Centro educativo

Educación. Pedagogía. Espacio. Distribución. Aulas. Uso. Recursos. Historia. Factores. Externos. Internos. Función. Comedor. Organización. Equipamiento. Mobiliario. Bilioteca. Gimnasio

  • Enviado por: Jose Atencia
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 22 páginas
publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

publicidad

TEMA 5. CENTRO EDUCATIVO. ESPACIO.

1.- Introducción.

En el diseño de los centros educativos deben considerarse multitud de variables, como por ejemplo las implicaciones curriculares, psicológicas, organizativas y sociales, las discapacidades que pueden presentar ciertos alumnos, etc; es decir, las implicaciones que se derivan del uso del espacio escolar. Una estructura adecuada debe facilitar la intervención educativa estimulando la búsqueda, la experimentación y el descubrimiento por parte de los alumnos, mediante la combinación apropiada de espacios fijos que sirvan como referente y espacios móviles que faciliten la diversidad de acciones.

El que los centros se constituyan como contextos educativos implica una definición clara de los espacios necesarios, de las relaciones entre ellos y del uso que han de recibir.

El respeto a condiciones físicas bien estudiadas no tiene otra finalidad que la de favorecer la adaptación de los alumnos y evitar su fatiga. Conseguir una orientación y ubicación adecuadas es un objetivo prioritario, ya que proporciona protección diaria del edificio frente a ruidos, fenómenos atmosféricos y temperatura ambiental, a la vez que puede conseguir una ventilación e iluminación adecuadas. Así , esta concepción unida a una distribución idónea de espacios internos y su integración con los elementos externos harán del espacio escolar un punto de aprovechamiento en un centro.

Por otra pare resulta obvio que el equipamiento y el mobiliario, conjuntamente al edificio, contribuyen a caracterizar el espacio. La buena combinación entre la definición y la adecuación del espacio debe ser ser superada al nivel de construcción, ofreciendo la posibilidad al equipo de diseño de que escoja los muebles en función del ambiente que se desea crear.

No obstante el tema del mobiliario se tratará con más detalle en temas posteriores, en concreto en el tema del material que resulta necesario en una escuela.

2.- Noción de espacio escolar.

Hablar de espacio escolar, de la distribución, del aprovechamiento, es tocar uno de los aspectos organizativos que más interés provoca, debido a su importancia. Hoy en día los centros tienen planteado un reto con ellos mismos, un reto de renovación, ya que éstos no sólo han cambiado, sino que siguen evolucionando a la búsqueda constante de nuevas posibilidades. Debido a ello, este proceso de mutación influye en varios sectores, como son las relaciones profesor-alumno, estrategias motivadoras, formas de enseñar y aprender, y por supuesto, dependiendo de la forma que se entienda el espacio escolar, se hará que éste mejore o no.

Si estamos de acuerdo en que el Centro es el lugar en el cual confluyen las acciones educativas con carácter más sistemático, el espacio escolar es el lugar idóneo para que se desarrolle el trabajo de profesores y alumnos.

Entendemos que el espacio escolar es un elemento material, un medio que los Centros poseen y que se puede definir como el continente y contenido de las situaciones estructuradas de enseñanza aprendizaje.

  • Continente porque permite que en su interior se lleven a cabo estas situaciones de instrucción y formación.

  • Contenido porque condiciona los saberes, destrezas y actitudes que se imparten.

Es necesario realizar esta distinción porque no es lo mismo, por ejemplo, enseñar en el sótano de un pabellón deportivo que hacerlo en un Centro bien equipado, construido y distribuido conforme a las fórmulas arquitectónicas más adecuadas para la educación.

Así mismo, es necesario puntualizar que el espacio se refiere a situaciones de aprendizaje estructuradas, pensadas y requeridas, no a cualquier iniciativa; para que el espacio escolar deba ser considerado como tal, requiere ciertos requisitos, como son la intencionalidad, estructura (no limitada a cuatro paredes), planteamientos didáctico-pedagógicos, así como sujetos activos que los protagonicen.

No obstante sobre el espacio escolar influyen ciertos factores, que enumero a continuación:

  • Factores externos. Entre los que, a su vez, cabe destacar:

  • Situación geográfica del centro, en especial teniendo en cuenta el clima, ya que de éste depende la orientación, iluminación, ventilación, calefacción, materiales a emplear, etc.

  • El elemento demográfico, como puede ser el número de alumnos, el crecimiento vegetativo de la zona, la tendencia al alza o a la baja de las matrículas, etc.

  • Los factores económicos, que constituyen una limitación, ya que se han de buscar Centros cuyos costes sean bajos en la construcción, el mantenimiento y conservación.

  • Otros, como las condiciones acústicas, acceso, plan de desalojo y evacuación, etc.

  • Factores internos. Igual que en el punto anterior, hay ciertos aspectos a destacar, y son:

  • Como Centro educativo, ha de cumplir el requisito de poseer espacio suficiente, en cuanto a la cantidad y variedad para conseguir una formación de calidad, teniendo en cuenta las nuevas metodologías didácticas y adelantos.

  • Como Comunidad educativa, debe facilitar y propiciar las relaciones entre los distintos miembros de ésta.

  • Como foco sociocultural, ha de proyectarse en el medio social en el que se encuentra ubicado.

  • Como núcleo de servicios, ha de dar cabida a dependencias distintas de las aulas, tales como oficinas, dirección, secretaría, tutorías, sala de profesores, sala de usos múltiples, gimnasio, biblioteca, etc.

  • De tal modo, en función de los anteriores condicionamientos, el espacio escolar que se proyecta en unos edificios concretos debe reunir las siguientes condiciones:

  • Ampliable. El espacio escolar ha de ser concebido como algo expansible, como algo abierto, capaz de proyectarse en un amplio número de posibilidades, es decir, flexible, en cuanto a su extensión.

  • Convertible. Las incesantes renovaciones pedagógicas, didácticas, etc, hacen que el espacio escolar deba ser pensado en clave de cambios fáciles, poco costosos, para que pueda adaptarse a la variedad de situaciones que plantea cada curso escolar.

  • Polivalente. El espacio ha de permitir que se puedan llevar a cabo la diversidad de funciones que las exigencias del trabajo diario reclaman.

  • Variado. El objetivo fundamental de esta condición es alcanzar que el espacio permita conseguir una formación completa, en todas las facetas que integran la posibilidad del alumnado.

  • Interrelacionado. Se desea que la comunicación interna se produzca entre los distintos sectores y secciones, para mayor complementariedad entre ellos.

  • 3.- Condicionantes en la organización del espacio.

    La arquitectura, concebida como la disposición de construcciones para el uso y ambientación de las personas de acuerdo a una finalidad, resulta decisiva en la configuración del espacio.

