Ceguera

Discapacidad visual. Técnicas terapéuticas. Estimulación temprana. Estímulos. Infancia. Niños ciegos. Actividades lúdicas

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 22 páginas
publicidad

INTERVENCIÓN DEL T.O. EN

UN PROGRAMA DE

ESTIMULACIÓN TEMPRANA

CON NIÑOS CIEGOS

INDICE:

  • INTRODUCCIÓN

  • OBJETIVO GENERAL

  • OBJETIVO ESPECÍFICO

  • DESARROLLO

  • JUEGOS:

  • - “JUEGO CON PELOTA”

  • - “AVIONES Y BARCOS”

  • - “TODOS A BAILAR”

  • - “EL NEGOCIO”

  • - “SOMOS UNA FAMILIA”

  • RESULTADOS: EL TERAPEUTA OCUPACIONAL EN UN PROGRAMA

  • DE ESTIMULACIÓN TEMPRANA.

  • BIBLIOGRAFÍA

  • GENERAL

INTRODUCCIÓN : ATENCIÓN TEMPRANA

El objetivo primordial de la Estimulación Precoz es afianzar y desarrollar unos patrones básicos de desarrollo que se adquieren en las primeras etapas del proceso evolutivo del niño y evitar una serie de riesgos que pueda plantearse en ésta y otras etapas posteriores. Todo ello aprovechando la gran plasticidad que posee el hombre en esta fase de crecimiento. Se trata de potenciar al máximo las posibilidades físicas o intelectuales del niño a través de la presentación de innumerables estímulos que estén en relación con su bagaje sensorial y sensorio motriz.

Es una técnica terapéutica que pretende aportar de una forma elaborada todos los estímulos que espontáneamente intervienen en la maduración del niño.

Constituye la premisa para que el niño ciego pueda desarrollar al máximo todas sus posibilidades.

Hay que conseguir el crecimiento global de las potencialidades del niño, para que alcance la madurez adecuada y pueda integrarse socialmente, sin que su handicap le impida su normal desarrollo evolutivo.

Los programas de Estimulación Temprana van dirigidos a conseguir objetivos compensatorios, siendo su acción tanto más eficaz cuanto mas precoz sea su aplicación. La Estimulación Temprana debe iniciarse rápidamente, ya que si no, el niño ciego no se relacionaría, sino que se vería sometido a condiciones de aislamiento y soledad, construyendo una barrera con el mundo exterior, barrera ya existente debido a su handicap. Las dos o tres primeras semanas de vida son la fecha ideal para iniciar la Estimulación Temprana.

Existe una relación positiva entre la estimulación, cuando esta se realiza de manera reglada y continuada, y la maduración del SNC. Las estimulaciones acústicas, visuales y táctiles ponen en marcha procesos de aprendizaje durante los primeros meses, que son de gran importancia para la futura orientación del niño. Se puede afirmar que si el niño ciego no recibe Estimulación Temprana tendrá muy disminuidas sus posibilidades de aprendizaje.

Ha de ser un mecanismo enriquecedor y compensatorio. Hay que facilitar situaciones variadas, no improvisadas, con estímulos específicos.

PROGRAMA DE ESTIMULACIÓN

Una vez afianzada la exploración del niño, conocida la edad de desarrollo y el ambiente familiar y social en que se desenvuelve, se puede elaborar el programa de estimulación. A efectos prácticos, este lo hemos estructurado en los apartados correspondientes a las áreas de desarrollo (áreas de estimulación) propuestas por el Proyecto Oregon (especialmente diseñado para niños ciegos, el fin último es conseguir el desarrollo armónico y global de su personalidad y adaptación al medio):

  • área de lenguaje y comunicación: es importante que el niño no llegue a etapas posteriores con un lenguaje carente de representación mental, por lo que se trabajara desde las 1as manifestaciones del prelenguaje hasta la compresión y su expresión a través de este.

  • área cognitiva-perceptiva: encaminadas a favorecer el desarrollo de las estructuras cognoscitivas, q servirán de punto de partida para construcciones intelectuales superiores.

