Catalina de Erauso

Biografía. Religiosa del Nuevo Mundo. Vida militar. Aspecto físico. Crónicas

  • Enviado por: La Verdad No Tiene Precio
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 17 páginas
publicidad
publicidad

Catalina de Erauso

INTRODUCCIÓN

La Historia de Catalina de Erauso es una de las historias más controvertidas de las que se produjeron en el Nuevo Mundo. Una religiosa, que en época de conquistadores, decidió abandonar el hábito, su ciudad y su identidad para viajar a América disfrazada de hombre, rompiendo las anquilosadas normas de la época y realizando una gran hazaña, de la que muchos hombres no conseguían salir con vida, convertirse en militar y en una de las primeras mujeres aventureras, en llegar al Nuevo Mundo.

Catalina de Erauso

Antecedentes.

Doña Catalina de Erauso nació en 1585, sin embargo su acta de bautismo sitúa dicho acontecimiento de 1592, y murió en Guitlaxtla, un pueblo cercano a la ciudad de Puebla, México, en el año 1650.

La razón por la que Doña Catalina de Erauso abandona los hábitos de Dominica en España y marcha a tierras americanas no es otra que una pelea, resulta curioso pensar que en un convento pudiera darse dicha circunstancia, sin embargo, no es tan de extrañar si tenemos en cuenta que la otra religiosa, envuelta en dicho incidente, era Doña Catalina de Aliri, monja, pero mujer casada y con hijos antes de coger los hábitos, en definitiva una mujer curtida en los avatares de un matrimonio del siglo XVI, frente a una niña de apenas quince años, que no conocía otra vida que la del propio convento.

El carácter inquieto de Doña Catalina, no encajaba del todo con la tranquilidad de la vida conventual, por esta razón, la novicia se disfrazó de hombre y logró llegar a San Lúcar de Barrameda, embarcándose hacia América. Durante su periplo por tierras españolas, San Sebastián, Vitoria, Valladolid, Bilbao, Navarra, Sevilla y San Lúcar de Barrameda, Doña Catalina usó distintos nombres de hombre para pasar desapercibida:

Catalina de Erauso

Pedro de Orive, Francisco de Loyola, Alonso Díaz, Ramírez de Guzmán y Antonio de Erauso.

El lunes Santo de 1602, según su propio manuscrito, Doña Catalina parte hacia América, sin embargo, parece más cierto que fuera en 1603, puesto que según la propia Doña Catalina de Erauso, ya hacía tres años que había dejado el convento.

La vida en América.

La primera tierra americana que pisa Doña Catalina fue Punta Araya. Este es el momento en el que la novicia se convierte en soldado, debido a que al llegar a este lugar, tuvieron que asaltar una fortificación enemiga y desde entonces dejó de ser grumete para servir como hombre de armas.

Las primeras reyertas de Catalina en tierras americanas, dan una muestra de su carácter orgulloso e inquieto y al mismo tiempo nos permiten ver una sociedad violenta, marcada por el honor, donde una solicitud para apartarse, podía convertirse, y de hecho así sucedió, en una pelea con heridos, que acabó con Catalina en la cárcel y con la

Catalina de Erauso

obligación de contraer nupcias con una familiar del herido por la soldado española, un compromiso que supo eludir, dada su condición.

Esta situación de enamorar mujeres e incluso de ser solicitado para boda, no fue algo extraño en la vida de Catalina de Erauso, tal vez porque ella se viera en cuerpo de hombre o incluso por aparentar aún más y no levantar sospechas por no vérsele con mujeres. El caso es que la soldado española durante sus aventuras en tierras americanas recibió algunas solicitudes de boda que casi acaban realizándose, pero de una manera u otra siempre conseguía salir airosa.

Su vida como soldado.

En 1619 viajó a Chile, formando parte de las tropas que ese año partieron desde Lima a luchar en la Guerra de Arauco, Doña Catalina, por la valentía demostrada en el campo de batalla, consiguió ascender al grado militar de alférez, que le daría el sobrenombre con el que todos la conocemos.

De los conflictos más señalados en la vida de Catalina de Erauso la Guerra de Arauco supone el más importante, esta guerra fue narrada por diferentes cronistas durante el período colonial, se desarrolló en Chile enfrentándose españoles y mapuches. Aunque existe una gran diferencia

Catalina de Erauso

entre un primer siglo de intenso conflicto bélico, (desarrollado en 1550 hasta 1656) y otra etapa posteriormente en la que se hacen más crueles los enfrentamientos en las cuáles predominó las relaciones fronterizas entre las dos regiones, el mundo mapuche y los hispano-criollos.

