Cartas del Diablo a su sobrino; Clive Staples Lewis

Literatura universal contemporánea. Novela existencialista. Cartas de Escrutopo. Argumento. Temática

  • Enviado por: Pilar
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 11 páginas
publicidad

LEWIS, Clive Staples, “ Cartas del Diablo a Su Sobrino”, Editorial Andres Bello, Buenos Aires, 2006

Carta I

En la primera carta, se presenta la situación de la cual se hablara a lo largo del libro. Se llega a conocer datos muy importantes como el nombre del tío (Escrutopo) y el nombre del sobrino al cual le escribe (Orugario). También se logra saber sobre el llamado “paciente” de Orugario, al cual se intenta alejar del Enemigo (Dios) mediante consejos del tío a su sobrino quien es la persona que lleva a cabo los intentos de tentar al hombre.

En esta carta Escrutopo aconseja a su sobrino sobre la “vida real” y también le dice que no lo deje leer a su paciente libros que le brinden mas cultura, sino que le haga creer que él ya sabe todo lo necesario.

Carta II

En esta carta ya comienzan los conflictos, ya que el paciente se convierte en Cristiano y comienza a concurrir a la Iglesia. Escrutopo dice que no hay que preocuparse mucho sobre esto, ya que la mayoría de los adultos que se convierten al cristianismo de grandes, luego de un tiempo experimentando, deciden volver a sus viejas vidas. Al no estar acostumbrados a una religión sólida, tienen pensamientos confusos los cuales se pueden ver afectados por pequeños detalles, como el no saber interpretar la liturgia, ni que las canciones de misa sean entretenidas, o que alguno de los vecinos de banco cante mal, o se vista mal; todo esto puede llevar al paciente a pensar que su religión es ridícula. De no ser racional la situación que lo confunda, puede ser algo como que los que concurren a la celebración no son los mejores cristianos, pueden ser jugadores, alcohólicos, etc. Esto también afectaría su pensamiento de su nueva religión y mas si tubo decepciones de niño. Escrutopo finaliza pidiéndole a su sobrino que intente mantener a su paciente en este estado de animo por el mas tiempo posible.

Carta III

Orugario le cuenta a su tío sobre la relación que tiene su paciente con su madre y Escrutopo le comenta que uno de sus colegas, Gluboso, trabaja con la madre, con lo cual lograrían generar mas conflictos entre ellos. Luego, procede a darle algunos consejos para lograr llegar a tener constantes roces entre la madre y el hijo.

  • Mantener la vista del paciente en su vida interior, auto-analizarse por largos periodos.

  • Hacer que rece por la madre, pero por los problemas “espirituales”, estará centrándose en los pecados de la madre, en las cosas que le molestan de ella, lo cual causara mas problemas entre ellos. Ya que reza por los problemas de la madre, la mayoría de las veces serán erróneos, y con el tiempo se tendrá la imagen de una madre imaginaria que no tendrá nada en común con la madre en la realidad.

  • Resaltar las cosas y gestos que le molestan de la madre, haciéndolo pensar que lo hace solo para fastidiarlo a él, pero el paciente no debe de darse cuenta que él también tiene ciertos gestos que molestan a su madre.

  • Todo lo que se digan tiene que tomarse en sentido literal para lograr mayores conflictos. Hay que lograr que ambos lo hagan con los dos, y no sentir culpa luego de pelearse, sentirse que ellos no incitaron a la otra persona a enojarse sino que no tienen ningún grado de culpabilidad.

  • Escrutopo termina su carta pidiéndole información sobre la actitud religiosa de la madre del paciente.

    Carta IV

    Escrutopo se da cuenta que su sobrino no tiene experiencia alguna sobre la oración y le manda información sobre ésta. Comienza diciéndole que no debe dejar que su paciente rece de verdad, con intención, sino que debe ser distraído por recuerdos pasados sobre su infancia rezando, o por falta de concentración, o por la posición en la que están rezando. También hay que intentar que en vez de que fijen su mirada en el Enemigo, la fijen en ellos mismos, reflexionando sobre sus sentimientos.

    También se menciona en esta carta, la apariencia del Enemigo, y se dice que los humanos nunca tuvieron la mala suerte de tener que verlo, y solo se guían por retratos de la Encarnación e imágenes de sus otras dos personas a las cuales Orugario debe intentar que les recen.

