Castillo de Chapultepec

Histora de México. Guerra contra EEUU (Estados Unidos). Porfirio Díaz. Museo. Salas

  • Enviado por: Wigglemy
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 5 páginas
publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

publicidad

Castillo de Chapultepec

El museo Nacional de Historia es un instituto cuyo fin primordial es la conservación, estudio, y exhibición de elementos de la cultura que el pueblo mexicano produjo durante el periodo histórico durante la caída de Tenochtitlan y la Revolución Mexicana. Está ubicado en el Castillo de Chapultepec, lugar que tiene un pasado histórico muy representativo en la historia de nuestro país, ya que Chapultepec sirvió de morada a los toltecas y a los mexicas en la época prehispánica. Luego, en la conquista de México fue parte de las propiedades adjudicadas a Hernán Cortés, pero en 1530, por decreto real, fue donado a la ciudad para recreo de sus habitantes.

Historia del Castillo a través de los Años

Durante la colonia, se realizaron varias construcciones, la más importante, fue el castillo, que por órdenes del virrey Bernardo de Gálvez se edificó entre 1785 y 1787. Pero nunca lo habitó.

Guerra contra EE.UU.

El castillo fue ocupado como Colegio Militar en 1840, el cual fue un escenario de la heroica batalla efectuada contra el ejército invasor de EE.UU. en 1847. Esta batalla empezó en 1846 y duró dos años, fue una guerra injusta, pues EE.UU. sólo quería obtener territorio de nuestro país.

Bloquearon el Golfo de México hasta llegar a Puebla, donde se estableció la primera negociación de paz, pera Estados Unidos propuso cosas inaceptables, así que la guerra continuó. Se dirigieron al Valle de México y fueron desde Padierna hasta llegar al Castillo de Chapultepec. El castillo no era una fortaleza apropiada para resistir una batalla, sino una residencia; algunas piezas de artillería le dieron fuerza.

El director en ese entonces, José Mariano Monterde, cubrió muros para disminuir los desastres por el bombardeo, cuando terminaron esto, las clases se suspendieron y los alumnos se unieron a las campañas. Se contaban con 832 hombres y cien alumnos, el general era Nicolás Bravo. El 13 de septiembre inició la batalla, en la cual las fuerzas mexicanas fueron vencidas. Se batieron gloriosamente el general Nicolás Bravo, y Santiago Felipe Xicoténcatl, que murió en el cumplimiento de su deber. También perdieron la vida seis cadetes que estudiaban en el Colegio Militar. Se venera la memoria de esa defensa en la figura de los niños héroes: Juan de la Barrera, Francisco Márquez, Juan Escutia, Agustín Melgar, Fernando Montes de Oca y Vicente Suárez.

Los sacrificios del pueblo mexicano fueron inútiles, el 14 de septiembre de 1847 la toma fue total, y ese mismo día la bandera mexicana fue suplantada y se vió hondear la bandera enemiga en Palacio Nacional, La ocupación duró nueve meses, y el dos de febrero se firmó el Tratado de Guadalupe Hidalgo, donde México cedió más de la mitad del territorio: Nuevo México, Alta California, Texas y una parte de Tamaulipas. El país recibió quince millones de pesos.

Porfirio Díaz

Porfirio Díaz era de familia humilde, se alistó en el ejército en 1849 para combatir la invasión estadounidense y llegó a general de división. Destacó en la lucha contra el emperador Maximiliano: ocupación de Oaxaca, Puebla y México.

Se retiró momentáneamente de la política, pero en 1871 intentó un levantamiento contra Juárez, que fracasó. En 1876 organizó un nuevo pronunciamiento y las fuerzas rebeldes derrotaron al presidente Lerdo de Tejada en Tecoac, bajo el principio de “sufragio libre, Constitución de 1857”. Poco después ocupó provisionalmente la presidencia de la República y en 1877 legalizó la situación presentándose como candidato único. Poco a poco, olvidó sus ideales antirreeleccionistas, y con sucesivas modificaciones a la Constitución, de 1876 a 1911 gobernó dictatorialmente, aunque de 1880 a 1884 sólo tuvo la secretaría de Fomento.

