CIA (Central Intelligence Agency) en Chile

Historia de América. Salvador Allende. Plan de Acciones. Acción encubierta

  • Enviado por: Mario Sánchez
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 28 páginas
publicidad

ACCION ENCUBIERTA DE LA CIA DURANTE LOS AÑOS DE ALLENDE 1970-1973

1. Política de los Estados Unidos y Acción Encubierta

En su discurso de Estado de 1971, publicado el 25 de febrero de 1971, el Presidente Nixon anunció: "Nosotros estamos preparados para tener buenas relaciones con el gobierno chileno que él se prepare para tenerlas con nosotros". Esta declaración pública de la política americana fue seguida por discusiones internas del NSSM durante el ejercicio del 97. Charles Meyer, Ayudante del Secretario de Estado para asuntos Inter Americanos, detalló como una línea "correcta pero mínima" en su testimonio de 1973 ante la Comisión del Senado para Relaciones Externas con Corporaciones Multinacionales:

Sr Meyer. La política del gobierno, Sr. Presidente, fue que no hubiera intervención en los asuntos políticos de Chile. Nosotros fuimos consecuentes en que nosotros no financiamos candidatos, ni partidos políticos antes del 8 de septiembre, o el 4 de septiembre... La política de los Estados Unidos era que el problema de Chile, era un problema chileno, para ser moderado por Chile. Según el presidente declaró en octubre de 1969, "Nosotros trataremos con los gobiernos según ellos sean".

A pesar de las declaraciones públicas éstas no aguantaron, después de la toma de posesión de Allende la Comisión 40 aprobó un total de más de siete millones de dólares en apoyo secreto a grupos de oposición en Chile. Ese dinero también financió una intensa campaña de propaganda contra Allende. Del total autorizado por la Comisión 40, más de seis millones de dólares se gastaron durante la presidencia de Allende y $84,000 se gastaron poco tiempo después en compromisos anteriores al golpe. La cantidad total gastada como acción encubierta en Chile durante los años 1970-73 fue de $7 millones aproximadamente, incluyendo proyectos de financiación que no requirieron la aprobación de la Comisión 40.

Hablando en términos generales, la política de los Estados Unidos perseguía maximizar las presiones sobre el gobierno de Allende para evitar su consolidación y limitar su capacidad para llevar a cabo políticas contrarias a los Estados Unidos y sus intereses en el hemisferio. Este objetivo estaba claramente establecido en el Memorando de la Ejecutiva en Seguridad Nacional (NSDM) 93, emitido en los inicios de noviembre de 1970. Se animó a otros gobiernos a adoptar políticas similares, y los Estados Unidos aumentaron sus esfuerzos para mantener estrechas y amistosas relaciones con líderes militares del hemisferio. La postura manifiesta "fría pero correcta" negaba ante el gobierno de Allende el papel de enemigo extranjero próximo, para usarlo como un tema de reagrupamiento nacional e internacional. Al mismo tiempo, la acción encubierta era un reflejo de las preocupaciones que sentían en Washington: el deseo de frustrar la experiencia de Allende en el Hemisferio Occidental y así limitar su atractivo como modelo a seguir; el miedo que un Chile bajo Allende pudiera albergar subversivos de otros países de Latinoamérica; y la determinación de mantener los principios de compensación para empresas de los Estados Unidos nacionalizadas por el gobierno de Allende.

Henry Kissinger perfiló varias de estas preocupaciones en un informe previo que dio a la prensa el 16 de septiembre de 1970 como resultado de la elección de Allende:

Ahora es bastante fácil para uno predecir que si Allende gana, hay una buena oportunidad para que constituya durante un periodo largo algún tipo de gobierno comunista. En ese caso ustedes lo tendrían no en una isla de la costa que no tiene una relación tradicional y de impacto en Latinoamérica, sino que tendrían un gobierno comunista en uno de los principales países de Latinoamérica, unido, por ejemplo a Argentina que ya está profundamente dividido, a lo largo de su dilatada frontera, junto con Perú, que ya estaba a la cabeza en direcciones con las que había sido difícil de negociar, y junto a Bolivia, que también se había dirigido hacía la izquierda, en dirección anti- Estados Unidos, incluso sin ninguno de estos desarrollos.

Por tanto yo no creo que nosotros debiéramos engañarnos a nosotros mismos pensando que la toma de posesión de Allende en Chile no presenta grandes problemas para nosotros, y para las fuerzas democráticas y fuerzas pro- Estados Unidos en Latinoamérica, e incluso para todo el Hemisferio Occidental. Que sucedería al Consejo de Defensa del Hemisferio Occidental, o a la Organización de los Estados Unidos, y así sucesivamente, en una situación extremadamente problemática... Es una de esas situaciones no demasiado atractiva para los intereses americanos.

Según la discusión del Presupuesto de Inteligencia Nacional en la Sección IV de este informe, se ve claro que los temores más extremos acerca de los efectos de la elección de Allende eran infundados; nunca hubo un temor importante de la presencia militar soviética; la "exportación" de la revolución de Allende estaba limitada, y su valor como modelo más restringido aún; y Allende era escasamente más hospitalario con los activistas exiliados de otros países de Latinoamérica que lo había sido su predecesor. Sin embargo, esos temores, a menudo exagerados, consiguieron activar a los oficiales en Washington.

