Ciencia y Tecnología en la Edad Media

Contexto histórico. Desarrollos científicos y tecnológicos. Matemáticas. Astronomía. Medicina. Química. Influencia musulmana. Técnicas pesqueras y agrícolas medievales. Arado de rueda

  • Enviado por: Guilermo
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 11 páginas
publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

publicidad

INTRODUCCIÓN (CONTEXTO HISTÓRICO)

Desde principios del siglo XIV, quizás antes, la dinámica de desarrollo económico y de estructuración de la sociedad civil que había caracterizado a la mayor parte de las regiones peninsulares se paralizó. Y la paralización se convirtió en un proceso de ruptura que afectó, al mismo tiempo, a la economía, tanto a los sectores de la producción como del comercio, y tuvo repercusiones determinantes en la estructura social. Pandemias pestilencias y una acelerada recesión demográfica, transformaciones profundas en los cuadros de la vida material y en las formas de sociabilidad, urbana y rural, o la dureza de la vida cotidiana y la exasperación de los comportamientos colectivos caracterizan un largo período de crisis en la historia de las “Españas medievales”.

¿Se podría hablar de una primera crisis general, o una simple fase de recesión? Desconfiemos de las fórmulas, a condición de no relativizar los esquemas interpretativos de los historiadores cuando éstos significan intereses disciplinarios diferentes y orientaciones culturales opuestas. Como fórmula, al menos, la crisis del feudalismo tiene la ventaja de llamar la atención sobre el funcionamiento mismo del sistema económico procedente y su transformación posterior. Con todo, el concepto crisis no debe ser entendido en términos de ruptura total, cambio estructural completo o violenta descomposición de las sociedades peninsulares. La transición de la vieja sociedad medieval a la nueva sociedad moderna fue vivida con dramatismo y violencia, pero no representó el trauma del cambio que de un solo golpe destruye todos los vínculos y obliga a los hombres a reconstruir desde la nada. Más bien es necesario observar los siglos XIV y XV como un período en que se bloquean las relaciones del cuerpo social, se modifican los mecanismos productivos e ideológicos hasta entonces operantes. Pero también un período en que se reagrupan las energías y la creatividad, se recomponen los sistemas de valores y se producen más precisas estratificaciones y más pronunciadas diferencias entre las clases sociales.

Experiencias imprevisibles no implican, evidentemente, comportamientos y decisiones producto de un plan determinado ni respondían a una voluntad planificada de sustituir contextos estructurales antiguos por otros más robustos y estables. En realidad, esta crisis fue vivida por varias generaciones y, con toda probabilidad, ninguno de sus contemporáneos tuvo de ella una percepción sintética global, excepto la vivencia casi diaria de las guerras, las epidemias o las carestías repetidas periódicamente durante más de un siglo. La me memoria colectiva del período es puntual pero diversificada y, interioriza más la multiplicidad y complejidad del proceso que la crisis general del sistema. Los documentos por otra parte nunca demasiado abundantes, son con frecuencia contradictorios entre ellos. Una fase es observable sólo en un área, pero no en otra, o bien es desmentida por un movimiento de signo opuesto en los años inmediatamente sucesivos. Esto impide abordar la crisis bajo-medieval como algo homogéneo. Obliga a diferenciar en cada fenómeno las particularidades de ritmo, de profundidad y de consecuencias, los sobresaltos de la coyuntura, los desfases entre estructuras, los desequilibrios entre región y región. Por debajo de las grandes tendencias y de las fluctuaciones seculares, la crisis multiforme reenvía a oscilaciones de menor amplitud, a transformaciones sectoriales o regionales de mayor entidad. Más que la cantidad, obliga, en una palabra, a observar la calidad del cambio, es decir, los puntos más relevantes de ruptura y de transformación.