    Carta V

    Orugario le comunica a su tío que los seres humanos dan comienzo a una nueva guerra en Europa, pero su tío le advierte que aunque las guerras son entretenidas, no debe de distraerse demasiado y debe de seguir concentrándose en poder obtener el alma del paciente. Le pide que en su próxima carta, incluya un informe de la relación que tiene el paciente con la guerra.

    Escrutopo dice que la guerra tiene dos consecuencias, una que puede ser buena, y la otra que no los beneficiaria en absoluto. La buena es que habría menos castidad y mas maldad, pero la mala consecuencia seria que muchas personas se tornarían en devoción hacia el Enemigo. También se menciona que el Enemigo es injusto, ya que en tiempos de guerra, perdona a gente que realiza acciones que no se supone que son buenas, con la excusa de que ellos no sabían que lo que hacían no era lo debido.

    Carta VI

    Escrutopo se entera de que el paciente de su sobrino tiene la edad para poder ser llamado al servicio militar y se alegra de que su paciente se mantendrá en el suspenso y con ansiedad, lo cual lleva a pensar mal del futuro y es una actitud muy buena para ponerse en contra del Enemigo. Le aconseja dejar que el paciente piense que sus cruces son sus miedos, ya que puede llevarlo a resignarse y a pensar en el como un estado de animo. Al ser considerado esto, se podrá distraer pensando en ello, en especial en todas las actividades que estén relacionadas con el Enemigo.

    Le advierte que la actitud que el paciente puede tener frente a la guerra no es siempre favorable, porque a lo sumo llegaría a tener un odio hacia los gobernantes alemanes pero no lograría mucho mas que esto, ya que los ingleses son tremendos cobardes.

    Escrutopo también le advierte que el alma de su paciente va tener malicia y benevolencia al mismo tiempo, y que lo mejor es dirigir la malicia hacia las personas cercanas, y la benevolencia hacia las personas lejanas que no conoce. De esta manera, la malicia se transforma en “real” y la benevolencia en imaginaria. Le recomienda que piense en su hombre como unos círculos concéntricos, en el cual el mas interior es la voluntad, luego su intelecto y por ultimo la imaginación, excluyendo todo lo que tenga que ver con la materia del Enemigo. Orugario debe estar constantemente empujando hacia el exterior las virtudes hasta que queden situadas en el circulo de la imaginación y las cualidades deseadas en el circulo de la voluntad.

    Carta VII

    Escrutopo le comunica a Orugario que debe de esconderse del paciente, y éste no debe de enterarse de su existencia bajo ninguna circunstancia ya que los humanos no son de creer en diablos y de hacerlo, no se los puede hacer materialistas y escépticos. Por esto, le dice que debe mantener a su paciente en la ignorancia, lo cual no debe de ser muy difícil ya que los diablos son figuras cómicas o imaginarias, si por alguna razón el paciente crea en la existencia de Orugario, debe de confundirlo hasta tal punto que piense que realmente no puede creer en ellos.

    También se comenta sobre la necesidad de que la Iglesia sea pequeña para que haya menos cantidad de cristianos y que los cristianos existentes se comiencen a considerar parte de una comunidad “secreta”, impopular y demás, lo cual puede resultar, la mayoría de las veces, muy favorable. Luego, se le aconseja intentar ver si su hombre puede responder bajo el pacifismo o el patriotismo para llegar a considerar alguno de estos como su religión. Orugario tiene que lograr que el mundo sea el fin y la fe un medio; necesita que al paciente le interese mas la política y los hechos de la actualidad que las oraciones. Una vez conseguido esto, el poder sobre el alma del ser humano aumenta, para llegar a ser mas posible aun.

    Carta VIII

    Orugario piensa que finalmente logró que su paciente deje la religión de lado, pero su tío le hace saber sobre la ley de Ondulación, la cual es secreta para los seres humanos, ya que bajo ninguna circunstancia deben de enterarse de su existencia. La ley de Ondulación ocurre porque los seres humanos son mitad animales y mitad espíritu. La mitad espíritu es eterna, mientras que la mitad animal vive en el tiempo, lo cual genera conflictos porque su parte animal esta en continuo cambio que es la consecuencia de habitar en el tiempo. La ondulación es el reiterado retorno a un lugar del cual vuelven a caer, y esta ondulación existe en todos los aspectos de sus vidas. El estado de ánimo actual de tu paciente no es fruto de tus obras, sino que es parte de la naturaleza, del cual los diablos deben de aprovecharse correctamente, haciendo lo contrario a lo que querría el Enemigo. Escrutopo admite que el Enemigo realmente quiere a las personas y desea llenar el mundo de seres humanos, semejantes a Él. Nosotros tan solo queremos alimento, poseer las almas, el Padre de las Profundidades desea absorber a en su interior a todos.

