Civilizaciones del Egeo

Historia Antigüa. Civilizaciones griegas. Edad de bronce. Creta. Civilización minoica y micéncia. Reyes de Cnosos. Arte micénico y minoico

  • Enviado por: Joule
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 4 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información


CIVILIZACIONES DEL EGEO

Civilizaciones desarrolladas en la edad del bronce, en la cuenca del mar Egeo, principalmente en Creta, en las Islas Cícladas, en el centro de Grecia e incluso en la costa de Asia Menor, desde aproximadamente el IV milenio hasta el 1200 a.C. Sus dos culturas principales fueron: la minoica, que floreció en Creta y alcanzó su esplendor a mediados de la edad del bronce (c. 2000-1450 a.C.), especialmente en Cnosos y Festos; y la micénica, que se desarrolló a finales de la edad del bronce (c. 1450-1100 a.C.) desde su centro de Micenas a otros lugares, tales como Tirinto y Pilos.

Descubrimientos arqueológicos recientes, tales como los de la localidad de Dimini en Tesalia, al norte de Grecia, han proporcionado pruebas materiales de una progresión cultural desde el neolítico hasta la edad del bronce, que comenzó aproximadamente hacia el 3000 a.C. y de la que se han identificado tres fases: primitiva, media y última.

Epoca de Bronce

Hacia el 3000 a.C. al parecer llegaron nuevos pobladores al Egeo, quizá procedentes de Asia Menor. Usaban el bronce para sus armas y herramientas, con lo que se puede considerar iniciada la edad del bronce en la zona.

Hacia el 2200-1800 a.C. otra ola de nuevos pobladores llegó a las islas Cícladas y al continente. Causaron considerables destrucciones, y aproximadamente durante dos siglos se estancó el desarrollo de la cultura, especialmente en el continente. Los invasores introdujeron nuevos tipos de cerámica y el uso del caballo. Formaban parte asimismo de la familia lingüística indoeuropea, a la que pertenecen tanto la Grecia moderna como la antigua.

En Creta, impresionantes construcciones, frescos, jarrones y una escritura temprana dan fe de una cultura floreciente en el II milenio a.C., que llegó a ser conocida como minoica. Grandes palacios reales construidos alrededor de amplios patios eran los puntos centrales de estas comunidades. El palacio más importante estaba en Cnosos. Supuestamente destruido por un terremoto o por una invasión extranjera hacia el 1700 a.C., fue reconstruido a gran escala. Es probable que los minoicos mantuvieran un imperio marítimo, comerciando no sólo con las Cícladas y el continente sino también con Sicilia, con Egipto y con ciudades de la orilla oriental del Mediterráneo.

A la destrucción de los palacios de Creta, aproximadamente en el 1450 a.C. (la de Cnosos tuvo lugar poco después del 1400 a.C.), le siguió el declive de los minoicos y el posterior desarrollo de Micenas. Algunos eruditos han relacionado este cambio con la erupción volcánica en Thera, pero cálculos recientes sitúan el desastre aproximadamente 200 años antes. El arte de estilo micénico y las tablillas lineal B encontradas en la isla de Creta indican la presencia en ella de pobladores procedentes de la península.

Arte

El arte egeo destaca por su estilo pictórico naturalista, que empezó en la Creta minoica; el movimiento y variedad del arte minoico, incluso en su primera fase abstracta, sugiere vida. Desde Creta, este estilo se extendió a otras islas egeas y al continente griego, donde fue modificado por tendencias geométricas. El pulso rítmico que caracteriza al arte egeo sugiere una profunda reverencia por las divinidades de la naturaleza.

Civilización minoica

Civilización de la edad del bronce que se desarrolló en la isla de Creta, antes de la llegada de los aqueos. Fue una de las tres culturas principales de la civilización del Egeo; las otras dos fueron la cicládica, que se desarrolló en las islas Cícladas, y la micénica, que se extendió por el continente griego al final del periodo heládico. La civilización minoica alcanzó su cumbre en el II milenio a.C., en Cnosos, Festo, Malia y otros centros prósperos, y se considera que su desarrollo tuvo lugar desde aproximadamente el 2600 hasta el 1200 a.C.

Se supo poco sobre ella antes del descubrimiento en 1900 de un gran palacio en Cnosos, por el arqueólogo británico Arthur John Evans, quien dio ese nombre a la civilización en recuerdo de su legendario rey Minos. Lo más probable es que un terremoto dañara el palacio de Cnosos hacia el 1700 a.C., fecha que marcó el final de la fase antigua de la historia de Creta. Una dinastía nueva desarrolló una civilización incluso más brillante. El palacio se reconstruyó de forma más elaborada; tenía una altura de tres o cuatro pisos y contenía muchas habitaciones extensas y pasillos, y la sala del trono estaba decorada con mucho lujo. Entre las muchas pinturas llamaban la atención las escenas del salto del toro, una actividad que quizá dio paso al mito griego del Minotauro. Los santuarios, dentro del palacio, proporcionaban un lugar para adorar a una diosa madre, probablemente la que los griegos llamaron Rea. El hacha doble, de la cual hay pinturas en algunas de las paredes del palacio, estaba asociada con su adoración. En las ruinas también se encontraron muestras hermosas de esculturas y trabajos de metal. Existen pruebas de que los minoicos tenían un sistema complejo de pesas y medidas.

