Clonación

Terapeutica. Células madre. Xenotrasplante. Dolly. Manupulación genética. Ética. Moral. Ciencia genética. Embrión humano

  • Enviado por: Ariel Hernández
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 13 páginas

publicidad
cursos destacados
PREICFES SABER 11 Ciencias Naturales Versión 2014
PREICFES SABER 11 Ciencias Naturales Versión 2014
NO TE PIERDAS EL MUNDIAL YENDO A UN PREICFES VACACIONAL TRADICIONAL, MEJOR ESTUDIA DESDE TU CELULAR...
Ver más información

Probabilidad y Estadística
Probabilidad y Estadística
En este curso de Probabilidad y Estadística estudiamos dos áreas fundamentales del conocimiento: La...
Ver más información


UNAM

“La Clonación”

Integrantes del equipo:

Objetivos:

  • Que los alumnos conozcan mas acerca del tema

  • Que sean capaces de sacar sus propias conclusiones basados en su investigación y su criterio propio.

  • Relacionar el tema de su investigación con los temas vistos en clase.

  • Que los alumnos aprendan a buscar información, y a citarla debidamente

  • Involucrar a los alumnos en la investigación científica.

Justificación:

El presente trabajo tiene la finalidad de hacer partícipes a los alumnos de la investigación científica, aunque solo en un sentido bibliográfico, también pretende que el alumno sea capaz de ejercer su juicio después de analizar la información obtenida, y con base en los conocimientos adquiridos en clase.

Este documento pasará a formar parte del acervo cultural del alumno y de la propia Universidad Nacional Autónoma de México.

Introducción:

Hace sólo un año llegaba a nuestros oídos por medio de la televisión imágenes de una oveja llamada Dolly, que era exactamente igual a su madre, se convirtió en el primer mamífero clonado y desde entonces esta palabra, clonación, fue asimilada en nuestras mentes, pero ya hace más de 20 años los científicos estudiaban sobre la clonación, ellos habían trabajado con renacuajos, seguramente para ellos sería un sueño poder llegar a clonar mamíferos, debido a la simplicidad de los renacuajos, y tal vez por eso no tuvo esta expansión. Pero esto no es todo, rápidamente se procedió a la clonación de un cordero, Polly, y el límite llegó cuando hace sólo unos días aparecía en televisión un científico con la intención de clonar pronto a seres humanos, tenía ocho voluntarios, procedentes de familias estériles, y pensaba viajar dónde fuera necesario para poder realizar este experimento, era el doctor Seed, estadounidense al cual se le podría calificar como brillante por un lado pero loco o irracional por otro. Pero antes de entrar en el problema ético vamos a explicar en qué consiste el proceso biológico de la clonación.

La clonación es la acción de reproducir a un ser de manera perfecta en el aspecto fisiológico y bioquímico de una célula originaria, esta definición de diccionario quiere decir que a partir de una célula de un individuo se crea otro exactamente igual al anterior, los caracteres que puede mostrar un ser humano se deben a los genes que ha heredado de los progenitores, mediante la clonación se obtiene que el individuo tenga los mismos genes que el padre o la madre, la reproducción sexual se sustituye por la reproducción artificial, pero los genes los aporta una única persona, el individuo tendrá los mismos genes, pero está demostrado científicamente, que es posible que sus rasgos puedan oscilar.

Desarrollo

Teniendo claro este concepto creo que es interesante conocer por encima algo del proceso de la clonación, que en el laboratorio debe ser muy complicado, aunque es muy sencillo para explicarlo, el proceso es el mismo con cualquier animal, para empezar se extrae una célula del que será su madre o padre biológico, y un óvulo de la madre de alquiler, éste es vaciado de ADN, para que no posea información genética, y mediante una descarga eléctrica se le fusiona la célula extraída de la madre, su división crea un embrión el cual al ser introducido en el útero de la madre de alquiler evolucionará hasta dar lugar a un hijo casi igual a su padre.

