Comentario literario

Literatura. Lectura. Comprensión. Estructura del contenido. Lingüística. Estilo. Lenguaje. Funciones de la comunicación. Forma y contenido. Eastructura textual

  • Enviado por: Dino parc
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad

COMENTARIO LITERARIO

Recuerda que lo aquí expresado podrás aplicarlo también a los textos publicitarios, donde aparecen gran cantidad de recursos literarios. No puede existir un método o modelo único de análisis. Los resultados dependerán en cierta medida de la agudeza, conocimientos y aptitud del comentarista.

–LECTURA, COMPRENSIÓN, y después redactatu comentario, deja claros sus apartados pero no hagas un esquema ni uses frases telegráficas.Sobra decir, por ejemplo: “en el verso 6 hay una metáfora: cabellos de oro;la metáfora es un tropo que consiste en la identificación de un término real con otro término imaginario, basando tal identificación en una relación de semejanza. Los tipos de metáforas son:...”.

–TEMA: es el mensaje del texto. Hay que definir clara y concisamente la idea central (frase nominal, muy breve, procurando prescindir del verbo principal). Establecer el tema es delimitar la idea central que origina y da sentido al texto. Debes prescindir de los datos anecdóticos y concretos. Si es un tópico literario (carpe diem, ubi sunt...), debe explicarse y justificarse en relación con el periodo literario en que se localiza el texto, si es un tema habitual del autor o de la corriente literaria a la que pertenece.

–ESTRUCTURA DEL CONTENIDO.- Determinar la estructura del texto no es resumirlo o reducirlo a su argumento, aunque esto puede hacerse previamente si se cree necesario —por ejemplo, si el texto es de difícil interpretación–. Por estructura entendemos la organización del texto en unidades (partes) relacionadas entre sí. Se trata, por lo tanto de definir claramente las partes en que se divide el texto y el tipo de relación que se establece entre ellas. En un texto de extensión “normal” (entiéndase, de los que pueden ser utilizados en clase para trabajar sobre ellos), las partes son poco numerosas. El tema principal puede distribuirse en los distintos apartados o sintetizarse en uno de ellos. También hay que tener en cuenta que en un poema más o menos extenso, los apartados del contenido pueden o no coincidir con las distintas estrofas.

CARACTERÍSTICAS LINGÜÍSTICAS, ESTILÍSTICAS, LITERARIAS

–FACTORES DE LA COMUNICACIÓN Y FUNCIONES DEL LENGUAJE:

–EMISOR –función expresiva: ¿el autor pretende mostrarnos sus sentimientos?, ¿son importantes?, ¿quiere darse a conocer como narrador?, ¿se oculta tras algún personaje?, debemos explicar sus intenciones, la finalidad, la objetividad, la subjetividad, la ironía, el sentimentalismo… del emisor del texto. En este punto es importante que justifiques:

*Los tipos de oraciones según la actitud del hablante: enunciativas, interrogativas, exclamativas, imperativas, dubitativas, desiderativas.

*La actitud o punto de vista del autor (según el género del texto):

–En un texto lírico, predomina la actitud subjetiva. El autor interviene en la realidad que describe (un paisaje, sus sentimientos...). Su actitud subjetiva (interna) puede combinarse a veces con cierta objetividad.

–En un texto narrativo, suele predominar la actitud objetiva (externa), aunque se pueden identificar distintas disposiciones, por lo que podemos distinguir sendos tipos de narrador:

–Narrador omnisciente: el narrador actúa con un conocimiento completo de todo: sentimientos, pensamientos, acontecimientos, situaciones... Presenta a los personajes en tercera persona y describe todo lo que éstos ven, oyen, sienten... e incluso circunstancias en las que no hay presente ningún personaje. El narrador puede tomar una actitud objetiva o subjetiva. Tradicionalmente, ha sido la forma habitual en la novela. Emplea la tercera persona.

–Narrador objetivo o ausente: el narrador procede como si observara los hechos, ajustándose a éstos como un observador imparcial. No puede adentrarse en el mundo interior de sus personajes. Esta actitud no es muy frecuente y suele darse sólo en fragmentos más o menos extensos de una obra narrativa. Utiliza la tercera persona (así sucede en El Jarama de Sánchez Ferlosio).