En estas guerras los españoles contaban con grandes ventajas (como era el uso del caballo y de sus imprescindibles armas), cosa que favoreció una mejora de las tácticas y estrategias de los araucanos en su entorno natural.

Las tropas españolas realizaron campeadas (incursiones realizadas cada verano), en éstas los españoles destruían las sementeras indígenas y tomaban prisioneros de guerra que convertían en esclavos para su propio beneficio, haciéndolos trabajar en sus campos como encomendados. Estos son los principales motivos por los que los araucanos sentían un gran odio hacia los invasores, en este caso los españoles.

El carácter rebelde de la militar española le acarreó algunos problemas. En una de las reyertas de las que muchas veces fue protagonista, Doña Catalina luchando y sin saber contra quien lo hacía, dio muerte a su propio hermano, éste fue, sin lugar a dudas, el hecho más traumático de su vida. Ambos, sin reconocerse mutuamente, fueron padrinos de una pelea entre dos amigos suyos. Como los que se

Catalina de Erauso

batían resultaron heridos, los padrinos ocuparon su lugar para hacer valer el honor de los que luchaban, resultando Catalina victoriosa. Miguel, al caer mortalmente herido, le dio a conocer su identidad, lo que le causó a su hermana un gran desasosiego, partiendo de inmediato en busca de un médico y un sacerdote para ayudarlo. Miguel de Erauso, su hermano, con el que había estado compartiendo casa durante algún tiempo, había muerto a manos suyas, esta muerte supuso un punto y aparte en su vida, y la dejó herida no de arma, sino del alma, una herida más dolorosa que cualquier otra recibida en alguna de sus luchas como soldado.

Finalmente decide marcharse de la Concepción donde había matado a su hermano, y marcha a Tucumán en un viaje en el que pasa bastantes penurias, pero conseguiría salir adelante con la ayuda de una señora mestiza.

Algunos problemas más quedarían por venirle a Doña Catalina en su periplo por tierras americanas, peleas, heridas, cárceles e incluso penas de muerte revocadas en el último momento. Tras estar en otras ciudades de América, viajó a Europa, aunque finalmente volvió al Nuevo Mundo, donde falleció.

Catalina de Erauso

La religión en su vida.

A pesar de haberse escapado de un convento y de haber llevado una vida, que no tenía ninguna relación con la vida consagrada de una monja, Catalina de Erauso no parece que haya abandonado por completo sus convicciones religiosas, en varios fragmentos de su crónica, hace referencia al sacramento de la confesión y también a la eucaristía, si bien es cierto que se trata de momentos especialmente difíciles, nos da una idea de hasta que punto la vida en el siglo XVII obligaba, en cierto modo, a Doña Catalina a una defensa de su propia persona que llevaba, en muchas ocasiones, hasta el límite, la muerte.

Perseguida y casi ajusticiada por la Inquisición, pudo salvarse porque el Santo Oficio consideró que siendo monja, viviendo en un lugar tan inhóspito y llevando una vida tan ajetreada, consiguió mantenerse virgen.

El aspecto físico de Catalina

En cuanto al físico de la religiosa española, éste le ayudó a ocultar su condición: se describe como una mujer bastante varonil, Catalina de Erauso obtenía un lenguaje masculino, con voz ronca y grave (parecida a la de varón), con sus tonos varoniles y concisos. Además hablaba

Catalina de Erauso

solamente en femenino cuando se encontraba sola, o en casos desesperados, momentos de suprema angustia y desesperación, cuando tiene miedo y espera angustiosamente la muerte en el infierno, mujer de gran estatura y falta de la belleza propia de las mujeres, carecía de los caracteres sexuales femeninos típicos. Algunos autores afirman la desaparición de sus pechos desde muy joven debido a muchos remedios para secarlos y dejarlos llanos, parecidos a los de un hombre.

Sus Crónicas.

Catalina contribuyó a la elaboración de un nuevo libro, en el cuál ella se sintió la protagonista (su persona, su dureza, su atrevimiento, su sinceridad) fueron aspectos fundamentales en su elaboración.

De Erauso comenzó a escribir su relato el 18 de septiembre de 1624, en este momento volvía a España en uno de los galeones más fascinantes “el San José”. Las tardanzas de sus viajes y largas jornadas de travesía alargan más las calmas sofocantes del mar del Trópico. Aunque nunca se vio tan desesperada cuando prisionera, cansada de recorrer el puente del navío, se acordó de las hazañas ocurridas en un pasado: las grandes carreras a caballo a través de los Andes, las disputas, los combates, las huidas, la fortuna maravillosa, y por supuesto su vida (totalmente sin límites, solitaria y libre).