Admitamos, una crisis profunda, de contornos geográficos imprecisos y de manifestaciones dispares, en un sistema bloqueado por permanencias feudales y demasiado rígido para evita las catástrofes de tipo maltusiano. Pero más que los signos destructivos, retengamos la imagen de la buena salud de los señoríos, la diversidad de los espacios regionales, el desigual empuje de los mercados de consumo o de exportación, el déficit estructural de los intercambios exteriores o la relativa hambre de buena moneda. Son éstos rasgos de un sistema propiamente peninsular, imposible de erigir en modelo, sobretodo cuando la salida de la crisis tiene lugar en un contexto de crecimiento económico más que de reconstrucción.

Con un mínimo de agitaciones y de tensiones, los componentes del cuerpo social de vuelven a encontrar en su lugar, recomponen sus economías y sus rentas o los mecanismos del poder. Como si todo siguiera igual, ésta es la imagen que nos ofrece en constante reequilibrio de las fuerzas políticas. La iglesia es una de ellas, evidentemente. Ni en los peores mementos de la crisis renuncia a mantener la plenitud de su potencia territorial, a aconsejar al príncipe, menos sacralizado que en tiempos pasados pero no menos dividido que el resto de sus colegas europeos, a guiar y encuadrar al pueblo. A pesar de su profunda renovación, lo que se podría denominar la sociedad civil, agregado de señoríos territoriales renovados, de linajes urbanos y ciudades de realengo, de colegios eclesiásticos, de cuerpos de oficios y de artesanos e incluso de pequeñas comunidades aldeanas, mantiene la iniciativa de recuperación y enderezamiento. La nobleza, aunque haya perdido muchas de sus prerrogativas feudales, consigue aumentar sustancialmente su base territorial. Al servicio del rey o del estado, simple etapa en un proceso secular comenzado mucho tiempo atrás y destinado a culminar mucho más tarde, mantiene intacto su prestigio. Pero la idea de nobleza, espejo de príncipes y de grupos sociales ascendentes y renovados, aumenta su fuerza de atracción sobre todo aquellos que pretenden cualquier tipo de ambición social. Hasta el punto de que el estado burgués aparece inevitablemente devaluado, transitorio. Delicada situación donde se coloca el problema de la oligarquía urbana como grupo de hombres de gobierno y de acción económica, el fenómeno de la traición de la burguesía o el retorno a la tierra, que no es más que el apogeo de un movimiento en curso desde mediados del siglo XIII.

Si queremos entender las Españas del siglo XV, las formaciones sociales que se crean tras la salida de la crisis, es necesario pasar de los círculos de lo sociedad civil a los de la sociedad política, el grupo restringido de los consejeros influyentes, de los señores del reino y de todos aquellos que participan en el ejercicio del poder público. Hay que entrar en la esfera del estado, el estado la monarquía y de los estamentos, con su dinámica centralizadora, su personal, su ideología, sus medios de coerción y de propaganda. Un organismo cuya fuerza renovadora, impresionante eficacia y modernidad, no es una novedad sino una progresión. Se puede pensar que en el movimiento iniciado desde 1250 alcanza ahora su apogeo pese a que esté atravesando por brutales conmociones, sensible a todo tipo de resistencias, de oposiciones violentas o subterráneas de la sociedad civil, de la existencia de contrapoderes e incluso, de estados concurrentes cuyo equilibrio no está garantizado de entrada. Fenómenos de bloqueo que, hasta a fecha, han proporcionado imágenes y claves explicativas, aparentemente estructurales y permanentes en la larga duración, el ascenso incontenible de los señores feudales y hasta la señorialización general de la sociedad, un paradigma de conflictividad social siempre bipolar y de lucha de clases señores-campesinos, derivado en esencia de los paradigmas anteriores, y la imagen final de la monarquía absoluta, feudalismo centralizado bajo el hilo conductor del estado moderno, a finales del siglo XV.