La postura pública "fría pero correcta" y las intensas actividades clandestinas formaron dos terceras partes del proceso de acciones oficiales. La tercera fue presión económica, tanto manifiesta como encubierta, intentando exacerbar las dificultades en que estaba la economía chilena. Los Estados Unidos recortaron la ayuda económica, negaron créditos, e hicieron esfuerzos -parcialmente satisfactorios- para conseguir la cooperación de las instituciones financieras internacionales y la empresa privada apretando la "oprimida" economía de Chile. Esa "opresión" internacional intensificó el efecto de las medidas económicas llevadas a cabo por grupos de la oposición dentro de Chile, particularmente las dañinas huelgas en los sectores del transporte y la minería. Por ejemplo, los efectos combinados de la restricción del crédito internacional y las huelgas nacionales en el sector del cobre fueron devastadoras para el intercambio exterior de Chile.

Durante todo el mandato de Allende, los Estados Unidos mantuvieron estrechos contactos con las fuerzas armadas Chilenas, tanto a través de la CIA como de los agregados militares. El propósito principal de estos contactos era recoger información, para detectar cualquier disposición dentro de las fuerzas armadas chilenas ha intervenir. Pero oficiales de los Estados Unidos también fueron instruidos para ejercer influencia dentro de los militares chilenos y convertirse en apoyo incondicional de estas actividades sin que se observe una promesa de los Estados Unidos de apoyo en acciones militares que podrían ser prematuras. Por ejemplo, en noviembre de 1971, la Central fue preparada para llevar al gobierno de los Estados Unidos a una posición futura de ventaja tanto política como militar en la solución del dilema chileno, dependiendo del desarrollo interno del país y el impacto algo más tarde en los propios militares.

No hay una evidencia clara de la ayuda directa de los Estados Unidos al golpe de estado, a pesar de las frecuentes alegaciones de tal ayuda. Por el contrario, los Estados Unidos -por sus actuaciones previas durante el Plan de Acciones II, la manifiesta postura de oposición a Allende, y la naturaleza de sus contactos con los militares chilenos- probablemente dan la impresión que no mirarían con desagrado un golpe militar. Y oficiales de los Estados Unidos en los años anteriores a 1973 pueden no haber siempre logrado con éxito haber caminado entre la delgada línea que separa vigilar la conspiración interna del golpe de estado y realmente estimularlo.

2. Técnicas de Acción Encubierta

A. APOYO A PARTIDOS POLITICOS DE LA OPOSICION

Más de la mitad de los fondos aprobados por la Comisión 40 dieron apoyo a partidos políticos de la oposición: el partido demócrata cristiano (PDC), el partido nacional (PN), y varios grupos de disidentes. Cerca de medio millón de dólares se canalizaron a grupos de oposición durante el mandato de Allende. A comienzos de 1971 las subvenciones de la CIA posibilitaron que el PDC y el PN compraran su propias empresas de radio y periódicos. Todos los partidos de la oposición recibieron dinero antes de las elecciones municipales de abril de 1971 y para las elecciones al congreso en julio. En noviembre de 1971 se aprobaron financiaciones para reforzar al PDC, al PN y a grupos disidentes. También se hizo un esfuerzo para generar una fractura de la coalición UP. Los fondos de la CIA apoyaron a los partidos de la oposición en 3 elecciones en 1972, y en las elecciones al congreso en marzo de 1973. El dinero suministrado a partidos políticos no solo servía para apoyar a candidatos en varias elecciones, sino para posibilitar a los partidos a mantener una campaña en contra del gobierno durante la legislatura de Allende, instando a los ciudadanos a demostrar su oposición en una amplia variedad de maneras.

Durante el gobierno de Allende, la CIA trabajó para forjar una oposición unificada. La importancia de este empeño puede ser calibrada cuando se observa que los dos principales elementos de la oposición al gobierno de la Unidad Popular eran el Partido Nacional, que era conservador, y el reformista Partido Demócrata Cristiano, muchos de cuyos miembros habían dado apoyo a las principales estrategias políticas del nuevo gobierno.

B. PROPAGANDA Y APOYO PARA LA OPOSICION DE MEDIOS

Además de financiar a partidos políticos, la Comisión 40 aprobó grandes sumas de dinero para sostener una oposición en medios de comunicación y así mantener una campaña de propaganda de censura dura. La CIA gastó $1.5 millón en dar apoyo a El Mercurio, el periódico de más tirada del país y el más importante medio de propaganda contra Allende. De acuerdo con documentos de la CIA, estos intentos jugaron un papel importante en la puesta en escena del golpe militar del 11 de septiembre de 1973.

