Carácter social

Psicología. Sociología. Comportamiento humano. Individualismo. Sociedad. Construcción grupal

  • Enviado por: Pashpaksita
  • Idioma: castellano
  • País: Estados Unidos Estados Unidos
  • 10 páginas
publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

publicidad

UNIVERSIDAD DR. JOSÉ MATÍAS DELGADO

FACULTAD DE CIENCIAS Y ARTES "FRANCISCO GAVIDIA"

ESCUELA DE PSICOLOGÍA

SOCIOLOGÍA GENERAL

'Carácter social'

RESUMEN CAPITULO II:

"ACCIÓN E IDEOLOGÍA"

PRESENTADO POR:

SANTA TECLA, LUNES 14 DE AGOSTO DE 2006

  • EL CARÁCTER DE LO SOCIAL COMO DATO HISTÓRICO.

  • Para algunos escritores, el carácter social del ser humano se cifra en la posesión de una misma detonación genética que plantea a los individuos exigencias comunes.

    Knorad Lorenz, uno de los mejores y mas conocidos expositores, expresó que existe una importancia fundamental a los instintos como mecanismos innatos del comportamiento comunes a cada especie.

    Para Lorenz, los elementos instintivos del comportamiento son normalmente completados con otros elementos aprendidos, formándose así la cadena del comportamiento visible.

    El caso mas conocido es el de Prägung en el que se plantea que una tendencia instintiva se fija sobre un objeto en un momento determinado, sin que la naturaleza del objeto esté genéticamente determinada.

    Existen grandes limitaciones a las posibilidades de cambiar aquellos comportamientos de una especie articulados alrededor de núcleos instintivos, es decir que existen pocas posibilidades que el comportamiento de una especie ya instintivo sea fácilmente cambiado.

    Lorenz opina que el punto fundamental consiste en desarrollar mecanismos que permitan controlar la orientación y canalización adecuada de los comportamientos instintivos y que esos mecanismos funcionan tanto mejor cuanto más se integren como parte de los actos de un grupo o especie.

    Lorenz expresa que la agresión no es en principio un instinto mal, sino un instinto adecuado para la conservación de la especie, uno de nuestros mayores instintos de vida; explica que el problema es que los hombres han desarrollado mecanismos que amplían en gran medida la capacidad de agredir, pero no han desarrollado simultáneamente mecanismos de control e inhibición.

    Aquellas sociedades o grupos sociales que más estimulen la agresividad y menos posibilidades ofrezcan para su desahogo, verán florecer con más frecuencia fenómenos delictivos.

    En concreto, lo social en los seres humanos viene dado por el conjunto de normas y actos que se han ido formando y transmitiendo históricamente de generación en generación y que permiten a las personas controlar y orientar positivamente sus instintos.

  • EL CARÁCTER DE LO SOCIAL COMO CIRCUNSTANCIA EXTERNA.

  • En Psicología, una de las corrientes más importantes es el conductismo radical, que mantiene una visión del hombre que puede clasificarse como individualismo hedonista; cuya unidad fundamental del análisis lo constituye el bloque formado por el estimulo y la respuesta, el conductismo sólo reconoce respuestas de los individuos, en el sentido de que los constitutivos últimos del mundo social son los individuos.

    En la perspectiva del individualismo metodológico, una sociedad no es más que la suma de individuos, como Skinner, afirmo explícitamente que la conducta social no es distinta que la conducta individual. Expreso que la conducta es aprendida y su adecuada comprensión exige la aplicación de los principios del aprendizaje.

    En su forma más precisa se afirma que los individuos tienden a producir aquellas respuestas que en cada situación les produce más satisfacción o con las cuales tiene más posibilidades de conseguir su satisfacción, cuya propia es el criterio y raíz ultima de la conducta.

    La sociedad, no es más que la fuente de recursos necesarios para la satisfacción de los individuos, cuya totalidad se completa en si misma; los otros son estímulos o circunstancias externas, que se les puede considerar como necesarias para la propia supervivencia.

    ¿Qué es entonces lo social? Simplemente el lugar de una estimulación o un refuerzo, es decir, una conducta es social cuando se estimula o se refuerza por otros individuos de la misma especie o grupo, independientemente de que la misma conducta pueda ser estimulada por otro tipo de objetos.

    G.C. Homans un sociólogo e historiador transformado a los principios del conductismo Skinneriano expresa que cuanto mayor sea el valor de una recompensa para una persona, más probablemente tratara de actuar para conseguirla. Es decir, el razonamiento no deja de ser un hábil artificio para probar lo una vez ya ocurrido ("post factum"), que los principios del aprendizaje Skinneriano se aplican en cualquier situación.

