Censura en prensa y televisión

Ética. Medios de Comunicación. Libertad de expresión. Imágenes censurables. Argumentos. Victimas

  • Enviado por: Ana
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 14 páginas
publicidad
publicidad

INTRODUCCIÓN

Pequeño resumen de los hechos a tratar:

-A siete meses del 11-M, Telecinco transmitió una escalofriante grabación de video tomada por una cámara de seguridad en el momento en que se producían los atentados.

-En una de las grabaciones se observan a los pasajeros en una plataforma cubierta de humo después de una explosión.

Las imágenes de Telecinco al parecer son parte del primer video que se transmite al público de los ataques del 11 de marzo. El diario español “El país” publicó el mes anterior a que se emitieran estas imágenes cuatro imágenes fijas de una cámara de seguridad.

La grabación de video comienza con pasajeros en una plataforma cubierta de humo después de una explosión. La hora en la cámara de seguridad: 7:38 AM.

A continuación el humo se expande hacia la cámara y la gente de la plataforma al parecer cae al suelo como consecuencia de otra explosión.

Cinco segundos después, una masa de llamas anaranjadas sale de un tren detenido, cubriendo la pantalla. La cinta no tiene audio, solo imágenes.

Al parecer las imágenes son tomadas desde lo alto de una escalera mecánica, que cubre un ángulo sobre la plataforma.

Cuatro minutos después se ven cuerpos diseminados sobre la plataforma en medios de charcos de sangre. La policía y el personal de emergencia les están brindando atención minutos después, se ve la policía y a los socorristas ordenándole a la gente que evacue la estación y se ve cuando ellos mismos corren hacia la escalera mecánica, por temor a otra explosión. Telecinco dijo que esa alerta resultó ser falsa.

En los ataques del 11 de marzo murieron 192 personas y han sido atribuidos a un grupo de radicales musulmanes vinculados a al-Qaeda.

Tras ponernos en antecedentes sobre los hechos ¿Se deben censurar imágenes del 11-M?

¿Por qué vale repetir una y otra vez la imagen de un niño palestino muerto y pedimos que se oculten los atentados fundamentalistas? ¿Es censura, respeto u otra cosa?

También utilizaré las recientes declaraciones en la Comisión del 11-M de Pilar Manjón (representante de la Asociación de víctimas).

1.-CENSURAS Y ÉTICA

Han empezado a aparecer imágenes del interior de los trenes de Atocha minutos después del atentado del 11 de marzo. Circulan por Internet varias fotografías y un video. La justicia española ha ordenado impedir la difusión y los autores, miembros de los equipos de rescate, han sido detenidos. ¿Por qué censuramos las imágenes de las atrocidades terroristas pero nos regodeamos en las de nuestros propios errores?

Por un lado, podemos entender que se pretendan “censurar” estas imágenes por varias razones. La más lógica es que las víctimas y familiares de víctimas de los atentados sufren de nuevo al ver esas imágenes. Pilar Manjón, representante de la Asociación de víctimas del 11-M, en su declaración ante la comisión del 11-M, pidió a los medios de comunicación que dejaran de emitir las imágenes, ya que resultaban dolorosas para ellos. Hemos de entender que esta petición es razonable y lógica, pero… ¿Hasta que punto algo emitido es volver al dolor y no informar? ¿Que pretenden realmente las televisiones al emitir imágenes? ¿Buscan el morbo, la información?

Entre las peticiones que hizo Pilar Manjón en su comparecencia se incluía esta:

'Censura en prensa y televisión'
“…Pedimos, exigimos, lucharemos por lograr: […] Velar por el uso ético por parte de los medios de comunicación de las imágenes del atentado. …” PILAR MANJÓN, REPRESENTANTE DE LA ASOCIACIÓN DE VÍCTIMAS DEL 11-M

En todo caso, está pidiendo que se usen las imágenes del atentado de forma ética…y es aquí donde está el quid de la cuestión. ¿Qué es usar unas imágenes de forma ética? ¿Es la censura ética en algún caso?

Según el diccionario, el significado de la palabra ética es el siguiente:

ÉTICO, CA. (l. aethíca) f. Parte de la filosofía que trata la moral y de las obligaciones del hombre.

