Cartas Marruecas; José Cadalso

Literatura española del siglo XVIII. Prerromanticismo y Neoclásico literario. Genero epistolar. Costumbres de España y Marruecos. Argumento

  • Enviado por: Lidia Cabanillas Sanchez
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad
publicidad

CARTAS MARRUECAS

CARTA I

Habla en 1ª persona, el marroquí Gacel, a un amigo suyo, el sabio marroquí Ben-Beley, al que le explica que quería viajar con utilidad. Le explica a su amigo que se halla vestido como los cristianos que hay por allí. Tiene un amigo cristiano, Nuño Núñez. Dice que intentará despojarse de los prejuicios de los cristianos. Deducimos que es un moro que escribe a otro que se encuentra en España. El moro es prudente porque no le quiere hablar a su amigo de algo que desconoce todavía; no va a hacer esto porque otros lo hayan hecho (Montesquieu).

CARTA V

Ha sido la toma de Méjico por los españoles, pero quiere contrastarlo, con lo que han escrito los extranjeros.

CARTA VI

Le cuenta, que en España quien no se dedique a la escolástica, estará muerto de hambre, porque el resto de las ciencias no están reconocidas. Hace poco que habló con un sabio escolástico y se refirió a esas “cosillas” para hablar de diferentes ámbitos de la cultura. Gazel cree que si le diesen reconocimiento a los científicos, habría más, pero no hay protectores.

Nuño estuvo escribiendo una obra, y mientras pensaba qué hacer con ella y cómo escribirla, no paró de escuchar muchas recomendaciones. Finalmente se cansó y se la dedicó al mozo que traía agua a su casa: Domingo, un muchacho gallego.

Le dice cómo ha de comportarse si quiere parecer un hombre culto, en pos de la dedicatoria. Le ensalza para hacer la parodia. Es un “mecenas” para Nuño, y como tal lo trata. Hace alusión a la envidia y a Ovidio, que la retrata muy bien. Esto lo hace porque está inspirado por la alta dicha de favor de Domingo (parodia). Ensalza también su noble oficio, exagerando, con alusiones mitológicas para dar mayor sensación de grandeza.

CARTA VII

En Marruecos todos son iguales en el concepto de emperador/plebe. En Europa hay varias clases de vasallos en el dominio de cada monarca.

  • Los nobles con herencia de sus padres gozan del favor inmediato del rey.

  • Los nobles que trabajan en el ejército son muy numerosos.

  • Los hay que no son plebeyos por algún mérito sobresaliente que hayan hecho.

  • En cuanto a la educación, en Marruecos no hay diferencias en el modo de criar a los hijos. En Europa sí.

  • El que nace en la clase más baja no necesita estudios, sino aprender el oficio de su padre.

  • El de clase media necesita una educación para desempeñar el empleo de su futuro.

  • Los de la clase más alta, han de estudiar con más dedicación, porque a los 25 años ya gobiernan sus estados. Dispondrán de grandes rentas, y frecuentarán palacios.

  • No hay exactitud en esta teoría de la educación, y es algo que le falta a España en este siglo.

    Nuño le puso el ejemplo de que él mismo, un día en Cádiz se encontró con un muchacho de buena clase y le invitó a su casa. Al hablar con el muchacho, Nuño se dio cuenta de que tenía un tío que había sido marino, y el sobrino no soportaba más sus charlas acerca de navío, batallas, etc (esto se opone a la educación que se supone que ha recibido). Nuño le llegó a preguntar cómo le habían educado. El muchacho respondió que a su gusto, al de su madre y al de su abuelo. No estudió apenas, su hermano sí, era historiador. El tío Gregorio fue un personaje con el que se iban los mozos de este rango a comer, beber, fumar y jugar. Estuvo un mes en la cárcel y el “caballero” tuvo el placer de conocer a toda la gente que conocía al tío Gregorio y su ambiente flamenco. El muchacho se preguntó si realmente era así como se criaban las juventudes que tenían talento. Un hombre serio le respondió: sí, señor.

    Quien tiene talento tiene otro tipo de educación y, por tanto, otro tipo de reconocimiento dentro de su clase social, porque en la sociedad en general no lo tiene.