El consentimiento de la Comisión 40 en 1971 y a comienzos de 1972 para subvencionar a El Mercurio se basaban en informes que decían que el gobierno Chileno estaba intentando cerrar la cadena El Mercurio. De hecho, la prensa permaneció libre durante el gobierno de Allende, a pesar de los intentos por hostigar y dañar financieramente los medios de comunicación de la oposición. Los alarmantes informes de campo en los cuales se basaban las decisiones de la Comisión 40 eran con algunas variaciones análisis del mundo de la inteligencia. Por ejemplo, en agosto de 1971 la comisión de Presupuesto de Inteligencia Nacional -nueve meses después de que Allende asumiera el cargo- mantuvo que el gobierno estaba intentando dominar a la prensa pero observaba que El Mercurio había logrado conservar su independencia. Sin embargo, un mes más tarde la Comisión 40 votó $700,000 para mantener El Mercurio a flote. Y documentos de la CIA en 1973 reconocieron que El Mercurio y, en menor medida, los periódicos pertenecientes a partidos de la oposición política, eran las únicas publicaciones bajo presión del gobierno. La libertad de prensa era el tema más importante en la campaña de propaganda internacional contra Allende. Entre los libros y panfletos producidos por la organización de investigación de la oposición hubo uno que apareció en octubre de 1972 al mismo tiempo de la reunión en Santiago de la Asociación de Prensa Interamericana (IAPA). Al igual que en el periodo de 1970, la IAPA tildó a Chile como un país en el cual la libertad de prensa estaba amenazada.

El principal proyecto de propaganda de la CIA se financió con un amplio rango de actividades propagandísticas. Se produjeron varias revistas con circulación nacional y un gran número de libros y estudios especiales. Se desarrolló material para implantar en la cadena El Mercurio (con una tirada diaria en circulación de más de 300,000); periódicos de partidos de la oposición; dos periódicos semanales; todas las estaciones de radio controladas por partidos de la oposición; y varios programas de televisión en tres canales. El Mercurio era el canal principal de propaganda durante 1970-73, al igual que había sido durante las elecciones de 1970 y el periodo anterior a la investidura. La CIA también financió progresivamente una gran parte, más del 75 por ciento en 1973, de una organización de investigación de la oposición. Un constante flujo de material económico y técnico fue a paridos de la oposición y grupos del sector privado. Muchos de los proyectos de ley preparados por la oposición parlamentaria fueron redactados en realidad por personal de la organización de investigación.

C. APOYO A ORGANIZACIONES DEL SECTOR PRIVADO

La Comisión tiene testimonio de que las subvenciones aprobadas por la Comisión 40 fueron usadas para ayudar a mantener y afianzar la oposición democrática en Chile. Se ha hecho hincapié en que la CIA no tuvo nada que ver con la huelga de camioneros y los desórdenes que llevaron al golpe. La cuestión del apoyo de la CIA a grupos del sector privado es un asunto de considerable importancia dadas las tácticas violentas usadas por varios de estos grupos en sus acciones para producir una intervención militar.

El asunto de sí el apoyo a grupos privados fue debatido al interior de la Embajada y la Comisión en el periodo de finales de 1972 y 1973. En septiembre de 1972 la Comisión 40 autorizó $24,000 para "apoyo de emergencia" de un una poderosa organización de hombres de negocios, pero decidió en contra del apoyo financiero a otras organizaciones del sector privado por su posible relación con las huelgas en contra del gobierno. En octubre de 1972, la Comisión aprobó $100,000 para tres organizaciones del sector privado, la organización de empresarios, asociaciones de la pequeña y la gran empresa y un abanico de organizaciones formado por grupos de la oposición- como parte de una aprobación de $1.5 millón para apoyo a grupos de la oposición. De acuerdo con un testimonio de la CIA, este apoyo financiero limitado al sector privado fue restringido a actividades específicas de apoyo de la campaña de oposición electoral, tales como orientación del registro de votos y campaña de captación de votos.

Después de las elecciones de marzo de 1973, en las que las fuerzas de la oposición fracasaron en lograr dos terceras partes de la mayoría en el Senado que podría haberles permitido desplazar a Allende y obtener unas nuevas elecciones, el gobierno de los Estados Unidos volvió a estimar sus objetivos. Parecía haber poca probabilidad de éxito de un golpe militar, pero se cimentaba como una posibilidad ya que el aumento del desorden en todo el país podía inducir a los militares a intervenir en el gobierno de Allende para restaurar el orden. Varias propuestas de apoyo a grupos del sector privado se examinaron en este contexto, pero el Embajador y el Departamento de Estado se mantenían contrarios a tal apoyo por el incremento de la tensión en Chile, y porque los grupos tenían la esperanza de una intervención militar.

Sin embargo el 20 de agosto, la Comisión 40 aprobó una propuesta concediendo $1 millón a partidos de la oposición y grupos del sector privado, con transferencia de la cuota de fondos en presencia del embajador, Nathaniel Davis, y el Departamento de Estado. Ninguno de estos fondos llegó a grupos del sector privado antes del golpe de estado que fue tres semanas después.

Mientras ocurrían estas deliberaciones, la central de la CIA pidió al Cuartel General que hiciera un sondeo para determinar cuál sería el máximo que apoyo que se podría proporcionar a la oposición, incluyendo a grupos como los propietarios de camiones. El embajador estuvo de acuerdo en que se hicieran estos sondeos, pero se opuso a la propuesta específica de apoyo a los huelguistas por un importe de $25,000. Hubo una recomendación de la CIA de apoyo a los propietarios de camiones, pero no está claro si esta propuesta se trató ante la Comisión 40. El 25 de agosto -16 días antes del golpe- El Cuartel General avisaron a la Central que ya se habían hecho los sondeos, pero la propuesta de la Central de la CIA nunca se aprobó.