  • área de socialización (afectividad): proporcionando al niño el mayor grado de iniciativa y autonomía posibles, adquisición de hábitos básicos, y conducta social normal para su adaptación familiar, social y escolar.

  • área motriz: enfocada al control del cuerpo, comprensión de relaciones espacio-temporales, y desarrollo armonioso postural del movimiento.

  • Se especifican los objetivos que nos proponemos alcanzar en cada una de las áreas, así como los ejercicios a realizar con el niño para su consecución. Éstos se delimitan partiendo del nivel de desarrollo que se encuentre el niño en las distintas áreas, ya que no necesariamente tiene que darse uniformidad, encontrándonos probablemente con que varia el retraso o hay adelantos en las diferentes facetas, y por tanto habrá que tomar como punto de partida la situación real de ellos. En el caso de este trabajo, estos ejercicios vamos a enfocarlos a partir de un programa lúdico.

    El programa debe estar determinado por un proceso sistemático y secuenciado, aunque debe haber flexibilidad en su desarrollo, puesto que las etapas a veces se entrecruzan.

    El seguimiento y revisión de la programación se deben realizar periódicamente con todos los implicados en el tto (equipo, familia,...) marcando conjuntamente las pautas de actuación y las modificaciones que se crean convenientes.

    &La programación de toda estimulación debe realizarse bajo unos principios básicos:

  • el tratamiento es individual y personalizado. Las actividades que se propongan estarán adaptadas al nivel evolutivo del niño.

  • debe ir de lo simple a lo complejo. En cada etapa solamente debe abordar una solo dificultad.

  • se realizara un tratamiento multisensorial. Se debe estimular al niño constantemente para que explore y conozca el mundo que le rodea.

  • debe estimularse la utilización de las demás capacidades sensoriales. Debe emplear en sus experiencias el resto de los sentidos intactos, que le ayudan a la construcción mental del mundo exterior.

  • la reeducación ha de tener un efecto de sostén y revalorización, evitando en todo caso la sensación de fracaso.

  • &La atención de la estimulación precoz se concibe en tres vertientes:

    1.- Atención en domicilio particular: es la más común, ya que es el hogar el ambiente natural en donde el niño se va a desarrollar, además de implicar mas directamente a la familia, controlando a la vez detalles importantes en la estimulación que de otra forma se nos escaparía.

    2.- Atención en un centro especializado: solo aconsejado en aquellos casos que se asocien otras problemas a la ceguera y necesiten de mas de un profesional para su atención.

    3.- Atención en la escuela-guardería: actuaríamos como un profesional de apoyo periódico.

    Las etapas de desarrollo global del niño ciegos son una especia de pautas de referencia que nos guían para evaluar los progresos del niño. Deben ser utilizadas con flexibilidad, pero son importantes porque nos sirven de referencia y nos ayudan a apreciar precozmente las desviaciones y tomar medidas adecuadas que den al niño todas las posibilidades de alcanzar un desarrollo óptimo.

    La integración social del niño ciego debe hacerse de una forma globalizadora y debe iniciarse desde el primer momento de conocerse el déficit e incluye en primer lugar a los padres como elementos posibilitadores de una integración en todos los ámbitos, y en segundo lugar, aquellas personas que constituyan el primer marco social del niño.

    El trabajo de relación afectiva y comunicativa con el niño debe iniciarse rápidamente, ya que si no, el niño ciego por sí mismo no se relacionaría, ni se abriría al mundo externo, sino que se aislaría construyendo una barrera con el mundo exterior. Las funciones perceptivas y motrices son preponderantes en el desarrollo del niño en los dos primeros años de vida y necesarias para el desarrollo de la inteligencia y en la construcción de la personalidad.

    La actividad del niño ciego se centra en él mismo y se puede desarrollar de forma estereotipada, mientras que su yo quedaría indiferenciado si no descubre a través de los vínculos afectivos de la madre. Principalmente, por unos canales de comunicación.

