Capitalismo

Marxismo. Capital. Teorías económicas. Sociedad consumista

  • Enviado por: Wonderwoman
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 8 páginas
publicidad

COLEGIO LA SALLE DE VERACRUZ

ECONOMIA

Capitalismo

5° “A” No.06

OCTUBRE 2003

I. INTRODUCCION


"En la sociedad comunista, en la que nadie tiene una esfera exclusiva de actividad, sino que cada uno puede realizarse en el campo que desee, la sociedad regula la producción general, haciendo a cada uno posible el hacer hoy una cosa y mañana otra distinta: Cazar por la mañana, pescar después de comer, criar ganado al atardecer y criticar a la hora de la cena; todo según sus propios deseos y sin necesidad de convertirse nunca ni en cazador, ni en pescador, ni en pastor, ni en crítico"

Karl Marx

Nació el 5 de mayo de 1818 en Tréveris (Alemania). Fue el segundo de los ocho hijos de un abogado judío liberal, que se convirtió al protestantismo con toda la familia. Cursó estudios en el gimnasio jesuita de Trier y posteriormente en las universidades de Bonn, Berlín y Jena. En el año 1842 se publicó un artículo suyo en la Rheinische Zeitung de Colonia, convirtiéndose algún tiempo después en jefe de redacción. Tuvo problemas con las autoridades por las críticas que realizó sobre las condiciones sociales y políticas, en sus artículos periodísticos y fue obligado a dejar su puesto en el rotativo en 1843. Se casa con Jenny von Westphalen y en 1844. Se traslada a París de donde es expulsado y se establece en Bruselas donde traba una amistad que dura toda la vida con Federico Engels. Intercambiaron pensamientos y opiniones, llegando a la conclusión de que ambos tenían la misma concepción sobre la naturaleza de los problemas revolucionarios. Trabajaron juntos en el análisis de los principios teóricos del comunismo y en la organización de un movimiento internacional de trabajadores dedicado a la difusión de aquéllos. Escriben La Sagrada Familia (1845) y La Ideología Alemana (1845-1846) contra Feuerbach y los hegelianos de izquierda por idealistas. Organiza y dirige una red de grupos llamados Comités de Correspondencia Comunista, establecidos en varias ciudades europeas. Dos años después, Marx y Engels recibieron el encargo de elaborar una declaración de principios que sirviera para unificar todas estas asociaciones e integrarlas en la Liga de los Justos (Liga Comunista),así nació el Manifiesto Comunista. Las proposiciones centrales del Manifiesto, aportadas por Marx, constituyen la concepción del materialismo histórico, concepción formulada más adelante en la Crítica de la economía política (1859). En estas tesis, se presenta el sistema económico dominante en cada época histórica, por el cual se satisfacen las necesidades vitales de los individuos. Ésta determina la estructura social y la superestructura política e intelectual de cada periodo. Así, la historia de la sociedad es la historia de las luchas entre los explotadores y los explotados. Tras la publicación del Manifiesto, estallaron procesos revolucionarios (las revoluciones de 1848) en Francia, Alemania y el Imperio Austriaco y fue expulsado de Bélgica. Regresó a París y después a Renania. Fundó y editó en Colonia una publicación comunista, la Neue Rheinische Zeitung (Nueva Gaceta Renana), y colaboró en actividades organizadoras de agrupaciones obreras. En 1849 fue arrestado y juzgado bajo la acusación de incitar a la rebelión armada. Fue absuelto, pero le expulsaron de Alemania y se cerró la revista. Algún tiempo después las autoridades francesas también le obligaron a abandonar el país y se trasladó a Londres, donde permaneció el resto de sus días. Elaboró varias obras que fueron constituyendo la base doctrinal de la teoría comunista. Además escribió crónicas sobre acontecimientos sociales y políticos para periódicos de Europa y Estados Unidos, entre ellos varios artículos sobre las 'revoluciones liberales' en España y en la América hispana. Trabajó como corresponsal del New York Tribune desde 1852 hasta 1861 y escribió varios artículos para la New American Cyclopedia. En 1852 se disolvió la Liga Comunista y contactó con cientos de revolucionarios a fin de crear otra organización de la misma ideología. Sus esfuerzos y los de sus colaboradores culminaron en 1864 con la fundación en Londres de la I Internacional. Pronunció el discurso inaugural, escribió sus estatutos y posteriormente dirigió la labor de su Consejo General (órgano directivo), superando las críticas del grupo seguidor de Mijaíl Bakunin, de carácter anarquista. Cuando se eliminó la Comuna parisina, en la que habían participado miembros de la I Internacional, la influencia de esta organización disminuyó y recomendó trasladar su sede a Estados Unidos. En los últimos años de su vida luchó contra las dolencias físicas que le impedían trabajar en sus obras políticas y literarias. Falleció el 14 de marzo de 1883.

