Comic para la síntesis y recuerdo en el aprendizaje

Pedagogía. Técnicas de estudio. Creatividad. Capacidad de sintetizar. Retroalimentación. Proceso de enseñanza

  • Enviado por: Sayuri
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 8 páginas
publicidad

El cómic como técnica para la síntesis y el recuerdo en el proceso

de enseñanza aprendizaje

  • Influencia del cómic en la creatividad del alumno.

  • El cómic como apoyo para la comprensión de lo expuesto en clase.

  • El cómic y la capacidad de síntesis.

  • El cómic como ayuda para el recuerdo, repaso de lo aprendido.

El dibujo del niño/a no puede considerarse como un producto copiativo de una imagen, ni siquiera cuando trata de dibujar una imagen que tiene ante sí, sino que se trata de la expresión de su realidad más próxima. Este hecho, el dibujo de niño, además de ser un sistema de comunicación utilizado por el niño/a sirve además para enriquecer la flexibilidad expresiva del niño, y por lo tanto aumenta y desarrolla su creatividad.

El cómic, por otra parte, a ser una sucesión de dibujos o pictogramas, una historia icónica principalmente, ayuda a desarrollar la capacidad de síntesis de alumno, es decir la capacidad de resumir una serie de datos, seleccionado aquellos que sean principales de los secundarios.

Por otro lado el cómic cuando se relaciona con las actividades con imágenes (la mayoría de éstas) que ha realizado el niño/a se potencia la fijación de esta experiencia, ayudando a que éstos sean sujetos activos de la actividad y no solo simples receptores. A esto hay que añadir además que el dibujo, y por lo tanto también el cómic es siempre resumen y recuerdo de lo aprendido, es decir lo que el niño/a dibujó cuando se estudió la célula hará que el mismo dibujo le recuerde los nombres de las partes en que ésta se divide aunque no venga escrito en el dibujo.

El cómic como técnica para la síntesis y el recuerdo del proceso enseñanza aprendizaje

  • Influencia del cómic en la creatividad del alumno.

  • El cómic como apoyo para la comprensión de lo expuesto en clase.

  • El cómic y la capacidad de síntesis.

  • El cómic como ayuda para el recuerdo, repaso de lo aprendido.

El cómic o historietas de dibujo, tiene sus orígenes en el gran desarrollo que surgió en la prensa diaria neoyorquina.

En el cómic es donde cobran las imágenes mayor importancia narrativa que el texto.

El fin con el que surgió es el de que el lector pudiera comprender con rapidez la narración. Para ello era preciso que las imágenes fueran: eficaces y expresivas: abundante empleo de símbolos que reflejaran movimiento, estados de ánimo, etc. Se buscó la simplificación de detalles a favor de la claridad.

La primera historieta dibujada fue Mutt and Jeff de Bud Fisher (1907), sin embargo la primera considerada como las actuales, fue Tarzan de Harold Foster en 1929. A Europa llegaron con 50 años de retraso. En España la mayor difusión ha sido a partir de los semanarios infantiles.

Una vez que hemos analizado brevemente la historia de las historietas, válgase la redundancia, pasaremos a detallar las razones por las cuales he decido utilizar o creo interesante la utilización del cómic dentro de la enseñanza formal de nuestro sistema educativo.

El cómic parece ser un gran instrumento tanto a la hora de aprender como a la de divertirse, y por supuesto las dos cosas a la vez. El hecho de dibujar, es algo que en el periodo dela infancia ha gustado a todo el mundo. No es nada nuevo que el niño pase gran parte de su tiempo dibujando, al principio rayas que solo para él tienen un significado y solo durante un tiempo determinado, ya que al día siguiente no saben ni siquiera ellos que es lo que significa o representa ese dibujo.

Antes de continuar y para tenerlo presente en el resto del ensayo me gustaría aclarar que el dibujo del niño/a no puede considerarse como un producto copiativo de una imagen, ni siquiera cuando trata de dibujar una imagen que tiene ante sí, sino que se trata de la expresión de su realidad más próxima, es decir de comunicación.

Sin embargo, la diversión y entretenimiento que el niño parece mostrar mientras dibuja, no es algo que dure siempre, ya que cuando el niño/a llega a determinada edad (alrededor de los 12 años) comienza a abandonar el arte del dibujo. La razón de este hecho comienza a creer que no sabe dibujar, o que lo hace mal. No creo que esto le sorprenda a nadie ya que casi todos hemos vivido esa sensación. Sin embargo no es cierto que con el tiempo empecemos a dibujar mal o que al madurar nos damos cuenta de que nuestro dibujo dista mucho de parecer bello o simplemente parecido a la realidad.