–Narrador testigo o participante: Es un personaje secundario o un testigo de los hechos que no participa directamente en la acción. Utiliza la primera persona en combinación con la tercera.

–Narrador recopilador: el autor finge que está transmitiendo el legado de otros (Cervantes en El Quijote o Cela en La familia de Pascual Duarte).

–Narrador protagonista: El personaje central, en primera persona, cuenta su propia historia. Pueden coincidir el autor y el narrador (autobiografía) o no (por ejemplo, en la novela picaresca, autobiografía fingida). También aquí cabría hablar del monólogo y del monólogo interior.

–Segunda persona narrativa: El narrador se dirige en un ficticio diálogo a un personaje ausente, al lector o a sí mismo (monodiálogo).

–En un texto dramático predominan la acción y el diálogo, por lo que el autor se distancia. Sin embargo, en el teatro el autor puede adoptar también puntos de vista distintos con relación a sus personajes. Veámoslo en la particular explicación de Ramón del Valle-Inclán:

–RECEPTOR– función conativa. Se pretende llamar la atención de los lectores?, ¿cambiar su conducta?, ¿conmoverlos para cambiar su conducta –literatura social–? Expliquemos el nivel cultural del receptor, si va dirigido a un público amplio, selecto, especializado. minoritario…

–CANAL –función fática. ¿Qué medio de comunicación se usa?, ¿dónde apareció el texto?, ¿en un periódico, una revista divulgativa, una novela, un ensayo, un libro de poemas, radio, televisión…?, ¿se está hablando del medio de comunicación usado?, ¿de la importancia de la comunicación?)

–SITUACIÓN–CONTEXTO –función representativa. ¿Se trata de literatura comprometida con el mundo?, ¿se comenta la realidad, la situación del mundo, problemas concretos adecuados a su época?, ¿qué datos aporta el texto sobre las circunstancias en las que ha sido escrito?)

–CÓDIGO –función metalingüística (¿sólo se usa la lengua escrita?, ¿puede aparecer con código icónicos?, ¿se está usando la lengua para hablar de la lengua misma, del significado de las palabras, de la lengua oral o escrita, de la Gramática?…)

–MENSAJE –FUNCIÓN LINGÜÍSTICA DOMINANTE: justificaremos la FUNCIÓN POÉTICA: debes hablar especialmente de ella procurando ofrecer ejemplos del texto.

–ANÁLISIS DE LA FORMA Y DEL CONTENIDO

–Plano Fónico

–Análisis métrico (para los textos en verso)

Hay sinalefa cuando se une la última vocal de una palabra con la primera de la siguiente; sinéresis cuando dos vocales contiguas en una palabra que forman hiato se unen en un diptongo: Aé-rea co-mo do-ra-da ma-ri-po-sa; la diéresis consiste en escindir las vocales de un diptongo, pronunciándolas como sílabas distintas: En su can-ci-ón con-ta-ba.

Los versos se agrupan en dos grandes grupos según su número de sílabas métricas: versos de arte menor (bisílabo, trisílabo, tetrasílabo, pentasílabo, hexasílabo, heptasílabo, octosílabo) y versos de arte mayor (eneasílabo, decasílabo, endecasílabo, dodecasílabo, alejandrino –14–, hexadecasílabo –16–).

A efectos de cómputo silábico, todo verso tiene siempre un acento en la penúltima sílaba, ya que si el verso acaba en acentuación aguda, la sílaba se alarga, añadiéndose una sílaba más, y si acaba en palabra esdrújula, las dos últimas sílabas se acortan, equivaliendo a una sola.

