Colectivos de intervención en inserción ocupacional

Integración social. Inserción laboral. Paro. Jubilación. Desempleo juvenil. Mercado laboral. Discapacidad. Inmigración. Población reclusa y sin hogar

  • Enviado por: Piruleta
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 16 páginas
publicidad
publicidad

COLECTIVOS DE INTERVENCIÓN EN INSERCIÓN OCUPACIONAL

  • La inserción ocupacional en diversos colectivos

  • Es evidente que existen colectivos con mayores desventajas objetivas. Por ello, es muy importante llevar a cabo una intervención en ellos para favorecer su inserción ocupacional. Estos colectivos se clasifican en tres grandes grupos:

      • Trabajadores mayores de 45 años y parados de larga duración, jóvenes, mujeres y personas con disminución.

      • Además de la falta de trabajo, hay colectivos cuya vulnerabilidad viene dada por circunstancias que rodean su situación, sus habilidades, sus experiencias previas, los prejuicios de la sociedad y del mundo empresarial, etc. (drogodependencias, reclusos y ex-reclusos, sin techo.

      • Por último no nos podemos olvidar de la transición el mundo de trabajo a la jubilación.

        • Parados mayores de 45 años

          • Características:

      • Muchos años trabajando en la misma empresa, haciendo tareas muy específicas y casi siempre siempre de baja cualificación.

      • Nivel de estudios suele ser bajo.

      • Este grupo está formado mayormente por hombres que suelen estar casados y tener hijos a cargo, esto conlleva a que la búsqueda de empleo sea urgente y por ello prefieren no dedicarle tiempo al reciclaje de su formación.

    • Necesidades:

    • Necesidad de orientación: necesidad de un servicio que les pueda indicar cuales son sus necesidades y qué recursos existen para dar respuesta a sus demandas, así como características del mercado laboral, los procesos de selección, etc.

    • Necesidad de formación: la introducción de las nuevas tecnologías en los puestos de trabajo y el aumento de la demanda de gente más preparada crea la necesidad del reciclaje de los trabajadores.

    • Necesidad de inserción laboral: aparte de necesitar un empleo, existe la necesidad de conocer las técnicas de búsqueda de empleo como conocer las ofertas, realizar un currículo vital, afrontar las entrevistas de selección, etc.

    • Necesidad de mejora e actitudes: hay que trabajar la baja autoestima, la falta de confianza, la necesidad de aumentar la motivación, etc.

    • Necesidades de apoyo continuado en el mantenimiento del puesto de trabajo: una vez encontrado el trabajo surge la necesidad de un seguimiento con el objetivo de mantener el puesto de trabajo encontrado.

    • Necesidades de concienciar a las empresas: es imprescindible concienciar a las empresas sobre la importancia de contratar a personas de este colectivo, así como de informarlas de las distintas bonificaciones de las que pueden beneficiarse por contratar a personas de este colectivo.

      • Parados de larga duración

        • Características:

          • Son personas inscritas ininterrumpidamente en la oficina de empleo durante al menos 12 meses.

          • Suelen tener serios problemas a la hora de competir con los nuevos parados.

          • Hay que tener en cuenta que las empresas a la hora de contratar se fijan en el tiempo que se ha estado en paro y contrataran a personas que lleven menos tiempo inactivas. Esto conlleva problemas económicos de gran calibre que a su vez conlleva una desestructuración del núcleo familiar y problemas personales anímicos que pueden derivar en una dependencia por el alcohol. (ilustrado en la espiral del paro)

    • Necesidades:

    • Necesidad de orientación: necesidad de un servicio que les pueda indicar cuales son sus necesidades y qué recursos existen para dar respuesta a sus demandas, así como características del mercado laboral, los procesos de selección, etc.

    • Necesidad de formación: la introducción de las nuevas tecnologías en los puestos de trabajo y el aumento de la demanda de gente más preparada crea la necesidad del reciclaje de los trabajadores.

    • Necesidad de inserción laboral: aparte de necesitar un empleo, existe la necesidad de conocer las técnicas de búsqueda de empleo como conocer las ofertas, realizar un currículo vital, afrontar las entrevistas de selección, etc.

    • Necesidad de mejora e actitudes: hay que trabajar la baja autoestima, la falta de confianza, la necesidad de aumentar la motivación, etc.

    • Necesidades de apoyo continuado en el mantenimiento del puesto de trabajo: una vez encontrado el trabajo surge la necesidad de un seguimiento con el objetivo de mantener el puesto de trabajo encontrado.

