Centros educativos y sociedad de la información

Educación. Programas educativos y nuevas tecnologías. Almacenamiento información educativa. Comunicación

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 12 páginas
publicidad

LOS CENTROS EDUCATIVOS EN UNA SOCIEDAD DE LA INFORMACIÓN

El desarrollo de la humanidad va unido consustancialmente al desarrollo científico y tecnológico, y ambos desarrollos poseen vínculos estrechos con el equilibrio del medio natural. El desarrollo científico-tecnológico y los comportamientos de los seres humanos con el medio natural han llegado a límites que requieren decisiones urgentes y una revisión sosegada y cautelosa de las consecuencias de nuestros actos para el ecosistema planetario. Por tanto, abordar el tema de Ciencia, Tecnología y Sociedad (desde ahora C.T.S.) desde un contexto educativo requiere no perder de vista este cuarto elemento. Actualmente no cabe una vuelta al medio natural sin las tecnologías, pero se hace necesaria una educación para que el ciudadano sea plenamente consciente de los desequilibrios que un uso acrítico de la Ciencia y la Tecnología provoca en el medio natural y social.

De esta forma, el desarrollo tecnológico y el avance de la ciencia no sólo está forzando un replanteamiento de nuestras conductas con el medio natural, sino también un análisis de las consecuencias que está generando en la sociedad actual. Este hecho está provocando cambios sociales tan drásticos y rápidos que se hace necesario un trabajo reflexivo y una toma de decisiones rápida.

Como consecuencia de estos dos hechos, (por una parte los vínculos que se establecen entre el desarrollo científico y tecnológico y por otra el equilibrio natural y el desarrollo social) está justificado el tratamiento de la C.T.S. dentro del sistema educativo, tomando como base la idea de que esta innovación de contenidos en el currículum provocará consecuencias positivas en la formación de un ciudadano consciente y responsable de sus actos. Actualmente no se discute la inserción de esta temática dentro del currículum educativo sino, más bien, los modelos y los programas metodológicos de actuación.

En este tema nos vamos a dedicar a analizar un aspecto específico del desarrollo tecnológico, en especial las Nuevas Tecnologías de la Información y de la Comunicación (N.T.1.C.) y su relación con los cambios que se hacen necesarios dentro del sistema educativo para poder responder a dos preguntas básicas:

- ¿qué papel poseen los centros educativos en una sociedad de la información? y

- ¿qué protagonismo pueden representar las N.T.I.C. dentro de los procesos de enseñanza en general?

Estas reflexiones nos llevarán a trazar el perímetro de acción y las funciones que representan actualmente las N.T.I.C. en la enseñanza en general desde dos vertientes:


  • como contenido y objeto de estudio, y

  • como herramientas que facilitan la construcción del conocimiento académico dentro del aula.

  • 1. LOS CENTROS EDUCATIVOS DENTRO DE LA SOCIEDAD DE LA INFORMACIÓN

    La revolución de las N.T.I.C. es un fenómeno que está cambiando nuestro presente y seguro que nuestro futuro sistema educativo. Posiblemente estemos viviendo una revolución más fuerte que la revolución industrial o los profundos cambios producidos en nuestra cultura con la invención de la imprenta o la televisión.

    Es evidente que vivimos en la era de la información, donde el acceso a la misma será garantía de un desarrollo democrático para los individuos y los pueblos. Este acceso será, a veces, un elemento contradictorio y conflictivo al establecer un equilibrio entre la competitividad y el derecho humano de la igualdad de oportunidades.

    Los centros educativos, como otra empresa productiva de nuestra época, se verán igualmente determinados por estas nuevas tecnologías, especialmente por tres naturalezas distintivas que manifiestan estos desarrollos tecnológicos:

    1) En primer lugar, por su gran capacidad para almacenar grandes cantidades de información. Esto relegará el papel tradicional del profesorado como fuente de información a un orientador en los procesos de enseñanza-aprendizaje con su alumnado.

    2) En segundo lugar, por sus nuevas fórmulas de comunicación entre los individuos, rompiendo obstáculos espaciales y temporales que en otra época eran impensables. Con esto nos estamos refiriendo a las redes de comunicación, a su importancia para la información y la formación a distancia, a su capacidad de desarrollar trabajos colaborativos entre los centros. Así, podemos citar como ejemplo la red Internet, que algunos auguran sus éxitos dado el carácter global de los problemas que acontecen en el mundo (el impacto ecológico, las diferencias étnicas, la internacionalización de la economía ... ), problemas que solicitan herramientas de comunicación igualmente planetarias.

