Cártago

Historía mundo antiguo. Imperio cartaginés. Conflictos bélicos. Fundación. Imperio. Guerras

  • Enviado por: Alejandro
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 7 páginas
publicidad
publicidad

BENEMERITA UNIVERSIDAD AUTONOMA DE PUEBLA

FACULTAD DE FILOSOFIA Y LETRAS

COLEGIO DE HISTORIA

MATERIA: HISTORIA DEL MUNDO ANTIGUO.

TRABAJO DE INVESTIGACION

CARTAGO

Fundación, Imperio y Guerras

PROLOGO

¿Por qué Cartago?

El intereses por conocer aquella ciudad, de donde habían surgido grandes hombres como Hannón (530-470 a.C.), Amílcar Barca ( 270-228 a.C.), Asdrúbal Barca(245-207 a.C.), Aníbal (247-182 a.C.), me hizo conocer mas sobre esta gran ciudad, que no solo tenia grandes personajes, que fueron capaces de conquistar Hispania, sino también de atacar al imperio Romano. Para esto Cartago tendría que ser una ciudad con una gran organización tanto militar como de gobierno. Además los cartagineses tenían que ser hombres entrenados militarmente, para poder combatir en ese entonces con el ejército romano que era uno o el más victorioso de aquella época.

Además Cartago dominaba todas las vías marítimas del mediterráneo, las costas Africanas (gracias a el navegante Hannón), y se habla incluso de una teoría de que en uno de sus viajes navales, Hannón, llego a América del sur (lo que actualmente es Brasil).

Debido a sus conocimientos de comercio marítimo, heredado de los fenicios; los cartagineses siguieron dominando el comercio y fue a si como construyeron galeras y grandes puertos marítimos.

Estos grandes desarrollos de la gran civilización que fue lo que Cartago, me condujo a conocer mas sobre Cartago

Así es como elegí este tema de investigación, por lo consiguiente espero haber logrado un buen trabajo.

INTRODUCCION.

Cartago, antigua ciudad, situada en la costa de África, cerca de la actual ciudad de Túnez. Su legendaria fundadora y primera reina sería la mitológica Dido, pero la historiografía ha determinado que los fenicios establecieron Cartago como puesto comercial probablemente hacia finales del siglo IX a.C. Los primeros objetos desenterrados por los arqueólogos en el emplazamiento datan del 800 a.C. La ciudad era conocida por sus habitantes púnicos (nombre por el que los romanos identificaban a los cartagineses) o fenicios como la Ciudad Nueva, probablemente para distinguirla de Utica, la Ciudad Vieja.

Cartagineses: nombre claro en sus orígenes y en su significado, cartagineses fueron los que habitaron Cartago, también son llamados púnicos, pero púnico es una adaptación latina de fenicio, resulta evidente la cuestión planteada por esta denominación. Los cartagineses, se dice que son los sucesores de los fenicios, o mejor aun que los cartagineses fueron fenicios, por continuidad étnica y cultural que se confirma cada día mas.

Cartago significa “ciudad nueva” (kart hadasht), alusión evidente a su naturaleza de fundación nueva de colonia respecto a una metrópolis ciudad madre que conocemos bien por testimonio concorde de las fuentes de Tiro, una de las mayores ciudades fenicias, si no la mayor.

LA COLONIZACION MEDITERRANEA

La colonización mediterránea de los fenicios en la que en caja la fundación de Cartago y de la que depende de modo determinante la fortuna histórica de esta ciudad. Fue un fenómeno importante; los pueblos de oriente llegaron a occidente y se ligan indisolublemente a su cultura. La cultura fenicia aunque no dejó firmes huellas físicas de su existencia, a diferencia de otras; dejó un importante legado cultural a las civilizaciones posteriores a ella.

Desde los principios comerciales hasta el alfabeto, fueron los legados más importantes que dejaron los fenicios. Aunque tuvieron conciencia e su nacionalidad ni nunca fueron un imperio como tal, ejercieron una poderosa influencia sobre toda la costa del mar mediterráneo, que incluso los llevó a sitios tan remotos como las islas británicas y todo el continente africano.

La colonización fenicia tiene inicialmente aspectos de conquista territorial. Fijándonos en lo que hace a los fenicios, se puede mostrar con claridad la vía que siguieron de Oriente a Occidente, a lo largo de las costas de África, hasta el punto donde surgió Cartago.

FUNDACION DE CARTAGO

Un relato tradicional conocido, cuenta que la fundación de Cartago como resultado de la fuga de Tiro de Dido, fundadora legendaria y reina de Cartago, hija de Belo, rey de Tiro. Cuando el marido de Dido fue asesinado por su hermano Pigmalión, rey de Tiro, Dido huyó con sus seguidores al norte de África. Consiguió el emplazamiento de Cartago por intermedio de un gobernador nativo, Yarbas, quien, cuando la nueva ciudad comenzó a prosperar, amenazó a Dido con la guerra si no se casaba con él. Antes que someterse ella o sus seguidores a esa alternativa, Dido prefirió suicidarse. Es de ese modo, la cultura fenicia llega al norte de África, por que los seguidores de Dido eran fenicios provenientes de Utica.

