Central de Riesgos

Economía. Banca. Administración de riesgo. Técnicas estadísticas. Monitoreo permanente. Medición. Soporte tecnológico. Central de oportunidades. Empresas financieras y de seguros

  • Enviado por: Vil an ma
  • Idioma: castellano
  • País: Perú Perú
  • 20 páginas
publicidad
cursos destacados
Análisis Técnico.  Como Invertir en Bolsa como un Profesional
Análisis Técnico. Como Invertir en Bolsa como un Profesional
Bienvenidos al seminario básico de Reditum "Análisis Técnico. Como Invertir en Bolsa como un Profesional",...
Ver más información

Fundamentos de Economía
Fundamentos de Economía
Fundamentos de Economía es un curso que te permitirá comprender los conceptos básicos relacionados...
Ver más información

publicidad

I.- CENTRAL DE RIESGOS

Para entender el proceso de administración del riesgo en la banca de consumo es importante partir de un concepto fundamental. Fernando García-Rada, catedrático de Centrum Católica, define al riesgo como la probabilidad (esperada o no esperada) de que algo ocurra. De esta forma, cuando hablamos de una posibilidad esperada se trata de un riesgo calculado que puede ser medido, en tanto que cuando nos referimos a la posibilidad de un riesgo no esperado, se trata de un riesgo no calculado. Ambos impactan en la cartera de créditos.

Así, como señala José Luis Hidalgo, gerente de políticas de crédito del Banco Wiese Sudameris, en la práctica el riesgo es la probabilidad de que un crédito que se otorga a un cliente no sea devuelto. Pero, a diferencia de la gestión del riesgo en las colocaciones corporativas o a empresas (donde el análisis se centra en cada cliente), en los riesgos masivos -como sucede con la banca de consumo- la gestión se maneja básicamente a nivel de portafolio.

Por su parte, Mariano Castro, gerente de riesgo del Banco del Trabajo, agrega que lo principal es poder calcular la capacidad de endeudamiento máximo que pueda tener un cliente, dependiendo del tipo de producto que se le ofrezca.

Entre los riesgos involucrados podemos mencionar, en primer lugar, el crediticio, que es el riesgo vinculado a la probabilidad de que el cliente evaluado no pague el crédito. Dentro de esta categoría existen cuatro elementos a tomar en cuenta: la capacidad de pago del cliente, su capacidad moral, la ubicabilidad y la probabilidad de pago. El primero está referido esencialmente a la capacidad de pago que posee un cliente y su endeudamiento con el sistema financiero, aspectos importantes para definir su solvencia económica.

Luego, la capacidad moral del cliente o su voluntad de pago se obtienen indagando sus antecedentes y comportamiento dentro del sistema financiero. En este punto, son necesarios los sistemas de información, como las centrales de riesgos. Además, para la banca de consumo es necesario tener en cuenta el riesgo de ubicabilidad, pues hay que ubicar al cliente tanto en su centro de trabajo como en su domicilio.

«Frente a todos los que piensan que la información va a perjudicar al cliente, sucede todo lo contrario: cuanto mejor conozcan las instituciones financieras a sus clientes, les van a ofrecer un mejor servicio», sostiene Mariano Castro.

Técnicas estadísticas

Para determinar la probabilidad de pago se aplican técnicas estadísticas más sofisticadas, conocidas como credit scoring, o puntajes para la aprobación o rechazo de créditos.

«Mediante un análisis estadístico y en base a perfiles extraídos de una población, se puede inferir la probabilidad de pago de un potencial cliente. Por ejemplo, puede ser que las personas solteras sean más riesgosas que las casadas, o que algunas profesiones sean de mayor riesgo que otras. Así se van determinando variables que estadísticamente son relevantes», afirma José Luis Hidalgo.

En la banca de consumo, los riesgos tienen que ver también con el producto o servicio que adquiere el usuario del crédito. «Un cliente insatisfecho generalmente no paga el crédito. Si el producto que se le vende es defectuoso, esto impactará en el retorno del crédito. A mayor nivel de satisfacción tiende a ser mayor el nivel de pago de estos créditos», advierte Fernando García-Rada.

