Carlos III y la España de la Ilustración

Historia de España. Siglo XVIII. Lisbros de Historia. Ilustración española. Carlos III. Política interior. Política exterior. Situación social. Sociedad estamental

  • Enviado por: FreChiLLa
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas
publicidad

Carlos III y la España de la Ilustración

Índice

Págs.

Causas o premisas históricas.............................. 3

Desarrollo del tema........................................... 4,5

Consecuencias o conclusiones del fenómeno

reseñado......................................................... 6

Opinión crítica del libro..................................... 7

1. Causas o premisas históricas

Al morir Carlos II (último de rey de los Austria) hay una guerra en España, llamada la guerra de la sucesión ganó Felipe V de Anjou y empieza a reinar “Los Borbones”. Felipe de Anjou reina de 1700 a 1746 y después lo hereda Fernando VI que reina de 1746 a 1759.

Cuando muere Fernando VI, Carlos III hereda su título. Carlos III reinaba en Nápoles y dejó su cargo en su hijo Fernando IV para gobernar en España.

Carlos tenía experiencia puesto que había estado reinando en Nápoles y Sicilia y España era muy parecida.

Dió poderes a su madre, Isabel de Farnesio para gobernar en Madrid.

 2. Desarrollo del tema

2.1. Política interior

Al morir Fernando VI, Carlos III reina en España trayendo de Nápoles un tipo de gobierno llamado el Despotismo Ilustrado que elimina el absolutismo que había.

Carlos III vino acompañado por sus ministros italianos (Grimaldi, Esquilache, Aranda, Floridablanca y Campomanes) que pondrán en práctica una serie de medidas reformistas destinadas a lograr la recuperación nacional.

La oposición a las medidas reformadoras del gobierno por parte de las fuerzas conservadoras, unida al descontento popular por las subidas de los precios hizo estallar el motín de Esquilache (23 de marzo de 1766).

La chispa que dio origen al motín fue el intento de Esquilache de poner en práctica una serie de medidas de orden interno, entre otras la prohibición de vestir capa y sombrero de ala ancha que dificultaban la identificación de los ciudadanos. Los amotinados asaltaron la casa de Esquilache y Carlos III para satisfacerlos destituyó al ministro.

El motín de Esquilache tuvo otra consecuencia: la expulsión de los jesuitas, acusados de haberlo provocado. Pero en realidad su expulsión esta relacionada con la política regalista de Carlos III.

Esta expulsión influyó en la enseñanza de España y de Iberoamérica puesto que la llevaban los jesuitas. Por lo tanto, se reformó la enseñanza y los estudios universitarios y se crearon escuelas de primaria y universidades.

Tras la caída de Esquilache siguieron las medidas reformistas. Aranda llevó a cabo una política de reformas agrarias, Olavide repobló las tierras vacías de Sierra morena y Floridablanca llevó a cabo una política de obras públicas.

2.2. Política exterior

La política exterior de Carlos III estuvo dominada por el intento de detener el expansionismo británico en América. En 1766 firmó el Tercer Pacto de Familia con Francia y declaró la guerra a Gran Bretaña y a Portugal. La guerra fue desfavorable a los Borbones. Por la Paz de París, España se quedaba con la Luisiana francesa y cedía Florida a Gran Bretaña y a Portugal la colonia del Sacramento. La rivalidad entre España y Gran Bretaña volvió a manifestarse con motivo de la Guerra de Independencia de los Estados Unidos. Francia y España apoyaron a los colonos ingleses de América. La firma del Tratado de Versalles supuso el reconocimiento de la Independencia de los Estados Unidos e hizo que se devolvieran a España: Menoría y las dos Floridas, pero Gibraltar siguió en manos de los ingleses, a pesar de los intentos de España por conseguir su recuperación.

Los intereses de Carlos III volvieron a centrarse en el Mediterráneo. Se firmaron dos tratados comerciales con Marruecos, por los que España obtenía permiso de pesca y seguridad para sus barcos.

2.3. Sociedad

La sociedad también fue objeto de intentos de reforma, aunque tímidos y poco significativos. La nobleza mantuvo sus privilegios y siguió en los puestos de control del ejército y la administración. El poder fue concentrándose progresivamente en menor número de nobles. La alta nobleza se distanció del poder político activo.

El clero también mantuvo sus privilegios. Su número disminuyó lentamente por las medidas limitadoras establecidas por la monarquía, aunque continuaba concentrándose en las zonas más ricas del país. En el aspecto económico, controlaban cerca del 15% del terreno cultivable, y un considerable montante económico, gracias a exenciones, dádivas, etc.

El pueblo llano suponía alrededor del 90% de la población. No era homogéneo, ya que sus niveles económicos, sociales y políticos eran dispares, resultado de las diferencias entre población urbana y rural. La situación de la población agrícola, que suponía el 90%, era muy diversa, dependiendo de las regiones. La población urbana también mostraba marcadas diferencias regionales, junto a las propias derivadas de la ocupación profesional: artesanos, comerciantes, funcionarios, profesiones liberales... Comenzó la notarse la presencia de grupos sociales urbanos de muy bajo nivel de subsistencia, con tendencia a la revuelta y a la protesta.

3. Conclusiones

En el año 1788, el rey de España murió. Con esta muerte se cierra una época. Carlos III fue considerado el rey de todos los españoles pues su reinado fue importante, intenso y oportuno, contando que tenía experiencia de Nápoles.

Le sucedió su hijo, Carlos IV, que a diferencia de su padre, era un rey débil, sin preocupaciones por el pueblo mientras que Carlos III era un rey enérgico y se inquietaba por el bien de Madrid.

Con Carlos IV comienza una forma de gobierno diferente.

En España, se aligeró el proceso de eliminación del antiguo régimen, la Inquisición ya no tenía la misma influencia que en años posteriores y los gremios estaban en declive.

En una época de este reinado, arregló Madrid, poniendo alumbrado, haciendo plazas, edificios...

4. Opinión crítica

El libro de Carlos III y la España de la Ilustración me parece que no es para mi edad, para mi; puesto que aparte de no tener un vocabulario culto para entenderlo, no tengo bases de lo que se habla en este libro.

Al fin y al cabo, he aprendido cosas de esta época porque yo solo había oído hablar de Carlos III que fue un rey España.

6