Centesimus Annus; Juan Pablo II

Religión. Carta encíclica. Rerum Novarum. Regímenes de opresión. Doctrina social. Iglesia

  • Enviado por: José Antonio Martínez García
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 12 páginas
publicidad
cursos destacados
Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

publicidad

Índice

1. - Momento histórico, motivo y tema de “Centesimus Annus”.

2. - Puntos más sobresalientes de “Rerum Novarum” según Juan Pablo II.

3. - Principales factores de la caída de los regímenes de opresión

4. - Principales consecuencias positivas y negativas del año 1989.

5. - Aspectos positivos y riesgos de la economía de empresa.

6. - Problemas específicos y amenazas para la dignidad humana en las

sociedades más avanzadas.

7. - ¿Se puede decir que después del fracaso del comunismo el sistema vencedor

sea el capitalismo?

8.-Doctrina social de la iglesia puede ser la tercera vía.

- Fundamentos sólidos del orden democrático.

9. - Papel del estado en la actividad economica, y la colaboración con otras

instituciones y sociedades intermedias.

1.- Momento histórico, motivo y tema de “Centesimus Annus”.

Esta es la novena carta encíclica de S.S. Juan Pablo II, es un libro en el que el actual papa recuerda el centenario de la “Rerum Novarum”. Esta encíclica va dedicada a todos sus antecesores en el papado, al clero, a las familias religiosas ...

En esta carta encíclica testimonia el interés del Papa por las cuestiones sociales. La nueva encíclica infunde renovada juventud a la centenaria “Rerum Novarum” y nos hace descubrir las cosas nuevas que señalan el comienzo del tercer milenio. Esta carta fue firmada el 1 de mayo de 1991.

Esta encíclica se podría decir que es una actualización de la que ya hizo en su momento, el Papa León XIII el cual se propuso hablar del mismo tema que hoy anima a nuestro pontífice cien años después.

2. - Puntos más sobresalientes de “Rerum Novarum” según Juan

Pablo II.

Según el primer capitulo de la encíclica escrita por nuestro papa Juan Pablo II los rasgos más importantes de la “Rerum Novarum” son los siguientes.

A finales del siglo XIX la iglesia se encontró con un proceso histórico presente desde hace tiempo pero que en esa época alcanzaba su auge. El Factor de tal proceso lo constituyó un conjunto de cambios ocurridos en lo político, económico y social… El resultado de todos los campos había estado en el campo político, una nueva concepción de la sociedad, del estado y, como consecuencia, de la autoridad. Una sociedad tradicional se iba extinguiendo e iba formándose otra con la esperanza de nuevas libertades, pero con nuevas formas de injusticias y de esclavitudes. En resumen suna serie de cambios que no eran demasiado buenos para la sociedad ya que terminaría corrompiéndose.

La principal consecuencia de estos cambios era “la división de la sociedad en dos clases separadas por un abismo profundo”. Esta situación se enlazaba con el profundo cambio político. Y así, la teoría política dominante en aquella época trataba de difundir la total libertad económica con leyes adecuadas. Al mismo tiempo comenzaba a surgir otra organización política y social.

El momento culminante de esta contraposición llega con la gravísima injusticia de la realidad social, y el peligro de una revolución favorecida por las concepciones llamadas entonces “socialistas”.

Todos los males frente a los cuales quiere reaccionar la “Rerum novarum” derivan de una libertad que, en la esfera de la actividad económica y social, se separa de la verdad del hombre.

La actitud del Papa al publicar la “Rerum novarum” entrega a la iglesia una especie de “carta de ciudadanía” respecto a las realidades cambiantes de la vida pública, y esto se corroboraría aún más posteriormente .En efecto, para la iglesia enseñar y difundir la doctrina social pertenece a su misión evangelizadora y forma parte esencial del mensaje cristiano, ya que esta doctrina expone sus consecuencias directas en la vida de la sociedad y encuadra incluso el trabajo cotidiano y las luchas por la justicia en el testimonio a cristo salvador.

A continuación el Papa enuncia otro derecho del obrero como persona. Se trata del derecho al “salario justo” , que no puede dejarse “al libre acuerdo entre las partes ya que, según eso, pagado el salario convenido, parece como si el patrono hubiera cumplido ya con su deber y no debiera nada más.

Otra nota importante, rica de enseñanza para nuestros días, es la concepción de las relaciones entre el estado y los ciudadanos. La “Rerum novarum” critica los dos sistemas sociales y económicos: el socialismo y el liberalismo .Al primero está dedicada

la parte inicial, en la cual se reafirma el derecho a la propiedad privada; al segundo no se le dedica una sección especial, sino que - y esto merece mucha atención- se le reservan críticas, a la hora de afrontar el tema de los deberes del estado ,el cual no puede limitarse a “favorecer a una parte de los ciudadanos”, que representa indudablemente la gran mayoría del cuerpo social; de lo contrario se viola la justicia, que manda dar a cada uno lo suyo.