    3) En tercer lugar, por la capacidad de tratamiento de la información, no sólo textual sino de otros sistemas de símbolos, hoy muy arraigados en la vida del ciudadano como son los lenguajes audiovisuales, multimedia... De esta forma, por la importancia que tiene para el desarrollo de la inteligencia en general y por los nuevos interrogantes que plantea es necesaria una atención especial dentro del ámbito educativo.

    2. LA INFORMACIÓN Y SUS NUEVOS LENGUAJES

    San Ignacio de Loyola recomendaba la contemplación de imágenes sagradas como ejercicio que favorecía el estado místico. Hay muchas representaciones marianas y de vírgenes por niños y niñas que son imágenes de Murillo. Aunque no queremos entrar en el fenómeno ocultista o religioso, no cabe duda que son un fenómeno sociológico y cultural.

    Las representaciones icónicas de la divinidad fueron aprobadas en el Concilio de Trento y no sabemos que hubiera pasado de lo contrario, como sucede en la religión musulmana. Nos preguntamos dónde estarían hoy los Leonardos, los Miguelángeles, los Goyas... sin esta cultura de la imagen y la plástica. Sin duda, la imagen está presente en nuestra cultura, sobre todo la imagen digitalizada, la imagen publicitaria, la imagen virtual, etc. Los nuevos medios tecnológicos plantean ciertas reflexiones, no sólo por las nuevas formas de comunicación sino también por la dimensión cultural que representan. Este fenómeno plantea diversas reflexiones a los enseñantes y nos permite plantearnos cuestiones como las siguientes:

    Por un lado, si ya resulta difícil para algunos estudiantes sintetizar, resumir, seleccionar los relevante de lo que no lo es en un texto escrito, a pesar de que existe una enseñanza intencional y dirigida a tales fines, ¿qué dificultades o competencias de comunicación presenta frente al lenguaje audiovisual, los multimedias o los hipermedias?, sobre todo cuando no existe una alfabetización expresa para estos lenguajes.

    Por otra parte, si se reconoce el desarrollo general de la inteligencia con la capacitación en el lenguaje de la lecto-escritura, ¿qué significación tiene para el desarrollo de la inteligencia, por ejemplo, el lenguaje A.V., el lenguaje hipertextual de la navegación en Internet, las horas de televisión o los videojuegos?

    3. TRES PODERES DE LA INFORMACIÓN TECNOLÓGICA Y UNA PROPUESTA EDUCATIVA

    Sin duda, nuestra sociedad en su labor productiva emplea cada vez con mayor profusión las nuevas tecnologías para la información y la comunicación. Esta implementación no se produce de forma uniforme y por igual para todas las capas sociales, económicas o regionales del planeta. Así, este hecho plantea nuevos retos sociales, especialmente éticos y políticos, y consecuentemente nuevas alternativas educativas. Esto es debido a que la información se sitúa en el centro de la vida productiva, como en otra época lo fuera la energía, convirtiéndose en un recurso estratégico. Este cambio plantea un cambio o innovación educativa, promueve la acción de estrategias pedagógicas alternativas para conseguir que la educación y los centros educativos sean verdaderos agentes culturales y produzcan una labor significativa, frente a otros centros de producción y comunicación de la cultura en la sociedad de la información.

    a) ¿Quién y cómo se produce la información?

    En una sociedad donde la información es crucial para tomar decisiones o formarse una opinión sobre los asuntos que afectan al mundo, es necesario comprender los mensajes tecnológicos en profundidad, necesitamos saber quién es el emisor, cuáles son sus intenciones y bajo qué fórmula estructuró el mensaje. Responder a estas cuestiones es de vital importancia para desarrollar una mayor conciencia y competencia comunicativa, a la vez que una mejor y más profunda madurez del ciudadano.

    Un ejemplo de esto lo tenemos en la guerra del Golfo Pérsico donde nuestro conocimiento de lo que sucedía estaba basado, prácticamente, en la información construida por una sola cadena de televisión, bajo modelos narrativos simplistas que recordaban los filmes de Rambo, con noticieros que utilizaron ciertas imágenes y sonidos que posteriormente fueron criticados por falta de credibilidad.