    Los diablos deben tentar a los humanos constantemente e intervenir en su voluntad, ya que solo ellos pueden tentar el vicio.

    Carta IX

    Escrutopo dice que el ánimo del paciente de su sobrino debe de ser explotado. El período bajo de la Ondulación siempre presenta una gran oportunidad para las tentaciones sensuales, especialmente el sexo. Aunque en los períodos altos hay mas energía, también hay mas resistencia y esta energía puede ser utilizada en otras cosas que no sean el sexo. En el período alto, es menos probable que los humanos se “enamoren” sino que es mas fácil de llevarlos a las perversiones, y lo mismo ocurre con otros deseos de la carne.

    El Padre de las Profundidades conquisto millares de almas a través del placer, aunque éste sea un invento Suyo. Lo único que los diablos pueden hacer es tentar a los humanos a gozar de los placeres que Él invento, pero de una manera que Él prohibió.

    La mejor manera de explotar a los humanos durante sus periodos bajos es lográndolo a través de los pensamientos del paciente sobre si mismos. Si el hombre es del tipo depresivo, todo es mas fácil; solo se debe de mantenerlo alejado de los cristianos con experiencia y ponerlo a trabajar en recuperar sus viejos sentimientos. Si el hombre es del tipo mas esperanzado, se debe lograr que se resigne a la baja temperatura de su espíritu y que se convenza él mismo que no es tan baja. Esto puede lograr confundirlo acerca de la religión y llegar a ponerle un limite a ésta. Una religión moderada es tan buena como no tener religión alguna para el Padre de las Profundidades.

    Otra gran posibilidad para poder aprovecharse de su estado de ánimo, es atentar directamente contra su fe, convenciéndolo de que el bajo es permanente, se pondrá en duda si su fase religiosa no terminara como todas las otras fases por las que paso en su vida. Hay que mantenerlo alejado de los pensamientos de Verdadero-Falso.

    Carta X

    Escrutopo se entera por medio de Tripabilis (otro diablo) que el paciente de su sobrino conoce una pareja que tiene las cualidades perfectas para distraer al paciente de la religión.

    Ya que todos los mortales tienden a convertirse en lo que pretenden ser, el hombre puede cambiar su punto de vista cuando este en presencia de sus nuevos amigos, pero Orugario debe de evitar el momento en el que él se de cuenta de su nueva tentación. Sin embargo, la verdadera naturaleza de sus amigos se le aparecerá, y si es tonto, Orugario puede lograr que solo pienso esto cuando sus amigos estén ausentes. También puede vivir dos vidas paralelas, será un hombre diferente cuando esta con sus amigos y cuando no esta con ellos será otra persona. De darse cuenta de la realidad, se debe llevarlo a un estado de confusión tal que no sepa si dejar de verlos o no, ya que si no los ve podría ser llamado un intolerante o un “puritano”.

    Carta XI

    En estos tiempos todo marcha como corresponde, ya que conoce a todo un grupo de gente nueva que son partidarios del Padre de las Profundidades.

    Se habla de la risa, Escrutopo considera que hay cuatro causas de la risa humana: la alegría, la diversión, el chiste y la ligereza. La alegría puede hasta llegar a transmitir música y es el tipo de risa que debe ser evitado en todo momento, y ésta significa un insulto para el Infierno. L a diversión se relaciona con la alegría y también es de muy poca utilidad para el diablo ya que fomenta la caridad, el valor, el contento y otros males. El chiste puede ser mas beneficiario que los factores anteriores. El chiste puede ser indecente u obsceno, pero no es esto lo que lo beneficia porque hay dos tipos de personas: las que la lujuria es lo mas serio que hay, y las personas para que la lujuria y la risa son lo mismo y se existan por las mismas cosas y al mismo tiempo. El primer tipo de personas bromea acerca del sexo porque da lugar a incongruencias, pero el segundo grupo bromea sobre el sexo, porque es la oportunidad de hablar sobre sexo.