    A través de la arquitectura escolar pretendemos adaptarnos a la dinámica de los usuarios y a los procedimientos de la enseñanza. Sin embargo, no siempre es posible esto. En este sentido, la divergencia de corrientes arquitectónicas que se aplican en la realización de las construcciones escolares puede explicarse por la diversidad de concepciones pedagógicas.

    En el siglo XX la concepción social respecto a la escuela varía, y se perfilan mayores exigencias para el edificio escolar. Así los higienistas de principios de siglo marcan las condiciones adecuadas de iluminación, ventilación, condiciones acústicas, etc. Mientras que las condiciones pedagógicas de la Escuela nueva manifiestan la necesidad de una mayor adaptabilidad de los edificios a su función e incorporan orientaciones a la escuela que le permitan dejar de ser el medio inerte en el que se desarrollaba la enseñanza.

    Paralelamente, hacen entrada nuevas concepciones que consideran la escuela como un centro de comunicación interna y de relaciones con el exterior, a la vez que un centro social; se busca combinar adecuadamente la abertura de espacios y una cierta atmósfera de intimidad. No son ajenos a estos nuevos planteamientos preocupaciones por la seguridad, la estética y la relación con el entorno físico.

    La escuela, en las nuevas concepciones, no sirve ya sólo para instruir: pretende formar, y para ello, debe reunir una seria de condiciones que varían según las características de las personas a las que va destinada.

    Esta evolución del edificio escolar queda claramente patentizada en el estudio que realizó Brullen sobre Cataluña. Señala una serie de hitos, que en muchos momentos se extienden y superponen entre sí:

  • La escuela como ciudadela. (1880-1890). Es el resultado de la proximidad a órdenes religiosas, se adopta la estructura del convento, de gran envergadura, con dos o tres pisos estructurados a partir de uno o varios claustros alrededor de los cuales se orientan las aulas y las otras dependencias. La capilla, como resulta coherente, se situaba en un lugar central.

  • La escuela como “obra de arte”. (1900-1915). El continuo aumento de las construcciones tiende a imitar el carácter de edificios públicos anteriores o de edificios de residencia. En ocasiones se sitúan en el centro de la población y forman parte del ayuntamiento.

  • Las escuelas unitarias, con un aula para niños y otra para niñas, tienden tomar la imagen de la arquitectura residencial y las escuelas graduadas, con una planta, y diferencian tres cuerpos: dos laterales (niños, niñas) con acceso independiente y uno central no siempre de uso definido.

  • La escuela como monumento. (1915-1931). La escuela se plantea como un edificio monumental que sirve para mejorar y embellecer la estructura urbana de la ciudad. El tipo de edificio escolar propuesto es el de una escuela multinucleada, formada por vestíbulos que estructuran núcleos de aulas y que quedan unidos mediante escaleras generosas con un gran vestíbulo de acceso. Se rompe así el aislamiento de los modelos anteriores y se contribuye a la idea de escuela como globalidad.

  • 4.- Aprovechamiento del espacio.

    Hay que considerar que el espacio se encuentra íntimamente relacionado con la actividad que en él se realiza, y consecuentemente, al tiempo invertido en ella y al tipo de agrupamiento en el que se integran los escolares.

    El intento de dar solución a los problemas espaciales viene de lejos, habiendo propuestas realmente curiosas.

    Por un lado estaban las iniciativas de las llamadas escuelas sin terreno o escuelas sin escuelas, consistentes en situar los centros en cualquier lugar, o distribuir los profesores por diversos locales, para que atiendan a la formación del alumnado. Esta iniciativa no deja de ser para una situación de provisionalidad.

    Algo similar ocurre con los Centros prefabricados, consistentes éstos en edificios desmontables que pueden ser trasladados con facilidad y situarlos en lugares en los cuales sean más necesarios en un momento determinado.

    No obstante, por soluciones organizativas hay que entender aquellas que den mayor estabilidad en un espacio determinado. Los centros cambian constantemente debido a las nuevas exigencias sociales y a los adelantos metodológicos. Debido a ello ya no se piensa en el Centro escolar como en un conjunto de clases dispuestas de forma interminable a lo largo de un pasillo. Se hacen necesarias nuevas consideraciones que hagan referencia a la idea de escuela abierta. Así, entre los diferentes planteamientos cabe destacar:

    'Centro educativo'
    4.1 Aulario.

    Es un conjunto aquitectónico formado por salas de clase o aulas, en teoría diseñadas para que en ellas puedan situarse entre treinta y treinta y cinco alumnos, en práctica, por lo menos en el ámbito universitario, diseñadas para que en ellas haya cabida para ciento veinte alumnos aproximadamente.

    Además de las aulas señaladas, este tipo de edificios cuenta, en la distribución del espacio escolar, con otras dependencias: biblioteca, sala de usos múltiples, gimnasio, laboratorios, tutorías, despachos de dirección, secretaría, etc.

    'Centro educativo'
    4.2 Espacio polivalente.

    Es el establecimiento escolar pensado para que el espacio pueda ser convertido, en función de la tarea que se realiza, por lo que resulta muy aprovechable para su utilización en la modalidad de agrupamientos flexibles. La división del espacio se debe realizar mediante tabiques móviles, mamparas y otros elementos que permitan agrandarlo o disminuirlo. Son los centros construidos a raíz de las medidas arquitectónicas y organizativas emanadas de la Ley General de Educación de 1970.

    'Centro educativo'
    4.3 Espacio abierto.

    Está basado en la idea de que no hay que limitar éste en exceso, sino que ha de ser aprovechado en su totalidad, tomando como elemento esencial del edificio un gran espacio que puede agrupar a tres o cuatro clases, cada una de las cuales trabaja en unos rincones o subespacios menores. El Centro se constituye en tantos grandes espacios como sea necesario para dar cabida a los distintos grupos de alumnos.

    En cuanto al aprovechamiento del espacio escolar, hay que subrayar que tal idea no debe inducir a determinar que con ello nos referimos a masificar las aulas, a utilizar el gimnasio, o la biblioteca para varios cursos a la vez. Aprovechar el espacio escolar significa, sencillamente, racionalizar el uso de las aulas y dependencia, para así obtener el máximo partido posible, y procurar que las actividades que se lleven a cabo cumplan su cometido.

    Es cierto, no obstante, que no todos los Centros presentan las mismas posibilidades a la hora de utilizar racionalmente su situación espacial, ya que la mayoría de ellos se ven limitados por una construcción pesada, fija, con espacios invariables, etc; pero es necesario a pesar de ello que se realice un esfuerzo, a base de imaginación y buena voluntad, para mejorar las dependencias escolares de las que se dispone.

    Las fórmulas que permiten flexibilizar el espacio son denominadas por los arquitectos como grados de adaptabilidad. Esto es lo que debe hacerse en los Centros: buscar estrategias que permitan adecuar, en función de las características del edifico y en la medida de lo posible, la superficie de la cual se disponga.

