Cien años de soledad; Gabriel García Márquez

Literatura hispanoamericana contemporánea. Escritores hispanoamericanos. Realismo mágico. Argumento

  • Enviado por: Katja Gantz
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 3 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información


Cien años de soledad es no sólo la novela más importante y la gran novela americana del premio Nóbel Gabriel García Márquez sino también una de las mejores de la literatura contemporánea. Explora eso que los críticos denominan tan habitualmente realismo mágico que junto a su irregularidad estructural, son hechos que la hacen novedosa e interesante. De este modo las cosas insólitas dejan de ser desconocidas, para pasar a formar parte de una realidad presentada siempre como maravillosa, encantando al lector de una manera increíble. El tema central de la novela es el nacimiento de una ciudad, se trata del nacimiento de la propia historia de nuestra vida.

El Realismo Mágico nace cuando el narrador acepta lo extraordinario de forma natural y los personajes del cuento hacen lo mismo. En Cien años de soledad, el cura, para atraer a los cristianos, decide mostrar su secreto; tomar una taza de chocolate para poder levitar. Es decir: Lo extraordinario se convierte en cotidiano y lo cotidiano se convierte en extraordinario. El Realismo Mágico aparece cuando se crea un espacio imaginario: Macondo, la ciudad imaginaria de Márquez. Nótese que Julio Verne y la Literatura Fantástica, también creaba mundos ficticios (Viaje a la luna, al fondo de la tierra, etc.) pero Macondo se podía ver como la realidad concreta americana.

La novela se desarrolla durante principios del siglo XX, en época del imperialismo colonial, un hecho delatador es la llegada de los yanquis a Macondo. La guerra entre liberales y conservadores también encaja con esta época. Otro hecho a tener en cuenta es que el autor nació en 1928 y algunos de los aspectos escritos en la novela encajan con aspectos vividos por él. Ésta se caracteriza por su dificultad de lectura, basada principalmente en los continuos saltos temporales que realiza el narrador, y que nos llevan del presente al futuro a través de analepsis, flash-back, adelantos de acciones, y toda una serie de recursos literarios encaminados a sorprender al lector e interesarle, pese a que, en una primera lectura del libro pueden complicar la existencia a receptores no avisados de la técnica empleada por García Márquez. La obra no tiene regularidad estructural, pero se destacan tres tipos de estructura como lo son, flash back, la lineal y la circular. Circular, porque hay varios hechos que se repiten cada cierto tiempo. Los mismos nombres, las mismas características de los personajes se heredan de generación en generación, y los hechos son similares hasta el fin de la novela. Lineal porque toda la vida de estos personajes estaba narrada en unos pergaminos escritos por uno de los personajes. Flash Back, porque nos transporta del presente al pasado. Esta novela tiene una tipificación costumbrista, porque en esta novela se presentan conductas humanas de personajes y tipos analizados en su contexto histórico y entorno social, como representantes significativos de un grupo humano y de su esquema de valores en el marco de una sociedad concebida como totalidad. Dentro del género de ficción cultivado principalmente por los novelistas iberoamericanos durante la segunda mitad del siglo XX llamado Realismo Mágico, que es el genero al que pertenece Gabriel García Márquez. Los Buendía nos reflejan que tenían una relación de amor y unión, pero a la vez de lo contrario. Se destaca la preocupación de la madre por sus hijos y descendientes, la lucha por mantener un buen hogar, etc. Predominan diversos valores como la lealtad, el respeto hacia sus creencias y la lucha por sus intereses propios. En esta novela mostrándonos la historia de un pueblo, del nacimiento de este y de su civilización se compara mucho a las realidades de Colombia, como se nos presenta la lucha por la mejora de la civilización con hechos y tragedias que formaron parte importante de la obra. Nos muestra que la guerrilla y la violencia han estado presentes en Colombia desde hace mucho tiempo. Es importante como el autor trata multitud de temas escabrosos y comprometidos. Como los son las críticas a los estadounidenses por la explotación ejercida en toda Latinoamérica, y por la influencia practicada a favor de las dictaduras, por interés económico. También critica el régimen conservador contra el que lucha el coronel Aureliano Buendía. Otro tema muy importante en la novela es la soledad. El autor trata la soledad desde un punto de vista peculiar, el de que la soledad no es tan mala y se puede vivir toda una vida en la más absoluta soledad sin tener porque hablar con nadie, y que se puede estar solo rodeado de gente.