Las pausas principales del poema son: la que ocurre en el final de un verso (pausa versal), de una estrofa (pausa estrófica) y en el interior de versos compuestos (cesura). Estas pausas rechazan cualquier sinalefa entre dos versos o hemistiquios seguidos. Es de notar que la pausa versal puede romper un sintagma, estableciendo una separación entre las palabras que lo constituyen, produciéndose entonces el llamado encabalgamiento. Éste no consiste, como se comenta a menudo, en unir dos versos eliminando la pausa versal, sino precisamente en separar elementos del sintagma que normalmente están fuertemente unidos (por ejemplo, un sustantivo y un adjetivo), manteniendo esta pausa en un lugar que no es habitual en la lengua hablada; el efecto que produce es el de subrayar el significado de las palabras que quedan separadas. La cesura es la pausa que se establece en el interior de un verso. Todos los versos de arte mayor necesitan de la cesura, por evidentes razones fonéticas. Las partes en que la cesura divide el verso se denominan hemistiquios.

La Rima. Entendemos por rima la repetición de los mismos sonidos al final de los versos. Esta repetición ha de efectuarse a partir de la última vocal tónica y puede ser de dos tipos: asonante y consonante.

Clases de Versos. Teniendo en cuenta el uso o no uso del cómputo silábico y de la rima, podemos distinguir los siguientes tipos de versos:

–Versos sueltos: son aquellos que mantienen la medida de los demás versos de la estrofa —que riman entre sí—, pero no riman con ninguno de ellos.

–Versos blancos: igual que en el caso anterior, pero ningún verso de la estrofa rima.

–Versos libres: no siguen ninguna medida, pero riman entre sí.

–Versículo: los versos no siguen ninguna medida ni riman entre sí. El criterio del poeta para establecer el ritmo no se basa en las normas tradicionales, sino que obedecen a razones como la disposición acentual, el uso de los distintos tipos de paralelismo y correspondencias semánticas.

Tras explicar el tipo de estrofa y versos utilizados, es conveniente intentar justificar su uso en función del tema tratado o de las posibles influencias recibidas por el autor.

Las figuras que afectan al plano fónico son, fundamentalmente, los distintos tipos de reiteraciones fónicas. Se atenderá especialmente a los efectos rítmicos que producen y a la significativa distinción de las palabras que intervienen en estos efectos.

–Aliteración: Repetición de un sonido o de varios iguales o próximos en un

verso, estrofa, período... etc. Tiene efectos eufónicos o cacofónicos. Ejs.: con el ala aleve del leve abanico [Rubén Darío]; Infame turba de nocturnas aves [Luis de Góngora].

–Onomatopeya: Consiste en imitar sonidos reales mediante los procedimientos fonéticos de la lengua. Ejs.: Puede hacerse por imitación léxica (siseo, zigzag, tartajeo) o por aliteración: En el silencio sólo se escuchaba / un susurro de abejas que sonaba [Garcilaso de la Vega].

–Paronomasia: Semejanza fonética de palabras o grupo de palabras. Al utilizar palabras de sonido muy semejante, pero diferente, y con significado muy distinto se produce un contraste de gran efectividad expresiva. Ej.: Vendado que me has vendido [Luis de Góngora].

–Plano Morfosintáctico

Se refiere al uso de las palabras como categorías gramaticales (sustantivo, adjetivo, verbo...) y a su combinación sintáctica. Las principales cuestiones a tener en consideración son:

Estilo nominal / Estilo verbal: advierte si domina el estilo nominal o el estilo verbal; es decir, si predominan los elementos constituyentes del sintagma nominal (nombres, adjetivos, determinantes) o del sintagma verbal (verbos, adverbios), teniendo en cuenta que en el uso normal de la lengua el uso los nombres es mayor que el de los verbos.

–Estilo nominal: si destaca el uso del nombre predomina el estatismo sobre el dinamismo, la frase suele ser más larga, el ritmo más lento. Relacionado con el nivel semántico, hay que destacar si en la significación de los nombres sobresalen claramente los concretos (preeminencia de la objetividad) o, por el contrario, existe una relativa abundancia de los abstractos (en este caso, el texto es fundamentalmente conceptual, lógico; o bien, predomina la subjetividad del hablante). Se tendrá también en cuenta el posible empleo de los afijos, especialmente sufijos de carácter subjetivo (afectivos, despectivos...).