CONTENIDO

Materialismo histórico:

El marxismo sostiene que la historia es consecuencia del desarrollo dialéctico de la infraestructura económico-social, causa de los hechos y motor de la evolución de la humanidad. Las relaciones económicas dan origen a las clases sociales y a la infraestructura que determina la formación de una superestructura, integrada por la ética, la cultura, la religión y el ordenamiento jurídico. Esto es así porque según Marx, la ideología de una época es la de la clase dominante. De esta manera, la burguesía al apoderarse del poder, desde su condición de propietaria de los medios de producción (infraestructura) crea un sentido de la ética, una cultura y un ordenamiento jurídico (superestructura) que forman una conciencia favorable al sistema.

En el curso de su desarrollo, las fuerzas productivas de la sociedad entran en contradicción con las relaciones de producción existentes, y esas relaciones se convierten en trabas de las relaciones productivas. Se abre entonces una era de revolución social, que afecta a la estructura ideológica, de forma que los hombres adquieren conciencia del conflicto. Históricamente, las relaciones capitalistas de producción serían la última forma antagónica del proceso histórico. El modo de producción del capitalismo industrial conducirá a la superación de la propiedad privada, no sólo por la rebelión de los oprimidos sino por la propia evolución del capitalismo, en el que la progresiva acumulación del capital determinaría la necesidad de nuevas relaciones de producción basadas en la propiedad colectiva de los medios de producción. Superada la propiedad privada, el hombre vencería la enajenación económica y a continuación, todas las demás.

La sociedad sin clases alcanzada mediante la praxis (práctica) revolucionaria, sería la síntesis del proceso histórico.

 

Propiedad privada:

El marxismo habla de abolir la propiedad de los medios de producción en cuanto ello esta realizada por el trabajo social, y no puede pertenecer a nadie privadamente, ya que tal situación configura un poder en manos de un sector que determina la explotación de otro. Para el marxismo el capital no es una fuerza personal, sino una fuerza social, que se obtiene por medio del trabajo colectivo. Además sostiene que la propiedad de los medios de producción debe ser abolida porque institucionaliza la explotación del hombre por el hombre.

1º SOBRE LA PLUSVALÍA O PLUSVALOR

 Valor-Trabajo

Para el marxismo, el valor está determinado por el trabajo que los bienes contienen, y este se mide por el tiempo necesario para producirlo. Según él, sólo el trabajo es lo que posibilita que un bien tenga valor. Con esto quiere decir que hay bienes con un gran valor y cuya obtención ha costado poco trabajo. En conclusión a mayor tiempo de trabajo corresponde mayor valor e inversamente a menor tiempo menos valor. Por eso, una máquina que tiene una gran productividad, proporcionará artículos más baratos, mientras que si el mismo producto es hecho a mano, costará más caro

En "El Capital", Marx analiza el movimiento económico de la sociedad burguesa ajustándose a dos supuestos: que las mercancías se intercambian por sus respectivos valores y que el mercado se encuentra en condiciones de permanente equilibrio entre oferta y demanda. Estos dos supuestos son irreales, porque las mercancías no se intercambian por sus valores sino por los precios de mercado, que fluctúan permanentemente según los desequilibrios entre la oferta y la demanda: cuando la oferta excede a la demanda los precios descienden por debajo de su valor de mercado (valor de la oferta) y viceversa cuando ocurre lo contrario.

