Carlos Castaño

Historia de América. Jefe paramilitar colombiano. FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia). Liderazgo. Factores sociales y culturales

  • Enviado por: Black Devil
  • Idioma: castellano
  • País: Colombia Colombia
  • 7 páginas

publicidad

Introducción

Este trabajo busca establecer las características sociales y culturales en las cuales se gestaron las acciones y el liderazgo de un jefe paramilitar colombiano, cuyas actuaciones han trascendido regiones de la geografía nacional y han dado la vuelta al mundo, teniendo en cuenta las repercusiones, el impacto sobre otros grupos armados ilegales colombianos y sobre la población civil. Se trata de Carlos Castaño.

Para su realización se ha tenido en cuenta el libro que escribió Mauricio Aranguren basado en una entrevista que hizo a Carlos Castaño. Se inicia con la presentación de algunas ideas centrales que a manera de hipótesis son la base de la realización del escrito. Esta monografía se continua con la presentación de los principales sucesos de la vida del protagonista en relación con el desarrollo de las hipótesis planteadas.

  • Hipótesis

  • Las condiciones de violencia social impuestas por los grupos guerrilleros y la falta de atención gubernamental en la región donde nació y pasó la infancia Carlos Castaño, determinaron su proyecto de vida.

  • La influencia del ambiente familiar y del medio social rural es una de las principales causas generadoras del liderazgo de Castaño al frente de grupos combatientes de contraguerrilla, que luego dio lugar a la creación de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).

  • La infancia de Carlos Castaño y su relación con las FARC.

  • Carlos Castaño nació, al igual que todos sus hermanos, en la finca “La Blanquita” ubicada en el departamento de Antioquia, en cercanías de Amalfi, un pueblo antioqueño. Su familia era católica y laureanista. Su primer contacto con la guerrilla se relata de la siguiente manera:

    “Yo solo tenia catorce años (…) Nos movilizábamos en un camioncito para Amalfi, mi pueblo, y de repente saltaron tres hombres del matorral hacia la carretera. Era la guerrilla con intención de parar el carro. Recuerdo que me dio terror. Pero mi padre me calmó al decirme: “Tranquilo, Carlitos. No se preocupe, que esta gente no nos va a hacer nada”. (…) Después de pasar aquel reten sin problemas, le perdí el miedo a los guerrilleros.”

    Sin embargo es importante tener en cuenta que aun cuando las creencias católicas y conservadoras de la familia se mantenían como la principal referencia de creencias, también entre los primos y hermanos se compartían puntos de vista propios de los grupos de izquierda. Por ejemplo, Ramiro uno de sus hermanos mayores escuchaba Radio Habana y leía China Reconstruye, ambas influencias de izquierda y Manuel, otro hermano mayor, hacía travesías con el cuarto frente de las FARC.

    Esta dualidad frente a las maneras de desarrollar creencias partidistas y formación religiosa y política tuvo gran influencia en la forma de pensar y actuar de Castaño. En contraposición con la información divulgada en los medios de comunicación, sus vivencias con los familiares le generó una visión mediante la cual consideró a la insurgencia armada como amigos fundamentado en la sensibilidad social que inculcaban, además con la influencia de sus hermanos. El contacto con la guerrilla fue siempre muy cercano. “Cuando ellos iban de paso, mi padre los dejaba acampar en la finca “El Hundidor”. Uno amanecía y ahí se veían los toldos, las carpas y las hamacas guindadas. (…) se les daba leche, quesito y de vez en cuando una novilla.”

    Los anteriores enunciados permiten comprender que Carlos Castaño nunca creyó que la guerrilla pudiera hacer algo en contra suya o de su familia; sin embargo esta situación cambió el día del secuestro de su padre.

  • El secuestro y asesinato de Jesús Antonio Castaño.

  • Carlos Castaño era muy apegado a su padre. Jesús les dio una educación en la cual les inculcó que todo en la vida hay que ganárselo y además la importancia de la rectitud y la palabra empeñada al momento de hacer negocios o de prometer algo:

    “Recuerdo una singular forma de enseñarnos el valor del dinero: ”Carlitos, tome estos quinientos pesos y se los guarda en el bolsillo derecho y estos cinco pesos en el izquierdo. Los cinco se los puede gastar; los otros también: son suyos, pero no se los gaste (…). Hay que aprender a guardar la plata y a no malgastarla, muchachos.”

    El secuestro del padre ocurrió en la finca “El Hundidor” cuando Carlos tenia 15 años. Carlos no lo podía creer ya que los creía amigos desde siempre. El día del secuestro de su padre, comenzó el odio de Carlos Castaño hacia la guerrilla. En la familia consideraron que la única solución tras intentar infructuosamente la liberación con ayuda de alias “Paturro”, era pagar el rescate exigido.