Catalina de Erauso

Catalina de Erauso ha vivido, y su vida fue una vida muy complicada. El relato que escribió de su puño y letra, es más propio de una persona diestra en manejar la espada que la pluma, aún así, emocionó a sus contemporáneos. Los historiadores no pueden dejar de mencionar a esta mujer extraordinaria en sus estudios de la América del siglo XVII. La importancia de su escrito para el conocimiento de la sociedad americana en esta época es fundamental, prueba de ello es que dos relatos de sus aventuras y hazañas fueron publicadas, seguidamente, en 1625, en Madrid, por Bernardino de Guzmán, y en Sevilla por Simón Fajardo, y, el discípulo predilecto del gran Lope, Juan Pérez de Montalván, compuso e hizo representar en la corte su famosa comedia de La Monja Alférez.

Por último, en 1820, don José María Ferrer imprimió en París, el texto completo de la historia, acompañado de numerosas notas y reforzado con bastantes documentos justificativos: partida de bautismo, extracto de registros conventuales, testimonios, estados de servicios, informaciones, memoriales, certificados y decretos reales, tomado de un manuscrito perteneciente al historiador Muñoz,

Catalina de Erauso

Sus retratos más valiosos.

El libro de Catalina supone hoy en día uno de los más apreciados en el mercado, y que comienza con un prólogo en el que escritor compara a Catalina con las mujeres más destacadas de todos los tiempos (con Safo, con Porcia, con Santa Teresa, entre otras).

El retrato de una de las más importantes heroínas de su época, una reproducción grabada en óleo del maestro sevillano Pacheco, no destaca en el físico de su posante, pero en otros aspectos se puede comparar. Se muestra con una golilla, el alzacuello de hierro y el coletillo de ante mal atacado, y con un aspecto viril, militar y áspero y además poco conciliante.

Aunque existe otro retrato, hecho del natural, concretamente a pluma. En una de las varias cartas que se enviaban mutuamente Pedro del Valle y Mario Schipano, el cuál fue visitado por Catalina de Erauso el 5 de junio 1626, y que éste a su vez, la representaba como una doncella de unos treinta y cinco a cuarenta años de edad. Y se había enterado de la fama de Erauso por la India Oriental.

Además la han retratado muchos pintores, entre ellos Francisco Crescentio, éste la pintó con altura y recia de talle, y con una apariencia

Catalina de Erauso

más bien masculina (como los pechos de una niña, con un método el cuál los pudo disminuir y posteriormente secar para parecer más masculina, aunque de cara no muy fea, pero sí dejada y arraigada por los años). Su aspecto es más bien el de un varón que el de una mujer. Las prendas utilizadas son de hombre (claramente a la española) y la espada que cuelga la sostiene con una dureza como la vida. Pero lo más destacable es su estructura de la cabeza, baja y entre hombros (los cuáles son demasiados altos), solamente se podría dudar de su mano el sexo que tenía, porque era llena y carnosa, aunque a su vez robusta y fuerte. De carácter altivo y poco sociable. También afectadas, sus hormonas le hacían pasar un mal momento, ya que como mujer, tenía esos ademanes que toda mujer tiene en su vida femenina.

Una vida de contrastes

Existió una gran distancia entre el convento donde habitó Catalina de Erauso al cuartel donde posteriormente tuvo que ir. De los cuatro años que fue recluida en el convento de las dominicas a los diecinueve que se escapó por el motivo de su sueño en ser soldado. Y aún con dificultades se embarcó en una flota que viajaba a América, y la cuál participó en la reconquista de Cumaná, dominada por los holandeses. Además se ayudó de muchos seudónimos que le ayudaron a pasar desapercibida entre los hombres, pero su seudónimo más usado fue el de

Catalina de Erauso

Alonso Díaz Ramírez de Guzmán y Erauso. Catalina se encontraba el Lima cuando recibió noticias de la gran victoria de los españoles contra los mapuche en 1598, en la cuál había arrasado con varias ciudades en el sur de Chile. Por ese motivo De Erauso se alistó para poder luchar por su país a la Frontera. Aunque tenía varias aficiones, destaca entre ellas, el juego. Y unido a su carácter masculino tuvo que realizar varios incidentes (varias muertes). Por sus consecuencias fue enviada a los fuertes más destacados, como es el caso de Paicaví, y posterior al de Purén, donde se estableció una enorme rebelión indígena. En ésta rebelión realizó un acto heroico y terminó malherida. Por esta acción fue ascendida al grado de alférez.