Realizadas todas estas evaluaciones, el cliente ingresa con un puntaje determinado a la cartera. «En este momento se decide qué producto se le puede otorgar, de acuerdo a su puntaje. Se tiene en cuenta el destino del crédito, los plazos y los montos», explica Mariano Castro.

Una vez que el cliente forma parte de la cartera, existe una política de seguimiento y monitoreo. García-Rada recomienda que, en general, todo lo que se refiere a políticas y procesos de créditos deba estar debidamente normado y controlado, para evitar sucesos imprevistos. Asimismo, se debe mantener un control de las autonomías de los evaluadores.

No deben faltar criterios de excepción, pues la aplicación estricta de las políticas establecidas puede ocasionar la pérdida de interesantes oportunidades de negocios. Al respecto, José Luis Hidalgo hace hincapié en el seguimiento de los flujos de generación de nuevas colocaciones, ya que una política muy rígida puede rechazar una gran cantidad de créditos. «Como es una cartera con créditos a corto plazo, si no se generan nuevos créditos, se puede desvanecer el portafolio, y los potenciales clientes terminan siendo atendidos por otros bancos», manifiesta.

Monitoreo permanente.

La medición del riesgo de cada cliente es de gran ayuda para administrar y monitorear todo el portafolio de créditos, ya que éste se encuentra clasificado por segmentos de riesgos. Cuando todos los clientes están debidamente clasificados, la institución financiera conoce el nivel de riesgo de su cartera. Esto le permite ajustar su portafolio según el riesgo que se quiera enfrentar. No hay que olvidar que la situación de los individuos que conforman el portafolio puede cambiar en el tiempo, por lo que existe la necesidad de ir monitoreando el mercado para acomodar el riesgo del portafolio a los niveles deseados.

Para esto también existen técnicas, como el scoring de comportamiento, que hacen posible predecir la posibilidad de que ocurra algún default. Como detalla José Luis Hidalgo, el scoring de comportamiento también sirve para objetivos comerciales, por ejemplo, si se detecta que el usuario de una tarjeta de crédito está reduciendo sistemáticamente el uso de su línea de crédito, es muy probable que esté usando la línea de otro banco y en cualquier momento va a dejar la otra tarjeta de crédito. La detección temprana hace posible tomar acciones para evitar este tipo de sucesos.

Una utilidad adicional de los análisis de comportamiento es que ayudan a esbozar las políticas a implementarse, ya que a través de ellos se conocen los perfiles de los clientes, los productos y los canales adecuados. Al cruzar toda esta información se obtienen los criterios básicos para establecer las normas y políticas de crédito.

«La política de crédito del Banco del Trabajo está formulada en función del análisis estadístico de nuestra cartera. Permanentemente realizamos pruebas, y en función de los resultados, variamos ciertas características de nuestra política y la vamos afinando a lo largo del tiempo», asevera Mariano Castro.

Soporte tecnológico.

Es usual que los portafolios de las instituciones financieras que brindan servicios en el segmento de consumo estén conformados por miles de clientes; la gestión de toda esa información no sería posible sin las facilidades que hoy brinda la tecnología. Cada vez más las técnicas estadísticas orientadas a los análisis de riesgo masivo se convierten en la herramienta estratégica para competir en este segmento.

El Banco Wiese Sudameris posee un método de otorgamiento de crédito automatizado, mediante el cual el sistema realiza todas las evaluaciones y consultas requeridas una vez ingresado el nombre del cliente, estimando el monto de crédito que se le puede asignar. Esta nueva tecnología ha hecho posible una expansión en 30% de las colocaciones del banco en el último año, según José Luis Hidalgo.

«Hace seis meses, a esta misma automatización logramos colocarla en un sistema WAP, para acceder a ella a través de un teléfono celular. Con sólo ingresar los datos del cliente en el celular, la evaluación y aprobación de un crédito son inmediatas. Con esto hemos roto dos paradigmas: estamos otorgando préstamos a personas que nadie les daba créditos y hemos llevado el banco a donde está el cliente», subraya el ejecutivo del Banco Wiese Sudameris.

Administrando la información.

Como podemos notar, el elemento clave en la gestión del riesgo es la información; en esencia, podemos decir que de lo que se trata es de administrar la información. Empero, obtener dicha información para cada individuo o cliente es muy costoso en términos relativos, y el proceso de cobranza también involucra costos importantes. Todo ello asume más importancia si tenemos en cuenta que los volúmenes de estos créditos son bastante pequeños (van desde S/. 350). Obviamente, todos estos costos operativos tienen un impacto en las tasas de interés.

