Citología de muestras no ginecológicas obtenidas por punción

Ginecología. Obstetricia. Punción. Muestra citológica

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 2 páginas
publicidad

CITOLOGÍA DE MUESTRAS NO GINECOLÓGICAS OBTENIDAS POR PUNCIÓN

TEMA 1: TÉCNICA DE PUNCIÓN-ASPIRACIÓN CON AGUJA FINA (PAAF)

- Introducción

Esta técnica es un método que se emplea en el diagnóstico citológico de muestras no ginecológicas basado en la punción con agujas de fino calibre de masas orgánicas de las que se extraen mediante aspiración, células o líquidos que posteriormente serán sometidos a un estudio citológico completo.

Dicha punción puede ser dirigida a través de algún aparato de imagen como son las ecografías, las radiografías, el TAC, etc.…

Este método actualmente es utilizado ampliamente en diferentes especialidades clínicas debido a que presenta varias ventajas entre las que destacan:

  • Ser una técnica sencilla de realizar.

  • Tener un amplio espectro de aplicación, ya que sirve tanto para masas palpables como no palpables e incluso para las localizadas muy profundamente.

  • Presenta escasas complicaciones al ser utilizada.

  • Posee una alta especificidad diagnóstica.

  • Es una técnica rápida.

  • Es una técnica barata.

  • - Casos en los que está indicada la aplicación de la PAAF

    En general la técnica por PAAF está indicada en el diagnóstico de cualquier masa palpable o no palpable que se pueda visualizar con técnicas de imagen; por tanto cualquier órgano, en principio, puede ser blanco de la PAAF.

    Los órganos palpables que con mayor frecuencia son puncionados mediante esta técnica son: Mama, tiroides, ganglios linfáticos, glándulas salivales, piel, tejidos blandos y próstata.

    Por su parte los órganos no palpables que se puncionan con control ecográfico o TAC son por orden de frecuencia los siguientes: Pulmón, mediastino, hígado, páncreas, riñón, ovario, etc.…

    Entre las indicaciones diagnósticas principales para las que se utiliza la PAAF destacan:

  • La diferenciación de un proceso tumoral de uno no tumoral.

  • La diferenciación entre un tumor benigno o maligno.

  • El diagnóstico de neoplasias malignas.

  • Para la identificación de recidivas tumorales.

  • Para la identificación de metástasis.

  • Para el establecimiento del estadio de las neoplasias.

  • El diagnóstico de procesos inflamatorios agudos con el fin de realizar posteriormente cultivos.

  • La inflamación crónica granulomatosa en la que se produce tejido granulomatoso como puede ser el tejido conjuntivo joven que se forma en la curación de heridas o en las úlceras.

  • El diagnóstico de amiloidosis (acumulación o depósito de sustancia hialina, la cual tiene una naturaleza albuminoidea).

  • Además en cada órgano en particular existen unas indicaciones específicas para que esta técnica sea utilizada.

    La PAAF se emplea bastante en pediatría, ya que es una técnica muy útil tanto en lesiones palpables como profundas al no requerirse en la mayoría de los casos cirugía.

    Solamente en el caso en el que el niño sea poco colaborador se produce la sedación superficial de la zona a puncionar.

    - Situaciones en las que no es aconsejable realizar una PAAF

    Las contraindicaciones se subdividen en 2 tipos según su naturaleza:

  • Contraindicaciones absolutas: Cuando exista la posibilidad de una diátesis (predisposición hemorrágica) no es aconsejable realizar esta técnica. Esta situación suele darse cuando la punción se vaya a efectuar en órganos situados muy profundamente en el cuerpo humano y que se visualicen muy mal.

  • Relativas:

  • Cuando haya una difícil accesibilidad a la zona que se quiera puncionar.

    Cuando la lesión posea un tamaño muy pequeño.

    Cuando el paciente presente un mal estado físico o psíquico.

    Cuando el paciente sea un niño muy pequeño.

    Cuando la lesión se presente en el ganglio carotideo.

    Cuando el enfermo presente trastornos en la coagulación sanguínea.

    Cuando el paciente presente hidatidosis (quiste hidatídico).

    Cuando la persona presente tos incontrolada.

    Cuando exista la posibilidad de un proceso infeccioso.

    Cuando exista la posibilidad de extender células tumorales durante el trayecto de la punción.

    Cuando el paciente pueda presentar reacciones del sistema nervioso parasimpático.

    Cuando se de la posibilidad de una perforación en el intestino.