Causas del estrés

Salud. Estrés. Fisiología. Psicología. Fases. Signos de advertencia. Comportamiento. Dolencias menores

  • Enviado por: David
  • Idioma: castellano
  • País: República Dominicana República Dominicana
  • 5 páginas
publicidad

Causas del estrés

Fisiológicas:Estas causas están relacionadas con las enfermedades y lesiones del cuerpo que aumentan la tensión interior de la persona produciendo un nivel de estrés que se vuelve contraproducente hacia uno mismo. Por ejemplo, una enfermedad orgánica produce una reacción negativa en el campo emocional.

Psicológicas:Se relaciona con la vulnerabilidad emocional y cognitiva. Crisis vitales por determinados cambios: infancia, adolescencia, madurez, vejez. Relaciones interpersonales conflictivas o insuficientes. Condiciones frustrantes de trabajo o estudio: excesiva exigencia o competitividad, monotonía, normas incongruentes, insatisfacción vocacional, etc.

Sociales:Cambios sociales en los que cada época trae nuevos retos a afrontar. Cambios tecnológicos acelerados que la persona no puede integrar, etc.

Ambientales:Polución ambiental,alimentación desnaturalizada con tóxicos industriales, lugares de trabajo con poca seguridad o con carga electrostática, microorganismos patógenos, catástrofes, etc.

Fases del estrés   

Selye (1920) dice que el estrés se manifiesta como un proceso que consta de tres fases que llama “Síndrome General de Adaptación”. Al principio se da una fase en la cual todo nuestro organismo está en alarma. A ella le sigue la movilización del aguante físico, emocional y mental para resistir el estrés. La fase final es la etapa de agotamiento general.

     En las tres fases que forman el Síndrome General de Adaptación, se liberan en el organismo agentes químicos y hormonas que si se mantienen durante mucho tiempo terminan estresando al mismo

Fase de Alarma:La fase de alarma ocurre cuando experimentamos una situación como un desafío que excede a nuestro control, por ejemplo un susto. Nos prepara para dar una respuesta casi inmediata a la situación que se nos presenta. Así, en esta fase nos esforzamos y luchamos para recuperar el control. Cuando pasa el susto nuestro organismo se relaja y recuperamos el estado de reposo. Si la situación de susto se mantiene de forma continua,   pasamos a la siguiente fase.

En esta fase el corazón late más fuerte y rápido subiendo la presión arterial. La sangre se desvía del estómago y de la piel hacia los músculos por si necesitamos realizar movimientos rápidos. Las pupilas se dilatan, la respiración aumenta y los músculos se contraen.

Fase de adaptación:Cuando no podemos cambiar la situación que se nos presenta el organismo moviliza todos los recursos disponibles para adaptarse a esta nueva situación. Esta fase dura más tiempo pero llega a su límite cuando se agota la energía.

En esta fase la presión arterial sube lentamente. Los tejidos del cuerpo retienen componentes químicos como el sodio. Las suprarrenales aumentan de tamaño y liberan cortisol al torrente sanguíneo, provocando una serie de cambios físicos. El nivel de colesterol aumenta y aparece una pérdida de potasio. Hay un aumento de la secreción de ácidos grasos. Disminuyen las defensas y aumenta el desequilibrio del estado emocional derivando hacia la depresión.

Fase de agotamiento: Al no poder cambiar la o las situaciones que producen estrés y no ver salida a la situación, se agotan todos los recursos orgánicos y emocionales. El estrés continuo hace que el funcionamiento hormonal libere sustancias químicas que dañan a los tejidos abriendo posibilidades a diferentes enfermedades.

Signos de advertencia

     Estudios de psicología moderna nos advierten que el estrés continuo puede generar estados de ansiedad que terminan bloqueando el funcionamiento de los procesos cognitivos, es decir, nuestra claridad mental. 

     Las preocupaciones recurrentes, por ejemplo, pueden llegar a invadir nuestro sueño y mantenernos despiertos la mayor parte de la noche, y los miedos que se imponen sobre el resto de los pensamientos son capaces de distraernos de lo que estamos haciendo.

La característica central de la reacción que nos produce el estrés es la incertidumbre, una incertidumbre que dispara un estado de alerta para corroborar la eventualidad de una amenaza.

Signos emocionales

Apatía e indiferencia, ansiedad, miedo, sensación de inutilidad.

Depresión, irritabilidad y estado defensivo.

Fatiga mental: problemas de concentración, pensamiento poco fluido, esfuerzo continuo, dificultad para emprender nuevas acciones.

Negación: Ignorar síntomas, negar problemas, continuar trabajando a pesar de estar demasiado cansado para continuar.

Arrebatos de emoción:sentimientos que afloran y desaparecen súbitamente en lugar de perdurar como un estado de ánimo predominante.

Preocupaciones y pensamientos obsesivos: una conciencia continúa del evento estresante que irrumpe de manera recurrente, más allá de los límites del pensamiento necesario para resolver un problema.

Ideas intrusivas:sorpresivas y súbitas, pensamientos que no tienen nada que ver con la tarea mental en curso.

Pensamientos, sensaciones y emociones persistentes o ideas que la persona es incapaz de detener.

Hipervigilancia:un estado de alerta, indagación y búsqueda desproporcionada, que se caracteriza por una tensa expectativa.

Insomnio: imágenes e ideas persistentes que dificultan la conciliación del sueño.

Malos sueños: pesadillas y despertares angustiosos.

Los Signos de comportamiento 


Evasión:del trabajo, de las amistades, de la responsabilidad.

Drogadicción:Alcoholismo, drogas, juego, derroche.

Abandono: Atraso del trabajo, desaseo, vestir descuidado.

Problemas legales: Deudas, infracciones, accidentes, robos, violencia.


Los Signos físicos


Enfermedades frecuentes de todo tipo,  contracturas musculares y dolores de columna vertebral como lumbalgia, ciática o dolor cervical.

Dolencias menores:Náuseas, insomnio, dolor de cabeza, problemas digestivos, cambios de peso, cambios de apetito, problemas sexuales.

Agotamiento físico: Fatiga continua, cansancio sin causa.

Bibliografía

  • Amparo Belloch, (2002)2 Edición Manual de Psicopatología.
  • Información investigada en la oficina de Violencia Intrafamiliar
  • Sarason, (2005), Psicología Anormal.
  • Pola 2, Mj, Enero / Diciembre del 2001, Feminicidio En La Rep. Dom.