Sin embargo, un cliente que ha obtenido un crédito y ha mostrado un buen comportamiento en el pago de sus cuotas ya no genera costos operativos elevados, pues ya se encuentra evaluado, por lo tanto, en su siguiente crédito va a enfrentar una tasa de interés menor. Es por este lado que Fernando García-Rada encuentra un resquicio para disminuir los costos operativos y, por lo tanto, las tasas de interés.

«La idea es conseguir que el cliente sea recurrente. Esto se puede lograr, por ejemplo, dándole una tarjeta de crédito o una línea de crédito. La tendencia es ir reenganchando al cliente conforme va liberando su capacidad de pago», enfatiza.

En el nivel de profesionalización y rigurosidad en la gestión del riesgo que se observa en la actualidad, podemos concluir que es promisorio el futuro de la banca de consumo. Existe todavía bastante mercado por atender, sobre todo en los segmentos de menores ingresos de la población. La tendencia en la gestión del riesgo en la banca de consumo es clara: se va a ir cada vez más hacia una mayor segmentación o personalización.

Central de oportunidades

La percepción cotidiana de la gente respecto de las centrales de riesgo destaca su lado negativo. Así, estar dentro de una central de riesgos implica poco menos que una calamidad. Sin embargo, el Centro de Riesgos Comerciales (Certicom) está trabajando en una nueva propuesta que ha roto este paradigma.

«Nosotros apostamos a cambiar esta percepción; lo que hicimos fue reinventar la concepción de lo que es una central de riesgo. Pensamos que fundamentalmente nuestro rol es ayudar a los comercios y los bancos a vender o prestar más. Ellos no están interesados sólo en identificar sujetos a quienes no se les puede prestar, sino más bien necesitan ayuda para identificar a quienes son sujetos de crédito. El cambio es abismal en cuanto a la concepción», manifiesta César López-Dóriga, vicepresidente ejecutivo de Certicom.

Esta innovación ha merecido que Certicom gane el premio Creatividad Empresarial el año pasado. Esta compañía ha desarrollado aplicaciones de software que automatizan toda la gestión del riesgo, de tal manera que puede ser utilizado por cualquier funcionario para evaluar potenciales clientes. Es más, ha colocado estas soluciones en una plataforma WAP. El Banco Wiese Sudameris, por ejemplo, es uno de sus principales clientes que cuenta con esta tecnología.

Otro concepto de Central de Riesgos es el servicio que presta la SBS y las Centrales de Riesgo Privadas (INFOCORP y CERTICOM ) consistente en el análisis de la información suministrada por las entidades de crédito sobre los riesgos bancarios asumidos por personas o empresas, con objeto de identificar a los prestatarios que puedan originar problemas de reembolso.

II.- LAS CENTRALES DE DATOS Y RIESGOS

Todas las entidades que intervienen en la actividad financiera, conforman un “sistema”, en el cual la posible situación de falencia de una entidad tendrá repercusión inmediata y desfavorable en el resto de las entidades. Puesto que se afecta el elemento “confianza”, el cual constituye el basamento de toda organización financiera sólida. Por ello, se ha comprendido la creciente interdependencia entre todas las entidades del “sistema”, y se han acentuado los mecanismos tendientes a una mayor integración operativa y a una creciente comunidad informativa.

En la práctica internacional la mayor información entre las entidades se ha ido incrementado por medio de la constitución de las centrales de datos y riesgos, que de alguna manera constituyen una red de seguridad para todo el sistema.

Mediante la central de datos, las entidades asociadas reciben todo tipo de información, ya sea de carácter general o de sectores específicos, evolución de determinadas actividades económicas, datos de acerca de clientes, etc.

A través de las centrales de riesgo las entidades antes de tomar una decisión en materia crediticia pueden conocer el grado de endeudamiento del futuro cliente con el sistema.

No hay duda que ambos constituyen excelentes herramientas para una correcta y segura decisión.