El modelo de las deliberaciones de los Estados Unidos sugiere una cuidadosa distinción entre apoyar a partidos de la oposición y financiar a grupos del sector privado intentando llegar a un golpe militar. Sin embargo, dadas las turbulentas condiciones en Chile, las interconexiones entre los partidos políticos apoyados por la CIA, las diferentes asociaciones de comercio y los grupos paramilitares propensos al terrorismo y al desorden violento eran muchas. La CIA estaba enterada que los lazos entre estos grupos y los partidos políticos hacían difícil establecer distinciones.

El más destacado grupo paramilitar del ala derecha fue Patria y Libertad, el cual se formó después de la elección de Allende el 4 de septiembre, durante el periodo llamado Plan de Acciones II. La CIA suministró a Patria y Libertad $38,000 a través de un tercer partido durante el periodo del Plan de Acciones II, en un intento por crear tensión y un posible pretexto para una intervención de los militares chilenos. Después de que Allende tomara el cargo, la CIA ocasionalmente suministró pequeñas sumas a través de terceros partidos para manifestaciones o actividades específicas de propaganda. Estos desembolsos, cerca de siete mil dólares en total, finalizaron en 1971. Es posible que los fondos de la CIA dados a partidos políticos llegaran a Patria y Libertad y a un grupo similar, la Brigada Rolando Matus, dada la estrecha relación entre los partidos y estas organizaciones.

Durante la presidencia de Allende, Patria y Libertad fue la voz más estridente de la oposición a todos los esfuerzos de compromiso de los demócrata cristianos, con resistencia a las medidas gubernamentales, e instando a la insurrección a las fuerzas armadas. Sus tácticas llegaron paralelas a las del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) como la oposición extrema del espectro político. Las fuerzas de Patria y Libertad se hicieron fuertes en reuniones políticas como elaborado mecanismo de agitación. Durante la huelga general en octubre de 1972, Patria y Libertad se dedicaron a esparcir "miguelitos" (clavos de tres puntas) en las autopistas para conseguir llevar el sistema de transportes del país al paro. El 13 de julio de 1973 Patria y Libertad hicieron una declaración en un periódico de Santiago reclamando la responsabilidad por un abortado golpe el 29 de junio y, el 17 de julio, Patria y Libertad liderada por Roberto Thieme anunció que sus grupos desencadenarían una completa ofensiva armada para derrocar al gobierno.

Con respecto a la huelga de camioneros, hay dos factores indiscutibles. El primero, la Comisión 40 no aprobó ninguna subvención para ser dada directamente a los huelguistas. El segundo, todos los observadores estuvieron de acuerdo en que las prolongadas huelgas (la segunda duró desde el 13 de julio, hasta el golpe el 11 de septiembre) no hubieran podido mantenerse con los fondos de los sindicatos. Permanece sin aclarar sí se hubiera mantenido y que parte de la financiación que la CIA dio a los partidos de la oposición pudiera haber sido desviada para apoyar a los huelguistas. Está claro que los huelguistas en contra del gobierno eran activamente apoyados por varios grupos del sector privado, los cuales recibían fondos de la CIA. Hubo extensos lazos entre estas organizaciones del sector privado y los grupos que coordinaban y llevaban a cabo las huelgas. En noviembre de 1972, llegó a oídos de la CIA que grupos del sector privado habían dado directamente $2,800 a los huelguistas, contrario a las reglas locales de la Agencia. La CIA reprendió al grupo, pero sin embargo le dio dinero adicional el mes siguiente.

3. Política Económica de los Estados Unidos hacia Chile: 1970-1973

A. ACCION ENCUBIERTA Y PRESION ECONOMICA

La respuesta política del gobierno de los Estados Unidos al régimen de Allende consistió en un tejido de diplomacia, secreto, y hebras militares y económicas. La presión económica exhortada por los Estados Unidos formó una parte importante de la mezcla. Es imposible comprender el efecto de la acción encubierta sin conocer la presión económica que le acompañó.

B. DEPENDENCIA ECONOMICA CHILENA

El fallecimiento del breve experimento de Allende entre 1970-73 sobrevino como el resultado de muchos factores externos e internos. El debate académico de sí los factores externos o internos pesaron más o menos sería eterno. Este no es lugar para repetirlo. Una breve descripción de la economía chilena será suficiente para sugerir el probable efecto en Chile de las acciones económicas de los Estados Unidos y las posibles interacciones entre factores económicos y políticos que causaron la caída de Allende.

En 1970 la economía de Chile permanecía orientada a la exportación,, dependiente de las ganancias del intercambio exterior de un único producto -el cobre- tanto como se había dependido del nitrato en el siglo XIX. Sin embargo, la Administración de Allende consciente de ello adoptó una política incipiente de diversificación del comercio de Chile expandiendo lazos con Gran Bretaña, el resto de los países de Europa Occidental, y Japón, e iniciando acuerdos comerciales menores con los países del Bloque del Este.

No obstante, la dependencia económica chilena de los Estados Unidos se mantenía como un factor significativo durante el periodo de gobierno de Allende. En 1970 las inversiones privadas directas de los Estados Unidos en Chile se situaron en $1.1 billones, de una inversión extranjera total estimada en $1.672 billones. Los Estados Unidos y corporaciones extranjeras controlaban una parte importante en casi todas las áreas críticas de la economía chilena. Más aun, corporaciones de los Estados Unidos controlaban el 80 por ciento de la producción de cobre de Chile, la cual en 1970 suponía las cuatro quintas partes de los ingresos del comercio internacional. En esto el gobierno de Allende se enfrentó a una situación en las que decisiones de corporaciones extranjeras tenían importantes ramificaciones en toda la economía chilena.

