Comisión Económica para América Latina

Organismos económicos internacionales. CEPAL. Perspectiva cepalina. Comisiones Económicas Regionales de UN (United Nations). Teoría cepaliana. Desarrollo económico latinoamericano

  • Enviado por: Miguel Angel Bustos Uribe
  • Idioma: castellano
  • País: Colombia Colombia
  • 7 páginas

publicidad
cursos destacados
Trading FOREX con Price Action
Trading FOREX con Price Action
Con nuestro curso de Trading Forex aprenderás a negociar cualquier par de monedas en diferentes ambientes y marcos de...
Ver más información

Como ser un TRADER PROFESIONAL. Curso AVANZADO
Como ser un TRADER PROFESIONAL. Curso AVANZADO
No hay mejor forma de aprender que al lado de EXPERTOS que ya son consistentes en el mercado. Esa es la...
Ver más información

publicidad

LA CEPAL, LA DESIGUALDAD Y LOS NUEVOS RETOS PARA AMERICA LATINA

Hoy en día, es evidente que existe una desigualdad frente a casi todos los temas y situaciones que se pueden plantear, y esta desigualdad suele ser la causa directa de la mayoría de los conflictos, independientemente de su trascendencia. En este documento se analizará la perspectiva CEPALINA y los aportes de esta escuela a la teoría económica, los cambios que ha sufrido esta en el tiempo, pretendiendo a aclarar las desigualdades centro-periferia siendo esta una desigualdad de tipo económica, social y geográfica que se puede considerar la más importante a escala mundial.

El Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas creó  en 1948 cinco comisiones económicas regionales con el objetivo de ayudar y colaborar con los gobiernos de la zona en la investigación y análisis de los temas económicos regionales y nacionales. Los ámbitos de actuación de las cinco comisiones son Europa,  África, la región de Asia y el Pacífico, el Asia Occidental (Oriente Medio) y la América Latina. Pero ha sido precisamente esta última, la CEPAL,  la más activa y la que ha alcanzado un mayor nivel de prestigio e influencia.

Sus objetivos explícitos son contribuir al desarrollo económico y social de América  Latina, coordinar las acciones dirigidas a su promoción y reforzar las relaciones de los países latinoamericanos entre sí y con los demás países del mundo.

Las propuestas de la CEPAL partieron de una interpretación de las principales restricciones, sobre todo de origen estructural, que impedían el desarrollo de los países de la región. En este sentido habiendo cambiado de manera dramática la situación interna de cada país y del contexto externo, el contenido de las propuestas como es lógico también ha variado.

La aportación más importante que puede hacer la CEPAL al pensamiento económico Latinoamericano hoy en día es que a través de la difusión de sus ideas frenó de alguna manera la influencia Norteamericana y la explicación de las causas del subdesarrollo en el continente tales como; los círculos viciosos que se generan por la falta de ahorro, inversión e ingreso, de Nurkse, Myrdal, Barré, Galbraith ; al dualismo social y sus salidas desarrollistas; a las imperfecciones del mercado que no permiten aprovechar el optimo de los recursos por la inmovilidad de los factores, de Meier y Baldwin; y por ultimo la inelasticidad de los precios y la carencia de especialización de tantos otros.

Aunque hay que reconocer que al principio el mensaje Cepalino, pese a su importancia, y a los aportes de sus más esclarecidos exponentes, participaba en un comienzo de los esquemas y modelos de autores extranjeros, como el australiano Collin Clark y el ingles Keynes. El mismo Prebish lo reconocería más tarde, y su discípulo Adolfo Gurrieri, al describir su pensamiento y su estrategia, haría caer en cuenta que “esos rasgos de sometimiento impidieron presagiar la crisis de la industrialización sustitutiva, y condicionaron los resultados inesperados, de la insuficiencia dinámica y de la desigualdad social, en un patrón de desarrollo hacia adentro, a la larga aprovechado por los de afuera”.

La teoría Cepaliana comienza con el modelo de industrialización de sustitución de importaciones, al cual esta escuela latinoamericana le dio las bases teóricas de desarrollo a través de teoría, maquinaria y política económica; esta poderosa triada -que vincula una idea con un mecanismo institucional para la aplicación de una política- constituye el núcleo de la concepción de LA CEPAL.