<<Cuando la oferta y la demanda se anulan mutuamente, dejan de explicar nada, no actúan sobre el valor de mercado, y con más razón nos dejan a oscuras en cuanto a por qué el valor de mercado se expresa precisamente en esta suma de dinero y no en otra.>> (Op. Cit. Libro III Cap. X).

Si partimos de la premisa real de que no se puede sacar más valor del realmente producido globalmente, queda claro que, en realidad, todo lo que unos capitalistas pueden llegar a ganar utilizando el engaño o la estafa, otros lo tienen necesariamente que perder, única manera de que la masa de ganancia del capital social global, coincida con la plusvalía total producida, que la ganancia proviene de comprar barato y/o vender más caro:

<<Puede ocurrir que el poseedor de mercancías A sea tan astuto, que engañe a sus colegas B o C y que éstos, pese a toda su buena voluntad, no sean capaces de tomarse la revancha. A vende a B vino por valor 40 libras esterlinas y recibe a cambio trigo por valor de 50 libras. Mediante esta operación A habrá convertido sus 40 libras en 50, sacando más dinero del que invirtió y transformando su mercancía en capital. Observemos la cosa más de cerca. Antes de realizarse esta operación, teníamos en manos de A vino por valor de 40 libras esterlinas y en manos de B trigo por valor de 50 libras, o sea, un valor total de 90 libras esterlinas. El valor circulante no ha aumentado ni un átomo: lo único que ha variado es su distribución entre A y B. Lo que de un lado aparece como plusvalía, es del otro lado minusvalía; lo que de una parte representa un más, representa de la otra un menos. Si A hubiese robado las 10 libras a B, sin guardar las formas del intercambio, el resultado sería el mismo. Es evidente que la suma de los valores circulantes no aumenta, ni puede aumentar por muchos cambios que se operen en su distribución, del mismo modo que la masa de los metales preciosos existentes en un país no aumenta por el hecho de que un judío venda un céntimo del tiempo de la reina Ana por una guinea. La clase capitalista de un país no puede engañarse a sí misma en bloque. >> (Op. Cit. Libro I Cap.IV )

El pensamiento positivo de Marx respecto del valor y del plusvalor es el siguiente: Cada trabajo concreto produce un valor de uso específico, destinado a satisfacer una necesidad social también específica. El conjunto de los trabajos concretos da por resultado el universo de los valores de uso que constituyen la riqueza de la sociedad. Este trabajo colectivo o social que resume en sí al universo de trabajos concretos haciendo abstracción de todos ellos, es trabajo general, o indiferenciado, gasto de energía humana indistinta del cuerpo humano de cada trabajador. De ahí que Marx le denomine "trabajo abstracto".

<<Ahora bien, si ponemos a un lado el valor de uso del cuerpo de las mercancías, únicamente les restará una propiedad: la de ser productos del trabajo. Reduciendo se a trabajo humano indiferente, a trabajo abstractamente humano>> (K. Marx: Op. Cit. Libro I Cap.I Punto 1)

De esta forma, a través de la competencia, en el mercado opera la tendencia objetiva a actualizar una media o promedio de trabajo social, que Marx denomina "trabajo socialmente necesario" para la producción de cada mercancía.

Obviamente, en la sociedad capitalista los trabajos se valoran según el mayor o menor grado de complejidad respecto del trabajo más simple que todo asalariado posee por término medio sin necesidad de un desarrollo especial. El carácter de este trabajo medio simple varía según los diversos países y épocas culturales, pero es un dato de la realidad para una sociedad determinada. Así, en la España anterior e inmediatamente posterior a la guerra civil, donde un 64% de la población era analfabeta, el trabajo medio simple estaba fijado por ese nivel cultural y la carencia de todo oficio, mientras que hoy día exige como mínimo estudios preuniversitarios y una formación profesional específica.

Luego está el interrogante acerca de cómo se determina la diferencia entre trabajo simple y compuesto. Aquí hay que introducir un nuevo concepto: los costes de formación o aprendizaje de la fuerza de trabajo.