La razón que fundamenta al argumentar si sabe o no pintar es el parecido entre lo dibujo y su modelo real, pero el realismo es solamente un estilo de dibujo y pintura. Aún así y puesto que cuando somos niños vemos que los mayores alaban el dibujo de aquellos que lo hacen más parecido al real que nosotros acabamos por dejar de intentarlo y a la vez y lo que es más importante dejamos de expresarnos a través del dibujo.

Me gustaría hacer hincapié,ya que creo existe una gran falta de concienciación sobre esto, en que somos nosotros los mayores los que mutilamos y menoscabamos la expresión plástica y artística de nuestros menores, esto es algo que habría que solucionar quizá con más información y concienciación a padres y por supuestos también a los profesores, a los que tanto les gusta el parecido y similitud fiel imagen-objeto.

Así, al abandonar el dibujo, también renunciamos y por lo tanto desperdiciamos toda oportunidad que hayamos tenido de desarrollar nuestra potencial creatividad. Ésta es la razón por la cual he decidido hacer el ensayo sobre el cómic, para que además de las razones que posteriormente expondré, a través del dibujo se pueda ayudar al niño/a a que desarrolle al máximo su creatividad, y su ahora incansable y con el tiempo oxidada imaginación.

La manera o el instrumento más idóneo para conseguir esto es animar al niño/a a que siga dibujando, animándole a que pruebe, que haga cosas que se le ocurran que pinte como quiera, que improvise, que utilice distintas técnicas e instrumentos, aún a sabiendas que nadie encontrará parecido entre el modelo y su resultado. Hay que convencer a estos niños/as, nuestros alumnos, a que no existe la mejor manera de dibujar que todas son válidas que lo importarte es que expresen, que nos expresen a nosotros los autores y a lo que tenemos que decir sobre el tema a dibujar. Es decir, deberíamos proponer en clase, más actividades relacionadas con los dibujos, en este caso con los cómics, seguir mandándoles como “deberes” dibujar, contar a través del cómic lo que han visto en clase. Así esta es la cuestión clave en cuanto a la tarea a realizar por el profesor; no limitar sus dibujos al tipo de dibujo que más le guste o le resulte más realista, expresivo, etc. Sino que por el contrario debe promover en el alumno una actitud de emprendedor, de creador de nuevas ideas, sin sensación de límites.

El hecho de haber elegido el cómic en lugar de elegir el dibujo, es como explicaré más adelante que el cómic tiene a mi modo de entender la enseñanza más ventajas que el simple dibujo, además de que el cómic implica varios dibujos con lo que el niño debe dibujar varias láminas sobre el mismo tema con los mismo elementos, lo que requerirá un mayor esfuerzo por parte del niño/a ya que tendrá que intentar plasmar el movimiento, el antes y el después y crear imágenes parecidas aunque distintas a fin de conseguir que el que observe sus dibujos no se aburra y se interese por su trabajo. Al buscar esto, logrará realizar cada vez dibujos más logrados, técnicas más pulidas y aspectos más concretos de los cómics que realice. Además en el cómic encontramos: guión, planificación y montaje; lo que hace que su realización sea más difícil que el mero dibujo. Además en el cómic se incluye el lenguaje verbal cosa que no ocurre en el cómic, y que también hace que este sea más complejo.

Este primer aspecto, el cómo favorece la creación de cómic a la creatividad de los niños/as; es quizá el menos relacionado con el tema o aspecto académico, a menos que el niño de muestras de que pretende que su futuro laboral se enfoque al arte; aún así, pese a que pueda parecer no tenga mucha incidencia en el aspecto académico, esto no es así, ya que uno de los principales objetivos de la educación es el Desarrollo Integral de la Persona, con lo cual la parte artística, la estética es una parte muy importante de la vida de una persona. Por otra parte el desarrollo de la creatividad puede y de hecho normalmente ocurre así ayuda y favorece al desarrollo de la inteligencia, ya que en definitiva no hace ser más despiertos y perceptivos.

Otra razón por la que considero recomendable el uso del cómic en relación con la educación, es que éste puede ayudar a comprender lo que se ha expuesto en clase.

Esto puede conseguirse ya que al realizar el niño/a varios dibujos secuenciales de lo que el profesor/a va explicando en clase, significa que lo va comprendiendo ya que no podemos dibujar ni mucho menos hacer una historieta o cómic de algo que no entendemos. Este puede aplicarse especialmente en biología, historia, literatura, no resultando tan fácil su aplicación en otras asignaturas como las matemáticas, la física, la química, etc.

