Columna vertebral

Patologías y enfermedades columnares. Lesión cartílago. Desviación. Hernia disco. Cifosis. Escoliosis. Discal

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 9 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso Superior en Dirección y Gestión de Proyectos
Enfoc-Escuela de Negocios y formación continua
El Curso Superior de Dirección y Gestión de Proyectos, capacita a los asistentes para dominar los procesos...
Solicita InformaciÓn

Curso de Especialización en Dirección y Gestión de Proyectos + Preparación de la Certificación PMP-PMI
Universidad de Salamanca, Fundación General
- Última versión actualizada del PMBOK© 5ª edición. - Un año de alta como miemblo del PMI© (Project Management...
Solicita InformaciÓn

publicidad

1. Enfermedades de la columna vertebral

La columna vertebral está constituida por una serie de piezas -vértebras-, unidas entre sí por articulaciones. Junto a los músculos y ligamentos permite la posición erecta del individuo.

Las vértebras están formadas por un cuerpo cilíndrico, dos salientes o espolones, situados a los lados (apófisis transversas); otro, aislado, en la parte posterior, que puede ser palpado a través de la piel (apófisis espinosa), y el denominado arco vertebral. En el espacio comprendido entre éste y la parte posterior del cuerpo vertebral penetra la médula espinal - la prolongación del cerebro- y, a modo de cordón central, se ramifica en una serie de nervios que, saliendo por unos orificios situados entre las vértebras, se distribuyen por las diferentes partes del cuerpo.

La columna vertebral, de unos 73 cm. de larga, en el adulto, está formada por 33 ó 34 vértebras, según los individuos. Para su estudio se divide en cuatro partes: cervical, torácica, lumbar y pélvica, constituida ésta por los huesos sacro y coxis.

En el individuo normal la columna vertebral no es rígida ni rectilinea, pues muestra una serie de corvaturas flexibles situadas a diferentes niveles. En el cuello y región lumbar se incurva ligeramente hacia adelante (lordosis) y en la columna torácica, hacia atrás (cifosis).

Rara es la persona que, en el transcurso de su vida, no haya experimentado molestias más o menos intensas en la columna vertebral. La falta de movimiento, el tiempo excesivo que el hombre moderno permanece al volante, o sentado en su lugar de trabajo, han aumentado la frecuencia de afecciones en estos últimos tiempos considerablemente. El hombre civilizado busca cada día más comodidad, tanto en su trabajo como en su transporte, sin considerar que músculos y articulaciones necesitan, para mantenerse activos, un entrenamiento diario.

Incluso antes del nacimiento la carencia de proteínas y de vitamina D puede originar una osificación deficiente de la columna y, posteriormente, graves deformaciones. Las profesiones que requieren a sus practicantes estar largo tiempo sentado -telefonistas, mecanógrafas, conductores, administrativos- predisponen a este tipo de afecciones, ya que dan lugar a una fatiga muscular y articular y, al flaquear el medio de sostén, las vértebras se vencen. Para evitar esa fatiga, ha de tenerse especial cuidado en mantener una postura correcta al andar, cuando se está sentado e incluso en la cama. Otros factores importantes son una alimentación adecuada, ejercicios gimnásticos diarios, caminar frecuentemente y, por lo menos en los meses de verano, practicar la natación, uno de los deportes más eficaces para mantener el tono muscular y la flexibilidad, no sólo de la columna vertebral, sino de todo el cuerpo. Como el hombre permanece gran parte de su vida en la cama (una tercera parte), ésta deberá ser cómoda y adecuadamente construida para soportar durante horas el cuerpo humano, permitiendo adoptar posturas que no supongan esfuerzo para la columna vertebral.