La relectura de aquella encíclica, a la luz de las realidades contemporáneas, nos permite apreciar la constante preocupación y de dedicación de la iglesia por aquellas personas que son objeto de predilección por parte de Jesús, nuestro señor. La encíclica sobre la “cuestión obrera” es, pues, una encíclica sobre los pobres y sobre la terrible condición a la que el nuevo y con frecuencia violento proceso de industrialización había reducido a grandes multitudes.

En resumen los puntos más destacados de la “Rerum novarum” son:

  • Nueva concepción de la sociedad, del estado y de la autoridad.

  • Nueva forma de propiedad, nueva forma de trabajo.

  • Libertas praestantissimus.

  • Conflicto entre capital y trabajo.

  • La paz se edifica sobre el fundamento de la justicia.

  • El anuncio de la doctrina social de la iglesia.

  • Dignidad del trabajador, la dignidad del trabajador calificado como personal y social.

  • Destino universal de los bienes de la tierra.

  • El derecho a crear asociaciones profesionales de empresarias y obreras.

  • El derecho a la limitación de las horas del trabajo.

  • Derecho al salario justo y necesario.

  • El derecho a cumplir libremente los propios deberes religiosos.

  • Recta concepción de la persona humana y de su valor único.

3.- Principales factores de la caída de los regímenes de opresión.

Los factores de los regímenes de opresión son varios pero en este libro nos habla de los dos más importantes:

-Uno de los factores decisivo fue la violación de los derechos del trabajador. En este apartado el papa pide a Dios que ¡Ojalá los hombres aprendan a luchar por la justicia sin violencia, renunciando a la lucha de clases en las controversias internas, así como la guerra en las internacionales.

El segundo factor de crisis es, en verdad, la ineficiencia del sistema económico, lo cual no ha de considerarse como un problema puramente técnico, sino más bien como consecuencia de la violación de los derechos humanos a la iniciativa, a la propiedad y a la libertad en el sector de la economía.

4.- Principales consecuencias positivas y negativas del

año 1989.

La primera consecuencia ha sido, en algunos países, el encuentro entre la iglesia y el movimiento obrero, nacido como una reacción de orden ético y concretamente cristiano contra una vasta situación de injusticia.

La segunda consecuencia afecta a los pueblos de Europa. En los años en que dominaba el comunismo, y también antes, se cometieron muchas injusticias individuales y sociales, regionales y nacionales; se acumularon muchos odios y rencores.

Naturalmente, la caída del marxismo ha tenido consecuencias de gran alcance por lo que se refiere a la repartición de la tierra en mundos incomunicados unos con otros y en recelosa competencia entre sí; por otra parte, ha puesto más de manifiesto el hecho de la interdependencia, así como que el trabajo humano está destinado por su naturaleza a unir a los pueblos y no a dividirlos.

Por lo demás, las actuales condiciones de dificultad y penuria son la consecuencia de un proceso histórica, de la que los países ex comunistas han sido a veces objeto y no sujeto.

La ayuda de otros países, sobre todo europeos, que han tenido parte en la misma historia y de la que son responsables, corresponde a una deuda de justicia. Pero corresponde también al interés y al bien general de Europa, la cual no podría vivir en paz si los conflictos de diversa índole que surgen como consecuencia del pasado, se van agravando a causa de una situación de desorden económico, de espiritual insatisfacción y desesperación.

5.- Aspectos positivos y riesgos de la economía de

empresa.

La moderna economía de empresa comporta aspectos positivos, cuya raíz es la libertad de la persona, que se expresa en el campo económico y en otros campos.

Los aspectos positivos y riesgos son:

-La propiedad del conocimiento, de la técnica y del saber.

-El hombre trabaja con los otros hombres.

-El papel del trabajo humano, y el de las capacidades de iniciativa y de espíritu

emprendedor.

-La creación de comunidades de trabajo cada vez más amplias.

-El libre mercado sea el instrumento más eficaz para colocar los recursos y responder

eficazmente a las necesidades.

En la lucha contra este sistema no se pone, como modelo alternativo, el sistema socialista, que de hecho es un capitalismo de Estado, sino una sociedad basada en el trabajo libre, en la empresa y en la participación.

Actualmente, sobre los esfuerzos positivos que se han llevado a cabo en este sentido grava el problema, todavía no resuelto en gran parte, de la deuda exterior de los países más pobres.

6.- Problemas específicos y amenazas para la dignidad humana en las sociedades más avanzadas.

Hoy el problema no es sólo ofrecer una cantidad de bienes suficientes, sino el de responder a una demanda de calidad: calidad de la mercancía que se produce y se consume; calidad de los servicios que se disfrutan; calidad del ambiente y de la vida en general.

A través de las opciones de producción y de consumo se pone de manifiesto una determinada cultura como concepción global de la vida. De ahí nace el fenómeno del consumismo.

Es asimismo preocupante, junto con el problema del consumismo y estrictamente vinculado con él, la cuestión ecológica. El hombre, impulso por el deseo de tener y gozar, más que de ser y de crecer, consume de manera excesiva y desordenada los recursos de la tierra y su misma vida.

