Clasificación de Bibliotecas

Biblioteca: pública, escolar, universitaria, nacional. Origen. Estructura. Organización

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas

publicidad

TEMA 4: LA BIBLIOTECA II. Tipología bibliotecaria. Clasificación de la UNESCO. Clasificación de la IFLA. Otras clasificaciones.

CLASES DE BIBLIOTECAS.

Existen distintos criterios para determinar los tipos de bibliotecas. Algunos autores distinguen unas bibliotecas de otras de acuerdo con los objetivos de los servicios que prestan o de acuerdo con su situación orgánica.

Podemos clasificarlas atendiendo a:

  • El método de difusión de los documentos: Encontramos dentro de este criterio dos tipos de bibliotecas:

  • Bibliotecas de consulta: Su función primordial es la de consulta de los fondos dentro de la misma biblioteca. El préstamo, cuando existe, queda reducido a un determinado número de volúmenes y en unas circunstancias concretas. Las instalaciones en estas bibliotecas que deben cuidarse especialmente son las salas de consulta o de lectura.

  • Bibliotecas de préstamo: Serán aquellas cuyo objetivo principal será prestar los documentos durante un período de tiempo establecido. Tratan de conseguir lo más exhaustivamente posible todo aquello que se publica.

  • En cuanto al préstamo, puede ser solicitado personalmente por el mismo usuario que está presente o por correo, e incluso por teléfono o por correo electrónico.

    Poseen gran importancia los servicios de préstamo interbibliotecario. Sobre todo cuando se trata de éste, suele facilitarse una reproducción del documento en lugar del mismo, permitiendo al usuario que se quede con él. Por eso, adquieren gran importancia los servicios de reproducción, desde la fotocopia, la microficha, etc. En este caso, se pueden llegar a plantear problemas de propiedad intelectual, de copyright, ... que se resuelven mediante el pago de un canon que es como unos derechos de autor, teniendo en cuenta que estas solicitudes de reproducción se realizan mediante un formulario.

    • El método de conservación de los documentos: Podemos encontrarnos con:

  • Bibliotecas de obras originales, en donde se conservan documentos de forma original.

  • Microtecas, en donde se conservan fondos en microforma. Las microformas resultan mucho más económicas con vistas a la conservación porque los fondos requieren menor espacio de conservación, el 10% de lo que ocuparían en el formato original. También resultan económicas con vistas a la reproducción.

  • Hay que tener en cuenta que algunas bibliotecas reproducen sus fondos en microformas y de una manera especial lo hacen con respecto alas publicaciones periódicas, de modo que únicamente las conservan durante un determinado período de tiempo y después sólo las van a guardar en microformas, deshaciéndose del formato original. La agrupación de estas microformas van a constituir las llamadas microtecas.

    • El tipo de documentos que conservan: Nos encontramos con:

  • Bibliotecas propiamente dichas, que conservan libros y revistas fundamentalmente.

  • Filmotecas, que conservan películas.

  • Diapotecas, que conservan diapositivas.

  • Hemerotecas, que conservan revistas, folletos, periódicos, etc.

  • Archivos, que conservan documentos procedentes de la administración o de las empresas.

    • La variedad de disciplinas o materias que quedan reservadas en la biblioteca. Encontramos:

  • Bibliotecas enciclopédicas: Abarcan la totalidad o la mayoría de las disciplinas. Se ajustarían a este concepto por ejemplo las bibliotecas nacionales.

  • Bibliotecas especializadas: Aquellas cuyos fondos comprenden una sola disciplina (filosofía, química, etc).

  • Sin embargo, hay una clasificación de las bibliotecas más comúnmente aceptada, la clasificación de la UNESCO. Divide las bibliotecas teniendo en cuenta el organismo del que dependen porque precisamente la dependencia de un determinado organismo les va a dar una categoría o subcategoría. Según este criterio tenemos:

    • Bibliotecas nacionales

    • Bibliotecas de instituciones de enseñanza superior:

  • Bibliotecas universitarias principales o centrales.