1.1 DESVIACIONES DE LA COLUMNA VERTEBRAL (Cifosis, Lordosis, Escoliosis)

Síntomas: 1.- En los casos leves, estas desviaciones, más que una enfermedad, son consideradas como simples alteraciones formales. El mejor modo de observarlas consiste en situar al individuo erguido y de espalda o, aún mejor, de lado. Si las alteraciones son marcadas, pueden incluso diagnosticarse por un profano.

2.- El síntoma más característico es el dolor de espalda, que suele ser difuso y difícil de localizar. En los casos avanzados, los movimientos pueden, incluso, verse limitados.

3.- En las cifosis o lordosis pronunciadas, debido al desplazamiento del eje del cuerpo, la marcha se ve también dificultada y, en las primeras, pueden aparecer catarros bronquiales crónicos, disnea e incluso posteriormente manifestaciones cardíacas.

Naturaleza y causa: Bajo el nombre de escoliosis entendemos la deformación de la columna vertebral, en forma de S, bien hacia la derecha o hacia la izquierda. Su aparición es frecuente en el adolescente, principalmente en el sexo femenino. Las escoliosis se atribuyen a posturas incorrectas, mantenidas durante la niñez, que, sin embargo, pueden considerarse tan sólo como un factor predisponen. En los afectados de escoliosis existe una marcada debilidad de músculos y ligamentos, de aquí que, con frecuencia, esta afección vaya acompañada de otras debilidades ligamentosas, como el pie plano, la cojera trae consigo una escoliosis más o menos acentuada.

Las cifosis, vulgarmente llamadas <<jorobas>>, son fáciles de diagnosticar, por la convenidad posterior a nivel de la región dorsal. En los niños su origen suele ser, generalmente, tuberculoso, mientras que en los adultos pueden derivarse de fracturas vertebrales anteriores. Esta desviación puede evitarse actualmente mediante un tratamiento precoz, por lo que ha descendido en los últimos treinta años el número de afectados.

La lordosis es una incurvación de la columna vertebral, de convenida anterior. Suele ser de origen congénito, siendo muy marcada en las luxaciones congénitas de la cadera.

Tratamiento: Dependerá de la causa que haya ocasionado la desviación. Es de gran importancia prevenir estas lesiones durante la infancia y juventud, mediante posturas correctas, ejercicios gimnásticos y natatorios.

Pronóstico: Aplicando un tratamiento precoz, el pronóstico suele ser bueno, pero una vez implantada la deformación, su corrección resulta imposible.

1.2 LESIONES DEL CARTILAGO INTERVERTEBRAL

Síntomas: 1.- Fundamental y característico es el dolor de espalda. Por su estrecha relación con los cambios de temperatura, quienes la padecen suelen ser diagnosticados como reumáticos.

2.- La movilidad de la columna vertebral está ligeramente limitada.

3.- Ligero dolor a la presión, a nivel de la vértebra lesionada.

4.- La musculatura situada a los lados de la columna suele estar contraída.

Naturaleza y causa: Las lesiones del cartílago intervertebral, llamadas también osteocondrosis, consisten en la degeneración aislada de un disco intervertebral. Es una afección frecuente, pero raras veces adopta formas graves.

Tratamiento: En los episodios dolorosos estará indicado el reposo en cama, las infiltraciones de novocaína y la combinación de calor y masaje. En los intervalos libres de dolor se tratará de fortalecer la musculatura de la espalda mediante ejercicios gimnásticos apropiados, masaje, natación y deportes moderados. La utilidad de los corsés de sujeción es hoy día discutida; sólo se emplean en casos especiales, ya que aumentan la debilidad de los ligamentos y músculos de la espalda y el individuo puede verse obligado a usarlos el resto de su vida. En las fases agudas el empleo de una faja da buenos resultados.

Pronóstico: Con tratamiento intensivo puede conseguirse la desaparición de las molestias, pero son fáciles las recaídas.

1.3 HERNIAS DEL DISCO INTERVERTEBRAL

Síntomas: Dolor intenso, de aparición espontánea o después de un traumatismo, generalmente localizado en la región lumbar. Los movimientos forzados de la columna vertebral, el toser o estornudar, intensifican las molestias.