Luego de la caída del modelo de crecimiento por factores ya conocidos la CEPAL se centro en las consecuencias del agotamiento del modelo de desarrollo prevaleciente en los países Latinoamericanos durante la posguerra, de la posterior crisis de la deuda externa y las políticas de ajuste que siguieron a la misma en la década de 1980, y por los intentos efectuados más recientemente en diversos países latinoamericanos para encarar reformas económicas que apuntan a facilitar el servicio de la deuda y a reanudar el crecimiento en condiciones mas sustentables que en el pasado.

En medio de un escenario tan cambiante, no es de extrañar que ese periodo se haya caracterizado por un alto grado de confusión, incertidumbre y dramatismo, como suele ocurrir en toda transición hacia lo nuevo. En ese caso, “esos rasgos se deben particularmente a que la transición estuvo marcada por fuentes dicotomías y debates, basados en la existencia de posiciones contrapuestas, generalmente de origen muy antiguo, que a veces dificultaron la búsqueda de soluciones adecuadas a las nuevas realidades”.

Las ideas de LA CEPAL cautivaron ha América latina una región que esperaba ser creada. La doctrina de LA CEPAL libero y doto de autoridad a los latinoamericanos, que desde mucho tiempo atrás estaban habituados a importar sus ideas del exterior que en un principio se preguntaba ¿los países de América Latina deben industrializarse? ¿Debe el estado asumir un papel de vanguardia en el desarrollo económico? Después del nuevo siglo se habla de puntos de debilidad de la región (estructuras feudales, desigualdades en la distribución de la renta y una falta de identificación genuina con la planificación económica, entre otras cosas) que van mucho más allá de las restricciones externas señaladas en el lenguaje habitual de LA CEPAL.

Una de las teorías mas influyentes en la historia del pensamiento económico latino Americano fue y es sin duda alguna la llamada "teoría de la dependencia" siendo esta un conjunto de teorías y modelos que tratan de explicar las dificultades que encuentran algunos países para el despegue y el desarrollo económico. Surgieron en los años sesenta impulsadas por el economista argentino Raúl Prebish y LA CEPAL Inicialmente se dirigieron al entorno latinoamericano aunque posteriormente fueron generalizadas por economistas neo-marxistas.

La dependencia económica es una situación en la que la producción y riqueza de algunos países está condicionada por el desarrollo y condiciones coyunturales de otros países a los cuales quedan sometidas. El modelo "centro-periferia" describe la relación entre la economía central, autosuficiente y próspera, y las economías periféricas, aisladas entre sí, débiles y poco competitivas. Frente a la idea clásica de que el comercio internacional beneficia a todos los participantes, estos modelos propugnan que sólo las economías centrales son las que se benefician.

Los rasgos y caracteres más significativos a ser tomados en cuenta en el análisis de la pertenencia de un país al centro o la periferia considera variables tales como Magnitud del Crecimiento (cuánto crece?), causas y factores del crecimiento (¿Por qué crece?) ,diferencias del crecimiento según países (regímenes demográficos) y el ingreso per-cápita, la producción per-cápita y el Índice de Desarrollo Humano(IDH).

Entre el Centro y la Periferia existen obvias diferencias en bienestar material y bienestar social. “Con bienestar material nos referimos a la alimentación o el beneficio obtenido de las materias primas (ya sean propias o importadas), las infraestructuras de que disponen, la calidad y cantidad de viviendas… Actualmente los países desarrollados gozan de un bienestar material infinitamente superior al de los países pobres”.

“Bienestar social se refiere principalmente al registro del paro que hay en cada país o a su estabilidad o inestabilidad política”. Por lo general, en los países ricos está instaurada una democracia con una institucionalidad evolucionada y eficiente, mientras que en muchos de los países subdesarrollados hay un régimen extremista, dictatorial o con una democracia incapaz de cumplir al pueblo con las funciones mínimas de un estado (seguridad, educación y salud) como en Latino América.

Además de los factores comentados, existe una dependencia mutua entre los dos grandes grupos, que genera un dominio del Centro sobre la Periferia. Como consecuencia de la evolución de la economía europea y norteamericana, así como de colonialismo e imperialismo, se han creado ciertas dependencias de subdesarrollados hacia desarrollados y viceversa, que a su vez son causas o factores directos de que se mantenga esta situación.

