Código Ético del Psicólogo

Psicología. Código profesional. Código deontológico. Normas profesionales. Conflictos internos. Actividad profesional

  • Enviado por: Cucoloko
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 4 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información


La simple idea de que exista un código ético genera situaciones de conflicto interno, el código ético esta hecho para limitarnos y guiarnos por un camino “etico” sobre el cual debemos de basar nuestras actividades profesionales, estas actividades profesionales repercuten directamente con nuestra vida personal en numerosas instancias. De manera que, decir que el código ético del psicólogo solamente lo va a regir dentro del consultorio se presenta un tanto escaso como definición. Resulta muy compleja la tarea de tener una ética con la justificación sola de que, así lo han señalado otros psicólogos o personas que ocupan un alto rango al nivel institucional de la psicología.

No obstante resulta comprensible la funcionalidad básica de este código ético la cual es la de proteger tanto a la imagen de la psicología como al paciente. Evitar negligencias, engaños, abusos y demás atributos que pueden generar daño a la persona que visita al psicólogo como paciente.

Se menciona esta breve introducción ya que es una apertura para posteriores argumentos sobre el código ético del psicólogo.

Algunos artículos aparentan tener una vaga especificidad o sugieren tareas altamente complicadas para el psicólogo, como lo es el Art. 9 del Cap. I:

“Evitar que repercutan en su actividad profesional sus estados de ánimo derivados de problemas personales y abstenerse de intervenir en los casos en que los mismos puedan afectar su objetividad”.

El psicólogo, como bien es mencionado en el artículo posee una vida personal o digamos que su existencia no se limita a las paredes de la clínica, consultorio u organización a la que pertenece. El psicólogo va mas allá, trasciende esas paredes y es a esto a lo que se le denomina “vida personal”

“…en la objetividad con la que la psicología tenía que operar, no había lugar para causas finales, relaciones significativas o juicios de valor, etc. Esto era una gran pérdida para la psicología, teniendo en cuenta el hecho de que los seres humanos definitivamente tienen cultura como un referente de su actividad mental. En la conciencia no sólo se manifiestan las cosas a un sujeto -las cosas no aparecen por su mera existencia- sino que se manifiestan en sus relaciones significativas: relaciones asociativos para animales, relaciones inteligibles para los hombres, más o menos”.

Como cuenta José Pinillos, la objetividad total en la psicología es una meta inalcanzable, de manera que como lo comenté anteriormente el código ético quizá esta escaso de especificidad o exige cosas mas allá del poder del psicólogo de obtener. Pensar que el código se refiere a tratar de ser lo menos prejuiciosos posibles y no proyectarnos en el paciente, creyendo así que este tiene la misma historia que nosotros, y abstenernos de tratar a pacientes los cuales nos causen un importante nivel de ansiedad debido a nuestras diferencias de moral, me parece una interpretación bastante sana y aceptable.

Pasando al segundo capítulo del código ético, el Art. 16, por ejemplo sitúa al psicólogo en un papel en el cual sus manos se encuentran bastante atadas, en cuanto a lo que conseguir clientela se refiere, los métodos de publicidad del consultorio son castigados, este artículo no es muy claro, menciona cosas un tanto rebuscadas o faltas de claridad:

“a) Abstenerse de emplear la solicitación directa o indirecta de sus clientes”.

No queda clara la información sobre la solicitación a la que se refiere.

“ En la actualidad, el psicólogo se ha visto con la forzosa tarea de emplear cualquier tipo de método alternativo para llegar a ser conocido y así obtener una clientela. Existe un número altamente superior de psicólogos desempleados en comparación con los psicólogos empleados…”

Como lo muestra el Autor Javier Gilimboya, actualmente se hace uso de numerosas técnicas de publicidad para que el psicólogo pueda subsistir como miembro de esta sociedad, por esto creo que el código ético parece ponerle muchas trabas al camino del psicólogo, en donde parece que la prioridad de este código no es la subsistencia del psicólogo sino más bien, la subsistencia de la idea tradicional y métodos tradicionales a través de los cuales el psicólogo se ha regido.

Cap III

Numerosas reglas acerca del procedimiento descrito de manera rigurosa, con detalles afines al concepto ético del código. En su mayoría se protege al individuo o individuos los cuales se hayan prestado para realizar un experimento (no especifica de que tipo de experimento, solo que va en beneficio de la ciencia), se establecen reglas de protección a su libertad de elegir entre ser voluntario o no, sobre la responsabilidad de los resultados del paciente en cuestión y como esta recae en las manos del psicólogo. Estas reglas se prestan también a una amplia y tentativa gama de posibilidades donde el sujeto que se preste a realizar el experimento tiene posibilidades de mentir y generar graves cuestiones para el psicólogo.

