Columna vertebral

Medicina neurológica. Médula espinal. Espalda. Músculos lumbares. Control nervioso. Dolor. Movimiento

  • Enviado por: Ricardo Ulloa
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 11 páginas

publicidad

Introducción

La columna vertebral, eje óseo del cuerpo, cumple funciones de protección (médula ósea y raíces), resistencia y movimiento gracias a su especial morfología, disposición de las articulaciones e integridad funcional músculo-ligamentosa. Se trata de una estructura compleja con múltiples sistemas de protección.

Desde un punto de vista funcional, la columna está compuesta por tres pilares: el anterior formado por la superposición de cuerpos (pilar de resistencia) y discos (amortiguación) y dos pilares posteriores, formados por la superposición de las apófisis articulares, pedículos, láminas, ligamentos (supraespinosos, interespinosos y amarillo). Son los pilares del movimiento (articulaciones interapofisarias).

Está compuesta por 33 huesos cortos (7 cervicales, 12 torácicas, 5 lumbares, que dan el movimiento total al raquis, más 5 sacras y 4 coccígeas) y 23 discos intervertebrales, los cuales tienen la función de la movilidad segmental.

La columna vertebral está compuesta por 23 segmentos móviles (DIV, articulaciones facetarias y sistema ligamentoso adyacente); estos segmentos son unidades integradas, las cuales tienen distintos grados de desplazamiento según el nivel, de acuerdo con las prestaciones que tienen que dar.

Según M. Panjabi, las vértebras tienen seis grados de libertad: la rotación y la traslación a lo largo de un eje transverso, uno sagital y otro longitudinal. El movimiento producido durante la flexión, extensión, inclinación lateral y rotación axial de la columna es un movimiento complejo combinado que resulta de una rotación y traslación simultáneas.

El raquis debe conciliar dos imperativos mecánicos contradictorios: Estabilidad y Flexibilidad.

La estabilidad está dada principalmente por la función de protección de la médula espinal y soporte de tronco; la flexibilidad se debe a su configuración por múltiples piezas superpuestas, unidas entre sí mediante elementos ligamentosos y musculares.

En este informe abarcaremos los estudios realizados por Manohar M. Panjabi quien ha desarrollado junto a muchos colaboradores diversos estudios sobre la estabilidad clínica y mecánica de la columna lumbar, la cual es aplicable a toda la columna vertebral.

Marco Teórico

Inestabilidad Mecánica: incapacidad de la columna para llevar sus propias cargas; no cumple con funciones ortostáticas, ortocinéticas y de protección.

Inestabilidad Clínica: consecuencias clínicas del déficit y/o dolor neurológico.

Ortostática: mantenimiento de la posición vertical del cuerpo y sostén de las cargas axiales habituales.

Ortocinética: movimientos normales de la columna y evitación de movimientos de rotación o traslación más allá de los límites normales.

El Sistema Estabilizador de la Columna

Un problema que presenta gran parte la población es el dolor de espalda. Existen estudios que señalan que hay un 50-70% de probabilidad de que una persona tenga dolor de espalda en su vida. Las causas específicas para la mayoría de estos dolores no son conocidos, sin embargo se han encontrado que parte significativa de este problema es de origen mecánico, lo que se conoce como inestabilidad clínica de columna.

White y Panjabi definieron la inestabilidad clínica de la columna como la perdida de la habilidad de esta para mantener los patrones de desplazamiento bajo cargas fisiológicas sin iniciar un déficit neurológico adicional.

Por su parte la estabilidad es la capacidad de los elementos óseos, ligamentosos y musculares de la columna vertebral, para cumplir sus funciones ortostáticas, ortocinéticas y de protección de las estructuras nerviosas y vasculares que cursan por sus canales.

Se ha conceptuado que la estabilidad mecánica de la columna vertebral, sobre todo en condiciones dinámicas y bajo cargas pesadas, es proporcionada por la columna lumbar y la coordinación muscular. Panjabi conceptuó el sistema estabilizador de la columna en tres subsistemas: la columna lumbar, que proporciona la estabilidad intrínseca; los músculos espinales, rodeando a la columna lumbar y proporcionando la estabilidad dinámica y, la unidad de control nervioso (control motor), evaluando y determinando los requisitos para la estabilidad y coordinando la respuesta del músculo.

'Columna vertebral'

Bajo condiciones normales, los tres subsistemas trabajan en armonía y proporcionan la estabilidad mecánica necesaria. Los componentes de la columna lumbar llevan las cargas y proporcionan la información sobre la posición, movimientos cargas de la columna. Esta información se transforma por acción de la unidad de control nervioso, la cual computa la estabilidad necesitada y genera el modelo del músculo apropiado para cada caso.