    • Necesidades de concienciar a las empresas: es imprescindible concienciar a las empresas sobre la importancia de contratar a personas de este colectivo, así como de informarlas de las distintas bonificaciones de las que pueden beneficiarse por contratar a personas de este colectivo.

    • La espiral del paro

    Fase uno: condicionamientos previos Despido

    Recuperación

    Ocio

    Descansar

    Ya veremos

    Fase dos: evolución del paro Primer intento de buscar empleo

    Presión familiar

    Intento en serio

    Frustración/Desmotivación

    Búsqueda de coartada

    Caída

    Fase tres: hacia el paro crónico ¿Qué está pasando?

    Problemas familiares

    Búsqueda de ayuda

    Miedo de perder

    Deudas/Discusiones

    Fase cuatro: situación final. Paro crónico y de larga duración Excusas

    Resignación

    Miedo de contactos

    Dependencias

    Huida en enfermedad

    Pérdida total de motivación

    Incapacidad laboral

    Descenso social

    Parado total

    • Menores y jóvenes

      • La problemática de la ocupación juvenil

    El paro juvenil se da en la franja de edad comprendida entre los 16 y los 25 años. El primer contacto de los jóvenes con el mercado de trabajo se caracteriza por la precariedad de las relaciones laborales. Acceden en el mejor de los casos con contratos temporales, de formación, de prácticas, etc. Los sueldos son muy bajos y la categoría profesional inferior a sus cualificaciones en muchos casos.

    • Características:

      • Jóvenes con titulación superior media:

        • El acceso al mundo laboral se retrasa hasta que se finalizan los estudios.

        • No todas las titulaciones ofrecen las mismas salidas profesionales ni la misma consideración social.

        • Tampoco tiene las mismas posibilidades un joven de ciudad que un joven de pueblo, un joven con una economía holgada que uno de familia humilde, la que domina informática e idiomas, etc.

        • Por todo esto se pueden considerar dos modalidades de transición a la vida adulta: a) éxito precoz, personas con expectativas altas de carrera profesional, b) aproximación sucesiva entre las altas expectativas sociales, profesionales de mejora y los logros reales.

    • Jóvenes con cualificación media o baja:

      • Bachillerato, Ciclos formativos de grado medio o estudios inacabados.

      • Acceso a ocupaciones de poca cualificación, de carácter eventual y con poca relación entre si.

      • Se da una modalidad de transición a la vida adulta: es conocida como trayectoria obrera. Se trata de jóvenes orientados a la cultura del trabajo, que tienen un horizonte limitado y se profesionalizan a partir de sus experiencias laborales.

        • Jóvenes sin cualificación:

          • Jóvenes que no pueden o no quieren seguir estudiando y salen al mercado laboral sin cualificación técnica.

          • ESO, PGS, etc.

          • Refuerzan su formación con cursos ocupacionales.

          • Optan a trabajos precarios como buzoneo, repartidores, camareros, etc.

            • Jóvenes sin títulos ni capacitación profesional:

              • Han quedado fuera del sistema escolar, de posprogramas de reinserción y de la formación ocupacional.

              • Facilidad para entrar en una espiral de marginación.

              • Ausencia de perspectivas estimulantes y deterioro de la personalidad.

              • No tienen la oportunidad de encontrar un trabajo digno.

              • Algunos pertenecen a determinadas minorías o necesitan ayudas educativas especiales.

              • La trayectoria a la vida adulta de este grupo suele ser desestructurada con bajas expectativas de posicionamiento social y con actividad en economías sumergidas.

                • Necesidades:

                  • Necesidad de orientación: ya sea académica o profesional. Necesitan conocerse a ellos mismos, conocer las ofertas que les brinda el sistema educativo, las características del mercado de trabajo, etc.

                  • Necesidad de formación: formación básica, profesional o en competencias trasversales como capacidad de adaptación al entorno de trabajo, etc.

                  • Necesidad de adquisición de experiencias laborales: para acceder a cualquier trabajo se valora la experiencia previa, motivo por el cual existe la necesidad de adquirir experiencias laborales mediante contratos de trabajo en prácticas o para la formación, las ET y las CO.

                  • Necesidades de mejora de las actitudes laborales: se puede detectar una falta de intereses profesionales, una tendencia a asumir pocos compromisos, poca disponibilidad al cambio, baja motivación, etc.

                    • Mujeres

    • El mercado laboral femenino

    La incorporación de la mujer al mercado laboral español está todavía lejos de los niveles medios europeos. Es uno de los colectivos mas afectados por el desempleo. Además se pueden visualizar distintos elementos de discriminación laboral:

      • Discriminación horizontal: se justifica por la existencia de un mayor número de mujeres en determinados sectores de producción, atención a personas e industrias.

