Colonialismo en la España del siglo XV

Colonia. Cambio. Descubrimiento. Conquista. Mexico. Carlos V. Mercantilismo. Economía. Gobierno colonial

  • Enviado por: Mauricio Carre C
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 9 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

publicidad

PANORAMA GENERAL DE LA NUEVA ESPAÑA

EN EL SIGLO XV

España en el siglo IV acaba de terminar hacia unas cuantas décadas de la guerra reconquista, expulsando del sur de la península el último que reducto moro y consumando de esa manera su unidad política. Se inició por ese tiempo el esplendor colonial de España, Carlos V ocuparía el trono en la primera mitad del siglo. Las tierras recién descubiertas a terceros o tensión, refiriéndose a ello, nos dice Hanke:

"la corona trataba de alcanzar un posible en el siglo XVI. Como gobernantes España los reyes buscaban dominio imperial, prestigio e ingresos. Las menos palabras buscaban la conquista y sus frutos que ésta acarrea con la guerra que consiguientemente envuelve. Mientras que como cabezas de la iglesia en América, se proponían urgentemente acometer la gran empresa regalar indios a la fe lo cual requería la paz..."

"la tragedia para el aborigen comenzaba tan pronto como cualesquiera de estos dos propósitos se pusiesen ejecución, porque como necesidad previa implicaba derrocar tanto la jerarquía de los valores indios, como interrumpir el desarrollo de sus culturas respectivas…".

Estas palabras nos ayudan a comprender, que el hecho conquista, produjo modificaciones políticas, económicas, religiosas, sociales y culturales, que afectaron en algunas ocasiones a los dos pueblos, conquistador y conquistado, en otras solamente a uno de ellos.

En el aspecto político, los conquistadores luchaban por su rey al que consideraban como un señor universal, queriendo hacer una especie de sacro imperio occidental. Con el hecho de la conquista quedaron anexados a la corona española la multitud de los aborígenes nuestra patria, pasando a integrar el imperio español se inició a principios de ese siglo.

Tanto los aztecas, como todos los pueblos establecidos en nuestro suelo, perdieron su libertad y pasaron a la categoría de pueblos dominados, quedó roto su organización política el proceso de desarrollo de las culturas prehispánicas.

Se introdujeron las instituciones de carácter europeo, sobretodo en el aspecto político social, pues nuestra actual organización gubernamental y nuestras estructuras sociales son propias de los países occidentales, ya que en este respecto a los sistemas indígenas han casi desaparecido.

Durante los años comprendidos entre 1521 1570, nueva España estuvo gobernada: por Hernán Cortés desde 1522 hasta 1524; después por dos audiencias, la primera de 1528 a 1530; la segunda de 1530 a 1535. En este año establece el virreinato: que comienza con el virrey don Antonio de Mendoza de 1535 a 1550 y don Luis de Velasco I de 1550 a 1564.

Uno de los móviles de la conquista fue el afán de riquezas, no sin razón dice Vicens Vives: "fueron estos pueblos dotados de conceptos jerárquicos y sociales habituados a una actividad económica regular, lo que por su riqueza trajeron a los colonizadores."

La abundancia de metales preciosos, que existían en nuestro país y de la cual se dieron pronto cuenta los conquistadores, por los presentes que Moctezuma les enviara en su marcha y antes de llegar a Tenochtitlán, avivaron su sed de oro, ya que en las teorías mercantilistas de esa época, el país que en ese aspecto varía más era que poseía mayor riqueza en metales preciosos.

La conquista se había hecho con los capitales particulares de los conquistadores, éstos habían arriesgado su fortuna, y no satisfechos por botín y rescate que se repartirá después de la caída de la capital tenochca, que harían recuperarse de las pérdidas sufridas y por ésa causa establecieron el tributo el que exigían de preferencia en el tan deseado oro.

A raíz de la conquista, comenzó a verificarse una transformación cultural en México. Este hecho iba a comprender la introducción de una lengua de origen latino, la española, y aunque el propósito expreso no fue al principio la enseñanza de esta, a recorrer tiempo y por la convivencia de ambos pueblos, el español y el indígena, éstos acabaron por aprender el idioma del conquistador.