La Columna Lumbar

Comúnmente para medir las propiedades físicas de cualquier estructura, en este caso de la columna lumbar, se utilizan gráficos de carga-desplazamiento. La curva obtenida puede ser lineal o no lineal. La curva de carga-desplazamiento de la columna es de tipo no lineal.

Una curva de carga-desplazamiento esquemática de un segmento lumbar para la flexo-extensión es la que se muestra a continuación:

'Columna vertebral'

La columna es flexible a cargas bajas y a deformaciones con cargas crecientes. La pendiente de la línea (elasticidad de la columna) varía con la carga. Esta conducta no se representa claramente por un solo valor de elasticidad, por lo que se han determinado dos parámetros a usar: el rango de movimiento (ROM) y la zona neutra (NZ). Esta última es la parte del ROM dentro de la que existe resistencia mínima al movimiento intervertebral (segmento móvil). El segmento de la columna sujeto a cargas de flexión y extensión, muestran claramente una curva no lineal de desplazamiento, indicando una relación cambiante entre la carga aplicada y los desplazamientos producidos. La suma de parámetros de NZ representa la laxitud del segmento de la columna alrededor de la posición neutral (puede haber movimiento en forma importante con una pequeña cantidad de fuerza) y el parámetro ROM bien describe el comportamiento no lineal de la columna.

Con el propósito de una mejor visualización, la curva carga-desplazamiento puede describirse usando una analogía: una pelota en un bowl.

'Columna vertebral'

La curva carga-desplazamiento se transforma en un bowl arrojando la parte de la extensión de la curva alrededor del eje del desplazamiento. En este bowl se coloca una pelota, la cual se mueve fácilmente dentro del NZ, pero requiere un esfuerzo mayor para moverse a las regiones exteriores del ROM. La forma del bowl indica el grado de estabilidad lumbar, de esta forma, un bowl mas profundo es una representación de una columna más estable, por su parte, un bowl poco profundo representa una columna inestable.

Un elemento determinante en la estabilidad de la columna son los discos intervertebrales. Las presiones ejercidas sobre estos son importantes, sobre todo cuanto más se aproxima al sacro, esto dado que el peso del cuerpo que se soporta aumenta con la altura suprayacente.

En estudios recientes, Panjabi y colaboradores encontraron significante los cambios de la columna lumbar ante lesiones del anillo fibroso y el núcleo pulposo. Para ello se analizó la respuesta funcional de la columna antes y después de lesiones del disco en seis momentos: flexión, extensión, rotación axial derecha e izquierda, inclinación derecha e izquierda.

'Columna vertebral'

Se investigaron tres estados del disco: intacto, con lesión del anillo en el lado izquierdo y, después del levantamiento del núcleo. El gráfico de barras muestra los movimientos principales para el disco intacto y las dos lesiones frente a cada una de las cargas fisiológicas.

La lesión del disco con el levantamiento del núcleo produjo cambios mayores que la lesión del anillo exclusivamente. Los cambios absolutos máximos fueron observados en la flexión e inclinación lateral izquierda. En los cambios de porcentaje, la rotación axial describió el mayor efecto de la lesión del disco.

Otro elemento importante en la estabilidad de la columna son las articulaciones facetarias, las cuales limitan el movimiento segmental directo y tienen una función de soporte de carga. La distribución de cargas entre las facetas y los discos varía con la posición de la columna. En la región lumbar, las facetas se orientan con ángulos rectos al plano transverso y con un ángulo de 45º respecto al plano frontal. Este alineamiento permite la flexión, extensión e inclinación lateral, limitando la rotación axial.

Debido a que las facetas no son una estructura de soporte primario en extensión, si se produce el compromiso total de estas articulaciones, se establece una vía de carga alternativa. Esta vía implica la transferencia de cargas axiales al anillo y al ligamento longitudinal anterior como un modo de soporte para la columna. Esto puede llegar a generar una sobre carga para el anillo produciendo inestabilidad de la columna.

Los ligamentos juegan un rol pasivo en la estabilidad de la columna; básicamente cumplen una función de transductores, inervados por gran cantidad de mecanorreceptores que entregan información sobre el movimiento. Las estructuras ligamentosas que rodean a la columna contribuyen a su estabilidad intrínseca. Todos los ligamentos de la columna, a excepción del ligamento amarillo, tienen un alto contenido de colágeno, lo que limita su extensibilidad durante el movimiento de la columna.