    5.- Problemas en la distribución de espacio.

    Los principales problemas en torno a la distribución del espacio escolar pueden presentarse como conceptuales y operativos; el primer tipo afecta a las concepciones con que se organiza; el segundo tipo a la práctica cómo se ocupa.

    Gran parte de lo indicado con anterioridad nos lleva a las concepciones que actualmente se tienen del espacio y de su ocupación. Como señalan Loughlin y Suina (1987), el profesorado tiene cuatro funciones básicas en la estructuración del ámbito de aprendizaje: Organización espacial, dotación para el aprendizaje, disposición de los materiales y organización para propósitos especiales. En todas ellas pueden plantearse diferentes formas de intervención, que Santos (1993) resume como se indica:

    'Centro educativo'
    5.1 Participación de los realmente afectados.

    En el diseño del edificio los protagonistas han de manifestar a los arquitectos cuáles son las pretensiones educativas, las actividades que se van a llevar a cabo, el tipo de grupos con el que se va a trabajar, etc., con el fin de que traduzcan a ladrillos aquellas exigencias didácticas. Esto permitiría adaptar la construcción de las escuelas a las características arquitectónicas del entorno y a las exigencias educativas de la institución.

    'Centro educativo'
    5.2 Reflexionar sobre el propio espacio.

    Es oportuno reflexionar sobre la naturaleza del espacio, sus significados, sus implicaciones para el aprendizaje y la convivencia. Obtener fotografías de diversos lugares y objetos puede ayudar a describir con los protagonistas su funcionalidad, sentido y estética.

    'Centro educativo'
    5.3 Favorecer la flexibilidad en el uso de los espacios.

    Lo que quiere decir que la estructura y distribución han de estar al servicio de las pretensiones educativas.

    'Centro educativo'
    5.4 Uso democrático del espacio escolar.

    No es democrático que exista acceso nulo para los alumnos al teléfono, que éstos no tengan posibilidad de hacer fotocopias, que no puedan tomar un café donde los profesores lo toman.

    'Centro educativo'
    5.5 Contemplar los espacios desde el punto de vista de los niños.

    Hay que ponerse en los ojos de los niños, en su situación, para poder tener una comprensión certera de cómo ven, cómo sienten y cómo les afecta lo que en el centro existe.

    'Centro educativo'
    5.6 Disponer de condiciones mínimas de seguridad.

    Es necesario tanto en los referente a situaciones de emergencia (incendios, inundaciones)como en lo que afecta a la vida ordinaria.

    'Centro educativo'
    5.7 El entorno.

    La jardinería y el arbolado de los accesos y los patios favorece un ambiente agradable, y además favorece la oportunidad del cuidado y el respeto hacia las plantas y la naturaleza.

    'Centro educativo'
    5.8 La capacidad.

    Ésta ha de revisarse y tenerse en cuenta continuamente, ya que en ocasiones las aulas están superpobladas. Este es un punto importante, ya que llevado a los extremos, donde pueden caber 400 alumnos sentados cabrían 8.000 personas de pie, y la masificación de las aulas es algo que resta calidad a la enseñanza, lo que se viene demostrando recientemente.

    Otro tipo de problema que afectan a la organización del espacio es por ejemplo el tomar la clase como unidad de estructura, fija, sin lugar a la maleabilidad, lo que dificulta con frecuencia la diversidad de actividades, la flexibilidad del agrupamiento, etc.

    El equilibrio necesario en todas las formas de entender el centro es vital para sacar la máxima utilidad a los edificios y a su equipamiento. Un problema frecuente igualmente, es que se dedican muy pocos recursos a la conservación y mantenimiento del centro, lo que hace que las instalaciones sean frágiles, y necesiten altos presupuestos para su reparación.

    6.- El centro escolar idóneo, o más apropiado.

    En este apartado, no se intenta dar un modelo de centro escolar idóneo, aunque su título lleve a engaño, lo que se intenta es dar una idea de los requisitos mínimos que en mi opinión todo centro educativo debería tener. Independientemente de su estatus de privado, público o concertado, los puntos que siguen a continuación son los que bajo mi punto de vista no deberían faltar en ningún colegio o centro de secundaria. Resulta obvio, no obstante que supondría un gran aumento en el gasto o presupuesto que se dedica a la educación en nuestro país, pero de esta forma se alcanzaría un nivel similar al de centros educativos de otros países (entiéndase sobre todo Estados Unidos, y también Inglaterra) en los que el sistema educativo e instalaciones de los Centros son bastante superiores al nuestro.

    Para esta cuestión tomo como referencia los centros en lo que he estado ( “San Jose de Calasanz” en Campanillas; “Ciudad de Popayán” en Málaga capital, “CES Santa Rosa de Lima” sección Argentea; por cierto no me puedo quejar, ya que poseían instalaciones bastante buenas), sopesando lo que les faltaba y lo que tenían, y también varios centros estadounidenses, tomados al azar.

    En cuanto a los centros en los que he estrado, la experiencia personal ha sido bastante positiva, el hecho de estar en un colegio en que se dispone de gimnasio cubierto aparte de varias pistas deportivas exteriores (como era el caso del colegio San Jose de Calasanz y del Instituto Santa Rosa de Lima) , o de comedor (como en el caso, esta vez únicamente del colegio San José de Calasanz) facilita mucho las relaciones escolares, en todos los aspectos, y además resulta muchos más gratificante para los alumnos en especial. Esto contrasta con el otro centro en que estuve, el colegio público Ciudad de Popayán; un colegio situado en una zona de clase social media-baja (Barriada de Carranque) limitado en espacio, por lo que no permitía grandes extensiones para gimnasio cubierto, o varias pistas, o comedor.

    A continuación pasamos a analizar cada uno de los componentes que estimo necesarios en cualquier centro, sea cual sea su ubicación:

    'Centro educativo'
    6.1 El comedor escolar.

    Si bien es cierto que algunos colegios y centros de secundaria disponen de él, también lo es que no deja de ser un servicio complementario de carácter educativo y social que está regulado por la Administración Educativa. La necesidad o conveniencia del comedor no la supedito al hecho de que los alumnos, debido a que tienen clase por las tardes, sea conveniente que se queden a comer en el centro, ya que no es así, puesto que ya no existe la jornada partida de clases. Pero no deja de ser de igual conveniencia, ya que hay casos en que las actividades extraescolares empiezan bastante temprano, por lo que sería más cómodo para los alumnos poder quedarse a comer en el centro, más aún para aquellos alumnos que viven relativamente lejos del centro, o para aquellos en cuyo caso la situación familiar no es muy favorable, ya que siempre saldrá más barato para los padres en caso de haber una cuota mensual, que tener que ir a recoger a los hijos y tener que volver a llevarlos.

