Como agua para chocolate; Laura Esquivel

Literatura hispanoamericana contemporánea. Narrativa (novela). Best Sellers. Argumento. Estructura. Personajes. Forma. Lugares. Tiempo

  • Enviado por: Euterpe
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 9 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información


Como agua para chocolate.

Índice

Resumen de la obra ________________

Estructura _________________________

Personajes ________________________

Forma ____________________________

Lugares y Tiempo __________________

Opinión personal ___________________

Resumen de la obra.

La obra comienza por contarnos la vida de Tita, la protagonista, desde que estaba en el vientre de su madre, Mamá Elena.

Tita nació repentinamente en la mesa de la cocina, hecho que determinó su amor por la cocina.

Con tanta agitación y sorpresa, Mamá Elena perdió la leche y no pudo amamantarla. Nacha, la cocinera del rancho, se ocupó de la alimentación de la recién nacida. Tita pasaba todo el día en la cocina, gozando de los olores de las comidas que Nacha preparaba.

Creció en la cocina que se convirtió en su ambiente habitual de juego. Sus hermanas, Rosaura y Gertrudis, veían en la cocina un sitio peligroso y extraño. Tita intentó acercarlas al ambiente donde ella había pasado la mayor parte de su vida. Desgraciadamente todo acabó en una paliza que Mamá Elena le propinó a Tita, ya que Rosaura se quemó las manos por haber ido a jugar a la cocina.

Con el paso del tiempo, Tita aprendió a cocinar las recetas que Nacha preparaba y la ayudaba en la cocina.

Llegó la temporada de la matanza. Esto era un acontecimiento tradicional para las mujeres de la familia. Todas participaban. Durante el proceso. Tita aprovechó para comentarle a su madre que Pedro Muzquiz vendría a hablar con ella. Mamá Elena le respondió que si se trataba de pedir su mano no tenía caso que el muchacho se molestara en venir; Tita debía seguir la tradición y, ya que era la menor de las hermanas, tendría que cuidar de su madre hasta que ésta muriera.

Pedro y Tita se conocieron en una fiesta que tuvo lugar en el racho donde ella vivía. Se observaron mutuamente durante toda la noche, y por fin Pedro le declaró su amor, que era correspondido por Tita.

Ante la negación rotunda de Mamá Elena, Tita avisó a Pedro para que desistiera de su propósito, pero aún así el se presentó al día siguiente con su padre en el rancho. Mamá Elena volvió a negarse al matrimonio de Pedro y Tita y le ofreció, en cambio, la mano de su hija Rosaura. Pedro aceptó a fin de permanecer cerca de su verdadero amor.

La fecha de la boda ya se había fijado y Mamá Elena decidió que Tita y Nacha serían las encargadas de preparar los platos que se servirían en el banquete; Nacha por su experiencia y Tita como castigo por negarse a asistir a la petición de mano de Rosaura.

Tita y Nacha comenzaron con todos los preparativos. Tita estaba recogiendo unos huevos para el pastel fuera de la cocina y Pedro aprovechó para explicarle el porqué de su decisión, pero Tita se negó a escucharle. Ella pensaba que Pedro la mintió cuando le declaró su amor.

El día de la boda se acercaba y la angustia de Tita aumentaba por momentos. Tita cocinaba los últimos ingredientes para el pastel de la boda y, desesperada por la situación, rompe a llorar, mezclándose sus lágrimas con el pastel.

Llegó el día de la boda y todo se desarrolló con normalidad hasta el momento en que todos los presentes probaron el pastel. Las lágrimas de Tita provocaron un extraño efecto: todos lloraban y vomitaban sin poder evitarlo. Por esto Mamá Elena le propinó otra paliza a Tita, ya que pensaba que había echado algún vomitivo para arruinar la boda de su hermana. A pesar de todo esto, Tita se sentía feliz porque Pedro le había dicho que la quería durante la típica felicitación que se le da a los recién casados.