Además de la destrucción irracional del ambiente natural, hay que recordar aquí la más grave aún del ambiente humano, al que sin embargo, se está lejos de prestar la necesaria atención.

La primera estructura fundamental a favor de la “ecología humana” es la familia, en cuyo seno el hombre recibe las primeras nociones sobre la verdad y el bien.

Es el deber del estado proveer a la defensa y tutela de los bienes colectivos como son el ambiente natural y el ambiente humano, cuya salvaguardia no puede estar asegurada por los simples mecanismos de mercado.

El marxismo ha criticado las sociedades burguesas y capitalistas, reprochándoles la mercantilización y la alimentación de la existencia humana.

7.- ¿ Se puede decir que después del fracaso del

comunismo el sistema vencedor sea el capitalismo?

Volviendo ahora a la pregunta inicial, ¿ se puede decir quizá que después del fracaso del comunismo, el sistema vencedor sea el capitalismo, y que hacia él estén dirigidos los esfuerzos de los países que tratan de reconstruir su economía y su sociedad?

La respuesta obviamente es compleja. Si por “capitalismo” se entiende un sistema económico que reconoce el papel fundamentalmente y positivo de la empresa del mercado, de la propiedad privada y de la consiguiente responsabilidad para con los medios de producción, de la libre creatividad humana en el sector de la economía, la respuesta ciertamente es positiva.

La solución marxista ha fracasado, pero permanecen en el mundo fenómenos de marginación y explotación, especialmente en el tercer mundo, así como fenómenos de alineación humana, especialmente en los países más avanzados; contra tales fenómenos se alza con firmeza la voz de la iglesia.

8.- Doctrina social de la iglesia puede se la tercera

vía.

La iglesia no tiene modelos para proponer. Los modelos reales y verdaderamente eficaces pueden nacer solamente de las diversas situaciones históricas, gracias al esfuerzo de todos los responsables que afronten los problemas concretos en todos sus aspectos sociales, económicos, políticos y culturales que se relacionan entre si.

Ante la miseria del proletariado decía el papa León XIII: “Afrontar con confianza este argumento y con pleno derecho por parte nuestra… Nos parecía faltar al deber de nuestro oficio se callásemos”.

La doctrina social, especialmente hoy día, mira al hombre, inserido en la compleja trama de relaciones de la sociedad moderna. Las ciencias humanas y la filosofía ayudan a interpretar la centralidad del hombre en la sociedad y a hacerlo capaz de comprenderse mejor a sí mismo, como “ser social”.

La iglesia conoce el “sentido del hombre” gracias a la revelación divina. “Para conocer al hombre, el hombre verdadero, el hombre integral, hay que conocer a Dios”, decía pablo VI, citando a continuación a santa Catalina de Siena, que en una oración expresaba la misma idea: “En la naturaleza divina, deidad eterna, conoceré la naturaleza mía”.

Para la iglesia el mensaje social del evangelio no debe considerarse como una teoría, sino, por encima de todo, un fundamento y un estímulo para la acción.

Fue “el yugo casi servil”, al comienzo de la sociedad industrial, lo que obligo a mi predecesor a tomar la palabra en defensa del hombre. La iglesia ha permanecido fiel a este compromiso en los pasados cien años. Estas son las palabras del Papa.

  • Fundamentos sólidos del orden democrático.

La iglesia aprecia el sistema de la democracia, en la medida en que asegura la participación de los ciudadanos en las opciones políticas y garantizada a los gobernados la posibilidad de elegir y controlar a sus propios gobernantes, o bien la de sustituirlos oportunamente de manera pacífica.

Después de la caída del totalitarismo comunista y de otros muchos regímenes totalitarios y de “seguridad nacional”, asistimos hoy al predominio, no sin contrastes, del ideal democrático junto con una viva atención y preocupación por los derechos humanos. Pero, precisamente por esto, es necesario que los pueblos que están reformando sus ordenamientos den a la democracia un autentico y sólido fundamento mediante el reconocimiento explícito de estos derechos.

9.- Papel del estado en la actividad económica.

Estas consideraciones generales se reflejan también sobre el papel del estado en el sector de la economía. La actividad económica, en particular la economía de mercado, no puede desenvolverse en medio de un vacío institucional, jurídico y político. Por el contrario, supone una seguridad que garantiza la libertad individual y la propiedad, además de un sistema monetario estable y servicios públicos eficientes.

-La colaboración con otras instituciones y sociedades

intermedias.

En este campo la iglesia, fiel al mandato de Cristo, su fundador, está presente desde siempre con sus obras, que tienden a ofrecer al hombre necesitado un apoyo material que no lo humille ni lo reduzca a ser únicamente objeto de asistencia, sino que lo ayude a salir de su situación precaria, promoviendo su dignidad de persona. Gracias a Dios, hay que decir que la caridad operante nunca se ha apagado en la iglesia y, es más tiene actualmente un multiforme y consolador incremento.