Como decíamos antes, no se puede conseguir una copia exacta, respecto al físico cada persona tiene grupos de células que se activan en un determinado momento que dan lugar a cambios en su imagen, su personalidad, afortunadamente, tampoco sería idéntica, ya que depende en cierto modo de la educación y las motivaciones que reciba y el ambiente en que crezca, pero no es sólo esto además hay un aspecto que nos parece muy importante, y que todavía no permite, ni siquiera biológicamente experimentar con seres humanos, hablamos de la edad, realmente no se sabe si la oveja que en abril de 1997 presentó un laboratorio escocés tiene un año y cuatro meses, que es el tiempo transcurrido desde su nacimiento hasta nuestros días, o si tiene 6 años que es la edad de la oveja que prestó su célula, hasta que no se esclarezca esto, es prácticamente imposible experimentar con seres humanos, pues no se sabe la velocidad con que envejecen estas células, y sería una tremenda catástrofe, un error de este tipo; así que no se esclarezca este tema no debería ser lícito seguir clonando, además de esto, igual que si alguien tiene una enfermedad hereditaria, mediante la reproducción sexual sólo tiene un porcentaje de posibilidades de que sus descendientes la hereden, mediante la clonación tiene el 100% de posibilidades de que la padezcan, ya que mediante la manipulación genética no se pueden corregir los defectos, pero además pensando un poco se puede llegar a la conclusión de que al ser tratados los genes por humanos pueda producirse más fácilmente una mutación.

¿Qué es la clonación terapéutica?

Antes de responder a esta pregunta quizás convenga restaurar el prestigio que tuvo la palabra "clonar", que parece que ha sido demonizada últimamente como si sólo los científicos dementes a lo Fu Man Chu pudiesen tener interés en inventarse tales crímenes contra la humanidad. Empecemos recordando que los cultivos de piel para injertar a las víctimas de quemaduras graves son una forma de clonación sin objeciones éticas. Incidentalmente, se ha convertido en un tópico el decir que las leyes se quedan atrasadas. Pero es que incluso sin leyes específicas, el matar a un clon para sacarle órganos sería castigado como asesinato; las películas de horror son películas.

Se pueden clonar células, embriones, órganos o individuos. Casi todo el mundo está de acuerdo en que clonar personas es, por lo menos, extremadamente indeseable. Ojalá pudiésemos clonar órganos para hacer transplantes, pero esto no se conseguirá pronto salvo con tres órganos peculiares: piel, hígado, y médula ósea. Veremos antes los xenotransplantes (transplantes de órganos de animales) que la clonación de órganos humanos. Pero de lo que se está hablando ahora es de la posibilidad de clonar células para curar enfermedades; más bien, de la posibilidad de clonar tipos de células.

Por ejemplo, se quiere clonar neuronas para curar la enfermedad de Parkinson. Los síntomas de esta enfermedad se pueden aliviar depositando sobre el cerebro del enfermo una capa de neuronas jóvenes que produzcan la dopamina cuya carencia produce el mal. El problema es que el sistema inmunológico del enfermo rechaza todas las células ajenas. Esto se puede remediar en parte administrando medicinas contra el rechazo y usando neuronas inmaduras de fetos fallecidos de muertes naturales, que son menos susceptibles de causar estas reacciones. Pero tratar a un solo enfermo requiere numerosos fetos.

Si fuese posible obtener neuronas del paciente y obligarlas a reproducirse en el laboratorio para después inyectárselas, el problema estaría resuelto con esta especie de auto-donación. Hoy por hoy esto no es factible; el problema es que las neuronas no se reproducen, o mejor dicho, hay que "torturarlas" tanto para que lo hagan que la mitad de ellas se muere por el camino.

La solución a todos los problemas: obtener una célula madre con el ADN del paciente, dejar que se divida muchas veces, y luego conseguir que sus descendientes se especialicen convirtiéndose en neuronas. Se ha conseguido hacer esto con animales.

La clonación terapéutica consiste en fabricar células madre del paciente por el siguiente procedimiento. Se toma una célula suya cualquiera, obviamente no es necesario que sea una célula madre. Le sacamos el núcleo con los cromosomas dentro y tiramos todo lo demás. A continuación obtenemos un óvulo sin fecundar (preferentemente humano pero posiblemente animal) y tiramos su núcleo con sus cromosomas. Metemos el núcleo de la célula del paciente dentro del óvulo. Obtenemos así un óvulo un tanto confundido, porque no ha sido fecundado por un espermatozoide pero a pesar de ello ya tiene completados todos los pares de cromosomas. De alguna forma se consigue que el óvulo empiece a dividirse. Y esto es lo que queríamos: los descendientes de este óvulo son células madre que tienen el mismo ADN que el paciente (en los cromosomas) y por lo tanto no causarán rechazo cuando se le inyecten. Una aclaración posiblemente innecesaria: en principio esto no tiene relación con la ingeniería genética, porque los genes no se modifican para nada; se cambia todo el núcleo de la célula.