En su mayoría me parecen reglas con el objetivo fundamental de que no haya situaciones de abuso de psicólogos hacia pacientes con el objeto de obtener más conocimiento, sino que obliga al psicólogo a que exista un respeto hacia la libertad individual de la persona y así que la voluntad de este sea imprescindible.

“Uno de los motivos principales por los cuales la ciencia parece estar estancada, es por la lentitud de los procesos legítimos y políticos los cuales frenan de manera substancial el avance del conocimiento del ser humano. Existen diversas leyes creadas en función a la protección de los seres humanos como individuos, estas en algunas ocasiones más que proteger a un individuo parecen ir en contra del resto, donde una persona ya sin sus funciones y capacidades regulares, clínicamente muerta no puede ser utilizada para conocimiento de la funcionalidad interna del ser humano, el proceso burocrático es extremadamente extenso y ata las manos y las mentes tanto de los científicos interesados en el tema, como de las personas que obtendrían un conocimiento valioso y sustentable.”

El Capítulo IV del Código ético del psicólogo trata el tema de la docencia y sobre la manera en la que psicólogo debe manejarse al fungir como profesor. En este capítulo, se expone de manera clara algunas cosas que creo son básicas como lo es la idea de que el enseñar es para el bienestar y mejoramiento del estudiante. Son sólo algunas reglas básicas, las cuales inclusive en la actualidad están bastante incompletas ya que muchos maestros parecen solo asistir a clase a permanecer parados o sentados, permitiendo que los alumnos realicen todo el trabajo de investigación y expongan en la clase, sin ellos siquiera tener algo de información para retroalimentar.

“… cualidades como conocer el tema que se expone a la clase, mantener la atención de los alumnos o colegas a los que se expone el tema de manera constante, estar preparados para responder la mayor cantidad de preguntas posibles, son muestras del nivel de profesionalismo que un maestro posee.”

Acerca de las pruebas psicológicas, estas, sugieren una amplia polémica en cuanto a la aceptación de los resultados, si estos intervienen en el proceso terapéutico, más que como informantes como generadores de actitudes en los pacientes. Esto genera graves problemas sobre si los resultados de las pruebas deben de ser compartidos con los pacientes o no. El código ético del Psicólogo determina que es un derecho de los pacientes conocer el resultado de sus pruebas. No estoy en desacuerdo con esta postura, más no creo sea la más adecuada a todas las situaciones, habrá casos en donde no compartir el resultado sea la actitud que mayor favorezca el desarrollo de los pacientes en la terapia.

“ ..experimentos informan sobre la distinta respuesta de grupos a los cuales s eles han realizado pruebas sobre conocimiento a priori de la persona (antes de preguntarle algo o entrevistarla), al compartir los resultados con las personas mostraban cambios severos en su actitud y un desplazamiento negativo de su conducta ante si mismos y ante el taller.

Se ha mostrado como el tener conocimiento, sin importar de lo verdadero o falso del mismo, antes de realizar un experimento sesga los resultados del mismo, acercándolos más al resultado que se había previsto ocurriría, creando una predisposición a los resultados y sesgando la prueba…”

Es interesante comprender la función del código ético, parece como si requiriéramos de una pre-información sobre como mantener nuestras relaciones con colegas psicólogos. La redacción del 6to capítulo parece asumir que el hecho de haber estudiado psicología es suficiente para mantener relaciones positivas con otras personas que hayan estudiado lo mismo. No parece conocer sobre distintas corrientes, diferencias de opinión, circunstancias en las cuales es difícil ayudar al prójimo.

Sociedad Mexicana de Psicología, (1990), “Código ético del Psicólogo”, Trillas: México

José, P. (2004), “El Segundo Frente de la Psicología Científica”, “Papeles del Psicólogo”, No. 59, recuperado en: http://www.cop.es/papeles/vernumero.asp?id=629.

Sociedad Mexicana de Psicología, (1990), “Código ético del Psicólogo”, Trillas: México

Javier. G, “Psicología de la Nueva Era”, “Escrúpulos”, No. 23, Junio, 2001, recuperado en:

http://www.servaceolp.com.ar/articulos/psicera.html

David, C. (2000), “Paradigms and Taboos”, USA: Mc Graw Hill

Maria, S. “Como ser un buen profesor”, Mayo 2002, recuperado en http://www.sspscd.com.es/saraunim/clasec/portalw/c/profesor.htm

www.servivnio.com.mx/tutos.pdf