Desgraciadamente, la tristeza se apoderó otra vez de Tita cuando descubre a Nacha tirada en el suelo de la cocina sin vida. Nacha era para Tita como su verdadera madre y ahora sólo tenía el apoyo de Gertrudis.

Tras la trágica muerte de Nacha, Mamá Elena nombró a Tita cocinera oficial del racho, pues ella era la mujer más capacitada para ese trabajo.

Tita había quedado muy afectada por todo lo ocurrido y Pedro le regaló un ramo de rosas para intentar animarla. Rosaura se puso celosísima y Mamá Elena furiosa. Le ordenó a Tita que tirara el ramo, pero Tita recordó una receta de Nacha en que se utilizaban rosas y decidió utilizarlas para cocinar.

Todos comieron con gran agrado el plato, pero Gertrudis sintió algo especial: un fogoso calor le corría por todo el cuerpo. Corrió hacia el baño para refrescarse, pero éste se incendió. Asustada por las llamas, salió corriendo desnuda. El olor a rosas que su cuerpo desprendía llegó hasta el lugar donde se libraba una batalla y un revolucionario, Juan, en el que ya antes Gertrudis se había fijado, lo siguió hasta el rancho montado en su caballo. Cuando Gertrudis vio al soldado, se montó en su caballo y los dos se alejaron mientras hacían el amor. Tita sintió deseos de escaparse también con Pedro, pero un grito de su madre le hace reprimirse. Hicieron creer a Mamá Elena que Gertrudis fue raptada contra su voluntad. Una semana después se enterarían que, tras de dejar al soldado revolucionario, Gertrudis entró a trabajar en un burdel.

Pasó el tiempo y Rosaura quedó embarazada de su primer hijo.

Tita estaba muy deprimida. Con la marcha de Gertrudis se había quedado totalmente sola. Ni siquiera quería el apoyo de Pedro. Tampoco contribuyó mucho la noticia del embarazo de Rosaura.

El día del parto llegó y Pedro salió a buscar al Doctor Brown, el médico del pueblo. Mamá Elena y Chencha habían salido. Tita se quedó sola para asistir a su hermana en el parto, pues Pedro había sido retenido en el camino por los revolucionarios. Deseó que Nacha estuviera para decirle qué tenía que hacer y, de repente, el espíritu de ésta apareció para ayudarla.

Rosaura había engordado durante el embarazo y esto dificultó la tarea. Además sufrió un ataque y empezó a hincharse sus manos, cara, pies, ...

Todo salió bien, aunque Rosaura quedó muy debilitada. Mamá Elena y Chencha llegaron a casa y admiraron el trabajo de Rosaura. Al día siguiente, Pedro llegó con el John Brown, el doctor. John era viudo y tenía un hijo. Llevaba cinco años sólo, pero al ver a Tita ya más crecida quedó asombrado de su belleza.

Rosaura seguía enferma y no podía amamantar al bebé, así que Chencha buscó una nodriza. La mujer consiguió que Roberto, que así se llamó el niño, se alimentara debidamente. Pero un mes después fue herida de muerte y no pudieron encontrar otra. Tita, a pesar de no sentir gran simpatía por Roberto, dijo que se encargaría de alimentarlo al igual que Nacha lo hizo con ella. Le dio té, pero el niño sólo buscaba alimento en el pecho de Tita. Para intentar al menos que dejase de llorar, Tita le ofrece al niño una de sus mamas y succionó con tanta fuerza que logró sacar leche. Tita mantuvo esto en secreto para que Rosaura no se molestara y fingió como si el niño hubiera aceptado el té.

El día del bautizo del niño llegó, siendo Tita la encargada del banquete de celebración. Todo iba bien hasta que Mamá Elena comentó su decisión de que Rosaura y Pedro se trasladaran a Texas. Allí Rosaura se recuperaría por completo y separaría a Tita de Pedro.

