Cinco semanas en globo; Julio Verne

Literatura universal contemporánea siglo XIX. Novela de aventuras. Viajes en globo. Argumento

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 2 páginas
publicidad

RESUMEN

"El 15 de enero de 1862, el prestigioso diario británico Daily Telegraph se hacía eco de la siguiente noticia: 'Desde que el doctor Barth siguiera hasta el Sudán el camino trazado por Clapperton y Denham, o Livingstone viajara desde el cabo de Buena Esperanza hasta la cuenca del Zambeze, y los capitanes Burton y Speke, con el descubrimiento de los Grandes Lagos del interior, abrieran nuevas rutas a la moderna civilización, ninguna hazaña semejante había sido llevada a cabo.' "

El doctor Samuel Fergusson, sabio y explorador inglés, acompañado por su criado Joe y por su amigo Dick Kennedy, que ve la propuesta como un desatino y, antes de partir, intentará convencer al doctor de que desista, decide atravesar el continente africano, de Este a Oeste, para de paso, acrecentar los conocimientos sobre el continente negro que hasta ese momento sólo era conocido de modo fragmentario, usando un globo hinchado con hidrógeno.

Un dispositivo de su invención, que permite subir o bajar a voluntad sin perder gas o echar lastre en busca de corrientes favorables, convierte al globo en un aparato dirigible, el globo Victoria.

La idea de este viaje es unir las exploraciones realizadas por Burton y Speke en África oriental con las de Heinrich Barth en las regiones del Sahara y Chad y hallar las fuentes del Nilo.

El doctor Samuel y sus acompañantes, son trasladados a bordo del buque Resolute hasta la isla de Zanzíbar, lugar de partida. Siendo recibidos por el cónsul ingles y en donde los isleños, fanáticos intentan sabotear el inicio de su aventura.

Al inicio de su aventura, Kennedy sufre de fiebres, que son solucionadas por el doctor elevando el globo por encima de las nubes.

En la ciudad de Kazeh, donde toman tierra, el doctor es conducido al palacio del sultán para sanarlo, de vuelta al globo, una muchedumbre fanática le persigue, iniciando el ascenso con el hechicero de la tribu agarrado al ancla del “victoria”.

Cuando avistaron las montañas de Luna, cerca del lago Tanganica se dispusieron a tomar tierra, enganchando el ancla de la aeronave en los colmillos de un elefante que les remolcó a lo largo de hora y media hasta que Kennedy le dio muerte, dándose un festín con su carne.

Las siguientes etapas llevan a los viajeros a descubrir la fuente del Nilo, Lago Victoria y posteriormente a los montes Auriferos, donde rescatan aun misionero, sacerdote lazarista, de manos de unos salvajes, aunque esta acción les lleva a perder gas y lastre. El misionero muere posteriormente.

Después de diez días de travesía y con los acontecimientos ocurridos, escaseaban las provisiones de agua a bordo del globo y el terreno y el paisaje no les eran favorables para poder aprovisionarse.

Dentro de su desesperación por conseguir agua siguen una nube, llegando a ver otro globo como “el victoria” que resulta ser un espejismo y bajan a reponer agua a un oasis agotado. Los componentes de la expedición estaban sedientos y agotados, y para colmo el soplete del globo se apagó por la falta de agua.

La providencia les lleva de un golpe de aire hasta las proximidades de un oasis donde sacian su sed y reponen su hambre.

Cuando llevan veinticinco días de viaje llegan a la orilla del lago Chad donde fueron atacados por una bandada de pájaros quebrantahuesos que consiguieron rasgar la tela del globo y tienen que tomar tierra. Joe sale a explorar la zona del lago donde se han refugiado y se pierde, mientras el doctor y Kennedy no quieren abandonar el lugar sin su compañero aunque se esta levantando un huracán. Joe consigue regresar al globo, anteriormente ha sido perseguido por unos jinetes.

En la siguiente escala de su viaje, los aventureros llegan al rio Níger, donde de nuevo vuelven a tener problemas con el globo que van solucionando arrojando lastre, no pudiendo volar muy alto. Allí son atacados por una tribu de jinetes sanguinarios, “los Talibas“ que les persiguen hasta llegar al río Senegal, en un globo ya muy maltrecho, que perdía altura y con la barquilla que iba golpeando el suelo dando tumbos. En esta situación, se ven obligados a atravesar el abismo que forman las cataratas de Gouina.

Al otro lado de las cataratas, se encontraba un destacamento de soldados franceses, que al ver a los aventureros se aprestaron a ayudarles a descender de lo que quedaba del globo, ayudándoles a salir de las aguas del rio Senegal. Mientras, la aeronave se perdía sumergida en sus aguas.

Los aventureros fueron trasladados a un puesto provisional, donde fueron agasajados y donde se levantó, por parte de los oficiales franceses acta de su llegada a las cataratas de Gomina concluyendo así su aventura, que se prolongo a lo largo de cinco semanas por el continente africano.

Habían conseguido culminar su aventura enfrentándose al destino con coraje, decisión y sin perder la fe en ellos mismos, en su ciencia y con la ayuda de la providencia.

Catorce días después, tras recorrer en un pequeño barco de vapor el río Senegal hasta su desembocadura, llegaron a Sant Luis, donde después de una recepción dada por el gobernador, partieron en una fragata rumbo a Inglaterra.

Después vuelven a Inglaterra donde son recibidos con entusiasmo por la Real Sociedad Geográfica, con tiradas especiales de los principales periódicos europeos y ganan la medalla de oro por la mejor aventura del año 1862.