Estableció un régimen de paz, se congració con la iglesia católica, obtuvo el reconocimiento internacional de su gobierno y combatió las rebeliones de sus adversarios.

Su programa se basaba en el fortalecimiento de la economía y en el mantenimiento del orden social.

El programa económico del porfiriato, denominado: “orden y progreso”, buscaba integrar a México en la senda del crecimiento industrial, combinado con un moderno sistema de comunicaciones y transportes. Desarrolló una política de «conciliación», que hizo prosperar al país y dio grandes facilidades a las compañías extranjeras, lo que permitió ampliar extraordinariamente la red ferroviaria, organizar el sistema bancario, etc. Al propio tiempo las clases populares estaban en la mayor miseria y cualquier tipo de movimiento reivindicativo provocaba las más duras represalias: estaba prohibida la huelga y toda acción que «impidiese el libre ejercicio de la industria».

Al interior de su residencia en el Castillo de Chapultepec, Díaz hizo gala de modernidad en la instalación de dos elevadores, uno eléctrico, fabricado en Francia, con caja de acero y vidrio, que comunicaba los sótanos con las dos plantas de habitaciones y salones; el segundo, impulsado mediante energía hidráulica, comunicó desde 1896 la base del cerro con el primer piso y el jardín del alcázar.

Como corresponde a todo gobierno plutocrático, la política agraria del porfirismo se basó en entregar grandes extensiones de tierras a individuos y entidades extranjeras y en favorecer enormemente las propiedades de los grandes latifundistas, todo lo cual desembocó en la Revolución Mexicana. Díaz anunció en 1907 que el país ya estaba maduro para acceder a un régimen democrático. A pesar de ello, en 1910, se dedicó a preparar una nueva reelección. Las fuerzas de la oposición, agrupadas en torno al partido antirreeleccionista que encabezaba Francisco Madero, iniciaron un levantamiento (20 noviembre 1910). Cuando los sublevados lograron ocupar Ciudad Juárez (25 mayo 1911), Díaz renunció al poder, huyó de México y se refugió en Francia, donde murió. Pero su salida no evitó la prolongación de la Revolución, que dio origen al estado mexicano moderno.

Durante la estancia de Díaz, los salones del Castillo recibieron a los diplomáticos de otras naciones, donde gozaban de la hospitalidad de la familia presidencial, uno de esos salones, era el salón de embajadores.

Al establecerse el Observatorio Nacional en el castillo, 1878, uno de sus cuartos fue ocupado por instalaciones telegráficas que mantenían en comunicación a Díaz con el resto del país.

Después de revolución de 1910, siguió siendo la residencia de los presidentes.

Hasta que Lázaro Cárdenas destinó al castillo para que fuera sede del museo Nacional de Historia, al mismo tiempo, determinó que los presidentes irían a vivir a los Pinos.

Piezas que se exhiben en el Museo

Salón de carruajes

.Se pueden apreciar dos murales:

  • Entrada Triunfal de Benito Juárez al Palacio Nacional acompañado de su Gabinete. Al centro, el presidente Juárez acompañado de José María Iglesias y Sebastián Lerdo de Tejada. Frente al presidente, un grupo de niñas le ofrecen flores y una corona de oro. Una niña sostiene una paloma, que simboliza la paz. En la parte superior izquierda, Porfirio Díaz escolta al presidente

  • Juárez, símbolo de la República contra la intervención francesa. Muestra un momento de enfrentamiento entre el ejército invasor y los combatientes mexicanos que defendían al país. Hay varias montañas, entre ellas el Popocatépetl, el Iztaccíhuatl, el cerro de las campanas, y se aprecia el Castillo de Chapultepec arriba del ejército francés.

.Retrato de Porfirio Díaz. Óleo sobre tela del pintor Cussachs, realizado en 1901.

.La carroza de uso diario de Maximiliano y Carlota, fue más tarde utilizada para el servicio de Benito Juárez; para ello, los escudos imperiales que adornaban sus puertas, fueron remplazados por las armas republicanas

.Calesa. Fabricada en metal, piel, y vidrio, con aplicaciones doradas y plateadas, forrado y biselado. En las puertas se aprecia el escudo republicano y en la parte inferior una cabeza de león. Fue utilizada por Juárez en su peregrinar por varios estados del país durante la intervención francesa y el segundo imperio. Al triunfo el mandatario entró triunfalmente a la ciudad a bordo de este carruaje.