–Estilo verbal: si hay abundancia de verbos, el texto es dinámico, narrativo. Habrá que tener en cuenta los rasgos significativos privativos del verbo, especialmente el modo y el aspecto. La abundancia de formas del subjuntivo denota algún tipo de subjetividad que habrá que precisar, por oposición al modo indicativo propio de la objetividad. El aspecto perfecto es propio de la narración, ordenando temporalmente las acciones, mientras que con el uso del imperfecto éstas se difuminan en el tiempo sin ofrecer precisión cronológica, por lo que es más descriptivo que narrativo.

–El adjetivo. Es uno de los elementos embellecedores de la lengua literaria más importante: valora subjetivamente, clasifica, transforma la realidad, destaca una cualidad sobre las demás... Interesará básicamente el epíteto, es decir, el adjetivo con valor explicativo. Según su valor expresivo pueden ser propios o constantes, accidentales, metafóricos, sugestivos, dinámicos, estáticos... Su anteposición al nombre subraya su calidad significativa. Un caso especial es la sinestesia, que aporta una cualidad que el nombre no admite objetivamente. El epíteto: aunque no se trata propiamente de una figura literaria, estamos ante un recurso expresivo de capital importancia: es el adjetivo con valor explicativo, que destaca una cualidad del nombre, por lo que sirve al escritor para matizar o subrayar aquellos aspectos de la realidad descrita que quiere poner en el primer plano: esto permite someter a dicha realidad a un proceso de subjetivación por la selección de determinadas cualidades; así, podremos hablar, por ejemplo, de idealización, realismo, sátira, caricatura. Ejs.: Cerca del Tajo, en soledad amena, / de verdes sauces hay una espesura [Garcilaso de la Vega]; érase un naricísimo infinito / frisón archinariz, caratulera, / sabañón garrafal, morado y frito [Francisco de Quevedo]. Junto con el epíteto han de tenerse en cuenta algunos sintagmas preposicionales que actúan como adjetivos de discurso, así como algunos participios. El estudio de los valores significativos de todos estos elementos será de importancia fundamental para describir la intención del autor y su punto de vista ante la realidad que contempla.

–Orden de los elementos de la oración. Predominio del orden lógico (claridad) frente al hipérbaton, que destaca subjetivamente algún elemento de la frase al sacarlo de su posición habitual.

–Tipo de oración. La oración simple revela sencillez y claridad, mientras que el uso frecuente de la oración compleja, especialmente de la subordinación, es indicativo de complejidad y elaboración intelectual.

–Pleonasmo: redundancia en la que se añaden términos no necesarios para entender la idea, pero que pueden tener valor expresivo. Ej.: de los sus ojos tan fuertemente llorando [Anónimo: Poema de Mio Cid]

–Elipsis: supresión de elementos en la frase, sin que se altere la comprensión, con lo que dota a ésta de energía, concentración y poder sugestivo. Se sobreentiende el elemento elidido. Ej.: Y se nace ¿por qué? ¿por quién que quiso? [Blas de Otero]

–Asíndeton: se prescinde de las conjunciones para dar más rapidez, viveza y sensación de agilidad a la frase. Ej.: fueros le da su osadía, / le disculpa su riqueza, / su generosa nobleza, / su hermosura varonil [José de Espronceda].

–Polisíndeton: repetición de conjunciones que no son estrictamente necesarias; produce un tono solemne y lento. Ej.: reman que reman que reman / ¡nunca de remar descansan! [Jorge Guillén].

–Anáfora: repetición de una palabra al comienzo de cada periodo (frase o

verso). Ej.: Diana en corneta de fuego, / diana del pobre y del ciego, / diana de la madrugada. [Nicolás Guillén]

–Anadiplosis: repetición de una palabra al final de un periodo y al comienzo del siguiente. Ej.: cuando morir es ir donde no hay nadie / nadie, nadie... [Blas de Otero].

–Epanadiplosis: repetición de una palabra al comienzo y al final del mismo periodo. Ej.: Verde que te quiero verde [Federico García Lorca].

–Epífora: repetición de una palabra al final de varios periodos. Ej.: A corazón suenan, resuenan, resuenan [Rafael Alberti].

–Políptoton: repetición de una misma palabra en varios de sus accidentes gramaticales; por ejemplo, de un verbo en distintas formas de su conjugación. Ej.: soy un fue, y un será y un es cansado [Francisco de Quevedo].

