Ciencias relacionadas con la comunicación

Ciencias sociales. Psicología. Sociología. Antropología. Lingúistica. Sociedad

  • Enviado por: RHO
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 4 páginas

publicidad
cursos destacados
Introducción a la Industria de la Música
Introducción a la Industria de la Música
Curso introductorio a la industria musical, con información general de cómo está estructurado el negocio de la...
Ver más información

Trading FOREX con Price Action
Trading FOREX con Price Action
Con nuestro curso de Trading Forex aprenderás a negociar cualquier par de monedas en diferentes ambientes y marcos de...
Ver más información

publicidad

CIENCIAS RELACIONADAS CON LA COMUNICACIÓN

En la práctica, todas las ciencias guardan alguna relación con la comunicación, si consideramos que su proceso de aprendizaje es semejante al de ésta; sin embargo, sólo nos referiremos a las ciencias vinculadas en forma estrecha con la disciplina que nos compete.

Las ciencias sociales orientadas al estudio de los valores, las formas de vida, las posiciones ideológicas y las estructurales de la humanidad son las siguientes: psicología, antropología, sociología, filosofía y lingüística.

  • Psicología y comunicación

Conviene destacar que la psicología estudia el proceso de la comunicación en varios niveles: individual, interpersonal, grupal y masivo. El nivel individual se refiere a la capacidad del hombre como canal, que sintetiza y simboliza la realidad. El nivel interpersonal trata la relación entre dos personas comunicantes de acuerdo con sus capacidades. El nivel grupal se ocupa de las relaciones entre los miembros de una organización, así como las formas de comunicación y desarrollo que surgen en los grupos. El nivel masivo implica el uso de los conocimientos de la psicología dirigidos a los efectos de los medios masivos de comunicación en el individuo; aplica sus principios al estudio de la publicidad, la propaganda, la opinión pública, etc., tanto para explicar las reacciones que provocan los mensajes masivos en los receptores como para analizar el papel de la comunicación masiva en la sociedad.

Por tanto, la psicología guarda una estrecha relación con la comunicación, puesto que mientras la primera se dirige al análisis de la personalidad, la segunda implica la formación de estereotipos, vinculados de alguna manera con la psicología. Así, el medio social y, en consecuencia, la influencia de los medios de comunicación masiva afectan la personalidad.

  • Antropología y comunicación.

Las corrientes antropológicas de mayor relevancia son: el funcionalismo, el estructuralismo y el estructural-funcionalismo.

El funcionalismo sistematiza el estudio de las comunidades contemplando el tipo de funciones que surgen en ellas para subsistir. Implica un sistema social tienen la tendencia a mantener al máximo el equilibrio y la cohesión; no contempla disfunciones que perjudiquen al sistema, sólo examina lo positivo, por lo que llama desviaciones a lo negativo, y se aboca a la consecución de funciones universales.

El estructuralismo es una corriente intelectual caracterizada por aplicar a los hechos humanos y sociales el concepto de estructura, tal como lo elaboró la lingüística. El estructuralismo, como método, visión o concepción ideológica ha sido introducido en diversas disciplinas, entre ellas, la antropología, la sociología, la crítica literaria y la psicología.

El estructural-funcionalismo es una de las corrientes más relevantes del siglo XX. Esta teoría nos permite determinar en qué circunstancias y condiciones, en un medio, espacio y tiempo determinados, el hombre se ha comunicado a través del tiempo, hecho que vincula a la antropología con la comunicación.

  • Sociología y comunicación.

La sociología estudia la realidad social y el conjunto de fenómenos sociales. Esta disciplina puede estudiarse desde dos puntos de vista: el normativo, es decir, analizar lo que debe ser, y lo que realmente es.

Ahora bien, la sociología tiene vínculos estrechos con la comunicación en todos los ámbitos del contexto social, pues no puede haber sistema social si no hay comunicación. La sociología implica diversos estatus o posiciones del individuo dentro del sistema social, de acuerdo con su edad, sexo, hábitat, escolaridad, religión, ideología, posición política, ingresos económicos, etcétera.