      • Discriminación vertical: menos acceso a los cargos directivos (solo el 30% de puestos directivos son ocupados por mujeres).

      • Precariedad laboral: mayor número de contratos temporales que los hombres y mayor número de jornadas a tiempo parcial.

      • Salario medio un 30% mas bajo que el de los hombres.

      • Una vez se está en paro hay mayor dificultad para reincorporarse al mercado de trabajo.

        • Características:

    Aspectos que condicionan el acceso al mercado laboral

    • Nivel de estudios: como vía al mercado de trabajo, a mayor nivel de estudios mayor tasa de actividad.

    • Estado civil: mientras que para un hombre l matrimonio es complementario con el trabajo, para la mujer es sustitutivo.

    • Número de hijos: las mujeres que trabajan fuera del hogar tienen menos hijos.

    • Disponibilidad: las responsabilidades domésticas siguen siendo asumidas en un porcentaje muy elevado por las mujeres.

    • Experiencia previa: puede ser mas constante o mas intermitente, pero facilita mayor seguridad a la mujer que de nuevo se enfrenta a la tarea de buscar trabajo.

    • Edad: a las dificultades que conlleva la condición de ser mujer hay que añadir las propias de cada edad.

    • Mujeres de baja cualificación académica y profesional: Son conscientes de su situación y por ello están dispuestas a trabajar por un sueldo bajo y a realizar trabajos de menor cualificación, incluso están dispuestas a trabajar en economía sumergida. Tienen una buena tolerancia a situaciones adversas.

    • Mujeres que quieren regresar al mundo laboral después de una larga ausencia: cuentan con experiencia laboral previa y nivel de formación medio. Suelen querer entablar nuevas relaciones fuera del ámbito familiar lo que en algunas ocasiones se traduce en disponibilidad para trabajar por un sueldo muy bajo. Suelen buscar trabajo en administración, textil, tiendas, ayuda a personas, comedores, etc.

    • Mujeres que trabajan en economía sumergida y que quieren conseguir un contrato regular para acceder a los beneficios sociales del trabajo: tienen hábitos laborales acumulan experiencia laboral en un sector concreto. Las motivaciones son asegurarse una pensión de jubilación o de paro.

      • Necesidades:

    • Necesidad de orientación e información: hay dos niveles. El referente a elegir en qué sector se busca empleo o el referente a ajustar las expectativas de la mujer con respecto a su puesto de trabajo. Es necesario valorar los puntos fuertes de cada mujer para mejorar su autoestima y auto imagen

    • Necesidades formativas: pueden ser muy variadas. La formación básica se soluciona asistiendo a clases para adultos, la específica a clases de formación ocupacional y las de formación superior asistiendo a ciclos formativos o a la universidad.

    • Necesidades de inserción laboral: conocer técnicas de búsqueda de empleo y adquirir mayor seguridad en el ámbito laboral, ya sea a partir de un período de prácticas o analizando las experiencias anteriores.

    • Necesidades a nivel personal: hace referencia a una red social. La necesidad de mayor disponibilidad horaria, necesidades económicas, etc.

      • Discapacidad

        • Características:

    Hay una serie de factores que condicionan su inserción laboral:

          • El tipo de discapacidad. Las discapacidades pueden darse a cuatro niveles; físico (que pueden quedar compensadas, en lo que a productividad se refiere, gracias a las nuevas tecnologías. En este sentido todavía faltan muchas adaptaciones pero cada vez son mas las empresas que eliminan todas sus barreras arquitectónicas), sensoriales (establecen relaciones muy particulares con la gente que les rodea a causa de las dificultades de comunicación originadas por su discapacidad. Estas personas acostumbran a compensar sus desventajas sensoriales con una gran dedicación a su trabajo), psíquicas (las limitaciones pueden compensarse con el apoyo y el seguimiento necesarios en su puesto de integración en el ámbito de trabajo ordinario. Aunque este proceso, que se conoce como trabajo con apoyo, esta todavía en sus inicios) y problemas de salud mental (se encuentran con más obstáculos por parte de la sociedad que cualquier otra deficiencia o discapacidad, porque en muchas ocasiones se tiene una visión estereotipada de su conducta y se ven afectados por muchos prejuicios). Las que menos dificultades presentan a la hora de su integración laboral son las discapacidades físicas y las sensoriales.

