Combate naval de Iquique

Historia de América. Guerra civil chilena. Nave Esmeralda. Supervivientes

  • Enviado por: Matías Cáceres Sepúlveda
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 6 páginas

publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información


Combate naval de Iquique

¿Qué paso con los sobrevivientes del combate naval de Iquique?

De los 198 tripulantes de la “Esmeralda” murieron en el combate 140 hombres. Los 58 restantes fueron recogidos del agua por los botes del “Huascar” y llevados prisioneros a la aduana de Iquique, donde actualmente funciona el museo naval. A los 9 oficiales se les llevo a Tarma al interior del perú como prisioneros y posteriormente fueron canjeados por los oficiales que fueron capturados por los marinos chilenos al caer el monitor "Huascar” en poder de la armada de Chile el 8 de octubre del mismo año 1879. Los 49 marineros restantes estuvieron prisioneros en la aduana hasta que Patricio Lynch les dio la liberación el 25 de noviembre de 1879, cuando se hizo la primera municipalidad de Iquique bajo la tuición chilena. Corría el primer año de la guerra del pacífico, que terminó con el combate de Huamachuco el 10 de julio de 1883.

Esta es la lista de los sobrevivientes del combate naval de Iquique:

-Teniente1º : Luis Uribe

- Francisco Sánchez

-G. Marina: Arturo Fernández

- Vicente Zegers

- Arturo Wilson

-Cirujano 1º: Cornelio Guzmán

-Contador 2º: Juan Oscar Góñi

-Mecánico: José Fructuoso Vargas

-Mayordomo: Manuel Meneses

- Alejandro Díaz

-Condestable 2º : Vicente Eguabil

-Contramaestre 1º: Constantino Micalví

-Guardián 1º: Matías Matamala

-Guardián 2º: Ramón Rodríguez

-Timonel: Edo. Cornelio

- Elías Aranguiz

-Captan. de alta: Tomas Blanco

  • José Rodríguez

  • Evangelio Bono

  • Demetrio Jeorge

-Patrón botes: José Alarcon

-Marinero 1º : Marcos Rojas

- José Gutiérrez

- Charles Moore

  • Esteban Barios

  • Agustín Oyarzun

  • Serafín Romero

  • Pedro Manrriquez

  • Benjamin Reyes

  • Alejandro Díaz

  • Pedro Aroz

-Marinero 2º : Juan Casanova

  • Luis Ugarte

  • José Luis Barrera

  • Tomas Garcez

  • Agustín coloma

-Fogonero 1º: Pedro estamopolis

-Fogonero 2º: Andrés Pérez

- desiderio Domínguez

  • bartolomeo rosso

  • José donaire

-Ayudante cirujano: german segura

-Grumete: adrián Guzmán

  • Zacarías Bustos

  • Manuel Concha

  • Luciano Bolado

  • Wenceslao Vargas

  • Mercedes Álvarez

-Sub teniente: Antonio Hurtado

-Soldado: Manuel Díaz

  • José Muñoz

  • Juan Fco. Mancilla

  • José Vicente Vergara

  • Gumerciado González

  • Nicanor Navas

  • Nicanor Valenzuela

El guardia marina Arturo Fernández Vial, el 21 de mayo de 1879, a los 21 años, tomó parte activa en el combate naval de Iquique como guardia marina de entrepuente, naufragando con la “Esmeralda” y tomado prisionero. Permaneció como tal, primero en Iquique y luego en Tarma, una localidad al interior del Perú, hasta el 31 de diciembre de ese año, fecha en que fue cambiado por un prisionero de la “Pilcomayo” y regresó a Valparaíso. La gloriosa acción de Iquique le valió el ascenso a teniente 1º el 16 de Junio de 1879. En Valparaíso se embarco en la “Pilcomayo”, mandada por Luis Uribe orrego, que fuera el segundo de la “Esmeralda”, y que también había ascendido en la fecha señalada a capitán de fragata.