Sin embargo, lo que nos resalta con nitidez es que este estado, cuya soberanía de justicia y de ley no ofrece duda, tiene poco que ver con el absolutismo. Incluso el estado de los Reyes Católicos se parece más a las formas de sociedad políticas de principios del siglo XIV que a la organización estatal de finales del XVI. Como la economía, como la sociedad de la época, este estado del siglo XV es una reconstrucción, una recuperación pese a su debilidad relativa. Debilidad frente a los grandes, que ninguno de los cuales puede hacer frente al rey, pero suficientemente poderosos para hacerle frente coaligándose, o frente a la sociedad política. Pero la debilidad mayor que se encuentra en el comportamiento de la corona respecto del país legal (la sociedad civil) y de la peculiar manera en que ambos sintonizan o entran en conflicto. Sin duda no hay que ir demasiado lejos por esta vía y pasar mecánicamente del cliché de estado todopoderoso al no menos ficticio de estado impotente. Porque esta sociedad civil tan diversa por sus costumbres, sus instituciones, sus lenguas, sus fueros e intereses divergentes, acepta el proceso de concentración, la unidad y la indisolubilidad de la soberanía monárquica.

DESARROLLO:

-CIENCIA Y TECNOLOGÍA EN LA SOCIEDAD MEDIEVAL

La Alta Edad Media, desde un punto de vista científico, resulta estéril, pues apenas ay avances científicos, pero desde un punto de vista tecnológico, se podría decir, q hubo diferentes aportaciones, de las cuales las mas importantes las realizo el campesinado: como el perfeccionamiento del arado común o romano, en uno mas moderno llamado charrúa o arado de ruedas, que permitía hacer un surco mayor y mas profundo, ahorrando tiempo a las trabajadores, por su fácil maniobrabilidad, y mejorando sin ninguna duda el cultivo. Se difundió el molino hidráulico, que consistía en el mismo sistema que el molino eólico, pero utilizaba la fuerza del agua a diferencia del eólico que utilizaba la del viento, y era mas productivo, haciendo así que la mayoría de las aldeas poseyeran uno propio a finales del siglo X. Pero no todo quedo ahí, la invención de las herraduras o de la collera impuso un gran avance en el sector agrícola, pues las herraduras facilitaban el trabajo de los caballos, mulos.., protegiendo así sus pezuñas y haciendo que rindieran mejor. La collera, obtuvo mayor aplicación en los mulos o en los burros, haciendo q su rendimiento se triplicara, pues utilizando este instrumento, se le facilitaba al animal una mayor consistencia, además, hacía que su esfuerzo se centrara en los omoplatos y en el tórax, facilitando el trabajo al animal y reduciendo su fatiga.

Estas innovaciones técnicas aportaron grandes mejoras económicas en el sector de la agricultura, y propicio los mercados, pues se incremento notablemente la producción en los campos, produciendo así numerosos excedentes que los campesinos vendían en el mercado. Para facilitar la venta en los mercados, se creo la carreta de caballos, sustituyendo la actual carrera tirada por bueyes por esta tirada por caballos. Todo esto implico que la sociedad avanzara, las ciudades crecieran y aparecieran numerosos oficios necesarios para abastecer las necesidades económicas del campesinado, aparecieron oficios como los aserradores, guarnicioneros, constructores de carros…, aumentando así la ciudadanía y se noto una leve mejora en la calidad de vida de estas.

No todas las aportaciones las realizo el campesinado, la influencia arábiga, consecuencia de la invasión de estos, proporciono grandes avances en la ciencia ya que estábamos inmersos en temas religiosos y campos como la medicina no avanzaron en comparación con la medicina árabe, pero su invasión nos doto de numerosos sistemas y avances científicos, así como los guarismos o el álgebra en matemáticas, el astrolabio en astronomía la anatomía del ojo en medicina e introdujeron fármacos como antisépticos o el alcohol. También avanzaron en el campo tecnológico atribuyéndose creaciones como las lentes de aumento la cámara oscura la porcelana…