    Se adelantaron pagos que no llevaron a la libertad de Jesús Castaño, mientras la guerrilla continuaba pidiendo cantidades de dinero que la familia ya no era capaz de pagar. De ello se deduce que los Castaño ya eran conscientes del problema que representaba el secuestro y

    “por eso Fidel reunió a los hermanos para decirnos: “Preparémonos para lo peor. Si no devuelven a papá, es posible que toque pelear con esta gente (…) El siete de febrero de 1980 llegó Paturro con la ultima carta de las FARC, ocho meses después del secuestro. (…)

    Fidel Castaño asumió el papel de jefe de familia, que antes fuera compartido con el padre. Declaró que no estaba dispuesto a pagar más plata y enfrentando la posibilidad de combatir a los grupos insurgentes.

    Después de que se supo de la muerte de su padre a mano de las FARC, se inicio una guerra entre la familia Castaño y la guerrilla que operaba en la zona. Este suceso marco de por vida a Carlos y al respecto comenta que “no es fácil para mí contar esta parte de la historia. Visiblemente afectado (…) como quien quiere terminar de relatar algo que al evocar lo atormenta (…). Así nació nuestro problemita con la guerrilla; ahí comenzó la venganza de los hermanos Castaño.”

  • La venganza de los hermanos Castaño.

  • El odio hacia la guerrilla junto la impotencia del ejército y el Estado para hacer justicia llevaron a la creación del primer grupo armado de autodefensa, con el fin de tomar justicia por la propia mano. “Nuestra venganza duro dos años. Encontramos y ejecutamos a todos los que participaron en el secuestro. (…) Durante el primer año fuimos una organización de espíritu exclusivamente vengativo.” Las FARC controlaban la región de Segovia, zona donde secuestraron a Jesús Castaño; la mayoría de los cargos públicos eran ejercidos por guerrilleros encubiertos. La falta de gobierno era evidente en esa zona, ya que los delincuentes eran dejados en libertad tras tener un juicio subjetivo con un juez simpatizante de la guerrilla.

    Después de hacer contactos con el ejército, las autodefensas se convirtieron en la mayor fuente información antisubversiva. También cumplieron la función de verdugos cuando el ejército ni la policía podían hacer algo en contra de un criminal. “Muchas veces se nos acerco un policía o un cabo para decirme ” ¿Carlitos, ve a ese hombre en la esquina del cementerio? Es un guerrillero. No hay ninguna prueba contra él. Ustedes verán qué hacen.” Yo le contestaba: ”Si no hay policía ni ejercito por aquí, yo mando a los muchachos”. Se coordinaba la acción y dos muchachos caminaban hacia la puerta del cementerio, y al salir el subversivo, lo ejecutaban.” Su grupo se convirtió en la justicia ilegal conciliada con el poder público.

    5. Reflexiones.

    Carlos Castaño, creció y vivió con la presencia de la guerrilla y la dualidad de maneras de actuar derivadas de la religión y el laureanismo en conjunto con las ideas de rebelión y lucha armada para lograr el poder. Esta es una paradoja importante que planeada de manera coloquial se puede interpretar como el que peca y se confiesa empata.

    Ese medio social y familiar se puede considerar un caldo de cultivo que se fortaleció con el asesinato del padre. Así, se puede pensar que este fue el factor determinante en su vida, para encaminarla hacia el paramilitarismo. Por ello se plantea como este hecho constituye un punto central en el proyecto de vida de este líder.

    El anhelo por una Colombia mejor lo ha interpretado mediante su voluntad por hacer justicia, por su propia mano. A pesar de ser una persona que se declara católica, no se arrepiente de los asesinatos cometidos u ordenados por él. En esta actuación y convicciones se ve como este personaje maneja una doble moral, que le permite autojustificar su acción, al tiempo que condena la violencia generada por otros actores del conflicto armado que padece nuestro País desde hace muchas décadas.

    Lo anterior no significa que Castaño esté alejado de la información nacional y mundial. Se declara autodidacta e interesado por las estrategias de solución a los problemas nacionales y latinoamericanos. Con el tipo de argumentos que presenta se puede deducir que es una persona inteligente y con una gran capacidad de trabajo que ha sido capaz de congregar a varios cientos de personas alrededor de sus ideas.

    Carlos y su familia fueron victimas del desgobierno y además una serie de factores lo hicieron volverse un asesino justiciero, que hoy en día tiene una influencia nacional. Este hecho le concierne mucho al país, ya que como él se convirtió en líder de la justicia por propia mano, muchos otros colombianos victimas de la injusticia social, el desarraigo, la pobreza y la violencia armada, han considerado que la única alternativa para lograr cambios es combatir la muerte y el maltrato con más muerte y maltrato; en otras palabras es propicio para que surgan más vengadores. El estado y los diferentes gobiernos, sumados a la corrupción y a la negación del cumplimiento de los derechos humanos de los grupos poblacionales más desfavorecidos son una fuente de generación de asesinos y subversivos que enfrentan a colombianos con colombianos y desangran la nación acabando con la mayor fuente de su potencial de desarrollo: las personas, al no brindarles la protección y condiciones dignas para vivir.

    ARANGUREN, MAURICIO. 2001. Mi Confesión. Carlos Castaño revela sus secretos. Ed. Oveja Negra. Bogotá. 327 p.

    Op. Cit. 57.

    Op. Cit. 58.

    Op. Cit. 60.

    Op. Cit. 64.

    Op. Cit. P. 66

    6