          • La edad en la que se encuentre. En los casos de la discapacidad adquirida, que aparece en la edad adulta, hay mayor dificultad para adaptarse a la nueva situación, pero sin embargo, es posible que hubiese adquirido cierto nivel formativo e incluso que se posea experiencia laboral. Las personas que presentan una discapacidad de nacimiento gozan de mayores habilidades adaptativas, pero, puede ser que presenten un itinerario formativo realizado en circuito especial con la infravaloración que eso conlleva. La capacidad de integración social de una persona viene determinada por su nivel de socialización, este está en función de las posibilidades que se le hayan presentado a la persona para actuar en un entorno normalizado.

          • El nivel formativo. El “II Plan Nacional de inclusión social” presenta la distribución porcentual de las personas con alguna discapacidad según el nivel de estudios terminados por sexo. El análisis por género desvela que la población de mujeres sin estudios o con estudios de enseñanza secundaria y enseñanza profesional es superior a los hombres, y que la tendencia invierte en las categorías de estudios primarios y universitarios. Las personas con estudios básicos tendrá mayores dificultades para acceder al mercado laboral. Estos niveles formativos básicos se deben a que con la LOGSE se garantizó el acceso a la educación obligatoria. Si pasamos a niveles formativos superiores no hay los recursos mínimos para garantizar la integración escolar de este colectivo. No se contemplan planes de transición que garanticen el paso de estudiante a trabajador. Teniendo en cuenta la realidad formativa de personas con disminución, es frecuente que las ofertas de trabajo en categorías medias destinadas a este colectivo, queden sin cubrir porque no se encuentren demandantes que cumplan los requisitos.

          • Prejuicios de los empleadores. El desconocimiento de las características de la población con discapacidad se traducen una desconfianza en la capacidad de las personas minusválidas para desempeñar eficazmente un puesto de trabajo. Existe la falsa idea de que estas personas tienen un mayor absentismo laboral, y por otro lado, en las empresas se desconocen las ventajas e incentivos fiscales que la ley concede a quienes contratan a personas con discapacidad. La suma de ambas deficiencias conduce a que los índices de contratación sean tan bajos en la población con discapacidad.

            • Necesidades:

              • Necesidad de orientación: hay que analizar cuales son los intereses ocupacionales del demandante teniendo en cuenta que necesita autoconocerse, saber cuales son las salidas o posibilidades a nivel formativo y las ofertas que le brinda el mercado de trabajo. A estas necesidades propias del colectivo, hay que añadir la ausencia de servicios específicos de carácter público que ayuden a las personas con discapacidad a insertarse laboralmente.

              • Necesidad de formación: de formación básica y obligatoria (en escuelas para adultos), de formación post obligatoria (Ciclos formativos, Bachillerato, Universidad), de formación ocupacional con un enfoque práctico, de educación no formal (en academias o cursos e su interés) y de formación continua, por ejemplo, de idiomas , informática, etc.

              • Necesidad de inserción laboral: necesitan conocer y saber emplear las técnicas de búsqueda de empleo. Aprender a realizar un currículo. Sin embargo, la formación en técnicas de búsqueda de trabajo no es suficiente y se hace imprescindible acceder a los puestos de trabajo a través de cortos períodos de prácticas o aprendizaje.

              • Necesidades específicas derivadas de su discapacidad: se puede encontrar que una persona que tenga necesidad de rehabilitación o seguimiento médico con cierta periodicidad tenga más dificultades de inserción, puesto que repercute en su disponibilidad horaria a la hora de buscar trabajo. En caso de discapacidad física o sensorial, se puede dar la necesidad de adaptación de barreras arquitectónicas o de adaptación al puesto de trabajo, la solución es el apoyo en movilidad. En caso de discapacidad psíquica se puede necesitar un profesional de apoyo que facilite el proceso de transición y que paute el proceso de inserción. Otro factor externo es concienciar a las familias, ya que pueden dar respuestas sobreprotectoras.

              • Necesidad de concienciar al mundo empresarial: es importante informar sobre las bonificaciones que pueden percibir así como de la normativa laboral vigente al respecto.

    • Inmigrantes

      • Situación de la población inmigrante en España

    La inmigración de origen extranjero ha crecido de forma importante durante la última década, pero especialmente a partir de 1996. Según datos del INE de 2006, el conjunto de la población extranjera representa el 10%, estos porcentajes están creciendo progresivamente. Si se analizan las zonas de origen, el grupo más numeroso es el de ciudadanos de África, UE, y de Sudamérica. La distribución de la población extranjera sobre el territorio español es muy desigual. En primer lugar Madrid y Barcelona, seguidas Alicante, Málaga, Baleares… En lo referente al género, en el conjunto de la población extranjera existe un predominio de la población masculina. La mano de obra extranjera es mas joven que la autóctona.