Con lo cual, se supone que el uso ético de cualquier imagen sería hacer lo moralmente adecuado (no confundir con la moralidad religiosa). Pero, ¿Qué es lo moralmente adecuado? ¿Cual es la obligación del hombre en este caso? ¿Censurar las imágenes para no herir a las víctimas o emitirlas para informar al resto del mundo?

Primero hablaré sobre el tipo de imágenes que se censuran y el porqué.

Supuestamente las imágenes que se deben “censurar” son las que no se hace porqué no se quiera informar a la gente de este suceso, sino porqué su crudeza puede afectar a la sensibilidad de los espectadores. De hecho, a veces se hace esa advertencia antes de emitir ciertas imágenes. Ahora, al parecer, a la hora de decidir que hiere la sensibilidad del espectador hay distintos parámetros dependiendo de la proximidad de las imágenes: ver como le cortan la cabeza a un extranjero unos árabes hiere menos la sensibilidad que ver una explosión de lejos y algunos gritos si se trata de nuestro país. O al menos eso parece. Hemos visto repetidamente imágenes de distintas personas de distintas nacionalidades (ningún español) siendo degolladas por grupos integristas islámicos, y no ha parecido haber muchas quejas al respecto. Sin embargo, simplemente por imágenes del atentado del 11-M como explosiones y gritos, o víctimas heridas se ha puesto el grito en el cielo. ¿Acaso la sensibilidad va con la nacionalidad? ¿Duele más un hombre con una herida en la cara si es español que un extranjero degollado?

Cierto es que posiblemente al emitir imágenes de la degollación de un extranjero ningún familiar o ser querido de él vea las imágenes, y en el caso de los atentados del 11-M, casi con toda seguridad, algún pariente o víctima ve las imágenes cada vez que son emitidas. Además, en los países natales de los degollados las imágenes de la degollación de estos suele ser censurada. Teniendo esto en cuenta… ¿Este tipo de censura se hace por respeto a los seres queridos de las víctimas?

Pero es imposible que se evite el dolor solo por emitir las imágenes. Poniendo un ejemplo totalmente distinto, cualquier persona que sufre la perdida de un ser querido de forma trágica lo recuerda inevitablemente cada vez que ve una imagen o lee algo relacionado con lo que murió, y esto es imposible de evitar. Cada vez que se dice atentado, o 11-M los familiares de la víctimas recordarán ese dolor inevitablemente, aunque es cierto que una imagen puede herir más. Sus ganas de querer olvidar lo ocurrido son lógicas y respetables, pero ellos también deberían respetar al resto de la gente, a la que no se la puede privar de una información y que no quiere olvidar, porqué un atentado como el del 11-M debe quedar grabado en la historia, y debe no ser olvidado, por la memoria de las víctimas y para poder hacer todo lo que se pueda para evitar que vuelva a ocurrir.

En resumen es muy difícil catalogar que es censurable y que no lo es, y sobre todo, el porqué de esa censura. Hay que tener en cuenta varios factores, como ya he citado antes. Los más determinantes parecen ser:

1.-Que las imágenes puedan herir la sensibilidad del espectador (Aunque esto es bastante relativo según cada país e incluso cada programa o cadena.)

2.-La gravedad de las imágenes. No es lo mismo una persona muerta que cientos.

3.-Parecer que el morbo juega un gran papel en la situación. Es decir, imágenes que en principio parecen ser claramente censurables dejan de serlo si de alguna manera llevan al morbo, y con ello, a la subida de las audiencias.

4.-No es lo mismo emitir unas imágenes que atañen a españoles que a extranjeros. Pero esto no ocurre solo en España: casi todos los países preservan más las imágenes desagradables de sus ciudadanos.

Aunque pueda parecer que esta censura es impuesta por las cadenas de televisión, en realidad de cierta manera la pide. Ejemplo: hace uno o dos años el telediario de Telecinco emitió las imágenes de una ablación de clítoris a una niña india, practica muy habitual en esas regiones. Lo que pretendían con esta emisión era denunciar esos hechos, pero mucha gente lo encontró de mal gusto y creyeron que lo hacían para subir su audiencia. ¿Hasta que punto tienen razón?