    El humor es muy utilizado por los ingleses quienes creen ser demasiado graciosos, pero en especial para poder decir cosas que no se animarían a decir frente a la sociedad, ya que “quedarían mal”, pero al decirlo de forma de broma, todos se ríen y no se lo toman tan serio ni en ofensa como se haría de otra manera, ya que la broma es para destruir el pudor, es para destruir a las personas y hacerlas pasar vergüenza.

    La ligereza es la mejor de todas ya que solo a un humano inteligente se le puede ocurrir un chiste sobre la virtud, pero cualquiera puede hablar de la virtud como si fuese algo cómico, ya que las personas ligeras piensan que siempre son graciosas. La ligereza es la mejor “coraza” contra el Enemigo.

    Carta XII

    Orugario esta progresando gradualmente pero su tío teme que por apurarse demasiado, el paciente se de cuenta de lo que realmente sucede. Ya se ha ido alejando al hombre del Enemigo, pero éste no debe darse cuenta que esta siendo alejado de Él hacia las tinieblas. Es bueno saber que el hombre todavía va a misa y comulga porque mientras conserve solo externamente los hábitos de un cristiano, no sentirá que ha pecado al cambiar por sus amigos, ni lo aceptara, tampoco se arrepentirá de ningún pecado, sino que solo se sentirá que no se porto del todo bien. A esta situación se la necesita manejar cuidadosamente. El paciente puede ser manejado hasta que llegue a odiar al Enemigo, y desee que sus oraciones sean irreales, de esta manera, se separa cada vez mas del Enemigo, por lo que Orugario no tiene que tentarlo tanto como antes.

    Los cristianos dicen que el Enemigo es aquel “sin quien nada es fuerte”, y la “nada” es fuerte; no importaran las faltas del hombre, sino que el objetivo es poder alejar al paciente de la Luz y acercarlo cada vez mas a la Nada.

    Carta XIII

    El paciente se le esta escapando a Orugario, y la situación se empieza a complicar ya que hay un arrepentimiento y una renovación, lo que significa una segunda conversión al cristianismo, que probablemente sea mas profunda que la primera.

    Escrutopo marca los errores a su sobrino: que le permitió que tuviese dos placeres positivos, le permitió hacer cosas que realmente disfrutaba, le permitió un placer “real”. Con esto, se pierde todo lo que había logrado hasta este punto Orugario. También se dice que el Enemigo los quiere separar a los hombres, pero en un sentido contrario al sentido de los diablos. Orugario debe intentar convertir en virtudes las actividades mas simples que hay, como jugar al críquet, pero estas cosas no son pecados, sino que son intereses mundanos que son llevados al extremo. Debe de intentar que el paciente deje a las personas y a la comunidad, la cultura que lo rodea, para irse con “mejor” gente, “mejor” comunidad, etc.

    Escrutopo le aconseja a Orugario que no permita que su paciente realice ninguna otra actividad y que se arrepienta, que hable y sufra de su arrepentimiento, pero que no actúe. Cuanto menos actúe, menos capaz será de actuar alguna vez, y así dejara de sentir.

    Carta XIV

    El paciente se transforma en humilde, lo cual se debe intentar de revertir rápidamente. Escrutopo da algunos consejos, como que Orugario lo confunda y lo haga llegar a pensar que es bueno que finalmente es humilde, con lo que demuestra que es orgulloso, por lo tanto estaría en un continuo juego.

    El hombre no debe saber sobre la humildad y se le esta constantemente mintiendo, haciéndole creer que es tan solo una opinión acerca de sus virtudes. Se tiene al paciente dando vueltas en su cabeza por largo tiempo y Escrutopo le recomienda que Orugario haga lo contrario de lo que quería la Iglesia. El Enemigo realmente ama, Él fue quien creó a la humanidad, los ayuda siempre y no quiere que piensen mucho en sus pecados.

    Carta XV

    Los europeos se toman un descanso de la guerra y el paciente presenta demasiadas dudas acerca de este tema. El dilema es si dejarlo preocupado o estimular el respiro de la guerra.

