Ciencias para el mundo contemporáneo

Antropología. Filosofía. Evolución. Primates. Homo sapiens

  • Enviado por: Mariló
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad
publicidad

¿QUÉ NOS HIZO ESPECÍFICAMENTE HUMANOS?

El concepto clave que hizo posible el paso del tímido origen de la vida, hace 4000 millones de años, a la increíble variedad actual, es la evolución.

Existen dos tipos de pruebas que apoyan la evolución:

  • Las biológicas, que se basan en organismos actuales. Algunos ejemplos son los huesos de las extremidades de animales tan diferentes como el murciélago, la ballena y el ser humano; su disposición y estructura son tan semejantes que es inevitable pensar que se trata de adaptaciones de una única anatomía aunque sus funciones sean muy diferentes.

  • También están los órganos vestigiales o partes del cuerpo sin ninguna utilidad en la especie actual (el ser humano tiene más de 100 estructuras vestigiales, desde el apéndice hasta las vértebras del coxis, vestigio de nuestros ancestros con rabo).

    Pero la prueba definitiva de la evolución es el hecho de que todos los organismos vivos posean el mismo sistema de transmisión de la información, el ADN, y compartan las mismas proteínas y reacciones químicas.

  • Las paleontológicas, que están apoyadas en los fósiles. Gracias a los grandes descubrimientos realizados en este campo, se ha podido construir el árbol de la vida en el que a partir de un antecesor común surgieron las arqueas (seres unicelulares que viven en ambientes extremos), las eucariotas (con núcleo definido) y las procariotas (sin núcleo definido).

  • El naturalista británico Charles Darwin (1809-1882) propuso como mecanismo para explicar la evolución, la selección natural, basada en la supervivencia de los más aptos.

    Jean Baptiste de Lamarck (1744-1829) propuso que las especies variaban al adquirir nuevos órganos para solucionar nuevas necesidades o ansias de adaptación. Decía que los caracteres adquiridos en vida son heredables, afirmación que hoy sabemos que es falsa.

    Darwin no entendía por qué había cachorros más resistentes que otros. Posteriormente se describió el mecanismo de la herencia de caracteres paternos y maternos, hoy llamados genes. La variabilidad es la materia prima sobre la que actúa la selección natural. Esta teoría, unido a la genética, se ha llamado neodarwinismo o teoría sintética de la evolución. Para que una nueva especie se origine a partir de otra hace falta aproximadamente un millón de años. Para que esto suceda, la manera más fácil es que una especie quede aislada del resto. En ese caso, las mutaciones que se produzcan, se propagarán con eficacia, debido al pequeño número de individuos. Gracias al estudio de fósiles hemos podido ver que la aparición de una nueva especie es posible por macromutaciones, que cambian muchos rasgos a la vez.

    La selección artificial es la que ha realizado el ser humano, seleccionando en los animales y plantas domésticas aquellas características que considera favorables, permitiendo durante generaciones que solo los ejemplares con las características deseadas se reprodujesen.

    Continuamente surgen y desaparecen especies, pero hay periodos en la evolución del planeta en que el ritmo de renovación se incrementa. Cuando hay una pangea (agrupaciones de todos los continentes existentes en una época) el número de especies es menor, la vida es menos diversa, y cuando los continentes está separados, existe más diversidad de especies. Este hecho se explica porque si los continentes están unidos, las especies tienden a eliminarse por competencia y la vida se empobrece. Por el contrario, cuando hay más continentes, surgen nuevos ambientes y el número de especies crece; esto se denomina radiación evolutiva.

    Constantemente se están extinguiendo especies, pero ha habido al menos cinco momentos de desaparición de muchas especies, las extinciones masivas.

    La gran extinción tuvo lugar hace 252 millones de años. Hay autores que afirman que desaparecieron la mitad de todas las especies que existían en la Tierra. La hipótesis más reciente la achaca a una catástrofe por anoxia (falta de oxígeno en el agua marina) provocada por el calentamiento de la atmósfera, tras una larga etapa de intenso vulcanismo, causando un efecto dominó:

    Vulcanismo - calentamiento - anoxia - extinción masiva

    La extinción más famosa tuvo lugar hace 65 millones de años, en la cual, se extinguieron los dinosaurios además de muchas otras formas de vida. Su causa fue la caída de un asteroide del tamaño de una montaña en el sur de México que generó una catástrofe ambiental: tsunamis gigantes, incendios en toda la Tierra, grandes cambios de temperatura que exterminaron a las especies que necesitaban más comida y una temperatura más estable, entre ellos a los dinosaurios.

    Hay algunas especies que han soportado cuatro extinciones masivas, como es el caso de las cucarachas, que aparecieron hace 300 millones de años. La explicación es que los dinosaurios herbívoros comen vegetación, y los carnívoros, a los herbívoros. Los pequeños mamíferos y las aves ocupan una posición marginal. Tras la caída de los meteoritos desaparece la fotosíntesis y, por tanto, la vegetación; sólo sobreviven animales que coman semillas o insectos comedores de carroña. Cuando reaparece la luz, las semillas germinan y nacen las plantas; la cadena trófica se estructura con las especies supervivientes.

    Hace 8 millones de años se comenzó a romper África en dos partes iguales por las corrientes conectivas del manto que mueven los continentes. Éste cambio modificó el clima oriental de África oriental, y convirtió a la selva en sabana. En la selva vivían grupos de primates, los antecesores de los homínidos, a la que pertenecemos los humanos. El cambio climático impulsó a algunos de estos animales a modificar sus hábitos: para recoger alimento en la sábana, que es un paisaje abierto, la postura bípeda es mucho más ventajosa que la cuadrúpeda. Hace 4 millones de años ya había seres bípedos, los primeros Australopithecus. Pequeñas poblaciones de estos homínidos se extendieron rápidamente por toda África.

    Hace 2,3 millones de años apareció en África oriental el primer fabricante de herramientas, el primer ser humano: Homo habilis. Hace 1,8 millones de años aparece otro homínido, Homo ergaster (=trabajador), el gran viajero. Salió de África y hace 1,5 millones de años ya había llegado a Indonesia y China. Más tarde apareció Homo erectus (=bípedo). Es un homínido alto, que llega a medir hasta 1,80 m, es carnívoro y domina el fuego. Persistió hasta hace 50.000 años. Los últimos homínidos, Homo neanderthanlensis y Homo Sapiens (la especie a la que pertenecemos) aparecieron hace 200.000 y poblaron Europa. Más tarde desapareció neandertalense y Homo sapiens heredó toda la Tierra.

    ¿QUÉ NOS HIZO ESPECÍFICAMENTE HUMANOS? .

    1