    El niño necesita ayuda sobretodo los primeros años de su vida, tiempo en que se forman las bases de toda la futura experiencia y aprendizaje del niño.

    El niño ciego puede hacer la mayoría de las cosas que un niño vidente, pero mediante el aprendizaje directo de cada cosa o acción, por sencilla que ésta sea, y que el vidente aprende por imitación espontánea, lo que le exigirá mayor tiempo y esfuerzo en su realización. La ceguera es un déficit que hace necesario aprender utilizando otros caminos, y que precisa mayor intervención de los educadores para que el niño alcance un completo desarrollo.

    Las limitaciones que impone la ceguera son, principalmente :

  • en la cantidad y variedad de experiencias: el niño debe emplear en sus experiencias el resto de los sentidos que posee intactos y que le ayudaran a la construcción mental del mundo que le rodea. Así sus experiencias serán principalmente táctiles, auditivas y cinestésicas. Las manos como órgano táctil necesitan ser activadas para el propósito de la observación y aún así siempre estará limitado por el horizonte de brazos y manos.

  • en la habilidad y posibilidad de moverse en el entorno.

  • en el control del mundo que le rodea y de las relaciones que establece el “yo” con el entorno

  • Todos los cambios se deberán efectuar con cariño, suavidad y firmeza, de forma progresiva, hablando con el niño acerca de lo que se esté haciendo, ya que cualquier cambio puede provocar reacciones de temor o rechazo. Todo nuevo estímulo debe ser anticipado por otro ya conocido, evitando los sobresaltos .

    Muchas de las actividades que debemos enseñar al niño ciego deben partir de una postura que consiste en sentarle delante nuestro, sobre nuestro regazo, y guiarle con nuestras manos a la vez que realizamos lo que le queremos enseñar.

    Hay que proporcionar al niño el estimulo social que corresponda con su edad y los objetivos que debemos alcanzar con nuestro trabajo no difieren del que seguiríamos con un niño vidente de su edad, (siempre que no tenga otros déficits asociados), sólo cambia la forma en que se llega al objetivo.

    PAPEL DEL T.O. ANTE LOS PADRES DEL NIÑO EN EL PROGRAMA

    Cuando los padres acuden a nosotros, es esencial que se les haga ver que son ellos los que van a tener el papel esencial en la estimulación y apoyo de su hijo. En casi todos los casos nos encontramos no sólo un niño disminuido, sino una familia cargada de ansiedad, desorientada y angustiada ante la situación en que se encuentra. Debe haber una información amplia para aliviar la ansiedad, ya que descubren posibilidades de futuro y se encuentran respaldados por profesionales.

    La información debe ir orientada a proporcionar datos específicos de la evolución del niño ciego frente al vidente, las pautas de conducta a adoptar y orientar sobre los recursos comunitarios de que se dispone.

    Nuestra tarea fundamental con ellos es ayudarles a comprender y a aceptar a su hijo ciego, puesto que es así cuando realmente se le puede ayudar en su evolución, personalidad, conducta y en sus reacciones e interés con el entorno. El ayudar, asimismo, a los padres a modificar su sistema de valores en la evolución del desarrollo del niño de forma que valoren el esfuerzo del niño, en sus pequeñas conquistas de cada día, bajo una perspectiva positiva. Deben sentirse apoyados, orientados y seguros para contrarrestar los sentimientos de impotencia, aislamiento y soledad que pueden sentir a lo largo de su tarea educativa.

    Ayudar a los padres a recuperar su equilibrio emocional , constituye el mejor seguro para que el niño establezca unos lazos afectivos fuertes con sus padres que serán la base de la correcta organización de su personalidad.

    Los padres deben conocer las posibilidades de un niño ciego, sus necesidades, su propia capacidad para dar respuesta a éstas, para así encontrarse más preparados y psicológicamente seguros de sí mismos, para desarrollar una satisfactoria relación entre padre-hijo, aceptar mejor a su hijo y desarrollar una acción eficaz para alcanzar los objetivos compensatorios a través de intervención dirigida, orientada y continua en el desarrollo del programa. Deben conocer que el déficit de su hijo comporta una diferente organización de su personalidad y de sus estructuras mentales, que dificulta al principio de su vida sus primeros intercambios y adquisiciones.

