Ciudadanía pública y democracia participativa

Ética. Política. Sistemas democráticos. Fraternidad. República. Ciudadanía participativa. Sociedad de bienestar. Calidad de vida

  • Enviado por: Chekplaya
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad
publicidad

CUIDADANIA PUBLICA Y DEMOCRACIA

PARTICIPATIVA

TEXTO: AUTOR

Desde hace ya algunos años, podemos apreciar por parte de los ciudadanos sobre todo europeos, un desinterés sobre la política. En estados tan importantes como Francia, España o Alemania, la complejidad para entender/participar el panorama político provocan que el ciudadano sienta que las orientaciones del Estado no correspondan con sus inquietudes/preocupaciones cotidianas. De hecho, hoy en día, podemos observar que existe una falta de conexión/relación entre los sistemas democraticos y los ciudadanos y por consiguiente el espacio entre ambos se hace cada vez mayor. El término Democracia proviene de los vocablos griegos demos que significa gente y kratos que significa autoridad o poder."La palabra democracia significa 'gobierno del pueblo". Al origen, el termino democracia se define como un sistema en el cual el pueblo puede cambiar sus gobernantes de una manera pacífica y al gobierno se le concede el derecho a gobernar porque así lo quiere el pueblo. Por ello, podemos preguntarnos lo siguiente: la democracia no fue creada precisamente para y por el pueblo? Cual es el grado de relación actualmente entre el ciudadano y el Estado? Cual seria la participacion/importancia de la cuidadania en el marco de una democracia?

La instauracion de la cuidadania en Europa fue según el autor : “anunciada y razonada por Alexis de Tocqueville” (fines del siglo XVIII). Durante este proceso y hasta llegar a nuestra sociedad moderna la corriente arriba mencionada tuvo que pasar por : “descalabros y hasta catastrofes” y ademas “tanto sufrimiento, desolacion y daño han entrañado. De hecho, el autor nos recuerda que existe cuidadania porque existen las cuidades y es el “paso previo a la democracia.”

A su vez, la democracia se compone de un cuerpo politico o gobernantes (poder ejecutivo) y de la “cuidadania sin cargos, aunque con derecho a opinar, protestar o aprobar, asociarse y manifestarse colectivamente”… Este hecho es muy importante ya que los cuidadanos tendriamos que tomar conciencia del hecho de que el gobierno que nos dirige esta alli porque nosotros (los cuidadanos) lo hemos elegido y por lo tantos somos en parte responsables de lo que hagan los politicos. También es importante (sobre todo despues de haber soportado un regimen de dictadura como en España o Portugal) reconocer/ejercer nuestros derechos de cuidadano (derecho a la opinion, a la protesta…) asi como asumir nuestras responsabilidades como cuidadano.

Según el autor, “la condicion cuidadana es la que permite hoy a los humanos hacer valer su humanidad”, claro si esta (la condicion cuidadana) se desarolla en el seno de una democracia o “politeya republicana”, ya que en otros sistemas politicos (por ejemplo: el totalitarismo, fascismo o dictadura) el pueblo o la cuidadania no vale absolutamente nada. En efecto, un buen sistema democratico depende de una implicacion por parte de los cuidadanos ya que la democracia fue creada para y por el pueblo (los cuidadanos) por lo que una democracia sin el pueblo o sin la cuidadania, no tendria sentido. Por ello, para el autor es muy importante el concepto de la fraternidad (ahí queda el grito popular : “el pueblo unido jamas sera vencido!”), ya que la construccion de una democracia nace de los cuidadanos, y claro esta que ella depende del grado de entendimiento y sobre todo de union entre los mismos. Por ello, es importante “hacerse con una sociologia de la fraternidad porque segun Giner : “la virtud suprema de la republica es la fraternidad”. Naturalmente, para que exista y se desarolle lo fraternal se necesita según el autor un factor clave : el altruismo. Según el autor, el altruismo nos conduce al bienestar de la sociedad e indirecatemente al propio bienestar, una reflexion se impone : porque no se nos enseña a los cuidadanos a ser altruistas? No consigiariamos asi una sociedad mas prospera y feliz?

A su vez, según Giner para poder estar unidos y fraternizar se necesitan : “una afinidad cultural dentro de una misma sociedad”, es decir la identidad y el reconocimiento por parte de un grupo es dada porque comparten rasgos comunes. Por ultimo, según el autor se necesita de una cuidadania preparada para el ejercicio de la reflexion para conseguir una cuidadania participativa y “proactiva” durante gran parte de su vida ya que la responsabilidad civica es para toda la vida.

Según Giner , “cabe distinguir tres categorias de cuidadanos según el modo e intensidad de su participacion en la politeya democratica”, para el autor la primera categoria seria para los politicos, quienes ejrecen la politica como profesion. La segunada categoria seria para los cuidadanos que se “limitan a cumplir con un minimo de obligaciones” aunque de vez en vez estos se regrupen para manifestarse “en momentos efimeros de emocion colectiva” por ejemplo tras los atentados terroristas o casos similares. En este sentido, el colectivo cuidadano no deberia agruparse y ser solidario tambien en otras cuestiones “no emocionales”(por ejemplo la participacion cuidadana en el debate publico)? Y por ultimo, el autor define una tercera categoria de cuidadanos que corresponderia a los cuidadanos “activos”, quienes cultivan “la virtud suprema de la republica, la fraternidad” ya que aunque no sean profesionales (por lo tanto no reciben ninguna compensacion economica) participan activamente en la esfera publica : esto no seria una muestra evidente de altruismo?

