Causas, sucesos y consecuencias de la Revolución Industrial

Economía. Factores. Demografía. Tecnología. Contexto social. Organización. Trabajo humano. División laboral. Empresarios

  • Enviado por: Phoebe
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 13 páginas
publicidad
cursos destacados
Habilidades gerenciales para el pequeño empresario
Habilidades gerenciales para el pequeño empresario
BIENVENIDOS a nuestro Curso Manual del Pequeño Empresario. El curso fue producido en la Fundación para el...
Ver más información

Fundamentos en Gerencia de Proyectos
Fundamentos en Gerencia de Proyectos
La guía completa para administrar proyectos de cualquier tipo, usando las mejores prácticas y...
Ver más información

publicidad

Podemos establecer la definición de Revolución Industrial como el conjunto de transformaciones en el sistema productivo que se inician en Inglaterra hacia elúltimo cuarto del siglo XVIII y que más tarde se extenderán a Europa y el resto del mundo. Traerá consigo un cambio radical en las estructuras económicas y sociales; se trata de una transformación profunda de los sistemas de trabajo y de la estructura de la sociedad. Destacando que no ha habido ninguna revolución como esta desde el Neolítico, señalamos que con ella se inicia también el triunfo del capitalismo.

Pero establezcamos primero las razones para calificarlo como revolución. En esta época se sustituyen las estructuras por otras radicalmente diferentes, como la desaparición de los estamentos, pues ahora la importancia de la clase radica en el dinero; el cambio en estructuras políticas; un proceso de crecimiento continuo; y grandes innovaciones técnicas.

Grandes personajes fueron los que presentaron los orígenes de la expresión “Revolución Industrial”. Así, podemos remontarnos a:

% Blanqui, siendo el primero en hablar de ella en 1836, pero presentando un sentido distinto al que ahora conocemos.

% Engels, “Situación de la clase trabajadora en Inglaterra” (1845)

% Stuart Mill: “Principios de economía política”

% Marx: “El Capital”

% Toynbee, que fue quien realmente fijo y difundió este término.

FACTORES QUE FAVORECIERON LA REVOLUCION INDUSTRIAL

No se puede hablar de un factor prioritario único, sino más bien de un conjunto de causas entrelazadas que se influyen mutuamente.

1.- Revolución demográfica

Hacia 1740 se inicia el despegue demográfico debido al mantenimiento de altas tasas de natalidad y a la reducción de la mortalidad. Esto último fue posible por la mayor producción agrícola y ganadera que propicia una mejor alimentación, y a los avances de la higiene y la medicina.

La revolución demográfica influye en la industria al aumentar la mano de obra y el mercado; mientras, la Revolución Industrial repercutió en la demografía al favorecer el adelanto de la edad de nupcialidad y aumentar la producción.

El crecimiento demográfico preocupó a pensadores como Malthus, quien partía de la idea de que la población crece en progresión geométrica mientras que los recursos lo hacen en progresión aritmética. Buscaba la solución en la limitación voluntaria de los nacimientos.

2.- Revolución agrícola

En este campo, podemos apreciar cambios en tres aspectos:

  • Cambios en la estructura agraria.

  • El sistema de propiedad vigente contemplaba una serie de vinculaciones, servidumbres, derechos feudales, barreras y limitaciones a la explotación y venta, criticadas por los hombres del Despotismo Ilustrado. Al mismo tiempo, mediante desamortizaciones, cercado de campos... se operó una amplia redistribución de la tierra.

    En Inglaterra, desde 1760, se intensifican los “enclousures”, que transforman el campo inglés sustituyendo los campos abiertos por los vallados, y produciendo una concentración de la propiedad en manos de grandes propietarios.

  • Nuevos métodos y técnicas de labor. Destaca el uso del arado triangular metálico, la maquina de sembrar y la bomba de Newcomen. Así mismo, se sustituye el primitivo sistema de rotación de la tierra, poniendo en practica el sistema Norfolk que contribuye a reducir el agotamiento del suelo.

  • Nuevos cultivos. La selección de animales y semillas hizo mejorar los rendimientos, orientando de este modo la producción hacia el comercio, y abandonando el autoconsumo.

  • 3.- Transformación del comercio y los transportes. La eliminación de las barreras internas, la fuerte demanda de las ciudades, la mejora de los medios de transporte... todo ello permite que en el mercado interior se pase de un comercio de feria a un verdadero mercado nacional. Pero serán Tratados como los de Utrecht (1713) y París (1763) los que impulsen el proceso industrializador en el comercio exterior. Carreteras construidas por iniciativa privada a cambio de peajes, y canales para transportar el carbón a las ciudades, cobran gran importancia.