    La existencia de este servicio permite al Centro planificar educativamente actividades relacionadas con la alimentación (Educación para la Salud).

    Los Maestros y Maestras y los Padres y Madres fundamentalmente, debemos plantearnos unas finalidades educativas tanto en el plano organizativo como de funcionamiento del Comedor Escolar que recojan los aprendizajes que queramos conseguir con nuestros alumnos. Los acuerdos consensuados deben recogerse en el Proyecto Educativo de Centro, donde se reflejarán:

    'Centro educativo'
    Los Valores prioritarios que se pretenden transmitir.

    'Centro educativo'
    La Organización de que se dispone para conseguirlos.

    'Centro educativo'
    Los Objetivos de aprendizaje que se derivan de esos Valores que se pretenden transmitir.

    En el Proyecto Curricular, igualmente debe hacerse referencia al tratamiento que se le dará al tema de la alimentación (EPS) y el Comedor escolar. Al ser en este documento donde se recoge el planteamiento educativo de las diferentes etapas se debería considerar:

    'Centro educativo'
    Adecuación de los objetivos de Etapa al Contexto Escolar (necesidades de los alumnos en el tema de alimentación)

    'Centro educativo'
    Análisis y secuenciación de dichos objetivos a los diferentes Ciclos de EI.,EP. Y ESO.

    Cada una de las actuaciones previstas anteriormente se concretarán, en las y Programaciones de Aula donde se pueden fijar para cada Grupo de Niños los contenidos, actividades, metodología, recursos, evaluación, tiempo... que se programen.

    6.1.1 Criterios para organizar el comedor escolar.

    La planificación y el desarrollo de los aprendizajes requiere el empleo de una metodología acordada por todos y que haga referencia prioritariamente a la forma de organización y a las normas de funcionamiento del Comedor en función de unos criterios y en relación con una serie de aspectos, entre los que podemos destacar los siguientes :

    'Centro educativo'
    Número de alumnos que asisten al Comedor.

    'Centro educativo'
    Recursos con los que se cuenta para poner en funcionamiento el Comedor:

  • Humanos.

  • Materiales.

  • Horario de comidas.

  • Así mismo hay que tener en cuenta las condiciones en las que la empresa adquiere el compromiso de servir la comida:

    • Cocinero/a.

    • Ayudante.

    • Elaboración de comidas

    'Centro educativo'
    Características del alumnado que asiste al Comedor Escolar:

  • Edades.

  • Historia personal en materia de alimentación.

  • Capacidad de ingestión y ritmo de cada alumno.

  • Estado de salud diario en el que se encuentra el niño.

  • Hábitos adquiridos a la hora de ponerse a la mesa.

  • Hábitos alimentarios de las familias.

  • 'Centro educativo'
    Funciones del profesorado responsable del Comedor:

  • Presencia física durante la prestación del servicio de Comedor y los recreos.

  • Orientar a los alumnos en materia de educación para la salud.

  • Proporcionar a los alumnos la adquisición de hábitos sociales de correcta utilización y conservación de los enseres del comedor.

  • Organizar los turnos de comida.

  • Llevar a los niños al comedor.

  • Fomentar la educación en el tiempo libre bajo los principios de actividad, juego y creatividad.

  • Hacer que los niños dediquen, antes y después de las comidas, un tiempo al aseo personal.

  • Crear y mantener un ambiente agradable tanto durante el periodo de la comida como del tiempo libre.

  • Velar por una ambientación cuidada y esmerada del local del comedor.(Paredes, disposición de las mesas, música, etc...

  • Establecer un clima agradable y de confianza ante las diferentes necesidades y gustos del alumnado.

  • Inculcar al alumnado que asiste al comedor la necesidad de respetar el horario y las normas de convivencia establecidas.

  • Velar por el cumplimiento de las normas de Salud e Higiene.

  • 'Centro educativo'
    Espacio o ambiente donde se realiza la comida:

  • Lugar donde comerán los niños.

  • Ambientación del lugar destinado a comedor:

    • Luminosidad, ventilación acústica.

    • Cómo acceden los alumnos de las distintas edades al comedor.

    • Organización del alumnado dentro del comedor

    • Estética del espacio del comedor (Hogareño, cálido, carteles atractivos, etc...)

  • Turnos de comida: número de niños en cada turno,...

  • 'Centro educativo'
    Organización del tiempo libre:

    Dentro de la organización del servicio de comedor, será muy importante considerar dentro de la línea pedagógica del Centro, una acción educativa global, tanto en el tiempo de comedor propiamente dicho, como en ese espacio de tiempo libre que queda hasta que se inician las clases de la tarde (unas diez horas);proporcionando actividades individuales o colectivas, libres o dirigidas en el patio, Biblioteca, Ludoteca, Espacios de E. Infantil, Vestuarios, Sala de Usos múltiples, Audiovisuales, etc...

    'Centro educativo'
    Información de las familias:

  • Datos aportados por las familias a los responsables de comedor y viceversa.

  • Plan de información entre todas las personas implicadas en el servicio de Comedor.

  • 'Centro educativo'
    Evaluación del programa del Servicio de Comedor:

  • Progresos realizados.

  • Análisis del funcionamiento global del comedor a lo largo del curso.

  • Aspectos a mejorar.

  • 'Centro educativo'
    6.2 Instalaciones y mobiliario de la biblioteca escolar.

    En este apartado damos algunas orientaciones sobre la distribución y acondicionamiento del espacio en una biblioteca escolar. También se muestran algunas ideas sobre la organización física de los fondos, procurando que las ideas expuestas sean fácilmente aplicables a cualquier centro educativo.

    Sobre estos aspectos es donde el bibliotecario puede realizar sus primeras actuaciones, puesto que tienen una gran incidencia sobre la biblioteca. Una mejor distribución del espacio, una buena señalización y una organización clara de los documentos son inmediatamente percibidas por alumnos y profesores y contribuyen a que la biblioteca sea un espacio más atractivo y acogedor, en el que uno se puede orientar con facilidad y acceder libremente a los documentos. Hay que tener en cuenta la nomativa ministerial sobre espacios mínimos, si bien resultan muy insatisfactorios.

    6.2.1 Organización del espacio.

    Una biblioteca escolar no es sólo una colección organizada de documentos en diferentes soportes, sino que es también un lugar, un espacio, cuya distribución debe hacerse con criterios pedagógicos, adaptando al entorno escolar las directrices y recomendaciones existentes en este terreno.

    El espacio de la biblioteca, su situación en el centro educativo y las características del mobiliario y de los equipos necesarios deben facilitar el cumplimiento de los objetivos de la biblioteca escolar.