<<¿Cómo se resuelve esta importante cuestión del trabajo compuesto? En la sociedad de productores privados, los particulares o las familias cargan con los costes de formación del trabajador calificado; por eso corresponde a los particulares el precio, más alto, de la fuerza de trabajo calificada: el esclavo hábil se vende más caro, y el obrero hábil cobra salario más alto. En la sociedad organizada de un modo socialista, es la sociedad la que carga con esos costes, y por eso le pertenecen también los costes, los valores mayores producidos por el trabajo compuesto. El trabajador mismo no tiene derecho a reclamar más que los otros>> (F. Engels: "Anti-Dühring" Cap. VI)

El capital constante Cc esta compuesto por medios de trabajo (campos, edificios, maquinas, herramientas, mobiliario), por materias primas (componente material a transformar) y materias auxiliares (combustibles, lubricantes, consumibles de limpieza, embalajes, etc.).

III. JUICIO CRITICO

La teoría de Marx es totalmente opuesta al capitalismo que vivimos actualmente, a pesar de que esta cimentada en principios que, como tales son buenos, a mi criterio se necesitarían muchísimos valores de los cuales carecemos en el presente para llevarla acabo.

Marx llegó al trabajo como la esencia de todo valor; el valor es una propiedad objetiva de todas las mercancías, por lo tanto tenía que encontrar su raiz en algo más que en la oferta y la demanda, el precio refleja un valor causado por el elemento común a todas las mercancías: el trabajo.

Marx reconocía, como los clásicos, que en condiciones de competencia los precios fluctúan en torno a un punto definido. Si el precio de venta de una mercancía cae por debajo del coste de producción, el productor se verá expulsado del mercado. Si el precio de venta supera al de producción, aparece un exceso de beneficios, que atrae a los competidores y lleva a un exceso de producción, de manera que el precio disminuye. En consecuencia el punto alrededor del cual fluctúan los precios es el coste de producción, que para Marx es el coste del trabajo; Marx consideraba que el valor viene determinado por la producción.

La gran contradicción de la teoría del valor trabajo.

Si el valor de cambio de las mercancías viene determinado por el tiempo de trabajo que contienen ¿Cómo puede conciliarse esto con que los precios de mercado de las mercancías discrepen de su valor trabajo?, sabemos que la competencia garantiza una tasa uniforme de beneficio en toda la economía, con la teoría marxiana del valor los beneficios tienen que ser más altos en las empresas intensivas en trabajo., pero esto no sucede. Marx creía que la solución del problema es que la competencia entre las empresas tiende a establecer una tasa uniforme de beneficio para todas las empresas.

Según Marx, el coste de una mercancía se diferencia de su precio de venta en la cantidad media de ganancia, “las desviaciones del precio se anulan mediante una distribución uniforme de la plusvalía”.

Según Marx, los economistas clásicos raramente intercambiaban unas mercancías por otras, sino por dinero. Los escritos de Marx establecen una revolución mundial, que crearía una sociedad sin propiedad privada, “el comunismo conlleva una apropiación de la esencia humana y un retorno del hombre social, es decir humano, se soluciona el conflicto entre hombre y naturaleza y entre existencia y esencia”.

IV. CONCLUSIONES

Características generales del comunismo:

  • Expropiación de la renta de la tierra a favor del Estado.

  • Impuestos progresivos.

  • Abolición de la herencia.

  • Confiscación de la propiedad de emigrantes.

  • Centralización del crédito en un Banco nacional con monopolio.

  • Multiplicación de empresas e instrumentos del Estado y mejoras de tierras, según un plan general.

  • Obligación de trabajar, para todos.

  • Combinación de agricultura e industria, para hacer desaparecer las diferencias entre ciudad y campo.

  • Educación pública y gratuita para todos los niños, abolición del trabajo de éstos.

Características generales del comunismo:

  • Expropiación de la renta de la tierra a favor del Estado.

  • Impuestos progresivos.

  • Abolición de la herencia.

  • Confiscación de la propiedad de emigrantes.

  • Centralización del crédito en un Banco nacional con monopolio.

  • Multiplicación de empresas e instrumentos del Estado y mejoras de tierras, según un plan general.

  • Obligación de trabajar, para todos.

  • Combinación de agricultura e industria, para hacer desaparecer las diferencias entre ciudad y campo.

  • Educación pública y gratuita para todos los niños, abolición del trabajo de éstos.

V. BIBLIOGRAFIA