También hay otro ejemplo mucho más común respecto a esta cuestión: ¿Quién no ha oído a alguien o incluso ha dicho en alguna ocasión “que desagradable que nos pongas a estos negritos muriéndose a la hora de comer” o un comentario del estilo? ¿Acaso la censura de ciertas imágenes se hace simplemente para vivir con la conciencia más tranquila, obviando que esa información existe? ¿Acaso nos gustaría censurar ciertas cosas simplemente para vivir más a gusto?

Es un tópico decir que vivimos en la era de la comunicación de masas; a decir verdad, podría incluso decirse que vivimos en una era caracterizada por los intentos de persuasión de masas. Esto es obvio en la publicidad; pero echemos una ojeada a algo supuestamente objetivo como las noticias. ¿Intentan los periodistas vendernos algo? Probablemente no. Pero los que producen los noticiarios pueden ejercer una poderosa influencia en nuestras opiniones, simplemente al determinar los sucesos a los que darán cobertura y en qué medida. Por poner ejemplo distinto, George Bush padre, cuando le quedaba poco tiempo para acabar su mandato presidencial, envió tropas estadounidenses a Somalia porque miles de personas sufrían los estragos del hambre al mismo tiempo que bandas de hombres armados recorrían las calles y el campo, lo cual impedía la distribución de alimentos a las masas que morían de inanición. En el verano de 1993, el presidente Bill Clinton subía la apuesta inicial con el envío adicional de más personal armado, que incluía tropas de primera para intentar desarmar a los milicianos. Algunos analistas políticos cuestionaban los motivos humanitarios de nuestros los presidentes, porque se preguntaban por qué se enviaba ayuda a Somalia y no a otros lugares como Sudán, donde se producían tragedias similares. La conclusión a la que llegaron fue que en la televisión norteamericana se habían emitido imágenes muy duras de somalíes que morían de hambre (y no de sudaneses en la misma situación), lo cual conducía a un apoyo masivo del público en general hacia esa intervención militar.

Si se tiene en cuenta el poder que tienen los programas informativos de televisión, resulta razonable preguntarse cuales son los factores que determinan qué noticias se seleccionan para emitirse. Un experto de la talla del director de la BBC ha dicho que las noticias en televisión son una forma de entretenimiento. La filmación de una ciudad inundada tiene mucho más valor de entretenimiento que la de la construcción de una presa que hubiera evitado dicha inundación: simplemente, no resulta excitante ver una presa resistiendo una riada.

Teniendo en cuenta esto se podría decir que las imágenes del 11-M son entretenidas e interesantes para el espectador, aunque está claro que plantea problemas éticos. Hay está el problema.

2.- DÉBILES ARGUMENTOS

En este apartado voy a mostrar los motivos que se suponen justifican la censura de la que hemos hablado en el apartado anterior. Nada más titularlo “Débiles argumentos” podemos caer en la cuenta de que no me han convencido en absoluto, porque creo que no son tanto motivos como excusas.

El primero y central es el de que lo hacemos por respecto a las víctimas. Pero si esto fuera cierto…cuando las víctimas son otras, ¿no merecen el mismo respeto? Entonces… ¿Por qué no se lo damos? ¿Acaso hay una norma no escrita que dice que respeto a víctimas españolas? Con semejante argumentación se diría que solo respetamos a los nuestros. Como vemos volvemos otra vez al tema de la nacionalidad, casi central del apartado anterior, pero es que lo considero muy importante; casi define todo el acto de “censura” que estoy tratando. Pero como ya he hablado bastante de él en el apartado anterior y probablemente lo volveré a mencionar, creo que es mejor pasar al siguiente tema.

Sigo con lo del respecto a las víctimas. Es cierto que emitir un cadáver despedazado y una persona con la cabeza abierta es algo de mal gusto y que falta el respeto a la víctima. ¿Pero no sería también una gran falta de respeto no mostrar el horror de una barbarie como la del 11-M para que el mundo la pueda rechazar? En ese caso habría que elegir cuidadosamente las imágenes que se emiten, para poder mostrar ambas cosas: los hechos al mundo y un respeto por las víctimas.