    CARTA IX

    Gacel lee algo sobre América escrito por los europeos. Por el lado de los españoles no hay otra cosa que no sea religión, heroísmo. Por el lado de los extranjeros, codicia y tiranía. Gacel se lo comunica a Nuño y piensa que los mismos europeos que hablan tanto de América son los mismos que van a Africa y compran esclavos para llevarlos a América y venderlos; con ese dinero escriben libros sobre y contra H. Cortés, por lo que hizo, que no fue sino aceptar el cargo de mandar unos cuantos soldados para la conquista; llegar a Cozumel; ordenar a las tropas que derriben los cultos que eran horrendos para la humanidad; hallar sucesos benévolos a través de una serie de casualidades; pelear dentro del río Grijalva para facilitar el desembarco; ganar una batalla (más bien debido a que eran más numerosos en soldados que los nativos. Se demuestra la heroicidad de Cortés, pero también se considera la crueldad de los actos. Una mujer le sirve de intérprete. Tiene unas conferencias con Moctezuma, se humilla ante aquellos a quien va a conquistar. Escribe a su soberano dándole parte de lo que había conquistado. Construye Veracruz, castiga a los que conjuran sobre su persona, quema sus naves para no volver, lucha como los romanos contra una tribu. Moctezuma quiere enemistar al jefe de esa tribu con H.Cortés, y éste lo frena. Castiga la deslealtad de . Hace que Moctezuma reconozca a Carlos V como su sucesor y señor legítimo de Méjico. En el Perú mataron a muchos a sangre fría, y dura aún la venta de esclavos negros.

    CARTA XI

    Hay amistad entre ciudadanos y hospitalidad con los forasteros. La España moderna es una gran familia formada por todos. Se habla mucho y muy deprisa, tanto que el moro se ahoga y habla entre dientes.

    Nuño le lleva a una tertulia. Hace amistad con mujeres. Gacel se sorprende del afán de comer todos juntos. Esto le parece bien, porque así él habla. Cada día es más sociable. Nuño le dice que estas cosas son buenas por un lado, pero por otro son malas (rosa).

    CARTA XII

    En España hay familias nobles y provincias nobles, también por herencia. Critica a la nobleza. El cochero no le llevó donde quería porque vinieron unos vasallos a besarle la mano.

    CARTA XIII

    Nobleza hereditaria (según Nuño) es que una persona posea la suficiente vanidad para asegurar que en tiempos pasados hubo un hombre con el mismo nombre que él, y que fue un hombre de provecho, aunque él no lo sea.

    CARTA XVII

    Ben está retirado de la árida e insaciable Africa y también ve diferencias con su antigua forma de vivir .De todo se cansa. Desea a su amigo virtud suficiente para alabar al Ser Supremo y tolerar los males de la vida y para que vuelva serio y sabio.

    CARTA XXI

    Nuño a Ben-Beley: respuesta de la anterior. Le dice que confíe en él, y en lo que le dice (contraste con el principio, en el que Gacel se apoyaba en todos los testimonios de Nuño). Dice que el comportamiento de los españoles es el mismo que el que tenían hace siglos, que hay una decadencia del carácter nacional. No se distingue entre el vicio y la virtud porque se dejan llevar por las modas, o por lo que convenga en cada momento.

    Nuño critica igual a las personas que siguen las modas, que a los reaccionarios tradicionalistas, tachándoles de ignorantes en el fondo, como el erudito “a la violeta”, con el agravante de ser además fanático.

    CARTA XXIII

    Conclusiones: asertos o proposiciones que se defendían en las escuelas, relacionadas con las disputas escolásticas. Gacel no sabe con exactitud qué significa este término, pero ve cómo los hombres que pensaban en algo por la mañana, por la tarde piensan todo lo contrario, cosa poco común entre los sabios. Esto es porque lo que se disputa es algo a lo que no se puede llegar definitivamente, no se puede aclarar por muchas vueltas que se le dé. Gacel no entiende esta costumbre.

    CARTA XXVII

    Fama póstuma: fama después de la muerte. Gacel no entiende que alguien que sabe que va a morir quiera dejar una fama para los que están vivos. Lo ve absurdo.

    CARTA XXVIII

    Ben-Beley a Gacel: Ben cree que esa fama póstuma se debe al exceso de orgullo y de amor propio. Tal vez como ejemplo a los que están vivos sí que podría servir. Pero, también dejar el nombre a los que vienen sirve para que los sabios se rían de los que han pensado tal cosa en tal momento.

    CARTA XXXIV

    Proyectistas: son unos entes que, sin patrimonio propio, pretenden enriquecer los países en que se hallan. Cuando llegó Felipe V a España se encontró con un estado paupérrimo en todos los sentidos. Para igualarse a los otros países hay que indagar en el fondo, empezando incluso por las fronteras territoriales, determinando las lenguas y los trajes. Nuño está en contra de esto.

    CARTA XXXV

    El lenguaje muda con el paso del tiempo. Conciencia de la historia de la lengua, necesidad de crear palabras, porque hay nuevas costumbres que antes no existían. Lee Nuño una carta de su hermana, con muchos términos a la francesa (sarcasmo). Cree Gacel que cada año se ha de fijar la lengua para el año siguiente.

    CARTA XXXIX

    Gacel mira las cartas y documentos de su amigo Nuño, y ve que no tienen apenas cosas de política. Nuño le dice que no quiere saber nada de este tema, porque cree que ya poco se puede decir.