    • Características

        • Motivo que les llevó a emigrar de su país, así como las características de este: Inmigración económica para referirse a personas que emigran con el objetivo de encontrar un empleo. Inmigración no económica para referirse a personas que emigran con un objetivo no laboral.

    La situación socioeconómica del país de origen, en cierta medida, condiciona los prejuicios en la población de acogida. Con frecuencia s atribuye pobreza a determinados colectivos.

    Otro aspecto importante es la distancia sociocultural entre el país de origen y el de acogida, entendida como los aspectos culturales que se comparten o no (lengua, religión…)

        • Situación de la persona en el país de origen: El perfil de las personas inmigrantes demandantes de empleo varía según su situación personal en relación a:

          • Situación jurídica en la que se encuentre la persona inmigrada. (papeles en regla, permisos adecuados, visa de estudiantes, documentación, minoría de edad, situación de desamparo, etc). En todos aquellos casos en los que la situación administrativa sea irregular, es imposible acceder al mercado de trabajo.

          • Status socioeconómico. La percepción social no es la misma cuando se trata de una persona que ha emigrado para ocupar un cargo directivo en una buena empresa, que un trabajador poco cualificado que viene a ocupar puestos bastante precarios.

          • La situación cultural, referida al nivel de conocimiento y comprensión de la lengua y cultura del país de acogida.

          • Situación formativa-laboral, que viene dad por el nivel d formación y profesión que posee.

          • Participación en procesos formativos. En el momento de participar en un curso formativo presentan distintas dificultades: la movilidad, debido a la inestabilidad en el trabajo y la vivienda, la asistencia irregular, la baja responsabilidad en el cumplimiento del proceso de seguimiento, la dificultad para contactar con ellos telefónicamente, el abandono de los cursos por sus obligaciones religiosas o por priorizar el acceso a un puesto de trabajo.

          • Situación psicofamiliar en la que se pueden encontrar también es muy diversa. Por ejemplo: hombres que dejan a sus familias allí para venir a ganar dinero, jóvenes que viajan solos, mujeres que quieren ayudar a sus familias, etc.

          • Situación sanitaria y la vivienda, por lo general, están poco cubiertas. Aunque mayoritariamente se tenga acceso al sistema sanitario, es más difícil el acceso a una vivienda digna, de modo que esta necesidad suele estar sin cubrir.

        • Cambios sociales y psicológicos que la nueva situación como personas inmigrante: socialmente el cambio es importante. En un primer momento se puede vivir un choque cultural. La adaptación de la persona a la sociedad de acogida depende de distintos factores como la distancia cultural entre su país de origen y el de acogida, su inteligencia práctica, el status económico en el momento de llegar, la red de relaciones con la que cuente en un inicio, etc.

    Un aspecto que merece atención son los cambios que se pueden dar en las familias, puesto que el nuevo entono conlleva nuevas formas familiares.

    En lo referente a los cambios psicológicos, la persona inmigrada tiene que asumir nuevos roles y vive un proceso de cambio personal en relación a la respuesta social que recibe. En muchas ocasiones, asume la indefensión aprendida que consiste en la creencia de que no se es capaz de conseguir un éxito y que sus habilidades y estrategias no son las correctas.

    • Necesidades

    • Necesidad de orientación e información: Esta es la que presenta más porcentaje, sobre todo para aquellas personas que han llegado recientemente ya que necesitan conocer qué servicios existen, dónde tienen que ir para solucionar su situación.

    • Necesidades formativas: Cabe destacar la necesidad de conocer el idioma del país de acogida. Esta necesidad la van a presentar las personas procedentes de países de habla hispana. También se da la necesidad de mejorar la formación básica aunque en ocasiones la necesidad formativa se enfoca hacia un nivel pre-profesional, con el objetivo de aportar a la persona las bases para desarrollar un trabajo con garantías.

    • Necesidad de inserción laboral: los inmigrantes vienen a buscar empleo, y lo que suelen encontrar son trabajos poco calificados y en sectores muy concretos. Esto comporta sueldos bajos e inestabilidad laboral. La IL aparece como eje central para la plena integración de los sectores inmigrantes. En su caso la disponibilidad al empleo es muy alta por lo tanto la inserción se centrara en la identificación de la realidad laboral así como la necesidad de conocer técnicas de búsqueda de empleo.

    • Necesidades a nivel personal: en muchas ocasiones las necesidades básicas no están cubiertas, de modo que se priorizará sobre estas. Cuando es necesario cubrir urgencias como vivienda, sanidad, educación de los hijos, ampliar la red social, etc. Desde el recurso de IO se intentará derivar al demandante de empleo a entidades de carácter social que puedan cubrir sus necesidades (asociaciones, fundaciones, ONG, etc), en otras ocasiones presentan necesidades administrativas así que serán derivados a servicios jurídicos especializados.