    Frente a este poder de la información sólo cabe una alternativa educativa: los Recursos Tecnológicos como herramientas creativas. En otras palabras, utilizar creativamente los medios de comunicación de masas realizando prensa, radio o televisión en la escuela, la producción de vídeo reportajes por los propios estudiantes como proyectos educativos, la realización de pantallas multimedias con fáciles herramientas informáticas, etc.

    b) ¿En qué tecnología se almacena y cómo se accede a ella?

    En una sociedad donde se genera gran profusión de informaciones necesitamos saber realizar una lectura comprensiva de los mensajes que nos rodean, poseer unos criterios de buen consumidor, saber acceder y extraer la información relevante de la que no lo es... No por tener más información vamos a ser más libres ya que la cantidad puede ser, paradójicamente, un obstáculo.

    Frente a esta segunda naturaleza del poder de la información, proponemos otra alternativa educativa: los Recursos Tecnológicos como fuentes de información. Es decir, capacitación para comprender, consumir... los mensajes en los distintos soportes, utilizándolos como fuentes complementarias a los materiales de textos, o como motivadoras para iniciarse en los contenidos curriculares. La red Internet como la televisión, por ejemplo, poseen gran cantidad de material que los enseñantes pueden adaptar o utilizar para el trabajo del aula.

    c) ¿Cómo se difunde y a través de qué?

    En una sociedad donde los problemas son cada vez más globales, donde la economía, la salud, la educación... requieren un tratamiento más holístico, se plantea la necesidad de una comunicación igualmente planetaria. Una alternativa educativa a esta situación sistémica, especialmente al desarrollo de una competencia comunicativa, plantea un consumo de los medios de comunicación para crear una red colaborativa entre los centros, bajo el empleo de tecnologías como internet, satélites, la televisión por cable, etc.

    En resumen, estas tres capacidades o poderes que manifiesta hoy la información en nuestra sociedad son tres ejes generales desde donde la innovación educativa puede plantearse la inserción curricular de las N.T.I.C. Podemos asegurar que tales dominios y desarrollos técnicos en los centros educativos albergan implícitamente los objetivos básicos para la formación del ciudadano del siglo XXI.

    Este planteamiento no está muy alejado de las propuestas innovadoras de las reformas educativas actuales. Como vamos a ver a continuación, estas propuestas pedagógicas se enmarcan dentro del ámbito señalado por las Reformas Educativas en su intento por situar a los centros educativos a la altura de los cambios que solicita la sociedad actual.

    4. QUÉ ENTENDEMOS POR NUEVAS TECNOLOGÍAS Y QUÉ CARACTERÍSTICAS POSEEN.

    Actualmente, el profesorado tiene a su disposición un amplio abanico de medios para desarrollar y optimizar su actividad profesional. Éstos van desde los considerados tradicionales o audiovisuales (imagen fija y proyectada, diaporama, vídeo, cassette ... ), pasando por los medios de comunicación de masas convencionales (radio, prensa y televisión) hasta las nuevas tecnologías (multimedia, CD-ROM, videoconferencia, hipertexto, redes informáticas, internet, realidad virtual...). Todos pueden verse desde un enfoque de aparataje, o desde otro más educativo.

    Sin embargo, no podemos entender las NN.TT. como el medio o el aparato que aparece en el mercado sino como el "conjunto de procesos y productos derivados de las nuevas herramientas (hardware y software), soportes de la información y canales de comunicación relacionados con le almacenamiento, procesamiento y transmisión digitalizado de la información" (Adell, 1997).

    Estas características producen un gran impacto en los centros educativos y en los procesos de enseñanza-aprendizaje. Sin embargo, no pueden ser analizados y percibidos en sí mismos de forma aislada, sino dentro de la red de elementos curriculares presentes en la escuela. El primer cambio perceptible es la ruptura de las fronteras espacio-temporales del modelo de enseñanza, dando lugar a un modelo comunicativo de muchos a muchos, independientemente del lugar en el que se desarrolla y del tiempo en el que se produce, y basada en el uso de los ordenadores y las telecomunicaciones.

    De esta forma, el problema fundamental estriba en la selección, de manera eficiente, autónoma y con propiedad de estos medios.