  • Bibliotecas universitarias departamentales.

  • Bibliotecas de instituciones de enseñanza superior que no forman parte de la universidad.

    • Bibliotecas escolares.

    • Bibliotecas especializadas.

    • Bibliotecas públicas o oculares.

    • Bibliotecas de empresas, de asociaciones, de instituciones de investigación, etc.

    Podemos hablar incluso, de otra clasificación tradicional según los teóricos alemanes:

    • Bibliotecas científicas, que se conocen con el nombre de bibliotecas propiamente dichas.

    • Bibliotecas no científicas, que se corresponderían con el término de librería.

    Siguiendo a Carrión Gutiez afirma que lo que suele haber realmente son variedades de bibliotecas pero no propiamente tipos distintos de bibliotecas. Afirma que las variedades bibliotecarias vienen a coincidir con lo que son propiamente servicios bibliotecarios, y que la división más clara es entre:

    • Bibliotecas nacionales.

    • Bibliotecas públicas.

    • Bibliotecas de centros docentes.

    • Bibliotecas especiales.

    La IFLA divide las bibliotecas atendiendo a un criterio profesional, porque se basa en la situación real que presentan los profesionales de las bibliotecas y las instituciones. Las divide en tres criterios:

    • Bibliotecas generales de investigación:

  • Nacionales

  • Parlamentarias

  • Universitarias

    • Bibliotecas especializadas:

  • Bibliotecas especializadas en administración

  • Bibliotecas especializadas en arte

  • Bibliotecas especializadas en biomedicina

  • Bibliotecas especializadas en ciencias sociales

  • Bibliotecas especializadas en ciencia y tecnología

  • Bibliotecas especializadas en geografía y mapas.

    • Bibliotecas al servicio del público en general:

  • Escolares

  • Infantiles

  • Para ciegos

  • De hospitales

  • Públicas.

  • La división entre una bibliotecas y otras y entre sus servicios no está absolutamente claro ni tajantemente separado.

    LAS BIBLIOTECAS NACIONALES

    Las bibliotecas nacionales son de carácter general, tanto por sus fondos como por sus usuarios, sin embargo, están limitadas a unos usuarios cualificados.

    Atendiendo a las clasificación de la IFLA la biblioteca nacional se encuentra dentro de las bibliotecas generales de investigación.

    La biblioteca nacional ha sido definida por la ALA como la biblioteca designada como tal por el organismo nacional adecuado y sostenida por el Estado.

    Sus funciones comprenden la recopilación de toda la producción impresa del país; frecuentemente como depositaria del depósito legal, porque necesita poseer un ejemplar de todo lo que se publica en el país; la recopilación y organización de publicaciones internacionales de valor para los estudiosos, muy útil para el propio país y para relacionarse con otras bibliotecas extranjeras; la producción de medios para elaborar la bibliografía; la coordinación de una red nacional de bibliotecas; la prestación de servicios de biblioteca ala Administración del Estado o a algunos de sus organismos; y otras responsabilidades establecidas oficialmente.

    Se debe tener en cuenta que en primer lugar, aparecieron las bibliotecas nacionales de primera generación. En ellas se encuadrarías la Biblioteca Nacional Española, la Biblioteca Nacional Británica, la Biblioteca Nacional de París y la Biblioteca del Congreso de Washington. Son bibliotecas que se formaron antes de 1800 a base de fondos procedentes de las bibliotecas reales o fondos privados. Después han ido desarrollando grandes colecciones de bibliografía nacional, porque las bibliotecas reales gozaban de ese derecho de depósito real; y se preocupan de recoger toda la bibliografía nacional; elaboran el catálogo colectivo, elaboran normas de carácter nacional; actúan como centros bibliográficos de carácter nacional; actúan como cabeceras del sistema bibliográfico nacional; y son importantes centros de investigación.