Estas actividades pueden ser organizadas y llevadas a cabo por la SBS o por una sociedad creada para tal efecto. En este último caso el secreto bancario aparecería como el principal obstáculo para su creación. Al estar comprendidas en el ámbito de obligatoria, reserva todas las operaciones activas.

En el Perú la SBS a creado un central de riesgos asumiendo su conducción. Ello constituye un importante avance hacia una mayor integración informática entre todas las entidades del sistema financiero. Lo que coadyuva a la mejor y segura toma de decisiones en la concesión de créditos.

Con excepción de los entes estatales, la información que se suministra de los principales deudores comprende:

  • Denominación.

  • Importe total de deuda consignada por las entidades.

  • Clasificación asignada en el “estatuto de situación de deudores”, con especificación de la cantidad de entidades que declaran al cliente en cada nivel y proyección de la deuda que cada situación representa respecto del total de la deuda consolidada.

Resulta altamente positivo este ordenamiento que consagra institucionalmente la central de riesgos para conocimiento del endeudamiento existente en el sistema; mayor amplitud de información y comunicación mas permanente y fluída. Aprovechando la permisiblidad legal acerca de las operaciones activas.

III.- CAPITULO IV :

CENTRAL DE RIESGOS.

Artículo 158º.- ORGANIZACION DE LA CENTRAL DE RIESGOS E INFORMACION QUE CONTENDRA.

La Superintendencia tendrá a su cargo un sistema integrado de registro de riesgos financieros, crediticios, comerciales y de seguros denominado "Central de Riesgos", el mismo que contará con información consolidada y clasificada sobre los deudores de las empresas.

Toda institución gremial que cuente con la infraestructura necesaria correspondiente podrá tener acceso a esta Central, celebrando el correspondiente convenio con la Superintendencia.

Se registrará en la Central de Riesgos, los riesgos por endeudamientos financieros y crediticios en el país y en el exterior, los riesgos comerciales en el país, los riesgos vinculados con el seguro de crédito y otros riesgos de seguro, dentro de los límites que determine la Superintendencia.

Además, podrá registrarse:

  • Las garantías prendarias constituidas en favor de las empresas del sistema financiero que no cuenten con registro público organizado al efecto, incluyendo entre éstas la prenda global y flotante, para cuyas garantías la central de riesgos producirá los efectos y la función de un registro público;

  • Todo encargo fiduciario que comporte la transferencia de bienes, con la indicación de estos últimos; lo que del mismo modo cumplirá fines de información; y

  • Cualquier otro tipo de endeudamiento que genere riesgos crediticios adicionales para cualquier acreedor.

  • La información correspondiente estará a disposición de las empresas del sistema financiero y de seguros, del Banco Central, de las empresas comerciales y de cualquier interesado en general, previo pago de las tarifas que establezca la Superintendencia. Dicha información deberá ser proporcionada en forma sistemática, integrada y oportuna.

    La Superintendencia dictará las regulaciones correspondientes.

     Artículo 159º.- OBLIGACION DE SUMINISTRAR LA INFORMACION RELEVANTE.

    Las empresas de los sistemas financiero y de seguros deben suministrar periódica y oportunamente, la información que se requiere para mantener actualizado el registro de que trata el artículo anterior. De contar con sistemas computarizados proporcionarán dicha información diariamente.

    Toda empresa del sistema financiero antes de otorgar un crédito deberá requerir a la persona natural o jurídica que lo solicite, la información que con carácter general establezca la Superintendencia. En caso de incumplimiento no podrá otorgarse el crédito.

    Artículo 160º.- CENTRALES DE RIESGOS PRIVADAS.

    Es libre la constitución de personas jurídicas que tengan por objeto proporcionar al público información sobre los antecedentes crediticios de los deudores de las empresas de los sistemas financiero y de seguros y sobre el uso indebido del cheque.

    La Superintendencia podrá transferir total o parcialmente al sector privado

    PREGUNTAS FRECUENTES SOBRE LA CENTRAL DE RIESGOS

    1. ¿Qué es la Central de Riesgo?

    Es un sistema integrado de registro de riesgos financieros, crediticios, comerciales y de seguros, conteniendo información consolidada y clasificada sobre los deudores de las empresas del sistema financiero y de seguros.

    2. ¿Qué se registra en la Central de riesgo?