Así, si les pedimos a nuestros alumnos/as que vayan dibujando cómo es una célula, conforme la vamos explicando, a modo de cómic, el alumno que esté comprendiendo plenamente cómo es y cómo se distribuyen los elementos que la componen, podrá ir realizando la tarea, mientras que aquellos/as que no se estén enterando de cómo es, no podrá realizar dicha tarea. Es decir, sirve para facilitar la comprensión, y a la vez, sirve como retroalimentación al niño/a, muestra fielmente si está comprendiendo lo que el profesor/a está explicando, y también funciona como fuente de información al profesor/a si sus alumnos/as están comprendiendo lo que es la célula.

Por otra parte el hecho de tener que ir dibujando y completando viñeta tras viñeta la célula nos ayuda a comprenderlo mejor; mejor que si lo hiciésemos todo a la vez en un mismo dibujo, ya que así, vamos asimilando elemento por elemento, con lo que el aprendizaje resulta más fácil, y en caso de perdernos o no entender algo en determinado momento, podemos saber el lugar exacto donde dejamos de comprender y de aprender.

El hecho de tener que hacer un cómic, hace que el alumno/a esté más atento, más motivado, a lo que se está explicado en clase. Es decir, el saber que tiene que ir realizando una tarea al compás que es profesor explica le obliga a tener que prestar más atención, evitando todo tipo de distracción ya que si se distrae no podrá realizar la tarea. Este nivel de atención también favorece el nivel de comprensión, es decir cuanto más concentración se dé en el alumno/a tanto más es probable que se dé la plena comprensión de lo expuesto en clase.

En cuanto a este tema, la función del profesor pasaría a ser la de irse asegurando que sus alumnos realizan los dibujos, que no explica demasiado rápido, que sus alumnos los están entendiendo y lo están dibujando correctamente, y en caso de no ser así, volver a explicarlo y con más detalle y detenimiento.

El cómic también es bueno, y ayuda al niño/a a desarrollar su capacidad de síntesis. Desarrollar la capacidad de sintetizar, es decir, ser capaz de resumir información, ser capaz de diferenciar lo importante de lo trivial, resulta muy necesario a la hora del aprender; el alumno/a debe saber al estudiar que es lo realmente importante de todo lo que lee.

El cómic ayuda a que dicha capacidad se desarrolle por diversos motivos: uno de ellos, es porque no puede hacer un cómic de 1000 celdillas, con lo cual debe saber resumir lo que quiere poner; debe encontrar los puntos clave, para así dedicarle y hacer solo las necesarias. Esta situación de querer resumir, será promovida o mejor dicho buscada por el propio alumno/a, ya que el mismo intentará hacer las mínimas láminas para no cansarse de dibujar; así aunque al principio nos presente unos cómics de varias páginas, poco a poco, viendo que a más láminas más hay que pensar, que dibujar, y más tiempo hay que dedicarle, acabará por ir acortándolas.

La función del profesor en este tipo de tareas, es estar pendiente y revisar que el alumno llegue a diferenciar lo verdaderamente importante de lo que se podía haber ahorrado en dibujar; del mismo modo también ha de observar y controlar que la síntesis que el niño/a no es excesivo. Y cómo siempre asesorar y orientar al alumno/a ya que sobre todo al principio le resultará difícil y se sentirá un tanto perdido.

Otra manera en que el cómic ayuda a desarrollar la capacidad de síntesis es que lo que escribe, lo que debe meter dentro del bocadillo, o en el borde de la celdilla a modo introductorio y/o aclaratorio, por lo tanto ha de estar formado por pocas frases ya que de lo contrario acabaría “comiéndose” parte del cómic. De esta manera también ayuda a dominar la capacidad de resumir frases, de convertir grandes frases subordinadas en sencillas frases simples sin que, a la vez se pierda toda o parte de la información que se considera relevante. Es decir, aprende tanto a resumir en frases simples, como a resumir, y sintetizar grandes exposiciones en pocas frases.

Esta situación, dentro de la educación es considerada como altamente deseable por varios motivos, entre los cuales cabe destacar que cuanto mayor es la capacidad de síntesis de un alumno/a mayor es su nivel de comprensión y por lo tanto de aprendizaje. De donde podemos deducir que a mayor nivel de síntesis, mayor comprensión y por lo tanto mayor nivel de aprendizaje.