    En concreto, esta visión trataría de explicar la conducta delictiva como de individuos que, por las circunstancias que fueren, habrían aprendido a lograr una satisfacción mediante ese tipo de conductas. En la medida en que otros individuos hubieran reforzado y siguieran reforzando de alguna manera ese tipo de conductas, la delincuencia seria una conducta con gran probabilidad de ser socialmente adoptada y mantenida.

  • EL CARÁCTER DE LO SOCIAL COMO CONSTRUCCIÓN HISTORICA.

  • Frente a las ideas del ser humano como un despliegue de potencialidades heredadas o como una estructuración de respuestas frente a las circunstancias externas, están las concepciones del ser humano como una construcción histórica.

    Pero, ¿Cuántas maneras existen de concebir la historia y la realidad histórica? La verdad es que existen muchas y diversas maneras, pero desde la perspectiva psico-social, tres aspectos importantes suelen caracterizar las visiones históricas del ser humano:

  • El papel esencial de las particularidades propias de cada situación y proceso social (humano)

  • El carácter fundamentalmente activo del sujeto en la determinación de su propio desarrollo y de los aspectos sociales

  • La apertura de todos los procesos a lo nuevo.

  • La coincidencia en estos aspectos no eliminan importantes diferencias en otros aspectos esenciales sobre lo que es el carácter social del ser humano.

    De las concepciones del carácter social como construcción histórica, se distinguen tres diferentes visiones importantes de lo psico-social. La distinción se establece a partir de aquel factor que cada una de ellas considera más importante para el proceso de construcción histórica:

  • Para el psicoanálisis este factor son las pulsiones o fuerzas instintivas

  • Para el culturalismo este factor son es la relación funcional del individuo

  • Para el marxismo este factor son las relaciones macro-sociales que confluyen en la persona.

  • Por otro lado de este grupo de concepciones históricas se excluye al conductismo radical que considera al individuo como producto de su medio ambiente; manejando en la practica la concreción de los datos y de los procesos sociales como abstractas, no históricas.

  • El carácter social como construcción instintivo - interpersonal.

  • Para Freud, uno de los mejores y mas conocidos expositores de la Psicología, expreso que todos los seres humanos comparten unas mismas raíces pulsionales, los instintos de vida, que constituyen la fuente y motor de su existencia.

    Según Freud existen dos tendencias de vida o Eros:

      • Las pulsiones de vida que tienden a construir nuevas unidades vitales y conservar las ya existentes.

      • Las pulsiones de muerte o Tanatos que tienden a la destrucción y al retorno del estado inorgánico, considerado como un estado de reposo absoluto.

    Las raíces pulsionales son comunes a los seres humanos, su evolución depende de la historia peculiar de cada persona. Las personas se van configurando en relación con los otros, en un autentico dialogo social que conduce a la estructuración de la personalidad.

    Los procesos básicos de los cuales se ira determinando la personalidad de cada individuo, es una dialéctica entre la afirmación y la negación, el deseo y la ley, el principio del placer y el principio de la realidad.

    Para Freud, según como cada persona resuelve, lo que él llamo, su piedra angular, así mismo entenderá su personalidad así como su evolución anterior, siguiendo esto, afirma que la historia fundamental de los seres humanos tendría lugar en los primeros años de vida, en la infancia.

    Para Freud, entre el deseo y la ley hay un inevitable conflicto y aunque este conflicto es interior a cada persona, representa la vivencia del conflicto fundamental entre el individuo y la sociedad, entre el principio del placer individual y las exigencias sociales de un bien común, por lo tanto afirma que lo social en el ser humano es negación, primero y canalización, después.

    Esta negación estructurada en el superyó y esta canalización, asentada tanto en el superyó como en el yo de la personalidad, representa lo social del individuo humano y funcionan de acuerdo con el principio de la realidad.

    Según "André Stéphane" en su obra El universo contestatario o los nuevos cristianos el negar los instintos y la realidad consiguiente, conduce a una ruptura entre la doctrina y los hechos, a una continua dualidad, a incesantes contradicciones y en síntesis, a la inautenticidad. Según esto el verdadero revolucionario ataca la realidad a la que quiere sustituir por otra, mientras que el delincuente mediante la generalización de la violencia pretendería ahogar la razón y por lo tanto el principio de la realidad.