Estas dependencias y los mecanismos mediante los que el comercio internacional agrava la pobreza de los países periféricos son diversos, las diferentes clases de dependencias existentes son:

Dependencia de mercados, es una de las dependencias más notables e importantes. Está provocada por el funcionamiento del mercado y la economía mundial, que consiste en lo siguiente por una parte la especialización internacional asigna a las economías periféricas el papel de productores-exportadores de materias primas y productos agrícolas y consumidores-importadores de productos industriales y tecnológicamente avanzados. Además la monopolización de las economías centrales permite que los desarrollos tecnológicos se traduzcan en aumentos salariales y de precios mientras que en la periferia se traducen en disminuciones de precios.

Aquí se observa claramente que el Centro tiene dominio sobre la Periferia, aunque también existe una dependencia en menor proporción muy importante entre los dos. Por ejemplo, con la internacionalización de la economía; crisis como las de argentina, el encarecimiento de las materias primas y la inestabilidad política causan un alto grado de incertidumbre en el centro.

Los países de la periferia también presentan una Dependencia tecnológica; los países industrializados poseen la tecnología punta y, sobre todo, el control sobre ésta. Este factor es muy condicionante en un mundo que, desde la revolución industrial, se ha visto cada vez más afectado por la inclusión de máquinas tanto en las fábricas como en la vida cotidiana. Sin embargo, los países subdesarrollados están en desventaja en este aspecto, y llegar a alcanzar el nivel mínimo de progreso les puede llevar mucho tiempo. Aquí la teoría de la CEPAL subraya la importancia de la innovación tecnológica para lograr un crecimiento dinámico participativo como el único medio para incrementar al mismo tiempo la productividad y la equidad; y de la armonización del crecimiento económico con el medio ambiente en nuestro continente.

La Dependencia financiera y de la inversión extranjera directa es, posiblemente, la parte más importante. Anualmente los países ricos invierten una cantidad inmensa de dinero en los países de la periferia; todo para mantener una superioridad y una posibilidad de manejo político, además buscando una mayor rentabilidad y acumulación de capital propia de la dinámica del capitalismo, asegurando que el sometimiento no se les va a ir de las manos.

Pero además de esto, existen otros factores más globales que explican esta dependencia. En los países subdesarrollados el nivel de alfabetización es mucho menor, por no decir nulo. El hecho de que la gente no sepa leer, o que se le esté restringida cierta información, implica que el progreso sea menor, presentando un verdadero reto para nuestros gobiernos; el de invertir una gran cantidad en capital humano e intelectual; solo así se comenzará a cerrar la brecha que separa el Centro de la Periferia.


Solo por nombrar una de las consecuencias de la relación centro-periferia encontramos la pobreza urbana. La distribución del ingreso es hoy más concentrada e inequitativa que a fines de los años 70, por lo que la región no ha podido lograr progresos importantes en materia de reducción de la pobreza.

En muchos países se observa un aumento de la pobreza urbana y de las desigualdades de acceso a niveles adecuados de calidad de vida y oportunidades de progreso. En términos generales, el 20% más rico acumula cerca del 50% de los ingresos, mientras el 20% más pobre sólo percibe alrededor del 5%. El crecimiento económico no ha ido acompañado de un aumento de los puestos de trabajo productivo para absorber el crecimiento de la fuerza laboral, y un desempleo persistente o en aumento sigue afectando preferentemente a los más pobres de la región, con tasas de un 15 o 20%.

Si hasta los años 80 la mayoría de los pobres de la región habitaban en áreas rurales, hoy existe una pobreza predominantemente urbana. La ciudad es hoy el escenario principal de la inequidad y la exclusión. Ello no significa que exista una asociación causal entre urbanización y pobreza, ya que ésta es aún más grave y generalizada entre los habitantes de las áreas rurales.

El nuevo debate sobre las estrategias de desarrollo ha surgido de un creciente consenso entre los economistas latinoamericanos; el nuevo rumbo general que debe orientar el desarrollo; temas como la pobreza urbana y otros más enmarcan las nuevas teorías Cepalianas a seguir contra el subdesarrollo y la exclusión todas ellas en un contexto de economías globalizadas , ese consenso es producto de varios factores, entre los que se destaca haber comprobado que la producción y la comercialización de bienes y servicios tiende a globalizarse, por lo que ningún país debe aislarse de esa realidad.

