Clima. Península Ibérica

Temperaturas. Precipitaciones. Masas de aire. Estaciones

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 2 páginas
publicidad
publicidad

TEMA 2

EL CLIMA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA

DINAMISMO CLIMÁTICO

En la dinámica del clima se estudian unas causas mecánicas que intervienen en él como son:

  • La situación. La península está entre dos mare (Atlántico y Mediterráneo) y entre dos masas continentales (Europa y África). Según su distinta influencia tendremos climas diferentes.

FACTORES CLIMÁTICOS Y MASAS DE AIRE

En la dinámica del clima de España intervienen tres centros de acción:

  • El anticiclón de las Azores. Centro de altas presiones que se sitúa en estas islas. Está situado en la parte Occidental de la Península y se desplaza hacia el Norte o al Sur según las estaciones (verano N, invierno S). Es un anticiclón subtropical atlántico.

  • El anticiclón Continental. Se establece en Asia con una prolongación hacia el centro de Europa, es de alta presión pero con una temperatura mucho más fría que el anterior.

  • Distintas masas de aire. Una masa de aire se caracteriza por tener unas condiciones homogéneas de clima y humedad. En España influyen:

  • La Masa Polar Marítima, en las cercanías del círculo polar ártico. Fría y húmeda.

  • La Masa Tropical Marítima, cálida y húmeda.

  • La Masa Polar Continental, coincide con el anticiclón continental. De aire frío y seco.

  • La Masa Ecuatorial, de escasa influencia.

  • Estas masas de aire no se mezclan sino que están separadas por superficies de separación llamados frentes. Cuando se encuentran dos frentes, como el aire cálido pesa menos asciende por encima del frío con lo que disminuye el punto de saturación y la humedad sobrante se condensa precipitándose.

    LAS ESTACIONES Y LOS TIEMPOS

    La rotación de estas distintas masas de aire motiva el ritmo climático peninsular. La sucesión de los tiempos viene condicionada por la existencia de un área de continentalidad. Podemos distinguir los siguientes tiempos:

  • Tiempo de invierno: en el invierno el anticiclón de las Azores se encuentra en la parte más meridional mientras que el anticiclón Siberinano desciende en latitud y llega a unirse al que se forma en el centro de la Meseta. Predominio pues de altas presiones frías ocasionando un tiempo frío y despejado. Durante la noche las temperaturas descienden, se enfría la Tierra y son frecuentes las heladas nocturnas y las nieblas matinales.

  • En las costas la temperatura se dulcifica por la acción marina.

    Las precipitaciones en esta época son escasas debido a que el anticiclón de las Azores impide que las borrascas entren como también hace el anticiclón de la Meseta. Así las borrascas se limitan a bordear la cornisa cantábrica.

  • Tiempo de verano: en el verano se altera la situación de los centros de acción. Por una parte el anticiclón de las Azores asciende en latitud y en la Meseta ya no está ese anticiclón frío del invierno, puesto que el anticiclón Siberiano se ha dirigido hacia el N siendo sustituido por una zona de bajas presiones en el centro de la península podrían entrar borrascas del frente polar pero éste también se ha dirigido hacia el N y en consecuencia durante el verano tampoco pueden penetrar borrascas por lo que las precipitaciones son escasas y únicamente de tipo convectivo (tormentas).

  • En verano se da un tiempo despejado.

  • Tiempo de transición: en primavera y otoño. El anticiclón de las Azores está en una posición intermedia (primavera, ascendiendo; otoño, descendiendo en latitud). El de la Meseta desaparece por lo que el camino de las borrascas atlánticas está libre y estas penetran en la península originándose las máximas de lluvias que según las regiones serán en otoño o primavera.

  • INFLUENCIA DEL RELIEVE EN LAS PRECIPITACIONES

    Se nota todo en las zonas en que las grandes alturas se sitúan en las cercanías de las costas. Las lluvias que entonces se produzcan serán de tipo orográfico: el aire marino penetra en el interior y al encontrarse con un obstáculo montañoso se eleva enfriándose. El enfriamiento disminuye el punto de saturación y se producen lluvias en la ladera de Barlovento. Cuando estos relieves son muy elevados las lluvias no se producen en la parte más alta de la montaña, sino a una determinada altura.

    El aire continúa ascendiendo por la montaña y desciende por la ladera contraria, entonces, ya es un aire recalentado que se hace más cálido porque aumenta la presión al descender. También es un aire más seco puesto que ha dejado parte de la humedad en la subida. A este fenómeno se le llama “EFECTO FÖHEN” y es muy frecuente en el litoral cuando los relieves son muy elevados. Se da en la Coordillera Cantábrica al pasar el aire marino en dirección a la Meseta y viceversa. Este mismo efecto ocurre cuando el aire de la Meseta lleva una dirección E y baja hacia las llanuras valencianas; este aire no es húmedo pero al atravesar el sistema ibérico aumenta su temperatura y se reseca.

    La C. Valenciana sufre oleadas de aire cálido (Poniente). La presencia del relieve determina la entrada de las borrascas, así, la Meseta, rodeada de montañas, se beneficia poco de las lluvias puesto que las borrascas difícilmente pueden penetrar en ella. Generalmente estas borrascas atlánticas bordean la costa Cantábrica y en el Golfo de Vizcaia se desvían hacia el N siguiendo la costa francesa. Pero en ocasiones, teniendo en cuenta la menor altura de los montes vascos penetran en el valle del Ebro continuando hasta las Baleares y las costas italianas. Otros caminos que suelen recorrer las borrascas son el valle del Guadalquivir y los valles del Duero.