Carta de una desconocida; Stephan Zweig

Literatura universal contemporánea. Narrativa (novela). Teoría del género femenino y masculino. La mujer y el amor

  • Enviado por: Ignacio Flores
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 7 páginas
publicidad

Introducción

El trabajo presentado a continuación, se centrará en una interpretación del punto de vista de la protagonista en la obra "Carta de una desconocida" de Stephan Sweit. Para esto se debe entender el concepto de "Teoría del género" el cual es un nuevo paradigma de análisis, un nuevo modo de entender el mundo, de la cultura occidental. Al basarse en la modalidad cultural llamada género, tiene dos interpretaciones: una masculina y una femenina. Esta teoría va construyendo su sistema a través de la oposición masculino-femenino. Se debe tener claro que género no es lo mismo que sexo, por lo tanto, esta teoría no es ni del sexo femenino, ni del masculino. Tiene su origen en el siglo XX, con la diversificación de los puntos de vista, con el intento de validar los puntos de vista históricamente marginados, como lo es el punto dela mujer, y de relativizar los históricamente válidos, como el del hombre. A través de gran parte de la historia, el punto de vista del hombre ha sido oficial, y la mujer, por lo tanto, ha sido considerada y tratada como un ser inferior. Este es uno de los muchos prejuicios existentes, como el hecho de que el hombre es más fuerte, lo que es falso en muchos aspectos, pues el sexo opuesto a éste demuestra en casos como el parto, una fuerza y resistencia al dolor notable. El prejuicio ya nombrado, trajo como consecuencia la reclusión de la mujer a ciertos roles, como la reproducción y la sexualidad, por lo tanto su punto de vista se convirtió en uno de tipo marginal. A pesar de todo esto, históricamente no siempre la mujer fue inferior culturalmente (esta idea tiene alrededor de 60 siglos), pues primitivamente los seres humanos se organizaban socialmente según el concepto denominado "Matrística", en donde había un predominio de lo femenino, no un dominio. No existían las jerarquías y todo funcionaba perfectamente, había una igualdad. Sin embargo, este paradigma fue quebrado por el surgimiento de lo "Patrístico", del cual se deduce el patriarcado, el modelo cultural actual, en donde el hombre domina, tiene el poder. Con esto surgen las jerarquías.

En el caso de la obra "Carta de una desconocida" el punto de vista presentado, exclusivamente, es el de una mujer. Como ya sabemos, el punto de vista es la forma de ver la realidad, por lo tanto, la protagonista tiene una visión del mundo desde el amor hacia un hombre, y toda su vida transcurre en pos de este amor desenfrenado, sin límites. Ella va construyendo su vida en torno a esto, así se logra apreciar que su felicidad y tristeza, por ejemplo, radica en que él la mire o no, etc... A continuación se podrá apreciar mejor el punto de vista de la enamorada.

Desarrollo

La teoría del género es el paradigma utilizado para valorizar el punto de vista de la mujer, en este caso. El análisis de esta teoría es llamado, en consecuencia, Análisis de género. Este análisis es en términos de oposición masculino-femenino y se centra en lo que se puede llamar "lo uno" y "lo otro". Lo primero es lo considerado oficial, y lo segundo es lo oficioso. Por ejemplo, desde la perspectiva de las clases sociales se debería hablar de los ricos y los pobres, en este caso, y desde la perspectiva del género, lo uno corresponde a lo masculino y lo otro a lo femenino.

Lo uno y lo otro posee una caracterización en donde se distingue que lo primero se encuentra en el espacio público (político, académico, económico), y lo segundo en el espacio privado, íntimo (familia, pareja). En la obra, la protagonista organiza su vida claramente en torno a los sentimientos, y todo lo que hace o deja de hacer está claramente relacionado con su amor por el novelista R., por ejemplo nunca se quiso casar con ninguna de las personas que le pedía matrimonio, por si algún día él la llamaba. Ella vive esperanzada en que él la reconocerá y la amará. Casi todo el día observaba lo que él hacía, a través de la ventana, y el sólo verlo la hacía feliz.

Su vida se centra en los sentimientos, y les da a estos gran importancia. Pasa toda su vida enamorada de aquel hombre, y para ella el amor lo era todo, daría cualquier cosa por una mirada, por una noche, por una conversación con él, conducta claramente femenina. Las mujeres logran un gran desarrollo de sus sentimientos y de su afectividad, lo que queda demostrado con las madres, las cuales, en esta cultura organizada en torno al patriarcado, suelen desarrollarse en el espacio privado. En el momento en que la protagonista se convierte en mamá se centra exclusivamente en su hijo y lo entrega todo por él, incluso llega a venderse. Los hombres, al contrario, generalmente le dan más importancia a la racionalidad, al desarrollo de la intelectualidad, de grandes pensamientos en torno a la existencia, a la vida, etc... Los sentimientos están ubicados en

un segundo lugar y no son de gran relevancia para el género masculino. Los padres suelen dedicarse más al espacio público, al trabajo, a mantener a la familia, y el contacto con los hijos no es tan cercano como el de una madre. Esto no significa que no haya amor, sino que en la cultura en la que vivimos, el hombre suele dedicarse a tareas más ligadas a lo político.