La lista de enfermedades devastadoras que se cree que se podrían curar o aliviar con técnicas similares incluye la diabetes, cirrosis, leucemia, osteoporosis, quemaduras, Alzheirmer, Parkinson, Huntington, tetraplejia, algunos tipos de cáncer, algunas dolencias de corazón y espalda, y otras. Suena prometedor, ¿no? (No está de más recordar que la terapia génica también prometía mucho, pero 10 años después apenas ha producido resultados).

El problema

Hasta aquí todo parece tan maravilloso que casi cuesta encontrar la razón del debate. Lo que ocurre es que un óvulo con ADN del paciente reproduciéndose es... bueno... un embrión humano (y además un clon) que va a ser destruido para que alguien se beneficie. Según algunos puntos de vista, esto es un aborto.

La clonación además se puede emplear para fines médicos, se esta estudiando la posibilidad de utilizar la clonación terapéutica para ayudar a la gente que necesita un transplante de algún órgano.

La reproducción de tejidos, células y órganos que implica la técnica conocida como clonación terapéutica representa una esperanza de vida para cuatro mil 853 mexicanos que están en espera de un trasplante.
Aunque a corto plazo es más factible que se trasplanten células, tejidos u órganos procedentes de especies animales, específicamente de cerdo, el doctor Dib Kuri se declaró a favor de la clonación terapéutica que se limita a criar embriones para obtener células troncales con las cuales se tratan enfermedades como diabetes y hemofilia.
Al respecto, Arnoldo Kraus, miembro del Instituto del Comité de Bioética afirmó que hasta el momento no existe ninguna razón científica para practicar la clonación reproductiva; pero, impulsar la terapéutica beneficiaría a muchas personas que padecen males o necesitan algún órgano; sin embargo “en este mundo de desigualdades los beneficios sólo serían para los que tienen más dinero”.

¿Qué son las células madre?

Las células que forman un animal son muy diferentes entre sí; piénsese por ejemplo en las neuronas, en las células aplanadas de la piel, y en los adipocitos redondeados donde se almacena la grasa. Todas las células de un animal tienen el mismo ADN, con unas pocas excepciones como los glóbulos rojos, que no tienen núcleo, y los espermatozoides, que tienen sólo la mitad de cromosomas. Entonces, si todas las células tienen las mismas instrucciones genéticas, ¿cómo pueden ser tan diferentes? La respuesta está en que los diferentes tipos de células tienen activados diferentes juegos de genes. Al principio del desarrollo de un embrión todas sus células son idénticas, pero luego se van especializando al activarse unos genes u otros, y se van convirtiendo en músculos, huesos, etc. Cuando una célula especializada se divide, sus hijas pertenecen al mismo tipo que la madre. Pues bien, las células madre son aquellas que no están especializadas y tienen la capacidad de reproducirse y convertirse en cualquier otro tipo de célula. El ejemplo obvio de célula madre es un óvulo fecundado, ya que obviamente al dividirse genera todos los otros tipos de células que forman una persona.

¿Sabe qué es un xenotrasplante?

Es un método que consiste en trasplantar al hombre células, tejidos u órganos de origen animal, específicamente del cerdo. La idea del xenotrasplante nace por el problema de la carencia o escasez de suficiente material de origen humano, sobre todo de órganos.
En el mundo, los receptores potenciales pueden superar el millón de seres humanos.


Por tanto, no es de extrañar que el xenotrasplante se ofrezca como una esperanza de la medicina ni tampoco que muchos médicos y cirujanos anhelen su inmediata utilidad clínica.

Algunos consideran que se debería impedir la clonación de bebés. Otros, entre ellos Estados Unidos, desean también vetar la denominada "clonación terapéutica", que produce y luego destruye embriones de semanas de vida para generar células troncales.

Los científicos esperan poder utilizar células troncales en tratamientos de enfermedades como la diabetes y el mal de Parkinson.

Mientras tanto, Clonaid, una empresa fundada por el líder de una secta religiosa que cree que los extraterrestres crearon la vida en la tierra, dice que ha clonado a cinco bebés.

Clonaid acaparó los titulares noticiosos en el mundo en diciembre del 2002 cuando anunció el nacimiento del primero de esos niños. Algunos científicos, sin embargo, han rechazado los supuestos logros de la compañía, al considerar que no existen suficientes evidencias que los prueben.

Numerosos expertos que se dedican a la clonación se oponen a emplearla para niños.