APORTACIONES CIENTÍFICAS

-Matemáticas: se podría decir que la aportación científica mas importante en la rama de matemáticas fue de Al-Juwarizmi, que allá por el siglo IX introdujo en España, la Alándalus del momento, la numeración arábiga (El sistema corriente de notación numérica que es utilizado hoy y en casi todo el mundo es la numeración arábiga. Este sistema fue desarrollado primero por los hindúes y luego por los árabes que introdujeron la innovación de la notación posicional; en la que los números cambian su valor según su posición. La notación posicional solo es posible si existe un número para el cero. El guarismo 0 permite distinguir entre 11, 101 y 1001 sin tener que agregar símbolos adicionales. Además todos los números se pueden expresar con sólo diez guarismos, del 1 al 9 más el 0. La notación posicional ha facilitado muchísimo todos los tipos de cálculos numéricos por escrito.), esto se debió a un simple hecho: la gran dificultad que representaba realizar cuentas, multiplicaciones o divisiones con los números romanos. Además de los guarismos o numeración arábiga, Al-Juwarizmi, introdujo también del álgebra las ecuaciones de primer grado y las ecuaciones de segundo grado. No solo Al-Juwarizmi mejoro el campo de las matemáticas, claro esta que fue el gran representante pero no el único que introdujo aspectos matemáticos aquí, también otros matemáticos introdujeron las fracciones decimales (todos los números que representen una cantidad inexacta, y que presentan una parte entera y una parte decimal, mismas que se encuentran separadas por la coma decimal) y todas las reglas referente a ellas o para operar con ellas, la prueba del nueve (forma de comprobar si el resultado de una división que uno ha hecho a mano es correcto), y el sistema sexagesimal (es un sistema de numeración posicional que emplea la base-sesenta) y la aplicación de la trigonometría a la corrección del calendario de la época, y así determinar con precisión la sucesión horaria para precisar, en este saco las oras de la oración de los árabes.

-Astronomía: Los árabes aceptaron en seguida el modelo astronómico Tolomeico (Tolomeo planteó un modelo de universo con la Tierra en el centro. Cada cuerpo celeste giraba en un pequeño círculo denominado epiciclo, centrado en un punto que giraba a su vez alrededor de la Tierra en un gran círculo llamado deferente) al que ellos nombraron sistema Almagesto (cuyo significado es el más grande). Los árabes llevaron a cabo numerosas observaciones astronómicas, a diferencia de los astrónomos “Españoles” ellos se sintieron muy atraídos por el cielo y hicieron numerosas comprobaciones, experimentos y observaciones de este. Destacaron numerosos astrónomos, pero los más importantes fueron:

·Azarquiel (1030-1100) siglo XI: astrónomo cordobés cuyo verdadero nombre era Abu Ishaq Ibrahim ibn Yahya al-Zarqalluh, “el de los ojos azules”, hijo de un herrero toledano, fue constructor de instrumentos astronómicos. Sin ni siquiera saber leer ni escribir, introdujo por su cuenta una mejora en un instrumento en el que trabajaba su padre, el astrolabio. Asombrado, el calí Ibn Said le ordenó que fuera a su centro de astronomía donde aprendió a observar e cielo, a realizar anotaciones en tablas astronómicas y estudio de las mejores fuentes de la época: Al-Juwarizmi o Almamud. Cuando Toledo cayó en manos cristianas huyó a Córdoba, donde se convirtió en uno de los mejores astrónomos no solo de su época, sino también de los que haya dado nunca la península Ibérica. Las principales obras de Azarquiel son: las tablas toledanas (basadas en la teoría tolemaica), El tratado de la azalea, la suma referente al movimiento del sol, el tratado de la lámina de los siete planetas (expone que la orbita de mercurio es elíptica, casi seiscientos años antes de que lo dijera Kepler).

·Al-Bitruyi (siglo XII) y Averroes( 126-1198)rechazaron los epiciclos y diferentes del sistema tolemaico y defendieron la teoría de las esferas homocéntricas (cada planeta estaba ligado a las esferas homocéntricas, es decir, que todas tenían el mismo centro: la Tierra; cuyos movimientos ordenados y regulares se combinaban para formar el movimiento de cada uno de los cuerpos celestes por separado. Así admitía tres esferas para el Sol y la Luna, y cuatro esferas para cada uno de los cinco planetas conocidos.