De esa cañonera paso al “Huascar”, mandado por Carlos condell, a la sazón capitán de navío. Ello ocurrió en 1881 y participo en los bombardeos de callao y en las batallas de Chorrillos y Miraflores.

En 1882 paso al “Cochrane”, buque insignia del comodoro Latorre.

Asciende Fernández al grado de capitán de corbeta graduado el 21 de mayo 1884, siendo nombrado oficial.

El año 1885 es nombrado comandante del transporte “Angamos”. Luego pasa en 1887 a comandar el “abtao”, buque que zarpa en viaje de instrucción de guardiamarinas, en 1888, a la Oceanía, tocando en Manila, Hong Kong, Yokohama y san francisco de California.

El 15 de diciembre fue comisionado por el gobierno para el estudio y organización el dique y los servicios de marina en Talcahuano. Como resultado de esta comisión presentó un memorial al ministerio de marina, estableciendo las bases para la prosecución de los trabajos del puerto militar.

El 1 de marzo de 1895 fue nombrado adicto naval a la legación de Chile en brasil.

Ese mismo año, el 23 de julio, fue nombrado adicto a la legación de Chile en Uruguay, en cuyo cargo permaneció hasta octubre, fecha en que fue nombrado gobernador marítimo de Valparaíso.

En 1903 nuevamente fue nombrado comandante en jefe de la división de evoluciones, cargo que desempeño hasta el 26 de junio, en que se le expidió cédula de retiro temporal. El 30 de julio de 1916, por decreto supremo de le concedió su retiro absoluto del servicio de la armada.

Desde entonces se ocupo en Santiago en crear organismos sociales de instrucción. Contribuyo a la formación de 14 escuelas nocturnas, fomento el atletismo, fue uno de los fundadores de la asociación atlética nacional y perteneció a la acción cívica y contra el alcoholismo.

En estas actividades de bien publico lo encontró la muerte en noviembre de 1931.

En concepción existe un club deportivo que lleva su nombre.

Fue casado con doña Elisa Zegers.

El contador segundo Juan Oscar Góñi, participo activamente en el combate naval de Iquique, el 21 de mayo de 1879.

Pocas horas antes del hundimiento de la heroica corbeta, Góñi fue encargado por su comandante a la destrucción de la correspondencia oficial, la que lanzo al fondo del mar atada con un proyectil.

Sobreviviente de esta acción naval, fue sacado del agua y tomado prisionero, siendo enviado junto al segundo comandante Luis Uribe y el resto de los oficiales de la “Esmeralda” al pueblo de Tarma, en el departamento de Junin, al interior del perú. El 23 de noviembre fue canjeado por el contador Juan Alfaro del “Huascar”.

De tal manera que se encuentra a Góñi nuevamente a bordo, esta vez del “Huascar”, el 27 de febrero de 1880, combatiendo contra el “Manco Capac”.

Se le otorgan las medallas de oro por la primera campaña naval de la guerra y por el combate de Iquique, además de la conferida por la municipalidad de Valparaíso.

El 27 de junio de 1879 ascendió a contador de primera clase.

Por enfermedad tuvo que retirarse de la armada en 1884 y en 1885 se le concedieron 10 años de abono en sus servicios, con lo que completo 23 años en la institución.

Es reincorporado como contador mayor de segunda clase el 21 de enero de 1897 y se desempeña como inspector de contabilidad. Al año siguiente pasa a servir en el apostadero naval de Talcahuano, como contador de la comandancia en jefe, cargo en el que permanece hasta 1900, en el que se le concede su retiro absoluto.

Muere finalmente en el año 1919.