    Los humanos viven en el tiempo actual, pero el Enemigo les promete la Eternidad, por eso quiere que se ocupe del presente y la eternidad. En el presente tiene libertad y la realidad es totalmente diferente a la de la vida eterna. La tarea de los diablos es separar lo eterno de lo presente y se puede lograr confundiendo al paciente a que viva en el pasado o el futuro. El Enemigo quiere que piensen sobre el futuro pero solo en una manera de que sea necesario ahora para planear el “hoy”. Los diablos quieren que el paciente ponga su corazón en el futuro.

    Es bueno que el paciente sufra de inquietudes o de esperanza. El hombre solo vive el presente porque es un fenómeno natural y ningún fenómeno natural es bueno para los diablos.

    Carta XVI

    El paciente continua asistiendo a la Iglesia y solo a una con la cual no esta satisfecha, por lo tanto el hombre debería ser enviado por todo su barrio en búsqueda de una Iglesia que le agrade. La organización parroquial siempre debe ser atacada, porque agrupa a distintos grupos de gente, quienes están en distintas clases sociales y psicológicas también. Las iglesias se transforman en especies de clubes ya que son grupos muy cerrados los que concurren. En segundo lugar, la búsqueda de una Iglesia que le agrade al hombre, lo transforma a éste en un hombre critico, cuando el Enemigo quiere que sea un discípulo. El paciente debe de ser enviado urgentemente a buscar Iglesias que le agraden, para mejorar su ánimo. Escrutopo lo reta a su sobrino, diciendo que su expediente no es tan bueno como esperaban que fuese.

    Hay dos Iglesias cercas, ambas tienen ventajas: el vicario de una de las Iglesias es un hombre que se dedica a aguar la fe durante muchos años, pero actualmente es él quien tiene falta de fe y ha eliminado el cristianismo de muchas almas. También repite siempre los mismos sermones y lecturas de la liturgia.

    En la otra Iglesia, el padre varia mucho de opiniones, y dirige todo con odio, el cual tiene de objetivo escandalizar, desconcertar, humillar a la comunidad. Es una persona deshonesta; pero el grave problema es que cree de verdad, y esto es un terrible riesgo.

    Ambas Iglesias son de partido, lo que significa que el paciente se puede involucrar y tomar algún punto de vista en concreto.

    Carta XVII

    Orugario le comenta a su tío sobre ganar almas mediante la gula, y su tío lo reta diciendo que en la actualidad ya nadie se preocupa, ni esta en contra de ella, y es mucho mas común la gula por exquisitez que por exceso.

    La madre del paciente sufre de gula y se la describe a ella y las situaciones en la que se da la gula, diciendo que el estómago controla ahora completamente toda su vida. El paciente se vera afectado ya que tiene influencia de su madre, aunque no lo demuestre tanto porque es hombre. Los hombres lo demuestran a través de la vanidad pero luego se transforma en costumbre. La negación de cualquier satisfacción lo irrita y ponen de mal humor.

    Para que tu paciente sufra de gula, lo debes mantener en un estado de falsa espiritualidad.

    Carta XVIII

    Escrutopo le advierte a su sobrino que no tiene demasiados conocimientos en el tema de la sexualidad. El Enemigo exige la castidad: o una completa abstinencia o monogamia sin paliativos. Desde siempre se ha hecho difícil poder cumplir estos requisitos., siempre hubo tentaciones, hasta mediante los poetas y los novelistas. La única base respetable para el matrimonio es “estar enamorados” y si un matrimonio no lo consigue deja de ser vigente.

    La filosofía del Infierno es: mi bien es mi bien, y tu bien es tuyo. Lo que gana uno, pierde el otro. “SER” significa “ser compitiendo”. Desde este punto de vista, el sexo podría haber sido una manera mas de alimentarse de otro ser mas débil.