Cada sistema será independiente de los otros. Tampoco existía contacto entre la esfera más exterior de un planeta y la más interior del siguiente. En cambio, las esferas que ordenaban el movimiento de cada planeta actuaban en conjunto) tal y como en un futuro concibieron Eudoxo y Aristóteles. Estos dos personajes de la historia científica arábiga, no fueron de los más reconocidos, apenas existe información acerca e ellos.

-Medicina: en este campo los médicos árabes no aportaron grandes avances ya que su religión, la religión islámica, prohíbe la disección de cadáveres humanos, así que los médicos árabes se limitaron a aceptar los conocimientos aportados por los griegos, aunque esto no impidió que realizaran avances, ya que mediante la observación, la atención de los hechos que ocurrían a los heridos y, claro esta, la realización de alguna disección oculta les permitió llevar a caco cierto numero de descubrimiento, algunos con gran importancia como son los descubrimientos de la anatomía del ojo o la circulación menor de la sangre (estas aportaciones no fueron superadas hasta mediados del siglo XVII).

Otras realizaciones importantes se llevaron a cabo en los campos de óptica (como se da por sabido, los pueblos árabes se encuentran sobre todo en zonas deserticas, donde el polvo y el exceso de luz pueden llegar a originar frecuentes enfermedades oculares, lo que les obligo a ocuparse o a investigar la zona ocular) y de cirugía (que tradicionalmente las practicas quirúrgicas se dejaban a manos de los barberos, que se encargaban de llevarlas a cabo). Pero a principios del siglo XI, Abu-l.Qasim (nacido en Córdoba) realizo numerosas intervenciones quirúrgicas e invento una serie de instrumentos, muy variados, destinados a facilitar dichas intervenciones quirúrgicas. Pero sin lugar a dudas, la gran aportación a la ciencia médica en este periodo fue la recopilación de todos los libros de medicina griega en grandes tratados enciclopédicos y así consiguieron transmitirla a la prosperidad junto con sus propias aportaciones.

Si hablamos del aspecto social que los médicos árabes tenían en la sociedad del momento, estos estuvieron exclusivamente a cargo de los califas, puesto que estos querían lo mejor para ellos mismos, muchos de lo médicos vivían donde el califa, donde tenían su propio aposento y algunos disfrutaban de un estatus social bastante elevado, también muchos de ellos se encontraban a cargo de la aristocracia y de los mercaderes ricos; mientras que en el ámbito plebeyo, del pueblo o de los mercaderes pobres, se ocupaban de la medicina simples curanderos, magos o charlatanes, eso si no siempre se podían proporcionar un curandero, un mago o un simple charlatán, porque sus servicios o intervenciones no eran baratas.

-Química: este fue el campo en el que la ciencia árabe vio todo su auge, sobretodo la dimensión practica de esta rama. En la rama de la química árabe de ese tiempo, todo se ambiento hacia la salud de la gente de ese momento, inventando así fármacos (drogas, alcoholes, antisépticos, narcóticos) con un fin médico, también se elaboraron, crearon o descubrieron otros compuestos (sosa, alumbre, tintes) muchos de ellos muy utilizados en esa época (como los tintes). Muchos de estos compuestos se destinaron a la industria textil y a la elaboración de perfumes, se podría decir que incluso la rama de la química árabe favoreció el comercio de la época. Cabe destacar la notable dificultad que tenían los químicos, pues a diferencia de los otros campos, este apenas poseía utensilios para facilitar el trabajo. Cabe destacar como químico más importante a Geber (también llamado Yabir, siglo IX). Por otra parte también se llevo acabo investigaciones químicas relacionadas con la Alquimia (El alquimista árabe más grande fue seguramente ar Razí, 850-923), Los alquimistas árabes trabajaron con oro y mercurio, arsénico y azufre, y sales y ácidos, y se familiarizaron con una amplia gama de lo que actualmente llamamos reactivos químicos. Ellos creían que los metales eran cuerpos compuestos, formados por mercurio y azufre en diferentes proporciones, pretendían transformar cualquier metal en oro.