    4.- Recursos financieros, materiales y tecnológicos. Las escasas financiaciones familiares fueron sustituidas por capital obtenido del comercio de ultramar y beneficios agrícolas.

    Yacimientos de hierro y carbón constituyeron la principal fuente de energía para la industria, dándole un gran impulso. Paralelamente, se logran adelantos tecnológicos que se relacionan con el proceso industrializador como causa y efecto, siendo el más importante la maquina de vapor de James Watt.

    Los cambios más destacados realizados en los tiempos de la Revolución Industrial son:

    % Cambio de ritmo de crecimiento demográfico, aumentando éste de manera sorprendente.

    % Elevación general en el nivel de vida en Occidente. Así mismo, se eleva la esperanza de vida, el nivel medio de educación... en definitiva, aumenta la calidad de vida.

    % Surgen nuevas tecnologías, nuevos medios de transporte y comunicaciones...

    % La agricultura es sustituida como actividad central económica por la industria y los servicios. A pesar de ello, la producción agrícola aumenta debido a las grandes innovaciones tecnológicas.

    % División del trabajo y creciente especialización, que contribuyen a elevar las exigencias de la formación técnica.

    Podemos destacar que la primera industrialización se basó principalmente en la industria textil, desarrollándose más tarde la industria pesada y así sucesivamente hasta llegar a una segunda oleada de industrialización a fines del siglo XIX.

    Pero tomemos Inglaterra como base principal del desarrollo de la revolución industrial. Los sectores básicos en los que se producirán cambios serán el textil y el siderúrgico.

    1.- Sector textil. Mejora el hilado y el tejido con una serie de inventos como la lanzadora volante de Kay, la spinning-jenny de Hargreaves, la water-frame de Arkwright... todo ello provoca un aumento de producción que deriva en superproducción y desequilibra la base del tejido hasta la llegada del telar automático movido por vapor, que inventa Cartwright.

    2.- Sector siderúrgico. Principalmente avanza por las innovaciones técnicas y al cambio de las materias primas: el pudelaje y el carbón mineral. La máquina de vapor de Watt se convirtió en el factor determinante de la 1ª Revolución Industrial inglesa.

    Pero hemos de destacar, que la revolución industrial inglesa atravesó dos subfases:

  • Primera etapa (1750-1830). Se producen transformaciones básicas en la demografía, la agricultura y la industria. El sector más dinámico en la transformación fue el textil. La máquina de vapor y los grandes inventos estaban ya patentados.

  • Segunda etapa (1830-1850). Se desarrollo el ferrocarril, dinamizando la siderurgia por las necesidades de hierro; atrae gran numero de capitales. Influyo decisivamente en el mercado del trabajo. Gran Bretaña se considera en esta época el “gran taller del mundo” y su comercio era el más dinámico del continente.

  • A pesar de ser Inglaterra el país más significativo en el que se desarrollo la Revolución Industrial, países como Alemania o Bélgica, también son objeto de la Revolución Industrial.

    Para establecer conceptos distintos a los que hasta ahora han podido aparecer en otros trabajos o exposiciones, me basaré en la evolución de la empresa y el empresario a lo largo de este periodo.

    Centrándonos en el marco próximo y los condicionamientos de la revolución, diferenciaremos:

  • El “marco institucional” de nuevas libertades respecto a las posibilidades de asignación de recursos

  • El avance tecnológico y la división de trabajo, unida a una progresiva especialización que conduce al trabajo dominado por el “saber”

  • EL IMPACTO DIRECTO sobre la vida social y la modificación del contexto social

    El sistema “fábrica” cambia totalmente la manera en que el obrero se gana la vida. El proceso productivo se realiza en colectivos mayores y las “manufacturas “ o “fábricas” imponen la separación del trabajo y el centro de vivienda. En la transición hacia el nuevo modo de producción, se instalan primero ciertas fábricas en las que confluyen las aportaciones de una amplia comarca de productores hogareños. Pero más tarde, las fábricas se caracterizan por tener que recibir suministros unas de otras y se establecen en las concentraciones industriales de entre las que destacó la aglomeración de Manchester. El resultado de esta acumulación de fabricas resulta un paisaje meramente industrial en lugar de la imagen de una ciudad tradicional.

