Coma; Robin Cook

Literatura contemporánea. Novela de ciencia médica. Thriller médico. Best-seller. Argumento

  • Enviado por: Maita
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 3 páginas
publicidad

COMA-ROBIN COOK

La historia comienza con el problema desconocido que padece Nancy Greenly, una muchacha de 23 años, este tiene que ver con irregularidades en su periodo, que deriva en una hemorragia, por lo cual es internada en el Boston Memorial Hospital, como su nombre lo indica, ubicado en Boston; es sometida a una dilatación y curetaje, una intervención simple, que termina con la paciente en estado de coma.

Pocos días después ingresan al hospital estudiantes de tercer año de medicina, que concurrían al lugar para desarrollar las prácticas médicas de su carrera, eran cuatro hombres y una mujer, Susan Wheeler, una joven de 23 años, muy abocada a su estudio, tanto que era lo único mas importante sobre todas las cosas de su vida. Los cinco practicantes se encuentran a cargo del médico residente, el señor Mark Bellows.

Mientras los jóvenes se familiriarizaban con el trabajo hospitalario, fueron llevados a la unidad de terapia intensiva, a Susan le llamó poderosamente la atención el cuerpo de una joven que parecía sin vida, interrogo a sus superiores para informarse sobre quien era y que era lo que le había sucedido, le dijeron que se trataba de Nancy Greenly y le explicaron que no sabían cual era el motivo por el cual se encontraba como un vegetal, ya que todos los exámenes daban resultados correctos, no habían podido detectar ninguna anormalidad en su organismo. Susan se interesó demasiado en el caso. En una de sus visitas conoció a un paciente apellidado Berman, este le pareció atractivo, y mantuvieron una breve conversación en la que planificaban al menos tomar un café, ya que su estadía en el hospital no duraría mas de tres días, ya que su operación era una simple rutina.

Pasaron los días y Susan fue llamada a realizar un drenaje que no sabía efectuar, así que fue asistida por Bellows, cuando llegaron al lugar se encontró con que el paciente que se encontraba en coma, con aspecto deplorable era nada mas ni nada menos que Berman. Susan quedó muy conmocionada con lo que estaba observando. Cuando el ambiente estuvo más calmado, Bellows decidió invitar a cenar a la joven, que asintió con satisfacción. Así fue como pasaron la noche juntos, a la mañana siguiente el se va a su trabajo y ella decide ir a conseguir los planos del Instituto Jefferson, un lugar donde enviaban a los pacientes en estado de coma para mantenerlos vivos (en estado vegetativo), para que los hospitales se encarguen de los pacientes en estados agudos.

En el hospital encuentran en el gabinete 338 muchas drogas, inmediatamente desconfían de Bellows, ya que ese gabinete estaba a su nombre, cosa que no era así, porque el usaba el número 8, ese día el empleado, Walters, no concurre a su trabajo para aclarar el hecho, algo realmente extraño ya que no había faltado a su trabajo en 25 años. Bellows decide ir a verlo a su precaria morada donde se encuentra con el hombre colgado y con un papel en el que admitía arrepentirse por las drogas que eran de su pertenencia.