APORTACIONES TECNOLÓGICAS

El Islam, a causa, entre otras cosas, de su raída expansión territorial, ejerció una tarea de transmisión cultural entre occidente y el lejano oriente. Al conformidad una unidad no solo religiosa sino política, resulto más fácil que se difundiesen a través de su territorio técnicas originarias de China, la India, y Persa, llegando hasta la Península Ibérica. Colaboro en esta difusión tecnológica la emigración a al-Andalus de técnicos y artesanos de distintas zonas del mundo islámico.

-Técnicas agrícolas aportadas por los musulmanes: los árabes trajeron al al-Andalus la agricultura india de regadío, gracias a la cual se introdujeron cultivos como el arroz, la caña de azúcar, los cítricos como las naranjas y los limones, y el melón de agua. Esta forma de agricultura necesitaba técnicas hidráulicas que extrajeran el agua del subsuelo y la llevasen a las áreas cultivadas, y en este sentido los musulmanes aprovecharon infraestructuras ideadas en la Antigüedad clásica, como las prensas, los qanats (pozos horizontales que conducían el agua desde un pozo madre hasta la superficie) o lo s cigoñales, limitándose a restaurarlas en muchos casos. Más también introdujeron importantes novedades en este campo de la tecnología hidráulica aplicada a la agricultura. Una de ellas consistía en la excavación de pozos profundos, tarea a la que dedicaron varias instrucciones de agrónomos andalusíes como Ibn Bassal o Ibn al-Awam. Aportación musulmana fue también la noria. Al-Andalus conoció dos tipos de noria: una de ellas funcionaba por la fuerza del agua, proveniente de grandes ríos o canales; y la otra, movida por la tracción animal, hacia posible regar campos individuales con el agua del pozo, no teniendo que estar necesariamente situada junto a un curso de agua. Las norias no tuvieron solamente un uso agrícola, sino que también se emplearon, en los parques de las residencias reales andalusíes, donde abundaban las fuentes. Por otra pare, la noria que se utilizo en la España musulmana no se relacionaba con la típica berebere sino más bien con modelos sirios, siendo, de esta forma, un elemento de “sirialización” introducido por los soberanos omeyas. Más adelante, los cristianos adoptaron el uso de la noria, que conocieron en un primer momento, por medio de agricultores mozárabes y, mas adelante, tras conquistar territorio musulmán. Algunas norias hispano-musulmanas has perdurado hasta nuestros días como, por ejemplo, la existente en Córdoba junto al Guadalquivir.

Técnica seguramente traída por los musulmanes a España, que aun se usa e el sur peninsular. Existen, además, elementos de la montura descritos en castellano con arabismos, como la atahorra y la shakima. Mas s, siendo el origen de aquella romano, dichas denominaciones podrían deberse a la importancia de la caballería en los ejércitos islámicos y a la exportación de cuero desde al-Andalus a la España cristiana.

En el ámbito de la agrimensura, las técnicas empleadas en la España medieval tanto por los musulmanes como pos los cristianos parecen derivar de los romanos. Mas, coexistiendo con esos métodos vulgares, estaba la practica de la triangulación, introducida desde Oriente en los tratados de los astrónomos andalusíes Maslama de Madrid y Ibn Zafra. Dicha técnica se usaba a la hora de trazar un qanat o, mediante el uso del astrolabio, conocer la anchura de un río.

Por ultimo, parece clarísima la raíz musulmana en las técnicas pesqueras. Así la denota la terminología aplicada a las redes de pescar en las costas mediterráneas del sur de España, plagada de arabismos. Junto a las técnicas de navegación y de construcción de barcos, las de pesca siguieron la ruta desde el mar rojo y el Golfo Arabigo a al-Andalus, debido al comercio marítimo. Así, la red de arrastre o aljerife procede del sur de Arabia, Lainugal que otras como la atalaya o red cónica, la almadraba, la jareta y la jabega.

