Citología e Histología

Veterinaria. Aparato respiratorio. Pulmón. Pleura

  • Enviado por: Inazuma
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 86 páginas
publicidad
cursos destacados
Química Orgánica
Química Orgánica
En este curso de Química Orgánica o también conocida como Química del Carbono, nos...
Ver más información

Ejercicios resueltos de Trigonometría Plana
Ejercicios resueltos de Trigonometría Plana
Serie de ejercicios resueltos de Trigonometría Plana

Este curso va ligado al curso actual de...
Ver más información

publicidad

  • tema 39. aparato respiratorio.

  • Pulmón.

  • Vías respiratorias intrapulmonares.

  • Estructura de los bronquios intrapulmonares.

  • Son bronquios extrapulmonares que penetran en el parénquima. En ellos se distingue:

    una mucosa constituida por epitelio pseudoestratificado ciliado parecido en las primeras ramificaciones al de los bronquios extrapulmonares. A medida que se ramifican pasa a ser un epitelio simple cilíndrico ciliado.

    la lámina propia es de tejido conjuntivo con muchas fibras elásticas, que no constituyen una verdadera lámina elástica.

    fibras musculares lisas que se agrupan en una capa espiral en torno a los bronquios. Constituyen el músculo de Reisseisen. La capa que se dispone en torno a la luz está entremezclada con fibras elásticas bajo la lámina propia. Se observa como en progresivas ramificaciones este músculo se va haciendo más delgado hasta desaparecer.

    bajo el anterior, la lámina fibrocartilaginosa, formada por tejido conjuntivo elástico con glándulas tubuloacinares simples mixtas. Las glándulas se reducen en número con las ramificaciones y la disminución del calibre, hasta que llegan a desaparecer (menos en el gato). Además son frecuentes los nódulos linfáticos, sobre todo en el cerdo y en las zonas de ramificación.

    el cartílago está dispuesto en forma de láminas o placas discontinuas, que circundan toda la pared. Están unidas por tejido conjuntivo denso. Este es cartílago hialino, pero en las ramificaciones finales se transforma en cartílago elástico (menos en el gato, en el que es todo cartílago elástico). Las placas se reducen en tamaño y número con las ramificaciones.

    tejido peribronquial, tejido conjuntivo laxo donde predominan las fibras elásticas y que se continúa con el parénquima pulmonar.

  • Bronquiolos.

  • No tienen las estructuras anteriores. Están en relación con la estructura parenquimatosa especial del pulmón. Cuando una rama de un bronquio intrapulmonar entre en un lobulillo pulmonar da un bronquiolo.

    Un lobulillo es la unidad estructural más pequeña delimitada por tejido conjuntivo. Son evidentes en bóvidos.

    Un bronquiolo tiene la siguiente estructura:

    una mucosa con epitelio simple cilíndrico ciliado en las primeras porciones y que se va transformando en epitelio cúbico ciliado o no (en las últimas ramificaciones).

    Según su calibre se diferencian:

    bronquiolos primarios. Su pared consta de una mucosa:

    con un epitelio cilíndrico ciliado con pocas células caliciformes.

    la lámina propia tiene abundantes fibras elásticas y acúmulos linfoides.

    fibras musculares lisas.

    bronquiolos secundarios. La mucosa consta de:

    un epitelio cilíndrico ciliado más bajo. Algunas células no tienen cilios.

    lámina propia.

    fibras musculares lisas.

    bronquiolos terciarios o terminales. Constan de:

    un epitelio cúbico en el que se alternan células ciliadas y no ciliadas.

    fibras musculares lisas externamente y reducidas de calibre.

    En el gato las glándulas se extienden hasta los bronquiolos terciarios.

  • Bronquiolos respiratorios.

  • Aquí comienza la porción respiratoria. La pared está interrumpida en esta porción para permitir que la luz tome contacto con los alveolos y los sacos alveolares.

    Los bronquiolos respiratorios están más o menos desarrollados según la especie de que se trate:

    muy desarrollados en los carnívoros y monos.

    poco desarrollados en los suidos y rumiantes, en los que no existe zona de transición.