  • El carácter social como construcción cultural - interpersonal.

  • La constitución de lo social que se realiza a través de las relaciones interpersonales tienen como presupuesto la existencia de un marco de referencia, de una cultura compartida y una organización, según algunos autores.

    Toda interacción genera significaciones que pueden entenderse como el tipo de respuesta que las personas dan a un objeto, estimulo o situación, según Mead. La interacción representa la fuente de donde brotan continuamente nuevos significados así como el proceso fundamental que confirma y fortalece los significados ya existentes.

    Una cultura no es estática, es decir, esta en continua evolución a través de los múltiples procesos de interpretación.

    Todos y cada uno de los individuos se insertan en un contexto social a través de los grupos primarios, donde sus miembros mantiene relaciones personales estrechas, con una carga afectiva, por lo general. A través de este proceso, el individuo va adquiriendo su identidad personal y social y va adquiriendo una visión sobre si mismo que le viene reflejada de los demás, es decir, que el encuentra en los otros significados constantes, actitudes compartidas hacia la realidad en general y hacia él en partícula.

    Mead llamo a esta conducta "El otro generalizado" donde el individuo internaliza y a partir del cual edifica su propio yo, donde va asumiendo aquellos papeles que su medio que le rodea le asigna, es decir, como el de hijo, hermano, novio, esos que corresponden al lugar que él ocupa al interior de un grupo y los significados fundamentales que constituyen la cultura de ese grupo. A esta misma conducta o acto, un escritor brasileño llamado Paulo Cohelo, llamó "Leyenda personal" y lo definió como el acto de vivir el propio destino, incluyendo una serie de etapas que exceden en mucho a nuestra comprensión y cuyo objetivo es siempre retomar al camino ya trazado, es decir, que aprendamos las lecciones necesarias para cumplir el propio destino.

    Lo social en el ser humano es la necesaria pertenencia a un grupo o comunidad, por un lado y por el otro, la incorporación del "otro generalizado", a través de eso, el individuo va construyendo su propia realidad personal.

    El acto social de rotular, es una patología psíquica, donde el individuo se ve socialmente obligado a asumir el rol correspondiente al rotulo recibido, es decir, en la medida en que la instancia social que impone el rotulo tenga mas poder, el rotulo será mas definitivo en producir lo que nombra, es decir, el individuo se encuentra en los otros hacia la realidad y hacia él mismo para ejercer el rol o papel que la misma "sociedad" le establece.

  • El carácter social como construcción grupal - interpersonal.

  • La versión Marxista del ser humano establece que la esencia humana no es una abstracción inherente a cada individuo en particular; en su realidad es el conjunto de las relaciones sociales. Según esta versión, la individualidad de la persona es dada por lo biológico, pero la personalidad misma, la realidad humana como tal es formada históricamente como encarnación de los influjos sociales que de modo especifico influyen individualidad. No se trata por tanto de considerar al ser humano como un puro efecto mecánico resultante de una confluencia de fuerzas sociales, sino mas bien, losa vínculos del individuo con su circunstancia y su medio social los que van estructurando la concreción de cada persona.

    Lo social es entonces el carácter fundamental del ser humano y esta constituido primero y sobre todo por la ubicación objetiva del individuo en un punto concreto de la red de relaciones estructurales de una determinada sociedad, pero esta constituido también por el proceso que la propia persona como sujeto va realizando desde ese punto de partida.

    No cayendo en un sociologismo mecanicista, vale aclarar que el individuo hunde sus raíces vitales en un grupo y en una situación que determinan sus posibilidades objetivas y configuran su entorno y dintorno tanto cognoscitivo como afectivo. Sin embargo, es el mismo sujeto quien en dialéctica con esas fuerzas sociales va construyendo su propio ser actuando de una u otra manera ante los condicionamientos de su clase social, a partir de los cuales estos determinismos fundamentales de clase construye la estructura portadora de los principales influjos humanos, es decir; relaciones, necesidades, intereses, hábitos, ideas y sentidos de la propia identidad, pero cada persona asume conciente o inconscientemente estos determinismos y a partir de ahí elabora su historia y se produce a si mismo o es elaborado y producido por las fuerzas históricas de su entorno.

    El carácter social del ser humano consiste entonces en analizar las necesidades de los grupos y personas no como un dato previo, universal y jerarquizado biológicamente, sino como una construcción histórica; a partir de un mínimo de exigencias para la conservación de la vida, va elaborando su estructura de necesidades como producto de su actividad concreta. Al actuar así y no de otra manera, al optar por este tipo d actividad y no otra, al escoger este particular estilo de vida, surgen las necesidades, es decir, la exigencia subjetiva de aquellos requisitos objetivos sin los cuales no se puede actuar así, realizar ese tipo de actividades, mantener ese estilo de vida.