    El servicio de biblioteca e información debería estar situado en un lugar fácilmente accesible desde todos los puntos del centro. Se suele aconsejar que esté situada en un lugar donde haya silencio, pero se debe dar prioridad a la accesibilidad. Es recomendable que no sea una sala de doble uso, ya que tiene que estar disponible a lo largo de todo el día para ser utilizada por individuos y grupos. También sería deseable que tuviese un buen acceso desde la calle para el reparto de libros, materiales y equipos, y para posibilitar su utilización fuera del horario escolar.

    La biblioteca escolar debe contar con espacio suficiente para que los alumnos trabajen, tanto en grupos como individualmente. Las diferentes posibilidades de uso de la biblioteca deben ser tomadas en consideración a la hora de organizar el espacio. Es importante diversificar los espacios de la biblioteca, creando diferentes zonas que respondan a estas posibilidades (zona de lectura relajada, zona de estudio, zona de audiovisuales, etc.)

    'Centro educativo'
    Otro aspecto de gran importancia en la biblioteca escolar es el decorativo, pues influye en la imagen que se ofrece a los usuarios. Se debe procurar crear un clima cálido y acogedor en el que influyen la distribución de espacios, el mobiliario, el color de las paredes, la iluminación, la señalización, la decoración con plantas, con dibujos de personajes gigantes elaborados por equipos de alumnos, etc. En la decoración de la biblioteca pueden participar los profesores de Educación Plástica y Visual, los alumnos e, incluso, algunos padres o madres.

    6.2.2 Equipamiento y mobiliario.

    La biblioteca debe contar, dentro de sus posibilidades, con mobiliario y equipos adecuados para ofrecer diferentes servicios. En una biblioteca ideal, que ofreciera múltiples servicios y actividades, se podrían distinguir los siguientes espacios, con su correspondiente equipamiento:

    'Centro educativo'
    Atención a los usuarios, préstamo e información: mostrador, espacio para el trabajo técnico, lugar para los equipos informáticos, tablones o paneles para anuncios, expositores.

    'Centro educativo'
    Actividades de documentación: mobiliario para el trabajo personal de los alumnos, estanterías, mobiliario especial para revistas, ficheros, equipos informáticos

    'Centro educativo'
    Lectura recreativa: zona con mobiliario y ambiente acogedores que inviten a la lectura relajada.

    'Centro educativo'
    Otras actividades: zonas complementarias como sala anexa para trabajo colectivo, sala audiovisual, almacén y archivo, etc.

    Se debe contar como mínimo con las mesas y sillas necesarias para acoger a un grupo completo de alumnos dedicado a algún trabajo colectivo. No conviene utilizar mesas grandes, corridas, que ocupan demasiado espacio. Las mesas de lectura para cuatro personas son las idóneas, ya que permiten realizar trabajos colectivos o tareas individuales.

    Una condición básica para fomentar el hábito lector entre los alumnos y alumnas es permitirles un contacto directo con los libros. Esto supone eliminar todas las barreras como, por ejemplo, las estanterías cerradas con llave o cualquier otro elemento que dificulte el acceso directo a la colección. El celo por "conservar" los documentos en buen estado puede conducir a que no se utilicen, lo que se contradice con la propia vocación de la biblioteca de difundir sus fondos.

    Si se puede elegir, las estanterías serán preferiblemente metálicas ya que no se deforman con la humedad o las oscilaciones de temperatura y no albergan plagas de insectos o microorganismos. Los estantes o baldas serán móviles.

    En una biblioteca escolar no deben instalarse estanterías de más de 1,80 m. de altura. Cinco baldas por estantería, con una profundidad de 25/30 cm., será lo idóneo. Es importante no ocupar por completo el espacio de las baldas, para facilitar la incorporación de nuevos volúmenes; pero, al no ocuparlas por completo, los libros corren el riesgo de doblarse, deformarse o caerse; para evitarlo, es preciso instalar sujetalibros, de los que existen diferentes modelos en el mercado, siendo los mejores aquéllos que están incorporados al estante mediante un sistema de carril o similar.

    Para los materiales audiovisuales, es preciso utilizar armarios cerrados con cajones o gavetas deslizables, ya que el polvo u otros elementos pueden afectar gravemente las condiciones idóneas de audición y visionado.

    Los ficheros son los muebles donde se colocan los catálogos manuales o en fichas. Deben instalarse en un lugar accesible para los alumnos, para que sean realmente útiles. Esto es igualmente aplicable a los catálogos automatizados, cuyos terminales de consulta se deberán situar en lugares apropiados para facilitar su uso.

    6.2.3 El rincón de los pequeños.

    En los centros de Educación Infantil y Primaria hay que tener en cuenta que los alumnos más pequeños han de tener su propio espacio dentro de la biblioteca con estanterías a su alcance, mesas y sillas de su tamaño, una alfombra con cojines y todo aquello que les facilite una estancia más agradable y acogedora en la biblioteca. Existen diversas soluciones sencillas y baratas para conseguir crear un espacio apropiado para los pequeños en la biblioteca.

    Las estanterías no han de sobrepasar los 1'30 metros. Para que los libros no pasen desapercibidos en las baldas, es importante colocar algunos mostrando las portadas. Para ello, es interesante contar con expositores o adaptar las estanterías colocando listones de madera en el borde externo a modo de soportes de libros. Unas cajas de madera o plástico con ruedas o patas y en distintos colores pueden servir también para que los alumnos puedan ver las cubiertas de los libros.

    6.2.4 Señalización de la biblioteca.

    Es uno de los elementos más importantes en cualquier biblioteca, ya que sirve para orientar a los usuarios desde que entran en sus instalaciones que, en principio, les resultan desconocidas. Además, fomenta la utilización autónoma de los documentos. Por ello, señalizar con carteles atractivos es una de las primeras tareas que se deben emprender tras la clasificación de los documentos.

    Podemos distinguir tres tipos de señales, que ilustramos con ejemplos de la señalización utilizada en las Bibliotecas Públicas de la Comunidad de Madrid:

  • SEÑALES DE UBICACIÓN Y ORIENTACIÓN. Éstas pueden ser, a su vez, internas o externas. Las externas son aquellas que orientan al lector hacia la biblioteca desde diferentes puntos del centro educativo. Las internas son aquellas que orientan a los alumnos dentro de la biblioteca, indicando las distintas áreas en que ésta se divide y la ubicación de los distintos servicios que se ofrecen.

  • 'Centro educativo'

  • SEÑALES NORMATIVAS. Informan sobre aspectos tales como: horario de atención a los lectores, condiciones de acceso y requisitos para el mismo, plano del local y carteles sobre normas de uso (prohibido fumar, silencio, etc.). Deben situarse en lugar bien visible y próximo a la entrada.

  • SEÑALES DE CONTENIDO. Son aquellas que facilitan información sobre los fondos bibliográficos y su ordenación. En general, se distinguen tres apartados:

    • Zonas: Ayudan a distinguir las diferentes zonas de la biblioteca.