    La filosofía del Enemigo es la contradicción: las cosas han de ser muchas, pero también una sola. A esto se lo llama “amor”. Él pretende ser tres personas al mismo tiempo, supuestamente lo hace porque no esta conforme con si mismo. Él es quien introduce la teoría del organismo: las partes que se ven pervertidas de su natural destino y se ven obligadas a cooperar. Desde este punto de vista, el deseo sexual está asociado con el afecto, el amor. Se define a la pareja casada como “una sola carne”. Estar enamorados es lo único que hace feliz al matrimonio, Escrutopo menciona que en Europa Occidental ocurren muchos casamientos en obediencia al Enemigo, con la intención de la fidelidad, la fertilidad y la buena voluntad. Esta base del matrimonio que da el Enemigo tiene dos ventajas: en primer lugar, los humanos que no tienen el don de la continencia se les puede disuadir de buscar en el matrimonio una solución, por no estar enamorados, y consideran ser fieles para la conservación de la castidad y para la transmisión de la vida. En segundo lugar, cualquier infatuación sexual, mientras se proponga e; matrimonio como fin, será considerada “amor” y el “amor” será utilizado para excusar al hombre de toda culpa.

    Carta XIX

    Escrutopo le dice a su sobrino que espera que no le haya mostrado a nadie las cartas y se defiende y retracta en varios malos comentarios que hizo sobre distintas personas y situaciones. También niega que el Enemigo pueda amar a los hombres, dice que esto es imposible, que Dios debe de tener un motivo real por el cual nos creo y por el cual se ocupa tanto de nosotros. Además, menciona que este tema fue el problema que genero que el Padre de las Profundidades decidiese abandonar el Cielo. Critica al Enemigo diciendo que su trono depende del secreto y que si ellos fuesen capaces de descifrar lo que significa “amor” para el Enemigo, entonces la guerra entre ellos acabaría, y volverían al Cielo.

    Escrutopo añade en esta carta, que lo único que importa es la tendencia de un estado de ánimo del paciente particular, en un momento particular, en unas circunstancias dadas, hacia el Enemigo o hacia ellos.

    Escrutopo le pide una lista de las mujeres cercanas al paciente en su barrio para poder buscarle una esposa.

    Carta XX

    El paciente descubre que los ataques no duran para siempre, pone fin a los ataques de la castidad. Escrutopo vuelve a insistir con el informe de las mujeres cercanas al paciente, para poder promover un matrimonio conveniente para el hombre. Describe el tipo de mujer de la cual se debe enamorar, el tipo es dado por el “gusto sexual” que promocionan artistas y gente famosa y el propósito es apartar a las personas de aquellas con las que tendría un matrimonio más feliz, más fértil y más fiel. Los diablos también hicieron variar el gusto masculino, tal que ahora la sociedad permite el desnudo aparente o la exhibición en el escenario o en las playas. Cada vez más, se orientan los gustos de los hombres, hacia algo que no existe realmente. Todos los hombres están obsesionados con dos mujeres, al menos, imaginarias: Venus terrenal y otra infernal. Hay un amor que el Enemigo puede decir que tiene maldad, pero es solo accidentalmente, ya que el hombre desea que la mujer que él quiere no fuese de otro. La Venus infernal es como prostituta o amante, y si es cristiano y cree en el amor, se le puede inducir que se case con ella.

    Estos métodos producen una infidelidad muy duradera y exquisita.

    Carta XXI

    Escrutopo le indica a su sobrino que seria tiempo de ocasionar un ataque moral a su paciente, nublando su inteligencia.

    El hombre considera al tiempo como propiedad suya, y le molesta que se lo desperdicien o se lo roben. Por eso, hay que dejar al paciente que piense que él es dueño de las 24hrs del día. Todo esto esta equivocado, ya que el hombre no puede ser dueño del tiempo, ya que no puede ni retener un minuto, es un regalo. Pero el sentimiento de la propiedad debe ser estimulado siempre a los seres humanos, y se da lugar a este sentimiento no solo mediante el orgullo, sino que también por medio de la confusión.

    Ningún ser humano puede decir la palabra “mío” ya que la dirá algún día el Enemigo o el Padre de las Profundidades, y estará haciendo referencia a todos los hombres. El Enemigo dirá que son de Él porque Él los creo, pero el Padre de las Profundidades los llamara propios porque él los va a conquistar.

    Carta XXII

    El paciente se enamora y no justamente de una de las mujeres que estaban en la lista que tenia Escrutopo, lo que genera su alteración, pero también se complota con el conflicto que descubre que su sobrino no solo mostraba las cartas de su tío, sino que también lo denunciaba a la Policía Secreta por ciertas expresiones utilizadas. Escrutopo lo amenaza con que ya le llegaría el tiempo a Orugario de pagar por lo que hizo.