El cirujano primero Francisco Cornelio Guzmán permaneció siempre en su puesto de combate mientras duro la pelea, pero cuando observo que el personal que quedaba fue desnudándose y arrojándose al agua, él hizo lo mismo, permaneciendo en la superficie del mar hasta que fue rescatado por los botes del "Huascar” y hecho prisionero. En esta calidad estuvo primero en Iquique y después en Tarma, donde fue recluido con los demás en una casa que pertenecía a un señor Santa María.

Terminada la campaña fue enviado a estudiar medicina militar a las clínicas europeas. Allí se especializo en cirugía.

A su regreso de Europa se produjo una epidemia de cólera en la provincia de Aconcagua en 1886, la que combatió eficientemente, dando así una prueba mas de que así como había sido abnegado en la guerra, también lo era en la paz.

Por una ley del 12 de septiembre de 1879 se le concedió una gratificación anual vitalicia de 400 pesos, compatible con cualquiera asignación o sueldo que pudiera corresponderle.

Se acogió a jubilación en 1910. Fuera de sus cargos oficiales fue profesional de vastos conocimientos y experiencia, ejerciendo su apostolado en varios hospitales de caridad; hacia clases en la escuela de medicina; fue presidente de la sociedad medica y entusiasta miembro de la cruz roja de Chile.

Retirado del servicio activo, fijo su residencia en Francia, en los alrededores de Niza, donde lo sorprendió la muerte el 16 de julio de 1928, después de una vida en la que cosecho laureles, abundantes afectos y simpatía, que perduraron en el recuerdo de cuantos le conocieron.

Posteriormente fueron repatriados sus restos y hoy descansan en paz en el monumento a los héroes de Iquique en Valparaíso.

El teniente primero Francisco Sánchez Alvaradejo, aborda la “Esmeralda” como tercer oficial del buque. Ya sabemos lo que ocurrió el 21 de mayo de 1879 en Iquique, pero en las relaciones posteriores al combate ocurrió algo realmente insólito: se cometió un error que significo una enorme injusticia para con el teniente Francisco Sánchez, pues hay cronistas que ni siquiera lo mencionan entre los oficiales de la “Esmeralda”, en circunstancias que se hallaba a bordo, lucho con ardor, igual a todos y fue rescatado del agua después del hundimiento y tomado prisionero igual que al resto de los sobrevivientes de la epopeya.

Los oficiales eran los siguientes: Arturo Prat Chacón, Luis Uribe Orrego, Francisco Sánchez Alvaradejo, instructor de artillería y especialmente encargado de la batería de estribor, Ignacio Serrano Montaner, Ernesto Riquelme Venegas, Arturo Wilson Navarrete, Arturo Fernández Vial, Vicente Zegers Recasens, Cornelio Guzmán, Juan o. Góñi y Antonio Hurtado.

Resulte curioso, por lo tanto, o de mal gusto, porque demuestra un profundo desconocimiento o estulticia de quien diga que el tercer oficial de la “Esmeralda” era Serrano. Nadie se acuerda de Sánchez, un hombre que tuvo un desempeño brillante.

La verdad es que a este oficial, aunque siguió su carrera hasta el grado de contraalmirante, se le conoce poco o nada y por eso cualquier mal intencionado o ignorante puede crear un infundio que perjudique a un hombre a quien deliberadamente se le quiere opacar.

El teniente primero Luis Uribe orrego, estuvo a bordo como vicealmirante de la corbeta “Esmeralda”. Su madre, la señora rosario era muy supersticiosa y atribuía al numero 21 una amenazadora combinación, por sus tres veces 7. El día 21 de mayo de 1879, en los momentos en que su hijo flotaba en las olas de Iquique llenas de restos náufragos, precisamente a la misma hora, ella moría bruscamente de un ataque cardiaco en Valparaíso. Desaparecía de la vida en los momentos en que el esplendor del heroísmo envolvía a su hijo.

Terminado el desigual combate, en el lugar de producir en el “Huascar” la alegría de una victoria, origino una actitud de sorpresa y un sentimiento de admiración, el comandante Grau hizo recoger a los sobrevivientes de la “Esmeralda”, entre los cuales se hallaba Luis Uribe Orrego.