-Técnicas industriales aportadas por los musulmanes: en el campo textil, en al-Andalus se dio la producción de vestidos al estilo oriental como el tiraz o vestido de seda bordado con letras. La producción de este tipo de prendas se centro en Málaga y Almería, que, por su condición portuaria, fueran las primeras ciudades en recibir las nuevas técnicas y estilos procedentes de Persia e Irak. Desde dichos centros comerciales se difundieron por el resto de al-Andalus ya que el orientalismo en la vestimenta fue muchas veces favorecido pos las autoridades. Así, los emires andalusíes del siglo IX impulsaron la copia de la moda textil iraquí, aunque también se imitaron otros modelos de otras zonas del mundo islámico, como Sicilia, Egipto, Armelia y Persia. El tiraz fue habitualmente monopolio estatal y lo fabricaban tejedores adiestrados en establecimientos financiados por el monarca. Los reyes de taifas continuaron promocionando el estilo omeya en la vestimenta y lo difundieron en el norte de África. Es importante señalar que, además, fue copiado en la España cristiana, como lo prueba el asentamiento el la corte leonesa de un grupo de tiraceros.

Otra técnica traída por los musulmanes a España fue la fabricación del papel. Esta, de origen chino, llego a Occidente debido a la inclusión del Turquestan en la órbita islámica y se conoció en al-Andalus a mediados del siglo X. El centro productor de papel fue Játiva, cuya actividad, tras su conquista pos el monarca aragonés Jaime I, no decayó. Muy al contrario, les fue concediendo a Játiva prácticamente el monopolio de esa industria, al prohibírseles a los musulmanes valencianos fabricar papel en otro sitio que no fuese dicha ciudad. La utilización del papel dentro del reino aragonés, al res más barato que el pergamino, sustituyera a esta. Como consecuencia las leyes tuvieron mayor difusión y pudieron almacenarse en los archivos oficiales.

En cuanto a la alfarería, la traída por los musulmanes a España era más avanzada y sofisticada que la romano-visigoda existente. Debido al éxito de la noria entre los agricultores andalusíes, el arcaduz o cangilos de esta se convirtió en la vasija mas comúnmente fabricada. Se debía que arcaduz no solo se utilizaba en la noria, sino también como cacerola, florero o reloj de agua. Por otra parte, los recipientes vidriados c llegaron a Andalus y posteriormente, a la España cristiana procedentes de oriente. La técnica de loza vidriada era de origen persa y arrancaba en realidad de tiempos antiquísimos, concretamente de la civilización mesopotámica. Jugaron gran papel en su divulgación artesanos emigrantes procedentes de Egipto fatimi, a quienes sucedieron, ya en el siglo XIII, alfareros persas que huían de los mongoles. Málaga atrajo habitualmente a todos estos artesanos, de manera que se convirtió en el centro difusor de las técnicas orientales de alfarería. Los diferentes modelos allí producidos pasaron posteriormente a la España cristiana, sobre todo a medida que esta incorporaba territorios musulmanes.

La fabricación de vidrio, originaria de China, se conoció también en España gracias a los musulmanes. Este vidrio, o bien se cortaba para hacerse cristal o bien se fundía y luego se soplaba en moldes de diversas formas. Las vasijas de vidrio fueron fabricadas en Almería, Málaga y Murcia siguiendo el estilo oriental. También allí fueron realizados objetos ornamentales como los globitos de vidrio, muy preciados es León durante el siglo X. Asimismo, los vidrieros catalanes imitaron el estilo y las técnicas islámicas, sobre todo durante el siglo XIV. Paralelamente circulaban en la España cristiana técnicas de raíz oriental par fortalecer o colorear el vidrio.