    En segundo lugar, se encuentran las bibliotecas nacionales de segunda generación, que surgieron entre el siglo XIX y la 2ª Guerra Mundial. Su función esencial es la de reunir los fondos del país. Entre ellas están la Biblioteca Nacional de Suiza, de Canadá o Israel.

    Existe otro grupo de bibliotecas nacionales, las de tercera generación, que surgieron a partir de la 2ª Guerra Mundial. Entre ellas se encuentran las de todos estos países de Asia y África que lograron su independencia y también alguna europea como la de Noruega o la de la antigua Checoslovaquia. El papel fundamental que desarrollan es de cabeceras de sistemas nacionales, locales o provinciales.

    El papel de las bibliotecas nacionales, de todos modos, ha ido evolucionando al mismo tiempo que han ido evolucionando sus cometidos, ya que han dio adquiriendo compromisos de cooperación, tanto nacionales como internacionales de gran importancia,

    Algunos problemas que se les ha planteado vienen determinados por esa condición de depositarias de todo lo que se publica en el país, que hace que tenga dificultades en cuanto a su capacidad y por tanto, con la ubicación y conservación de fondos.

    Otro problema que aparece deriva de la propia gestión de las bibliotecas, por la incorporación de las nuevas tecnologías a la biblioteca.

    También aparecen problemas con respecto a la cantidad de personal necesario, porque son cada vez mayores los servicios que debe prestar, tener una mejor estructura organizativa, etc que viene a derivar en el problema de espacio.

    Un último problema a comentar es el de tratar de compaginar la conservación de los fondos y facilitar el uso. Su responsabilidad es la de conservar, pero también tiene que difundir, por eso se plantea el problema de la reproducción para conservar el soporte y poder difundir esa información.

    BIBLIOTECAS DE CENTRO DOCENTES.

    Bibliotecas Universitarias.

    Según la ALA, la biblioteca universitaria es aquella biblioteca o sistema de éstas establecida, mantenida y administrada por la Universidad para cubrir las necesidades de información de sus estudiantes y apoyar sus programas educativos, de investigación y demás servicios.

    Las bibliotecas universitarias pueden ser generales por sus fondos, pero no lo son por sus usuarios, sino que están al servicio de la institución de la que dependen.

    Tienen su origen en el momento de aparición de la universidades en la Edad Media, siendo librerías de las lecciones o partes que correspondían explicar al profesor o al alumno.

    Se desarrollaron de forma general a partir de la segunda mitad del siglo XIX, y tuvieron gran influencia sobre las bibliotecas universitarias europeas las bibliotecas americanas que orientaban ya a la elección de asignaturas optativas. También inciden las bibliotecas alemanas sobre el resto de las bibliotecas europeas, que apoyaban la investigación.

    Existen bibliotecas universitarias que poseen una extraordinaria riqueza tanto en el número de fondos como por antigüedad como la de Parías, Oxford, Chicago, etc. Sin embargo, actualmente las bibliotecas universitarias se encuentran con problemas graves: la cantidad de documentos ha crecido de una forma extraordinaria, y los presupuestos no solamente no han crecido, sino que han llegado a disminuir, porque hay más universidades, los fondos de la Administración es menor, hay más titulaciones, y el precio de las publicaciones sobre todo las extranjeras. La solución ha sido impulsar la formación de redes interbibliotecarias (como la REBIUM) y la adquisición compartida, que ya apareció en EEUU en los año 70.

    Actualmente, se tiende a que existan auténticas redes bibliotecarias para todos los servicios e incluso, que estas redes vayan encaminando hacia la existencia de una auténtica centralización de estas bibliotecas, por lo menos administrativa, un poco siguiendo el modelo americano.