Naturaleza y causa: El disco intervertebral está formado por el anillo de tejido cartilaginoso, dentro del cual se encuentra un núcleo pulposo, el cual, en la edad infantil y adolescencia, debido a la gran proporción de agua que lo integra, es flexible, pero con los años se va haciendo más duro e incluso puede llegar a calcificarse. Bien por algún golpe o de forma espontánea, el disco se abomba, llegando incluso a salirse completamente de su emplazamiento.

Tratamiento: en las fases agudas se tratará de calmar el dolor con medicamentos adecuados, infiltraciones locales de novocaína y reposo en cama. Con extensiones y otras manipulaciones en la columna vertebral y la aplicación de calor pueden atenuarse las molestias e incluso curar definitivamente la lesión. Pueden presentarse síntomas neurológicos muy acusados o compresión interna, y entonces deberá intervenirse quirúrgicamente. Pero un tratamiento conservador, bien dirigido por un especialista, suele resolver los casos en los que no aparecen estas complicaciones.

Pronóstico: Las lesiones del disco intervertebral son muy frecuentes en el hombre civilizado, ya que por la debilidad de su musculatura vertebral la columna no se encuentra preparada para efectuar determinados movimientos y puede sobrevenir el fallo de la misma. Su pronóstico es generalmente bueno.

1.4 CIFOSIS DE LOS ADOLESCENTES (Enfermedad de Schewermann)

Síntomas: 1.- Deformidad de la columna torácica, similar a la cifosis.

2.- Fatiga al permanecer sentado largo tiempo.

3.- Con frecuencia, dolor de espalda.

Naturaleza y causa: Es una enfermedad que predomina en la edad juvenil, entre los 13 y 19 años, siendo más frecuente en el sexo masculino que en el femenino. Se caracteriza por una cifosis a nivel de las partes superior y media de la columna torácica. Se debe a trastornos del desarrollo del disco intervertebral y el cuerpos vertebrales, la debilidad congénita de los tejidos, el trabajo en edades prematuras y, en general, los esfuerzos corporales intensos, incluidos los derivados de los deportes.

Tratamiento: Corrección, evitando su progreso, de la deformidad; reposo en forma adecuada, y procurar la disminución de las molestias dolorosas cuando se presentan con ejercicios, masaje, baños y gimnasia respiratoria. También resulta preciso evitar las sobrecargas corporales.

Pronóstico: Si el tratamiento se implanta precozmente -al observar cualquier tipo de molestia como las descritas debe consultarse con el médico-, suele ser bueno.

1.5 ENFERMEDAD DE BECHTEREW (Espondilartritis anquilopoyética)

Síntomas: 1.- El primero, y durante años el único, es el dolor de espalda.

2.- También rigidez progresiva de toda la columna vertebral.

3.- Limitación de los movimientos.

4.- Alteración del estado general.

5.- Aproximadamente en una tercera parte de los casos se presentan manifestaciones de reumatismo articular crónico.

6.- En ocasiones aparecen alteraciones visuales.

Naturaleza y origen: De presentación casi exclusiva en el sexo masculino, es una enfermedad reumática, de tipo inflamatorio, cuya causa todavía se desconoce. Frecuentemente comienza con una inflamación de la articulación situada entre el hueso ilíaco y el sacro (articulación sacroilíca); posteriormente se afectan las pequeñas articulaciones de la columna vertebral, llegándose, en los estados finales, a una calcificación progresiva de las vértebras, tendones y ligamentos de sostén de la columna, tomando ésta un aspecto semejante a una caña de bambú, lo que se pone claramente de manifiesto en las radiografías.

Tratamiento: Los medicamentos antiinflamatorios, antirreumáticos, la radioterapia y la fisioterapia bien manejados son eficaces. No debe tomarse cortisona o derivados, salvo en casos muy especiales.