Él fue canjeado por el teniente 1º Pedro Gárezon del “Huascar”.

En enero de 1880 Uribe regreso a Valparaíso y se embarco en febrero como comandante de la “Pilcomayo” en la que zarpo al norte a participar asimismo en la campaña de Lima.

Hecha la digresión, el contraalmirante Luis Uribe, en su ultima destinación de la armada, fue comandante general de la marina y se le concedió el retiro absoluto con el grado de vicealmirante.

Coopero en la “revista de Valparaíso “, que su ilustre progenitora fundo en el puerto en 1873.

El 17 de julio de 1914 se cierran sus ojos para siempre, a los 67 años de edad, después de una fructífera existencia.

A su hija Flora Uribe Newlove la armada le concedió una pensión de gracia después de la muerte de su madre. Tuvo 2 hijos hombres, Samuel y Luis Uribe Newlove que fueron oficiales de marina, retirándose del servicio, el primero en 1899 y el segundo en 1900, ambos con el grado de teniente 2º.

El guardia marina Arturo Wilson Navarrete fue el ultimo oficial sobreviviente de esa memorable jornada.

Wilson, así como los demás oficiales náufragos de la gloriosa corbeta, permanecieron prisioneros en Tarma, en la sierra del perú. Allí supieron de la captura del “Huascar”. A mediados de diciembre, un convenio de canje de prisioneros permitió a los oficiales de la “Esmeralda “ regresar a Valparaíso a fines de ese mes. En ese puerto tuvieron una recepción gloriosa, muy merecida por cierto.

Fue transbordado a la “O'Higgins” en junio de 1887 y emprendió un viaje de instrucción de guardia marinas a lo largo de la costa, llegando hasta Arica y de allí a Juan Fernández y Lota.

En 1914, poco tiempo antes del estallido de la primera guerra mundial, la marina de chile le concede la cédula de retiro absoluto, después de prestar 46 años de servicios efectivos.

A los 85 años de edad, en que se cerraron definitivamente sus ojos por un repentino ataque cardiaco, conservaba la claridad de su vigorosa mente y la lozanía de su espíritu abnegado. El 26 de Diciembre de 1936 cayo para siempre y dos días después se le hicieron suntuosos funerales en una ceremonia donde el pueblo entero de Valparaíso se reunió en las calles y en la plaza Sotomayor para rendir el ultimo homenaje a quien fuera el

ayudante del capitán Prat y héroe de le jornada de aquel inolvidable 21 de mayo de 1879.

Sus restos descansan en la cripta bajo el monumento de la marina.

Era casado con doña Adela del Solar y dejo varios hijos: Arturo, Carmen, Jorge, marino como el y Luisa. Abuelo de Victor Wilson Amenábar, contraalmirante, y bisabuelo de Arturo Wilson Browne, jefe de la armada.

El guardia marina Vicente Zegers fue tomado prisionero hasta ser canjeado por otro prisionero peruano.

El año 1885 solicito licencia por motivos de salud, la que se prolongo hasta 1889 en que volvió a la institución como capitán de corbeta, obtenido el 21 de mayo de 1884, para hacerse cargo de ayudante en el arsenal de marina.

En marzo de 1906 fue nombrado adicto naval de chile en España. En 1907 fue agregado al ministerio de relaciones exteriores y el 1º de Diciembre de 1908 se le concedió el retiro absoluto.

Murió en Santiago el 16 de Septiembre de 1926, se le hicieron honras en la capital y en Valparaíso, donde sus restos fueron sepultados en el monumento de la marina, como sobreviviente del combate naval de Iquique.

Jefe de elevada cultura y personalidad, de mosto como un oficial de la armada distinguido mientras permaneció en sus filas y como un ciudadano de selección en sus años de retiro y de descanso.

Vídeos relacionados