    La chica de la cual esta enamorado el paciente es muy creyente y practicante lo que genera otro grave conflicto. Escrutopo la llama una mosquita muerta y dice que ésta tiene dos caras. Describe un poco la situación, y cuando se vuele a enfadar con su sobrino, deja que su secretaria escriba la carta.

    Carta XXIII

    Escrutopo no esta de acuerdo con que el paciente de su sobrino esté conociendo a gente religiosa todo el tiempo y decide que deben de corromperles las vidas. Algunos de sus amigos son buenas influencia ya que son principalmente de política y religión y es básicamente lo que estaba necesitando para poder distraer del todo al paciente.

    Los diablos quieren generar la imagen de un “JESÚS HISTORICO”.

    Primero, se tiende a orientar la devoción del hombre hacia algo que no existe. Segundo, toda las construcciones depositan la importancia de su “Jesús Histórico” en alguna peculiar teoría que se supone que Él ha promulgado.

    Los diablos crean a los sofistas.

    Carta XXIV

    Escrutopo se escribe con otro diablo que tiene a cargo a la “enamorada” del paciente y dice que ella cree en la fe. Se habla de las características principales de ella.

    Dicen que los cristianos son diferentes ya que hay diferentes grupos dentro de este gran grupo.

    Escrutopo le pide a su sobrino que no escriba en todas las cartas sobre la guerra europea y que se mantenga concentrado en su trabajo.

    Carta XXV

    El problema con el grupo con el que se junta el paciente, es que aparte de tener intereses individuales, el interés que los une verdaderamente es la religión.

    Los hombres viven en el presente, y el tiempo cambia, por lo que necesitan experimentar la realidad necesitan del cambio y el Enemigo ha hecho que el cambio sea algo agradable. Hay un cambio constante, que luego reduce el placer mientras aumenta el deseo.

    Escrutopo también habla en esta carta sobre las modas en el pensamiento.

    Existe el terror a lo mismo, que es uno de los peores temores del hombre.

    Los diablos le quitan conocimiento a los pacientes particulares ya que los someten a pensar que la tierra prometida es solo para una clase de héroes privilegiados y no como algo que alcanza todo el mundo sin importar quien sea.

    Carta XXVI

    Escrutopo le recomienda que ya es momento (en el noviazgo) de sembrar las semillas que luego en el matrimonio, generaran disputas. Uno de los grandes problemas del matrimonio también es el desinterés.

    El encantamiento erótico produce una mutua complacencia en la que a cada uno le agrada realmente ceder a los deseos del otro. No verán ninguna trampa, ya que están cegados por la excitación sexual. Una vez que se establece el desinterés oficial empieza un constante juego para ver qué es lo que quiere el otro. Constantemente surge la discusión y amargura. Todos estos conflictos pueden iniciarse en los tiempos de noviazgo y se necesita un poco de autentico egoísmo por parte del paciente. Escrutopo le advierte a Orugario que no debe dejar que los jóvenes se den cuenta de todo lo que sucede en realidad, no deben descubrir que el “amor” no es suficiente.

    Carta XXVII

    Orugario no consigue mucho por ahora, tan solo que su paciente se centre en la distracción y el pensamiento errante en sus oraciones. Con esto marca el fracaso, se debería intentar que el paciente siga con sus oraciones normales sin fijar su distracción en las oraciones, ya que aunque sea un pecado, esta situación lo acerca mas al Enemigo y esto perjudica a los diablos.

    El paciente esta enamorado y tiene una nueva idea de felicidad terrena y de ahí mas peticiones.

    El problema de adaptar el tiempo particular a las oraciones particulares es la aparición, en dos puntos de su forma de percepción temporal, del problema total de adaptar el universo espiritual entero al universo corporal entero.

    Solo los eruditos leen libros antiguos y son ellos los que tienen menos posibilidades de leerlos. Cuando a un erudito se le plantea la idea de un escritor antiguo, el erudito no se molesta en pensar si es o no verdad. Como no se puede engañar continuamente a todas la raza humana, es necesario aislar a cada generación de la otra para que no circulen errores.