    CARTA XLI

    Imposibilidad de explicarle a Ben-Beley el significado de la palabra lujo, porque en su país no saben lo que es. Lujo es abundancia y variedad en las cosas superfluas de la vida. Los autores europeos están divididos en si conviene o no esta abundancia; de la variedad surge la vanidad, y de ésta la industria.

    El comercio del lujo empobrece a España, la esclaviza al capricho de la industria extranjera: agotarán el oro y la plata de España. Hay dos medios para evitar que el lujo sea la ruina total de la nación:

      • No es posible que se desbanquen (que las fábricas españolas desbanquen a las europeas).

      • La imitación existe.

    Los españoles no aprovechan la abundancia de América. En este siglo los lujos son diferentes a los de los siglos anteriores.

    CARTA XLIV

    Nuño a Gacel: Nuño responde que la economía es una virtud moral y el hombre la transforma en avaricia. Hablando sobre la antigüedad del español, comete muchos errores en su comportamiento. Críticas al mal gusto de la literatura barroca, especialmente en contraste con la renacentista (crítica común entre los ilustrados).

    CARTA XLIX

    Gacel a Ben-Beley: la carta se divide en tres partes:

  • Apología del clasicismo en materia de lengua: claridad, sencillez. Compara el español con el francés.

  • Critica a los que menosprecian el español en favor de otras lenguas, e introducen extranjerismos.

  • El sistema de traducción de Nuño le sirve a Gacel para ensalzar la lengua de los autores de los siglos XVI y XVII, que a su juicio son la fuente de muchas obras extranjeras (francesas). Las únicas obras que son dignas de traducción al español son las científicas, porque en los otros países están más adelantados.

  • CARTA LIV

    Gacel a Ben-Beley: a Gacel le gusta la definición que Nuño le ha dado en su diccionario a “fortuna” y “hacer fortuna”. Hay dos formas de hacer fortuna: una mediante el mérito, y la otra con las trampas que proporciona el vicio. El hombre tiene la facultad de elegir un camino u otro, o los dos dependiendo de las circunstancias.

    CARTA LV

    Gacel a Ben-Beley: Nuño: él haría fortuna para favorecer a sus amigos, lo cual es loable, pero no sería justo con otras personas que merecen tanto o más esos favores y que no son de su entorno de amigos y familiares. Crítica el favoritismo de forma muy sutil, ofreciendo las dos caras de la moneda. Se muestra solidario con los más necesitados cuando dice que en realidad son los únicos que tendrían derecho a desear “hacer fortuna”.

    CARTA LXIX

    Gacel a Nuño: la vida ideal y realmente envidiable es la del hombre virtuoso e inteligente que tiene una esposa y unos hijos como él, y vive apartado de la ambición.

    CARTA LXX

    Nuño responde a Gacel: Es normal que Gacel simpatice con aquel hombre tan virtuoso, pero según Nuño no basta con ser un hombre bueno, sino que además debe ser “buen ciudadano”. Este patriotismo lo encontramos también en don Justo de El delincuente honrado de Jovellanos.

    CARTA LXXIV

    Gacel a Ben-Beley: Gacel acude con Nuño a una tertulia, donde unos extranjeros que no saben ni quién fue Fernando el Católico se atreven a dar soluciones para los problemas españoles. Nuño siente haber malgastado su tiempo con aquéllos. Crítica de la charlatanería, que es “ridícula en quien la profesa” y “dañosa para quien la usa”.

    CARTA LXXXII

    Gacel a Ben-Beley: Los petimetres viven una juventud repleta de superficialidades y al llegar a la senectud no tienen nada sólido. Nuño se refiere a la posición social más que a otra cosa.

    CARTA LXXXIV

    Ben-Beley pide a Gacel que no publique la Carta XXVIII, en la que el sabio africano criticaba el deseo de fama póstuma. Pide compasión para las personas cuyo talento no les fue reconocido en vida. Podría tratarse de una característica romántica que aparece también en la Carta XL, donde se dice del hombre que es “un animal tímido, sociable, cuitado”.

    CARTA LXXXV

    Gacel responde a Ben-Beley: Ya no quedan apenas personas con deseo de fama póstuma. Son muchos los que llevan una vida semejante a la del huésped de Gacel de la Carta LXIX.

    CARTA LXXXIX

    Nuño a Gacel: Critica la sosería de las cartas familiares, para después alabar la importancia de las de Ben-Beley y de las que tratan sobre temas graves. Critica también a los filósofos europeos que especulan con los temas científicos (Inglaterra).

    CARTA XC

    Gacel a Nuño: Destacan los ideales de imparcialidad y justo medio presentes a lo largo de toda la obra. Gacel se despide con tristeza de Nuño, porque es solicitado en su país para hacerse cargo de unos negocios familiares. Gacel asegura haberse ilustrado -“Siento dejar tan pronto tu tierra y tu trato. Ambos habían empezado a inspirarme ciertas ideas nuevas para mí hasta ahora [...]”. Expresa su deseo de “iluminar” a Ben-Beley.