A su vez la capacidad de síntesis promueve por supuesto, lo que es quizá el primer objetivo de la educación hoy en día que es aprender a aprender; ya que cuando el niño/a comienza a saber sintetizar y resumir lo que ha leído u oído, es cuando verdaderamente se está produciendo una comprensión, y un verdadero aprendizaje, sobre todo, no ya tanto de lo que está leyendo, oyendo, sino de cómo hay que hacer para aprender y aprender por sí mismo, distinguiendo lo importante, es decir, la idea central de todas aquellas otras que dependen de ésta o secundarias. En este sentido la función del profesor pasaría a ser la de orientador-guía del aprendizaje y conocimiento del alumno/a, aunque a su vez el profesor en este proceso pasaría a perder cierto protagonismo, ya que sería el propio/a niño/a la que llevaría el ritmo de su aprendizaje.

Por último, o mejor dicho, como última idea de las hasta aquí expuestas, seguramente habrá muchas más, me gustaría señalar como el cómic puede ayudar y de hecho ayuda a que resulte más fácil recordar lo que en el pasado se aprendió. Este fenómeno se produce ni más ni menos por el hecho de que fue el propio alumno/a el que se creó y fabricó su material de estudio (con lo cual aumentó su nivel de implicación y motivación), con lo cual debido al tiempo que le dedicó cuando lo realizó, le resulta más fácil de recordar, ya que dejó de ser un hecho puntual al sentirse implicado en el propio proceso.

Por otro lado, por todos es conocido el refrán de una imagen vale más que mil palabras, de donde podemos obtener un recuerdo más rápido. Siguiendo con el ejemplo anterior, no es lo mismo a la hora de recordar qué era y cuales eran los elementos de la célula, que un dibujo de una célula, pero si además los dibujos que mostramos son los que él mismo hizo, la facilidad con la que podrá recordarla será mucho mayor. A todo esto hay que añadir, que no resulta igual de desmoralizante ver 50 folios con letras y más letras, que ver un divertido cómic de cómo es la célula, qué partes tiene, y por qué no de cómo la dibujamos aquel día, con lo cual el alumno/a mostrará una motivación más elevada, a la hora de tener que ponerse a repasar.

Por todo esto encuentro que el cómic es una gran herramienta a utilizar dentro del sistema educativo y que hasta el momento no ha sido lo suficientemente explotada, ya que he encontrado muchas aportaciones que desde el cómic se puede hacer al método tradicional de enseñanza, y por el contrario no he encontrado ningún efecto que puede clasificarse como negativo.

Lo mas parecido a aspectos negativos es lo que yo llamaría inconvenientes, ya que no son nada nocivos para el alumno, ni para el profesor, ni tan siquiera para el proceso de enseñanza aprendizaje. Pues bien estos inconvenientes son los siguientes:

  • Necesidad de emplear más tiempo para la realización de tareas, aunque bien es justo resaltar que solo en un principio habrá que demorar el tiempo dedicado a la llamada clase magistral, (por ende sucede que en la lección magistral ocurre en no pocas ocasiones, que los niños por falta de motivación dejan de prestar atención a lo que el profesor dice, produciéndose entonces una verdadera pérdida de tiempo), ya que con el tiempo, los alumnos, cogerán agilidad en la realización de dibujar sus cómics.

  • Necesidad de colaborar el profesor de primaria de materias no artísticas, con el profesor de éstas, aunque nuevamente, esto deja de ser un inconveniente si tenemos en cuenta que el trabajo interdisciplinar es hacia lo que se dirige hoy en día la enseñanza.

  • Y por último, y quizá el más inconveniente de todos, el alboroto que actividades tan relajadas pueden provocar, quedando el control de esta situación a juicio del profesorado, aunque valga decir que la motivación y el reconocimiento que de ésta asignatura haga el profesorado, es un aspecto fundamental en el tema del alboroto.

  • El cómic como técnica para la síntesis y el recuerdo en el proceso de enseñanza aprendizaje.

    BIBLIOGRAFÍA

    • El poder de la imagen, Domènec Font. Aula Abierta Salvat. Colección Salvat Temas Claves, Madrid 1982.

    • La sociedad de consumo de masas. Aula Abierta Salvat. Colección Salvat Temas Claves, Madrid 1982.

    • Diccionario universal del arte, Pierre Cabanne. Tomo II, Editorial, Argos-Vergara, S.A. Aragón 390, BARCELONA 1994.

    • Imágenes en Acción, Manuel Alonso, Luis Matilla. Mochuelo pensativo. Ediciones Akal, S.A. Torrejón de Ardoz, Madrid, 1990.