preocupo al ver que Pedro le estaba cantando una canción de amor entonces se le volvió a aparecer su madre insultándola y gritándole pero Tita ya no se dejó y le grito en su cara de su hija ilegítima entonces desapareció y nunca más volvió, conforme Tita vio desvanecer a su madre sus dolores del vientre y senos desaparecieron dando paso a su menstruación en aquel momento Pedro se quemó la cara y cuerpo con un quinqué Rosaura salió para ayudarlo pero él solo le gritaba a Tita que no lo dejara, Rosaura comprendió que ahí sobraba y se encerró en su recamara por una semana. Tita se dedicó a cuidar a Pedro toda la noche con remedios caseros que no aliviaban el dolor de pronto escuchó a Nacha y Luz del amanecer (abuela de John) diciéndole que le pusiera Tepezcohuite mandó a Nicolás a traerla y esto ayudó a Pedro.

En el momento en que se iba Gertrudis llegó John y al abrazar y besar a Tita se dio cuenta de que algo había cambiado dentro de ella.

 

Capítulo XI.- Noviembre. Frijoles gordos con chile a la Tezcucana. 

Tita se levantó temprano para preparar la comida que les daría a John y a su tía que acababa de llegar de Pennsylvania ya que era lo único que podía darles cuando le diera la noticia a John de que ya no se podía casar con él. Fue a darle de desayunar a Pedro pero él la insultó y le exigió que no se casara con el doctor por el hijo que esperaba, a lo que Tita le respondió que a él no le importaba ya que no estaba embarazada. En ese momento llegó Rosaura y les empezó a reclamar su actitud. Tita le dijo que no permitiría que le hicieran lo mismo a Esperanza por lo que Rosaura le prohibió que volviera a acercarse a su hija; mientras le daba de comer a las gallinas notó que unas de ellas empezaban a pelear entre sí. Cuando fue a revisar los frijoles todavía no se cocían recordó que Nacha le había contado que si los frijoles presenciaban una pelea como la de ellas no se cocían, Tita cerró los ojos cantó una canción de amor y recordó cuando estuvo por primera vez a solas con Pedro en el cuarto oscuro, abrió los ojos y los frijoles ya estaban cocidos. Al llegar John con su tía Tita estaba de lo más bella, al pasar al comedor la tía del doctor estaba tan fascinada con la comida (aparte de estar medio sorda) por lo que no escuchó cuando Tita le confesó al doctor que no se podía casar con él ya que no era virgen por que había tenido relaciones con el amor de su vida.    

John le dijo que eso a él no le importaba ya que si lo esencial en su forma de ser no había cambiado él se quería casar con ella todavía, y si Tita aún no quería casarse con él, sería el primero en exigirle a Pedro que le diera el lugar que le correspondía, Tita se lo agradeció mucho.     

 

Capítulo XII.- Diciembre. Chiles en Nogada. 

Mientras Tita y Chencha preparaban los chiles en Nogada para la boda de Esperanza y Alex el hijo del Dr. Brown ellas recordaban que un año antes había muerto Rosaura gracias a una congestión estomacal aguda, su funeral fue muy poco concurrido ya que despedía un olor tan fuerte que ahuyentaba a la gente. Terminaron los chiles y los pusieron en unas bellas charolas para el día siguiente.

La llegada de Gertrudis fue espectacular ya que llegó en un coupé Ford <Tz> de los primeros con velocidades, iba con su esposo Juan, Lucía su hija y su hijo un negro de facciones finas y ojos azul agua herencia de su abuela Elena, el sargento Treviño que después de la revolución se convirtió en guardaespaldas de Gertrudis. Cuando la orquesta empezó a tocar el vals “ Ojos de Juventud ” ellos comenzaron a bailar y Pedro le propuso matrimonio a Tita la cual había respetado el pacto que había hacho con su hermana 20 años de respetar las apariencias, que nadie se enterara de sus amoríos, que Tita no tuviera un hijo ilícito, Tita se encargaría de la alimentación de Esperanza y Rosaura de su educación, Rosaura estaba obligada a tener una relación amistosa y sin celos, con ellos Tita no estaba de acuerdo con la educación de Esperanza ya que quería que estudiara lo contrario de su madre pero por fin la convencieron de hacerlo, Tita rompió el pacto en cuanto supo que Esperanza y Alex se querían casar ya que no estaba dispuesta a que pasara por lo mismo que ella. A Rosaura no le sirvió de nada interponerse ya que a los tres días se murió y al año siguiente se casarían.

Los chiles en Nogada le habían quedado a Tita como nunca y todos los invitados tuvieron que retirarse ya que todos sintieron lo que alguna vez sintió Gertrudis con las codornices, en un momento se quedaron solos Pedro y Tita, Pedro la tomó en sus brazos y la llevó al cuarto oscuro que en ese momento tenía cirios encendidos, una alfombra de pétalos de rosas y sábanas de ceda cada uno pensó que el otro lo había preparado, fueron entonces prisioneros de su pasión en un momento Tita se dio cuenta que Pedro se había muerto a causa de un infarto, entonces ella empezó a comerse uno a uno los cerillos que un día le había dado el Dr. Brown provocando así su muerte junto al amor de su vida, el rancho completo se incendió, cuando Esperanza volvió solo encontró cenizas y un libro de cocina que narra en cada una de sus recetas ésta historia de amor enterrada. Dicen que bajo las cenizas floreció todo tipo de vida, convirtiéndose en uno de los terrenos más fértiles de Piedras Negras.

 

Las recetas que se dan en este libro son:

Tortas de navidad

Pastel Chabela

Codornices en pétalos de rosas

Mole de guajolote con almendra y ajonjolí

Chorizo norteño

Masa para hacer fósforos

Caldo de colota de res

Champandongo

Chocolate y rosca de reyes

Torrejas de natas

Frijoles gordos con chile a la tezcucana

Chiles en nogada