    RASGOS FUNDAMENTALES DE LAS NUEVAS FORMAS DE ORGANIZACIÓN

    Al comenzar este periodo de fuertes cambios, existen ya una serie de ayudas a la gestión y la organización, como técnicas en contabilidad a ejemplo de la partida doble, a pesar de que las “manufacturas” sólo se aplican hacia finales del siglo XVIII. También existen ya estructuras jurídicas, o innovaciones, como la difusión de la imprenta que impulsa los medios de comunicación escritos, avanza el sistema de correos y ahora es posible coordinar actividades ubicadas a grandes distancias.

    SUSTITUCIÓN PROGRESIVA DE TRABAJO HUMANO POR MEDIOS TÉCNICOS

    La máquina asume funciones que antes eran desempeñadas por el hombre. Esto se aplica primero en la transformación de los materiales, luego en funciones de guiaje del proceso y más tarde incluso funciones de control.

    LA “DIVISIÓN DEL TRABAJO” ( EN TAREAS ESPECIALIZADAS) Y LAS EXIGENCIAS DE COORDINACIÓN

    El operario industrial se especializa en áreas de trabajo cada vez mas restringidas, pero al mismo tiempo sufre un empobrecimiento de cualificación respecto al anterior artesano, que realizaba un producto competo, en lugar de tareas parciales.

    La introducción de la máquina durante el siglo XVIII impulsó la organización racional de las tareas productivas, en primer lugar, la organización del trabajo.

    El incremento de productividad se deriva más que de la habilidad individual, de la organización del trabajo. Smith defiende la idea de que a mayor división / especialización del trabajo, le corresponderá una mayor productividad del factor trabajo.

    Pero hay que tener en cuenta que la Revolución Industrial introduce una nueva forma de división del trabajo en la misma dirección de la empresa: la existente entre la actividad de producción y la actividad comercial. Esta división, estaría condicionada probablemente por la anterior forma de jerarquía interna en los gremios de artesanos, pues al principio, en las nuevas factorías se confiaba el reclutamiento de operarios a contramaestres o capataces que habían ascendido desde el rango de operario, por su diligencia o competencia técnica, y se les confiaba no sólo la coordinación a nivel técnico, sino también el mantenimiento de la disciplina.

    .

    CAMBIOS EN LA “CULTURA”/”DISCIPLINA”,COMO VIRTUD DEL TRABAJO

    Es lógico que la nueva forma de trabajo impusiera periodos de adaptación y que el industrial tuviera que ejercer una disciplina que antes desconocía el obrero domestico que había gestionado él mismo su tiempo para cumplir los encargos que le hacia el distribuidor. Ahora se impone la supervisión por parte del mismo industrial en los talleres más pequeños, o por capataces en las factorías de dimensión mediana o grande.

    Pero este cambio también viene unido a un cambio en la forma de vida: se pasa del entorno rural al urbano. Al mismo tiempo, se produce un empobrecimiento en el trabajo derivado de la división y la especialización del trabajo; en las industrias textiles, más que conocimiento, se precisa pura atención y velocidad. El personal ya no esta cualificado como en los gremios y se toman niños y mujeres no preparados; al principio los niños son formados según la tradición gremial y se les considera aprendices como mínimo siete años, hasta que cumplen los veintiuno. La organización consigue, al menos al principio, compensar la falta de habilidad individual.

    El factor disciplina es un elemento lógicamente exigido por la nueva realidad de una persona con nivel muy bajo culturalmente; incluso en las factorías no muy mecanizadas se introduce disciplina. La mayor dificultad no era el entrenamiento del operario, sino su socialización en el nuevo sistema tan disciplinado contrario a la secular tradición de libertad creativa del artesano.

    PRODUCCIÓN MASIVA DE BIENES Y SUS REPERCUSIONES

    La mecanización hace posible mayor velocidad en la generación de productos, la fabricación en series homogéneas reduce el tiempo de adaptación al instrumental. Esto abarata el producto, que puede venderse ahora en mayores cantidades. Esta tendencia tendrá su punto álgido en el llamado “fordismo”. La masificación supone no sólo un cambio cuantitativo, sino cualitativo a medida que el abaratamiento de los costes supone a su vez un aumento en la demanda de bienes, que hacen a la empresa inventar estrategias de crecimiento, y con ello también un aumento de complejidad interna. Pero esta producción masiva derivada de la mecanización, no afecta necesariamente a la calidad del producto final. El primer mercado que absorbió esta producción a gran escala fue el militar, con lo que se manifiesta el avance de organización fabril en el sector de bienes de defensa; más tarde, este tipo de producción se extenderá a mercados más amplios.