    Entre otras situaciones se registran los riesgos por endeudamientos financieros y crediticios en el país y en el exterior, los riesgos comerciales en el país, los riesgos vinculados con el seguro de crédito y otros riesgos de seguro, dentro de los límites que determine la Superintendencia de Banca y Seguros.

    3. ¿Qué obligaciones tienen las empresas financieras y de Seguros?

    Las empresas de los sistemas financieros y de seguros deben suministrar periódicamente y oportunamente, la información que se requiere para mantener actualizado el registro de la Central de Riesgo. A su vez, toda empresa del sistema financiero antes de otorgar un crédito deberá requerir a la personal natural o jurídica que lo solicite, la información necesaria establecida por la Superintendencia para el otorgamiento de un crédito, en caso contrario no se otorgará el mismo.

    4. ¿Puede una persona jurídica constituirse en una Central de Riesgo Privada?
    Es libre la constitución de personas jurídicas que tengan por objeto proporcionar al público información sobre los antecedentes crediticios de los deudores de las empresas de los sistemas financiero y de seguros y sobre el uso indebido del cheque. Para dicho efecto la Superintendencia podrá transferir parcial o totalmente la información de la Central de Riesgo a las mencionadas empresas.

    5· ¿Cómo se evalúa a un deudor que solicita un crédito?
    La evaluación está determinada por la capacidad de pago del deudor caracterizada fundamentalmente por el flujo de sus fondos y antecedentes crediticios, además que dependiendo del tipo de crédito se considerará su entorno económico, la capacidad de pago en función a los ingresos del deudor, su patrimonio neto, clases de garantías, importe de sus diversas obligaciones y otros factores relevantes para determinar la capacidad del servicio y pago del deudor. Lo relevante en toda evaluación crediticia es la capacidad de pago del deudor

    6· ¿Cómo se divide y cuál es la finalidad de una cartera de créditos?
    La cartera de créditos se divide en: créditos comerciales, créditos a micro empresas (MES), créditos de consumo y créditos hipotecarios para vivienda. Los créditos comerciales y de micro empresas son otorgados a personas naturales o personas jurídicas, mientras que los créditos de consumo y créditos hipotecarios para vivienda son sólo destinados a personas naturales. Por lo demás los créditos comerciales, de micro empresas y de consumo, incluyen los créditos otorgados a través de tarjetas de créditos, operaciones de arrendamiento financiero o cualquier otra forma de financiamiento que tuvieran fines similares a los de estas clases de créditos.

    a)

    Créditos comerciales: Son aquellos que tienen por finalidad financiar la producción y comercialización de bienes y servicios en sus diferentes fases.

    b)

    Créditos a las Micro Empresas ( MES): Son aquellos créditos destinados al financiamiento de actividades de producción, comercio o prestación de servicios siempre que el endeudamiento del cliente en el sistema financiero no exceda de US $ 30,000 o su equivalente en moneda nacional.

    -

    Cuando se trate de personas naturales, su principal fuente de ingresos deberá ser la realización de actividades empresariales, por lo que no se considera en ésta categoría a las personas cuya principal fuente de ingresos proviene de rentas de quinta categoría.

    c)

    Créditos de consumo: Son créditos que tienen como propósito atender el pago de bienes, servicios o gastos no relacionados con una actividad empresarial.

    d)

    Créditos hipotecarios para vivienda: Son aquellos créditos destinados a la adquisición, construcción, refacción, remodelación, ampliación, mejoramiento y subdivisión de vivienda propia, siempre que tales créditos se otorguen amparados con hipotecas debidamente inscritas, pudiendo otorgarse los mismos por el sistema convencional de préstamo hipotecario, de letras hipotecarias o por cualquier otro sistema de similares características.

    7. ¿Cómo se clasifica a un deudor?

    La clasificación del deudor está determinada principalmente por su capacidad de pago, definida por el flujo de fondos y el grado de cumplimiento de sus obligaciones. Si un deudor es responsable de varios tipos de créditos con una misma empresa, la clasificación se basará en la categoría de mayor riesgo, sin considerar aquellos de consumo o MES con saldo menor a S/.20.00. En caso que la responsabilidad del deudor en dos o más empresas financieras incluya obligaciones que consideradas individualmente resulten con distintas clasificaciones, el deudor será clasificado a la categoría de mayor riesgo que le haya sido asignada por cualquiera de las empresas cuyas acreencias representen un mínimo del 20% en el sistema, considerándose para dicho efecto la última información disponible en la Central de Riesgos.