–Hipérbaton: alteración del orden lógico o gramatical de la frase. Se utiliza para realzar alguna palabra o concepto, como recurso intensificador de su contenido, así como para embellecer o dar elegancia a la frase. Ej.: Por ti el silencio de la selva umbrosa; / por ti la soledad y apartamiento/ del solitario monte me agradaba. [Garcilaso de la Vega].

–Paralelismo: repetición de la misma estructura sintáctica en dos o más periodos; puede llevar implícita la anáfora. Puede ser sinonímico –repite aproximadamente el mismo contenido. Ej.: que los gritos de angustia del hombre los ahogan con cuentos que el llanto del hombre lo taponan con cuentos [León Felipe]–, antitético –de contenidos opuestos. Ej.: y la carne que tienta con sus frescos racimos, y la tumba que aguarda con sus fúnebres ramos. [Rubén Darío]–, sintético – desarrolla nuevos contenidos. Ej.: Por lo visto es posible declararse hombre. Por lo visto es posible decir No. [Jaime Gil de Biedma]–.

–Plano Léxico-Semántico

Como dijimos anteriormente, los niveles de la lengua están fuertemente interrelacionados, por lo que no hemos podido, evidentemente, obviar en los anteriores apartados el análisis de la significación. Sin embargo, debemos detenernos en determinados recursos estudiados por la semántica cuya aparición y función en el texto es substancial. La frecuencia de determinados tipos de palabras, su selección, la riqueza léxica... son elementos importantes a considerar en el comentario de textos, así como las características del léxico utilizado en razón de su origen literario, procedencia lingüística y medio social –nivel culto, vulgar, coloquial–: arcaísmos, cultismos, neologismos, barbarismos, casticismos, vulgarismos...

–Homonimia: cuando varios significados han confluido en un solo significante. Ej.: Cuando estés recién muerto / aún con la tibia tibia [Gloria Fuertes].

–Polisemia: que implica el juego con los distintos significados de una palabra. Ej.: las bocas se encuentran y luchan tibiamente [Julio Cortázar].

–Antítesis o Antonimia: palabras de significación contraria. Para marcar el contraste se puede acudir a la repetición de términos en las frases contrapuestas, a dar a éstas forma semejante o a establecer entre ellas alguna correlación. Ej.: Ayer naciste y morirás mañana. /Para tan breve ser ¿quién te dio vida?/ Para vivir tan poco estás lucida./ Y para no ser nada estás lozana.[Luis de Góngora].

–Paradoja: es la unión de dos ideas en apariencia irreconciliables; es decir, una antítesis aparente, pues resulta no serlo debido al significado figurado de uno o dos de los términos. Ej.: ¡Oh llama de amor viva,/ que tiernamente hieres/ de mi alma en el más profundo centro! [...]/ ¡Oh cauterio suave!/ ¡Oh regalada llaga! [San Juan de la Cruz].

Los juegos de palabras son muy diversos; entre ellos encontramos:

–Retruécano: alterando el orden de las palabras. Ej.: Piensa el sentimiento, siente el pensamiento [Miguel de Unamuno].

–Calambur: jugando con las sílabas de las palabras. Ej.: Yo no soy un intelectual, todo lo más un telectual que está in [Juan García Hortelano].

–Dilogía o equívoco: es un tipo especial de polisemia, con carácter satírico. Ej.: el gran maestro aparecía[...]dotado de una metafísica original, dotado de simpatías en el gran mundo, dotado de una gran cabeza [Luis Martín-Santos]

–Eufemismo: no menciona directamente aquello a lo que se refiere, sino que lo elude mediante otra palabra o rodeo de palabras. Ej.: definitivamente / duerme ya un sueño tranquilo y verdadero. [Antonio Machado].

–Interrogación retórica: es aquella interrogación que no pide respuesta, sino que sirve para acentuar la idea que en ella se incluye.Ej.: ¿No ha de haber un espíritu valiente? / ¿Siempre se ha de sentir lo que se dice? / Nunca se ha de decir lo que se siente? [Francisco de Quevedo]

–Apóstrofe: es la invocación exclamativa dirigida a un ser presente o ausente, real o imaginario. Ej.: ¡Oh dulces prendas, por mí mal halladas! [Garcilaso de la Vega].