    Se les debe animar a tomar parte activa de la educación de su hijo.

    Este trabajo se realiza a ser posible con los dos padres, y se enseña no sólo lo que debe hacerse, sino cómo hacerse, proporcionando todos los recursos que se pueda y dando ideas de cómo utilizarlos. Después estas enseñanzas deben ampliarse a los demás personas que tienen contacto regular con al niño (resto de familia, profesores, amigos,...). Debe haber una buena interacción entre la familia y el equipo de Estimulación Temprana.

    Consideramos que los principales protagonistas deben ser los padres porque el entramado educativo se realiza en la familia, y un hogar sereno y motivador constituye el soporte para la eficacia de cualquier tarea rehabilitadora o para la aplicación de cualquier programa de Estimulación Temprana.

    La familia se convierte en promotora de opciones y posibilidades para el niño ciego.

    Otro tipo de información que les es muy útil es conocer el tipo de juguetes que mejor se adaptan a las necesidades del niño, reforzando la idea de que deben cumplir dos propósitos: hacer al niño feliz y estimular su actividad.

    La ceguera no afecta sólo al niño, sino a toda la familia. No podemos limitarnos a trabajar sólo con el niño, haciendo nuestra estimulación, sino con la colaboración de los padres alcanzaremos una integración globalizada real del niño en la sociedad, y a su vez la integración de unos padres adaptados a la realidad de un problema.

    A muchos padres pueden tardar en hacerse a la idea y a la realidad de que su hijo no ve, y en su desilusión les cuesta comprender que su hijo es ante todo un niño, y que esa dificultad que tiene no le hace tan diferente de un niño que ve. Necesita lo mismo que un niño que ve: sentirse querido, deseado y tener conciencia de que forma parte de una familia. Hay muy poca diferencia en el trato que se da a un niño ciego y el que se la da a cualquier otro hijo.

    ROL DEL JUEGO EN EL PROCESO DE TERAPIA OCUPACIONAL

    Nuestro propósito en este trabajo es, una vez detectadas las destrezas no desarrolladas en el niño, elaborar un plan de tratamiento en base a actividades lúdicas para estimular el desarrollo de las mismas.

    El juego es la actividad ocupacional de la infancia y por lo tanto es el medio de intervención en el proceso de la Terapia Ocupacional pediátrica.
    El juego sirve como la modalidad principal para facilitar el cambio en los niveles del desarrollo de los niños. Los roles y los comportamientos adaptativos pueden aprenderse a través del proceso del juego. El juego se valora también como el medio a través del cual se desarrolla la integración sensorial. Las experiencias lúdicas satisfactorias dependen de respuestas adaptativas adecuadas a las demandas ambientales que a su vez dependen de una correcta integración sensorial.

    Se deben respetar los estados emocionales del niño, estimular la actividad espontánea y jerarquizar la lúdica para favorecer la independencia. El juego actuará como una actividad totalizadora, como una zona intermedia entre la fantasía y la realidad. Las actividades como música, plástica, dramatización y expresión corporal evitarán el aislamiento y favorecerán al desarrollo de la creatividad.
    Estimular la comunicación corporal, el desarrollo sensorial y la exploración del mundo que lo rodea. Participar en situaciones sociales que le permitan conocer nuevos códigos.
      Reilly(1.974) considera el juego como una ocupación del niño y lo define como un sistema multidimensional para la adaptación al ambiente, además sostiene que el impulso exploratorio de la curiosidad subyace al comportamiento lúdico.

    Utilizando este marco de referencia, los objetivos del tratamiento se dirigen al desarrollo del comportamiento lúdico y de aquellos elementos de diversión que orientan la adecuada interacción con el mundo a través del juego.
    El terapeuta adapta y organiza el ambiente (ámbito, objetos, personas) de modo que el niño pueda elegir entre las actividades que resultan satisfactorias para alcanzar una adecuada adaptación.