    • Estanterías: Indican el contenido por materias de los libros ubicados en cada estantería. Se trata de una división general, donde se harán constar los grandes grupos temáticos en los que se clasifican los libros de acuerdo con el Plan de clasificación adoptado por la biblioteca.

    • Estantes: Dan información más precisa sobre lo que el lector hallará en cada balda, y siempre en relación con la signatura topográfica inscrita, sobre un tejuelo o etiqueta, en el lomo de los libros.

    'Centro educativo'
    6.3 Gimnasio Escolar, instalaciones deportivas.

    Desde mi punto de vista, y habiendo estado en varios centros, algunos de ellos con gimnasio, otros si él, es una pieza clave en el buen funcionamiento de un centro, si no del buen funcionamiento, porque un centro puede funcionar bien aun sin tener un gimnasio, del funcionamiento óptimo de un centro.

    En cualquier centro de enseñanza estadounidense, o sin ir tan lejos inglés, podemos encontrar una amplia gama de instalaciones deportivas, que abarcan desde piscina (en los mejores casos) a campos (en ocasiones estadios) de fútbol, rugby, etc, pasando por canchas de baloncesto cubiertas, etc., habiendo varias de las instalaciones citadas anteriormente. De tal forma que en un instituto estadounidense podemos llegar a encontrar un pabellón cuberito con cancha de baloncesto, otro con piscina, y varios campos de hierba para fútbol (soccer), fútbol americano, “cross country”, “softball”, e incluso “baseball”. ¿Porqué esto no es así en nuestro sistema educativo? ¿En nuestra concepción de un centro escolar? Desde mi punto de vista porque aún hoy en día, aunque ya en menor medida, se piensa en educación , en escuela, como en un sitio al que los niños han de ir a recibir clases, se piensa en escuela como en un edificio, con un número de aulas, y un número de profesores que les imparten clases a los niños en esas aulas, pero pocos piensan en escuela como una oportunidad de educar también físicamente, ese pensamiento de “mens sana in corpore sano” es una reliquia griega, que prácticamente nadie se preocupa en pararse a pensar sobe ello. En la escuela se debería fomentar mucho más el espíritu deportivo, un espíritu que los niños simplemente por ser niños ya poseen. Pero no es así, los medios de los que se goza dejan muchísimo que desear :

    'Centro educativo'
    Gimnasio cubierto:
    Como ya se ha dicho no es lo más común en las escuelas ni siquiera en los institutos. No obstante, disponer de él facilitaría los quehaceres en las situaciones de días lluviosos por ejemplo, ya no sólo en las clases específicas de Educación Física, sino por ejemplo también en los recreos. A los niños se les deja en las clases o por los pasillos en los días de lluvia, y en los colegios de primaria el

    gimnasio podría ser una solución. En este gimnasio cubierto debería de poderse practicar cualquier deporte, excepto obviamente los que físicamente es imposible, y debería de disponer de ancha de baloncesto, así como de posibilidad de practicar deportes como tenis, bádminton, voleybol, etc.

    'Centro educativo'
    Duchas:
    Obviamente también resultan necesarias, es muy desagradable, y poco higiénico que los acaben una clase de educación física y vuelvan a su aula completamente sudados, como es en muchos casos. Y esto es algo que se debe inculcar desde pequeños.

    'Centro educativo'
    Pistas de usos múltiples:
    Son las que poseen todas las escuelas y centros de secundaria. Pistas en las que se puede practicar todo tipo de deportes, si bien bajo mi punto de vista, y habiendo estado en centros que poseían mas de una, todos los centros deberían poseer al menos dos. Esto mejora la situación en los recreos, haciendo que los niños puedan jugar más libremente.

    'Centro educativo'
    Piscina:
    Es una utopía que en nuestro sistema educativo una escuela de primaria, o un centro de secundaria pueda disponer de piscina (aunque de hecho los hay). Pero debería ser así, las actividades acuáticas son una distracción muy entretenida para los niños, y serían una actividad muy buena para sacarlos de la monotonía diaria que muchos profesores hacen de la escuela. Muchos dirán que los alumnos no sabrían apreciarlo, que no se le sacaría provecho, pero esto no sería así si desde pequeños se les hace ver que es una actividad más, necesaria, y divertida.

    'Centro educativo'
    Campo de hierba:
    En él se simultanearían las actividades atléticas junto con las de otros deportes como fútbol, orientación, campo a través, etc. De igual forma que en el caso anterior, resulta utópico que una escuela o centro de secundaria pueda disponer de él en nuestra concepción actual de escuela, estando éstas comprimidas como están en los núcleos urbanos de nuestras ciudades, pero no por ello deja de ser menos necesario.

    La lista podría aumentarse incluso, como de hecho lo hace en los ya mencionados centros estadounidenses e ingleses, pero la cuestión no es la de hacerlo todo de una tajada, sino de ir mejorando nuestros centros educativos poco a poco, haciendo de ellos lo que deben ser, centros en los que no sólo se enseñen conocimientos académicos, sino en los que además se eduque para la vida, para la sociedad, para el deporte, ya que desde mi humilde punto de vista se conseguirían muchos más logros, tanto en el campo educativo-académico, como en el deportivo en general, ya que un problema de nuestro sistema educativo es que no se le concede a la escuela la importancia necesaria, y menos aún al deporte escolar, y cuando es así, no se sabe focalizar.

    7.- Conclusión.

    A modo de conclusión aquí se presenta una entrevista obtenida de la revista digital de educación OGE al señor Josep Benedito, arquitecto que ha servido durante varios años a la Generalitat de Cataluña construyendo centros escolares.

    «UN BUEN EDIFICIO ESCOLAR

    DEBE TENER UNA BUENA CAPACIDAD

    DE ADAPTACIÓN »

    Entrevista con Josep Benedito

    Arquitecto

    Josep Benedito fue responsable de Construcciones Escolares del Departament d 'Ensenyament de la Generalitat

    de Cataluña ,desde poco después del traspaso de esta competencia a la Generalitat hasta 1992,fecha en que, como a cada uno de los premios FAD de la década ,se le encargó la construcción de una de las manzanas de

    la Villa Olímpica de Barcelona, donde también se hizo cargo del diseño del Centro Interreligioso Abraham.

    Entre sus obras más recientes se cuentan el IES de Sant Andreu de la Barca y el IES de Castelló d 'Empuries.

    Actualmente trabaja para la Conselleria d 'Universitats ,en la dirección técnica del programa de construcción de nuevos centros de investigación.