–Perífrasis: no expresa la idea directamente, sino mediante un rodeo que permite detenerse más detalladamente en la descripción. Ej.: Aquel ave / que dulce muere y en las aguas mora. [Luis de Góngora].

–Ironía: con ella se da a entender lo contrario de lo que literalmente se dice, generalmente con fines de burla. Si se hace con intención cruel, hiriente, se le llama sarcasmo. Ej.: ¿Dónde has aprendido a hablar así a los niños? Continúa así y te llamarán de usted... [Juan García Hortelano].

–Hipérbole: se origina al exagerar los términos, aumentar o disminuir desproporcionadamente objetos, acciones, cualidades... Ej.: el humor corrosivo de tus manos feroces / que cortaban la leche y oxidaban el oro / y marchitaban las flores [Gabriel garcía Márquez].

–Personificación o prosopopeya: consiste en otorgar cualidades de seres animados a seres inanimados, o cualidades propiamente humanas a seres no humanos. Ej.: Con mi llorar las piedras enternecen / su natural dureza y la quebrantan [Garcilaso de la Vega].

–Animalización: dotar de cualidades propias de algún animal a seres humanos. Ej.: Ante el mostrador, los tres visitantes, reunidos como tres pájaros en una rama, ilusionados y tristes... [Ramón del Valle-Inclán].

–Cosificación: aplicar cualidades de cosa a persona. Ej.: Si eres campana, ¿dónde está el badajo?; / si pirámide andante, vete a Egipto [Francisco de Quevedo].

–Sinestesia: dotar de cualidades sensoriales a un sustantivo que objetivamente no puede poseerlas, ya que éstas corresponden a un sentido con el que no puede ser percibido el referente de dicho nombre. Ejs.: Yo soy aquel que ayer no más decía / el verso azul y la canción profana [Rubén Darío]. Sobre la tierra amarga [Antonio Machado].

–Símil o comparación: compara un término real con otro imaginario que posee alguna cualidad análoga. A diferencia de la metáfora no identifica los términos, sino que mantiene el término de la comparación (como, tal, tal que, como si...) Ej.: era como el tiempo delicuescente, algo como chocolate muy fino [Julio Cortázar]

–Metáfora: como en el símil, la base es una comparación, pero a diferencia de éste, en la metáfora se establece una identidad entre los dos términos, el real [r] y el imaginario [i], basándose en una relación de semejanza. Se distinguen dos tipos: metáfora impura (cuando se expresan los dos términos). Puede utilizar distintas fórmulas: «r es i»: El sol es un globo de fuego, / la luna es un disco morado (Antonio Machado). «r de i»: peinando sus cabellos de oro fino [Garcilaso de la Vega] «i de r»: El jinete se acercaba / tocando el tambor del llano [Federico García Lorca] «r, i» (metáfora aposicional): las palabras, guantes grises [Octavio Paz]. «r: i»: Sifón: agua con hipo [Ramón Gómez de la Serna] metáfora pura (cuando sólo se expresa el término imaginario). Ej.: Su luna de pergamino [pandero] / Preciosa tocando viene [Federico García Lorca].

–Metonimia y Sinécdoque: al igual que en la metáfora, se sustituye un término real por otro imaginario; pero, en este caso, la relación se establece por causalidad, contigüidad o sucesión de los términos (metonimia), o por cantidad —la sustitución del todo por la parte, o viceversa— (sinécdoque). Hoy en día no suele distinguirse entre una y otra, pues sus fronteras significativas no están claras en muchos casos. Ej.: en el corredor se agrupan, bajo la luz de una candileja, pipas, chalinas y melenas del modernismo [Ramón del Valle-Inclán].

–Símbolo: en esta figura el término real es un concepto abstracto, que es sustituido por un elemento concreto, por lo que la relación entre ambos no puede ser, como en la metáfora, de parecido, sino de origen psicológico o convencional. Ejs.: Nuestras vidas son los ríos [Jorge Manrique]. El roble es la guerra, el roble / dice el valor y el coraje [Antonio Machado].