    El niño utiliza el juego como medio de expresión, a través de las experiencias lúdicas, él logra remodelar la realidad sobre una perspectiva que le proporcione más seguridad que la que él debe afrontar.

    El juego contribuye al desarrollo integral, proporcionando al niño un sentido de dominio sobre su propio cuerpo y sobre el ambiente; además estimula el desarrollo de las siguientes destrezas:

    _ Sociales: jugando el niño aprende a relacionarse con los demás e investiga los roles de la familia, del adulto y del sexo; libre de los límites del mundo adulto y a su propio ritmo. También, por medio del juego el niño obtiene conocimiento de las normas culturales.

      _ Motoras, sensoriales y perceptivas: los objetos y los acontecimientos del ambiente lúdico aumentan las capacidades perceptivas del niño al brindarle la posibilidad de percibir las formas y las relaciones temporo-espaciales.
    La actividad sensorial y motora enseña al niño las capacidades y limitaciones de su propio cuerpo y del mundo que lo rodea. Además las actividades lúdicas producen una liberación de la energía excesiva restableciendo el equilibrio corporal liberando al niño para iniciar nuevas tareas.

    _ Emocionales: el juego le proporciona al niño estabilidad interna debido a que comienza a confiar en la constancia y la consistencia del ambiente, puede expresar sus sentimientos sin temor al castigo y le ayuda a aprender a controlar las frustraciones y los impulsos. Este control le brinda la autoconfianza y la adaptación potencial a las necesidades futuras. El juego es diversión: abre un mundo de alegría, humor y creatividad.

    _ Cognitivas: por medio del juego el niño aprende a manipular los acontecimientos y los objetos en el ambiente interno y externo. El pensamiento representativo surge a medida que el niño participa en el juego simbólico y dramático.
    Dentro de los principios del juego que menciona Takata(1.971), encontramos que el juego es un conjunto complejo de comportamientos caracterizados por la diversión, que implica la repetición de experiencias, exploración, experimentación e imitación, funcionando como agente para la integración de los mundos internos y externos.

    Connotación cualitativa del juego simbólico en deficientes visuales:

    _ En relación al espacio: tienden a una utilización restringida del espacio y a una cierta inhibición de la movilidad. Esta restricción se puede estimar como una conducta adaptativa que el niño encuentra para defender y disfrutar los aspectos lúdicos propios de la actividad de juego, intentando reducir el esfuerzo que implica el control del medio. Esta tendencia a la restricción disminuye cuando el adulto acompaña al niño, quien se muestra más ágil y con movimientos más amplios.

    _ En relación a los objetos y los juguetes: presentan dificultad para el reconocimiento de los objetos y de los juguetes que los representan, pero no ha impedido que el niño ciego use el juego como vehículo de experiencias simbólicas. Muestran preferencias por juguetes sonoros y utilizados para producir ruido y los juguetes realistas cuando juegan solos. Sólo cuando el adulto los acompaña incorporan juguetes no estructurados.

    _ En relación a la actividad de juego: se observa un aumento del nivel de juego con el adulto, llegando hasta el juego simbólico, en ausencia del adulto casi sólo se presentan el juego sensoriomotor. Demoran más tiempo en poder desempeñar de forma espontánea y coherente roles complementarios con un compañero de juego.

    _ En relación a la comunicación: en cuanto a la petición de ayuda, no saben aprovechar adecuadamente la disponibilidad del adulto, tienden a actitudes bien dependientes o falsamente independientes. Se observa una elevada frecuencia de preguntas dirigidas al adulto mientras se desarrolla el juego con el fin de mantener el contacto de forma regular.

    Debido a que el oído es el único sentido que les brinda información acerca de la localización y distancia de los objetos y personas, el recurso sonoro es altamente utilizado para favorecer la orientación, cuidando de no generar excesivos sonidos que confundan al niño. Este recurso ayuda al disminuido visual en la orientación espacial, pero se vuelve imprescindible en los niños ciegos.