Pronóstico: Ha cambiado su sentido negativo sensiblemente desde que la reumatología moderna insiste en el diagnóstico precoz, en este caso trascendental, dada su progresión invalidante.

1.6 ESPONDILOLISTESIS

Síntomas: Dolor a nivel de la vértebra afectada.

Naturaleza y causa: Se trata de un deslizamiento hacia adelante de una de las vértebras. Generalmente tiene un origen congénito y rara vez se debe a traumatismos. La mayoría de las veces se trata de la quinta vértebra lumbar, que se desliza sobre la primera sacra.

Tratamiento y pronóstico: El tratamiento es semejante al de las lesiones del disco intervertebral. En ocasiones resulta necesario un tratamiento quirúrgico, aunque, de todas formas, no puede asegurarse que el paciente quede libre de molestias.

1.7 FRACTURAS DE LA COLUMNA VERTEBRAL

Síntomas: 1.- Dolor en espalda o cuello.

2.- Contracción y rigidez de la musculatura de la espalda.

3.- A veces, deformación de la columna.

4.- Si van acompañadas de compresión o lesión de la médula espinal, aparición de parálisis fláccida en brazos o piernas, dependiendo del lugar donde se haya producido la fractura. Algunas veces se presentan, incluso, alteraciones en la defecación en la micción.

Naturaleza y causa: Debido al importante papel que la columna vertebral juega, no sólo como eje vertical del cuerpo sino como protectora de la médula espinal, toda fractura a este nivel encierra una trascendencia mayor que en cualquier otra parte del esqueleto, con excepción del cráneo. Independientemente de la forma en que se produzca la línea de fractura, existe siempre el peligro de que la médula espinal resulte lesionada, siendo entonces frecuente la aparición de parálisis en las extremidades. La vértebra puede fracturarse a la altura de la apófisis espinosa, apófisis transversa, arco vertebral o cuerpo vertebral. Las fracturas por compresión conducen generalmente a deformaciones de los cuerpos vertebrales y, como consecuencia, a deformaciones de la columna.

Tratamiento: Inmovilización, ya que cualquier movimiento puede ocasionar lesiones, quizás irreparables, de la columna vertebral. Avisar inmediatamente al médico. En caso de que sea necesario transportar al lesionado, este transporte ha de realizarse con especial cuidado. En determinados casos será necesaria la adopción de medidas quirúrgicas y ortopédicas.

Pronóstico: Si no se presentan parálisis el pronóstico es generalmente bueno, pero incluso cuando aparecen, si se lleva a cabo rápidamente un tratamiento quirúrgico, las posibilidades de recuperación son relativamente grandes. Habrá que temer una evolución larga, e incluso un desenlace fatal, cuando la parálisis resulta de imposible corrección o el tratamiento se inicia demasiado tarde.

1.8 LESIONES DE LA COLUMNA VERTEBRAL (producidas en accidentes automovilisticos)

El considerable aumento del tráfico en estos últimos años, la construcción de vehículos cada vez más potentes y veloces, así como el mejoramiento de las carreteras, ha traído consigo el proporcional incremento de los accidentes de circulación.

En este tipo de accidentes, debido a la posición que mantiene el conductor, la columna vertebral se ve, con mucha frecuencia afectada. En los casos de colisión trasera, cuando un coche se ve obligado a frenar en un paso de cebra y el que le sigue choca con él, los ocupantes del primer vehículo se ven desplazados hacia atrás de manera imprevista, produciéndose, de forma refleja, una hiperextensión de la columna cervical. Si la colisión es frontal la cabeza resulta rechazada hacia adelante, siendo en estos casos más frecuente que sea afectado el cráneo.

Estas lesiones pueden afectar a la musculatura, articulaciones, huesos, médula espinal o nervios. Los respaldos supletorios y los cinturones de seguridad contribuyen a amortiguar golpes y posibles lesiones.