Tita, con la partida de Pedro y Roberto que se habían convertido en su razón para vivir, queda destrozada. Lo único que le mantenía viva era cuidar de un pequeño pichón al igual que lo hizo con Roberto.

Pero será la noticia de la muerte de su sobrino la que suma a Tita en la total desesperación. No consiguieron que Roberto siguiera alimentándose en Texas y murió. Tita enfureció y culpó a Mamá Elena de su muerte. Se subió al palomar con el pichón y Mamá Elena ordenó que le quitaran la escalera y que la dejaran allí unos días. A la mañana siguiente Mamá Elena le dijo a Chencha que subiera a por Tita, pero está bajó diciendo que estaba en un estado demencial y que no quería bajar. Tenía al pichón muerto entre sus brazos. Así que Mamá Elena mandó llamar al doctor Brown para que se llevara a Tita a un manicomio. John subió, habló con ella y consiguió que bajara. Y en vez de levarla al manicomio, decidió acogerla en su casa.

Tita no había hablado desde que ocurrió todo esto. Sin embargo, John si hablaba con ella. Él la trataba muy bien y la cuidaba personalmente.

John pasaba le día en su laboratorio estudiando y haciendo experimentos y Tita sentada observándole con atención. Ella seguía tejiendo una colcha que empezó para su ajuar cuando creía que se casaría con Pedro. La colcha era ya gigantesca.

Una de las cosas que John le contaba era que su abuela le dijo que todos nacíamos con una caja de cerillas en el interior y que sólo algunas personas conseguían encender en nosotros una de esas cerillas. Tita pensó que quizá John podría encender alguna de esas cerillas que tenía en su corazón.

Pasaron varios meses y Chencha, desobedeciendo a Mamá Elena, fue a visitar a Tita. Le llevó una de las recetas que Nacha preparaba. Cuando Tita lo probó, rompió a llorar de tal forma que las lágrimas inundaron toda la habitación. John se iba para dejarlas solas y de repente Tita habló para pedirle que no se marchara. Fueron sus primeras palabras en meses. Además Chencha le traía una carta de Gertrudis en la que le contaba que había dejado al revolucionario y que ya había quedado saciada tras estar con muchos hombres. Tras esto, Tita decide quedarse en casa del doctor y no volver jamás al rancho de su madre y le pidió a Chencha que se lo comunicara a su madre.

Lo que más le preocupaba ahora a Chencha era qué excusa le diría a Mamá Elena por desobedecerla y visitar a Tita. Pero Chencha no tuvo necesidad de mentir porque cuando llegó al rancho los revolucionarios la habían saqueado. Dejaron inválida a Mamá Elena y violaron a Chencha.

Mientras tanto, Tita había aceptado la proposición de matrimonio de John y estaba dispuesta a empezar una nueva vida, sin embargo, regresó al conocer la tragedia que ocurría en su casa. A pesar de todo, estaba decidida a cuidar de su madre y ocupar de nuevo su puesto en la cocina. Como era costumbre, Mamá Elena protestó por el sabor de la comida; la encontraba un tanto amarga y acusaba falsamente a Tita diciendo que ponía veneno en sus comidas. Ordenó que trajeran una nueva criada, ya que Chencha se marchó para descansar unos días y olvidar lo ocurrido. Varias muchachas pasaron por la casa, pero todas se iban argumentando que el carácter de Mamá Elena era imposible. Tita asumió de nuevo el trabajo de la cocina, con las incesantes quejas de su madre.

Tiempo después. Mamá Elena murió de fuertes dolores en el estómago provocados por una medicina que Mamá Elena tomaba sin supervisión médica.