      • Personas en situación de riesgo social

        • Drogodependencias: La drogodependencia viene definida por la dependencia de una o varias sustancias durante un largo período de tiempo. Es un colectivo muy amplio y heterogéneo, en función de la edad, del género, de la sustancia que consume, del tiempo que lleva consumiendo, de las enfermedades asociadas, del apoyo social, etc., pero todos tienen unas características comunes:

          • Mayoritariamente hombres, entre 27 y 35 años.

          • Importante deterioro físico y psíquico derivado tanto de las sustancias como de los métodos empleados para su administración.

          • Frágil estado de salud. Enfermedades víricas infecciosas asociadas al consumo.

          • Pobreza económica que a menudo conlleva no tener vivienda.

          • Deterioro o pérdida de los vínculos familiares y sociales.

          • Historia delictiva con experiencia judicial y de reclusión, normalmente por robo.

    • Perfiles según la sustancia

    En las últimas décadas se produjo un cambio en el objetivo de los tratamientos ya que se ha detectado que hay personas que no pueden dejar de consumir y necesitan otro tipo e respuesta. De esta manera, aparecen los programas de sustitución y mantenimiento con metadona o los programas de reducción de daños. Todo esto es importante porque plantea la necesidad de dar respuestas de IO para la población consumidora en activo. Esto supone un perfil más deteriorado.

      • Adicción a la heroína: Es población veterana en el consumo y por ello los deterioros vitales, relacionales y sociales son de gran calibre.

      • Adicción al alcohol: no está penalizado y el acceso a el es más fácil. La vida social, familiar y laboral de la persona se puede ver completamente alterada. En un tiempo de 5-10 año ocasiona graves repercusiones en la salud física y psíquica del consumidor.

      • Adicción a la cocaína: genera dependencia psicológica y como consecuencia el proceso de deshabituación es más largo. Las repercusiones en el entorno tendrán que ver con la facilidad que tenga pata adquirir la sustancia.

      • Policonsumo: personas que presentan mayores dificultades para dejar de consumir una sustancia así que la sustituyen por otra.

        • Inserción

    La población de los niveles más bajos es la que presenta mayores dificultades a la hora de iniciar el proceso d inserción debido a que tiene menos recursos y menos apoyo social. En algunas ocasiones este colectivo puede estar recibiendo una pensión no contributiva, aunque a veces esto provoca que el usuario no quiera buscar trabajo.

    • Necesidades

      • Necesidad de orientación: se trata de un colectivo que en pocas ocasiones tiene definido su perfil profesional. Por otro lado, tampoco conoce toda la oferta de recursos a los que puede acceder ni de las opciones, a nivel formativo y laboral, que puede encontrar en su entorno más cercano. Necesitan apoyo externo, aprobación de los profesionales antes de realizar cualquier cosa, etc.

      • Necesidades de mejora de actitudes con respecto a la inserción: hacen referencia a actitudes personales que hay que mejorar, por ejemplo: imagen descuidada, dentadura deteriorada, baja autoestima, etc. Debemos sensibilizarles con lo importante que es tener una actitud positiva hacia la inserción ocupacional.

      • Necesidades de formación: se trata de población que en su mayoría ha abandonado el sistema escolar en edades tempranas, tiene bajos niveles de estudios, presentan una especialización baja y en muchos casos obsoleta, etc. De aquí deriva la necesidad de una formación básica para mejorar sus dificultades de comunicación y relación con el entorno; formación ocupacional, dirigida a una especialización con un claro objetivo laboral o la necesidad de un reciclaje formativo en áreas concretas.

      • Necesidad de IL: por un lado esta la necesidad de sensibilizar sobre la importancia de trabajar. Por otro lado, presentan una gran desmotivación ante la búsqueda de empleo, lo que genera la necesidad de conocer técnicas de búsqueda de empleo que vayan más allá de aprender a redactar un currículo o a defenderse en una entrevista.

      • Necesidades de apoyo y seguimiento: sobre todo en los inicios, necesitan un acompañamiento en la realización de algunas actividades, por ejemplo, para apuntarse en las oficinas del SPE. Este apoyo se irá retirando paulatinamente con la adquisición de seguridad y autonomía de la persona.

      • Necesidad de sensibilización social: sensibilizar a las empresas e informarlas acerca de las subvenciones que pueden percibir por contratar a personas en situación de riesgo social.