    MAYOR NECESIDAD DE CAPITAL

    Se necesita capital y separación entre la función del donante del capital y la función directiva: la mecanización exige mayores inversiones y obliga a muchos empresarios familiares a buscar capital en otras fuentes. A partir del “Bubble Act” de 1720, Inglaterra restringió la creación de sociedades por acciones al someter su aprobación al Parlamento; las nuevas industrias tienen que recurrir a otras fuentes de financiación. La solución fue la de un partenariado entre varios parientes o amigos. Dado que la mayoría del capital pertenecía a la familia, el capitalista era al mismo tiempo el director ejecutivo. El industrial-propietario nombraba rara vez mas de dos o tres directivos, generalmente familiares o amigos; esto era debido a la idea de negar la capacidad del asalariado para administrar bien y honradamente un negocio que no fuera muy rutinario y fácilmente comprobable.

    Solo cuando el desarrollo de las empresas imponga mayores sumas externas, cambiara esta configuración. Así, surgirá la creación de las sociedades anónimas, pero esto impondrá confiar la dirección de las industrias a expertos pagados, que serán los futuros “managers”. En este sistema de sociedad anónima, la dispersión del capital es mucho mayor. Entonces, los propietarios ni cuentan con los conocimientos internos de la empresa necesarios para tomar las pertinentes decisiones, ni siquiera se interesan por sus problemas internos organizacionales. Los gerentes, directivos asalariados, controlan toda la marcha del negocio. Se generan así las empresas del capitalismo gerencial.

    La diferenciación paulatina de funciones de control superior y de dirección concreta, llevará a la creación de los consejos de administración. Esta evolución en la configuración interna del sistema empresa, supone que al menos algunos representantes de los propietarios permanezcan dentro del sistema organizado de la empresa, en la medida en que contribuyen con sus decisiones a la pervivencia de dicho sistema.

    EL NUEVO OFICIO: “EMPRESARIO INDUSTRIAL”

    En el ultimo tercio del siglo XVIII, aparecen en Inglaterra los primeros industriales, es decir, los propietarios-dirigentes de talleres de producción mecanizada, con fuente de energía propia, a base de una maquina de vapor, lo que suponía independizarse de la energía suministrada anteriormente por un molino accionado por un pequeño salto de agua; de este modo ya pueden situar la fábrica donde deseen.

    En las nuevas empresas que centralizan la fabricación se lleva a cabo un aprendizaje muchas veces realizado por el sistema de la prueba y error; así se fue creando el “factory master” como producto de la Revolución Industrial. La primera capacidad exigida a estos industriales era la de saber organizar y combinar adecuadamente los distintos factores de producción. En general, estos industriales no eran los mismos inventores, pero algunos como Arkwright, si innovo tecnológicamente con su “water-frame”; otros, aprovechaban los inventos de técnicos que no se las arreglaban bien en el mundo de los negocios; Crompton logró en 1778 una maquina de hilar, la “mule-jenny”, superior a la de Arkwright, pero no la patentó y fueron otros los que se aprovecharon de su invención.

    Un problema suplementario fue el corto ciclo de vida de los avances tecnológicos, pues las tecnologías se sustituían rápidamente unas a otras.

    Poco a poco se introduce la figura del asociado con papel activo en la misma empresa. Así, un asociado podría ocuparse de la producción, y otro de la comercialización en distintos mercados. Pero también paulatinamente se introduce la figura del manager, un director asalariado, inicialmente empleado para dirigir un segundo centro.

    REPERCUSIONES SOBRE LA ORGANIZACIÓN DE LOS SISTEMAS EMPRESARIALES

    La citada separación funcional entre propietarios de empresa, dirección y ejecución, no es el único factor organizativo en la empresa industrial: esta estratificación vertical, establecerá una autentica jerarquía dentro de las empresas.

    CARACTERÍSTICAS DEL SISTEMA JERARQUICO

    La moderna empresa tiene una dirección unitaria, con jerarquía administrativa. Esto supone el cumplimiento de dos funciones esenciales en un sistema organizado: su constitución sobre el elemento básico que es la “decisión” y el empleo de una forma de comunicación que reduzca al mínimo la esencial contingencia de ésta.

    La mentalidad dominante en aquel periodo era la de que el poseedor de ciertos conocimientos podía imponerse a los que no los tuvieran; esta configuración es la denominada jerárquica. A este respecto, hay destacar la mayor complejidad interna del nuevo sistema; solo cuando los distribuidores comienzan a coordinar unidades operativas de producción, resuelven así el problema de la satisfacción del usuario.