    8. · ¿En que categorías se clasifica a un deudor de la cartera de créditos?
    Cada deudor que es responsable de uno o varios tipos de créditos será clasificado de acuerdo a las siguientes categorías:

    -

    Categoría Normal ( 0 )

    -

    Categoría con problemas Potenciales (1)

    -

    Categoría Deficiente ( 2 )

    -

    Categoría Dudoso ( 3 )

    -

    Categoría Pérdida ( 4 )

    9. · ¿Qué criterios son asignados en cada una de las categorías al clasificarse al deudor de un crédito comercial?

    Para determinarse la clasificación en éste tipo de crédito se considera fundamentalmente el análisis del flujo de fondos del deudor. Adicionalmente la empresa del sistema financiero considerará si el deudor tiene créditos vencidos y/o en cobranza judicial en la empresa y en otras empresas del sistema, así como la situación del sector de la actividad económica al que pertenece el deudor y la competitividad de la misma, lo que en suma determinará las siguientes categorías:

    a)

    Si el deudor es clasificado en categoría Normal (0), significa que presenta una situación financiera líquida, bajo nivel de endeudamiento patrimonial y adecuada estructura del mismo con relación a su capacidad de generar utilidades, cumple puntualmente con el pago de sus obligaciones, entendiéndose que el cliente los cancela sin necesidad de recurrir a nueva financiación directa o indirecta de la empresa.

    b)

    Si la clasificación está en la categoría con Problemas Potenciales (1), esto significa que el deudor presenta una buena situación financiera y de rentabilidad, moderado endeudamiento patrimonial y adecuado flujo de caja para el pago del capital e intereses. Los flujos de fondos del deudor tienden a debilitarse y se presentan incumplimientos ocasionales y reducidos que no exceden los 60 días.

    c)

    Si es clasificado en categoría Deficiente (2), esto quiere decir que el deudor presenta una situación financiera débil y un nivel de flujo de fondos que no le permite atender el pago de la totalidad del capital y de los intereses de las deudas, pudiendo cubrir sólo estos últimos y además presenta incumplimientos mayores a 60 días, que no exceden de 120 días.

    d)

    La categoría Dudoso (3), significa que el flujo de caja del deudor es insuficiente, no alcanzando para pagar ni capital ni intereses, presentando una situación financiera crítica y muy alto nivel de endeudamiento, con incumplimientos mayores a 120 días y que no exceden de 365 días.

    e)

    Si la clasificación es considerada en categoría Pérdida (4), esto quiere decir que el flujo de caja no cubre los costos de producción. El deudor ha suspendido sus pagos, siendo posible que incumpla eventuales acuerdos de reestructuración. Además, se encuentra en estado de insolvencia decretada o está obligado a vender activos importantes, presentando incumplimientos mayores a 365 días.

    10.· ¿Si el deudor tiene un crédito ( MES ) y/o de la cartera de créditos de consumo, ¿Qué criterios son considerados para la clasificación del deudor en cada una de estas categorías?

    Para ambos tipos de créditos según la evaluación efectuada se definen los siguientes criterios en cada categoría:

    a)

    Si el deudor es asignado en la categoría Normal (0), significa que cumple con el pago de sus cuotas de acuerdo con lo convenido con un atraso hasta de 8 días calendarios.

    b)

    Si se ubica en la categoría con Problemas Potenciales (1), éste tipo de deudor registra atrasos en el pago de sus cuotas de 9 días a 30 días calendarios.

    c)

    Si esta ubicado en la categoría Deficiente (2), significa que registra atraso en el pago de sus cuotas de 31 días a 60 días calendarios.

    d)

    Un deudor clasificado en categoría Dudoso (3), significa que registra atraso en el pago de sus cuotas de 61 días a 120 días calendarios.

    e)

    Si es clasificado en categoría de Pérdida (4), éste deudor muestra atrasos en el pago de sus cuotas de más de 120 días calendarios.