Tita quiso encargarse de todos los preparativos para el velorio y, mientras vestía el cuerpo sin vida de su madre, descubrió un llavero con muchas llaves, pero había una que no reconocía. Entonces se acordó que una vez, jugando, encontró en el armario de su madre un cofre, y que se llevó una tremenda paliza por mirar en el armario. Fue en busca del cofre y lo abrió. Descubrió que su madre había estado enamorada de un mulato, pero sus padres no permitieron la boda. Además, Gertrudis era hija de este amor secreto de Mamá Elena. Con esto, la idea que Tita tenía de su madre cambió radicalmente. Juró que nunca renunciaría al amor y estaba convencida de que su verdadero amor era John.

Rosaura y Pedro regresaron para asistir al funeral de Mamá Elena. Rosaura esperaba su segundo hijo. Cuando abrazó a Pedro, ya no estaba segura de sus sentimientos hacia John.

Cuando Pedro se dio cuenta de la relación entre Tita y John, los celos le invadieron. Quería recuperar a Tita y más ahora que su mayor obstáculo, Mamá Elena, había desaparecido.

Rosaura dio a luz a su hija, Esperanza. El parto fue complicado y quedó incapacitada para tener más hijos.

Tita volvió a la cocina del rancho para preparar el plato que se serviría en la cena de su pedida de mano. Iba retrasada, ya que se ocupaba de Esperanza al igual que lo hizo con Roberto. Esta vez la alimentó con té y atoles, pues no quiso involucrarse tanto como la vez anterior. Tita temía por el futuro de la niña, ya que estaba destinada a correr la misma suerte que ella: cuidar de su madre hasta que muriera.

Pedro buscó a Tita para pedirle que no se casase con John, pero ella se mantiene firme y le recrimina que no es quien para pedirle eso.

John y su hijo, Alex, llegaron a la casa y pasaron a la habitación de Rosaura para visitarla acompañados por Tita. Cuando Alex vio a Esperanza, dijo que algún día se casaría con ella. Rosaura hizo alusión a la terrible tradición que Tita había sufrido y ésta se puso furiosa.

Tita volvió enfadada a la cocina y entonces apareció Chencha. Se había casado y ya estaba totalmente recuperada de su violación. Chencha ayudó a Tita con la cena y ya todo estaba listo.

Reunidos todos en el salón, John pidió la mano de Tita y Pedro, como hombre de la casa, accedió antipáticamente.

Al terminar la cena, John se fue apresuradamente iba a ir a Estados Unidos a buscar a una tía suya para que estuviera presente en la ceremonia.

Tita se quedó sola en la cocina recogiéndolo todo. Entró en el cuarto oscuro donde su madre acostumbraba a bañase, el cual había sido convertido en una habitación para guardar ollas de cocina y demás utensilios. Entonces entró Pedro, cogió a Tita e hicieron el amor.

Pasaron los días. Tita se encontraba en la cocina preparando un roscón cuando Rosaura apareció en la cocina. Rosaura estaba muy apenada; había engordado mucho con los embarazos y su enfermedad le había dejado un pestilente aliento y unos gases espantosos, hasta el punto de que Pedro y ella dormían en habitaciones distintas. La relación entre Rosaura y Tita nunca había sido muy buena, pero Tita sintió verdadera lástima por su hermana y accedió a ayudarla en lo que pudiera.

Tita siguió con la elaboración del roscón cuando de repente apareció el espíritu de su madre para reclamarle la relación que tenía con Pedro. Además le comunica que está embarazada.

Al saber la noticia de su embarazo, Tita quiso contárselo a Pedro. El roscón ya estaba terminado y le pidió a Pedro que le ayudara a llevarlo al salón donde esperaban los invitados. Intentó contárselo, pero Chencha les interrumpió.

Todos estaban ya en el salón cuando llamaron a la puerta. Se trataba de Gertrudis, que volvía con Juan a la cabeza de su ejército. Gertrudis era general del ejército revolucionario. Tita la abrazó fuertemente y la hizo llegar a empujones hasta el salón. Todos los presentes bailaron y se divirtieron como nunca.