    Como indicador de que los nuevos sistemas funcionan mejor que los anteriores, se emplea el cálculo de los flujos de dinero, con el que se advierte pronto que el nuevo sistema es mucho más productivo o rentable que el anterior; el sistema de pagos y cobros se hace más ágil y eficiente, pero a la vez, la eficiencia de producción, la uniformidad de piezas... también se hace más fácil en los nuevos talleres. Además, todo esto se traducirá en costes internos más bajos.

    El desarrollo de la complejidad de la empresa moderna plantea mayores exigencias a los sujetos de decisión: si bien ya existía antes un profesional del negocio realizado en el mercado, el distribuidor o mercader, ahora se precisan mandos especializados para dirigir los nuevos sistemas empresariales. Esto promoverá la separación de funciones entre el propietario y el ejecutivo.

    El crecimiento de las empresas y el mayor riesgo de crisis debido al coste interno de coordinación (costes burocráticos), implicarán a toda la empresa, puesto que para cubrir todo los gastos fijos, son necesarias más ventas continuadas. La empresa queda sometida a la voluntad del mercado. Sin embargo, en la nueva revolución de la información, las nuevas tendencias de fabricación flexible, reducción de la integración vertical, intensificación de cooperaciones y subcontratas, parecen devolver a la empresa su capacidad inicial de adaptación.

    Pero las tensiones sociales aumentan y se produce un deterioro de la calidad de vida en el trabajo. Al configurarse el “mercado de trabajo”, se vende ahora la capacidad de trabajo; así, cuando los fabricantes locales se convierten en la única fuente de empleo, se crea una dependencia del trabajador ante el empresario.

    En la primera industrialización, la situación del obrero, especialmente de mujeres y niños era miserable. Las jornadas laborales eran de 14 o 16, con tareas totalmente repetitivas dentro de una atmósfera de ruido y humos. Surge entonces la “cuestión social”, que llevara a su vez a movimientos sociales y políticos.

    CONSECUENCIAS SOCIALES Y ECONOMICAS DE LA REVOLUCION INDUSTRIAL

    1.- Desde el punto de vista económico debemos considerar:

    % El crecimiento regular y sostenido de la producción estimula el comercio y favorece la especialización y el intercambio.

    % Transformación en la división del trabajo. Ahora, un pequeño grupo de trabajadores será quien se dedique a la tierra para que ésta produzca suficientes alimentos.

    % Transformación de la estructura productiva pasando del taller a la fabrica. Aparece la figura del empresario capitalista que adquiere edificios, maquinas y materias primas, y que alquila a otros hombres que efectúen el trabajo manual. La fabrica no solo significo un aumento en las dimensiones de las unidades productivas, sino un cambio radical en las relaciones entre el hombre y el trabajo.

    2.- En la sociedad se produjo:

    % La sustitución de la sociedad estamental por la sociedad de clases, grupos abiertos que fundamentan su posición no en la tierra o en la posesión de derechos fiscales o políticos, sino en el dinero.

    % La sociedad se polariza en torno a dos clases:

      • Burguesía: propietaria de los medios de producción. A él pertenecen los banqueros, industriales, y grandes propietarios agrícolas, quienes constituyen el elemento mas activo de la sociedad. Tienen en sus manos la riqueza y la dirección de los asuntos públicos. Para ellos, la iniciativa individual, la libertad de acción y la competencia, constituían las bases del progreso; de ahí que hicieran suyos los principios del liberalismo económico propugnado por Adam Smith.

      • Proletariado: campesinos desheredados y artesanos y comerciantes empobrecidos. Encuentran en el nuevo sistema de producción una posibilidad de supervivencia, pero empeoran sus condiciones de vida y trabajo: largas jornadas en ambientes cerrados y polvorientos; los sueldos escasos, apenas llegan a cubrir las necesidades más perentorias. La competencia por reducir costes, llevó a la contratación de mujeres y niños, que percibían sueldos inferiores a los de los hombres.

    % Desvalorización del trabajo, unido a las malas condiciones del hábitat, que trae consigo alcoholismo, prostitución, y otros tipos de lacras sociales. A medida que estas gentes toman conciencia colectiva de su situación, serán causa de los movimientos obreros.

    REVOLUCIÓN INDUSTRIAL

    C.U.N.E.F

    1º. GRUPO M-1

    BIBLIOGRAFÍA

    • Apuntes C.O.U “HISTORIA DEL MUNDO CONTEMPORÁNEO”, Compañía de María, curso 2000-2001.

    • Información extraída de varias páginas de internet, a partir del buscador “GOOGLE”.

    “INTRODUCCIÓN AL DERECHO DEL TRABAJO”,