La cantidad de deformación sobre los distintos ligamentos difiere con el tipo de movimiento de la columna. Durante la flexión, los ligamentos interespinosos se ven sometidos a una deformación máxima, seguido de los ligamentos capsulares y del ligamento amarillo (más rico en elastina). Durante la extensión, el ligamento longitudinal anterior soporta la deformación máxima. Durante la inclinación lateral, el ligamento transverso colateral soporta las elevaciones mas elevadas, seguido del ligamento amarillo y de los ligamentos capsulares. Los ligamentos capsulares de las articulaciones facetarias soportan la mayoría de la deformación durante la rotación.

Una lesión de algún ligamento, como la condensación axial, afecta multidireccionalmente la estabilidad de la columna lumbar, aumentando el NZ a una magnitud mayor que el ROM.

Los Músculos Lumbares

La importancia de los músculos estabilizadores de la columna lumbar es bastante obvia. Cuando un corte transversal del cuerpo humano se ve a nivel lumbar, no solo es el área de sección transversal de los numerosos músculos que rodean a la columna lumbar mucho más grande que el área de la columna en sí, sino que los músculos tienen una palanca mucho mas grande que el DIV y los ligamentos.

'Columna vertebral'

Los músculos proporcionan estabilidad mecánica a la columna lumbar. El papel estabilizador de los músculos de la columna no puede ser fácilmente estudiado por medio de la EMG. Los EMG que graban un músculo indican la actividad eléctrica del músculo, pero no una medida cuantitativa de la fuerza muscular. Debido a estas dificultades para medir las fuerzas musculares, se han seguido dos acercamientos: primero, en modelos in vitro se han diseñado fuerzas para simular los efectos musculares; segundo, han sido desarrollados modelos matemáticos para simular la columna rodeada de musculatura espinal.

Panjabi ha desarrollado estudios en los que demuestra que lesiones musculares aumentan el NZ y el ROM; en lesiones más severas, la fuerza muscular disminuye el NZ a sus valores intactos mientras que el ROM permanece significativamente más grande que el intacto.

Esto probablemente indica que esta conducta diferencial del NZ y ROM se debe a que la fuerza de los músculos estabilizadores de la columna lumbar actúan por sobre todo para disminuir el NZ.

Se han clasificado los músculos lumbares y abdominales de acuerdo a su función estabilizadora en 2 grupos:

Sistema Estabilizador Local

Sistema Estabilizador Global

Intertransverso

Longísimo del tórax (porción torácica )

Interespinal

Intercostal (porción torácica)

Mulitífido

Cuadrado lumbar (fibras laterales)

Longísimo del Tórax (porción lumbar)

Recto abdominal

Iliocostal Lumbar

Oblicuo externo

Cuadrado Lumbar (fibras Mediales)

Oblicuo interno

Transverso Abdominal

Oblicuo Interno

El Sistema Estabilizador Local incluye los músculos profundos, al igual que las porciones profundas de algunos músculos que tengan su inserción en las vértebras lumbares. Estos músculos son capaces de controlar la relación intervertebral de los segmentos espinales y de la postura de la columna lumbar. Un buen ejemplo es el Mulitífido, que es un músculo multisegmental. Debido a su pequeñez, los músculos intersegmentales, tales como el intertransverso e interespinoso no son capaces de estabilizar la posición intersegmental de cada vértebra; sin embargo, tienen un papel propioceptivo importante, ya que unen al SNC con la columna lumbar.

Dentro del grupo abdominal se encuentra el transverso abdominal, que es el músculo más profundo. Éste presenta una inserción directa a las vértebras lumbares a través de la fascia toraco-lumbar. Otro músculo abdominal considerado como parte del sistema local es el oblicuo interno, el cual se inserta de igual manera a la fascia tóraco-lumbar.

El Sistema Estabilizador Global incluye los músculos largos, superficiales del tronco. La función de éstos músculos no sólo es la de realizar los movimientos globales de la columna (flexión, extensión, rotación, etc) sino también son responsables de transferir la carga directamente entre la caja torácica y la pelvis. Es decir, deben equilibrar las cargas externas ejercidas al tronco de tal forma que las fuerzas residuales que se transmitan a la columna lumbar puedan ser "manejadas " por los músculos del sistema local.

De esta manera, las grandes variaciones en las cargas externas que se presentan en las actividades básicas cotidianas pueden ser acomodadas por los músculos globales para que la carga resultante en la columna lumbar y sus segmentos sea mínima. Por lo tanto, las variaciones en la carga se mantienen pequeñas y viables para el sistema local. En años recientes, ha existido un interés en el estudio de la relación del sistema local como factor etiológico en el dolor crónico de columna lumbar.

La Unidad de Control Nervioso (control motor)

Tanto los estabilizadores pasivos como los estabilizadores activos están comandados por el centro de integración del SNC. El sistema propioceptivo integra al sistema estabilizador de Panjabi.