    Si estos niños fueran debidamente estimulados desde el momento en que son diagnosticados, podrían alcanzar las diferentes etapas de juego en el mismo tiempo que los niños videntes o al menos se disminuirían las diferencias. Por otro lado, notamos la demanda de tiempo extra que requieren estos niños para el reconocimiento tanto del espacio como de los objetos antes de poder utilizarlos de manera simbólica.

    El juego ofrece al niño una serie de experiencias que responden a necesidades específicas de la etapa del desarrollo en que se encuentre.

    El juego es una de las actividades más útiles y formativas desde el punto de vista psicológico. Al jugar el niño ejercita sus facultades recientemente adquiridas, el juego se convierte en la repetición de la vida, siendo una actividad natural para el niño. Mediante el juego realiza el aprendizaje de su cuerpo, de los objetos y de las personas.

    Al niño ciego le gustarán los mismos juguetes que al niño que ve, hay que seguir el ritmo de desarrollo de la misma manera que se sigue al niño vidente.

    Cuando se le de un juguete nuevo hay que describírselo con detalle y enseñarle literalmente cómo funciona.

    Al principio es aconsejable que lo utilice a intervalos cortos y frecuentes, lo usara sólo cuando tenga ganas. Si se le da demasiados juguetes a la vez, o demasiado complicados, los utilizara incorrectamente y perderá interés por ellos.

    Cuando el niño sea capaz de desplazarse se le dirá y enseñara donde están y como están ordenados los juguetes y así podrá escoger el que desee y así aprenderá también donde debe guardarlos.

    En este trabajo nos vamos a apoyar en el juego social, ya que vamos a trabajar con varios niños a la vez. El juego social es de vital importancia para el desarrollo del niño porque facilita la comunicación: jugar con otra persona implica comunicarse con ella. El juego social hace al niño más sociable, aprende a compartir y a esperar su turno. Y le estimula a aprender de los demás. En el caso del niño ciego para que se dé esta comunicación tiene que conocer al otro, por lo que se facilitará el contacto corporal y cuantas situaciones de relación se presenten.

    El adulto, en principio, puede iniciar el juego, pero luego dejará que sean los niños solos los que se relacionen y jueguen.

    OBJETIVO GENERAL:

    Estimular el desarrollo del niño con discapacidad visual utilizando como tratamiento actividades lúdicas.

    OBJETIVO ESPECÍFICO:

    Que el niño llegue a experimentarse como capaz de explorar y superar dificultades por sí mismo. Esto supone la base para su posterior independencia

    DESARROLLO

    Creemos que a esta edad, podemos utilizar una actividad de juego social en el que los niños participan activamente en este tipo de Terapia.

    Vamos a trabajar con niños ciegos totales, entre 4 y 5 años con los que vamos a trabajar en una hipotética sala de actividades de Terapia Ocupacional, adaptada con los materiales que vamos a utilizar para el desarrollo de dichos juegos. Los materiales a utilizar son : pelotas sonoras, una colchoneta , música infantil para los juegos relacionados con el baile. Para los juegos relacionados con las AVD utilizaremos una mesa y sillas, además de una cocinita y juguetes que imitan a los objetos caseros y que ellos a los 4 o 5 años ya deben conocer.

    Las sesiones las llevaremos a cabo durante 40 minutos, dos días a la semana, evitando así la fatiga en los niños.

    El Terapeuta Ocupacional, participa en los distintos juegos, al principio de forma activa, desarrollando el rol que los niños le asignen motivando así la participación de todos. Para después pasar a una fase de observación de las distintas actividades desarrolladas por los niños.

    “Juego con pelota”

    _ Todos los niños están sentados en círculo en el suelo. Cada uno reconoce el lugar de sus compañeros y el del T.O. El niño que tiene la pelota debe decir a quién se la iba a tirar, y el que la va a recibir debe decir “Acá estoy”.