Sin querer denigrar en lo más mínimo las culturas prehispánicas, debemos reconocer que carecían de ciertos adelantos técnicos que aliviaban el trabajo del hombre.

Con la conquista se introdujeron los adelantos, cuyo resultado fue un gran desarrollo más rápido en el pueblo indígena. Se trajeron a México plantas nuevas, animales de carga, se introdujo el arado y la aplicación de la rueda, todo esto mejoró y enriqueció la ganadería y la agricultura de nuestro país.

Pasaron también a esas tierras las costumbres de la península con pero sin excluir aquellas propicias del indígena, que no lo perjudicaran personal o socialmente.

Todo esto, para no derrocar por completo la cultura de los pueblos nativos, sino para formar de ambas una mezcla, una amalgama que a través del tiempo, ha dado como resultado de cultura hispanoamericana, propicio de los pueblos nuestro continente, estuvieron sometidos durante tres siglos a la península ibérica.

Al principio de la conquista sólo había dos grupos étnicos, el español y el indígena, de ellos se originó al correr de los años las diferentes clases sociales y castas de la América colonial.

Los españoles europeos era la minoría en esta sociedad que comenzaba, generalmente establecieron en las grandes ciudades y ocuparon los principales puestos del gobierno colonial.

Según Bravo Ugarte, tres eran sus características: "primero la fe cristiana que conservaban medio de sus vicios, en esa fe firme encontraban el aliento para sus empresas; segundo, las pretensiones que consistía en vanagloriarse de la nobleza de abolengo, real o supuesta por eso despreciaban al español que se ocupaba de los trabajos manuales; tercero, el cuidado por la familia, se preocupaban por la educación de los hijos, cualquiera que fuese la conducta del padre; éste con frecuencia no quería ocuparlos en un trabajo indígena de su condición social y los dejaba en el ocio y una soltura perjudicial a sus costumbres".

Los criollos, recibían este nombre, los hijos de padre y madre españoles pero nacidos en América. Eran orgullosos, se consideraban ser de sangre azul, demasiados señores para dedicarse al trabajo, vivían en una posición desahogada económicamente, gastando la fortuna adquirida por el padre, se afanaban por conseguir los altos puestos de la iglesia y en el gobierno.

A los criollos les gustaba usar el "don" el estrato social y escudo en las la fachadas de sus casas. Su situación mejoró al fundarse la universidad de México, pues en parte era debida como todo país que comienza a la falta de escuelas.

Los criollos supieron aprovecharse mejor esas instituciones, que los peninsulares y formaron así la clase culta de la época colonial.

Las castas, originadas de la diversidad de mezcla de sangre entre los diferentes grupos étnicos; no me referiré a todas ellas, únicamente a los mestizos, por ser éstos los que través del tiempo formaría la casi totalidad de nuestro pueblo.

Los mestizos son el producto étnico de la unión de los españoles con las Indias. Los primeros mestizos en México posiblemente fueron los hijos de Gonzalo Guerrero, éste se había quedado en Cozumel como sobreviviente de una expedición anterior a 1519. En este lugar se había casado con una India y el mismo era cacique. Bernal Díaz habla en su historia de estas uniones al azar entre los españoles y las aborígenes que empezaron a efectuarse antes de la toma de Tenochtitlán, pues sabemos en Tabasco obsequiaron la Cortés 20 esclavas Indias entre las que se encontraba la Malinche de la cual tuvo un hijo, unos primeros mestizos.