Desafortunadamente, los que vivimos en una sociedad de bienestar donde todo ya esta hecho, olvidamos muy rapido que vivimos tan bien porque antes que nosotros muchos seres humanos tuvieron que dejarse la piel para conseguir una sociedad de bienestar. En este caso, no respetamos la democracia porque no hemos tenido que luchar por ella. Por eso quizas, no le damos (los cuidadanos) la importancia que se merece y al mismo tiempo, no participamos plenamente en su desarrollo. Naturalmente, también los politicos tienen culpa en esto ya que hoy en dia, la política (en el marco democrático) es para los entendidos o los especialistas. La distancia que se establece entre los ciudadanos y los políticos conlleva obviamente a numerosas consecuencias como por ejemplo: la abstención en los escrutinios electorales o el envejecimiento de la fauna política.

En los tiempos presentes en los que vivimos una situación de crisis económica (sueldos bajos, inflaciones…) la gestión de los asuntos públicos se relaciona sobre todo con el binomio capital-trabajo, y aunque este sea todavía una dimensión importante en el apartado social, no se puede decir que hoy en día sea representativo de la diversidad de conflictos/problemas a los cuales tengan que hacer frente los ciudadanos. Como prueba de ello, la emergencia de numerosas asociaciones que actúan en diferentes ámbitos (tales como los derechos del hombre, el medio ambiente, las nuevas formas de vida, la globalización…) que crean forzosamente nuevas necesidades en un marco esencialmente cultural y que buscan entre otros: la calidad de vida, la autonomía, la identidad individual, el respeto por las diversidades y aspiran a un mundo solidario bajo una perspectiva de desarrollo en el tiempo. Las democracias actuales, cimentadas en el sistema capitalista, no se dan todavía cuenta que aunque la economía persista como un factor esencial en nuestras sociedades, ya no es sin embargo la única preocupación de los ciudadanos. Aunque la calidad de vida siga dependiendo en efecto del buen estado del mercado económico, nos vemos hoy enfrentados a otros problemas que deberían también urgentemente formar parte de nuestro sistema político. La perdida de referencias culturales o el deterioro del medio ambiente son temas muy cercanos a los ciudadanos que los políticos no se comprometen seriamente a resolver. No obstante, este hecho es comprensible ya que nuestras democracias no disponen hoy en día de las herramientas necesarias/suficientes para abordar estas cuestiones.

Dicho todo esto, a pesar que nuestras democracias o politeyas necesiten un reajuste por parte de los cuidadanos, habria que denotar que en el proceso para conseguir una sociedad mas justa e igualitaria para todos es necesario (como hemos ya mencionado) la partcipacion de los cuidadanos y sobre todo que estos mismos conozcan sus responsabilidades.Ya que, no solo vale ir a votar de vez en vez, sino hay que aportar e invertir tiempo y esfuerzo para este proyecto.

El deseo por parte de los ciudadanos de un giro político se hace cada vez mas presente y necesario a realizar: desde hace ya algún tiempo existe por parte de algunos ciudadanos, una voluntad para el desarrollo de una democracia mas viva, mas transparente, mas participativa: es decir, una política mas cercana para todos. De hecho, si observamos las demandas/peticiones sociales actuales, podemos apreciar la aparición de un nuevo concepto sobre la ciudadanía, manifestando así la voluntad para una reformulación democrática a partir de un nuevo planteamiento sobre la estructura/organización del espacio público. Desgraciadamente, y prueba de una insuficiencia por parte de nuestras democracias, la gestión del espacio publico se limita en la mayoría de los casos a clasificar y a institucionalizar, olvidando/menospreciando que las prioridades socioculturales tienen que ser tratadas de manera diferente a los temas políticos.

Sin embargo, situar a la esfera cultural en una posición proporcional a la que se sitúa la política no seria aun suficiente para paliar las insuficiencias/carencias de nuestras democracias. Seria necesario entonces que esta nueva política de la cultura reafirmase la necesidad del derecho a la participación de cada uno de los ciudadanos en el debate sobre la esfera pública. Naturalmente, el buen resultado de esta nueva política de la cultura dependerá en gran medida de la respuesta de los ciudadanos. Por ello, para conseguir un óptimo resultado parece importante revisar de nuevo el concepto de gobierno ya que este no solo debería asegurar el buen funcionamiento y gestión del estado, pero también debería motivar a los ciudadanos para que ejerzan plenamente sus derechos políticos y obviamente a la participación en el debate público.

En definitiva, la esperanza de vida de las “nuevas democracias” dependerá del grado de involucracion por parte de los políticos para fomentar una democracia mas cercana (Para y Con el Pueblo!), cimentada sobre una política orientada sobre la cultura, capaz de atender las necesidades y las preocupaciones de los ciudadanos. Una nueva política centrada en el ámbito de la cultura o una nueva cultura orientada hacia la política, que reagrupe los valores y necesidades/preocupaciones de nuestra sociedad conseguiría hacer renacer el sentimiento verdadero de la responsabilidad cívica y también conseguiría reducir el espacio que existe actualmente entre los ciudadanos y los dirigentes de estado. Gracias a la reformulación y creación de una democracia mas cercana y estableciendo una confianza mutua entre ciudadanos y dirigentes, nuestras democracias serian capaces de enfrentar nuevos desafíos en el plano europeo y mundial. Como dijo ela utor de este texto : “La condición ciudadana en el marco de la democracia es la que permite hoy a los humanos hacer valer su humanidad”.