    Se caracterizan porque la luz toma contacto con los alveolos gracias a que la pared está interrumpida, aunque el número de interrupciones no es muy elevado. Su estructura es:

    mucosa tapizada por epitelio cúbico sobre una membrana basal.

    capa de fibras musculares lisas.

  • Conductos alveolares.

  • En ellos existe un mayor número de interrupciones en la pared. El epitelio es más bajo, a veces plano. Hay una mínima cantidad de fibras musculares lisas y esta es la última porción donde aparecen. Los espacios desembocan a alveolos o sacos alveolares (reunión de varios alveolos) donde se produce el intercambio gaseoso.

  • Azino respiratorio.

  • Es el parénquima pulmonar ventilado a partir de ramificaciones del bronquiolo terminal.

  • Alveolos y sacos alveolares.

  • Están revestidos por epitelio alveolar. Hay varios tipos celulares habituales:

    el 95% de la población está formada por el neumocito de tipo 1 o célula alveolar tipo 1. Son células planas epiteliales, con un núcleo ovalado. A través de su citoplasma se produce la difusión de gases.

    neumocito de tipo II. Es una célula más voluminosa y grande. Su núcleo hace prominencia hacia la luz. Elabora el surfactante pulmonar (un fosfolípido que impide que el alveolo se colapse). Posee microvellosidades en el polo apical. En posición supranuclear se localizan gránulos de secreción revestidos por membrana. En su interior se encuentra este fosfolípido, disponiéndose en laminillas concéntricas. Los gránulos se denominan cuerpos multilaminares o citosomas.

    macrófagos alveolares. Se localizan en la superficie del epitelio alveolar, teniendo un importante papel como primera barrera defensiva frente a la entrada de polvo, bacterias, toxinas... Tienen gran cantidad de lisosomas con función de eliminación de sustancias.

    Los alveolos están separados entre sí por fibras elásticas, tejido conjuntivo... que forman los septos interalveolares. En este entramado, además se encuentran vasos sanguíneos (capilares), de forma que el aire de la luz alveolar va a pasar a la luz de los vasos. La barrera entre la luz del alveolo y del capilar está formada por:

    surfactante.

    citoplasma de los neumocitos de tipo1.

    membrana basal.

    membrana basal de los capilares.

    epitelio vascular.

    Entre la membrana basal del epitelio y del capilar no existe tejido conjuntivo para favorecer la difusión de los gases.

    A veces los alveolos presentan poros alveolares para comunicar los alveolos entre sí. De esta forma, si se colapsa una vía, existe una vía colateral que facilita en cierta medida la llegada del aire. Esto representa un problema por el paso de bacterias a otros territorios.

  • Estructura del pulmón de las aves.

  • A partir de los bronquios principales surgen los mesobronquios y los bronquios secundarios. Los mesobronquios conectan con sacos aéreos, que son estructuras membranosas que no intervienen en el intercambio gaseoso pero si como reservorio de gas.

    Los bronquios secundarios dan bronquios terciarios, que vuelven a los secundarios. Estos van a desembocar en los atrios y de aquí surgen capilares aéreos (sin intercambio gaseoso). Al final todo este sistema desemboca en los sacos aéreos.

    Los bronquios secundarios y mesobronquios poseen un epitelio cilíndrico simple ciliado, los terciarios epitelio simple cúbico y los capilares aéreros epitelio plano.

  • Pleura.

  • Es un saco seroso que protege al pulmón. Está formado por dos láminas:

    parietal.

    visceral.

    Entre ambas se encuentra un espacio virtual o cavidad pleural. En ella normalmente se encuentra una mínima cantidad de transudado y algunas células. En condiciones patológicas su contenido aumenta hasta llegar a colapasar los movimientos del pulmón por adherencias.

    En su estructura se ven las capas típicas de una serosa:

    mesotelio hacia la cavidad pleural.

    tejido conjuntivo denso de mayor grosor en la capa parietal.

    Protege el pulmón y permite desplazamientos.