    Josep Benedito ,en un momento de la entrevista con Alba Espot y Mariano Royo

    Los primeros comentarios de Josep Benedito sobre su visión del parque escolar nos llevan a pedirle una definición de Arquitectura:

    J.B.- La arquitectura es una respuesta formal y constructiva a una necesidad en un lugar concreto. Y eso no era lo que se practicaba cuando nos hicimos cargo de la programación de construcciones escolares. Durante los últimos años del franquismo, y también algo después, se construía de dos maneras: o con modelos prefabricados o con proyectos tipo. A través de estos mecanismos se pretendía construir de forma barata e igualitaria, pero se producían despropósitos tales como el de construir la misma escuela en la Costa de la Luz o en los Pirineos, y se desaprovechaba el potencial urbanístico de los equipamientos educativos. Abolimos totalmente este sistema y comenzamos a construir con el objetivo, que se ha mantenido hasta ahora, de que cada escuela tuviera un proyecto propio, adecuado al programa y al entorno, cosa que sólo puede asegurarse si se encarga a un arquitecto la realización de un proyecto específico. No se trata solamente de que una escuela situada ante una plaza no puede tener la misma configuración que otra situada en pleno campo, o que una que ocupa una manzana entera no tiene sentido que se parezca a otra que comparte una pared medianera con otro edificio, sino que se trata, sobre todo, de que cada escuela sea singular, es decir, tenga una identidad propia. Queríamos que el edificio formara parte de la personalidad de cada centro, y que ese centro formara parte de la identidad constructiva de cada barrio o pueblo.

    Aquella década de ampliación del parque escolar estuvo caracterizada por una auténtica furia constructiva debido a los déficit acumulados: se llegó a contabilizar una escuela o ampliación importante por semana. De alguna manera, le dimos la vuelta al parque escolar.

    Estamos satisfechos de haber generado un estilo de construcciones escolares, de forma que se puede hablar en cierto sentido de una arquitectura escolar catalana, que ha recibido multitud de premios y que es objeto con frecuencia de interés por parte de las revistas especializadas.

    OGE.- ¿Qué países europeos cuidan más la arquitectura escolar?

    J.B.- Holanda e Inglaterra, que han dispuesto de programas constructivos muy interesantes y que han dado lugar a edificios que son referencias obligadas en

    este campo.

    OGE.- Sin embargo, no todo debe ser arquitectura en una escuela: existen elementos de tipo práctico que no se pueden olvidar o dejar sólo al arquitecto. Y también elementos simbólicos. A veces se oyen quejas entre los profesores.

    J.B.- Hemos pasado del viejo sistema basado en edificios idénticos o uniformes a un nuevo sistema en el que la participación de un equipo de arquitectos distinto en cada proyecto permite la construcción de edificios con un carácter propio y en los que el lugar juega un papel importante en la solución arquitectónica, pero por ahora el programa funcional es absolutamente idéntico y preestablecido sin ningún margen para la especificidad del centro en función de sus características o su proyecto. Las posibilidades de una mayor flexibilidad en este terreno están aún por explorar. El marco de un programa funcional genérico es imprescindible, pero debería poder interpretarse con criterios amplios. Esto exigiría también la complicidad por parte de los usuarios. Las limitaciones de carácter económico son y serán siempre inevitables.

    Es difícil pensar en construir escuelas, dentro de un programa tan intensivo, con la misma libertad con que algunas veces se construye un monumento o un edificio singular, porque hay muchos condicionantes económicos, legales y funcionales que limitan la creatividad del arquitecto, que no dispone de alto grado de libertad.

    La posibilidad de actuar con un mayor margen de maniobra en la concepción de estos edificios abriría nuevas posibilidades a nuestra arquitectura escolar, especialmente al permitir la incidencia del proyecto educativo de cada escuela, sus peculiaridades, su propio carácter en el diseño y la configuración de los nuevos edificios.

    La participación del profesorado ha sido, hasta ahora, escasa. Cuando se produce, suele ser en una fase tan avanzada de la realización que los márgenes de actuación en el sentido de recoger sus sugerencias son prácticamente nulos, con lo que el resultado puede ser a menudo frustrante.

    En Cataluña, por ejemplo, la ejecución de la programación escolar la realiza la empresa pública GISA en función de las prioridades que establece el Departamento de Enseñanza y a través de un proceso sumamente ajustado que implica la participación de técnicos con gran experiencia en arquitectura escolar por parte de los dos organismos,

    aparte del arquitecto encargado de cada proyecto, lo que garantiza la adecuación de todos los proyectos al programa funcional oficial.

    Después del camino recorrido hasta la fecha, el salto adelante en el interés arquitectónico de nuestras construcciones escolares debería venir dado por la flexibilización de los programas y la mayor participación de los usuarios.

    Esto empezará a ser posible a medida que se trabaje la presión sobre la cantidad de escuelas a construir y la urgencia con que deben realizarse.

    OGE.-¿Y cómo podría producirse esa mayor participación de los

    usuarios?

    J.B.- Esta participación no es fácil y exige por parte del profesorado la superación de los recelos y la desconfianza que suele existir y también evitar la superposición de problemas ajenos al propio diseño de la escuela, que limitan las posibilidades del diálogo constructivo. La gran movilidad del profesorado y de los equipos directivos en los centros de Secundaria es otra dificultad adicional. Más allá de estas dificultades estoy convencido del interés arquitectónico de potenciar la participación de los usuarios, de los efectos positivos también en el ajuste del proyecto a las necesidades y en el mayor grado de aceptación e implicación por parte de los educadores. A veces las prioridades son difíciles de establecer y puede haber opciones divergentes sobre si es más importante una ubicación central o unas instalaciones deportivas amplias. Muchas veces se hace necesario escoger, y las valoraciones son difíciles. En este sentido, fue importante la construcción de la escuela IPSI, en mitad de una manzana del ensanche barcelonés, porque nos obligó a un ejercicio de economía de espacio que ha servido para otros proyectos (no cabe un campo de fútbol, aunque sí de baloncesto). Asumir las

    limitaciones del solar permitió a la escuela no abandonar el barrio en que se había desarrollado, y en aquel momento se valoró más el arraigo y la proximidad que la superficie de terreno libre. Este proyecto abrió la puerta a la construcción de nuevas escuelas interesantes en muchos sentidos y que hemos llamado `escuelas urbanas '.

    Por otra parte no debemos menospreciar la capacidad de uso polivalente de

    los espacios. Muchas veces es el propio usuario el que resuelve los problemas de espacio con una utilización adaptada a su programa específico. Recuerdo un instituto en que se impartían créditos de astronomía. Pidió una escalera y la adecuación de una zona de la cubierta para poder hacer desde allí observaciones del cielo. El arquitecto valoró la importancia de la modificación e hizo todos los equilibrios necesarios. Pero cuando se acabó la obra, los profesores que daban astronomía habían cambiado de centro y aquella

    instalación no se usó, en cambio no se disponía de facilidades para otras actividades.

    OGE.- Debemos referirnos también al simbolismo que cultivan los bancos, que comunican con mármoles y bronces su perennidad , su seguridad. En ese sentido, ¿No deberían los centros escolares comunicar la importancia del hecho educativo, la transcendencia social de la educación?