-Otras aportaciones tecnológicas de los musulmanes: otros muchos ejemplos muestran la comunicación cultura que existió, también en el terreno de la técnica, en la España medieval entre las culturas islámica y cristiana. Es este el caso del refinado del azúcar, originario de China, propagado por los musulmanes y desconocido por los cristianos hasta en siglo XIV. Igualmente de procedencia oriental sol las técnicas de curtido especificas para la producción de pieles blandas, como el guadamecí o el cordobán. Los depósitos de nieve, método para preservarla y usarla como refrigerador en verano, procedían también del oriente musulmán. Por ultimo, la talla de marfiles, de origen persa, se practico en al-Andalus y gusto mucho a los cristianos. Así, los mozárabes establecieron un taller de marfiles en San Millán de la Cogolla y los musulmanes fabricaron diversos objetos de marfil policromados, con vistas especialmente al mercado cristiano. En el terreno militar, los cristianos adoptaron el escudo de cuero propio de los soldados musulmanes, adarga. En definitiva en al-Andalus se desarrollaron toda una serie d técnicas que dieron lugar a modelos posteriormente difundidos en el Occidente cristiano.

-EXPLICACIÓN DE UN INVENTO Y SU APLICACIÓN EN LA SOCIEDAD DE ESE MOMENTO

-ARADO DE RUEDAS:

·INTRODUCCIÓN (DEFINICIÓN/CONTEXTO HISTORICO):

Es un instrumento agrícola que se utiliza para abrir surcos y remover la tierra. Es una herramienta agrícola de gran utilidad, utilizada desde los tiempos prehistóricos. Es probable que los primeros arados fueron ramas de árboles con forma de horquilla, uno de sus extremos se utilizaba para cavar en la tierra, y el otro o los otros se usaban como mango. El instrumento podía empujarse o ser arrastrado por cuerdas que se ataban a una persona o a un animal. En la actualidad se usan algunos arados simples en suelos ligeros de algunas zonas en vías de desarrollo.
"Los romanos en la antigüedad usaban un arado ligero de rascado con una reja de hierro (también llamada cuchilla) tirado por bueyes.

'Ciencia y Tecnología en la Edad Media'

·ARADO DE RUEDAS:

Este arado tenía una punta afilada de hierro para labrar el suelo. Este cortador afilado vertical (también denominado timón) está situado en la parte delantera de la reja, para realizar un surco preliminar que la reja ahonda y ensancha. También tenía un regulador de surco detrás de la reja para levantar la tierra arada, y una lengüeta detrás de la reja que podía sujetarse a un grupo de dos a ocho bueyes. La gran manejabilidad de este y su fácil utilización, propiciaron un auge en la economía agrícola del país aumentando las producciones a gran escala. Como consecuencia, se produjeron numerosos excedentes, por lo cual, la importancia de los mercados aumentó, ya que tenían mas comida para vender en estos. Como consecuencia final las ciudades crecieron y las poblaciones llegaron a duplicarse en algunas zonas, y aumento notablemente la calidad de vida (en comparación con la calidad de vida anterior).

'Ciencia y Tecnología en la Edad Media'

CONCLUSIÓN

Esta etapa de la historia española, sin ninguna duda, es un poco pobre, aunque se realizaron algunos inventos que hicieron que la etapa floreciera, no fueron muchos y la mayoría de ellos pronto se mejoraron. Cabe destacar la gran influencia musulmana, no solo en las costumbres sino en las aportaciones tanto científicas como tecnológicas. Se podría decir que no es una etapa de mucho esplendor.

BIBLIOGRAFÍA

De donde mas he hallado información a sido de una enciclopedia de la historia de España (editorial planeta), también me e apoyado con la enciclopedia larousse y la enciclopedia de los conocimientos (editorial oceano). Como apoyo para complementar información, e extraído información de las siguientes páginas:

www.educajob.com

www.monografias.com

Y las fotos que incorporo están buscadas en: www.google.es

Vídeos relacionados