    Objetivos en el área de socialización:

    1.- sabe esperar su turno en el juego de manera socialmente aceptable.

    2.- es capaz de centrar la atención en el juego

    Objetivos en el área motriz:

    1.- sabe hacer rebotar una pelota y recogerla con las dos manos

    Objetivos en el área del lenguaje:

    1.- emplea el tiempo futuro al hablar

    2.- describe la ubicación de las cosas y/o personas

    Objetivos en el área cognitiva:

    1.- recuerda el nombre de sus compañeros y la situación en que se encuentran

    .

    “Aviones y barcos”

    _ El T.O. cuenta una historia referida a movimientos realizados por barcos. _ Mientras el T.O. permanece acostado sobre una colchoneta en posición supina, los niños participan en forma individual de la siguiente manera: son colocados en decúbito ventral sobre el cuerpo del T.O., quien los sostiene por la espalda con ambas manos, a continuación se realizan movimientos de balanceo de izquierda a derecha alternando la intensidad(de suave a brusco). Simultáneamente se verbalizan sonidos propios del barco.

    _ Se relata una historia acerca de aviones, al igual que en el ítem anterior donde el T.O. yace en la colchoneta y el niño sobre ella, se imitan los movimientos de un avión.

    Objetivos en el área de socialización:

    1.-sigue las reglas del juego, imitando las acciones de otros jugadores

    Objetivos en el área motriz:

    1.- mantiene el equilibrio sin dificultad

    Objetivos en el área del lenguaje:

    1.- presta atención durante 5 minutos mientras se le cuenta un cuento

    2.- relata un cuento conocido utilizando oraciones complejas

    3.- sabe diferenciar entre sonidos “fuertes” o “suaves”

    Objetivos en el área cognitiva

    1.- nombra objetos grandes y pequeños

    “TODOS A BAILAR”

    POSICIÓN: de pie en el centro de la sala

    CONSIGNA: cuando comienza la música deben bailar, cuando para la música tendrán que quedarse quietos, luego se va variando la consigna: bailar con un compañero- agacharse; cambiar de compañero - sentarse en el suelo.

    EXTENSIÓN: armar un tren y recorrer toda la sala mientras suena la música. Cuando deja de sonar, el tren debe frenar y continuar cuando se inicia la música.

    El rol de máquina será rotativo.

    Objetivos:

    - Aumentar la actividad corporal para así conseguir deshacer la rigidez lo que conlleva a una mayor relajación y poder beneficiarse de los efectos del movimiento (mejor alimentación, circulación...)

    - Aumento de la interacción social ya que se reemplaza el contacto visual por el táctil y auditivo. Y se estimula a bailar con otros niños y a elegir sus amigos...

    - Contacto con distintas nociones espaciales y temporales ya que el niño ciego tiene inhibida su movilidad y restringido el uso de su espacio (conducta adaptativa).

    - manifestación libre de sus afectos y necesidades de relación ya que la música y el movimiento les produce espontaneidad.

    - Aprender distintos roles (saber exigir y obedecer órdenes).

    Además mediante esta actividad se consiguen estimular el desarrollo de otras destrezas en el lenguaje, comunicación y cognición.

    “EL NEGOCIO

    Para jugar al negocio, después de que el T.O. proponga el juego, los niños elegirán qué tipo de negocio van a desarrollar en el juego, se distribuyen los roles a elección de los niños. Todos ellos colaboran organizando el negocio. El T.O. tomará el papel que le designen los niños.

    Objetivos en el área de socialización

    1.- Es capaz de ver que hay otras actividades que pueden realizar las personas además de las que ellos realizan como niños.

    2.-Les ayuda a comprender, situándose el lugar de sus padres y madres las distintas actividades laborales que estos llevan a cabo.

    Objetivos en el área motriz

    1.- Es capaz de manipular dinero aunque este sea de juguete.

    Objetivos en el área del lenguaje

    1.-Utiliza un vocabulario diferente, que ha podido oír dentro de la familia, pero que no es utilizado habitualmente por los niños.