Los reyes de Cnosos alcanzaron su mayor poder hacia el 1600 a.C., cuando controlaban toda la zona del mar Egeo y comerciaban con Egipto. La destrucción de Cnosos y la caída de la civilización minoica coincidieron con el comienzo del periodo más próspero de la civilización micénica en Grecia; esta coincidencia sugiere que los belicosos reyes micénicos atacaron y destruyeron la civilización minoica.

Las excavaciones de Creta, después de 1900 revelaron la existencia de aproximadamente 3.000 tablillas de arcilla, inscritas con dos escrituras, denominadas lineal A y lineal B. La lineal A, la más antigua de las dos, era ya usada por los minoicos hacia el 1750 a.C.; no se ha descifrado. También se grababa en tinta sobre piedras y vasijas de terracota. Con frecuencia se cita al único disco de arcilla encontrado en el emplazamiento de Festo como la muestra más antigua de impresión (es decir, reproducción de texto escrito usando letras impresas); el disco se imprimió por ambos lados, mientras estaba húmedo, con una serie de sellos de piedra que constaban de 45 símbolos.

Las tablillas de la escritura lineal B se encontraron en Creta, y también en Pilos y Micenas, en el continente griego; la mayoría de las tablillas datan de un periodo comprendido entre el 1400 a.C. y el 1150 a.C. En 1952, los arquitectos y criptógrafos británicos, Michael Ventris y John Chadwick, descifraron la escritura lineal B e identificaron la lengua que transcribe como un dialecto antiguo de la lengua griega.

Civilización Micenica

Las ruinas de la ciudad están cerca de la actual localidad de Micenas, al norte de Argos. Otros centros importantes de la civilización micénica fueron Tirinto y Pilos. Homero utilizó en la Iliada y la Odisea el nombre de aqueos para designar a los micénicos, quienes es posible que se identificaran con los pueblos que llegaron a Grecia hacia el 2000 a.C. como parte de la migración indoeuropea. Su lengua, el más antiguo dialecto griego, se reproducía en una escritura conocida como lineal B. Su momento de mayor esplendor tuvo lugar desde el 1700 hasta el 1200 a.C. Hacia el 1450 a.C., Micenas conquistó Cnosos, en Creta, pasó a convertirse en el centro de la civilización del Egeo, tras sustituir a la civilización minoica como su eje dominante. Hacia el 1200 a.C., los micénicos, según parece gobernados por el legendario rey Agamenón, de la Casa de Atreo, eran unos de los principales participantes en la guerra de Troya, cuya duración y amplitud sin duda exageró Homero en la Iliada. Poco después, la supremacía de Micenas llegó a su fin, quizá debido a la rivalidad interestatal agravada con la invasión, en el siglo XII a.C., de otro pueblo griego procedente del norte, el dorio. La ciudad, aunque más tarde habitada de nuevo, no recuperó su antiguo esplendor. Hacia el 468 a.C. los habitantes de Argos la sitiaron y destruyeron, sin que volviera a ser reconstruida en su emplazamiento original.

Arte

Las ruinas de Micenas, situadas sobre una colina próxima a la actual ciudad homónima, incluyen las poderosas murallas ciclópeas (llamadas así porque se creyó que habían sido construidas por los gigantes epónimos), una de cuyas entradas está constituida por la famosa Puerta de los Leones, el palacio y las tumbas excavadas entre 1876 y 1878 por el arqueólogo alemán Heinrich Schliemann, las cuales, por error, se identificaron con el tesoro de Atreo y la tumba de Clitemnestra.

El oro y las joyas encontrados por Schliemann en los emplazamientos de los enterramientos reales indican la gran riqueza y el poder obtenido por los micénicos cuando conquistaron el imperio mercantil minoico. Los palacios de la civilización micénica poseían el característico megaron (una habitación central dominante), al que se llegaba desde un patio cruzando un pórtico flanqueado por columnas, y el cual tenía un gran hogar central rodeado de cuatro columnas. Los megaron de los palacios de Micenas, Tirinto y Pilos eran sorprendentemente similares. Las ciudades del continente tendían a la fortificación con grandes muros de mampostería ciclópea, construida con bloques macizos e irregulares. Aun cuando los micénicos usaron en un principio pozos a la hora de construir los enterramientos reales, más tarde adoptaron los tholos minoicos, convirtiéndolos en una estructura impresionante. Las tumbas se cubrían con túmulos o terraplenes artificiales de tierra; a ellas se accedía a través de largos pasillos. En las tumbas más complejas, como la denominada Tesoro de Atreo (Micenas), el espacio grande y circular estaba impresionantemente abovedado con gruesos doseletes de piedra.

Vídeos relacionados