      • Necesidades de cubrir necesidades básicas: suelen presentar una salud muy frágil, minusvalías reconocidas, deterioro físico y escaso apoyo social y familiar. Su primera necesidad es asistencial porque garantiza tener más posibilidades de éxito.

        • Población reclusa

          • Características:

            • Población mayoritariamente masculina

            • Menores de 25 años

            • Porcentaje elevado de inmigrantes

            • Problemas de drogas y de salud

            • Elevados niveles de pobreza

            • Sin apoyo familiar

            • Nivel de cualificación muy bajo

            • Escasa experiencia laboral

            • Falta de un objetivo laboral definido

            • Desconocimiento de las vías de acceso al mercado d trabajo.

              • Perfiles:

                • Personas con cierto nivel económico: su reinserción es bastante sencilla. Normalmente ha accedido a centros penitenciarios por faltas leves, estafas, etc.

                • Personas con carencias formativas: estas personas necesitan un largo proceso de apoyo para la búsqueda de empleo.

                • Personas con muchas carencias y limitaciones intelectuales, problemas de adicción, peligro de reincidencia: en estos casos es muy complicado poder intervenir para incorporarlos a los circuitos normalizados de acceso al trabajo.

                  • Inserción:

    El proceso de inserción comienza en los centros penitenciarios. A medida que se acerca el final del cumplimiento de su condena el equipo les ayuda a definir sus objetivos laborales. Los itinerarios de inserción empiezan a plantearse cuando la persona se encuentra en tercer grado (es cuando han cumplido 2/3 de la condena y ya pueden ir únicamente a dormir a la cárcel). La IO es más urgente porque necesitan un vehículo de integración en la sociedad. Una vez se ha cumplido la condena pueden recibir el subsidio de desempleo para expresidiarios.

    • Necesidades

      • Necesidad de orientación: se trata de un colectivo que en pocas ocasiones tiene definido su perfil profesional. Por otro lado, tampoco conoce toda la oferta de recursos a los que puede acceder ni de las opciones, a nivel formativo y laboral, que puede encontrar en su entorno más cercano. Necesitan apoyo externo, aprobación de los profesionales antes de realizar cualquier cosa, etc.

      • Necesidades de mejora de actitudes con respecto a la inserción: hacen referencia a actitudes personales que hay que mejorar, por ejemplo: imagen descuidada, dentadura deteriorada, baja autoestima, etc. Debemos sensibilizarles con lo importante que es tener una actitud positiva hacia la inserción ocupacional.

      • Necesidades de formación: se trata de población que en su mayoría ha abandonado el sistema escolar en edades tempranas, tiene bajos niveles de estudios, presentan una especialización baja y en muchos casos obsoleta, etc. De aquí deriva la necesidad de una formación básica para mejorar sus dificultades de comunicación y relación con el entorno; formación ocupacional, dirigida a una especialización con un claro objetivo laboral o la necesidad de un reciclaje formativo en áreas concretas.

      • Necesidad de IL: por un lado esta la necesidad de sensibilizar sobre la importancia de trabajar. Por otro lado, presentan una gran desmotivación ante la búsqueda de empleo, lo que genera la necesidad de conocer técnicas de búsqueda de empleo que vayan más allá de aprender a redactar un currículo o a defenderse en una entrevista.

      • Necesidades de apoyo y seguimiento: sobre todo en los inicios, necesitan un acompañamiento en la realización de algunas actividades, por ejemplo, para apuntarse en las oficinas del SPE. Este apoyo se irá retirando paulatinamente con la adquisición de seguridad y autonomía de la persona.

      • Necesidad de sensibilización social: sensibilizar a las empresas e informarlas acerca de las subvenciones que pueden percibir por contratar a personas en situación de riesgo social.

      • Necesidades de cubrir necesidades básicas: suelen presentar una salud muy frágil, minusvalías reconocidas, deterioro físico y escaso apoyo social y familiar. Su primera necesidad es asistencial porque garantiza tener más posibilidades de éxito.

    • Población pobre sin hogar

    Según Cáritas, en España unas 30000 personas viven en la calle, aunque se trata de un colectivo muy difícil de censar.

    • Perfil:

    Cada vez es más heterogénea. Junto al varón de mediana edad, se ha detectado una creciente presencia de jóvenes entre 16 y 24 años, mujeres, inmigrantes, grupos familiares, etc.

    • Inserción:

    En primer lugar hay que cubrir las necesidades más básicas y progresivamente ir planteando nuevos retos como ocupar su tiempo libre, ampliar su círculo de amistades, adquirir habilidades sociales, etc.