El sistema somatosensorial informa, mediante sus receptores distribuidos por todo el organismo, sobre la posición y el movimiento de las partes del cuerpo entre sí y en relación a su base de soporte. Esta información es muy precisa sobre los movimientos rápidos, como por ejemplo las modificaciones bruscas de la posición de las articulaciones en respuesta a perturbaciones de la superficie de soporte de los pies. Estas informaciones contribuyen a mantener el tono muscular y desencadenan la mayor parte de los reflejos somáticos que mantienen el equilibrio.

  La información que proporciona nace en los músculos y en las piezas que ellos movilizan. Sus receptores son:

-         Los husos neuromusculares, estos tienen una función sensitiva, informando de la longitud del músculo y una función motora, al ser los mantenedores del tono muscular.

  • Los receptores tendinosos de Golgi, situados en la unión téndino-muscular estando estimulados por el alargamiento pasivo de las fibras musculares o por la contracción activa, son los captores del reflejo miotático.

-         Los corpúsculos articulares de Ruffini, situados en las inserciones capsuloligamentarias y en el periostio, proporcionan información sobre la posición articular, la dirección y velocidad del movimiento.

-         Las terminaciones articulares de Golgi, que se encuentran diseminadas a lo largo de los músculos, ligamentos, articulaciones y periostio.

 

  La información propioceptiva tiene por igual características reflejas y conscientes:

-         Inconsciente refleja: está constituida por los circuitos propioceptivos intramedulares y supramedulares inconscientes.

-         Consciente: aportan información consciente sobre la actitud corporal y los movimientos. No es necesario el concurso de la vista para que en un determinado momento tengamos consciencia de la actitud postural adoptada por uno de nuestros miembros en relación con el resto del organismo; tampoco es necesaria para conocer los desplazamientos segmentarios que realizamos, su amplitud, y su velocidad. Es decir que el propioceptivo es un sistema de información muy eficaz en este sentido y nos da idea, por sí mismo, de la situación de las distintas partes de nuestro cuerpo y de los diferentes movimientos que realizamos tanto cualitativa como cuantitativamente. Un fallo en esta información, asociado a un fallo visual, es incompatible con la posición ortostática.

  Es imprescindible para el mantenimiento del equilibrio y su anulación hace prácticamente imposible su mantenimiento.

La información de los propioceptores lumbares es necesaria para que los músculos extensores de las extremidades inferiores realicen su función anticipatoria durante la marcha.

Hipótesis de Dolor, Movimiento y Estabilización

Basado en la definición de inestabilidad clínica de la columna presentada anteriormente, la hipótesis de inestabilidad asume una relación entre el movimiento intervertebral anormal y el dolor de espalda crónico. La correlación a esta hipótesis es que en una disminución en el movimiento intervertebral de un paciente con dolor de espalda crónico puede reducir el dolor producido. De hecho, ésta es la base para los tratamientos que involucran la fusión quirúrgica, fortalecimiento de los músculos y, entrenamiento del control neuromuscular.

Usando nuevamente una analogía de la curva carga-desplazamiento(pelota en un bowl), la estabilidad (libre de dolor), inestabilidad (doloroso) y reestabilización de la columna (libre de dolor) puede representarse de la siguiente manera:

'Columna vertebral'

Considerando a una persona sin dolor de columna. El/ella tienen un NZ y ROM normal. La pelota se mueve libremente dentro de la zona libre (Fig.A). Cuando una lesión ocurre, el componente de la columna lumbar, como el ligamento capsular, puede dañarse y hay dolor. El movimiento anormal puede ocurrir también debido a los cambios degenerativos. En cualquier caso, el NZ se aumenta, y la pelota se mueve libremente encima de una distancia más grande, más allá del la zona neutra (Fig.B). El sistema estabilizador de la columna reacciona para disminuir activamente el NZ vía activación de los músculos o por el endurecimiento adaptable

de la columna lumbar con el tiempo (Fig. 9C). El sistema también puede estabilizarse por la fusión quirúrgica, fortalecimiento muscular y el reentrenamiento del sistema de control neuromuscular. En la analogía, la pelota es ahora anclada, y la columna es de nuevo libre de dolor.

Referencias

Panjabi, 2003, Clinical Spinal Instability and Low Back Pain, Journal of Electromyografy and Kinesiology 13: 371-379

Nordin y Franquel 2001. Biomecánica Básica del sistema musculoesquelético, 3ª edición, Mc Graw Hill interamericana, 485 p.

Kapandji. A.I. 2002. Fisiología articular, Tronco y Raquis, 5ª edición. Editorial médica panamericana, Madrid, 253 p.

www.samct.com.ar/revi2001/v2n1a1f.pdf

www.musculacion.net/Article31.html

www.sld.cu/libros/libros/libro3/2.pdf

'Columna vertebral'