    11· ¿Cuales son los criterios asignados para clasificar a un deudor de un crédito hipotecario?

    a)

    Un deudor, en la categoría Normal (0), demuestra cumplimiento en sus pagos de sus cuotas de acuerdo a lo convenido con un atraso de hasta 30 días calendarios.

    b)

    Un deudor, en la categoría con problemas potenciales (1), muestra atraso en el pago de 31 días a 90 días calendarios.

    c)

    Si el deudor es ubicado en la categoría Deficiente (2), significa que muestra atrasos en el pago de 91 días a 120 días calendarios.

    d)

    Un deudor en la categoría Dudoso (3), muestra atraso en el pago de 121 días a 365 días calendarios.

    e)

    Si el deudor es clasificado en categoría Pérdida (4), muestra un atraso en el pago de más de 365 días calendarios.

    12· ¿Qué es una operación refinanciada y en que categoría se clasifica a un deudor con créditos refinanciados?

    Se considera una Operación Refinanciada al crédito o financiamiento directo, cualquiera sea su modalidad, respecto del cual se producen variaciones de plazo y/o monto del contrato original o novaciones*, que obedecen a dificultades en la capacidad de pago del deudor. Toda operación refinanciada deberá ser sustentada en un reporte de crédito, debidamente documentado y analizada individualmente teniendo en cuenta esencialmente la capacidad de pago del deudor. La clasificación de dudoso o pérdida originalmente otorgada al deudor refinanciado, podrá ser mejorada a deficiente, manteniéndose el resto de las clasificaciones en sus categorías originales, salvo los de categoría normal que deberán ser clasificados como créditos CPP.
    La nueva clasificación asignada o aquella que mantuvo su clasificación original, podrá ser mejorada en una categoría siempre que el deudor haya demostrado capacidad de pago con respecto al nuevo cronograma del crédito. Sin embargo, si el deudor registra incumplimientos en el pago de las cuotas pactadas, incumplimientos de las metas acordadas dentro de un trimestre y/o deterioro en su capacidad de pago, la empresa acreedora deberá reclasificarlo.
    * Por la novación se sustituye una obligación por otra

    13· ¿A quien corresponde la revisión de la evaluación y clasificación del deudor?

    Es responsabilidad de la Unidad de Auditoría In terna o en su defecto, de una unidad independiente de las áreas de negocios y de riesgos de las empresas financieras supervisadas. La Superintendencia de Banca y Seguros no evalúa ni clasifica la obligación de un deudor.

    14· · ¿Si un deudor clasificado en una cierta categoría de créditos, cancela sus cuotas, es responsabilidad de la Superintendencia de Banca y Seguros emitir una constancia de la cancelación de dichas deudas u omitir la presentación de la información histórica contenida en la central de riesgo?

    La Superintendencia como receptora de la información de la clasificación del riesgo del deudor no emite ninguna constancia de cancelación de deudas ni un documento en el que se recomiende al deudor para efectos de solicitar créditos en las empresas financieras. A su vez la Central de Riesgo de la Superintendencia, para fines de supervisión, mantendrá los reportes históricos de cada deudor sin omisión de los mismos. Cualquier constancia de cancelación del crédito deberá ser solicitada a la empresa acreedora.

    15 · ¿Cuál es la periodicidad y cobertura dispuesta por la Superintendencia de Banca y Seguros a la que están obligadas las empresas del sistema financiero para revisar la clasificación de la cartera de créditos?

    Las empresas financieras deben revisar trimestralmente una muestra estadísticamente representativa de los deudores de la cartera de créditos comerciales. La revisión de los deudores MES, consumo e hipotecario para vivienda, se realiza mensualmente respecto al 100% de dichos créditos.

    17. -¿Existe una sola central de riesgos?

    No, existen centrales de riesgo privadas y la Central de Riesgos de la SBS que es pública y se rige por lo dispuesto en los artículos 158°,159°, y 160° de la Ley N ° 26702. Las instituciones de crédito reportan a los usuarios para ser incluidos en la Central de Riesgos de la SBS; las entidades privadas manejan datos de diversas fuentes.

    18. -¿Es la Superintendencia de Banca y Seguros quien clasifica la obligación de un deudor?