    Las NN.TT. van a traer a la escuela múltiples consecuencias, entre ellas (Cabero y otros, 1998):

    - Modificación del contexto organizativo;

    - Presencia de nuevos recursos;

    - Nuevas situaciones de enseñanza-aprendizaje;

    - Enseñanza multicanal y multimedia;

    - Cambio de rol del alumno y del profesor;

    - Nuevos contenidos curriculares; y,

    - Formación del profesorado.

    5. ¿QUÉ DICE EL REAL DECRETO DE LA EDUCACIÓN SOBRE LAS N.T.I.C.?

    De forma repetida, el tema de las N.T.I.C. aparece y desaparece (con términos distintos pero dentro de una misma propuesta general) en los Decretos de Enseñanza del M.E.C. y de las Comunidades Autónomas que poseen transferencias educativas. Atendiendo de manera general a estos decretos encontramos diversos aspectos que se reiteran y que recogemos aquí de forma puntual:

    5.1. Diversidad de fuentes

    De la misma forma que los ciudadanos necesitan extraer informaciones desde diversas fuentes, en los procesos de enseñanza los estudiantes deben estar acostumbrados a comunicarse, a construir el conocimiento y extraer consecuencias desde diversas fuentes o soportes (profesorado, libros de texto, vídeo-documentales, enciclopedias, CD-rom y bases de datos informáticas, radio, etc.).

    5.2. Diversidad de códigos y sistemas de símbolos

    Esta diversidad de fuentes obliga a una competencia comunicativa y a una comprensión de los mensajes desde los distintos sistemas de símbolos que utilizan estos medios o fuentes (código audiovisual, texto, imagen fija, música, mensajes hypertextuales,...).

    5.3. Confrontación desde la abundante diversidad y cantidad de informaciones

    Si analizáramos las distintas fuentes de influencias que inciden en el individuo podríamos observar tres ámbitos desde donde éste adquiere información: la familia, la escuela y los medios tecnológicos en la sociedad (medios de comunicación de masas, museos, bibliotecas municipales ... ). Estos tres entes trabajan en temas similares y distintos, a veces en contradicción y otras complementándose; sin embargo, cada uno se da por separado y de forma desintegrada. Una función de los centros educativos consistirá, precisamente, en paliar esto, o sea, en ayudar al individuo a que encarne estas tres corrientes de influencias en un mismo caudal, potenciando así y al mismo tiempo un desarrollo de su personalidad (afectiva, social y cognitiva) más equilibrada e integral con el mundo que le rodea, es decir, desarrollando una competencia comunicativa frente a esa cantidad de informaciones, extrayendo lo relevante de lo superfluo.

    5.4. Capacidad para codificar y decodificar mensajes tecnológicos

    Con ello nos referimos a la conocida teoría del Emerec (del individuo emisor- receptor), en la idea de que los estudiantes deben poseer una competencia comunicativa global y total, como emisores y receptores, como verdaderos comunicadores que utilizan los nuevos lenguajes de las Nuevas Tecnologías, cambiando su papel de consumidor pasivo a un creador activo de mensajes.

    5.5. Capacidad crítica

    Es una de las consideraciones más nombradas cuando hablamos de las N.T.1.C. en la educación. Sin embargo, no está claro qué queremos decir y cómo se consigue esta capacidad crítica. Para nosotros significa la capacidad para relativizar los mensajes y conseguir una distancia en su interpretación lo suficientemente fuerte como para analizar los posibles influjos y significados que provoca en nosotros, en la sociedad y en la cultura, de forma que podamos conseguir, por ejemplo que los estudiantes comprendan que las interpretaciones de los medios de comunicación son una entre otras interpretaciones posibles, que sus interpretaciones pueden distar mucho de la realidad, etc.

    Así, el Plan Andaluz de Integración de las Tecnologías de la Comunicación y la Información en la Educación (1996), pretendía, entre sus objetivos:

    - Extender el conocimiento de las NN.TT. y sus posibilidades para desarrollar y experimentar aplicaciones y para facilitar y enriquecer el proceso de enseñanza-aprendizaje.