–Imagen: en este término podemos incluir toda figura que, como el símil, la metáfora, la metonimia, la sinécdoque o el símbolo, consista en la sustitución de un término real por otro imaginario. Sin embargo, solemos reservarlo a aquella sustitución que no se ha basado en una relación objetiva o correspondencia aceptada culturalmente, sino en algún elemento irracional. Ej.: La aurora de Nueva York tiene / cuatro columnas de cieno / y un huracán de negras palomas / que chapotea las aguas podridas. [Federico García Lorca].

–Alegoría: es una representación continuada de términos imaginarios (i1, i2, i3, i4...) que corresponden a términos reales (r1, r2, r3, r4...), formando un conjunto global (R) de significación metafórica (I). Ej: Pobre barquilla mía (vida)/ entre peñascos rota (dificultades)/sin velas desvelada (indefensa)/ y entre las olas sola(peligros)[Lope de Vega].

TIPO DE TEXTO

–LOCALIZACIÓN como obra inserta en la Historia de la Literatura:

a) Autor, obra, período, movimiento o escuela literaria, fecha...

b) Características generales de la época, movimiento... a que pertenece el texto. Solamente hay que mencionar aquellas que influyen directamente en el mismo.

c) Particularidades del autor en lo que atañe al texto. Momento de esa obra en la producción del autor y características derivadas de ello.

d) Rasgos más destacados del texto y de la obra a la que pertenece. Cuando se trate de un fragmento de una obra mayor, se han de indicar las características derivadas del lugar que ocupa en la estructura de dicha obra.

e) Fuentes e influencias que se manifiestan en el texto.

–ESTRUCTURA TEXTUAL, tipos de discurso, formas de expresión o elocución dominantes:

–Narrativa. La narración es la reproducción verbal de una serie de sucesos (reales o imaginarios) que alguien realiza siguiendo un determinado orden cronológico).

–Descriptiva. Describir es pintar con palabras, una representación objetiva o subjetiva de los rasgos característicos de una realidad (un objeto, una persona –prosopografía, etopeya, retrato–, un lugar –topografía–, un sentimiento…) realizada para que el interlocutor pueda verla en su imaginación.

–Dialogada. Reproducción de palabras o pensamientos de varias personas (reales o inventadas) que hablan unas con otras. Estilo directo, indirecto, indirecto libre, monólogo, los apartes de los personajes, las acotaciones del autor.

–Expositiva. Presenta ordenadamente una determinada información acerca de cualquier asunto para que sea comprendida por los receptores. Predomina una actitud objetiva.

–Argumentativa. Se defiende una opinión, se promueve el asentimiento del que lee, se propicia su convencimiento de que la interpretación dada a los hechos es la correcta. El texto se constituye como una sucesión de pruebas y razonamientos.

Estas estructuras no tienen por qué aparecer solas, podemos encontrar varias en un mismo texto. Es bastante raro pero no imposible que aparezcan la exposición y la argumentación en un texto literario.

–Género y subgénero literario

El género literario a que pertenece:

a- poesía: elegía, oda, égloga, himno, oda, canción…

b- narrativa: novela, cuento, leyenda, relato breve…

c- teatro: comedia, tragedia, drama, tragicomedia, auto sacramental, entremés, sainete…

La forma literaria: prosa o verso, no es incompatible en ningún caso con a, b, c.

–Conclusión y Síntesis (no es necesaria)

Al acabar nuestro comentario, es conveniente cerrarlo con un resumen lo más breve posible de aquellos aspectos que más nos hayan llamado la atención por su fuerza expresiva, por la originalidad o novedad de su tratamiento temático, por la representatividad de sus formas y contenidos en relación con el autor, la época, el movimiento literario... Se trata de sintetizar las ideas esenciales con madurez expresiva. Jamás escribas «me ha gustado mucho», «no me gusta» o «es bonito»: no debemos confundir esto con una valoración personal apoyada sólo en gustos estéticos particulares, que son esenciales para el disfrute de la obra literaria, pero que aquí no son revelantes.