Sala Introductoria

.Corona de hojas de laurel de oro regalada a Juárez al triunfo de la república. “AL PRESIDENTE BENITO JUÁREZ QUE SALVÓ LA REPÚBLICA Y CONSOLIDÓ LA INDEPENDENCIA”

.Corona en plata. “EL ESTADO DE GUANAJUATO A LA MEMORIA DEL INSIGNE PATRIOTA Y GOBERNADOR BENITO JUÁREZ”

.Medalla conmemorativa al presidente Juárez troquelada en oro. En reconocimiento al vencer a Maximiliano. En el centro se encuentra el presidente enarbolando la bandera nacional, cuelga un escudo con los colores nacionales a base de esmeraldas, brillantes y rubíes.

.Medalla conmemorativa del primer centenario de la Independencia nacional en septiembre de 1910.

. Sellos de dependencias del gobierno federal de uso oficial.

.Sillón presidencial. Fabricado en madera tallada y dorada, tapizado en terciopelo carmesí y bordado con hilos de plata. El respaldo ostenta las iniciales de la República Mexicana, en cada una un águila. Utilizado por el presidente Benito Juárez y por Porfirio Díaz.

. Vestido del estilo de 1844

. Uniforme del Gral. Juan Almonte, hijo de Morelos, quien entregó el trono a Maximiliano de Habsburgo.

. Servicio de mesa usado por Maximiliano

. Escudo que representa el segundo imperio: un águila devorando una serpiente, pero con corona.

. Monedas y sellos reales.

. botones binoculares, etc. Con el escudo de Maximiliano: Maximilianus Imperator Mexili.

. Reloj usado por Juérez.

. Estuche de cuero de Díaz.

. Piezas de mesa.

. Caja para puros.

Salas en Exhibición

  • Comedor. Usado por Díaz, aunque se exhiben servicios de él y de Maximiliano.

  • Antecomedor. Destaca un plato hondo con la leyenda: PORFIRIO DÍAZ. PAZ Y PROGRESO. VIVA MÉXICO.

  • Recámara de Díaz. Traída a México después de su muerte.

  • Despacho de Carmelita.

  • Salón de vitrales o emplomados. Fabricados en París en 1900, representan figuras mitológicas.

  • Despacho de Díaz.

  • Salón de Embajadores. Mobiliario estilo Luis XVI.

  • Sala de Lectura. Perteneciente a Maximiliano

  • Salón de Juegos

  • Salón de los gobelinos. Con dos pianos de cola, retratos de los emperadores, Napoleón III, Eugenia Montijo, y archiduquesa Sofía de Wittelbath

  • Salón de té.

  • Recámara de Carlota.

  • Cuarto de aseo de Carlota.

  • Sala de estar. Con pinturas e imágenes religiosas: La Plaza de San Pedro, Carlota, Virgen de Guadalupe, Bautismo de Jesús, Virgen María…

  • Jardín del Alcázar

Bibliografía

  • Servicios Educativos. Departamento de Promoción Cultural, Maximiliano de Habsburgo, México, CONACULTA-INAH, 2002

  • Servicios Educativos. Departamento de Promoción Cultural, Porfirio Díaz, México, CONACULTA-INAH, 2002

  • Servicios Educativos. Departamento de Promoción Cultural, Benito Juárez, México, CONACULTA-INAH, 2002

  • Servicios Educativos. Departamento de Promoción Cultural, Castillo de Chapultepec, México, CONACULTA-INAH, 2002

  • Servicios Educativos. Departamento de Promoción Cultural, Batalla de Chapultepec, México, CONACULTA-INAH,2002

  • GARRIDO,Felipe,Historia de México, 1° ed., México, Secretaría de Educación Pública, 1998

  • Enciclopedia Salvat Editores, 1999

  • LATAPÍ, Paulina, Las Razones de la Historia, 2° ed., México, Mc. Millan - Mc. Graw - Hill, 1997

Vídeos relacionados