La historia de Macondo es la historia de la Civilización. Es una historia cíclica, nace la ciudad de la nada y termina en la nada; después de haber conocido la ignorancia del pueblo que está aislado, aparece la riqueza y la prosperidad, las guerras fratricidas, y finalmente la destrucción final por un "ciclón bíblico". Ésta es la historia de Macondo y de la humanidad. Al mismo tiempo hay muchos temas paralelos que derivan de la historia principal; son todos temas que podemos reconocer también como problemas de nuestros días y por lo tanto derivados del propio desarrollo de la Humanidad. Éstos son: la muerte y la insensatez de la vida, todos los hombres compartimos el mismo destino y no nos podemos enfrentar a él, el progreso científico y tecnológico, la estupidez de la guerra, y al mismo tiempo se desarrolla un claro ejemplo de soledad, el hombre está solo y perdido en el Universo. Toda la historia de Macondo es la historia de nuestra existencia, por lo tanto todos los temas derivados son nuestros propios problemas y temores: el pecado, explicado por el incesto, el progreso desmesurado y la colonización, recogido en la explotación bananera, él sin sentido de la lucha de clases, magníficamente relatado en la matanza con la que termina el poderío de la explotación bananera, el final trágico, todo termina con la última línea, es el fin de una Civilización. El cambio es evidente y significativo, el primer Macondo es idílico, es la idea primogénita de la Creación, el pueblo nace de la amistad, pero al mismo tiempo de una pareja, José Arcadio Buendía y Úrsula Iguarán, que huyen de su destino. Al principio era un pueblo aislado del mundo, todos compartían la felicidad y nadie había muerto. Pero los elementos externos van cambiando lentamente sus vidas, la aparición de un gitano llamado Melquíades es el comienzo de la perdición; llegará la explotación y la desesperación de la guerra. Al final de la novela todo ha cambiado drásticamente. Es la historia de la Humanidad, su desenlace es fatal: al final el pueblo desaparece como apareció: de la más absoluta Nada. Es importante señalar que el título de la novela nos da una idea de lo que el autor nos quiere mostrar: cien años. Es un tiempo inmenso, es todo una generación de padres, hijos e hijos de los hijos, es lo significativo de la vida, y él sin sentido de la misma, todo nace y todo muere. Es eterno el tiempo, pero grandes cambios, progresos y calamidades. Es toda una generación que nace y muere, en cien años.   Es el destino del hombre resumido en cien años de la historia de una familia. Es la propia historia condensada en los aventuras y desdichas de los Buendía. Macondo es nuestra propia civilización, y desaparecerá por los mismos errores que cometieron los Buendía: pecado, colonización, explotación, degeneración, odio, guerras y miedo. Macondo era un paraíso terrenal donde nadie moría, pero se enteraron de que existía otro mundo y lo incorporaron a su vida, siendo éste el principio del fin. Los Buendía saben que su final será la última palabra de su pergamino. Es un final conocido, como el nuestro. Macondo se deja atrapar por la guerra, la corrupción y los deseos más bajos. Es un final que nos avisa de nuestra propia equivocación. Los Buendía y Macondo desaparecen porque es su destino, que se encuentra escrito en los pergaminos que Melquíades entregó a José Arcadio Buendía. Macondo es condenada en el momento que llega el ferrocarril al pueblo. La desaparición de los Buendía también se podría deber a un castigo de Dios por el incesto cometido entre Amaranta Úrsula y Aureliano. También es cierto que el clan de los Buendía se encuentra marcado por una influencia negativa, ya que suceden muchas desgracias y pocos de los miembros de la familia encuentran la felicidad y la tranquilidad en sus vidas.

La novela nos relata una interesante saga familiar, la de la familia Buendía en el archiconocido pueblo de Macondo: es una historia cautivadora de hombres y mujeres guiados por sentimientos tan frecuentes como el amor, la ternura familiar, las ansias de poder o el deseo sexual. Su encanto reside en ese punto de fragilidad que el autor les da al presentarlos como seres abocados a un destino trágico que irremediablemente transmite cada uno de ellos a las generaciones posteriores como si de una herencia se tratase. La soledad a la que alude el título de la novela afecta a todos y cada uno de ellos de tal forma que se convierte en el hilo conductor de la historia. En ningún momento aparecen los personajes como hombres y mujeres felices, excepto Remedios la Bella, que es descrita como un personaje inocente y feliz, y de todas formas es presentada siempre envuelta en una aureola mítica que la aparta en esencia del resto de la familia Buendía. Todos ellos son seres solitarios en esencia; todos crean un universo particular dentro del pueblo o de la casa familiar. Casi podríamos decir que de cada uno de ellos puede escribirse una novela por separado, tal es la complejidad psicológica que se esconde tras sus aparentemente sencillas acciones. Se puede destacar también en la novela la presencia de continuas situaciones mágicas, religiosas y míticas, que García Márquez consigue expresar de tal modo que en ningún momento resultan absurdas para el lector, tales como apariciones de fantasmas que conviven con los vivos, la elevación de Remedios, la bella, y el hijo que nace con cola de chancho, y la gallina que ponía un centenar de huevos de oro al son de la pandereta, y el mono amaestrado que adivinaba el pensamiento y la máquina múltiple que servía al mismo tiempo para pegar botones y bajar al fiebre..." respectivamente: la clave está en el hecho de que tanto la historia en sí como los personajes enganchan desde los primeros párrafos del libro, de tal modo que somos capaces de introducirnos en situación y creernos todo aquello que el narrador nos cuenta por muy absurdo o ridículo que parezca. Cien años de soledad, pese a la aureola de novela seria en la que se suele envolver, es en esencia un libro interesante, entretenido, siempre que sepamos captar desde el principio el camino que pretende marcarnos su autor. Se trata simplemente de enamorarnos de sus personajes; en el momento en que el lector logra hacer suyos los sentimientos, ilusiones y locuras de los Buendía está atrapado sin remedio en el mundo de Macondo.

Esta es sin duda la obra maestra de la literatura en lengua española del siglo XX, el "Quijote latinoamericano" como lo denominan algunos. Gabriel García Márquez empleó su célebre realismo mágico para narrar la historia de una familia, los Buendía. Pero lo genial de esta novela es que la historia de esa familia lleva implícita la historia del continente latinoamericano. La acción se desarrolla en el pueblo de Macondo, García Márquez se inspiró en su pueblo natal en Colombia, y los protagonistas de ella son la familia Buendía. Éstos vinieron de lejos para fundar con otros pioneros el pueblo de Macondo para huir de un crimen (tal vez una alegoría de la conquista de América). A lo largo de los cien años vamos a ir viendo en el libro como viven los personajes de la novela los diferentes acontecimientos que van sacudiendo Macondo. La llegada del hielo, las matanzas de trabajadores, las guerras civiles, la compañía bananera. Todo ello contado desde un punto de vista extremadamente exagerado, tanto que la exageración se convierte en el reflejo de la fiel realidad. El "realismo mágico". La novela deja en el lector un sabor agridulce, lógico porque esa es la realidad latinoamericana, una realidad agridulce.