"La reproducción humana de clones es insegura, poco ética y debería ser ilegal en todas partes del mundo", declaró Gerald Schatten, de la Universidad de Pittsburgh.

Schatten ha intentado clonar monos, que corresponden a la misma clasificación que los humanos: la de primates.

El científico sostiene que está explorando la forma para asegurarse de que si consigue clonar los monos, otros expertos no puedan utilizar su trabajo para producir bebés humanos.

Debieron implantar 29 embriones para que naciera Dolly. Desde entonces "no hemos podido mejorar la eficiencia como pensábamos" que lo haríamos, expresó José Cibelli, de la Universidad Estatal de Michigan.

Pero aun cuando se consigue el nacimiento de un animal clonado, este tipo de reproducción puede generarle anormalidades como problemas respiratorios, defectos en el hígado, corazón y cerebro.

Algunos de los problemas pueden incluso deberse a las manipulaciones de embriones antes de que sean implantados.

Los científicos esperan clonar más especies animales.


Tal vez suceda o tal vez no. Pero lo cierto es que la clonación está avanzando a pasos tan agigantados que es difícil descartar nada.

Existen científicos y religiosos que estan en contra de la clonación, todos los puntos de vista merecen respeto y análisis así que procedamos a mostrarlos.

Para facilitar la comprensión del presente trabajo procederemos a tomar estos argumentos como discusión.

Discusión:

Justificar la producción de embriones humanos clónicos ya es empezar mal, aunque sea con fines terapéuticos. Por eso, el temor de que de ahí vengan males peores en el futuro está más que justificado. Nadie que quiera actuar con responsabilidad puede ignorarlo. Sin embargo, la verdadera responsabilidad ética no se apoya ni en las profecías de los profetas de calamidades, ni en los dictámenes de los expertos en previsiones del futuro. Para actuar ética y responsablemente, nos basta comprender cuál es ahora mismo el objeto de nuestras acciones libres y deliberadas.

En el caso que nos ocupa hemos de preguntarnos qué pasa si producimos embriones humanos clónicos para utilizarlos como cantera de la que extraer células, a partir de las cuales obtener tejidos u órganos para transplantar a otros seres humanos y, una vez utilizados -por no decir-, explotados, arrojamos esos embriones al cubo de la basura, eso sí, todo dentro de los primeros catorce días de su existencia. Eso es la llamada clonación terapéutica.

La respuesta parece clara: estamos convirtiendo a un ser humano, en los primeros días de su vida, es decir, absolutamente indefenso y a nuestra merced, en mero objeto de utilización al servicio de alguien, para acabar, por fin, destruyéndolo. ¿Puede haber un modo más injusto de tratar a nuestros semejantes? ¿Queda justificada una acción tan inhumana por los posibles beneficios terapéuticos obtenidos por los autores y beneficiarios de la producción, utilización y eliminación de estos embriones? No cabe duda de que no. Si la miramos un poco de cerca, observamos que la injusticia de la clonación terapéutica tiene dos componentes principales. Primero, el hecho mismo de producir un embrión humano clónico y, segundo, el explotarle hasta su eliminación.

El otro componente de la injusticia de la clonación terapéutica es el mismo hecho de producir embriones clónicos. Porque los seres humanos no deben ser producidos, sino procreados. Producirlos es rebajarlos a objetos que se fabrican, como los puentes o las sillas, por medios técnicos. Procrearlos es recibirlos, como seres de la misma dignidad que los progenitores, por el cauce adecuado a su calidad de personas, es decir, gracias al amor de los cónyuges, que se expresa en sus gestos corporales fecundos. La técnica es de por sí muy buena. Lo que no es bueno es emplearla para suplantar el acto personal por el que se convoca a las personas a la vida. Esta suplantación supone tratar al hijo que viene como él no se merece, es decir, como un objeto fabricable, en lugar de como a una persona que se acoge.

En el caso de la clonación esta seria distorsión fundamental de la relación entre las generaciones adquiere dimensiones muy graves. Clonar es producir seres humanos sin padre ni madre. Es fabricar una especie de réplicas biológicas del productor-mandante, que no puede ser considerado ni padre ni madre de las mismas, y éstas, ni hijos ni hermanos de aquél.