Chile había acumulado una importante deuda externa durante el gobierno de Frei, la mayoría contraída con el exterior y bancos privados. Chile pudo, a través del Club París, renegociar $800 millones de deuda con gobiernos extranjeros y a medio plazo la deuda principal con bancos de los Estados Unidos a comienzos de 1972. También obtuvo en 1972 unos $600 millones en créditos y préstamos de países del bloque socialista y fuentes occidentales; sin embargo, un estudio realizado por la Comisión Interamericana de la Alianza para el Progreso, concluyó que estos créditos estaban "atados a proyectos de desarrollo específicos y [podían] ser usados solo gradualmente".

Incluso con una política consciente de diversificación de los modelos de comercio exterior, en 1970 Chile continuaba dependiendo de la importación de componentes esenciales de empresas de los Estados Unidos. La posibilidad de créditos comerciales a corto plazo descendió de aproximadamente $300 millones durante los años de Frei a cerca de $30 millones en 1972. La caída, como resultado de una combinación de factores políticos y económicos, afectó seriamente al gobierno de Allende y a la posibilidad de compras de componentes y maquinaría de los sectores más críticos de la economía: cobre, acero, electricidad, petróleo y transporte.

A finales de 1972, el Ministro Chileno de Economía estimó que casi una tercera parte de los camiones diesel de la Mina de cobre Chuquicamata, 30 por ciento de los autobuses privados urbanos, el 21 por ciento de todos los taxis, y 33 por ciento de los autobuses del estado no podrían operar por la carencia de repuestos o neumáticos. En términos generales, el valor de la maquinaría de los Estados Unidos y el equipo de transporte exportado a Chile por empresas de los Estados Unidos descendió de $152.6 millones en 1970 a $110 millones en 1971.

C. LOS INSTRUMENTOS DE LA POLITICA ECONOMICA EXTERIOR DE LOS ESTADOS UNIDOS HACIA ALLENDE

La política económica exterior de los Estados Unidos hacia el gobierno de Allende fue gestada en los más altos niveles del gobierno de los Estados Unidos, y coordinada por grupos de trabajo inter-agencias. La política estaba claramente enmarcada durante el periodo del Plan de Acciones II. Las notas de Richard Helms del 15 de septiembre reunido con el presidente Nixon; reunión en la cual se inició el Plan de Acciones II contiene la siguiente indicación: " Hacer gritar a la economía". Una semana más tarde el embajador Korry informó diciéndole a Frei, a través de su ministro de defensa, que " Ni un solo tornillo o tuerca se permitirá que llegue a Chile bajo el gobierno de Allende".

Mientras la economía chilena era vulnerable a las presiones de los Estados Unidos durante algunos años, ello no lo era en un futuro cercano. Este juicio fue claramente hecho por analistas de inteligencia del gobierno, pero estas implicaciones parecen no haber afectado a la manera de hacer política en septiembre y octubre de 1970. En febrero de 1971 un memorándum de Inteligencia apuntaba que Chile no era vulnerable inmediatamente a sanciones económicas, crediticias o comerciales impuestas por los Estados Unidos. De hecho, la imposición de sanciones, mientras que dañarían a Chile con el tiempo, fue visto como la oportunidad de un posible beneficio en un futuro próximo, ello hubiera dado a Chile una justificación para renunciar a una deuda de cerca de un billón de dólares con los Estados Unidos.

La política de presión económica, fue llevada a cabo a través de varios medios. Toda nueva asistencia exterior bilateral fue parada, a pesar de que los desembolsos continuarían bajo prestamos hechos anteriormente. Los Estados Unidos usarían su posición predominante en instituciones financieras internacionales para congelar el flujo de nuevos créditos multilaterales u otras ayudas financieras. Para aumentar su aceptación, la ayuda financiera o las garantías a las inversiones privadas de los Estados Unidos en Chile concluirían, y los empresarios de los Estados Unidos se enterarían de la preocupación del gobierno y sus restricciones políticas.

Las cifras cuentan claramente la historia. La ayuda bilateral de los Estados Unidos, $35 millones en 1969, fue de $1.5 millón en 1971. (Ver Tabla I) Los créditos bancarios de exportación -importación, los cuales habían totalizado $234 millones en 1967 y $29 millones en 1969, bajaron a cero en 1971. Préstamos del Banco de Desarrollo Interamericano (BDI), en el cual los Estados Unidos mantenían lo que significaba un veto, habían totalizado $46 millones en 1970; bajaron hasta $2 millones en 1972 (cifras de los Estados Unidos AID). Los únicos nuevos préstamos hechos a Chile durante el periodo de Allende fueron dos pequeños préstamos a universidades chilenas en enero de 1971. De la misma manera, El Banco Mundial no hizo nuevos préstamos a Chile entre 1970 y 1973. Sin embargo, el Fondo Monetario Internacional ingresó a Chile aproximadamente $90 millones durante 1971 y 1972 para ayudar en las dificultades de cambio extranjero.

TABLA I.- AYUDA EXTERIOR A CHILE DEL AGENCIAS DEL GOBIERNO DE LOS ESTADOS Y OTRAS INSTITUCIONES - TOTAL DE PRESTAMOS Y DONACIONES (En millones de dólares)

Año Fiscal

1953-61

1962

1963

1964

1965

1966

1967

1968

1969

1970

1971

1972

1973

1974

Total Ayuda Economica E.U.