    J.B.- El valor simbólico de la arquitectura es un elemento importante, particularmente en el caso de los equipamientos públicos en una sociedad democrática. Personalmente creo que sí que se ha cuidado esta cuestión, aunque los resultados puedan ser diversos.

    No se trata en este caso de reproducir para la escuela pública los valores simbólicos de autoridad y poder que puedan asociarse a la arquitectura de las antiguas escuelas religiosas de la parte alta de Barcelona por ejemplo, que reflejan la utilización del binomio arquitectura-poder tan presente a lo largo del tiempo, desde las pirámides al

    gran arco de la Defensa. Se trataría más bien de transmitir otros valores simbólicos más acordes con el papel del edificio escolar como centro de formación de ciudadanos, de cohesión social, de convivencia etc.

    Es sorprendente en esta línea el importante valor de imagen de algunos edificios modélicos de los años 20, años en los que, con medios muy limitados, el arquitecto Goday construye en Barcelona una serie de escuelas que aún hoy producen una gran imagen de dignidad y serenidad por su escala, por su posición, por su volumetría o por su composición.

    OGE.- Una de las cuestiones que preocupan con frecuencia a los profesionales que hacen uso de los edificios escolares es la seguridad. Preocupa porque los fallos de seguridad obligan a los profesores a un exceso de vigilancia. También tiene que ver el tema de la responsabilidad civil que cae con frecuencia sobre los directores.

    J.B.- En algunos casos de accidentes, la actuación de la justicia, al extender hasta un nivel incomprensible la responsabilidad de los profesores ,ha distorsionado tanto la programación de actividades en los centros como las exigencias sobre el edificio en este sentido. En cualquier caso, debe evitarse cualquier relajación de las soluciones constructivas que pudiera suponer un riesgo de los usuarios de la escuela en función de sus condiciones de utilización. La escuela ha de ofrecer un marco seguro para la realización de su actividad, pero también un marco normal, ya que la seguridad total no puede alcanzarse.

    Los técnicos responsables de la ejecución de los programas de construcción escolar, tanto del Departament d 'Ensenyament como de GISA, realizan un control severo en este sentido en la supervisión de los proyectos para evitar todo aquello que pueda ser fuente de inseguridad.

    OGE.- Queda un tema por comentar que nos parece de suficiente transcendencia. Aunque quizás se escape un poco de las competencias estrictas del arquitecto, sí puede merecer un comentario interesante para el educador. Se trata del uso posterior de los edificios, del control de los cambios que se realizan, y también de la conservación.

    ¿Reconoce el arquitecto su obra al cabo del tiempo? ¿Controla las mejoras, los añadidos, los cambios de concepto? Vista la velocidad del cambio también en educación, ¿no se debería construir de una forma más abierta, menos finalista, menos funcionalista?

    J.B.- Desde mi punto de vista, los cambios de la normativa relativa a centros escolares deberían aplicarse a los nuevos centros, no al parque escolar existente, ya que lo contrario llevado al límite tiene consecuencias absurdas. Para construir una serie de nuevos edificios es necesario establecer un programa funcional (que debería ser orientativo), pero ese programa en ningún caso debería aplicarse de modo rígido para forzar la remodelación de los edificios existentes.

    Un buen edificio debe tener una gran capacidad de adaptación, no me refiero a la capacidad para soportar reformas, sino a su capacidad para ser usado de diferentes formas.

    La utilización de los edificios escolares los enriquece, los llena de vida, pero el uso implica una agresión que únicamente los programas de mantenimiento regular pueden evitar que se traduzca en deterioro. El hecho de mantener un edificio en buen estado es una invitación al buen uso y eso juega también un papel en el proceso educativo.

    Las modificaciones en los edificios escolares por ampliación, cambios de uso o ajustes a nuevos programas pueden derivar fácilmente en una desnaturalización de los edificios que en los casos de edificios arquitectónicamente interesantes debería reducirse con la participación de los autores del proyecto inicial. Esto se produce de modo espontáneo en caso de que los responsables del centro educativo consideren que tienen en sus manos un buen edificio y en consecuencia hace una valoración positiva del trabajo de sus arquitectos.

    Alba Espot Mariano Royo. Revista educativa digital “Organización y Gestión Educativa”. 26/6/03 15:16 Páginas 29, 30 ,31.

    'Centro educativo'
    7.1 Comentario.

    Esta entrevista realizada al arquitecto Josep Benedito no hace más sino que reforzar la visión o concepto que se ha pretendido dar en el tema correspondiente al espacio escolar, al centro, de que el centro escolar no puede ser simplemente un sitio al que se va a dar clase. El centro escolar debe ser un sitio adecuado a las circunstancias que le rodean, pero también con unas instalaciones mínimas, debe ser un sitio que transmita los valores que se pretenden transmitir, en el que se respiren esos valores, debe ser un centro adaptable a la multitud de cambios y situaciones que se pueden dar en él. Y que de hecho se darán en él, ya que lo que en la escuela ocurre no ocurre en ningún otro sitio. La variabilidad y diversidad de situaciones que pueden darse en un mismo momento es impresionante, así como la multitud de respuestas que se podrán dar a tales situaciones, en función de la capacidad del centro.

    Como ya dice el entrevistado, no se puede construir de la misma manera un centro en un barrio en mitad de una gran ciudad, que un centro en una extensión bastante grande, cercano al campo, hay que saber aprovechar las oportunidades que cada emplazamiento ofrece, y eso creo que es algo que en las escuelas en donde la mayoría hemos estudiado no se ha cumplido.

    Y si importante es el diseñar un centro adecuado a su entorno y adaptable tanto a él como a los cambios que puedan producirse, igual o más importante resulta saber , poder y querer mantenerlo. Resulta inaudito ver como en muchos casos el estado de las instalaciones es tal que no merece la pena remodelar, se ha descuidado tanto su estado. que hay que reconstruir. No estoy diciendo que en los casos en que sea necesario hay que construir nuevas instalaciones, ya que las que disponía el centro quedan obsoletas, sino que hay que tener cuidado y ser capaz de concienciar a todos de que se puede alargar la vida de las instalaciones si éstas tienen un buen mantenimiento.

    8.- Actividades.

    'Centro educativo'
    8.1 Realizar un centro idóneo en el que se explique la distribución del mismo y porqué se cree que se ha conseguido el aprovechamiento idóneo de los recursos.

    'Centro educativo'
    8.2 Dar usos alternativos a espacios que normalmente no son muy utilizados, o que en ocasiones se están infrautilizados.

    'Centro educativo'
    8.3 En algunos Centros, más concretamente en algunos de secundaria, se hacen los llamados “graffitis” en el mismo Centro, adornando así sus muros, etc. ¿Crees que es una buena forma de fomentar la expresividad del alumno y de que se sientan más parte formadora del Centro?.