EXTENCION DEL IMPERIO

El siglo VI a.C., Cartago había sojuzgado a las tribus libias, y a los númidas, a estas tribus las utilizo como lugares de reclutamiento de guerreros. Controlando de este modo toda la costa del norte de África, desde el océano Atlántico hasta la frontera occidental de Egipto, así como Cerdeña, Malta, las islas Baleares y parte de Sicilia. El poder marítimo permitió a los cartagineses extender sus asentamientos y conquistas, formando un imperio disperso dedicado al comercio. Entre sus empresas comerciales destacaban la minería de plata y plomo, la fabricación de camas y ropa de cama, una industria maderera en las montañas de la cordillera del Atlas, la fabricación de cerámica, joyería y cristalería sencilla y barata, y la exportación de animales salvajes de las junglas africanas, fruta, nueces, marfil y oro.

GUERRAS PUNICAS

Cartago estuvo en guerra casi continuamente con Grecia y Roma durante 150 años. Las guerras con Grecia, que comenzaron en el 409 a.C., se produjeron por el control de Sicilia, situada aproximadamente a 160 km al norte de Cartago, que formaba un puente natural entre el norte de África y la península Itálica. Cartago, en un principio, fue derrotada en Sicilia en el 480 a.C., cuando las fuerzas cartaginesas bajo el mando del general Amílcar fueron vencidas por Gelón, tirano de Gela y Siracusa. Los intentos cartagineses adicionales para conquistar Sicilia fueron repelidos por los ejércitos bajo el mando de los tiranos de Siracusa Dionisio I el Viejo, Dionisio II el Joven, Agátocles y por el rey de Epiro, Pirro. Incluso tras su derrota final en el 276 a.C., los cartagineses continuaron manteniendo territorio en Sicilia; 12 años después, comenzó la primera de las Guerras Púnicas contra la República de Roma.

En la primera Guerra Púnica (264-241 a.C.) destacó el general cartaginés Amílcar Barca. Derrotado en Sicilia, Amílcar invadió la península Ibérica. Sus conquistas en el sur peninsular fueron completadas por su yerno Asdrúbal (que fundó Cartago Nova, la actual ciudad española de Cartagena) y por su hijo Aníbal. Cartago cedió sus posesiones en Sicilia a Roma un año después de la victoria romana en las islas Égates (242 a.C.). Durante la segunda Guerra Púnica (218-201 a.C.), Aníbal marchó hacia el este a lo largo de la costa norte del Mediterráneo desde Hispania y cruzó los Alpes llegando a Italia. Sin embargo, Aníbal fue finalmente derrotado provocando la pérdida de Hispania y de distintas posesiones isleñas de Cartago. En la tercera Guerra Púnica (149-146 a.C.), los romanos, comandados por Publio Cornelio Escipión Emiliano, arrasaron en el 146 a.C. la ciudad de Cartago satisfaciendo de este modo el deseo del político romano Catón el Viejo.

Cartago se fortificó contra el ataque de los pueblos bárbaros en el 425. En el 439, el rey vándalo Genserico ocupó la ciudad y la estableció como su capital. En el 534, el general bizantino Belisario expulsó a los vándalos y la renombró Colonia Justiniana Cartago en honor del emperador bizantino Justiniano I. Continuó siendo parte del Imperio bizantino hasta el 697, cuando la expansión del islam llevada a cabo por los árabes llegó hasta sus proximidades antes de destruirla de nuevo en el 705.

Amílcar Barca, que dirigió a los derrotados en el 241 a.C., dedicó el resto de su vida a fortalecer el poder cartaginés en Hispania, para compensar la pérdida de Sicilia. Su hijo Aníbal tomó el mando del ejército cartaginés en esa región en el 221 a.C., y en el 219 a.C. atacó y capturó Sagunto, una ciudad hispánica aliada de Roma. Ello desencadenó la segunda Guerra Púnica (218-201 a.C.). En la primavera del año 218 a.C. Aníbal marchó con un gran ejército, formado por escuadrones de elefantes, a través de Hispania y la Galia, cruzó los Alpes y atacó a los romanos en Italia antes de que estuvieran preparados para la guerra, consolidando una buena posición en el norte del país, al tiempo que Hispania pasaba a ser una parte importante del teatro de operaciones.

Los cartagineses llamaron a Aníbal para defenderse contra Escipión, pero fue derrotado, al mando de un ejército de reclutas desentrenados, por el general romano en la batalla de Zama en el 202 a.C. Esta batalla marcó el final de Cartago como gran potencia y terminó con la segunda Guerra Púnica. Un año después, los cartagineses entregaron Hispania y las islas del Mediterráneo que aún poseían, renunciaron a su armada y pagaron una fuerte indemnización a Roma.

Una violación, sin importancia, del tratado: de Caton el viejo. Por parte de Cartago, dio a los romanos el pretexto para empezar la tercera Guerra Púnica (149-146 a.C.). Bajo el mando de Publio Cornelio Escipión Emiliano, capturaron la ciudad de Cartago, la arrasaron y vendieron a los habitantes sobrevivientes como esclavos. El poder de Roma adquirió desde entonces unas características nuevas, fundamentadas todas ellas en el hecho de que pasaba a ser absoluta dominadora del Mediterráneo occidental.

Bibliografía

Los últimos enigmas, editorial reader’s digest mexico, 1992 pg. 50-62

Los cartagineses, editorial encuentro, sabatino moscati, 1983, Madrid

Fuentes en línea

Enciclopedia Encarta, 2008 / Cartago.

Miércoles, 19 de noviembre de 2008

Vídeos relacionados