339.7

169.8

85.3

127.1

130.4

111.9

260.4

97.1

8.8

29.6

8.6

7.4

3.8

9.8

Ayuda E.U

76.4

142.7

41.3

78.9

99.5

93.2

15.5

57.9

35.4

18.0

1.5

1.0

.8

5.3

Alimentos para la Paz E.U.

94.2

6.6

22.0

26.9

14.2

14.4

7.9

23.0

15.0

7.2

6.3

5.9

2.5

3.2

Export-Import Bancaria

169.0

.8

16.2

15.3

8.2

.1

234.6

14.2

28.7

3.3

-----

1.6

3.1

(1) 98.1

Total E.U. Ayuda Militar

41.8

17.8

30.6

9.0

9.9

10.1

4.1

7.8

11.8

.8

5.7

12.3

15.0

15.9

Total E.U ayuda económica y militar

381.5

187.6

115.9

136.1

140.3

122.0

264.5

104.9

91.8

30.4

14.3

(2) 21.3

(2) 21.9

(2) 123.8

Total organizaciones internacionales (3)

135.4

18.7

31.2

41.4

12.4

72.0

93.8

19.4

49.0

76.4

15.4

(2) 8.2

9.4

111.2

IBRD (Banco Mundial)

95.2

-------

-------

22.6

4.4

2.7

60.0

-------

11.6

19.3

-------

-------

-------

13.5

Banco Inter-Americano de Desarrollo (IDB).

5.7

15.1

24.4

16.6

4.9

62.2

31.0

16.5

31.9

45.6

12.0

2.1

5.2

973

(1) Incluye Exp-Imp

(2) Total por cuadro más Banco de Importaciones y Exportaciones.

(3) Contribuciones de los Estados Unidos a Organizaciones Internacionales incluido arriba; Por tanto ayuda de los Estados Unidos y ayuda internacional no deberían ser sumado juntos.

Las reacciones a los acontecimientos Chilenos contaron mucho en el momento en que el gobierno de los Estados Unidos se posicionaba frente a la política de expropiación. En lo que se dio a conocer como la Doctrina Allende, Chile propuso rebajar una parte de los "beneficios excedentes" (además de las re-inversiones y un 10-12 por ciento del margen de beneficio) de cualquier pago compensatorio al nacionalizar empresas en el sector del cobre. Según estos cálculos, las compañías del cobre de los Estados Unidos fueron informadas de que debían dinero. La reacción del gobierno de los Estados Unidos fue enérgica. En enero de 1972, el presidente Nixon anunció que, cuando se enfrentaban con este tipo de situaciones, los Estados Unidos cortaban la ayuda bilateral y "retenían sus préstamos de apoyo en consideración a los bancos de desarrollo multilateral".

Mientras el Departamento de Estado, la CIA, y el Departamento de Comercio participaban en la política económica de los Estados Unidos hacía Chile, un punto central en la ejecución de esta política recayó en el Departamento del Tesoro. El Tesoro instruía a representantes de los Estados Unidos en instituciones multilaterales de crédito. En el IDB, por ejemplo, los Estados Unidos controlaban el 40 por ciento de los votos, suficientes para vetar cualquier préstamo "blando" del IDB. Las propuestas de los préstamos dirigidas al IDB eran sometidas a estudio, nunca se llevaban a cabo por votación de la junta del IDB. Si las acciones de los Estados Unidos, y de estas instituciones multilaterales, estaban motivadas por intereses políticos o juicios económicos de los "merecimientos de crédito" de Chile es un debate no contemplado todavía. Sin embargo, parece claro por el camino que tomaron los Estados Unidos en sus acciones económicas y la naturaleza de los debates dentro del Poder Ejecutivo que la política económica de los Estados Unidos estaba dirigida más por la oposición política al régimen de Allende que por juicios puramente técnicos sobre las finanzas de Chile.

La postura del Banco de Exportación-Importación, una institución pública de los Estados Unidos, refleja el tono de la política económica de los Estados Unidos hacía Chile durante el periodo de Allende. En el otoño de 1970, el Banco desplazó la categoría en créditos de Chile de "B", la segunda categoría, a "D", la última categoría. Debido a que este baremo servía para evaluaciones semejantes que se efectuaban por bancos privados, corporaciones, e inversores privados internacionales, ello agravó el problema de Chile para atraer y retener el flujo de capital a través de inversiones extranjeras. A mediados de agosto de 1971 el Banco decidió que el crédito por $21 millones para aviones Boeing de pasajeros sería aplazado dependiendo de una resolución de la polémica sobre las compensaciones por la nacionalización de las compañías de cobre de los Estados Unidos. Esa decisión del banco se tomó un mes después de la nacionalización y dos meses antes de la decisión final de las compensaciones. De hecho, la decisión sobre el Boeing había sido primero anunciada en mayo, ANTES de que sucediera la nacionalización.