    Carta XXVIII

    Escrutopo regaña a su sobrino por no mandar información acerca de que la guerra estaba afectando los pensamientos y sentimientos de su paciente. Lo que necesitan evitar es la muerte del paciente. El hombre es ahora inmune a los ataque de Orugario contra su castidad y los diferentes métodos de corromper su vida espiritual. Si el paciente fuese de morir esta noche, lo perderían, perderían el alma. El paciente va creciendo y ya va encontrando su lugar en el mundo y se siente feliz en la Tierra.

    La experiencia es muy importante , es la madre de la ilusión.

    Escrutopo solo le pide que mantenga a su paciente vivo cuanto mas tiempo pueda, para luego seguir trabajando con él para poder conseguir su alma.

    Carta XXIX

    Los alemanes van a bombardear la ciudad del paciente de Orugario y corre un máximo peligro, ya que esta destinado a perder el alma. Los diablos no pueden hacer al paciente valiente, no pueden crear ninguna virtud.

    Escrutopo le aconseja que lo aturda, que lo deje que sienta odio por las mujeres y lo niños y los cristianos. También le aconseja que combine el odio con el miedo ya que a veces es la compensación, ya que cuanto mas miedo tenga, mas odiara, y el odio es un antídoto de la vergüenza.

    Los diablos nunca lograron que los hombres se enorgullezcan de la cobardía, y siempre que trabajan con ellos, hay una guerra y con la cobardía se comienzan a conocer ellos realmente y conocen la moral verdadera. En la paz se puede hacer que muchos ignoren el bien y el mal, pero en la guerra la cuestión se les plantea de tal modo que ni los diablos pueden cegarlos. Si fomentan la justicia y caridad, están ayudando al Enemigo; pero si conducen al comportamiento opuesto, descubren la verdadera moral.

    Es posible perder como ganar, haciendo del paciente un cobarde.

    Escrutopo dice que su sobrino dejo avanzar demasiado a su paciente en la religión y lo único que debe hacer es dar vueltas por su cabeza, para tener una idea de lo que puede hacer o no, y en cierta forma darle mas seguridad. En el momento del terror, hay que metersele hasta en los músculos para cometer el acto fatal antes que el paciente se de cuenta de lo que Orugario va a hacer.\

    El acto de cobardía es lo único que importa.

    Carta XXX

    Escrutopo reta a su sobrino, porque le dice que no fue por diversión a la Tierra, y que debería prestar mas atención a su trabajo, ya que su paciente fracaso totalmente y se siente un gran cobarde. También lo amenaza. Le dice que lo único bueno de su carta es que todavía espera algo de la gran fatiga del paciente, ya que esta puede producir una extrema amabilidad y paz de espíritu. Pero también puede causar irritamiento.

    Su tío le aconseja que lo contenga al paciente con falsas esperanzas y evitar la entrega absoluta, que pueda soportar lo que le caiga por un tiempo razonable. También se puede estar viendo en situaciones de apuro con su enamorada y generarse conflictos. Todavía se pueden intentar unos ataques a las emociones, tiene que sentir cuando vea restos humanos tirados como es realmente el mundo, y que toda la religión fue una fantasía.

    Escrutopo concluye que si el paciente esta bien manipulado podrá ver a los muertos como un cambio de realidad.

    Carta XXXI

    La ultima carta es básicamente una despedida, un sermón y una demostración del enojo del tío hacia Orugario por haber perdido el alma del paciente, por haber sido descubierto por el hombre, porque se escapo fácilmente. El paciente no solo vio a Orugario, sino que también vio a Él, quien fue una luz fresca de claridad para el hombre, y se encuentra ahora en el Cielo.

    Escrutopo confía en que un día sus tentaciones van a triunfar.

    TEMA CENTRAL: la novela trata básicamente de las tentaciones que tienen las personas en la Tierra, y con todo lo que deben luchar para no caer en manos del diablo.

    En esta historia el diablo quiere capturar almas y separarlas de Dios.

    • “...lo único que de verdad importa es en qué medida apartas al hombre del Enemigo” (Lewis, Carta XII).

    Con esta cita queda explicito que el diablo quería que los hombres fuesen apartados de Dios, quien es su peor enemigo. También explica que tomo cualquier medida posible para intentar obtener el alma del paciente. Esto no es tan solo una novela, sino que hoy en día, la gente debe luchar para poder ser fuerte y no dejarse caer en todas las tentaciones, y terminar en el mal camino, terminar en el camino con Orugario y Escrutopo junto con el Padre de las Profundidades y otros diablos.