Días después, Tita y Gertrudis se encontraban en la cocina preparando una de las recetas preferidas de Gertrudis. Tita rompió a llorar y le contó a Gertrudis todos los problemas que tenía. Gertrudis le aconseja que intente su vida con Pedro y no se avergüence por Rosaura. Entonces Pedro entró en la cocina y se enteró de que Tita esperaba un hijo suyo. Los dos salieron fuera para hablar de ello.

Por la noche, se celebró en el patio una fiesta para despedir a Gertrudis. Pedro, borracho, dio una serenata a Tita y el espíritu de Mamá Elena se apareció de nuevo para recriminar a Tita su comportamiento. Pero esta vez Tita se enfrentó a su madre y esto terminó con sus apariciones. Entonces la inflamación del vientre de Tita empezó a remitir para dar paso a su menstruación. Esto alivió profundamente a Tita. Mientras tanto, Pedro seguía tambaleándose bajo la ventana de Tita y una lámpara de aceita explotó sobre su cara. Tita bajó rápidamente para asistirlo. Tita se encargó de curar sus heridas con la ayuda del espíritu de Nacha.

Al día siguiente, Gertrudis partió con su ejército a un nuevo destino. Se despidió de Tita aconsejándole que no dejara su lucha por Pedro.

En este momento llegó John. Cuando abrazó a Tita, notó que algo había cambiado.

John y su tía Mary estaban invitados al día siguiente a una comida en el rancho, así que Tita comenzó con las preparaciones. Pedro bajó a la cocina para hablar con Tita y reclamarle la invitación de John. Tuvieron una fuerte discusión y se pelearon. Pedro volvió a su habitación y Tita se quedó en la cocina. Entonces apareció Tita con treinta kilos menos. Entró decidida a enfrentarse a Tita. Pero Tita no se dejó pisotear y le echó en cara que se hubiera casado con el amor de su vida siendo su hermana y le advirtió que no dejaría que siguiera la tradición familiar con Esperanza. Rosaura le prohibió a Tita que se acercara a su hija y además la amenazó con echarla de la casa.

John y Mary llegaron al rancho y tita salió a recibirlos. Pasaron al comedor y se sentaron. La tía de John era sorda, así que Tita aprovechó para decirle a John que tenían que cancelar la boda. Él se mostró muy comprensivo y le dijo a Tita que no se preocupara por nada, que se haría lo que ella quisiera. Al terminar la cena, John le dijo a Tita que tomara una decisión con tranquilidad.

Un tiempo después, empezaron con los preparativos para la boda de Alex y Esperanza a pesar de la negación de Rosaura. Incluso John ayudó con los trabajos de la cocina. Pedro, celoso por la actitud galante de John, se fue decidido a darle un puñetazo, pero se paró a pensar en las consecuencias y desistió.

Tita recordaba a Rosaura durante los preparativos para la boda de Alex y Esperanza, ya que esta murió hacía ya un año a causa de sus gases intestinales.

Al día siguiente se celebró la fiesta y Gertrudis llegó también al rancho acompañada de su marido, Juan, y su hijo mayor.

Pedro y Tita siguieron con su relación clandestina. Había llegado a un acuerdo con Rosaura para seguir aparentando que el matrimonio con Pedro funcionaba, pero sin que éste dejara de ver a Tita.

Bailaron y se divirtieron en el banquete. Esta vez la comida de Tita tuvo un efecto afrodisíaco y todos los comensales se fueron corriendo a satisfacer sus deseos sexuales. Esa noche Pedro pidió a Tita matrimonio. John, derrotado y triste, se despidió y se marchó. Era la primera vez que Tita y Pedro se quedaban solos y podían dar rienda suelta a su amor. La consumación de su amor fue tan intensa que Pedro cayó muerto sobre el cuerpo de Tita. Cuando se dio cuanta de que Pedro había muerto, Tita sacó una caja de cerillas que John le había regalado y se los tragó. Poco a poco Tita disipó un túnel y a Pedro en el fondo y partieron juntos hacia el paraíso. Sus cuerpos se incendiaron y con ellos la colcha que Tita había tejido durante años, que a su vez incendió todo el rancho. Saltaban chispas de colores que llegaban hasta el cielo. Incluso los habitantes del pueblo creían que se trataba de los fuegos artificiales de la boda de Alex y Esperanza.