A pesar de venir al mundo tan maltratados, los frutos de una clonación reproductiva serían, no cabe duda, seres humanos, que, al menos, no habrían sido explotados y eliminados, como en el caso de la clonación no reproductiva. La clonación no es, pues, mejor por ser terapéutica, sino muy gravemente lesiva de derechos fundamentales del ser humano. Hacen bien las leyes españolas en prohibirla, junto con la reproductiva. Lo que es dudoso es que las sanciones establecidas sean proporcionadas a lo mucho que está en juego.

Los científicos empiezan a encontrar causas para la elevada tasa de fracasos con animales

El uso de técnicas de clonación para fines terapéuticos o para la obtención de un mayor rendimiento en ganadería se acerca a lo que podría ser su primer punto de inflexión. Tras varios años de experiencia, los éxitos obtenidos continúan siendo escasos y abundan los casos de abortos, muertes prematuras y malformaciones en los animales experimentales recién nacidos. No obstante, empiezan a comprenderse las causas de los reiterados fracasos. Según publicaciones científicas recientes, el proceso de reprogramación celular que implica la clonación provoca errores en el control de los mecanismos de transmisión de la información genética. Por ahora, pensar en clonación de humanos, como ha aventurado algún científico es cuando menos una quimera. 

Tras el nacimiento de la oveja Dolly, el primer mamífero clonado a partir de una célula adulta, hace ya cuatro años largos, las expectativas del uso de las técnicas de clonación de embriones -humanos con fines terapéuticos y de otros mamíferos para obtener mejores rendimientos en las cabañas ganaderas-, se dispararon hasta alcanzar cotas delirantes. Pero, como suele suceder en ciencia, los resultados obtenidos en los años que siguieron deshincharon rápidamente el globo mediático que se había formado. La tasa de éxitos, esto es, el número de animales clonados nacidos comparado con el número de intentos realizados, continúa siendo hoy prácticamente tan baja como en los inicios, con el agravante de que muchos de los nacidos vivos fallecen a las pocas horas de nacer o presentan graves malformaciones.

Conclusiones:

Después de analizar los diferentes puntos de vista de los científicos, empresarios, religiosos, médicos, etc podemos expresar nuestras conclusiones usando nuestro propio criterio.

Para empezar estamos de acuerdo en que la clonación es un arma de dos filos y su peligrosidad o beneficio depende del uso que se le pueda dar, también apoyamos la idea de que aún falta mucho por investigar antes de pensar en comenzar la clonación con humanos, no se puede jugar con la vida, menos con la vida humana, y consideramos imprudente el llevar a cabo estos proyectos sin antes aclarar los misterios aun existentes acerca de la clonación como por ejemplo el conflicto de la oveja dolly que no se sabe si murió a la edad que tenia el clon o a la edad que tenia la donadora del material genético, y no se sabe mucho acerca del envejecimiento de las células, recordemos que se supone que las células tienen una especie de reloj, que les avisa cuando deben dejar de reproducirse y comenzar a morir, y al ser clonadas entra la duda acerca del estado de este reloj, puede ser que este comenzando a funcionar o este a la par del de su progenitor.

También estamos de acuerdo en que aún siendo un clon es un ser vivo y tiene los mismos derechos que cualquier otro ser vivo, a nosotros no nos toca entonces sopesar las ventajas (poder salvar vidas a partir del uso de los clones) y las desventajas ( matar a un clon significa matar a un ser vivo ), esto es decisión de cada quien y como antes mencionamos todos los puntos de vista merecen respeto, y un análisis minucioso tomando en cuenta sus fundamentos.

En cuanto al debate de si es antinatural o inhumana la clonación, que es cruel, que no somos dios para crear la vida, que es satánica o que solo los médicos y científicos locos son los interesados en estas prácticas, no tenemos los conocimientos, ni las pruebas suficientes para poder expresar una opinión al respecto, eso le corresponde a los científicos involucrados, a los religiosos interesados, y por supuesto a la historia quien será a fin de cuentas la que juzgue y de fe de estos hechos.

Bibliografía:

A continuación presentamos un par de imágenes cuya procedencia se encuentra expresada en la bibliografía anexa y servirán de apoyo para comprender un poco mejor el tema de la clonación.

Nota: La información aquí presentada fue extraída de las fuentes bibliográficas anexas y la edición fue mínima así que no nos hacemos responsables de dichas publicaciones, las conclusiones fueron hechas basándonos en los artículos analizados, y nuestra opinión carece de validez científica. (las citas para cada punto en el trabajo son todas las presentadas al final, se hizo la recopilación de todos los artículos y se incorporo la información de la mejor forma posible para darle coherencia al trabajo)

'Clonación'