    No, las clasificaciones son establecidas por las propias empresas del sistema financiero de acuerdo con el comportamiento crediticio de los usuarios. Estas clasificaciones deben ser consistentes con los criterios establecidos en la Resolución SBS Nº 572-97 emitida el 20 de agosto de 1997 y sus modificaciones: Resolución SBS N°0641-99 del 14-07-99, Resolución SBS N°663-2000 del 27-09-2000, Resolución SBS Nº 1071-99 del 02-12-99 y Resolución SBS N°032-2002 del 11-01-2002.

    19.-¿Es la Superintendencia de Banca y Seguros quién puede depurar la información del reporte histórico crediticio de los usuarios?

    No, la información de la Central de Riesgos de la SBS respecto al récord histórico de un deudor se mantiene en el sistema como un indicador de la calidad del cumplimiento de la obligación adquirida. La Superintendencia no emite constancia de cancelación de deudas, ni documento alguno en el que se recomiende al deudor para efectos de solicitar créditos en las empresas financieras.
    En el caso de las centrales de riesgo privado, la información sobre incumplimientos de obligaciones será excluida cuando la obligación se haya extinguido y hayan transcurrido 2 (dos) años desde su extinción, o cuando hayan transcurrido cinco años desde el vencimiento de la obligación. No obstante, estos plazos no se aplican en caso que proceda el derecho de cancelación de información del titular que fuese ilegal, inexacta, errónea o caduca, según lo dispuesto en el literal b) del artículo 13º de la Ley de CEPIRS N°27489, modificado por la Ley N º 27863.

    20.-¿Cómo puede mejorar la clasificación que es reportada a la Central de Riesgo de la SBS ?

    La información que es reportada en la central de riesgos por las entidades del sistema financiero ya no se puede eliminar, queda registrada en el histórico, pero conforme mejore su comportamiento de pago podrá mejorar también su clasificación en esta central.

    21.- ¿Una empresa me ha reportado pero nunca he tenido ninguna deuda con ellos, ¿qué puedo hacer?

    Debe dirigirse a la entidad que lo ha reportado y solicitar de manera formal la rectificación de dicha información por los períodos reportados.
    La entidad financiera está en la obligación de rectificar esa información y reportarla a la SBS, para su publicación, así como a las centrales de riesgos privadas.

    22.- ¿He sido reportado con una deuda vendida, ¿a qué se refiere?

    Se considera deuda vendida cuando un usuario ha incurrido en retraso por período prolongado en el pago de su deuda y las entidades financieras venden dicha deuda a alguna empresa de cobranzas.

    23.- ¿Dónde puedo solicitar el reporte de la Central de Riesgos SBS?

    El reporte de la Central de Riesgos de la SBS puede solicitarlo en la Plataforma de Atención al Usuario ubicada en Jr. Junín 270 Lima, de lunes a viernes de 8:30 a.m. a 4:30PM.Si es tramitado personalmente por el usuario (persona natural), éste deberá presentar su documento de identificación personal (DNI, Carné de identidad, carné de extranjería o pasaporte).
    Si es tramitado por un representante, necesitará acreditarse con una carta poder simple y adjuntar la copia del documento de identidad del solicitante.
    Este reporte es gratuito.

    24.- ¿Para solicitar el reporte de la Central de Riesgos de una persona jurídica, ¿qué documentos debo presentar?
    Si es tramitado por el representante legal debe presentar su documento de identificación personal (DNI, Carné de identidad, carné de extranjería o pasaporte), fotocopia del RUC de la empresa y fotocopia de la escritura pública.
    Si el trámite se lleva a cabo a través de un representante autorizado, éste debe presentar una carta poder notarial, carta de presentación de la empresa firmada por el representante legal, documento de identificación personal (DNI, Carné de identidad, carné de extranjería o pasaporte), fotocopia del documento de identificación personal del representante legal, fotocopia del RUC de la empresa y fotocopia de la escritura pública en la que designa el representante legal.

    25.- ¿Cómo puedo acceder a un reporte de la Central de Riesgos de la SBS desde provincia?
    El usuario (persona natural) debe enviar una solicitud por fax dirigida a la SBS al teléfono 428-0110, adjuntando la copia de su documento de identificación personal (DNI, Carné de identidad, carné de extranjería o pasaporte).
    En dicha solicitud debe consignar además dirección clara para el envío del reporte por correspondencia.