Estructura.

La obra se divide en doce capítulos a modo de calendario anual y con el título de una receta del siguiente modo:

  • ENERO. Tortas de Navidad.

  • FEBRERO. Pastel Chabela.

  • MARZO. Codornices en pétalos de rosas.

  • ABRIL. Mole de guajolote con almendra y ajonjolí.

  • MAYO. Chorizo norteño.

  • JUNIO. Masa para hacer fósforos.

  • JULIO. Caldo de colita de res.

  • AGOSTO. Chanpandongo.

  • SEPTIEMBRE. Chocolate y Rosca de Reyes.

  • OCTUBRE. Torrejas de natas.

  • NOVIEMBRE. Frijoles gordos con chile a la Tezcucana.

  • DICIEMBRE. Chiles en nogada.

  • Personajes.

    Tita De La Garza: es la protagonista de la historia. Al comienzo tiene quince años, es sensible, buena cocinera y está enamorada de Pedro. Tiene lugar un gran cambio en ella con el paso del tiempo, ya que se revela contra su madre.

    Nacha: cocinera del rancho. Es la persona que se encarga de alimentar y enseñar a Tita desde su niñez haciendo el papel de madre para ella.

    Mamá Elena: es una mujer de duro carácter y madre de las tres hermanas De La Garza. Es egoísta y muy conservadora.

    Rosaura De La Garza: es la hermana mayor de Tita. Es muy parecida a su madre en el carácter.

    Gertrudis De La Garza: este es la segunda hermana, además fue la única que se atrevió a dar rienda suelta a sus sentimientos. Era dinámica y rebelde.

    Chencha : sirvienta de la casa. Le encantaba el chisme.

    Pedro Muquiz: era el pretendiente de Tita. Se casó con Rosaura para estar cerca de su verdadero amor.

    Juan Alejandrez: es militar revolucionario que termina casado con Gertrudis..

    Dr.John Brown: es el médico de la familia y también el que se enamoro de Tita. Es un personaje importante en el desarrollo de la vida de la protagonista.

    Rosalío y Felipe: criados del rancho de la familia De La Garza.

    Forma.

    La autora utilizó un lenguaje sencillo y no muy recargado.

    Dado que la obra pertenece al movimiento latinoamericano del Realismo Mágico, encontramos abundancia de palabras propias del castellano de América del sur.

    Como figura predominante podemos resaltar la hipérbole, que está presente en todos los hechos fantásticos o ficticios de la obra.

    Lugares y tiempo.

    La novela se desarrolla esencialmente en el rancho de la familia De La Garza, aunque también son relevantes los hechos que acontecen en la casa del Doctor Brown. Además también se mencionan algunos otros sitios como San Antonio (Texas) y Estados Unidos.

    La línea del tiempo es bastante irregular, ya que los numerosos recuerdos de la protagonista a lo largo de toda la obra pueden llegar a perdernos en la línea temporal.

    Opinión personal.

    He encontrado la obra demasiado ficticia. El argumento me parece interesante y con aspectos muy reales, pero los hechos fantásticos son exagerados.

    La autora ha sido muy capaz para transmitir el dramatismo y la angustia de la vida de la protagonista. Además ha mezclado el contexto histórico en la obra, lo que hace entender mejor las circunstancias y características de la época.

    La forma que ha tenido de relacionar la cocina y las comidas con los estados de ánimo de la protagonista y la transmisión de sus sentimientos al resto de los personajes es muy original.

    En mi opinión, es una de las obras innovadoras de la literatura que se salen de los esquemas habituales.

    1

    3, 4, 5, 6, 7 y 8.

    8

    9

    9

    9

    9