“De ahí que hoy se tienda en confiar mas en las señales del mercado; se procura aplicar una política monetaria y crediticia razonable; readvierte una voluntad de eliminar las distorsiones en los precios y se persigue afanosamente un equilibrio fiscal. Esas políticas macroeconómicas, coherentes y estables, generalmente van acompañadas de una tendencia hacia la liberación comercial y hacia la privatización de las empresas. Y por ultimo prevalece la creencia de la democracia y el respeto a los derechos…la preocupación por ir más allá de las políticas intenta restablecer los equilibrios macroeconómicos…la mayoría de los economistas expresó su convicción de que las reformas económicas son una condición necesaria pero no suficiente para reanudar el desarrollo”.

Se plantea que la integración latinoamericana y caribeña, contribuye de manera vital al afianzamiento de la transformación productiva y puede ser un punto de partida para lograr mayor equidad. En ese ámbito se proponen acciones concretas basadas en criterios sectoriales en base a mayores niveles de productividad posibilitando la elevación de los niveles de remuneración de los trabajadores; sugiriendo que el estado debe abandonar muchas de las actividades que abordó en el pasado.

Cabe recalcar que la nueva propuesta desde mi punto de vista no resuelve convincentemente el antiguo y largamente debatido dilema de las posibles oposiciones entre el crecimiento y equidad; como lo diría Jesús Antonio Bejarano”deberíamos llamar la atención sobre la urgencia de verificar los postulados básicos de la teoría, a partir de los resultados de la historia”.

A mi modo de ver, siempre las economías Latinoamericanas se han visto manipuladas y sometidas a unos modelos económicos impuestos por las potencias mundiales, marcando nuestro falta de autosuficiencia y falta de criterio por parte de nuestros gobiernos e instituciones económicas, que con sus fallidos intentos de imponer un modelo que es el más favorable, han conllevado a mitigar las profundas crisis y grandes problemas sociales, pero los esfuerzos han sido en vano.

El caso colombiano nos muestra que nunca hemos tenido un modelo que este bien definido. Parece que el mejor ejemplo de un modelo coherente es el de los países Asiáticos, que se preocuparon por proteger la industria local, pero a su vez impulsaban las exportaciones, teniendo sus gobiernos una autosuficiencia que los llevan a los lugares en donde hoy están, muy por encima del nuestro.

Con todo eso la CEPAL han dedicado grandes recursos a promover el desarrollo. En algunos aspectos, su actuación ha tenido un efecto notable e indudable además siempre han tenido preocupaciones básicas a lo largo de su historia entre estas se destacan el fenómeno de acumulación de capital, la equidad, la potencialidad de la cooperación intra-regional, y el papel de la acción publica y su relación con la actividad privada.

Para finalizar se puede decir que la teoría del desarrollo formulada en los países industriales de occidente, no explica satisfactoriamente los problemas del desarrollo latinoamericano, ni puede, en consecuencia, servir de base a una política capaz de atacar con éxito esos problemas, entonces somos los economistas de países subdesarrollados los que tienen la obligación de formular un cuerpo de conocimiento que sea resultado de la observación y la experiencia, sometido estos hechos a un orden lógico que permita obtener conclusiones de validez general para nuestro caso y abordar los temas del subdesarrollo desde la perspectiva de los países que forman parte de nuestra región buscando vías al desarrollo económico y social.

LA CEPAL, LA DESIGUALDAD Y LOS NUEVOS RETOS PARA AMERICA LATINA

HISTORIA ECONOMICA DE COLOMBIA

UNIVERSIDAD INDUSTRIAL DE SANTANDER

FACULTAD DE CIENCIAS HUMANAS

ESCUELA DE ECONOMIA

2005

IGLESIAS, Enrique. El legado de Prebish, BID, 1993.

CEPAL, Transformación y desarrollo: la gran tarea de América Latina. Edición 1991.

Véase CEPAL, conceptos básicos acerca del desarrollo y la dependencia, publicación de las Naciones Unidas, Nueva York, 1951.

Ibíd., pág. 40.

WILLIAMS, Maurice, reflexiones sobre el desarrollo económico de América Latina un nuevo consenso latinoamericano, santiago de chile, abril de 1995.

BEJARANO, Jesús Antonio, Ensayos de historia económica de Colombia, Cáp. V, Pág. 124.