Colonias españolas en América

Historia universal. Crisis monárquica. Descolonización. Independencia de Chile

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 8 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información


INTRODUCCIÓN:

Tras iniciarse el proceso de colonización española en América con la llegada de Colón, los conquistadores españoles interpusieron su estilo de vida en el nuevo continente hasta que los nativos se vieron sobrepasados por completo.

El férreo enfrentamiento entre los indígenas y los españoles finalizó con el triunfo de los peninsulares, los que implantaron un sistema colonial para consolidar su poder.

Ello significó colocar los territorios americanos en una situación de inferioridad respecto de España.

Esto se debió a que estaban sometidos al monopolio comercial del reino europeo, lo que garantizaba la explotación económica en beneficio del mismo. Además, existía una política rígida, que postergaba a los criollos a la hora de acceder a los cargos públicos y había una total explotación de los indígenas por parte de los conquistadores.

España construyó su dominación en América sumiendo al nuevo continente en una intencionada soledad intelectual y económica, preservándolo de contactos foráneos que pudieran debilitar su fidelidad y sojuzgamiento.

Sin embargo y a pesar de todos los intentos realizados por la corona española por mantener el control de las colonias, tras la crisis monárquica que produjo el encarcelamiento de Fernando VII por parte de Napoleón, América comienza un proceso de independencia que llevaría a nuestro país a formar una junta de gobierno autónoma en 1810, situación que sería el primer paso del proceso de Independencia.

DESARROLLO:

Situación americana antes de su independencia

En América, la independencia de las colonias se dio como un proceso de carácter continental, donde la iglesia católica tuvo una notable influencia moralizadora en la política española, situación que se veía expresada en la legislación y en el pensamiento político. Así, el poder del rey emanaba de Dios.

La población americana, compuesta básicamente por dos grupos étnicos: los españoles y los indígenas, excluía a los últimos de la política general, pues eran considerados inferiores culturalmente hablando. Sin embargo la ley los consideraba libres y racionales, y sólo se les podía someter a esclavitud cuando quebrantaban la fidelidad prestada al rey.

El Estado estaba fundamentado en el derecho divino y en el humano, y en base a ambos se delimitaba el poder del monarca, hecho que servía para crear en los súbditos el sentimiento de obediencia. El Estado y la Iglesia estaban completamente fusionados, por lo cual el poder del rey se halla limitados por principios superiores del derecho natural .

El rey debía ser el primer cumplidor de leyes, pues su poder desciende del Dios a través del pueblo y por su libre consentimiento. Pero es facultad humana escoger quien lo ejerce y ha de hacerlo.

La corona española veía con recelo el papel de los municipios, pues la aristocracia ya comenzaba a mostrar pretensiones hegemónicas y autonomistas que la corona española trataba de evitar

Los municipios eran el medio mas efectivo de hacer valer los derechos de la comunidad frente a la corona, pues los criollos veían en esta institución la posibilidad de ejercer la política y de tomar sus decisiones propias, hecho que le estaba vedado casi por completo.

El poder en América lo ejercían peninsulares, inescrupulosos lo cual podría justificar en parte el resentimiento de los criollos por los españoles .

Los chilenos no ocupaban cargos públicos por la escasa población del país, y porque no eran muy ilustrados, excusas más que suficientes para no considerarlos en estos cargos.

Otra institución importante es el cabildo, institución capaz de determinar quien ejerce el poder mientras el monarca resuelva en definitiva. Los nombramientos hechos por el rey, debían ser ratificados por el cabildo.

Aunque en algunas circunstancias el cabildo perdió su poder político, de todas maneras lo fiscalizaba, e incluso incitaba a deponer los gobiernos tiránicos.

Así, las diferencias entre españoles y colonos, se iban atenuando cada vez más, por lo que los americanos se empezaban a identificar con su nueva tierra.

El proceso de independencia de América, según Jaime Eyzaguirre, se vio detonado principalmente por los ejemplos dados por Estados Unidos y Francia, lo cual creó en los criollos la conciencia de poder e impulsó la idea de la nacionalidad.

No obstante, para otros autores, como Francisco A. Encina “la génesis de la emancipación se gestó en un fenómeno inaparente que se venía gestando desde antiguo : la antipatía entre criollos y peninsulares engendrada por la diferenciación de los temperamentos y los caracteres y tuvo como factor coayudante a la Independencia de los Estados Unidos, la propaganda inglesa con fines comerciales y la expulsión de los jesuitas” (pág 121, Historia de Chile, Ed. Lord Cochrane, Chile, 1984).

La crisis en España durante el siglo 17 producidas por los intentos separatistas catalanes, la postración económica, la guerra de sucesión, la muerte de Carlos II hacia 1700, hace que aparezcan nuevos ideales y nuevos modelos como el francés que opone la tradición anquilosada con la razón y el progreso.

Crisis monárquica

En 1808 se produce una crisis monárquica en España y Fernando VII es encarcelado tras la invasión francesa comandada por Napoleón a la península, no obstante en Chile se vivió una adhesión a Fernando VII y un repudio al poder que el pueblo español quería ejercer sobre América.

Así, a principios de 1809 el cabildo de Santiago firmó el juramento de fidelidad a la Junta Central de Sevilla como gobierno legítimo de toda la monarquía.

Durante la crisis monárquica en España, las colonias tenían derecho a elegir sus representantes, mientras el Rey volviese al trono.