Los españoles, dice Vicens Vives, crecieron al principio de prejuicios raciales éstos no empezaron a darse si no hasta el siglo XVII. Está la causa por aquel mestizaje se inició desde los primeros años de la conquista. Entre los conquistadores predominaban los varones solteros o los casados que habían dejado sus mujeres en España, muchos de ellos se unieron con las Indias, cuyo resultado era el hijo mestizo; con frecuencia tanto la madre como el hijo eran abandonados por el padre español y pasaban a formar parte del agregado indígena al que ella pertenecía, al margen de la sociedad del borde oscuro de la población o de hacienda en ella trabajaba. Se llegó a dar el caso dice Ezequiel Chávez, de que las madres timidez y avergonzadas abandonaron al hijo en las acequias

La clase mestiza fue aumentando poco a poco y comenzó a preocupaban al gobierno colonial. A mediados del siglo XVI - dice Pérez Barradas- comenzaron las restricciones a causa de que poseían un carácter pendenciero. No podía ser escribanos, ni caciques ya que oprimían a los indios más que los mismos españoles

La nobleza podríamos clasificarla en militar y religiosa que gozaba de todos los privilegios.

Los esclavos, existiendo en el pueblo azteca antes de la conquista, pero no con las características de esclavitud de los países europeos, la cual podríamos caracterizar de reciente manera: primero el esclavo era propiedad absoluta del dueño; segundo, no tenían derecho a poseer bienes, pues el amo disponía de ellos; el dueño podía disponer libremente de su vida, de su trabajo, y de sus fuerzas.

Desde la llegada de los españoles al continente recién descubierto, la situación del indígena va a sufrir cambios profundos entre ellos la perdida de su libertad, pues se ven sometidos a un pueblo dominador y fuerte que va a tratar de explotar los.

La conquista de las tierras americanas fue hecha con capitales particulares de los españoles que ven tomado parte la empresa y deseaban recuperarse las pérdidas sufridas, pidieron pues, tierras e indios que las trabajaran.

INTRODUCCION

La conquista de México es uno de los hechos más importantes de nuestra historia, se inicia con la llegada de los españoles a las playas mexicanas en 1519. Poco mas tarde el 13 de agosto de 1521 marca la fecha de la caída de tenochtitlan, la capital azteca, es entonces cuando se establece el virreinato en nuestra patria. A través del tiempo la conquista se extenderá en todas direcciones llegando por el norte hasta California, y por el sur hasta Guatemala. Con el establecimiento de los españoles en nuestro suelo comienza un proceso de transformación del pueblo mexicano.

Una de las características mas peculiares de América hispana contemporánea es su dependencia económica, misma que la sumerge en un subdesarrollo y la retrasa en su proceso histórico. Innumerables factores intervienen en esto, pero uno de los más importantes es, sin lugar a dudas, la subordinación de tres siglos a España.

CONCLUSION

Como ya muchas veces mencionado, la conquista de México es de los hechos más importantes en la historia mexicana, debido a que esta vino a dar un cambio totalmente radical a nuestra historia.

Los españoles, sin lugar a dudas vinieron a “darle la vuelta” al futuro de nuestro país, cambiaron las costumbres, política, religión y se podría decir que también cambiaron la lengua de nuestra patria.

Es esta investigación se pudo observar de manera muy general lo que fue del México conquistado, la Nueva España, en el siglo XV. Aun en nuestros días todavía se puede observar parte del legado que nos dejaron los españoles, por la gran influencia que tuvo y que se podría decir que talvez tiene España sobre México, cosa que obviamente fue gracias a la Conquista.

SECRETARIA DE EDUCACION Y CULTURA

INSTITUTO CIENTÍFICO MOTOLINIA

HISTORIA DE MEXICO

LA COLONIA:

PANORAMA GENERAL DE LA NUEVA ESPAÑA EN EL SIGLO XV”

PROFR

Catedrático

Bachiller

Xalapa noviembre 2003

L. Hanke, Bartolomé de las Casas: pensador, político, historiador y antronologo, pp. 103-104.

J. Vincens Vives, Historia social y económica de España y América, p 123

J. Bravo Ugarte, Historia de México, Tomo II, p.85.

Vicens Vives, historia social y económica de España y América, p.178.

Chávez, apuntes sobre la colonia, tomo II, p. 22.

J Pérez Barradas, los mestizos de América, p,178

Vídeos relacionados