Clasificación de silicatos

Geología. Minerales. Mineralogía. Sílices. Silicatos. Clases

  • Enviado por: Inazio
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 1 páginas

publicidad
cursos destacados
Cálculo Integral
Cálculo Integral
Curso básico de cálculo integral de una sola variable. Se parte desde los conceptos básicos como...
Ver más información

Fundamentos de Termodinámica Clásica
Fundamentos de Termodinámica Clásica
Fundamentos de Termodinámica Clásica es el curso donde resolverás preguntas como...
Ver más información


SILICATOS

Los silicatos suponen un especial problema al suponer unos minerales bastante extendidos y diferenciados que forman el 1,8% de la superficie terrestre. Su clasificación se ha realizado más en bases estructurales que químicas y, más precisamente, en el modo en el que la unidad fundamental [Si04]4- que los constituye está ligada con los iones próximos. El enlace depende únicamente de un electrón de valencia que queda libre en el vértice del grupo tetraédrico [Si04]4- y la diferenciación de los diferentes grupos depende de la forma en la que los tetraedros se unen. Se distinguen con ello las siguientes subclases:

Nesosilicatos: con grupos tetraédricos aislados, en el sentido de que cada valencia libre del tetraedro queda saturada por un catión distinto del silicio; presentan generalmente, aspecto tosco y son duros; el peso específico y el índice de refracción son elevados

Sorosilicatos: con dos tetraedros unidos por un vértice para formar un grupo [Si207]6-estos grupos se unen, con las tres valencias libres de una parte y las tres opuestas de la restante, con cationes distintos al silicio

Ciclosilicatos: silicatos con grupos formados por 3, 4 o 6 tetraedros, unidos en anillos triangulares, cuadrangulares o hexagonales; los más frecuentes son aquellos formados por anillos con seis tetraedros;

Inosilicatos: silicatos formados por grupos de tetraedros unidos en cadenas indefinidas; los más frecuentes son los que presentan cadenas abiertas simples, típicas de los piroxenos, o bien cadenas dobles o cerradas, características de los anfíboles; prevalecen las formas circulares o fibrosas; en general es característico de estos silicatos la presencia de una fácil exfoliación paralela al eje mayor;

Filosilicatos: silicatos cuyos tetraedros están unidos por tres vértices constituyendo una malla plana indefinida, hexagonal y, bastante más raro, tetragonal; el enlace se asegura mediante los oxígenos, situados en el cuarto vértice, y todos ellos orientados en una misma dirección; la morfología externa de estos silicatos es laminar o foliácea, con exfoliación muy fácil en dirección paralela a la base; el peso especifico y la dureza son bajas;

Tectosilicatos: silicatos cuyos tetraedros están unidos por los cuatro vértices produciendo una especie de “jaula' indefinida, de malla compleja; la presencia de aluminio en lugar de silicio en el centro de algunos tetraedros permite que, en determinadas posiciones, se sitúen cationes más o menos establemente unidos. Prevalecen los silicatos de baja densidad y aspecto tosco, a pesar de que en algunos casos el retículo se orienta de modo que da lugar a formas alargadas o desarrolladas en dos direcciones.