    Sève señalo que para entender históricamente el quehacer humano no sirve el esquema homeostático Necesidad-Actividad-Necesidad, sino que hay que postular un esquema Actividad-Necesidad-Actividad.

    Entonces, el individuo no es visto solo como una persona con sus características particulares, mas o menos compartidas por otras personas; el individuo es visto ante todo como miembro de un grupo o clase social, del cual es una corporación concreta sin dejar por ello de ser una persona particular. Siendo así, el individuo se descubre en una forma particular de cómo la realidad del grupo social se hace persona, como los intereses y exigencias del grupo toman carne y voz, conciente o inconscientemente, en la persona, misma que es portadora de la contradicción social fundamental que separa a la población en clases o grupos contrapuestos. La presencia de estas contradicciones en cada persona asume múltiples formas, desde las posibilidades abiertas o cerradas, objetivamente a su conciencia, hasta las formas de su percepción y pensamiento, sus efectos y actitudes, buscando así la propia realización humana, construyendo una verdadera fuente de deshumanización para sí mismo y para otros.

    Entonces, damos por entendido según este tema que , la violencia, no es primero ni fundamentalmente un problema de individuos y menos un problema psicológico; la violencia es entonces, ante todo un complejo problema social y político, es decir, vista en sus conexiones con los intereses sociales de quienes así la clasifican. Pero, ¿quién define entonces lo que es la violencia? Un enfoque psico-social apunta que es un conflicto fundamental de clases sociales, de fuerzas e intereses de los grupos mismos, inmersos en ese conflicto que van haciéndose carne en las personas.

    Solo desde esta perspectiva histórica, entonces, se podrá distinguir en cada caso si se trata realmente de una rebeldía individualista, de una actividad bandoleril o puramente delincuencial o mas bien es parte de una opción razonable, verdaderamente revolucionaria.

    El hecho en que la violencia que los oprime no pueda ser rota sino mediante una nueva violencia contraria, califica y cualifica socialmente su comportamiento con un sentido ética, política y psicológicamente muy distinto que el del simple bandolerismo o de la psicopatía antisocial.

    CONCLUSIONES.

    • Afirmar que el ser humano es de naturaleza social significa que el ser y actuar de cada persona están referidos al ser y actuar de los demás, es decir que aunque la acción humana es siempre social, no toda acción humana es igualmente social.

    • Etimológicamente la ciencia de la conducta animal en su medio ambiente natural, considera que lo social del ser humano está en la posesión de unos mismos instintos que plantean las mismas exigencias y reclaman mismas y comunes respuestas.

    • Excluir del grupo de concepciones históricas al conductismo radical, es debido que considera al individuo como producto de su medio ambiente; manejando en la practica la concreción de los datos y de los procesos sociales como abstractas, no históricas.

    • Lo social es para cada individuo un dato externo, el lugar donde encuentra los estímulos y refuerzos necesarios para su desarrollo y satisfacción, es decir que los individuos tienden a producir aquellas respuestas que en cada situación les produce más satisfacción o con las cuales tiene más posibilidades de conseguir su satisfacción.

    • Para Freud, según como cada persona resuelve, lo que él llamo, su piedra angular, así mismo entenderá su personalidad así como su evolución anterior, siguiendo esto, afirma que la historia fundamental de cada persona tendría lugar en sus primeros años de vida, es decir, en la infancia.

    • Una cultura no es estática, es decir, esta en continua evolución a través de los múltiples procesos de interpretación.

    • Todos y cada uno de los individuos se insertan en un contexto social a través de los grupos primarios, donde sus miembros mantiene relaciones personales estrechas, con una carga afectiva, donde, el individuo va adquiriendo su identidad personal y social y una visión sobre si mismo que le viene reflejada de los demás, es decir, que el encuentra en los otros significados constantes, actitudes compartidas hacia la realidad en general y hacia él en partícula.

    • La versión Marxista del ser humano establece que la esencia humana no es una abstracción inherente a cada individuo en particular; en su realidad es el conjunto de las relaciones sociales.

    BIBLIOGRAFÍA

    • Acción e Ideología, Psicología social desde Centroamérica .Segunda edición

    Ignacio Martín-Baró
    UCA editores.
    San Salvador 1985