Es importante destacar que la presencia de los medios de comunicación masiva en nuestra vida cotidiana constituye un importante fenómeno que la sociología pretende analizar con el fin de explicar sus efectos en la evolución de la sociedad contemporánea.

  • Filosofía y comunicación.

La palabra filosofía significa, etimológicamente, "amor por la sabiduría". La filosofía sería la contemplación reflexiva del universo, y la sabiduría, el conocimiento de la verdad, la ciencia absoluta adquirida por la reflexión.

Ahora bien, varios filósofos han abordado el tema de la comunicación al referirse a las siguientes interrogantes: ¿Por qué se comunica el hombre? ¿Realmente se comunica? ¿Cómo se comunica con el mundo? ¿Cómo lo perciben los demás? ¿Cómo logra comunicarse?

Platón sostiene que la comunicación es imposible, ya que el conocimiento es imposible; "si yo te digo —quiero decir— algo a ti y tú ya lo sabías, entonces no hay comunicación; pero si no lo sabías, es que no te habías comunicado".

Aristóteles antepone la razón a la ciencia. Señala que para que el hombre se
comunique es necesaria la presencia de un orador y de un público que muestre interés en escucharlo y, desde luego, que el orador tenga algo que comunicar.

  • Lingüística y comunicación.

La lingüística es la ciencia que estudia todos los aspectos de las lenguas, su origen, evolución, características, utilización, y relación.

El lenguaje es universal, ya que permite una gran diversidad de formas ü maneras de expresión que inducen el establecimiento de la comunicación. La estructura del lenguaje, en su calidad de modo de comunicación, se relaciona con otros elementos de particular relevancia; por ejemplo: el predominio del sentido emotivo, esto es, que la comunicación lingüística, como cualquier comunicación, tiene un carácter anticipatorio, de ahí que se adelante a los hechos.

La. lingüística estudia el lenguaje en sus dos ramas principales: el habla y la escritura; no obstante, los lenguajes oral y escrito son tan sólo algunos de los múltiples lenguajes que el hombre utiliza para comunicarse.

La expresión verbal es una forma directa de hacer llegar un mensaje, a pesar de que el sujeto no esté físicamente frente a su interlocutor. El empleo de la voz como medio de comunicación produce importantes efectos, pues sus vibraciones son capaces de conmover y emocionar a una audiencia.

La palabra escrita, por su parte, es otro medio de comunicación valioso, cuyo propósito fundamental es dejar huella y registro de mensajes que pueden referirse a un pasado remoto o cercano y a sucesos de actualidad, e inclusive a especular sobre lo futuro. Es obvio que este medio implica mayores exigencias, en
cuanto a redacción y estilo, que la expresión oral, puesto que la escritura permite afinar el mensaje y en consecuencia incrementa las posibilidades de estructurar un contenido, lo que evita confusiones respecto al significado.

Por tanto, el lenguaje es el vehículo de comunicación más eficiente, en cualquiera de sus formas y maneras de expresión; de ahí que el lenguaje y la comunicación vayan de la mano.

  • Semántica y comunicación.

La semántica es la ciencia que estudia el significado de las palabras o los signos; es decir, el contenido semántico se refiere al significado de los signos.

Con base en la semántica, y considerando al emisor del proceso comunicativo, la comunicación lingüística se clasifica en denotativa y connotativa. Es denotativa cuando los objetos referentes se enuncian en una forma próxima a su realidad, por lo que el uso común del lenguaje y el uso científico son básicamente denotativos.

Hoy la denominada incomunicación humana obedece en gran media a la falta de precisión en las palabras.

La finalidad de la comunicación lingüística es connotativa cuando uno o varios elementos de la lengua se utilizan de tal manera que proyecten tanto el contenido único aceptado como norma en su estructura superficial, como otro o varios más que incrementan su variabilidad de mensajes.

El hombre tiene suficiente capacidad para manejar un sinfín de significados; sin embargo, la lingüística le indica cómo éstos se relacionan con su realidad concreta; por consecuencia, cuando el número de significados con base en las experiencias y nivel sociocultural de un individuo es muy amplio, su capacidad de comunicación será también amplia.