Una de sus grandes sorpresas fue la de un duelo, en 1614, cuando servía en un grado de gran importancia (guarnición penquista), Juan Silva también un alférez, le pidió a Catalina ser su padrino, y ésta aceptó. Desde ese momento huyó hacia el norte. Atravesó varios desiertos, entre ellos el desierto de Atacama. Posteriormente regresó a Lima y en el puerto embarcó en la flota armada por Rodrigo de Mendoza, en su enfrentamiento con los holandeses por medio de las costas chilenas. Luego de un desastroso encuentro con los holandeses regresó ala ciudad de los reyes. Conoció Perú y sus tabernas y sitios de juegos, en los cuáles tuvo que intervenir la Justicia. Al fin llegó a la casa episcopal, donde rebeló al obispo Agustín de Carvajal su verdadera identidad y su

Catalina de Erauso

memorable vida en América. Habitó en un convento de la ciudad donde se encontraba, y partió de regreso a Europa, concretamente a Roma, donde obtuvo la indulgencia del Papa Bonifacio VIII.

Hacia 1630 viaja nuevamente a América, aunque su rostro se pierde en México y se desconoce sus motivos hasta su muerte, aproximadamente. Durante su vida tuvo grandes dificultades para mantener oculta por mucho tiempo su identidad sexual, aunque debió serle difícil para habitar en el cuartel. Pero, uno de los motivos más destacables fue las huidas que tuvo que ejercer frente a varias mujeres que se enamoraron de ella, creyendo que era un caballero alférez. Aunque lo más probable fue lo de su virginidad.

Las guerras de los españoles en tierras americanas.

A lo largo de su vida en diferentes lugares mantiene numerosos duelos y pendencias, y por culpa de uno de ellos es condenada a muerte en La Paz, aunque huye del presidio al robar la sagrada forma con que le iban a dar la última comunión. Tras varias andanzas más, resulta herida en un duelo y, al infectarse la herida y creer que va a perder la vida, hace llamar a un obispo y se confiesa a él y le revela su verdadero sexo. Aunque se puede sacar la conclusión de que la confesión al obispo la realiza para salvar la vida, buscada como estaba por la Justicia. Más

Catalina de Erauso

tarde, revelada su condición de mujer y sobreviviendo de este lance como de miles más, vuelve a España el 1 de noviembre de 1624. Como mujer (y a su vez también de monja) que ha vestido de hombre la mayoría de la sociedad cree que el Santo Oficio hará con ella una bonita hoguera. Pero no es de extrañar, que el rey Felipe IV tiene sus hazañas como cosas de gran prodigio y le concede una pensión de 800 ducados en agosto de 1625. Posteriormente es recibida en audiencia por el papa Urbano VIII, que le concede la dispensa de vestir de hombre. Aunque se traslada por un tiempo a Nápoles y luego a Madrid, se embarca nuevamente hacia América. Su pista se pierde en 1635, cuando desembarca en el puerto de Veracruz. Poco más se sabe de ella, aunque se cree que murió en 1656.

La muerte de La Monja Alférez.

En la muerte de Catalina de Erauso existen dos grandes versiones: la primera escrita y además publicada en México tres años después de sus fallecimiento, concretamente en 1650, que cuenta que la Monja Alférez iba caminando por el camino de Vera Cruz hacia Quitlaxtla, cuando de repente se sintió sin ganas de vivir y la muerte le llegó de manera sorprendente con dolores graves en todo su cuerpo. En su honorífico entierro, asistieron los más grandes y lúdicos de aquel pueblo por ser tan

Catalina de Erauso

querida por todos. Aparte los religiosos que se encontraron allí le dieron un enorme majestuoso entierro.

En la segunda versión, y tan importante como la primera, Catalina desapareció frente al camino de Vera Cruz, cuando en una noche de tormenta, los barcos situados en el mar no pudieron atracar en el puerto, varios de los pasajeros desembarcaron en numeroso botes, y aunque ella no llegó a tierra, varios pasajeros del barco donde se encontraba Catalina no supieron de ella, si había caído al agua del aquel terrorífico mar de tormenta, si se había suicidado o bien si había decidido ocultarse para seguir con sus continuas aventuras en tierras de América.