    - Integrar estas NN.TT. de la I.C. en los currícula para capacitar al alumnado a recibir críticamente los mensajes, adaptarse a la diversidad y complejidad de la sociedad tecnológica global y actual, potenciar la interdisciplinariedad y la complemetariedad con muy diversas fuentes y, por último, dotar de medios e instrumentos a los centros escolares que mejorasen la organización y gestión de los mismos, facilitasen los procesos de evaluación y control de datos, se potenciase el desarrollo comunitario desde el centro y se incentivase la investigación, la formación y la innovación del profesorado al abrirle nuevas perspectivas y posibilidades.

    1) Conocimientos sobre los procesos de comunicación y de significación de los contenidos que generan las distintas N.T.I.C., así como un consumo equilibrado de los mensajes. Tanto los ciudadanos como los estudiantes deben comprender al mismo tiempo los significados explícitos e implícitos de los mensajes tecnológicos, así como las formas de expresión y los significados que estas experiencias comunicativas producen en nosotros y en los demás.

    En una perspectiva constructivista de la educación es imprescindible que los estudiantes trabajen las formas que ellos emplean para apropiarse de la cultura, especialmente de la cultura que transmiten los medios tecnológicos (la tv., la prensa, los CD-Rom, los vídeos ... ).

    Lo que destacamos aquí no es la capacidad técnica de las herramientas tecnológicas, sino una capacitación para comprender y consumir correctamente los mensajes que ellas producen y vehiculan, es decir, nos interesa educar para la información y la comunicación tecnológica. Sobre todo por el fenómeno que se está produciendo con la universalización de la información, donde la cantidad de la misma es un obstáculo que provoca, junto con la falta de tiempo para analizarla detenidamente, un consumo desmedido y acrítico, convirtiéndose en un problema de control o manipulación de la misma. Por ello, tan fundamental es una formación para la comprensión como para la selección adecuada de sus productos. Los medios poseen su mayor influencia en una población falta de formación o de recursos para realizar una lectura crítica de los medios tecnológicos.

    2) Conocimientos sobre las diferentes formas de trabajar las nuevas tecnologías en las distintas disciplinas y áreas. Las estructuras epistemológicas como los contenidos curriculares de cada disciplina requieren formas distintas de construcción y representación en el aula. Igualmente, estas formas solicitan diferentes soportes tecnológicos de comunicación y tratamiento de la información.

    3) Conocimientos organizativos y didácticos sobre el uso de las N.T.I.C. en la planificación de aula y de centro. Muchas de las deficiencias e infrautilización de los equipos responden a una mala gestión y organización de los recursos en los proyectos de centro como en las programaciones de aula. Estos problemas se deben, en unas ocasiones, a un desconocimiento de fondo sobre las posibilidades de estos recursos, y en otras a una falta de ajuste de los nuevos recursos con nuestras habituales metodologías de aula.

    4) Conocimientos teórico-prácticos para analizar, comprender y tomar decisiones en los procesos de enseñanza y aprendizaje con las N.T.I.C. El abanico de nuevas tecnologías disponibles puede ser o no abundante, accesible y pertinente a las necesidades de¡ sistema educativo, pero sin duda es imprescindible una formación para su uso e integración en los procesos de enseñanza y aprendizaje. Cualquier Nueva Tecnología puede convertirse en un estorbo cuando es utilizada en un proceso de enseñanza disfrazada por principios de procedimientos pedagógicos erróneos o cuando su introducción no responde a una racionalidad pedagógica, o bien cuando se desconocen los procesos de enseñanza-aprendizaje que estamos generando.

    5) Dominio y conocimiento del uso de estas tecnologías para la comunicación entre los centros y para la formación permanente. Con esto nos referimos a los cambios en las formas de producción que estas tecnologías están produciendo en el mundo laboral como, por ejemplo, el teletrabajo. Las posibilidades comunicativas que manifiestan estas tecnologías pueden representar un auxiliar importante en un enfoque de la enseñanza basado en la investigación e intercambio de experiencias con otros compañeros, conectados en una red formativa entre los centros.

    6) Por último, el futuro enseñante debería poseer criterios válidos para la selección de materiales, así como conocimientos técnicos suficientes para permitirle rehacer y estructurar de nuevo los materiales existentes en el mercado para adaptarlos a sus necesidades. Y cuando se den las condiciones (tiempo, disponibilidad de recursos, dominio técnico ... ) crear otros totalmente nuevos.