    • Necesidades

      • Necesidad de orientación: se trata de un colectivo que en pocas ocasiones tiene definido su perfil profesional. Por otro lado, tampoco conoce toda la oferta de recursos a los que puede acceder ni de las opciones, a nivel formativo y laboral, que puede encontrar en su entorno más cercano. Necesitan apoyo externo, aprobación de los profesionales antes de realizar cualquier cosa, etc.

      • Necesidades de mejora de actitudes con respecto a la inserción: hacen referencia a actitudes personales que hay que mejorar, por ejemplo: imagen descuidada, dentadura deteriorada, baja autoestima, etc. Debemos sensibilizarles con lo importante que es tener una actitud positiva hacia la inserción ocupacional.

      • Necesidades de formación: se trata de población que en su mayoría ha abandonado el sistema escolar en edades tempranas, tiene bajos niveles de estudios, presentan una especialización baja y en muchos casos obsoleta, etc. De aquí deriva la necesidad de una formación básica para mejorar sus dificultades de comunicación y relación con el entorno; formación ocupacional, dirigida a una especialización con un claro objetivo laboral o la necesidad de un reciclaje formativo en áreas concretas.

      • Necesidad de IL: por un lado esta la necesidad de sensibilizar sobre la importancia de trabajar. Por otro lado, presentan una gran desmotivación ante la búsqueda de empleo, lo que genera la necesidad de conocer técnicas de búsqueda de empleo que vayan más allá de aprender a redactar un currículo o a defenderse en una entrevista.

      • Necesidades de apoyo y seguimiento: sobre todo en los inicios, necesitan un acompañamiento en la realización de algunas actividades, por ejemplo, para apuntarse en las oficinas del SPE. Este apoyo se irá retirando paulatinamente con la adquisición de seguridad y autonomía de la persona.

      • Necesidad de sensibilización social: sensibilizar a las empresas e informarlas acerca de las subvenciones que pueden percibir por contratar a personas en situación de riesgo social.

      • Necesidades de cubrir necesidades básicas: suelen presentar una salud muy frágil, minusvalías reconocidas, deterioro físico y escaso apoyo social y familiar. Su primera necesidad es asistencial porque garantiza tener más posibilidades de éxito.

    • Jubilados

      • Transición del trabajo a la jubilación

    El envejecimiento de la población supone un cambio en la estructura de la población y en las relaciones intergeneracionales, así como en el enfoque del trabajo, la atención sanitaria y educación. Este envejecimiento de la población española se caracteriza por un mayor crecimiento del grupo de personas mayores de 80 años. Otra peculiaridad es su feminización, ya que la esperanza de vida de las mujeres e superior a la de los hombres.

    Muchas personas que se encuentran próximas a la jubilación sienten miedo ante la inminente disminución de su actividad. La ruptura con el mundo laboral equivale a pasar de una vida activa a un estado de pasividad. Por ello se hace necesario hablar de planes de jubilación.

    • Características

      • Colectivo heterogéneo con edades comprendidas entre los 50 y los 85 años

      • Son personas maduras, en plenas facultades y apartadas del mercado laboral.

      • Disponen de mucho tiempo libre para el que no se está socializado.

      • Se deja de tener un horario estructurado y unas tareas a realizar

      • De tener una red social alrededor tuya

      • De gozar de cierta posición dentro de la empresa o nivel social

      • Se generan cambios en la posición social: llegada de nietos

      • Se producen cambios físicos y psicológicos

        • Necesidades

          • Necesidad de ocupar su tiempo libre: disponer de mucho tiempo libre y no saber que hacer con el genera una sensación tremenda de angustia. Esta situación origina la necesidad de sentirse útil, de relacionarse, de transmitir conocimiento, de superar la soledad, etc. Por este motivo surge la necesidad de orientación e información para conocer la oferta de recursos socioculturales del entorno. Los hombres presentan generalmente más dificultades que las mujeres para ocupar su tiempo de ocio, mientras que las mujeres acostumbran a emplearlo en las tareas del hogar.

          • Necesidad económica: el problema económico es el que se percibe como más preocupante para la persona jubilada. Se pasa a depender del sistema de la Seguridad Social, cobrando la pensión correspondiente. Suele haber una disminución de ingresos que genera el temor a que falte dinero.

          • Necesidad asistencial o sanitaria: a medida que se van dando los cambios físicos propios del proceso de envejecimiento se puede dar la necesidad de solucionar las actividades cotidianas, la demanda de profesionales de la salud o cuidadores, de ayuda a domicilio, de equipamientos domésticos o de infraestructuras domiciliarias que faciliten la autonomía y la relación con los demás, etc.