    Otro problema que se puede plantear en las bibliotecas universitarias es la posible descoordinación entre adquisiciones e incluso criterios biblioteconómicos. Esto era antes más frecuente. Actualmente, existe una tendencia a centralizar las bibliotecas universitarias, por influencia americana. Esta centralización es, por lo menos, de carácter administrativo, aunque también se tiende a centralizar las tareas de descripción, con lo cual, en las bibliotecas cuando llega un libro, lo primero que se hace es consultar en el ordenador si ese libro está catalogado, y si es así se le añadirán los datos de la biblioteca simplemente.

    Bibliotecas escolares.

    Están destinadas a los alumnos de los centros docentes de nivel inferior al universitario. Han sido las más tardías en su nacimiento y desarrollo, a partir de la segunda mitad del siglo XX. Incluso, en algunos países su desarrollo es mínimo.

    Están muy relacionadas con las bibliotecas públicas (reconocido en el manifiesto de la UNESCO).

    En cuanto a la situación de las bibliotecas escolares, está determinada de acuerdo con los países. Por ejemplo, Inglaterra tuvo la primera biblioteca escolar en 1870, Si embargo, su desarrollo, incluso en Inglaterra, no se dio hasta los años 40 del S.XX.

    En muchos países, se crean por medio de disposiciones legislativas. Sin embargo, en España casi puede decirse que existe un cierto vacío legal al respecto, porque de manera institucionalizada no puede decirse que existan bibliotecas escolares. Incluso, la situación llega a ser tal, que en el decreto 582/89 por el que se aprueba el reglamento de las bibliotecas públicas del Estado, no se contempla para nada las bibliotecas escolares, quedando excluidas del sistema de manera expresa.

    BIBLIOTECAS PÚBLICAS

    Las bibliotecas públicas son de carácter general tanto por su fondo como por sus usuarios. Nacieron en el siglo XIX, aunque no comienzan a desarrollarse hasta el S. XX.

    La IFLA define la biblioteca pública como “ la biblioteca sostenida por un órgano de la administración local, o en algún caso central, o por algún otro organismo autorizado para actuar en su nombre y accesible sin prejuicio ni discriminación alguna a cuantos deseen utilizarla”.

    El origen de las bibliotecas públicas fue la idea de atender a aquellas clases sociales más desfavorecidas. Sin embargo, actualmente están dirigidas al ciudadano medio de manera general.

    En el desarrollo de las doctrinas sobre la biblioteca pública ha jugado un papel preponderante la UNESCO.

    Actualmente, la biblioteca pública tiene como objetivos, por un lado, difundir la cultura, la educación; y por otro, facilitar el ocio a los ciudadanos, por esta razón trata de llegar a todos los tipos de ciudadanos. Incluso llega a prestar servicio a usuarios especiales como prisiones, hospitales, personas marginadas, discapacitados, inmigrantes, etc.

    BIBLIOTECAS ESPECIALIZADAS.

    Las bibliotecas especializadas poseen un carácter especializado, tanto por sus fondos como por sus usuarios.

    Es aquella que está establecida, mantenida y administrada por un firma comercial, una corporación privada, una asociación, un organismo estatal o, en general, cualquier entidad con interés en un determinada materia específica, con el fin de atender sus necesidades y atención a los miembros que pertenecen a esa entidad, asociación, etc. o de aquellas personas interesadas en esa materia a las que se permita su acceso a la biblioteca, para con estos fondos alcanzar el objetivo de esa entidad.

    En una biblioteca especializada el ámbito de las colecciones, así como el de los servicios, se va a limitar a la materia de interés de esa entidad, asociación, etc que mantiene la biblioteca.

    La biblioteca especializada tiene mucho en común con los centros de documentación, que generalmente están también al servicio de una organización, aunque normalmente, en las bibliotecas especializadas las tareas del bibliotecario son las mismas que en cualquier otra biblioteca.

    Existen tantos tipos de bibliotecas especializadas como asociaciones.

    Organización y administración de bibliotecas. Tema 4.

    1

    6