Se dice también que hay que pasar página, que necesitamos olvidar y volver a la normalidad. Los primero decir que este razonamiento tampoco encaja con el tratamiento gráfico que damos en determinados conflictos; poniendo un ejemplo reciente ¿No estamos hartos de ver un gran tsunami tragándose a miles de personas? Lo emiten una y otra vez, y la primera vez ya fuimos informados, así que el resto, ¿No son innecesarias? ¿No nos regodeamos en su sufrimiento? Se puede decir que si son tan repetidas es para que la gente sea consciente del dolor y se anime a hacer donaciones para la causa. ¿Y entonces por que poner una y otra vez las imágenes del 11-M no puede ser buscar que la gente se anime a rechazar el atentado y ayudar en todo lo que se pueda a que algo así no se vuelva a producir?

Quiero aclarar que no estoy queriendo decir que esté de acuerdo con que se emitan las imágenes de una catástrofe una y otra vez; simplemente creo que debería ser todas o ninguno. De acuerdo que no se puedan comparar las tragedias y el dolor que producen; pero debería haber algún parámetro que uniera información y respeto.

El comisionado para la atención de las víctimas del terrorismo, Gregorio Peces Barba, ha asumido su nueva responsabilidad recomendando públicamente a los medios que dejen de difundir las imágenes del 11-M “que ya todo el mundo ha visto”, y el alto comisionado ya ha tenido respuesta.

Las cadenas de televisión afirman que seguirán transmitiendo las imágenes, aunque con mayor cuidado a la sobre exposición. Es decir, un respetuoso `no'.

El jefe de Fotografía de El Mundo, Ángel Casaña, argumenta una negativa más rotunda a la petición de Peces Barba: “se olvida que la imagen de la barbarie persigue a los asesinos”.

Y el periodista Pepe Oneto, Consejero del Comité Editorial del Grupo Zeta, directamente habla de censura y de abuso de poder.

Así que podríamos decir que en cierto modo, mi opinión es común a la de la respuesta de los medios de comunicación a la petición de Peces Barba; como ya he argumentado antes, creo que el respeto las víctimas pero la completa censura es prácticamente imposible e incluso casi inadmisible.

Hablemos de otro caso muy parecido al del 11-M: precisamente, el del 11-S. En ese caso, las imágenes del atentado fueron censuradas desde un primer momento. Y no solo eso: todo lo relacionado con el atentado o simplemente con algún atentado sufría el mismo destino. Esto se puede explicar en el hecho de que EEUU es, claramente, un país con un sentido patriótico altísimo, muy por encima del de cualquier español. Así que esto refuerza mi teoría: el querer censurar unas imágenes de alguna catástrofe solo atañe a lo nacional.

3.-LA UTILIZACIÓN DE LA VÍCTIMA

Tal vez la utilización de la política de la víctima guarda relación con nuestra hipócrita posición en este asunto. ¿Qué sentido tiene mostrar una y otra vez imágenes de niños palestinos muertos? Nunca he visto imágenes de niños israelíes muertos en el telediario de mediodía. En el conflicto israelí-palestino recibimos siempre información del mismo tipo de víctima, siempre aislada de su contexto, siempre terriblemente cruda. Se diría que es siempre la misma víctima, una sola, esa, ese niño de 10-12 años que arrastra la multitud entre gritos de desesperación. Y esa imagen no nos mueve al respeto, a la discreción, no la ocultamos. Todo lo contrario. Si entre las imágenes de agencia que llegan a las noticias hay un niño muerto, ese es siempre el plano que se emite.

A continuación expongo un artículo sobre el asesinato de los niños palestinos antes mencionados:

La última agresión israelí contra la Franja de Gaza, llevada a cabo durante las primeras semanas de octubre, ha dejado un balance de más de 30 niños palestinos asesinados por el Ejército de Israel, según el periódico israelí Haaretz. El Palestinian Human Rights Monitoring Group señala que 598 niños palestinos han sido asesinados por los israelíes desde el inicio de la Segunda Intifada en septiembre de 2000. El grupo pro derechos humanos B´Tselem ha desvelado que de estos niños, 42 tenían una edad de diez años, 20 tenían siete años y 8 tenían dos años. Las víctimas más jóvenes fueron 13 niños recién nacidos que fallecieron cerca de puestos de control israelíes poco después de su nacimiento, debido a la prohibición de los soldados israelíes para que las ambulancias que les llevaban a ellos y sus madres pudieran llegar al hospital.