Mientras la crisis de la corona estaba en su punto culminante, el modelo francés que proponía la teoría de que el rey recibía el poder directamente de Dios, sin mediación alguna de la comunidad, se hacía cada vez más fuerte, por lo que en América los Consejos se debilitan y ceden su importancia a la secretaría, cuyos titulares despachan directamente con el monarca.

También predomina el Estado por sobre la Iglesia y se produce una irreligiosidad, la que da como resultado la expulsión de los jesuitas de todos los dominios españoles hacia 1777.

Este proceso de centralización administrativa, responsabilidad de los Borbones, creó un mayor interés del pueblo por participar de la vida política y el cabildo, sin recobrar su poder del siglo XVI, comienza a retomar su influencia.

Se hacía necesario estrechar los vínculos entre España y las indias. Para los habitantes de América era preciso destruir la impresión dominante del gobierno de Madrid. se debía superar la antigua concepción de la monarquía, según la cual, las indias, era un patrimonio de la corona unida a los demás reinos peninsulares por el monarca, pero de esto se precavían los estadistas peninsulares, fomentando en los americanos los vínculos con la metrópoli, y favoreciendo la transformación del estado patrimonial en uno nacional.

El amor de la tierra natal y la toma de conciencia de los criollos, acentuaron el apego a la patria chica y le hicieron impermeables a una visión amplia y nacional de la monarquía hispana, incluso algunos cargos públicos, desde la segunda mitad del siglo 18, ya estaban en su mayor parte ocupados por americanos.

Economía

En relación a la parte económica, la Chile exportaba principalmente productos agrícolas y algunos minerales como cobre en barras. Su mercado más próximo y seguro el Perú.

Como Chile no poseía una flota de barcos nacionales, era el comprador quien , dueño del transporte, fijaba los precios. Por ello, Chile dependía del Virreinato y creaba un fuerte resentimiento de los criollos en su contra, sentimiento que se hizo mayor durante los años de la guerra de la Independencia, pues Perú tomó el estandarte de la causa del rey.

La escasa exportación chilena produjo un desequilibrio de la balanza de pagos, lo que trajo consigo la sobrevalorización del oro.

El 21 de febrero de 1811, la junta de gobierno abre los puertos de Chile al comercio libre de las potencias extranjeras aliadas de España y neutrales, conjuntamente con un resurgimiento cultural.

Se depositó una gran confianza en el desarrollo de la educación, en el adelanto de las ciencias, en fomento de las industrias, de la agricultura y del comercio como medio de hacer felices a los hombres.

Para Leslie Bethell “a pesar de haber surgido grandes empresas capitalistas en la Colonia, La Minería como el cultivo de azúcar, permanecieron anclados en una etapa de producción en el cual el músculo humano era la principal fuente de energía, bien para la extracción del metal o para el cultivo de la caña de azúcar”(pág. 115, Historia de América Latina, Ed. Crítica, España, 1990).

Política

La revolución francesa sirvió como ocasión para que los criollos reafirmaran su fidelidad a la monarquía en vez de incentivar las ideas separatistas.

En aquellos años finales de la dominación española, la armonía de los grupos sociales y su fidelidad a la corona no sufrían la menor conmoción.

En 1806, los ingleses atacan Buenos Aires con el propósito de conquistarla. En Chile, en esa época, Bernardo O'Higgins intenta activar los ideales separatistas con un nutrido núcleo secreto que los alimentaba y que mantenía contacto con otros grupos similares en el resto de América.

El 18 de Septiembre de 1810 se instaura la Junta Nacional de Gobierno, presidida por Mateo de Toro y Zambrano, la cual pretende gobernar Chile en ausencia del Rey, pero sin renegar de su autoridad.

Ya en Julio de 1811, se inaugura el Congreso el cual era único depositario de la voluntad del reino. Aunque esto parezca como una señal clara del sentimiento de Independencia, la mayoría de los diputados le eran fieles al rey.

Además de la crisis monárquica, la Independencia de Estados Unidos y la Revolución Francesa, fueron también hechos impulsores de la Independencia.

El 15 de Noviembre de 1811, Carrera se adueña del Gobierno y disuelve el Congreso.

En 1814, el 3 de Mayo, se firma el Tratado de Lircay, que reconoce la soberanía de Fernando VII y a la vez le entrega la facultad a Chile de conservar su propio Gobierno.

CONCLUSIÓN:

A pesar de que la mayoría de los autores encuentran en la independencia de Estados Unidos y en la Revolución francesa las causas más inmediatas del proceso independentista de nuestro país, no se pueden desconocer otros factores que siendo más o menos importantes, también tuvieron como consecuencia que Chile fuera capaz de lograr convertirse en un país autónomo.

Francisco A. Ercilla ya mencionaba un factor sociológico, como era la odiosidad de los criollos por los españoles.

Por otra parte, Leslie Bethell también señala como causa la fuerte presión económica ejercida por España durante el período colonial, el monopolio comercial y las paupérrimas condiciones de producción también son un importante agente de agitación social.

Si a ellos sumamos un flujo de ideales provenientes de los sectores más liberales de Europa, no podría haberse dado otro fenómeno que la independencia.

Universidad de Viña del Mar

Escuela de Comunicaciones

Periodismo

Informe de Historia de Chile

Profesor Richard Fairlie.

“Ideario y Ruta de la emancipación chilena”

Vídeos relacionados