La racionalidad es representada por lo uno, en cambio la emocionalidad es representada por lo otro. Las mujeres son emocionales y siempre expresan este estado desde la carencia, desde la frustración, y no desde la felicidad. La protagonista redacta una carta "escrita con el corazón", en donde expresa todos lo sentimientos que siempre guardó en su interior, justo antes de morir, momento en el cual la pena la invadía. El hecho de redactar una carta en donde se expresan sentimientos, es una conducta femenina. Ella sufre mucho por el hecho de que él nunca la reconozca, pero así todo ella lo sigue amando. Sin embargo, su frustración radica en este hecho, el cual la atormenta hasta sus últimos días. Los hombres, al contrario, no suelen darle importancia a hechos como el si "me miró o no", me habrá reconocido", "se acordará de mí", esto no tiene importancia, y el amor si bien tiene su importancia, esta no es de exclusiva radicalidad para la existencia como lo es para la mujer.

Sin lugar a dudas, el punto de vista de la protagonista, su manera de ver y entender el mundo, tiene como pilar fundamental el desarrollo de la afectividad y de los sentimientos. Sin estos la vida para el género femenino carece de sentido. La protagonista en todo el libro se mantiene enamorada del mismo hombre, e incluso lo ama sin que ni si quiera él tenga conciencia de la existencia de ella. Jamás siente amor por otro hombre , y si se relacionó con otro fue exclusivamente por dinero para mantener a su hijo. Él, en cambio, no se acuerda de ella, ni la reconoce al verla cada cierto tiempo, a pesar de haber tenido relaciones sexuales en varias ocasiones con ella. Para él ella era sólo una aventura más, una mujer más de tantas otras. Al vivir de esta manera, él no desarrollaba ningún tipo de sentimiento por ninguna de las mujeres con la que se acostaba. En este aspecto se aprecia

claramente que para la mujer el amor lo puede ser todo o mucho, un pilar de la vida, mientras que para el hombre puede ser sólo una forma de "pasar

el rato". De hecho el desarrollo de un sentimiento como el amor en un hombre, es mucho más complicado que en una mujer, pues culturalmente el concepto de amor es valorizado de distinta forma por hombres y mujeres y el grado de importancia que se le da a este, y a su desarrollo, depende también del sexo.

Conclusión

Se sintetiza que en la obra "Carta de una desconocida", la muestra del conflicto de la protagonista tiene como objetivo validar el punto de vista femenino, y relativizar el masculino.

La conducta y actitud de la protagonista se puede valorar en gran medida, valoricamente. El amor es uno de los sentimientos más desarrollados por ella, y gracias a este como pilar fundamental de su vida, desarrolla conductas como la fidelidad a quien ella denominada como su amado. A la vez como madre, desarrolla un enorme amor por su hijo, y hace todo lo posible para que no sufra lo terrible de la pobreza, incluso llega a venderse sólo para obtener dinero con el cual pudiese criar cómodamente a su hijo, para que este fuera feliz. El desarrollo de los sentimientos, por sobre la racionalidad, la hace más humana en cierto sentido más cálida con sus seres queridos, principalmente con su hijo. Como todas las madres, desarrolla conductas en donde lo afectivo predomina por sobre lo intelectual, es decir, por sobre la racionalidad. A ella le interesa el bienestar y la felicidad de su hijo más que si es un genio o no.

Basándome en mi experiencia personal desarrollada en mis años de vida, me he dado cuenta que indudablemente las mujeres desarrollan mucho lo afectivo y emocional, sin embargo actualmente creo que se está combinando mucho lo emocional con lo racional, tanto en hombres como en mujeres, lo que me parece muy positivo, pues se puede alcanzar una complementación de ambos aspectos de gran importancia para la vida, y así desarrollar una plenitud como personas. Las mujeres de hoy, de la actual generación, tienen rasgos similares con la protagonista, como el gran desarrollo del amor por el sexo opuesto, y la gran entrega hacia los seres queridos. También están desarrollando mucho la intelectualidad y la están complementando con la afectividad, de éste modo están entrando en el espacio público que ha sido dominado exclusivamente por el hombre durante largos siglos.

Colegio San Ignacio

-Literatura II-

Una interpretación desde la teoría del género al conflicto de la protagonista en "Carta de una desconocida"

Stephan Sweit

Ignacio Flores

4º Medio "A"

Santiago, 14 de Junio del 2000