Muchos de estos niños han sido asesinados a sangre fría. Uno de ellos fue Mohammed Aaray, de seis años, que fue tiroteado a corta distancia por un soldado israelí cuando se hallaba comiendo un sándwich a la puerta de su casa.

Estos crímenes, sin duda, se pueden comparar a los del 11-M, e incluso me atrevería a decir que lo de Palestina es mucho más atroz. Entonces, ¿Por qué no dejamos de emitir las imágenes al igual que las del 11-M? ¿Acaso el hecho de que la mayoría de víctimas sean niños no provoca que haya una utilización de la víctimas?

4.-Los degollados

Las imágenes se ven granulosas, las voces se oyen poco claras por momentos. Pero cuando la víctima grita una y otra vez: "No me maten", su miedo es palpable. Mientras cercenan la cabeza de las víctimas de secuestros en Irak, se escuchan en la banda sonora recitaciones del Corán, por lo regular pronunciadas por algún imán saudita conocido. En la decapitación de un estadounidense, el asesino limpia de manera ritual dos veces su arma en la camisa de la víctima, como hacen los oficiales sauditas después de las ejecuciones públicas en el reino.

El terror en video ha sentado carta de naturaleza en la guerra de Irak.

Este me parece el tema más importante sobre lo que se censura y lo que no. Las televisiones de toda Europa se aprestan a difundir cuantas veces sea necesario los videos en lo que los fundamentalistas basan su campaña de terror. El único fin de esas grabaciones es extorsionar es extorsionar a los gobiernos democráticos occidentales y mantener a la opinión pública de esos países bajo el terror. ¿Se hacen cómplices los periodistas de la estrategia que contienen esos vídeos? ¿No dan de cierta manera “publicidad” a los que cometen esas atrocidades? Esta claro que dan publicidad de su maldad, pero también de su “poder”. No sé si alguna cadena ha llegado a emitir una degollación íntegra, aunque casi todas han estado a punto. Aparte de ver a la víctima pidiendo ayuda al presidente de su país o a cualquier otro cargo político, de poder sentir su miedo, su desesperación. Sabemos casi con toda seguridad que lo que está pidiendo no vale para nada, que probablemente va a morir. Y esto no hiere nuestra sensibilidad, o al menos eso parece. Esta es la mejor prueba de que no se censura por proteger a la víctima o la sensibilidad de sus familiares, o simplemente de cualquier espectador: se censura lo que interesa. Por que estos videos humillan igual a la víctima y hieren igual la sensibilidad que los del 11-M.

Algunos podrán decir que estos videos se han de emitir como denuncia de estos hechos; ¿Y porque los del 11-M no se va a poder emitir con el mismo motivo?

Esta claro que aquí lo más importante es la utilización de la víctima: siempre la extrajera, siempre el niño palestino o el degollado no español.

Una última reflexión sobre este tema: ¿Qué pasará el día que se degolle a un español?

EL CRITERIO DE CENSURA DE LAS IMÁGENES EN PRENSA Y TELEVISIÓN -EJEMPLO DEL 11-M

'Censura en prensa y televisión'

ÍNDICE

-INTRODUCCIÓN

-1.-CENSURAS Y ÉTICA

-2.-DÉBILES ARGUMENTOS

3.-LA ULTILIZACIÓN DE LA VÍCTIMA

4.-LOS DEGOLLADOS

5.-CONCLUSIONES

6.-BIBLIOGRAFÍA

CONCLUSIONES

Las conclusiones que he ido sacando de la información que he buscado para realizar este trabajo las he ido expandiendo por todo el trabajo, pues según iba escribiendo las cosas no he podido evitar dar mi opinión o plantear preguntas, la mayoría con difícil respuesta.

Así que por último me gustaría poder decir que espero que llegue un día en que la censura exista solo de una manera positiva y justa, aunque creo que es algo demasiado utópico. De momento tendremos que conformarnos con lo que hay, siempre escuchando y viendo las noticias de la manera más objetiva posible, y sin miedo de dar nuestra opinión o de manifestar nuestros sentimientos sobre cualquier noticia.

BIBLIOGRAFÍA

-www.elpaís.es

-www.elmundo.es

-“11-M: claves de una conspiración” Bruno Cardeñosa