Los Estados Unidos enlazaron la cuestión de la indemnización de las compañías de cobre de los Estados Unidos con la deuda externa multilateral de Chile. Esa deuda externa, heredada de las obligaciones incurridas por los gobiernos de Alessandri y Frei, fue la segunda deuda externa per capita más grande de cualquier país en el ámbito mundial. Sin embargo, en las negociaciones en 1972 y 1973 del Club París sobre la deuda externa de Chile, los Estados Unidos como la principal nación afectada como acreedor, rechazaron considerar la reclasificación de los pagos de la deuda externa de Chile hasta que se dieran pasos hacia la indemnización de las compañías de cobre de los Estados Unidos. Los Estados Unidos también ejercieron presión en cada uno de las naciones prestatarias para que no se renegociara globalmente la deuda externa de Chile

III. Relaciones de los Estados Unidos con los militares chilenos

Las relaciones de los Estados Unidos con los militares chilenos durante 1970-1973 deben ser vistas como telón de fondo no sólo de la tradición de estrecha cooperación entre los servicios americanos y chilenos y las continuadas acciones de inteligencia, sino también en el contexto del Plan de Acciones II - un intento para fomentar un golpe de Estado. El Plan de Acciones II marcó una ruptura en la naturaleza de las relaciones entre los oficiales de los Estados Unidos y los militares chilenos.

La estrecha cooperación personal y profesional entre los oficiales chilenos y americanos tiene una extensa tradición. La presencia de militares americanos en Chile era importante, formada por agregados militares, la Embajada, y miembros del Grupo Militar que proporcionaba entrenamiento y asistencia a los servicios del ejercito chileno. A finales de 1960 el Grupo Militar estaba formado por más de cincuenta; durante la etapa de Allende, se redujo a una docena aproximadamente, por razones que tenían que ver con el recorte presupuestario de los Estados Unidos.

A. ANTES DEL PLAN DE ACCIONES II

En julio de 1969 la Central de la CIA en Santiago solicitó y recibió la aprobación del cuartel general para un programa secreto que estableciera infiltrados de inteligencia en los servicios del ejército chileno con el fin de controlar la conspiración del golpe militar. El programa duró cuatro años; incluía agentes colocados en las tres cuerpos militares chilenos así como oficiales de alto mando, oficiales en activo, generales retirados del estado mayor y reclutas. Desde 1969 hasta agosto de 1970, el programa se mantuvo fiel a su objetivo de controlar e informar sobre la actividad de orientación golpista de los militares chilenos.

Durante agosto, septiembre y octubre de 1969, se ve claramente por los informes de los agentes que el aumento de la insatisfacción y el malestar dentro de las fuerzas armadas estaba llevando a una situación de inestabilidad militar. Estos sucesos culminaron en la truncada revuelta militar de octubre de 1969, el "Tacnazo", llamada después así ,por Tacna de la ciudad donde ocurrió. Lo cerca que estuvo este "Tacnazo" amateur de acariciar el éxito fue una lección para recordar, particularmente en los albores de la inminente elección presidencial de 1970 y la seria posibilidad que Salvador Allende resultara victorioso.

B. PLAN DE ACCIONES II

Las actividades de acción encubierta del Plan de Acciones II para organizar un golpe militar que impidiera a Allende la presidencia cogió a la Central de Santiago desprevenidos. Sus dos colaboradores entre los militares chilenos no estaban en posición de iniciar un golpe. Para llevar a cabo la misión dirigida por Washington, la Central tuvo que utilizar un agregado militar de los Estados Unidos y otros contactos desarrollados apresuradamente con los dos principales grupos militares de conspiración del ejército chileno. Estos contactos no sólo informaban los planes de los grupos sino que también transmitían los instrucciones de la Central acerca de los mecanismos y la planificación, además pasaban indicaciones del apoyo del gobierno de los Estados Unidos para el consiguiente éxito golpista. Con la muerte de Schneider, las acciones de los golpistas rompieron desordenadamente, dejando a la Central sólo con sus colaboradores iniciales en el ejército. Ello llevó a que la Central tardara otros diez meses en reorganizar una red de agentes entre los cautelosos militares chilenos.

Como parte de este atentado para inducir al ejército chileno a intervenir antes de la votación en el congreso el 24 de octubre, los Estados Unidos habían amenazado con cortar la ayuda militar si los militares rechazan actuar. Eso fue acompañado de una promesa de apoyo para los momentos posteriores de un golpe de estado. Sin embargo, la asistencia militar no se recortó durante el periodo de confirmación de Allende (ver Tabla II). Las ventas militares saltaron rápidamente de 1972 a 1973 e incluso más aún de 1973 a 1974 después del golpe (ver Tabla III). C. 1970-1973

Después del fracaso del Plan de Acciones II, la CIA reorganizó su red de contactos y continuó cerca de los oficiales del ejército chileno para controlar los desarrollos dentro de las fuerzas armadas. Por su parte, los oficiales estaban al corriente de que los Estados Unidos con anterioridad habían buscado un golpe para evitar que Allende llegara a ser presidente debían estar al tanto de las indicaciones de continuidad del apoyo por parte de los Estados Unidos para un golpe militar.

En septiembre de 1971 una nueva red de agentes estaba preparada y la Central recibía casi diariamente informes de una nueva conspiración para un golpe militar. La Central y la Jefatura comenzaron a explorar vías para utilizar esta red. Al mismo tiempo, y de forma paralela, la Central y la Jefatura discutieron la "operación de decepción" diseñada para prevenir a los oficiales chilenos de una implicación cubana, real o supuesta, en el ejército chileno. Durante el otoño de 1971 la Central y la Jefatura entablaron un diálogo acerca tanto de la cuestión general de qué hacer con la red de inteligencia como de los objetivos de operación específicos.