    Objetivos en el área cognitiva

    1.-Nombra objetos que posiblemente desconocía, por no utilizarlos habitualmente.

    2.-Es capaz de distinguir por el tacto el dinero que utilizará en sus AVD.

    JUEGOS RELACIONADOS CON LAS ACTIVIDADES DE LA VIDA DIARIA

    Mediante este tipo de juegos, el niño ciego, igual que cualquier otro niño sin discapacidad, aprende a interrelacionarse con su entorno más inmediato, familia y comunidad escolar, aprende cual es el rol de cada individuo dentro de la estructura social y cuales son los derechos y deberes de cada individuo. Además jugando se adquieren destrezas fundamentales sobre todo relacionadas con el tema de lo que llamamos habilidades sociales .

    “SOMOS UNA FAMILIA”

    El T.O. plantea jugar a “somos una familia”, cada niño elige qué rol desea desempeñar. Cada niño deberá disfrazarse de acuerdo al rol elegido. El T.O. aceptará el rol designado por los niños.

    Objetivos en el área de socialización

    1.-Es capaz de situarse en distintos papeles dentro de la familia, además de su propio rol de hijo, adquiriendo así la capacidad de comprender el papel de cada miembro de la estructura familiar.

    2.-Manifiesta sus emociones y sentimientos relacionados con cada miembro de su propia familia.

    Objetivos en el área motriz

    1.-Situandose en los distintos roles, aprende a manipular todo tipo de objetos relacionados con las AVD

    2.-Aprende que las AVD pueden ser divertidas y como hay que llevarlas a cabo.

    Objetivos en el área del lenguaje

    1.-Aprende que la mejor forma de comunicación con la familia es el diálogo.

    2.-Jugando aprende a utilizar el lenguaje.

    Objetivos en el área cognitiva

    -Aprende a identificar cada uno a través del tacto.

    EL T.O EN ESTIMULACIÓN TEMPRANA CON NIÑOS CIEGOS:

    El papel del T.O es especialmente importante ya que utilizando herramientas técnicas (adaptaciones...) y humanas (actividades de autocuidado, de ocio, sociales...) va a prevenir la dependencia del niño.

    Una vez q el T.O ha detectado las destrezas no desarrolladas en el niño (cognitiva, social, emocional, perceptiva, motora y sensorial) elabora un plan de tratamiento que estimule el desarrollo de las afectadas, de manera que las pueda experimentar y realizar.

    Esto va a proporcionar al niño autonomía y mayor calidad de vida.

    BIBLIOGRAFÍA

    - “Guía Portage de Educación Preescolar”. Lista de Objetivos.

    S. Bluma, M. Shearer y otros.

    -“Guía de estimulación precoz para niños ciegos” (1983)

    Instituto Nacional de Servicios Sociales.

    Colección rehabilitación.

    - MERCÉ LEONHART “El bebe ciego. Primera atención un enfoque pedagógico”.

    Ed. Masson. ONCE

    -“Jornadas sobre educación de los niños ciegos y deficientes visuales”.

    ONCE (1986-1987-1988)

    -HOPKINS, Helen L.; SMITH, Helen D. (1998) Terapia Ocupacional. Madrid, España.

    Editorial Médica Panamericana S.A. Octava Edición.

    -LUCERGA REVUELTA, Rosa y otros (1992) Juego simbólico y deficiencia visual. Madrid, España. ONCE.

    -PIELASCH, Helmut y otros (1985) Juegos y juguetes para niños ciegos de edad preescolar. Madrid. España. Secretaría del Comité Regional Europeo del Consejo Mundial para la Promoción social de los ciegos.

    -INTERNET

    http:// www .psicopedagogía.com/artículos

    autor: José Luis Cozar Mata

    http://www.terapia ocupacional-Investigaciones.htm

    PELÍCULA

    “El milagro de Ana Sullivan” (1962)

    Director: Arthur Penn

    Actores: Anne Bancroft y Patty Duke