Ella es trasladada del prestigioso hospital, ya que trata continuamente de averiguar que sucede con los pacientes, consiguiendo información por medios ilegales, pero que la llevan cada vez mas a acercarse a la verdad, que irrita verdaderamente a los médicos, Harris, Nelson, Mc Leary y el mismo presidente del hospital, Oren. Esa tarde camino a su casa, pierde su tren, y cree que alguien la esta siguiendo, pero confía en que solo era paranoia. Al llegar a su pensionado, entra en su habitación dispuesta a ducharse y relajarse, pero no estaba sola, un hombre de aspecto horrible y con un cuchillo amenaza con suicidarla y a su hermano, diciéndole que no se meta mas en asuntos que no le corresponden y se va. D’ambrosio, el malviviente, está apunto de tomar su vuelo cuando es llamado por su jefe, este le informa que ya a suicidado a Walters y asustado a Susan, pero le es encomendado un tercer trabajo, asesinarla, este accede gustosamente ya que le prometían una generosa suma de dinero. Susan se va a contarle lo ocurrido a Stark, quien le recomienda avisar a la policía. Ella asociaba que todos los casos de coma habían ocurrido en el sector 8 por lo que entra al cielorraso y descubre que entre los caños hay una extraña válvula, la cual calcula que envía dióxido de carbono a los pacientes que combinados con su anestesia, provoca la muerte cerebral. Le cuenta a Bellows de su descubrimiento, que no puede creer lo que estaba escuchando, pero sugiere que nadie tiene un porque para que alguien quiera hacerle esto a sus pacientes. Vuelve a su cuarto, pero antes de entrar descubre que el papel que había dejado en la cerradura ya no estaba, lo cual la hace sospechar que había alguien adentro, baja rápidamente las escaleras, D’ambrosio es alertado de esto y comienza a seguirla, en su persecución decide ir por un pasaje que la lleva a la facultad de medicina, después de muchos intentos logra escapar dejando a su asesino encerrado en la gran heladera en la cual se encuentran todos los cuerpos sin vida. Entendiendo que nadie confía realmente en ella decide pasar la noche en un hotel, identificándose con otro nombre para que nadie pueda descubrirla. Al día siguiente llama a Stark, y este le informa sobre los dos pedidos que ella le había echo en otras oportunidades; le dice que no podrá volver al hospital pero para compensar esto cumplirá su segundo pedido, realizará una visita al Instituto Jefferson, algo muy exclusivo ya que nadie puede ingresar al lugar a menos que sea familiar de los pacientes. Ella posterga su primer día de trabajo en el V.A hospital y decide ir al Instituto. Al llegar al lugar, muy alejado de la ciudad, se encuentra con un edificio moderno, pero sin ningún tipo de decoración, algo raro. Una enfermera la conduce por el lugar, entran en una sala donde se encuentran colgados de alambres los cuerpos de todos los internos, algo realmente extraño, todos muertos cerebralmente, sin posibilidad se revivirlos. Ella pide ir a la sala de operaciones que se encontraba en el segundo piso, cosa que había visto en los planos, pero la enfermera le responde que no hay, ya que los pacientes solamente son internados, y si necesitan intervención quirúrgica son llevados nuevamente al hospital del cual provienen. Al escuchar esto Susan descubre que algo anda mal, pide ver a Berman, mientras la empleada va a otra sala a buscar el lugar de ubicación del hombre, Susan decide investigar por su propia cuenta; llega al segundo piso donde descubre las salas de operaciones y algo realmente espeluznante, Berman ha muerto y le estaban extrayendo los órganos. El lugar no era nada mas ni nada menos que un lugar donde traficaban órganos a precios altísimos. Cuando la enfermera se percata de la ausencia de Susan comienzan a buscarla para suicidarla, ya que seguramente sabe la verdad sobre ese lugar, ella logra escaparse junto a un camión que llevaba el corazón y un riñón, supuestamente de Berman, y llega a contarle todo a Stark, quién le da un whisky con droga, y llama a la organización para avisar que Susan sabía toda la verdad y que el deseaba retirarse, lo que no causo mucho agrado en los demás miembros. Este médico que había conseguido extraordinarias sumas de dinero para construir el hospital, era uno de los miembros de esta macabra organización, ella le dijo que pensaba que hacían eso con la gente que no querían con vida, y eso harían con ella, la llevaron al quirófano para realizarle una operación, en el sector 8. Bellows se entera inmediatamente de esto y recuerda todo lo que le había dicho Susan, por lo que va a las cañerías y cierra la válvula del dióxido de carbono, lo cual ayudaría a que esta no entre en el coma profundo. Stark comprende que algo anda mal, ya que entraron a la sala cuatro médicos con uniforme quirúrgico entre los cuales se encontraba Mark Bellows...