TABLA II. AYUDA MILITAR (1)

Año Fiscal

Programado

Realizado

1966

$ 8,806,000

$ 8,366,000

1967

4,143,000

4,766,000

1968

1,801,000

7,507,000

1969

734,000

2,662,000

1970

852,000

1,966,000

1971

698,000

1,033,000

1972

870,000

2,227,000

1973

941,000

918,000

1974

912,000

619,000

(1) Las cifras son del Departamento de Defensa en respuesta a una demanda de documentación de la Comisión Elegida del Senado y no están clasificadas.

TABLA III. VENTAS MILITARES (1)

Año Fiscal

Pedidos

Entregas

1966

$1,057,000

$1,490,000

1967

2,559,000

1,690,000

1968

4,077,000

2,100,000

1969

1,676,000

2,147,000

1970

7,503,000

9,145,000

1971

2,886,000

2,958,000

1972

6.238,000

4,583,000

1973

14,972,000

2,242,000

1974

76,120,000

4,860,000

(1) Las cifras son del Departamento de Defensa en respuesta a una demanda de documentación de la Comisión Elegida del Senado y no están clasificadas.

La Central propuso, en septiembre, proporcionar información, en parte fabricado por la CIA, que convencería a los oficiales más antiguos del ejército chileno que la unidad de Investigaciones de los Carabineros, con la aprobación de Allende estaban actuando en concierto con la inteligencia cubana (DGI) para reunir información perjudicial para los altos mando del ejército. Se esperaba que esta acción levantara a los militares contra Allende y las relaciones de éste con los cubanos, animando al ejercito a presionar al gobierno para cambiar su orientación y invertirla fuera necesario. Un mes más tarde la Jefatura de la CIA sugirió que la operación de decepción fuera dejada de lado, en favor de proporcionar información "veraz" al líder del grupo golpista ya que la Jefatura y la Central intuían más probabilidades de éxito en ello.

Después de una petición de la Central, la Jefatura dio el visto bueno a la operación con el objetivo de formar a los oficiales chilenos más experimentados y mantenerles alerta. En diciembre de 1971 un paquete de material, que incluía una carta elaborada, se pasó a los oficiales chilenos que estaban fuera de Chile. La CIA no recibió ningún informe posterior del efecto, sí es que la hubo, que tuvo esta "información" en el ejército chileno. Mientras que la concepción inicial de la operación incluía una serie de pasos, no se entregaron nuevos paquetes.

El diálogo Central/Jefatura sobre el uso de la red de inteligencia se producía paralelamente a la discusión de la "operación de decepción". En noviembre la Central sugirió que el fin último del programa de penetración militar era un golpe militar. La Jefatura respondió rechazando esa formulación del objetivo, avisando que la CIA no tendría la aprobación de la Comisión 40 si había implicación en un golpe. Sin embargo, la Jefatura reconoció la dificultad de dibujar una línea entre controlar una conspiración golpista y estar involucrado en ella. También comprendía el deseo del gobierno de los Estados Unidos para mantener en la clandestinidad los tratos con los conspiradores, por las razones que fuesen, bien podría darles a entender el apoyo de los Estados Unidos para sus planes futuros.

Durante 1970-1973, la Central recogió información operacional necesaria en el caso de un golpe, listas de arrestos, instalaciones civiles claves y personal que necesitaría protección, instalaciones gubernamentales claves que podrían ser necesarias para tomar el control, y planes de contingencia del gobierno que serían usados en caso de un levantamiento militar. Según la CIA los datos se recogieron sólo por la posibilidad de futuras peticiones de la Jefatura y nunca se pasó al ejército chileno.

La red de inteligencia continuó informando durante 1972 y 1973 de las actividades de la conspiración golpista. Durante 1972 la Central continuó controlando el grupo que podría lograr con éxito el golpe, y gastó una importante cantidad de tiempo y esfuerzos infiltrando este grupo como no lo había hecho anteriormente con ningún otro grupo. Este grupo llamó inicialmente la atención de la Central en octubre de 1971. En enero de 1972 se había infiltrado en él con éxito y contactaba con su líder a través de un intermediario.

A finales de 1971 y comienzos de 1972, la CIA adoptó una postura más activa bis a bis con su programa de penetración militar, incluyendo un intento a corto plazo para financiar un panfleto de noticias en contra del gobierno dirigido a los servicios del ejército, compilación de listas de arrestos y otros datos operacionales, y su operación de decepción.

Los informes de inteligencia sobre la conspiración golpista alcanzaron dos periodos cumbre, uno en la última semana de junio de 1973 y el otro durante finales de agosto y las dos primeras semanas de septiembre. Está claro que la CIA recibió informes de inteligencia durante los meses de julio, agosto y septiembre de 1973 del plan golpista a través del grupo que llevó a cabo con éxito el golpe del 11 de septiembre

Las acciones de recopilación de información referente al ejército chileno incluía actividades que iban más allá de la mera recopilación de información. Generalmente, estas acciones deben ser vistas en el contexto de la oposición de los Estados Unidos, de forma abierta y encubierta, al gobierno de Allende. Estas ponen al gobierno de los Estados Unidos en contacto con aquellos chilenos que buscaban una alternativa a la presidencia de Allende.